Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:

Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2015-05-19T06:27:00.000-07:00
Cuando dejas de esperar que las cosas sucedan de determinada manera, muchas de las veces de acuerdo  a lo que Tu quieres o deseas,  y en algunas ocasiones quizás en base a tus expectativas y a tus planes; si los dejas y te desprendes de esa espera, te encontraras con grandes sorpresas, apreciando la realidad de lo que son y  sorprendiéndote por lo que descubrirás, ya que recuerda que algunas de las mejores cosas que nos suceden, vienen "envueltas" de una manera que jamás esperamos ver.

Y con las cuales nos "encontramos" o "tropezamos" inesperadamente, de una manera según nosotros "accidental o coincidencial", y que no es más que lo inesperado de la misma vida, lo cual es parte de su esencia; ya que no lo esperábamos, llevándonos así a vivir una experiencia, la cual nos puede cambiar todo lo que hasta ese momento estábamos viviendo, y por lo tanto se convierte en parte de lo más valioso de nuestro transitar por esta vida.

Dejarnos llevar y vivirla, se convierte en todo un "reto" por temor a lo desconocido, por no tener el "control" de lo que pueda pasar y suceder, así también como por el hecho de  que se desbaraten todos esos planes que hasta ese momento tenías; basado todo ello más en el miedo que en la propia experiencia que podamos vivir; lo cual nos lleva a "negarnos" esa oportunidad, dejándola solo pasar, y así con el transcurrir del tiempo y de la vida, encerrados en ese "temor" desperdiciamos y dejamos pasar aquello que pudo haber cambiado nuestra vida y sino, haber sido una de las mejores experiencias.


De esta manera, llegan así esos "arrepentimientos" y "hubieras" que en nada te ayudan; cuando en su lugar tienes el poder de convertir esa experiencia en un aprendizaje que te lleve a aceptar lo que ha sucedido y a usar lo que has aprendido de ello para seguir hacia adelante y no volverte a dejar llevar  por ese miedo; y así por lo tanto, a no desperdiciarlas de nuevo y fluir con ellas cuando se vuelvan a presentar.

No niegues tu responsabilidad, culpando a otros  y a los demás por no aprovecharlas, solo por el hecho de que ellos no perciban y distingan  lo que la vida esta poniendo frente a ti;  y aunque les des el "poder de decidir" por Ti, al hacer lo que ellos dicen y no lo que tu sabiduría a través de tu inteligencia e intuición, te dictan.

Al hacerlo, la responsabilidad sigue siendo tuya por permitirlo; se honesta contigo misma y acéptalo.

Ya que de esta forma evitas experimentar y vivir lo que la vida te presenta, así como también no lo haces por desarrollar unas creencias basadas en lo que has vivido y que te hacen "mal creer" que siempre todo será así, de la misma manera; cuando lo que la vida nos presenta, es  lo que necesitamos para alcanzar y llegar a lo que anhelamos.

Así nos encontramos, con que mucho de lo que temes no existe, y mucho de lo que amas y deseas esta más cerca de lo que crees, a través de esas cosas "inesperadas, accidentales y coincidenciales" que se nos presentan.

Ya que  lo inesperado es lo que te cambia la vida...

Solo estas a un "pensamiento" de distancia de descubrirlo y vivirlo...

Déjate ir... y Fluye con ellas...!

Próxima actualización Martes 16 de Junio...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2015-04-21T06:13:00.001-07:00
Muchas veces nos encontramos con que nos tenemos miedo a nosotros mismos, a nuestra propia verdad, basada en lo que pensamos, creemos y sentimos sobre todas las cosas. 

Nos escondemos de nuestras emociones por no querer aceptarlas y afrontarlas, se nos hace más "cómodo" sacarles la vuelta; escudándote en pretextos y autoengaños, ya que crees que así es la mejor forma de sobrellevar la vida. 


Si de sobrellevarla, más no de vivirla; te olvidas por completo de la  intensidad de cada momento, con la cual puedes lograr la plenitud,  en base a aceptar y asumir lo que la realidad provoca en Tu Ser. 

Nos dejamos dominar por ese miedo y así "somnolientos", hacemos a un lado nuestras emociones reales, esas que tratan de despertarnos y a las cuales haces caso omiso, por ese temor de sentir la realidad.
 
Inhibimos nuestra voluntad y por lo tanto nuestro sentido común,  lo cual nos lleva a "evadir" en lugar de "enfrentar", y así el "que pasaría...?" se vuelve el protagonista de tus días, junto con los arrepentimientos, lamentaciones y remordimientos  que acompañan  a esos subsecuentes "hubieras".

Cuando  lo único que si pasa es la vida, en todas sus oportunidades y en esas posibilidades que "dejas pasar" por no enfrentar y aceptar "tu verdad". 

Mientras la "perturbación" se hace tu fiel compañera y te abruma,  por más que intentas disfrazarla, siempre en los momentos "claves" y cuando estas contigo misma, aparece y te lo recuerda; y si de recuerdos hablamos, recuerda que la vida no es perfecta, no dejes que ese miedo te paralice y te obstaculice dejándote ahí sin vivir la vida, haciendo que la negatividad te haga parte de ella, provocando que la desilusión y dolor de una situación o circunstancia te roben tu paz y armonía, llevándote a la desesperación y causándote amargura.

Con lo cual te estancas en esa "somnolencia" que solo te aleja  y te lleva a reprimir todos esos pensamientos, creencias y sentimientos, una y otra vez.

Así que acepta esas emociones...

Atrévete...   

Próxima actualización Martes 19 de Mayo...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2015-03-17T08:08:00.000-07:00
Es importante saber dónde estás en cada momento, observándote a ti misma, en relación a todo tu entorno y a las circunstancias que en ese momento te toquen vivir.
 
 
Olvidándote de la presión de los demás, los cuales se la pasan convenciéndonos para que hagamos cosas que no nos convienen hacer, así como para tener cosas que no necesitamos tener; todo aquello que no nace de nuestro ser y que solo lo hacemos a causa de los demás.
 
Aunque en algún momento podemos sentir que nuestra vida está hecha un lío, porque nosotros nos sentimos así, sin saber "ni por donde, ni cuando, ni como"; y sino hacemos un alto y nos observamos y admitimos que tenemos un problema, nos será imposible solucionarlo y por lo tanto salir de esa situación.
 
Si se acepta con honestidad que fue lo que lo originó, así también como un error o un defecto, de antemano lo primero que sabemos es a lo que tenemos que enfrentarnos y  con ello se hace posible "el poder resolver lo que haya que resolver" y "mejorar lo que haya que mejorar"; así  empezamos a encontrar el rumbo.

Temer a afrontar la honestidad de ver la realidad de como somos,  puede resultar muy doloroso al principio; pero después conforme la hacemos nuestra y parte de nosotros mismos es muy liberador; ya que nos permite asumir la verdad acerca de quiénes somos.

Así es como iniciamos el camino hacia nuestro bienestar, expulsando de nuestra vida ese miedo a conocernos, por lo cual tenemos que cuestionarnos y confrontarnos; sin compararnos, ni mucho menos caer en la presunción de sentirnos "superiores", sino simplemente con  la aceptación de nuestros defectos y debilidades así como de nuestras virtudes y cualidades.
 
Con ello nos quitamos y desterramos de nosotros, esa "careta" con la que intentamos agradar a los demás y ser aceptados; conociendo y proyectando nuestra verdadera esencia, y así se actúa de acuerdo a lo que somos, dando eso que tienes y que te hacer ser Tu misma a través de esa persona única que tu misma sabes que eres.

Una vez que lo hagas, entenderás y comprenderás mejor, donde estás ahora, que terreno estas pisando, y cómo fue que has llegado hasta ahí, y con ello estarás en las mejores condiciones, para así poder identificar lo que tengas que mejorar, tengas que cambiar y sobretodo lo que tengas que desterrar; para que puedas ir a dónde quieres llegar, sin olvidar el cómo lo vas a lograr.

Siempre se Tu Misma...

Valórate, Cuídate y Apóyate...
 
Conócete y Acéptate... 

Próxima actualización Martes 21 de Abril...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2015-02-10T07:13:00.000-08:00
Si sientes que algo te detiene, siempre hay que seguir hacia adelante, por más que pienses que algo te lo impide; ya sea desde  algún obstáculo, o hasta alguna dificultad.

Pensamos que el esquema de nuestra vida esta trazado así y eso que nos detiene es parte de ello, por lo cual tenemos que seguir ahí.


Abandonando, nos quedamos paralizados, y así lo hacemos parte de lo que pensamos que es nuestra "normalidad", se nos olvida que la "normalidad" de la vida es traernos retos que tenemos que afrontar, siguiendo siempre hacia adelante.

Que eso que sucede o acontece, no lo es todo; que siempre hay posibilidades que nunca podremos ver si nos empeñamos en seguir "así y ahí".

Cuando no debemos de desperdiciar la oportunidad de aceptar la realidad, la cual nos lleva a aprovechar el aprendizaje y por lo tanto a crecer; acompañándola con una férrea voluntad, de la mano de nuestra fe y esperanza, con una gran disposición de vivirla y afrontarla, apoyados siempre en una actitud de seguir hacia adelante.

Todo es cuestión de seguir avanzando, de dar el paso y no detenernos; ya que mientras lo damos, siempre avanzaremos en el trayecto de nuestra vida, poniendo todo nuestro enfoque y pasión en eso que nos mueve, y sino hay ese sentimiento que te mueva, tómalo como la señal que te esta mostrando que ya no continúes ahí, y muévete hacia aquello que si lo haga.

Todo eso que te detiene, son los peldaños de tu desarrollo, crecimiento y progreso; apóyate en ellos e impulsate, que no te detengan, te frenen y te paralicen.

No te des por vencida, continua y saca ese extra que todos tenemos, por mas difícil que parezca la situación o circunstancia, no te rindas jamás.

Tu Puedes...
Decídete y Avanza...!

Próxima actualización Martes 17 Marzo...
Etiquetas: [La Cuesta de Enero]  [Videos]  
Fecha Publicación: 2015-01-07T16:35:00.003-08:00
Participación en el  programa  de TV de Televisa Guadalajara "Acá Entre Nos" Platicando...

Con el cual iniciamos el año, al lado de estas 5 Agradables Chicas:
Shyla, Gladys, Lore, Tessy e Ivette...

Un Gran Momento...
Gracias a todo el equipo por la invitación y todas sus atenciones...

*Si no puede visualizar el video, haga click en Parte 1 y Parte 2.





Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2015-01-06T07:33:00.001-08:00
Siempre hay momentos en nuestra vida, en los que necesitamos: "Soltar y Dejarlo Ir..." sea lo que sea.
 
No podemos aferrarnos a ello, en base a expectativas que nos generemos; las cuales nos pueden llevar a una decepción y desilusión, peor de la que quizás estés atravesando; por supuesto que hay que recordar y no olvidar, que las cosas no ocurren siempre como nos gustaría que sucedieran.


Dejemos así, que la vida cumpla con su misión, la de sorprendernos "día a día", a través de todos esos momentos, que la componen.
 
Al igual que ocurre con la confusión y el apego, así nos queremos aferrar a algo que ya fue y que ya cumplió, con lo que tenía que cumplir en nuestra vida; siéntate tranquilamente un momento, obsérvate y comprenderás como te has estado comportando y desenvolviendo, tratando de aferrarte.
 
Al aferrarte, te estancas y detienes tu desarrollo, y por lo tanto tu crecimiento; ya que se crece cuando uno acepta la realidad, la reconoce y tienes la suficiente serenidad y equilibrio para vivirla; manteniendo tu ideal, luchando y superando en base a tu fe y voluntad, depositados en la confianza.
 
Tomando el aprendizaje que esa lección nos ha dejado, a través de aquella cosa, situación, circunstancia o persona, que a pasado por nuestra vida; ya que no son tus problemas y esos momentos menos buenos, que a todos nos ocurren, los que te definen, sino cómo reaccionas ante ellos, los superas y te recuperas de ellos. 

Cuando las cosas son difíciles, y te sientes abajo, con el animo "por los suelos", observa el lado positivo de ese momento, así como su enseñanza; recuérdate a ti misma que tu puedes sobrellevar esa situación, y con ella vas a seguir creciendo y desarrollándote, saliendo más fortalecida de como eres, al salir de esos tiempos difíciles; así enfócate en lo que tienes, no en lo que no tienes o dejaras de tener.

Los problemas, los inconvenientes y los dilemas, no desaparecerán a menos que tomes acción; haz lo que este en tus manos, en el momento que tengas que hacerlo, y reconoce lo que has hecho; pero hazlo no te quedes ahí, dándoles el poder de que sean los que te manejen y no tu a ellos.

Aprende a aceptar las cosas como son, acepta lo que sucedió y a la gente como es, en lugar de tratar de que todo y todos se ajusten a como tu quieres.

Si no te valoras a ti misma y te apoyas, te estarás saboteando a ti misma; se honesta acerca de lo que es correcto, así como de lo que hay que cambiar, en base a lo que quieres lograr y quien deseas llegar a ser.

Por que eres la única persona con la que siempre puedes contar...

No lo Olvides...!

Próxima actualización Martes 10 de Febrero...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-12-09T07:29:00.003-08:00
Termina un año más y antes que nada es necesario voltear y observar a nuestro alrededor, así con gran  detenimiento ver todo nuestro entorno.  

Hacer un alto en nuestro día a día, en nuestra agitada vida y olvidarnos de toda premura y prioridad, y por lo tanto de toda urgencia.

Empieza por respirar profundo sintiendo como el aire entra y llena tus pulmones, y como sale de ellos; mientras que observas cada una de las partes de tu cuerpo: tus manos, tus brazos, tus piernas, tus pies, tu tronco y todos las partes que  te conforman; después observa hacia dentro de ti, en tu alma  y en tu sentir, sin olvidar tu inteligencia y sabiduría...

Que es todo lo que ves...?


A Ti...!
En esta vida que estas viviendo... por que estas vivo... 

Continua y levanta tu vista, observa el cielo, ve salir el sol, así también como cuando se oculta sintiendo su calor, ve la luna en sus diferentes fases y brillos, la calle por la que transitas, los árboles, las plantas, los pájaros, la gente en todas esas personas que se cruzan contigo;  y todo aquello que tienes a tu alrededor en  este momento y que forman tu paisaje, estés donde estés. 

Date cuenta de lo maravilloso que Eres...!

Valora tu tiempo, dile a todas esas personas que las quieres y cuanto, a quien amas también; no esperes a un mañana para decirlo y demostrarlo: hazlo hoy...!

Retoma esa parte de tu ser, donde se encuentra la esencia del auxilio, la caridad  y la generosidad: ayuda, tiende una mano, solidarízate, comparte; valora ese tiempo que te piden los demás. 

Hoy y mañana cuando te levantes, que no te afligen esos pendientes; presta atención a las cosas sencillas de la vida y da gracias por tan gran regalo.

Aunque siga pasando el tiempo y pienses que no hay nada excepcional...

Recuerda siempre que si lo hay...

Y es: la vida misma....

Un Mejor 2015...

Felicidades...!

Próxima actualización Martes 06 de Enero...  
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-11-18T09:31:00.000-08:00
Llevas demasiado tiempo dándole vueltas a las cosas y situaciones que te suceden; preguntándote por cada cosa que ha sucedido o que deseas;  y respondiéndote que necesitas cambiar el rumbo hacia otra dirección, que has llegado al punto de: ya no más...

El hubiera y la lamentación se hacen presentes enganchandote en ellos,  mientras que no apreciamos y valoramos cualquier cosa y situación que nos acontece; por lo cual nos perdemos y nos las perdemos; al querer culpar a las circunstancias externas, las cuales en sí mismas no son la causa.


No hay acción que no hagamos,  porque pensamos que nos ayudará a estar mejor, ya sea de forma inmediata o  a corto, mediano o largo plazo, según sea el caso.

Y sin embargo, aunque digas: ya no más..., no siempre lo hacemos así; sino por el contrario, nos permitimos actuar con acciones que nos llevan a tener reacciones y consecuencias que no nos conducen a estar mejor, sino que  duelen aun más y nos hacen más daño, haciéndote sentir más mal o peor de como estabas; sin olvidar que en algunas ocasiones este dolor y daño se los causamos a las personas que nos rodean; y ya sea la forma que sea,  nos cuesta trabajo y se nos hace  mucho más difícil sentir y estar bien.

Ya que cuando todo va bien tenemos tendencia a la satisfacción de sentirnos y estar bien, creyendo que hemos alcanzado cierto equilibrio; pero si de repente empiezan a surgir problemas o las cosas no salen como esperábamos, parece que nuestra capacidad de sentirnos y estar bien se altera y por lo tanto nuestro comportamiento; todo ello de acuerdo a como reaccionamos, con lo que acontece.

Sin caer en la cuenta de que nos estamos creando hábitos de comportamiento, que se irán repitiendo una y otra vez con mayor frecuencia por la misma  inercia que hemos creado; al no marcar un antes y un después de ese: ya no más..., no ayudando así  en nada a nuestro anhelado equilibrio.

El arrepentimiento y remordimiento de nada te servirán si no aprendes la lección...

Analiza...

Reflexiona y Actúa...

Próxima actualización Martes 09 de Diciembre...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-10-28T07:34:00.000-07:00
Vemos hacia atrás y nos quedamos en el pasado... en la añoranza de algo que ya fue y que ya no nos pertenece... en la nostalgia, la melancolía, en esos recuerdos... ahí nos quedamos enganchados y aferrados a un pasado, mientras el presente se nos va y el futuro nos aguarda.

Con ello todas esas emociones se apoderan de nosotros, como si el tiempo se detuviera instalándose en ser lo que ya fue.
 
 
Al aferrarnos a un pasado si los recuerdos son tristes, reabrimos heridas que ya han cicatrizado reviviendo los dolores y sufrimientos antiguos; y si son agradables añoramos aquello que vivimos ó tuvimos; ambas son emociones que están fuera de la realidad actual.
 
Y  así tomamos conciencia, al darnos cuenta que las condiciones actuales no son como las que estamos viendo ó viviendo, sino que aceptamos que son la interpretación que les damos en base a las circunstancias pasadas.
 
Es válido mirar hacia atrás, para ver de donde vengo y donde estoy; para no olvidar nuestras raíces como parte de nuestra historia personal, el pasado y lo que nos ha sucedido; en una especie de análisis referencial que nos ayuden a seguir hacia adelante, con las lecciones y aprendizajes que nos han dejado a través de las experiencias y nos ha llevado a ser quien somos.
 
Al ser  el punto de partida para que todo cambio se de: para quitar y desterrar pensamientos, sentimientos, acciones, hábitos.
 
Y así como cuando manejas un auto no lo usas para quedarte quieta en un solo lugar sino que avanzas para llegar a un destino, y cuando avanzas  no puedes ir manejando solo viendo el espejo retrovisor por que te estrellaras, lo usas solo para cambiarte de carril, para ver quien viene detrás de ti y a que distancia, además de todo lo que has dejado atrás, y todas estas acciones se realizan solo por un instante; porque siempre será más importante el camino que tienes enfrente de ti que el que dejaste atrás; delante de ti esta todo lo que puedes hacer y atrás lo que ya fue y no puedes cambiar.
 
No te quedes viendo solo el espejo retrovisor por que te perderás de todo lo que tienes enfrente  y a tu lado...
 
Y eso es el camino de la existencia...
 
Recórrelo... 
 
Próxima actualización Martes 18 de Noviembre...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Educación Financiera]  [Mujer]  [Negocios]  
Fecha Publicación: 2014-10-07T07:43:00.002-07:00
Actualmente nos encontramos con una tendencia que día a día se hace más habitual: la inmediatez y la urgencia; nos olvidamos de la espera, y con ello del ritmo natural de las cosas.
 
Todo lo queremos ya, nos olvidamos del proceso que cada una de las cosas conlleva;  la prisa y urgencia nos hacen  su presa, y así la impaciencia pasa a formar parte de nuestra vida.

 
Los resultados inmediatos que han llegado en los últimos tiempos con los avances tecnológicos, nos han hecho "mal creer" que todo en la vida es así de rápido, como el buscar algo en internet ó enviar un mensaje y cuando en la realidad nos sucede, que el resultado no es así;  la ansiedad y desesperación entran en acción y se apoderan de nosotros.

No dejamos germinar lo que tiene que germinar... no dejamos madurar lo que  se tiene que madurar... no dejamos  florecer lo que tiene que florecer... y no dejamos dar fruto a lo que se tiene que cosechar.
 
Y en esa vorágine de la inmediatez  envueltos en la prisa, nos dejamos llevar de un lado a otro sin saber hacia donde vamos; creemos que ese movimiento constante nos lleva hacia donde queremos, cuando en realidad aquello que en realidad sucede es que simplemente nos desvía del camino por no saber esperar.
 
Analiza, piensa y reflexiona: a donde me ha llevado...?
 
El declinar y abandonar se convierte en una falsa salida, que solo nos lleva a retomar nuevamente esa inmediatez en cada ocasión; aunque pienses que ya no será  lo mismo, estas tan sumergida en ello que lo repites una y otra vez, escudada en que no había ninguna razón válida para continuar, en una comodidad "desechable" que se repite en cada una de ellas y que nos va vaciando  poco a poco  nuestro ser;  hasta terminar dejándonos completamente vacíos y llenos de insatisfacciones, arrepentimientos, remordimientos, resentimientos y frustraciones.
 
En la forma en que nos concienticemos de que cada cosa, situación ó relación tienen un proceso de duración y formación, que hay que saber esperar; es la mejor manera en que podremos sobrellevar cada una de ellas, con lo cual todo será más satisfactorio y por lo tanto más placentero y disfrutable.      
 
Para saber esperar debemos de cultivar a diario la paciencia, y con ella la habilidad de mantener una buena actitud mientras se espera; para con ello tener un ritmo de vida más natural y fluido...

Todo tiene su tiempo...
 
"Dale tiempo al tiempo"...
 
 Próxima actualización Martes 28 de Octubre...    
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Educación Financiera]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-09-16T07:57:00.001-07:00
Para lograr lo que nos proponemos, para tener una mejor calidad de vida, para forjarnos un carácter, para cumplir con nuestras responsabilidades, para ser una persona de bien y para vivir en armonía es necesario la disciplina.
 
Dependiendo de su enfoque y del ámbito donde se desarrolle podemos encontrarla de 2 formas: la disciplina que va marcando la pauta de ciertos cumplimientos y la autodisciplina que es nuestro mejor aliado para lograr nuestros objetivos.


Ambas juegan un papel fundamental en la vida, sin ellas el caos se hace presente y nos envuelve llevándonos "sin ton ni son" a: desistir, a la irresponsabilidad, a la falta absoluta de compromiso y a un conformismo desmedido cuyo final nos lleva a la mediocridad.

Con una vida "sin oficio ni beneficio", sin fruto, sin trascendencia, sin huella...

Para que la disciplina forme parte de nuestra vida necesitamos primero que nada de una gran  fuerza de voluntad, con un total compromiso, de la mano del esfuerzo, el trabajo, y el orden; acompañados de la constancia y la perseverancia.
 
Así logramos tener autodisciplina la cual nos llena de múltiples beneficios, brindándonos fortaleza para afrontar aquello que se nos presenta, refuerza nuestra responsabilidad ya que no hace falta que te estén vigilando para cumplir con tus responsabilidades tu misma estas al pendiente de hacerlo por lo cual brindas confianza; nos ayuda a vencer nuestras dudas y temores, por lo que nos mantiene enfocados  logrando así todo lo que nos proponemos. 
 
Con ella controlamos nuestros pensamientos, emociones, lenguaje y actitudes; y por lo tanto nuestro carácter mejorando así nuestro comportamiento.

La disciplina es una forma de vida que marca y hace la diferencia...

En tus manos esta la decisión...

Adóptala...!

Y nunca la dejes...

Próxima actualización Martes 07 de Octubre...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Educación Financiera]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-08-26T07:34:00.000-07:00
Estamos aquí para disfrutar de la vida; en esa oportunidad que tenemos de existir y vivir... pero que es en realidad lo que disfrutamos...?
 
Disfrutamos lo que vemos, lo que escuchamos, lo que tocamos, lo que saboreamos, lo que olemos, lo que sentimos, lo que pensamos... todo esto que es parte de nuestra naturaleza y forma parte de nuestro ser, siendo la esencia misma de la vida; ó nos olvidamos de ello y nos perdemos en superficialidades banales y absurdos que inhiben nuestra capacidad de disfrutar en los cuales nos extraviamos y nos llevan al olvido.

 
Así en esa perdida y olvido, damos por hecho que hay que tener cosas más caras y lujosas para sentir que realmente se esta disfrutando de la vida: ropa más moderna y de "marca", un coche último modelo, una casa más grande, un viaje más exótico, una comida más sofisticada en un lugar más inusual, un teléfono celular, computadora, tablet, televisión y demás aparatos más modernos; así como el reconocimiento de los demás a través del "que dirán".
 
Nos olvidamos de las cosas simples y culpamos a la falta de tiempo, utilizándola como una defensa y así escapar a la realidad; cuando es nuestra decisión el dedicar todo nuestro tiempo, para lograr tener todo aquello en lo cual centramos nuestra capacidad de disfrutar la vida; todo sea por alcanzarlo y obtenerlo.

Por lo cual al estar siempre inmerso en esa creencia, la temporalidad es la constante con una serie de arranques que al único camino que nos lleva, es al de una vida en estrés y todo lo que esto conlleva en la salud, en nuestras relaciones con los demás y sobretodo contigo misma; donde el vacío, la insatisfacción y el para que...? nos llevan al remordimiento, la culpabilidad, la frustración  y una búsqueda de respuestas con falsas salidas.

Y donde se perdió esa capacidad de disfrutar...? en nuestras creencias y no en las que son propias y genuinas de nuestro ser, sino en aquellas que tomamos como propias y creímos nuestras; en nuestra libertad de elegir aquello que sentimos que por que los demás dicen, hacen ó dictan es lo que realmente se debe de disfrutar, olvidándonos por completo de la simplicidad y sencillez.

Tomate Tu tiempo y conéctate contigo misma, con Tu naturaleza: observa, escucha, toca, saborea, huele, siente, piensa... disfruta intensamente con cada uno de ellos y veras como necesitas muy poco para en verdad lograr disfrutar de la vida.

Prueba....

Próxima actualización Martes 16 de Septiembre...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-08-05T10:47:00.003-07:00
Todos en más de alguna ocasión usamos pretextos; para justificarnos ó explicar el por que de ciertas situaciones y así tratar de ocultar  y no ver la realidad.
 
Los pretextos son aliados inseparables del miedo y la duda, son la defensa de la comodidad; nos frenan y nos estancan llevándonos irremediablemente al conformismo; son el supuesto "salvavidas" con el cual evadimos nuestra responsabilidad sin tomar en cuenta las graves consecuencias que nos traen.
 
 
Son las respuestas a las quejas sin sentido; una queja recordemos que es algo que nos incomoda y nos hace actuar para ya no seguir viviendo esa situación; y cuando el pretexto responde a ellas es una disculpa que nos lleva únicamente para seguir viviéndolas. 
 
Y el problema radica, no en decir pretextos sino en las consecuencias que nos traen; por que nos limitan además de todo lo que nos generan y han costado; solo basta con recordar y hacer memoria hacia donde te han llevado y los resultados que has obtenido.
 
Ser consciente y aceptarlos es el gran reto que tenemos por delante para deshacernos de ellos y evitarlos; para lo cual es necesario identificar cuando los estamos usando.
 
quisiera pero..., si tan solo pudiera..., mi problema es..., la culpa es..., es que..., de todos modos..., es muy difícil..., mientras tanto..., no me entiendes..., estoy esperando que..., para la próxima..., después..., cuando...  etc.

Empieza por preguntarte para cada uno de tus pretextos: por que los usamos y si realmente son razones reales y verdaderas...,  que  origina esas razones...?, que los ocasiona...?

Nadie quiere enfrentar y estar frente a sus pretextos por que siente que se muestra débil y vulnerable y aunque así sea ten presente que es el único camino que tenemos para darnos cuentas de ellos y por lo tanto deshacernos y quitarlos de nuestro camino.
 
Pregúntate: que se puede hacer...?, por que no  has tomado la decisión...? que es lo que en realidad te frena...?
 
Domínalos y destiérralos...

Pero sobretodo haz de ello un hábito...
 
Actúa ya...

Los cambios y resultados son inmediatos...
 
Próxima actualización Martes 26 de Agosto...

Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-07-15T07:20:00.000-07:00
Necesitamos encontrarnos a nosotros mismos y no podemos encontrarnos en el ruido y en la inquietud; necesitamos del silencio para lograrlo.

Y esto no quiere decir que hay que buscar un lugar recóndito y aislado para encontrarlo, sino de acallar nuestra mente e ir más allá de nuestros pensamientos estés donde estés.
 
Si huyes del silencio... huyes de ti mismo... de estar con lo único que realmente posees y que es a ti mismo, a tu alma y a tu espíritu... no a tu cuerpo.

En el silencio se encuentra la paz y la serenidad y por lo tanto la esencia de la vida.



Con él mejoramos nuestra comunicación: hay que silenciarse para escuchar, para marcar un antes y después en un momento decisivo, en el silencio observamos, pensamos, analizamos y reflexionamos; por lo cual se encuentra el entendimiento y por lo tanto es la tierra fértil en la que germinan y crecen las enseñanzas que hacen brotar la sabiduría.

Un silencio dice más que mil palabras...

Con él llega la calma y quietud que para por completo  todo ritmo de cotidianeidad y posibilita lo pleno.

Así  quietos y callados nos encontramos simplemente en el estado del ser en el ser... en esa experiencia de solo siendo y sintiendo.

Con una conciencia de presencia dentro de nosotros mismos encontramos el infinito ahora que no tiene ni principio ni final; trascendiendo nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y nuestras emociones.
 
Necesitamos del silencio... por que lo esencial no es lo que decimos sino lo que el silencio nos dice y dice a través de nosotros.

En el silencio esta el lenguaje de la vida...

Próxima actualización Martes 05 de Agosto... 
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-06-24T11:32:00.000-07:00
Las aspiraciones nos inspiran, son el motor que nos mueve y nos motiva, pero a que aspiramos...?

A lo que realmente queremos y anhelamos  y que podemos hacerlo hasta lograrlo ó  aquello que no es de nosotros; que impone la moda, la gente de nuestro entorno, lo que tienen los demás: un trabajo como el de..., un negocio como el de..., una pareja como la de..., una familia como la de... y todo como lo de... los demás.

Y cuando lo logras te das cuenta que realmente no era lo que querías, te sientes insatisfecha y  con un gran vacío y desilusión.

Sin saber y ver dentro de nosotros mismos si realmente es lo que queremos y anhelamos, nos dejamos llevar por querer recorrer caminos, que son de los demás ó que ya han sido recorridos.

Caminos que son totalmente ajenos a nosotros, por que cada uno  tiene su propio camino por descubrir y recorrer, al ser cada uno de nosotros seres únicos, distintos e irrepetibles y por lo cual la vida misma, es un camino distinto para cada quien;  con rutas, subidas y bajadas, entronques, acotamientos, puentes y paisajes diferentes; y este camino es la propia vida y quien vive tu vida eres Tú.


El destino al que nos lleva podrá ser similar al de los demás pero nunca será igual, busquemos dentro de nosotros mismos en el silencio de nuestro ser ese destino; sin demostrarle nada a nadie, ni buscar llegar a donde otro llego; simplemente superando nuestros propios limites y observando y aprovechando todas nuestras posibilidades convertidas en oportunidades.

Cuando aspiramos cortamos nuestra inspiración: autodescalificandonos y viendo solo las limitaciones en lugar de ver todas esas posibilidades; esas que alimentan nuestra visión y por lo tanto nuestra inspiración.

Dejemos a un lado los juicios, las quejas y  las comparaciones; para tener nuestra autentica inspiración, buscando en nuestro interior: de donde soy, de donde vengo, como soy y hacia donde voy....explórate... y descúbrete...

La valentía es la esencia de nuestras aspiraciones, hay que ser valientes para aceptar lo que hay que hacer y cambiar, valientes para tomar la decisión de hacerlo y valientes para llevarlo a cabo y asumir los resultados.

Esos resultados son  los que nos van abriendo y mostrando el camino y nos van dirigiendo a través de él; por medio de  nuestros hechos, esos que hablan por nosotros más que las propias palabras.

Y los hechos surgen y son creados por nuestra inspiración de acuerdo a lo que aspiramos.

Despierta Tu inspiración desde lo profundo de tus propias y genuinas aspiraciones...

Ahí  esperan dentro de Tu ser...


Próxima actualización Martes 15 Julio...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-06-03T10:30:00.000-07:00
La evolución es parte de nuestra vida, con el transcurrir del tiempo vamos en ese proceso el cual forma parte de nuestro renacimiento y reinvención.
 
Nos reinventamos y renacemos con los cambios, que son los que nos llevan hacia esa evolución; la cual marca un antes y un después en nuestras vidas, en un proceso constante que nunca termina.
 
Con una conciencia abierta y alerta nos damos cuenta de nuestra evolución; aceptándonos y conociéndonos a nosotros mismos con nuestras debilidades y fortalezas, alcanzando esa plenitud y equilibrio anhelado.
 
Buscando en nuestra esencia, con sencillez y humildad analicemos nuestras experiencias vividas, sus aprendizajes y lecciones, lo que nos han dejado y hacia donde nos han llevado.
 
 
Ahí en nuestro interior esta todo lo que necesitamos, ya lo tenemos y  es necesario descubrirlo en nosotros mismos y solo a través del proceso de evolución lo podemos conseguir.
 
En cada una de nuestras acciones por muy insignificantes que sean, así como en las decisiones que tomamos  se va desarrollando  y creando nuestro proceso evolutivo el cual nace de nuestro interior y se manifiesta hacia nuestro exterior.
 
Hacerlo ó no hacerlo, no nos esquiva de nuestra responsabilidad ya que el compromiso siempre esta ahí, desde que nacemos y día a día conforme vamos creciendo también crece el compromiso, aceptarlo no es fácil ya que ignorarlo quizás nos parece un camino más fácil, en una facilidad que no nos lleva a ningún lado, más que al estancamiento y mediocridad del vivir por vivir  y no del vivir para vivir.

Evolucionar nos lleva a crecer, a cambiar de nivel como en una escalera; cuando subimos de un escalón a otro cambiando de posición, descubriéndonos a nosotros mismos, dejando atrás en cada escalón todo aquello que ya no forma parte de Ti,  ni coincide con lo que te estas convirtiendo;  avanzando por más difícil y doloroso que pueda ser.

Por eso la evolución, así es de individual y solo personal como la vida misma, un camino diferente para cada quien y que solo nosotros mismos tenemos que recorrer; sin olvidar que en cada proceso evolutivo tendremos perdidas que son parte del mismo proceso, por que así tiene que ser... suéltalas y déjalas ir... por que también mientras se van y las dejamos atrás, como parte misma de la evolución vienen y llegan a nosotros  situaciones, cosas y personas nuevas que nos permiten avanzar y enriquecer nuestro proceso.

Evoluciona...!
Y nunca dejes de hacerlo...
Que siempre habrá una mejor versión de Ti por descubrir...

Próxima actualización Martes 24 de Junio...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-05-13T09:43:00.001-07:00
La vida es un constante cambio, recordemos que nada esta estático y todo esta en constante movimiento.
 
Esos movimientos constantes son la propia vida, y sino simplemente no viviríamos; así nuestro cuerpo cambia día con día a través de la edad, nuestra mente a través de la madurez; el tiempo lleva su paso a través de las horas, los días, las semanas, los meses y los años; el clima a través de las estaciones y así todo nuestro mundo.
 
La incertidumbre es una pieza fundamental de los cambios, no sabemos lo que pasara y eso que pasa por lo regular son novedades para nuestra vida que nos sacan de nuestra zona de confort, esa a la que no se quiere renunciar y que inevitablemente el cambio nos orilla a dejar.
 
Los cambios tienen su función... dejar atrás aquello que ya fue, cerrar ciclos... para lo cual es necesario soltar y desapegarse viviendo sin resistencia, fluyendo con los cambios para evolucionar y aprender; sin olvidar la reinvención que no es más que una oportunidad que a diario nos brinda la vida misma.
 
 
Con el cambio siempre terminamos algo e iniciamos algo, sin ese termino ni inicio no existe... afrontar ese fin y ese inicio es la clave para aceptarlos y su esencia es nuestra capacidad de adaptación .  

Lo que le da valor fundamental y sentido al cambio no depende de nuestras posesiones, ni roles; sino de nuestra conciencia y coherencia; del actuar sincronizados con lo que pensamos, decimos y hacemos.
 
Recordemos que durante todos los momentos de nuestra vida, sin excepción alguna, nunca dejaran de pasar cosas, situaciones, vivencias; las cuales se traducen en experiencias las cuales al final son la vida misma.
 
Toma conciencia por que solo somos eso... momentos... momentos que se quedan en la eternidad y que cuando ya no estemos aquí nos recordaran nuestro paso por esta vida.
 
El aquí y el ahora son el único medio con el contamos para afrontar los cambios y decidir hacerlos.
 
Todo en la vida es cambio. 
Tu vida no es la misma de ayer, ni mañana será la de hoy.
 
Acéptalo y Actúa...!
 
Próxima actualización Martes 03 de Junio...

Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-04-22T10:52:00.000-07:00
Un sin fin de veces nos vienen preguntas y cuestionamientos en una búsqueda de motivos y razones, de lo que acontece ó nos sucede, para tratar de entender los por ques..?
 
Algunas veces nos culpamos, otras nos exculpamos y algunas menos, esta fuera de todo alcance nuestro; así nos movemos entre una y otra.

 
La cuestión es que en pocas veces ó casi nunca llegamos a un verdadero análisis objetivo que nos permita ver la verdadera realidad.
 
Y para ello debemos de reconocer y aceptar que es en realidad lo que depende de mi, suena sencillo aunque en la practica sea demasiado complejo y difícil.
 
El mayor obstáculo nuestro "ego", ese que pone en marcha el control, ese que nos hace sentirnos dueños de la verdad absoluta, ese que nos hace pensar e interpretar a conveniencia nuestra, ese que nos hace engancharnos y quedarnos en el pasado y dar por sentado un futuro.
 
Mientras que la incertidumbre, protagonista habitual de la vida; se encarga de que esas preguntas y cuestionamientos nunca terminen, jugando así con el ego.

Respetar y aceptar son palabras claves y esenciales que nos ayudan a diferenciar lo que depende de mi  y que no; mientras que la responsabilidad y el compromiso son los pilares fundamentales que sostienen todo aquello que depende de mi. 

La honestidad y sinceridad hacia uno mismo, sabe muy bien cuando lo reconocemos ó nos engañamos a nosotros mismos.

Es un proceso intransferible, en el que nadie puede hacer nada y que solo tenemos que vivir nosotros mismos; cada uno desde el fondo de nuestro ser.  
 
Aprender a diferenciar que depende de mi y que no, es una lección diaria que no debemos de esquivar, para poder vivir una vida mejor.
 
De Ti Depende...

Próxima actualización Martes 13 de Mayo...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Educación Financiera]  [Finanzas y Economia en el Hogar]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-04-01T12:24:00.000-07:00
Ambas palabras las podemos ver desde 2 perspectivas diferentes; desde lo financiero en cuanto a lo que debo y tengo; y desde nuestro desarrollo personal enfocado en nuestra responsabilidad.
 
Cuando hablamos financieramente, el deber es aquello que adeudamos y que por lo regular es una carga que si no planeamos bien "cargarla" se convierte en un problema que nunca nos permite tener nuestras finanzas sanas y pasamos la vida de una "carga a otra" ó aumentando el peso, lo cual en algún momento nos paraliza y no podemos avanzar ya que es imposible sostener y cargar con ese peso; nos sobrepasa y caemos en "ruina".
 
El tener que es todo aquello que poseemos y que nos ayuda a cubrir nuestras necesidades y alcanzar nuestras metas, desde nuestros talentos, profesión y actividades que generan nuestros ingresos; hasta lo que tenemos como patrimonio.
 
Pasar del "deber al tener" financieramente es tener un equilibrio financiero donde nuestras deudas puedan ser realistas y pagadas; de acuerdo a nuestra realidad financiera y nuestra capacidad de pago, sobre un bien  necesario y no un deseo que es simplemente eso un deseo y que puede ser algo  innecesario. 
 
Cuando pasamos al tener empezamos a construir patrimonio, a tener conciencia de aquello que estamos logrando y para que; dentro de un equilibrio.
 
Ese equilibrio anhelado por todos y alcanzado por pocos.
 
 
Mientras que el deber y tener en nuestro desarrollo personal se finca en nuestra responsabilidad; el grado de compromiso que tenemos con ella, así nos encontramos que el deber es una opción y el tener es una obligación.
 
En el debo de... se abre la puerta a la opción de hacerlo ó no hacerlo, nos dejamos llevar por esa opción; justificando la decisión que se tome y por lo tanto el resultado que origine nuestra decisión.
 
En cambio cuando tengo que... la obligación aparece sin ninguna opción ahí es hacerlo por que tengo que hacerlo, sin abrir espacio a querer ó no.
 
El tengo que... es echar para delante sin darle vueltas ni mucho menos buscar excusas.
 
Ese tengo que... saca nuestra fortaleza y nuestra responsabilidad al máximo, y cada vez  que tengo que... nos sorprende de lo que somos capaces y descubre de que estamos hechos en realidad.
 
Esa diferencia del debo y tengo marca por completo el resultado que obtenemos en nuestra vida, marcarla solo depende de nosotros. 
 
Y Tú con que marcas la diferencia...?
 
Son más tus debos que tengos...?
 
Analízalo... 
 
Y después en tus resultados verás la diferencia...
 
Próxima actualización Martes 22 de Abril 
Etiquetas: [Educación Financiera]  [Finanzas y Economia en el Hogar]  [Negocios]  
Fecha Publicación: 2014-03-11T11:24:00.000-07:00
Todos necesitamos archivar documentos; desde nuestros documentos personales hasta los de nuestras propiedades, sin olvidar todos aquellos comprobantes, recibos  y estados de cuenta de nuestra administración financiera.
 
Es de vital importancia archivar y guardar todo lo que tenga que ver con nuestros desembolsos de todo aquello que pagamos, primero que nada por control y segundo por cualquier aclaración ó reclamo que se pueda llegar a presentar.
 
 
Jugar al "memorama" recayendo toda la responsabilidad en nuestra memoria, es un gran riesgo que se toma y que inevitablemente ocasiona problemas.
 
Así como no ordenar y guardar todo esos documentos; genera caos e incertidumbre, el "yo lo deje aquí"... quien ha visto este documento...? donde lo habré puesto...? son preguntas recurrentes que no son más que la señal de que no le prestamos la atención e importancia requerida a esta actividad.
 
Generando el:...como que recuerdo que yo pague tanto...? por que me cobran esto...no me acordaba que lo tenia que pagar...en que gaste tanto...? entre otras, que también nos muestran nuestro grado de descuido el cual  genera consecuencias, las cuales siempre se verán reflejadas en nuestro presupuesto con mayor costo y gastos y por lo tanto en nuestra situación financiera actual; sin olvidar el tiempo que también tendremos que dedicarle.
 
Todo esto se evita teniendo primero que nada nuestro archivo y después organizándolo para tenerlo al día, esta actividad también requiere tiempo, pero es un tiempo bien invertido además de previsorio que nos evitara futuros problemas.
 
Podrán decir que es tedioso y enfadoso;  pero ya verte en problemas de aclaraciones, ó dudas y desequilibrio financiero, es peor que dedicar ese tiempo valioso a organizar y archivar nuestros documentos.
 
Hay que guardarlos en un lugar apropiado donde se conserven bien y estén a la mano; ordenandolos por estados de cuenta  y pagos; revisar año con año cuales documentos  ya hay que destruir y cuales hay que seguir conservando.
 
El reto es convertirlo en un habito, que nos ayude a mantener en un buen estado nuestras finanzas.
 
No depende de nadie más... solo de Ti...
 
Próxima actualización Martes 01 de Abril...  
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-02-18T11:09:00.001-08:00
Todos somos Maestros y Alumnos en esta escuela llamada vida; pero somos consciente de ello...?
 
Desafortunadamente el día a día, la cotidianidad, y llevarnos por la vorágine con la que transcurre la vida, no nos permite darnos cuenta de estos roles que desempeñamos y que forman parte de nuestro ser.
 
 
Nadie esta exento de ellos,   nos olvidamos que todos y cada uno de nosotros venimos a aprender y a enseñar; y esto sucede con todas y cada una de las personas con las que nos encontramos en nuestras vidas, las cuales nos enseñan y les enseñamos.
 
Y esto es una parte esencial de nuestras vidas; haz un alto y observa a tu alrededor con detenimiento y analizando las formas de ser y comportarse de cada una de esas personas, veras como sale lo que cada una te ha enseñado tanto de una forma positiva como de aquello que no debe de ser.
 
Igualmente en esa retrospectiva obsérvate Tú en referencia a esas personas, sin caer en el egocentrismo ni mucho menos en los juicios, sino en aquello que Tú  les has podido dejar a través de tus enseñanzas.
 
Lo ves...?
 
Ahora entiendes y comprendes que todos en distintos momentos de acuerdo a las situaciones, somos Maestros y Alumnos según sea el caso.
 
Todo en la vida es aprendizaje, un constante dar y recibir que compartimos con todos y cada una de las personas que forman parte de nuestra vida, aun así  aunque lo sean solo por un instante.  
 
En esa igualdad nos desarrollamos ó nos estancamos; la diferencia entre uno y otro lo marca nuestra concientización; el darnos cuenta nos lleva a vivir de una manera más plena, ya que con ello vivimos la vida de diferente manera.

Identifica Tu rol de Maestro y comparte...

Identifica Tu rol de Alumno y aprende...

No te desperdicies... y tampoco desperdicies las oportunidades... y por lo tanto la vida... 
  
Gracias por permitirme ser Tu Maestro... pero sobretodo Tu Alumno por todo lo que me enseñas...


Próxima actualización Martes 11 de Marzo...
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-01-28T10:42:00.000-08:00
Todo en la vida tiene un precio, que debemos de estar dispuestos a pagar. Nada es fácil todo depende del esfuerzo, empeño, dedicación, disciplina, sacrificio y perseverancia que le pongas a las cosas.
 
Para  ello debes de estar consiente de ello, no basta con saberlo, ó lamentarte con aquello  que dejaste de hacer ó de disfrutar, valorando si valió ó no la pena.
 
Hay que tener la disposición de aceptar ese precio; si aspiras a algo y deseas lograrlo, teniendo presente cada una de las cosas que formaran parte de ese precio; y también por supuesto si solo tienes una vida a la deriva sin aspiraciones y metas, dejándote llevar como "veleta" también aquí pagas un precio, que te lleva a una vida llena de insatisfacciones, limitaciones, frustraciones; por lo que nunca estas exento de pagar un precio, siempre lo pagas ya sea de un lado ó de otro.
 
 
Conocerlo y hacerlo compañero de nuestras vidas es una tarea difícil; por no aceptarlo y por no asumir la responsabilidad, aunque la realidad siempre se encargara de que este presente.
 
Vemos ese precio como una carga difícil de llevar, algo que quizás se convierte en un obstáculo que nos impide lograr lo que queremos; el precio se convierte en un desanimo que nos engancha y estanca en nuestra zona de confort, esa comodidad que queremos que dure para siempre; se nos olvida que el mundo gira, que el tiempo avanza, que no hay día sin noche, que los segundos generan minutos y estos horas hasta completar días que forman semanas  y estas meses hasta completar años; los años de nuestras vidas; todo en constante movimiento nunca estático y quieto.
 
Así nunca nos quedamos en una hora, en un día especifico, en una edad; siempre todo avanza por que la vida es un constante movimiento.
 
Por lo cual es mejor convertir ese precio en un aliado positivo que nos ayude a alcanzar nuestras metas y objetivos; estando consiente de ello.
 
Valor necesitas para hacerlo, el miedo solo te lleva a que pagues ese otro precio que en nada te ayuda en tu vida y si en cambio te perjudica.
 
Nada es gratis recuérdalo, ni mucho menos fácil; valora ese precio analizando que tanto costo genera en las diversas áreas de tu vida, solo así podrás tener un panorama que te lleve a tomar las mejores decisiones y después a las acciones.
 
Para que cuando pagues el precio, seas Tu la que decidas como pagarlo y no la vida la que se encargue de cobrártelo.   
 
Ahí radica la diferencia que marca nuestro destino...
 
Próxima actualización Martes 18 de Febrero...  
Etiquetas: [Desarrollo Personal]  [Mujer]  
Fecha Publicación: 2014-01-07T10:23:00.000-08:00
Iniciamos un año más y con ello queremos y deseamos hacer aquello que nos hemos propuesto, ó que tenemos pendiente por hacer.
 
La intención esta ahí latente y llegar a la acción parece un paso muy difícil de dar y así nos lleva a la decidía que nos arrastra a la postergación.


Y ahí empezamos con los cuándos... cuando pueda... cuando tenga... cuando pase esto... cuando deje aquello... cuando etc; esperando la ocasión ideal, en una auto protección que queremos disfrazar de la verdadera realidad, que nos hace postergar.
 
Las razones las sabemos y les sacamos la vuelta por no querer afrontarlas y asumirlas; y por lo tanto atentar contra nuestra zona de confort; esa zona de comodidad que a veces puede ser agradable y otras no tanto, pero que nos hace estar en una inercia que te ancla y estanca a preferir seguir como estas, en lugar de hacerlo y ver que pasa.
 
Mientras los obstáculos que se puedan presentar, la falta de control, y la incertidumbre siempre juegan un papel fundamental que nos orillan a postergar.
 
Desafortunadamente pensamos y suponemos en un verdadero engaño que por "arte de magia" ó por si solas las cosas sucederán, que solo pensar en ellas ó en tener la intención con eso solo bastara para que sucedan.

Recuerda que son más las cosas que postergamos que las que hacemos, esa es la realidad.
 
Y mientras todo esto pasa, también pasa el tiempo, ese que no regresa y que parece que no nos damos cuenta de él y cuando por fin tomamos conciencia ya es demasiado tarde ó estas dejando esta vida; por que el tiempo es vida.
 
Así lo único que obtenemos de la  postergación son frustraciones, arrepentimientos, remordimientos y esos hubieras que no existen.
 
Dejar de postergar solo depende de nosotros de que te decidas y actúes nada más. 
 
El día ideal no existe por que: No hay Mejor mañana que Hoy...
 
Atrévete... Da el paso y...Hazlo...!
 
Próxima actualización Martes 28 Enero...