Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.
Visite TACNA GAY

Comparte esta página:


Fecha Publicación: 2015-05-26T11:44:00.000-07:00

Hoy nuevos sentimientos embriagan mi ser, nuevas sensaciones, nuevas miradas, nuevos te quiero; perdón, pero debo reconocer que tu amor, aún no llena todo mi ser; mientras tanto perforan inocuamente mi alma.

Cada palabra, cada detalle, cada despertar y tu inagotable paciencia me hace renacer cada aurora. Debo confesar que mis últimos pensamientos son para ti, y con el alba gozar un nuevo día en tu compañía.

Tengo muchos años buscándote, imaginé de mil maneras tu sonrisa, lo tenue de tu voz y hoy puedo decir que te encontré y lo único que voy a pedir es que no me sueltes, quiero aprehenderme, arraigarme aunque sea de tu suspiro, pero te necesito para empezar otro día.

No te voy a mentir, he amado y mucho, tanto que una y mil veces me han roto el corazón; perdón, me han roto hasta el alma; sin embargo, aquí estoy, esperando nuevamente a mi inclemente verdugo, con una calma impávida e inquebrantable  deseando que mis cicatrices vuelvan aflorar sobre mi piel. Muchas veces recogí con una paciencia inconmovible cada pedazo de mi dolor, los uní y hoy te lo entrego. Cuídalo como si fuera tu propia alma, porque cuando lo pierdas, también me habrás perdido.

En nuestras pláticas innumerables me hiciste creer, que soy un ser excepcional, genuino, sui géneris, pero hoy te revelo, que no soy más que un castillo de arena, que con el ligero soplo del viento no queda ni rastro de ese hermoso castillo que era, pero también soy una caja de pandora o unas cajas chinas, que sin darme cuenta hice te enamoraras de mí viéndote en un espejo.

Con el paso de este tiempo inexorable aprendo a equilibrar mi vida, no esperaba este vendaval que revolucionó mi existencia y lo revoluciona de la manera más amorosa, más dulce, más tierna, más afable. A tu lado aprenderé a quererme día a día, a valorarme, a resurgir y a amarme hasta el hastío.

Gracias por buscar, por encontrarme, por enamorarme sin que me diera cuenta, eso es extraordinario. Viví amores fútiles, monótonos, intensos, penetrantes, calcinantes y hoy siento que me robas el alma, que mis latidos cada vez son más vigorosos y cuando por fin llegues a mi vida, cuando al fin te conozca, cuando estés frente a mí, te vea a los ojos y me vea en ellos, sabré que estoy lista para amar, que valió la pena todas las marcas indelebles de mi alma, que seremos inseparables y haré contigo  “todo lo que la poesía aún no ha escrito”.
   

Fecha Publicación: 2015-04-27T18:39:00.002-07:00


Imagino el instante en que mi alma comenzó a sentir semejanza en las letras intrigantes que salieron de tu ser; imagino el enlace vivaz de una respuesta que provocó mis suspiros; la continua comunicación intensa de mi alma con la tuya, sin piel y desde la distancia; y entonces, Mujer, comienzas a apoderarte de mis sentidos, despertando los deseos agitados con un dulce tormento ajeno a ti, deseos que parecieran esperarte, y conectas con los sentimientos más profundos de mi alma; y vivo, respiro, suspiro nuevamente, y nace en mí el deseo desafiante de imaginarnos no solo enlazadas nuestras almas, avivándose el cúmulo fuego que hay en mí, vislumbrada de emociones, alcanzando el orgasmo de mi alma. 

Imagino mirar tus ojos, entender en tu mirada tus deseos más profundos y besarte lentamente, poco a poco, sin prisa, sin tiempo, sin espacio, sin detenerme; con lujuria, con deseo, percibiendo la agitación en ti y en mí; besarte de tal forma que las ganas en mí comiencen a recorrer tu cuerpo, lenta y suavemente, mis manos te recorren deteniéndose… estacionándose en cada señal de tus suspiros, de tus apacibles gemidos, es allí cuando te miro y reconociéndonos vuelvo a tu boca y el deseo se aprisa en la búsqueda de tus senos mientras mis manos indagan la calentura de tu sexo.

Te imagino queriendo dominar mis sentidos, busco con mi mano el calor de tu clítoris encendido, mientras mis labios vuelven a buscar los tuyos; en un momento desenfrenado nuestras caderas comienzan  a extasiarse y se mueven acopladas en un perfecto concierto de éxtasis, de ardor y  sutil frenesí. Y en el desenfreno abrazos, caricias, besos, gemidos, quejidos en completa simultaneidad; la entrega calma mis ansías que me prohibían pensar, que de solo imaginarte, percibirte o escucharte bloqueaban mis sentidos más versados; y siento…y sentimos…el acoplamiento de nuestras almas y nuestros cuerpos derretidos en una vehemencia precipitada y portentosa.

Siento nuestra humedad y pienso e imagino…Hacer el recorrido de mis labios por tu cuerpo nuevamente, hasta perderme en tu humedad, beberla, saborearla, mientras me deleito en ti,  siento mi corazón vivo latir en un galopante delirio al compás de tus gemidos, que extasiados todos tus sentidos consiguen el clímax total. No sé qué consecuencias traerá después ese momento desde mi imaginación hasta la realidad de mis deseos, solo sé que imagino hacerte el amor sin importar el lugar, el momento, el tiempo ni el espacio, quiero sentir en cualquier parte del universo nuestras almas, nuestros cuerpos enlazados a nuestros sentimientos, deseos y sentidos…aunque sea por un instante.

Gracias por tu colaboración, un excelente escrito y gustosa de compartirlo en el blog, que es de todas ustedes.




Fecha Publicación: 2015-03-25T18:25:00.001-07:00

Muchas veces me han dicho que la sensibilidad la llevo muy perenne en mí, estoy pensando a creer que es cierto, aunque muchas veces me rehusaba que esa parte tan hermosa también era parte de mi ser. Innumerables veces escribo por placer y cuando los sentimientos más profundos calan tan fuerte, que siento la necesidad de escribir con dolor, sufrimiento y tortura. Gracias a ti por sacar lo mejor de mí, estos versos que día a día me acompañan.
Les agradezco porque en determinado tiempo destruyeron parte de mí, he muerto de amor algunas veces, pero de cada vida que entregué, siempre quedó algo: besos, caricias y un corazón roto. Algunas veces, creí morir y reencarnarme una y otra vez; sin embargo, aquí estoy tratando de construir mi vida una vez más y está bien, porque yo lo permití; no obstante si volviera a nacer, escogería ser nuevamente yo y recibiría gustosa las cicatrices que tengo en mi alma, porque a través de ellas aprendí a amar, aunque de diferente manera, pero amé. Fuiste tú, si, tú! Quien desarmó mi armadura y ahora me dejas con esa parte tan hermosa que gracias a Dios había olvidado olvidar.
Siempre me jacté de la invulnerabilidad de mi corazón, siempre distanciado de mi hermosa dualidad, aquella con la que aprendí a levantarme y mirar hacia el horizonte y hoy puedo decir que acepto mi dualidad como una sola, como parte de mi persona, porque en mí no habitan dos o tres, sino que gracias a ti aprendí que soy una sola y déjame decirte que así me quiero más, me gusta y creo que esa unificación me hace mejor persona, porque siento que me amo más…debes saber que te quiero, pero tu amor no me hace bien y el cariño que hoy tengo para mí es más grande.
0
Comparte:



Fecha Publicación: 2015-02-13T15:33:00.001-08:00


Para los que tienen el corazón roto, disfruten esta hermosa canción...

Fecha Publicación: 2015-01-27T15:43:00.000-08:00

Dos versiones que me encantan, bueno una más que la otra, disfrútenlas!!!


Cada noche siento tu ausencia en mi cama, aquella donde dejaste impregnado tu aroma y tus sueños se quedaron dormidos en mi almohada, escuchando mis pensamientos, secando mis lágrimas y acompañando mis insomnios; llorando cada segundo con la pena de tu ausencia, evocando la calidez de tu piel dormida por todo mi cuerpo, veo desfallecer cada tarde sobre el horizonte, mientras la soledad abriga mis entrañas dejando una cicatriz impregnada en mi alma, tu amor se esfumó y ahora solo nos dijimos adiós, te fuiste cargando tus maletas, aquellas con las que llegaste y que ahora pesan más porque te llevas mi esencia, mi vida, mi alma; estoy pereciendo porque no dejaste nada mas que tus recuerdos en mi afligido corazón, ni siquiera tu aliento lo puedo conservar sin que se evapore, mi vida ya no tiene sentido y me duele más saber tu silencio. Dime, cuéntame si algún día nos volveremos a ver, si volveremos a sentir nuestros cuerpos desnudos en mi habitación, llevándonos al orgasmo absoluto de nuestro amor, dime si algún día cumplirás con la promesa que me hiciste, de volver a verme, de tenerte frente a mí… poder verte a los ojos, añorando ese pasado que dejó nuestro amor, poder verme a través de los tuyos y de la oportunidad que dejé escapar, aunque sea para evocar esos momentos y volver a vivirlos tan solo en mi memoria y con un poco de suerte también en la tuya, ya que te fuiste cuando más te quería, cuando eras tan indispensable en mi vida, quisiera albergar la esperanza de que eres mía eternamente y no tener que matar esta ilusión cada mañana cuando veo mi cama vacía y es en ese instante cuando la soledad y la agonía invaden todo mi ser, llenando de melancolía mi adolorido corazón y es cuando nuevamente lloro por tu ausencia en nuestra habitación  en cada alborada que nunca acaba, como aquella mañana de frío invierno en que te vi partir.

El tiempo será testigo de cada grieta marcada en nuestro rostro y él será nuestro único victimario porque dará testimonio que otros cuerpos reemplazarán nuestros besos, nuestras promesas, nuestro amor y poder sentir que sigo viva; sin embargo aún sigo intentando curar esas cicatrices que dejaste al irte…


Fecha Publicación: 2014-07-31T10:07:00.002-07:00

Hoy debo confesarle a mi corazón herido que hoy dejo de amarte, hoy tomo el cauce de mi vida que olvidé olvidar. Nunca más volveré a sentir el calor de tu cuerpo, el aroma de tu aliento que estremecía cada palmo de mi ser, nuestros sentidos ya no podrán hablarse, ni se dejarán guiar para llevarme a la gloria absoluta del placer, sé que has cambiado y ahora puedes ver todos mis defectos, ¡No lo niegues! Tu amor cambió, tus besos son otros, no digo que toda tu esencia se esfumó, pero algo en ti cambió, tal vez  sea la forma tan tierna de mirarme, de hablarme; tal vez nuestros besos ya no son los mismos o quizá nuestros cuerpos ya no se mueven al compás de los ritmos internos, de  esos acordes donde no éramos dueñas de nuestras complexiones y menos de nuestras emociones. 

Quizás nos hizo daño amarnos con tanto desenfreno, tanto que obnubiló nuestra razón, nuestros sentidos, nuestras almas, hasta dejarlas completamente inertes y sin sentido o tal vez fue algo que hiciste sin darte cuenta lo que me lastimó; tal vez esas tantas veces que me ignorabas…quizá.

Aunque no lo aceptes una y mil veces, yo sé que no eres la mujer de la cual yo me enamoré, aquella que conocí, sí aquella vez cuando temblabas de emoción al verme, al abrazarme; pero que paradójicamente al besarme y amarme nuestros cuerpos se entrelazaban perfectamente porque estaban hechos a nuestra imagen y semejanza,  hasta hoy.

Hoy borro mis días grises y doy paso a este inmenso arcoíris que está a punto de formarse ya no quiero aferrarme a tu recuerdo, no viviré mi vida a través de la tuya, ni escucharé tu voz en mis latidos, hoy no soñaré despierta, ni viviré en tus sueños, dormiré sola porque nunca te tuve conmigo y cada mañana al despertar no invocaré tu nombre con mis suspiros, ni pretenderé que los tuyos sean míos, porque hoy dejo de amarte, porque hoy ya vuelas sin mi compañía…




Fecha Publicación: 2014-04-10T12:35:00.000-07:00
Quisiera caer inerte 
y sucumbir lentamente
 como en un susurro, 
sin gritos ni angustias, 
ni lágrimas ni adioses… 
simplemente morir, 
revelar mi cuerpo
 sumergido en inanición. 
Mis labios y manos frías, 
el rostro desencajado, 
ojos nebulosos mirando la nada.
 Mis sueños quebrantados,
trasgredidos, profanados… 
A veces quisiera morirme, 
para matar los demonios
 que llevo dentro.

Fecha Publicación: 2014-02-04T16:40:00.000-08:00

Hoy me siento perdida en mis sueños y sólo me queda reciclar los recuerdos que alguna vez me mantuvieron viva, camino sin rumbo por estas calles que absorben cada lágrima que calcina mis entrañas, el cielo y las estrellas lloran siendo los únicos testigos que acompañan el triste espectáculo en el que estoy sumergida, a veces quiero perderme en la profundidad de la noche, desvanecerme, palidecer y correr a tus brazos.

Quisiera encontrarte querida amiga, Soledad aquí estoy…ven por mí y sácame de este laberinto tormentoso en el que me quise meter, libera la carga de mi maleta con la que vine cargada de ilusiones, aunque cada día pesan menos y mis esperanzas van envueltas con el fúnebre crespón negro de la dama que me visita esporádicamente y quiere que responda  a su llamado, quizá cuando el sol y la luna celebren sus nupcias, no obstante seremos las invitadas de honor, bailando al compás de la melodía en plena noche lóbrega y sombría, como el ocaso de nuestras vidas.

¿En qué momento perdí la brújula de mi existencia? ¿Cuándo perdimos nuestra esencia? Para caer en esta fosa que cada día me consume y me agota, convirtiéndonos en dos completas desconocidas, dejando por la borda lo que alguna vez nos mantuvo juntas, ese amor desenfrenado y apasionado que hacía sucumbir nuestros sentidos y que hoy sólo puedo recurrir a este cliché “Fue un placer habernos amado, besado. Fue un placer habernos roto el corazón…” Ojalá y te des cuenta lo que dejaste aunque muchas veces no sepamos a dónde nos lleva el destino, pero tarde o temprano tendremos que regresar, porque el río siempre busca su cauce, su camino… aquellos que alguna vez le dieron vida.