Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:


Fecha Publicación: Sun, 27 Dec 2015 06:35:14


¡Hola! ¿Hay alguien por allí? No sé por qué he tardado tanto en hacer esta entrada, solo puedo disculparme por ser un poco negligente y tremendamente olvidadiza. Recibí un comentario hace unos días que me recordó esta dejadez y aquí me tienen.

Quienes visiten este blog o acostumbran hacerlo, habrán notado que he pasado meses sin subir una nueva entrada, el pobre luce un poco abandonado, pero como saben muchos, lo que ocurre es que últimamente subo todas mis actualizaciones en mi otro blog por una razón muy sencilla. Mantener dos blogs con actualizaciones más o menos periódicas es muy difícil; hacerlo con uno en realidad ya es complicado, como sabrán muchos; requiere tiempo y compromiso, de allí que me decantara por volcar toda esa energía a Entre letras... Motivos hay muchos, quizá los más importantes son que desde un inicio lo concebí como un espacio no solo para compartir mis lecturas (que al fin de cuentas es el motivo primordial de su existencia), sino también todo lo relacionado con otro tema que me apasiona mucho, como es la escritura.



De modo que el bajo ritmo de actualizaciones continuará así por aquí hasta que en algún momento, espero, me sienta lista quizá para cerrarlo y decir adiós, lo que posiblemente no ocurra nunca, todo hay que decirlo. En tanto, les agradezco mucho a quienes pasan por el otro blog y ya se han convertido en visitas habituales y muy queridas y les invito a quienes no, a que pasen por allí sí gustan porque tengo siempre mucho qué compartir. El ritmo lector no ha decrecido, no se preocupen, por el contrario, así que será un placer contar con ustedes. Este enlace los llevará e esos pagos. 

Aprovecho la entrada para desearles a todos quienes pasen por aquí unas muy, muy felices fiestas y  un nuevo año maravilloso en todo sentido. 




Fecha Publicación: Sun, 30 Aug 2015 18:44:34


La leyenda cuenta que la Llorona es el espectro de una madre que deambula por los caminos llamando a los hijos que asesinó. La protagonista de la novela llora sin lágrimas a su hija, a la que perdió a los pocos días de nacer. ¿Qué ocurrió realmente en ese hospital con su pequeña? Unida a otras mujeres en su misma situación, alzará su voz buscando respuestas.



Leí hace un tiempo El albergue de las mujeres tristes, otra novela de Marcela Serrano y, tal y como comenté en su momento cuando hice una reseña para él, no terminé de conectar con el estilo de la autora o, mejor dicho, con lo que quiso transmitir en esa obra; pero aún así hubo puntos que me gustaron y me prometí que cuando  fuera posible iría por algún otro título suyo. Hace unas semanas encontré La Llorona en la última feria del libro de mi ciudad; estaba a un precio excelente, la sinopsis era muy atractiva y al ser bastante breve me dije que me vendría muy bien. Ya terminado puedo decir que escogerlo fue todo un acierto. Cuando pasé por mi cuenta de Gooddreads para dejar un comentario, ya que estoy intentando establecer cierto orden en mis lecturas, escribí lo siguiente:

Un libro hermoso y desgarrador que me ha dejado con sentimientos encontrados; el final me ha parecido tan triste, y en cierta medida injusto, pero esa es una de las cosas que deja muy en claro la autora a lo largo de esta breve historia: la vida no es justa. Aún así, se cuela un aire de esperanza que se mantiene tan firme como la voluntad de la protagonista. Me ha gustado, sin duda, mucho más de lo que esperaba.

Ahora me gustaría decir alguna cosa más, no mucho porque al ser un libro tan pequeño hay muchas posibilidades de caer en los temidos spoilers. 









“Si mucho te contentas con el orden, se dice, te vas convirtiendo en piedra.” 










La vida de la protagonista, esa mujer del campo tan sufrida y que se enfrenta a un horror tan grande, es impresionante. Marcela Serrano ha retratado a una mujer como muchas otras en todos los rincones del mundo, aquellas que han tenido que luchar desde que tienen memoria para salir adelante. Nuestra protagonista es una hija de las zonas más pobres de su tierra, una donde la educación es considerada un lujo y donde la vida parece pautada desde el  nacimiento de acuerdo a los recursos y la fuerza de las costumbres milenarias. Pero esa mujer de la que Serrano nos habla se ve de pronto en un punto de quiebre; pierde a su hija y ello cambia toda su perspectiva. En primer lugar porque le dicen que murió poco después de nacer sin permitirle ver el cuerpo y tanto su instinto como la lógica le dicen que le están mintiendo, y en segunda porque al decidir enfrentar lo que considera una farsa y encontrar a su bebé, le da la espalda al orden establecido. Toma contacto con una abogada que decide primero ayudarla en su lucha y luego ella misma se convierte en la voz de muchas otras, formando una poderosa organización de mujeres que, como ella, han perdido mucho y no están dispuestas a seguir callando.

La historia está narrada en primera persona, da grandes saltos, y vemos pasar la vida de la protagonista frente a nuestros ojos; algunas cosas nos llenarán de orgullo e ilusión, otras borrarán esos sentimientos de un porrazo ante la crueldad de la vida, para luego volver a aferrarnos a la esperanza, por pequeñita y efímera que pueda parecer. 

Recomiendo mucho esta historia tan sensible y realista, tanto para quienes disfrutan de este tipo de obras, como para quienes conocer la obra de Marcela Serrano. 

Fecha Publicación: Tue, 21 Jul 2015 10:57:52


Charlotte Salomon, pintora alemana de origen judío, deja Berlín tras una infancia marcada por una tragedia familiar y una relación amorosa que dejará en ella una huella definitiva, y pone rumbo a Francia huyendo de los nazis. En el sur de Francia le esperan sus abuelos, quienes custodian un secreto que Charlotte no puede conocer. Allí comienza a componer su fascinante autobiografía a través de una obra única. Al saberse en peligro confía sus cuadros a su médico a quien confiesa: «Es toda mi vida». Charlotte muere a los veintiséis años en Auschwitz, lejos de su gran amor.


Su historia es la historia de un destino trágico. ”Charlotte” es la búsqueda de un escritor fascinado por una artista y es una novela que, como la obra de Charlotte Salomon, inventa una nueva forma de arte. La novela ha sido galardonada con los Premios Goncourt des Lycéens 2014 y el prestigioso Renaudot.



Hay libros que marcan, que te dejan en un estado de desconcierto y dolor que no sabes cómo manejar y que pasada la resaca de la lectura te das cuenta que ha pasado a formar parte de ti y que, si sabes escuchar, sus páginas harán de ti, sino una mejor persona, al menos una que puede verse a sí misma con mayor indulgencia y cariño. Charlotte, para mí, es uno de ellos. No podía creerlo cuando di con este libro, pensé que sería difícil de conseguir y en realidad prácticamente se presentó ante mí; quiero pensar que estábamos destinados. 

David Foenkinos reconoce que escribió este libro llevado por la obsesión que le produjo la figura de Charlotte Salomon desde que supo de ella gracias a una exposición de su obra; cuenta que se quedó literalmente sin palabras frente a esas pinturas tan complejas, que parecían gritar tantas cosas. De modo que se volcó a recoger los pasos de esta artista, quería saber más de ella, conocer sus motivaciones, esa vida trágica que le tocó en suerte y que ella decidió abrazar tanto como le fue posible.

Charlotte Salomon era una superdotada, tenía un temperamento muy particular heredado, quizá, de esas mujeres de su familia, aquellas que escondían  mundos interiores tremendamente complejos, casi infiernos en vida en la medida en que permitían que la desgracia y la depresión les afectara a este grado. Fue el caso de su tía, la hermana de su madre de quien hereda el nombre, una mujer que se suicidó lanzándose de una ventana de su casa con solo dieciocho años, hecho que marcó profundamente a la madre de Charlotte, que nunca pudo recuperarse de este trauma; adoraba a su hermana y no hubo forma de volver a ser ella misma. Esta mujer hizo lo posible por llevar una vida normal, se hizo enfermera, conoció a un médico entregado a su profesión y se casó con él, teniendo luego a Charlotte, pero la depresión fue una constante en su vida hasta que se suicida dejando a su hija muy pequeña; a ella, por cierto, le hicieron creer que su madre había muerto de una enfermedad, no supo la verdad hasta varios años más tarde, y esto la marcó de forma terrible.







"Mientras la guerra continuaba, me senté junto al mar y vi la profundidad del corazón de la humanidad"








Charlotte formaba parte de una familia bastante acomodada, con cierto prestigio en Alemania, pero eran también judíos, y cuando la amenaza Nazi se sumió sobre el país, no hubo manera de permanecer a salvo. Pese a ello, cuando su padre contrajo segundas nupcias con una famosa cantante, Charlotte conoció el mundo del arte y empezó a encontrar en la pintura el escape para su difícil vida; se enamoró locamente del maestro de canto de su madrastra, Alfred, un hombre que la alentó a desarrollar su talento, al grado que consiguió entrar a la escuela de Bellas Artes de Berlín pese a que en aquella época era casi imposible para un judío el conseguir un cupo. Sin embargo, el horror de la guerra y el fanatismo avanzaba, al grado que debió dejar la escuela y seguir a sus abuelos maternos en su refugio en Francia. 

En determinado momento, debido al suicidio de su abuela y al conocimiento de la verdadera causa de la muerte de su madre, Charlotte se vio frente a un punto de quiebre en su vida; dejarse arrastrar por esa pasión y dolor que le corroían el alma y renunciar a su vida, o entregarse al arte y buscar en él la salvación. Optó  por lo segundo y, con un ritmo impresionante, tal vez presintiendo lo cerca que tenía ya a la muerte, creó su gran obra "¿Vida o teatro?" / "Leaben oder Thether?: Ein Singspiel", una serie de pinturas autobiográficas que no solo constan de pinturas en realidad, sino también de texto, poesía, conversaciones interiores y referencias musicales. Tal y como le dijo al Dr. Moridis, quien se convirtió en guardián de su obra al confiársela: "Mantenlo seguro, es toda mi vida".

Foenkinos escogió un estilo de narración curioso y original para narrar la historia de Charlotte; frases cortas que culminan en un punto y aparte, lo que le dan un aire casi poético, muy real. Según él, era la única forma de contar una vida tan trágica, poner un punto para recuperar el aliento y seguir con la historia. Si bien los libros con este tipo de narración pueden ser un poco desconcertantes, por así decir, no cuesta nada verse envuelto por el estilo y sentirse parte de la vida de Charlotte. Aunque la guerra y sus consecuencias ocupan un lugar importante de la obra y no se endulzan las cosas, sino que se habla de ellos con objetividad y sin adornos, este no es un libro acerca del horror y la muerte, sino de la vida. Es la historia de una mujer extraordinaria que pudo rendirse al dolor, nadie la habría culpado, motivos no le faltaban, pero escogió abrazar su desgracia y desnudar su corazón, viviendo quizá por esas muchas mujeres de su familia que no pudieron continuar; Charlotte es un canto de esperanza realista que recomiendo de todo corazón.









"Viviré por todas ellas”

Fecha Publicación: Sun, 05 Jul 2015 14:41:48


La historia de amor entre la joven Alma Velasco y el jardinero japonés Ichimei conduce al lector por un recorrido a través de diversos escenarios que van desde la Polonia de la Segunda Guerra Mundial hasta el San Francisco de nuestros días. «A los veintidós años, sospechando que tenían el tiempo contado, Ichimei y Alma se atragantaron de amor para consumirlo entero, pero mientras más intentaban agotarlo, más imprudente era el deseo, y quien diga que todo fuego se apaga solo tarde o temprano, se equivoca: hay pasiones que son incendios hasta que las ahoga el destino de un zarpazo y aun así quedan brasas calientes listas para arder apenas se les da oxígeno.



Cuando me preguntan por mis autores favoritos me veo en un verdadero problema porque son muchos los que me gustan, pero hay dos nombres que tengo siempre muy presentes y que son en cierta medida también referentes para mí; Jane Austen e Isabel Allende. Mi afecto y respeto por la primera no es sorpresa, los menciono con frecuencia, y creo que lo mismo me ocurre con Isabel, con la diferencia de que al ser una escritora contemporánea y que continúa escribiendo de forma bastante prolífica, por cierto, se da con frecuencia el hecho de que no siempre me gusta todo lo que publica. He leído toda su obra  y creo que fue a partir de Inés del alma mía que no logré enganchar con ninguna de sus obras de la forma en que me ocurrió con las primeras, en particular con La casa de los espíritus. El año pasado publicó El juego del Ripper, un experimento, como ella misma lo llamó, con la novela policial y en cierta medida juvenil, y aunque lo disfruté más de lo esperado, continué echando de menos a esa Isabel que tanto me gusta. Con El amante japonés, su último libro, sin embargo, tenía un buen presentimiento, y me alegra haber acertado; siento que la autora ha vuelto a sus raíces.



En esta novela nos presenta la historia de varios personajes, aunque se enfoca en dos o tres de ellos de forma específica, poniendo énfasis en los femeninos, que me parece son los que mejor logra plasmar en el papel. Alma Belasco, talentosa artista y matriarca de una acaudalada familia de San Franciso decide un día dejar su opulenta vida y retirarse a una residencia para ancianos llamada Lark House, donde conserva parte de su independencia, pero se ve al mismo tiempo formando parte de esta suerte de colmena habitada por diversos personajes, uno de ellos quien se convertirá en una amiga, compañera y asistente, Irina Bazili, una joven de veintitrés años, dueña a su vez de un pasado complejo que la atormenta.

Es a partir del encuentro de estos personajes y gracias a la confianza que  nace entre ambas mujeres que conoceremos la poderosa y conmovedora historia de amor entre Alma y el que fuera hijo del jardinero de su hogar en San Francisco, Ichimei Fukuda. La autora nos narra el nacimiento de esta relación muy a su estilo, partiendo de una bien cimentada amistad de dos almas afines al descubrimiento del amor romántico en medio de difíciles circunstancias. Hay muchos obstáculos para que este amor llegue a buen puerto; los prejuicios raciales de la época, la diferencia social que Alma considera más de lo que debería, pero sobre todo el horror de la guerra en Europa, el papel de Japón en la misma y como la postura de esta nación afectó a sus ciudadanos radicados en Estados Unidos, país que tomó decisiones vergonzosas y deplorables para con estos inocentes. 



Si bien me ha encantado la historia de amor de Alma e Ichi, ese aire de inmortalidad que la rodea, lo inevitable de su destino, sin duda lo que más he disfrutado de la historia ha sido lo maravillosamente delineados que están todos los personajes, tan vivos que casi puedes sentirlos a través del papel. Nadie es perfecto, todos tienen secretos, cometen equivocaciones y pagan por ellas, pero es precisamente eso lo que los hace más humanos y creíbles. He odiado algunos de los actos de Alma, la he compadecido y he deseado acompañarla en su camino, así como he sentido un cariño infinito por Irina, ese personaje un poco oscuro y a la sombra que va conociendo la luz gracias a esa anciana que se mete en su vida sin pedir permiso y que lleva con ella a sus recuerdos y otras cosas que ayudan a esta chica a desterrar a sus demonios.

Los hechos del pasado son narrados de forma precisa y muy bien ambientados de acuerdo a la época, sin adornar las penas ni las difíciles circunstancias que debieron vivir o mejor dicho sobrevivir Ichi y su familia, así como muchos otros de sus compatriotas. 

Sin duda, un libro precioso y un reencuentro con una autora excelente que nos recuerda que jamás se fue, simplemente estaba tomando un segundo aire y ha retomado la senda de la mejor forma posible. Estoy ansiosa por leer su próxima historia.

Fecha Publicación: Sat, 20 Jun 2015 07:31:46


El clásico norteamericano sobre la infancia y juventud de una hija de inmigrantes en el Brooklyn de la década de 1920. Francie Nolan adora leer, y lo hace sentada en las escaleras de emergencia de su casa, a la sombra de un árbol. Esta es la entrañable historia de su vida y la de los Nolan en general, una familia pobre, de raíces irlandesas y austriacas, que llegó a América buscando prosperidad. Francie crece con un padre dulce pero débil y demasiado pegado a la botella, de manera que el verdadero soporte de la familia es su madre, que trabaja limpiando las escaleras de la vecindad. Un coro de familiares y amigos rodea a la familia, pero queda claro desde el principio que son las mujeres Nolan las que de verdad pisan fuerte en la vida. Como aquel árbol que le da sombra mientras lee, y que crece en el cemento, la ingeniosa Francie lucha contra toda clase de obstáculos para sobrevivir y salir adelante. Una novela repleta de personajes vivos, que recrea la década de 1920 en Brooklyn y el sueño americano de miles de inmigrantes.




Un árbol crece en Brooklyn ha resultado una lectura compleja y al mismo tiempo más simple de lo que esperaba, aunque parezca un poco contradictorio. Menciono lo de compleja porque pensé, luego de recibir muchas recomendaciones acerca de ella, que me engancharía de inmediato, pero no fue así; si bien disfruté mucho de la lectura desde un inicio, reconozco que no fue sino hasta la mitad del libro, aproximadamente, que me vi por completo envuelta en la trama, lo que, a la luz de todos los acontecimientos que se suceden a esas alturas del libro, me ha llevado a preguntarme si quizá esa no fue la intención de Betty Smith desde un principio. Me refiero a que durante las primeras páginas del libro se nos presenta la vida de esta familia, los Nolan, desde los ojos de la pequeña Francie, por medio de una serie de anécdotas que  nos permiten conocer su relación entre ellos, con el mundo, y consigo mismos. Sabemos acerca de cómo esta familia de raíces irlandesas y austriacas llegaron a Nueva York, como muchos otros inmigrantes en aquella época, en busca de una vida mejor y ese "sueño americano" del que se hablaba tanto. Gracias a la narración sencilla y amena de la autora, que da voz a Francie, conocemos sus carencias, las dificultades por las que deben pasar, ese vivir un día sí y otro también sin estar seguros de lo que depara el mañana, pero con el mejor de los ánimos la mayoría de las veces para esperar lo mejor. 

Francie es un personaje encantador, y la seguimos desde que es una niña hasta que crece bordeando la adolescencia, siempre con una serie de anécdotas interesantes y que grafican mucho el entorno en que vive. A Francie le encanta leer, al grado que va a la biblioteca como quien se acerca a una iglesia (muy identificada con ella en este punto), y está decidida a leer un libro de los que allí encuentra cada día, en orden alfabético (temo que no me veo tan reflejada aquí, jamás podría ser tan disciplinada con mis lecturas). Y a Francie no solo le gusta leer, sino que según crece, descubre una gran pasión por la escritura (definitivamente esta niña es de las mías). Pero no todo son libros y los sueños de una niña pequeña, no, en absoluto. Vemos también la relación de Francie con su hermano Neeley, que me ha parecido entrañable, y en particular conoceremos también a los adultos que la rodean. Debo señalar aquí a los padres de los niños, porque ambos me han parecido muy interesantes y ricos. Kathie, la madre, es una de aquellas damas dispuestas a hacer todo lo que está en su mano por sacar adelante a su familia, trabajar hasta el desmayo y procurar una vida mejor para sus hijos, por difícil que resulte y por poca ayuda que reciba. El padre, Jhonny, en cambio... no sé, tengo sentimientos encontrados con él porque es un hombre que me inspira tanta lástima como indignación; trabaja eventualmente de camarero, pero tiene un serio problema con la bebida, y me rompe el corazón ver cuánto ama a su familia y cómo Francie lo idolatra, pero él se ve arrastrado por ese vicio. 



Luego, en la segunda parte de la novela, como les comentaba, ciertos acontecimientos obligan a Francie a dejar parte de esa inocencia que conservaba y a enfrentarse a los horrores que la vida nos tiene deparados; pero no quiero entrar mucho en detalles para que así se animen a descubrirlos por ustedes mismos.

Algo más a resaltar de este libro es el maravilloso retrato que hace del Brooklyn de la época, cuando apenas empezaba a formarse gracias en gran medida a todos esos inmigrantes que literalmente sudaron y sangraron sobre sus calles para convertirlo en el lugar que nos es tan conocido, al menos gracias a la literatura. Sin duda, Un árbol crece en Brooklyn es un libro muy recomendable para cualquier lector; nos presenta personajes entrañables, una trama que te va envolviendo con suavidad hasta que necesitas saber qué depara el futuro a estas personas, y en particular a la pequeña Francie, que a mí, al menos, me ha robado el corazón.

"Son mágicos los instantes en que un niño se entera de que puede leer las palabras impresas. Durante un tiempo, Francie sólo sabía pronunciar las letras una a una, para luego juntar los sonidos y formar una palabra. Pero un día, mientras hojeaba un libro, la palabra "ratón" le apareció entera y de inmediato adquirió sentido. Miró la palabra y la imagen de un ratón gris se estampó en su cabeza. Siguió leyendo y cuando entrevió la palabra "caballo", oyó los golpes de sus cascos en el suelo y vio el sol resplandecer en sus crines. La palabra "corriendo" la golpeó de repente, y ella empezó a jadear, como si de verdad hubiese estado corriendo. La barrera entre el sonido de cada letra y el sentido de una palabra entera se había caído. Ahora, con un simple vistazo, la palabra impresa le revelaba su sentido. Leyó rápidamente unas páginas y estuvo a punto de desmayarse por la emoción. Quería gritarlo al mundo entero: ¡sabía leer! ¡Sabía leer!"

Fecha Publicación: Sat, 06 Jun 2015 09:05:06


Solita del blog Book, Colors & Stuff me ha nominado gentilmente al premio Bloguera con buen rollo, un título encantador; muchas gracias a Solita por la consideración. El premio, además de esa linda imagen, nos trae también un pequeño e interesante cuestionario que me ha parecido muy original y que espero responder tan bien como sea posible para estar a la altura. De modo que allá vamos, a ver qué sale:



1. ¿Cuándo empezaste con tu blog?

No estoy segura... Aunque abrí este blog hace muchos años, más que nada llevada por la curiosidad, no empecé a usarlo y a postear en él de forma frecuente hasta el 2010, si la memoria no me falla una vez más, de modo que es esa la época en que considero empecé en verdad la aventura de llevar este lugarcito. 

2. ¿Por qué decidiste crear un blog?  ¿De qué trata tu blog?

Como decía más arriba, llevada por la curiosidad; vi algunos blogs que llamaron mi atención y me dije que bien podría intentar crear el mío. Cuando empecé a postear con cierta regularidad no tenía una idea clara de qué deseaba compartir, creo que mis primeras entradas lo demuestran, son en su mayoría desvaríos; pero con el tiempo me he ido decantando, sin ser muy consciente de ello, la verdad, por un contenido relacionado con mis gustos, en particular la lectura, y de cuando en cuando comparto novedades de series, libros, e incluso música. 

3. ¿Te costó decidir el nombre del blog?

Curiosamente, no. Y digo que es curioso porque por lo general tengo problemas para poner títulos; pero en este caso fluyó con mucha facilidad; después de todo, intento compartir por aquí lo que sucede a mi alrededor, lo que veo y llama mi atención, lo que me gusta...



4. ¿Cada cuánto publicas un post?

No tengo una norma al respecto; en realidad, no tengo una sola norma relacionada con este blog o Entre letras... el otro que empecé hace no mucho. Posteo cuando lo deseo y acerca de lo que me provoque en el momento; tengo claro que este es un espacio en el que me divierto y por el que, suerte la mía, he podido conocer a gente genial que a su vez tiene espacios encantadores que procuro visitar con regularidad. La sola idea de verme limitada de cualquier forma en este mundo me deprime bastante, de allí que procure tomarlo todo con tranquilidad y nunca exponerme a contraer compromisos de ningún tipo. 

5. Recomiéndame un libro para leer y reseñar.

¿Solo uno? Ay, qué problema, es como preguntarme por un libro favorito... Bueno, te recomendaré uno que recomiendo a todo el mundo últimamente porque lo leí hace poquito y me enamoró por completo; no importa si lo reseñas o no, espero que tú y muchas más personas que amen leer se animen a buscarlo y conocer la historia de Mendel el de los libros, del gran Stefan Zweig. Para terminar de tentar, paso el link a la reseña que escribí para él y en el que le declaro amor eterno.

6. ¿Compartes tus publicaciones en otras redes sociales para darte a conocer? ¿En cuáles?

Sí, lo hago, o al menos cuando lo recuerdo y creo que puede ser de interés. Uso tanto Facebook como Twitter, en particular este último. Considerando mi reciente adicción a Pinterest, he pensado compartirlas también por allí, pero se me olvida; tal vez pueda armar un tablero más adelante.



7. Si eres escritora ¿en qué te inspiras al crear tus historias? Si eres bloguera ¿Cómo decides el tema del día?

Soy muy cauta con ese título; escritora siempre me suena grande, pero ya que es eso en lo que intento convertirme, y el llamarme a mí misma "intento de escritora" no suena muy bien, lo acepto. Respecto a qué me inspira, son muchas cosas, tantas y tan variadas que se me haría eterno el nombrarlas; además de que creo que la mayor parte de ellas solo tienen sentido para mí. Respecto al blog, es más sencillo, preparo reseñas cuando termino un libro o me provoca comentar algo que me ha llamado la atención.

8. ¿Tienes diferentes secciones en tu blog, cuál es tu favorita?

No tengo secciones por aquí, soy muy caótica y eso se nota, se encuentra de todo. En mi otro blog, sin embargo, de cuando en cuando me gusta compartir consejos de grandes autores acerca de la escritura.

9. ¿Qué nos recomiendas de tu blog?

No se me ocurre nada salvo recomendar el blog en sí. Me refiero a que, como decía, es un todo y espero que si encuentran algo que les resulte interesante, disfruten de su estadía por aquí; siempre estoy encantada de compartir mis ideas y, para quien guste, un tecito.



10. Cuando reseñas un libro, ¿qué criterios usas?

Qué poco seria me siento al decirlo, pero de nuevo dejo en evidencia mi informalidad en este tema. Solo comparto mis impresiones acerca de lo que el libro me ha hecho experimentar, lo que he sentido; mis conocimientos acerca del noble arte de reseñar son bastante limitados, un motivo más para admirar a quienes logran crear reseñas bien estructuradas y complejas. 

11. Si escribes, ¿cuáles de todos tus personajes son tus favoritos? Si no eres escritora ¿Qué personaje es tu favorito ya sea en libros, series o película?

Como autora, no puedo responder a eso con justicia, son varios los personajes que me gustan, todos tienen un lugar en mi corazón. Y como lectora, también está difícil, pero se me ocurre mencionar en este momento a dos de ellos porque precisamente acabo de releer los libros de los que son protagonistas; Fermín Romero de Torres, de La sombra del viento de Zafón, y Clara del Valle, de La casa de los espíritus de Isabel Allende. 

12. Solo si eres escritora ¿Qué libro de los que has escrito es el que más aprecias y por qué?

Todos y cada uno de ellos; no que sean muchos, pero me pasa lo mismo que con mis personajes, no podría distinguir a uno sobre otro. En todo caso, estoy muy enamorada en este momento del que estoy escribiendo...

13. Recomiéndame una canción, inserta un video de Youtube.

La música es elemental en mi vida, así que se me ocurren varias, pero opto por una que estoy escuchando en estos días con mucha frecuencia. Creep es una canción preciosa de Radiohead, pero siento una debilidad tremenda por la versión que hizo Karen Souza en tono de Jazz, es una joya.



Fecha Publicación: Sun, 24 May 2015 17:06:45


Estrella es una joven de diecinueve años que desde la muerte de su abuela y de su madre vive completamente sola en los bosques gallegos. Como todas las mujeres de la familia, ha heredado los dones de la clarividencia, el toque sanador, así como conocimientos en herboristería y hechicería.

Diego Valmaseda es el procurador fiscal del Santo Oficio, que se desplaza a Arcadia para estudiar el caso de la bruja de la fraga.

¿Qué sucederá cuando la ciencia y la razón choquen de bruces con la superchería de cientos de años de antigüedad? ¿Podrá el corazón de un hombre sensato resistirse a la razón y a lógica para sucumbir a los encantos de la inocencia y el amor?



Hoy traigo por aquí una novela romántica que leí tan pronto como salió publicada, pero que por un motivo u otro no reseñé en su momento. Ahora, sin embargo, toca subsanar ese error y contarles qué me pareció la lectura de Magia en las estrellas de Elizabeth Bowman.

Creo que es importante señalar que he leído casi todo lo publicado por la autora, así que obviamente me gusta mucho su estilo y es siempre un placer conocer una de sus nuevas historias. Esta que comparto hoy es la última publicada bajo el sello de Romantic Ediciones y, como podrán ver, la portada es preciosa, la que, sumada a la sinopsis tan interesante, forman una combinación más que tentadora. 

Siempre me ha llamado la atención el tema de las mujeres que fueron tachadas de brujas a lo largo de la historia, las injusticias cometidas contra ellas y todo lo relacionado con sus vidas. Ese es el caso de nuestra protagonista, Estrella, una joven muy sencilla, de vida humilde y solitaria, no porque lo deseara así, sino porque el destino le fue arrebatando a las mujeres de su familia, su abuela y su madre, de quienes aprendió la ciencia de la sanación, el uso de plantas y, también, y aquí algo interesante, de quienes adquirió también el don de la clarividencia. Entonces, esta joven vive acompañada tan solo por un gato en medio del bosque con todos los peligros que ello supone, pero tiene la bastante fortaleza para llevar una vida independiente, lo que a ojos de quienes la ven a lo lejos solo la hace más peligrosa.



Como no falta nunca una mente más intolerante que la de la mayoría, un sacerdote decide denunciarla al Santo Oficio, que envía a un procurador, Diego Valmaseda, para que examine su caso y decida si es o no una maligna bruja. Sin embargo, el sacerdote de marras no podía saber que el procurador es en realidad un hombre bastante sensato que no tiene ninguna intención de mandar a nadie a la hoguera, sino que busca conocer a la acusada y saber quién es en realidad. Y de aquí parte la premisa de la historia de amor, desde luego, con un desarrollo interesante y creíble, con una atracción que va creciendo de ambas partes hasta llegar a un punto culminante en que, mientras ambos aclaran sus sentimientos, se verán también obligados a enfrentar sus propios demonios y tomar decisiones acerca de su destino. Además, hay más de un interesante secreto relacionado con la vida de Estrella que se nos irán develando según se avanza en la trama, todos muy oscuros, pero su resolución es elemental para que el desarrollo de este personaje y su relación con Diego llegue a buen puerto. 

Como es evidente, he disfrutado mucho de esta historia, me ha parecido no solo muy romántica, como todas las de la autora, con una narración muy elegante y cuidada, sino que también me ha servido para conocer un lugar del mundo que me pareció fascinante y aprender también acerca de una época y unos personajes que no me extrañaría hubieran vivido entonces. La recomiendo mucho a los amantes del género y también, claro, a quienes sientan el deseo de disfrutar de una hermosa historia romántica.


Fecha Publicación: Tue, 05 May 2015 07:17:39


Qué no se ha dicho, escrito, cantado sobre esta mujer que fue alternativamente criticada, adulada, abrumada, enaltecida, y de quien la leyenda no ha conservado hasta nuestros días más que la imagen encantadora y grácil de una mujer-niña. Seductora, por cierto, Josefina lo fue debido a su soberana soltura, su elegancia y su e extremado refinamiento, pero cuán superior se revela la que se transformó en emperatriz por gracia de Napoleón Bonaparte, esa dama sin la cual el emperador no habría sido lo que fue. He aquí, por fin, en la pluma de Bernard Chevallier, un análisis objetivo de esta cautivante personalidad, a quien la historia, largo tiempo ciega, aún no le había hecho justicia. Una vez pasados los años revolucionarios, lo que nos ha quedado de su correspondencia y el testimonio de sus allegados más fieles revelan no sólo a una esposa profundamente apegada al emperador, madre y abuela atenta, sino también a una mujer de buen corazón, compasiva, siempre bien dispuesta para con sus amigos y los que recurrían a ella. Un espíritu distinguido, abierto a las artes y la cultura, famoso por su afición a la botánica, cuya ciencia ella contribuyó a difundir en Francia con discernimiento y autoridad. Una mujer de mente perspicaz y lúcida que enfrentó con igual dignidad los mayores honores y las pruebas más crueles. íUna gran dama, en verdad!



Compré esta novela en al última Feria del Libro de mi ciudad, hace ya un buen tiempo, pero por un motivo u otro fui posponiendo su lectura hasta que hace unos días me animé con ella, y fue una buena decisión. Por lo general las biografías pueden ser interesantes y ágiles en su narración, como pueden ser también verdaderos compendios de datos que hacen un poco densa su lectura; al menos así ha sido hasta ahora en mi experiencia, pero este libro, por fortuna, entra en la primera categoría. Mi intención al empezarlo era ir avanzando con él de a pocos al intercalarlo con otras lecturas, pero me resultó tan interesante que terminé devorándolo en unos cuantos días.

Se sabe mucho acerca de la vida de Josefina, quizá demasiado, al punto que en la actualidad existen montones de datos, muchos de ellos sin un verdadero respaldo histórico que nos confirme la veracidad de lo que comparten; pero en esta obra lo que sobran son las pruebas y, sobre todo, el hecho de que ha sido escrito por un verdadero conocedor de la que fuera Emperatriz de Francia. Bernard Chevallier se presenta como un entendido en la historia de esta dama, un gran admirador que ha pasado buena parte de su vida estudiándola y custodiando muchos de sus recuerdos, y no por ello asume una postura deferente y parcial al compartir sus conocimientos, sino que nos narra las cosas como fueron, señalando los defectos de Josefina, así como resaltando sus virtudes.



Hay muchos hechos de su vida que desconocía, como el que fue encarcelada durante tanto tiempo en la época del Terror, o que vio cómo ejecutaban a su primer esposo en ese periodo tan oscuro de la historia de Francia. Su relación con Napoleón fue más estratégica que basada en un ideal romántico, aunque las cartas que le fueron enviadas por el corzo dejan en claro la pasión que compartieron. Sentía verdadera devoción por sus dos hijos, la misma que compartían ellos con ella, y se encargó de dejarlos en puestos clave que aseguraron su trascendencia. 

Quizá el mayor defecto de Josefina fuera su obsesión por comprar, no sabía cuándo detenerse, se endeudaba una y otra vez por cifras astronómicas para desespero de Napoleón, incluso cuando él ya la había repudiado para casarse con María Luisa y tener así su ansiado heredero. Decían quienes la conocían que no sentía mayor placer en poseer, sino en comprar, y si bien esto le costó muy caro, es cierto también que acumuló tal cantidad de obras de arte, por el que sentía verdadera pasión, que se hizo de un verdadero tesoro. 

En base a lo que nos cuenta Chevallier, comprobamos que Josefina fue, ante todo, una sobreviviente, y solo por ello su historia merece ser contad de forma justa. El que como personaje histórico guste o no es algo que cada quien tiene derecho a juzgar, claro, y eso es parte del encanto de leer esta biografía, que te concede muchas piezas para emitir un juicio propio. Muy recomendable.


Fecha Publicación: Sun, 26 Apr 2015 19:12:28


En la Inglaterra de 1820 la única carrera para la mujer es casarse. Pero Kate Worthington conoce su corazón y sabe bien que nunca lo hará. Su plan es viajar a la India, aunque solo sea para encontrar la paz que le pide su espíritu inquieto y para escapar de una familia a la que aborrece. Sin embargo, su entrometida madre tiene otros planes para ella, así que le plantea un trato: podrá ir a la India, sí, pero solo tras haber conseguido—y rechazado— tres propuestas de matrimonio.

Decidida a cumplir su parte del trato, Kate parte hacia la mansión de Blackmoore, para pedir ayuda a su amigo de la infancia, Henry Delafield. ¿Será capaz de rechazar una propuesta que, en realidad, es lo único que puede dar alas a su corazón?



Julianne Donaldson es una autora que descubrí gracias a Edenbrooke, su primera obra publicada y caí rendida por su estilo sencillo y tan sentimental que me recordó a grandes autoras del género de la romántica y de algunas clásicas. En su momento hice una reseña para ese libro, que podrán encontrar aquí, y prometí que tan pronto como pudiera leer Blackmoore, su siguiente obra, compartiría también mis impresiones. Bueno, al fin me di el gusto de comprarlo, y lo he disfrutado de principio a fin.

Kate Worthinton es una de esas heroínas con las que resulta imposible no sentirte identificada porque es muy humana, con lo bueno y lo malo que ello implica. En este caso, es una joven inteligente, despierta, con un sentido de la aventura muy desarrollado, pero oprimida por una familia que deja mucho que desear. Un padre indiferente y encerrado en sí mismo, unas hermanas frívolas y egoístas y, lo peor, una madre que hace parecer a la señora Bennet de Orgullo y prejuicio como un ser angelical y preocupado por la felicidad de sus hijas; en verdad me atrevo a decir que es uno de los personajes más aborrecibles acerca de los que he leído últimamente y sentí una pena infinita por Kate ante todo lo que la pobre debe soportar. 

Por otro lado tenemos a Henry Delafield, nuestro protagonista, que es sencillamente adorable y encantador. No lo sé, quizá sea la edad y la experiencia, pero he llegado a un punto en mi vida, que aplica también a mis lecturas, claro, en que aprecio la bondad por sobre todas las cosas; siempre es interesante leer acerca de personajes complejos y oscuros, me encantan, pero sin duda caeré rendida ante un protagonista que se muestra sencillo, sin dobleces y que es todo generosidad y desprendimiento, como Henry.



Cuando Kate al fin se ve a punto de cumplir uno de sus sueños, el visitar Blackmoore, la propiedad que su querido amigo Henry alguna vez heredará y de la que tanto ha oído hablar, no puede estar más feliz, además de que está decidida a cumplir su sueño de viajar a la India con su tía favorita. Sin embargo, gracias a la intervención de su madre (¿he mencionado cuánto la odio?), ve en riesgo sus planes. De modo que debe transigir a hacer un extraño pacto: solo podrá visitar Blackmoore y hacer el viaje de sus sueños si consigue tres propuestas matrimoniales, las mismas que deberá rechazar.

Bajo esta premisa, Donaldson nos lleva a la hermosa Blackmoore, una casa cargada de secretos, que nos es presentada de forma perfecta con descripciones al detalle que logran que sintamos casi como si estuviéramos allí. Es evidente lo mucho que Henry ama a Kate, excepto para ella, creo, y resulta frustrante ver cómo ella está obsesionada en alejarse de él y todo lo que la rodea, además de que ha prometido no casarse jamás; pero es gracias a sus pensamientos, ya que la historia está narrada en primera persona, y debido a esos inteligentes saltos al pasado que la autora intercala en la narración,  que descubriremos cuáles son los verdaderos motivos que llevan a Kate a actuar cómo lo hace. 

Blackmoore sigue la estela dejada por Edenbrooke; mantiene ese aire cargado de sencillez y exquisito romanticismo y me atrevo a decir que lo supera un poco en lo que se refiere al desarrollo de personajes secundarios y la complejidad de la trama. Un libro muy recomendable. 



Fecha Publicación: Wed, 22 Apr 2015 21:18:37


“Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran". André Gide.

Fecha Publicación: Mon, 06 Apr 2015 09:36:50


Diez años atrás, el marqués de Bourne fue expulsado de la sociedad sin nada más que su título nobiliario. Ahora, propietario del club de juego más exclusivo de Londres, el frío y cruel Bourne está dispuesto a hacer lo que sea necesario para recuperar su herencia. Incluso casarse con la perfecta lady Penelope Marbury.

Un compromiso roto y años sufriendo decepcionantes cortejos, han provocado que Penelope pierda cualquier clase de interés en un matrimonio convencional y tranquilo, quiere algo más. Sin duda es una suerte que su recién estrenado marido esté en disposición de mostrarle un nuevo mundo de placer.

Es posible que Bourne sea el príncipe de la decadencia en los bajos fondos londinenses, pero se ha jurado a sí mismo que mantendrá a Penelope al margen de toda aquella perversidad. Algo que va a suponer todo un reto cuando ella descubra el deseo y se atreva a apostarlo todo por él, incluso su corazón.



Escuché comentarios tan positivos para Sarah McLean y su obra que, al fin, me animé a ir por uno de sus libros y ha sido una de las mejores decisiones literarias que he tomado en mucho tiempo. Soy muy aficionada al género del romance, y si este es histórico, aún mejor, es mi perdición, pero hay mucha oferta en la actualidad y cuesta dar con un autor que tenga ese estilo en particular que me lleve a disfrutar de la lectura. Puedo nombrar a varias autoras de este género que se han convertido en mis favoritas, como Julia Quinn, Lisa Kleyas, Laura Kinsale, etc, pero hace un tiempo que no daba con una que me enganchara de la forma en que Sarah McLean lo ha hecho.

Un canalla siempre es un canalla es un libro sencillo con una premisa que no tiene nada del otro mundo, pero es el estilo de la autora, su habilidad para narrar, la que me ha conquistado; adoro encontrar brillantez en la simpleza, creo que es una de las cosas más difíciles de conseguir al escribir, y Sarah puede hacerlo. Esta novela está concebida como la primera de una serie, hasta donde sé se trata de una tetralogía y este es el punto de partida para conocer el mundo de El ángel caído, un club de apuestas en plena época victoriana regentado por cuatro administradores muy peculiares, cada uno con una historia bastante compleja. En Un canalla siempre es un canalla, se nos presenta a uno de ellos, quizá el más complicado y difícil de comprender, al menos para mí. Michael tenía una vida fantástica, heredero de un marquesado y contaba con excelentes amigos, la mejor de ellos, Penélope Marbury. Sin embargo, joven e impetuoso, cometió la tontería de jugar a las cartas buena parte de su heredad, y al perderla, decidió auto exiliarse y buscar su propio camino fuera de la sociedad a la que hasta entonces pertenecía; pero, y aquí lo que inicia su historia de amor con Penélope, se promete a sí mismo que cobrará venganza y recuperará lo que le fue arrebatado y que significa tanto para él; infortunadamente, Penny es un medio para conseguir ese fin, y es entonces cuando el marqués de Bourne va a tener que replantearse si debe aferrarse a sus rencores o estar dispuesto a perdonar y volver a ser la persona que era antes de que su vida diera un vuelco.



Los personajes están muy bien perfilados, en particular Michael, que no es tan fiero como hace suponer la sinopsis, y sí bastante complejo y con mucho por descubrir tras esa máscara que exhibe la mayor parte del tiempo; pero confieso que en ciertos momentos he visto cierta debilidad en Penélope que no me ha convencido del todo, y sin embargo,  lo tomo como esas sombras propias del ser humano, que no siempre actúa en consecuencias con sus actos, pero que visto como un todo nos muestra un mundo interior muy rico y, en particular en el caso de ella, desarrolla bien ese cuestionamiento propio de quien se ve manipulada por todo el mundo solo por vivir en una época en que la mujer no tenía derecho a elegir su futuro. Pero Penny, a su manera inteligente y racional, lo hace, y ello la convierte en una heroína muy interesante. La historia de amor en sí transcurre de forma creíble, sin prisas, y se aprecia aún más por el hecho de que nace de esa amistad y complicidad que une a los protagonistas desde su infancia.

Sin duda es un libro muy recomendable, perfecto para dar inicio a una saga que creo será de mis favoritas. Por lo pronto ya he leído la siguiente entrega, Amor con amor se paga y puedo decir que me ha gustado aún  más, que no es poco. En cuanto mis bolsillos se recuperen iré por la tercera entrega y me quedaré mordiéndome las uñas hasta que salga el cuarto. 

Fecha Publicación: Sun, 29 Mar 2015 18:57:18


Situada en Japón a finales del siglo XIX, “Los años de espera” es un admirable y sensible retrato de la condición de las mujeres en un país todavía inmerso en las viejas tradiciones feudales. Educada para cumplir el rol tradicional de su sexo, Tomo no sólo debe soportar las humillantes infidelidades de su marido, sino que incluso debe aceptar con sumisión el encargo de buscarle concubinas y acogerlas bajo su techo. Primero será la quinceañera Suga, luego vendrá la extrovertida Yuri... Esta novela plena de sutileza y de sentimientos contenidos nos presenta una galería inolvidable de mujeres que suscitan admiración por su entereza.



Los años de espera es uno de esos libros que, al menos para mí, parecen tenerlo todo para encandilar a un lector. La portada es muy sugerente, la sinopsis promete y, lo más importante, es obra de una autora insignia de la literatura oriental, como es Fumiko Enchi, una mujer con una historia personal interesante y que ha sabido volcar en su obra esa personalidad fuerte y profunda, pero sutil, con la que se abrió paso en el mundo literario hasta su muerte en 1986. 

La novela nos narra una saga familiar, haciendo hincapié en el punto de vista de Tomo, la esposa de un importante miembro del gobierno japonés en una época de quiebre para un país atado a sus tradiciones, que ve como el mundo cambia a su alrededor y que, queriéndolo o no, debe amoldarse a la modernidad y la influencia extranjera sin perder su propia identidad. Fumiko Enchi tenía una capacidad maravillosa para profundizar en la psique femenina y retratar los sentimientos de mujeres complejas y acostumbradas a callar con una sutileza que, curiosamente, podía semejar verdaderos gritos. Tomo es el ejemplo de la dignidad femenina, de una dama criada acorde a antiguas tradiciones en las que la norma era satisfacer al hombre con el que se hubiera visto en la obligación de casarse, criar a sus hijos, y callar frente a sus indiscreciones, pero Tomo se cuestiona todo sin necesidad de hacer alarde de ello; sencillamente es una mujer inteligente que ve cómo el mundo a su alrededor empieza a quebrarse y se pregunta hasta qué punto debería tolerar esa vida que, bien pensado, ella no eligió. 



Los años de espera es una historia relativamente breve y está narrada en tercera persona en largos capítulos, en los que los acontecimientos se suceden de forma suave y sutil, tal y como es Tomo, la protagonista. De un capítulo a otro, sin embargo, nos vemos sorprendidos por una serie de hechos que nos mantienen atentos a la historia y, algo muy interesante, la autora consigue introducir elementos comunes para ella, como los rituales de ese antiguo Japón y las maneras de sus habitantes de modo que en tanto transcurre la lectura una se siente casi parte de él y eso es maravilloso.

Los aliento a leer esta obra si les gusta la literatura japonesa, las sagas familiares, o simplemente desean encontrar un libro que retrate un tema interesante con maestría. 

Fecha Publicación: Sun, 22 Mar 2015 18:31:05


Encontré hace unos días una cita muy bonita de Cecilia Ahern que me gustó mucho porque sentí que me llegaba muy hondo, pone en palabras lo que quizá sentimos todos aquellos que amamos los libros. En lo personal, mis gustos de lectura varían de acuerdo a ciertas circunstancias o estado de ánimo, a veces ni siquiera tengo una idea clara de cuál será el siguiente libro a leer y ando un poco a la deriva; pero de pronto nos encontramos en un rincón con EL libro que me llama y que presiento que me va a encantar, o un amigo noble me recomienda aquel que se convertirá en uno de mis favoritos. Creo, tal como Cecilia, que los libros se abren paso a nuestra vida y les estoy muy agradecida por ello. Esta es la cita.




"Creo en la magia de los libros. Creo que durante ciertos períodos de nuestra vida nos atraen algunos libros en particular, ya sea caminando por los pasillos de una librería, sin la menor idea de qué es lo que queremos leer; y de pronto, encontramos el libro perfecto para nosotros, aquel que está justo mirándonos a la cara, sin pestañear. O en esa oportunidad en que nos encontramos con un amigo que nos recomienda un libro que en otras circunstancias jamás habríamos comprado por nuestra cuenta. Los libros tienen la capacidad de encontrar su propio camino hacia nuestras vidas"

Fecha Publicación: Wed, 18 Mar 2015 09:33:24


Para la diseñadora de moda en ciernes Lola Nolan, las prendas de ropa más llamativas, más brillantes, más divertidas, más salvajes, siempre son las mejores. A pesar de su estilo extravagante, Lola es una hija ejemplar y una buena amiga, y tiene grandes planes para el futuro. Todo en su vida parece bastante perfecto (incluso su guapísimo novio roquero) hasta que los gemelos Bell se mudan de nuevo a la casa de al lado.

Cricket Bell ha vuelto y quiere arreglar los problemas del pasado. Y Lola deberá reconocer sus verdaderos sentimientos hacia él.



Escogí este libro a raíz de leer muy buenas reseñas para él y pensando en que me vendría de perlas para mi reto genérico, ya que no daba con un título juvenil para sumar a mi lista. Y bueno, Lola y el chico de al lado ha sido una lectura divertida y que me ha regalado momentos muy agradables; incluso me recordó mi época de adolescente, lo que a la vista de los años pasados nunca viene mal.

Creo que puedo señalar dos aspectos importantes del libro que creo son los grandes ejes alrededor de los cuales gira la historia y que en lo personal he recibido y me han impactado de formas muy distintas, una positiva y la otra no tanto. 


Por una parte, disfruté mucho la oportunidad de conocer a la protagonista de la historia, Lola, la que nos cuenta su vida en primera persona y de una forma muy fresca, divertida y honesta. Lola es la clase de chica a la que solo puedes querer, es independiente, dueña de una individualidad maravillosa que la lleva a imprimir su personalidad en todo aquello que hace, empezando por su vestuario, y que tiene una historia personal muy interesante pese a su corta edad. Hija adoptiva de una pareja gay fantástica, pero con unos padres biológicos que le han procurado más de una decepción, podría ir por la vida cargando todo un pesado fardo emocional, pero si bien este hecho tan doloroso la marca de forma evidente, también es notable su capacidad de abrazar lo que tiene, apreciarlo y ser feliz con ello. Cuando Crickett Bell regresa a casa, sin embargo, se ve en la disyuntiva de continuar con su feliz noviazgo con su novio roquero Max, o darle una oportunidad a su corazón y descubrir qué es lo que siente por el chico de al lado.

Y respecto a la relación de Lola y el chico de al lado es precisamente que va mi pega con la historia, lo que es una pena, pero me ha costado mucho "vivir" ese romance como me hubiera gustado. Me veo en la necesidad de usar la manida excusa de "no eres tú, soy yo" o, en este caso, "no es el libro, soy yo". Y sin duda así es, ya que siempre se me ha hecho muy cuesta arriba comprender y disfrutar de los romances adolescentes, será que cuando era una se me daban fatal también, de modo que no es tan raro... En fin, será que a esta edad y con mi experiencia tengo tan por seguro que nadie se muere de amor y que a veces un grado de madurez es lo más necesario para enfrentar los problemas, que la conducta irreflexiva y esas dudas propias de una edad tan especial me resultan un poco complicadas de apreciar. 

Creo, sin duda, que si hubiera leído este libro con diez años y unas cuantas penas menos, lo habría disfrutado un poco más. Pero esto no me impidió leer el libro de un tirón y pasarlo bien con las aventuras de Lola; es más, me atrevería a decir que solo por conocer a un personaje tan rico y singular esta lectura vale mucho la pena, y si sumamos a todos los otros personajes interesantes que componen este libro, no hay pierde. 



Fecha Publicación: Tue, 03 Mar 2015 17:16:00

Sebastien es el dueño del Scaramouche, y ahora se enfrenta a dos graves problemas: no tiene chef; y por si fuera poco, la crítica culinaria lo ha despojado de una de sus estrellas.

Pero cuando su amigo Simon le presente a Diane, sus problemas no habrán hecho más que comenzar, porque descubrirá a una mujer que no sólo está dispuesta a poner pasión en los fogones, sino también en su vida.

Con un estilo propio de innovación, Diane devolverá al Scaramouche a lo más alto de París, y también provocará un cambio radical en el corazón de Sebastien.



Sigo en una racha de lecturas románticas, como podrán ver. A los buenos títulos de los últimos días, se suma hoy una novela que tenía muchas ganas de leer; en realidad, la compré prácticamente el día de su salida, pero no pude ponerme con ella hasta hace muy poco; lo que sí es seguro es que la disfruté tanto como esperaba. Enrique García Díaz es un autor al que ya he tenido el gusto de leer, siempre en historias de romance histórico y me inspiraba curiosidad ver cómo se desenvolvería en una novela contemporánea; puedo decir sin duda que ha superado mis expectativas.

Un sueño en París se presenta en primer lugar con una portada preciosa, algo a lo que nos han acostumbrado en Romantic Ediciones, se nota el mimo que vuelcan en cada historia, que estará mal que lo diga porque publico con ellos, pero al César lo que es del César, su trabajo es grandioso y es algo que todos los lectores agradecemos. Y si a esa portada tan atrayente le sumamos una sinopsis que promete romance y diversión, sin duda estamos frente a una novela que merece muchísimo la pena. 




¿Quién no se ha sentido atraído por la visión del París romántico y bohemio que nos promete un ambiente de ensueño? Confieso que soy una de esas personas que tienen un ideal de esta ciudad, así que esperaba verme inmersa en la historia de Sebastien y Diane con mucha ilusión. Además, la cocina es otra de mis debilidades, de modo que me sentía frente a un verdadero banquete de emociones.

Creo que lo que más me ha gustado de esta historia, considerando que he disfrutado mucho de cada aspecto de ella, son los personajes, y es que tanto Sebastien como Diane se nos presentan como personas muy reales, muy humanos, algo que encuentro importante en una historia para sentir que formo parte de ella, que puedo ponerme en su lugar y apreciar sus alegrías y penas a profundidad. Entiendo a Sebastien y su necesidad de mantener el restaurante que ha pertenecido a su familia durante tanto tiempo en el pedestal que siente merece, así como el temor de enfrentarse a los cambios, aún cuando estos parezcan ser para bien; y de la misma forma, comprendo y aprecio el valor de Diane para lanzarse a la aventura al perseguir un sueño y no permitir que los obstáculos, y aún menos los prejuicios le impidan conseguir aquello por lo que tanto ha luchado. La relación de los protagonistas transcurre de forma creíble, divertida, apasionada, y va de la mano con esa aventura en solitario que ambos inician para salvar al Scaramouche de la ruina, cada quien con sus propios talentos, una aventura que pronto pasa a ser compartida y en la que se cuece lentamente su propia historia, una de amor, y todo ello es narrado con un ritmo ágil, divertido y fresco. Sin duda una lectura muy recomendable. 


Fecha Publicación: Sun, 22 Feb 2015 19:50:28


He leído varias novelas de uno de mis géneros favoritos en estos días. El romance siempre viene bien, en especial cuando es variado y se pueden descubrir nuevos títulos y autores que nos aseguran buenos momentos, lo que me ha ocurrido con las novelas que intentaré reseñar de forma breve a continuación. Como digo, todas me han gustado por distintos motivos que paso a contarles.

LAS REGLAS DEL JUEGO: ANNA CASANOVAS


Susana Lobato tiene la vida perfectamente planeada y está a punto de conseguir todo lo que quiere: va a tener su propio programa de noticias económicas y en dos meses va a casarse con un hombre maravilloso. Pero una noche Tim anula la boda y la abandona para perseguir un sueño que no la incluye a ella.

Kev MacMurray acaba de cumplir treinta y cinco años y siente que ha llegado el momento de dar un cambio a su vida. No sabe por qué, pero últimamente se está asfixiando y está convencido de que no puede seguir donde está. Lo único que lo retiene es la boda de Tim, su mejor amigo. Pero Tim anula la boda y una noche Kev coincide con Susana y respira por primera vez en mucho tiempo.

¿Por qué no le había sucedido antes? Se suponía que él y Susana no se soportaban ¿Desde cuándo siente que si no besa a la prometida de su mejor amigo no podrá seguir respirando? Susana nunca había reaccionado así con nadie. ¿Puede correr el riesgo de averiguar qué pasará si se entrega a Kev? Y qué pasará si vuelve Tim, ¿podrán dar un paso atrás?

Tenía muchas ganas de leer algo de Anna Casanovas porque siempre me hablan muy bien de sus libros y pensé que era el momento de animarme con ella; hice bien al dar el paso porque he disfrutado del título que escogí, Las reglas del juego. El estilo de la autora me parece muy interesante, ágil y apasionado, todos elementos imprescindibles para disfrutar de una buena historia romántica. En este libro en particular nos presenta a dos personajes muy diferentes entre sí, al menos en apariencia, y nos hace partícipes de cómo el destino pone de su parte para que se vean unidos de forma sorpresiva. Susana o Susan, como prefiere ser llamada, está comprometida con Tim, un futbolista profesional de quien cree estar enamorada y a quien ve como el hombre perfecto para ella; su único defecto, al parecer, es su mejor amigo, Kev, a quien no soporta y que parece sentir la misma antipatía hacia ella. Pero las apariencias engañan y cuando su compromiso se rompe y se ve enfrentada a su propia fragilidad, se da cuenta de que entre ella y Kev hay una poderosa atracción que ninguno sabe cómo controlar.

Como menciono líneas más arriba, me ha gustado el estilo de Anna Casanovas, creo que es muy fresco, sentimental, y me recuerda esas historias románticas y apasionadas que me enamoraron del género hace ya algunos años. Espero poder leer alguna otra de sus obras en un futuro no muy lejano.

AMOS Y MAZMORRAS, LA DOMA: LENA VALENTI


Cleo siempre quiso ser agente especial del FBI, como su hermana Leslie, pero cuando la declararon no apta para el puesto tuvo que conformarse con seguir patrullando las calles de Nueva Orleans. Ahora, Leslie ha desaparecido y el FBI le ha pedido que colabore en la misión de rescate. Ella ha aceptado sin pensarlo dos veces... y no sabe dónde se ha metido. Su hermana mayor estaba investigando una red de trata de blancas y tráfico de drogas de diseño, y había logrado infiltrarse en un juego de rol llamado Dragones y mazmorras DS.

 Cleo tiene que hacerse pasar por ella y convertirse en una sumisa. Muy amablemente, el FBI ha puesto a su disposición a un atractivo y arisco «profesor» para que la instruya en el oscuro arte del BDSM: Lion Romano, el hombre por el cual está coladita desde siempre.

En una carrera contrarreloj, ambos se enrolarán en una aventura llena de peligro, amor, sensualidad, crudeza y crueldad en la que las fustas y los látigos marcarán la realidad y el día a día. Los juegos están servidos: los dragones salen de sus mazmorras. ¿Estáis preparados?

Para ser sincera, aún no sé muy bien qué me llevó a leer este libro. He leído reseñas muy buenas para él, pero al no pertenecer a un género que acostumbre leer, la verdad es que no terminaba de llamarme. Igual, un día se me ocurrió que bien podría darle una oportunidad, curiosa como soy, y la verdad es que la impresión que me deja es bastante positiva. Creo haber comentado alguna vez la pésima marca que dejó en mí Cincuenta sombras de Grey; no me gusta profundizar para hablar mal de un libro por respeto al autor, de modo que no lo haré ahora, pero sí puedo decir que la historia en sí no me aportó nada y, por el contrario, al ser una de mis primeras incursiones en este género me dejó un sabor muy amargo y bastante angustia por lo que lecturas como estas puedan provocar; desde entonces le huyo un poco a este tipo de historias. De modo que empecé Amos y Mazmorras con curiosidad y un poco de aprehensión, pero comprendí rápido que estaba frente a una historia muy bien narrada, en la que el romance está presente de forma clara y creíble, y la práctica del BDSM se trata con conocimiento, agilidad y pericia; es evidente el trabajo de investigación llevado a cabo por la autora y eso es admirable. Puedo decir que he aprendido mucho acerca de esta práctica y que me he visto envuelta por la historia de descubrimiento de Cleo, un personaje femenino muy divertido y encantador. La historia de amor en sí es compleja e interesante y va de la mano con la investigación criminal y de un mundo que nos resulta desconocido y del que vamos sabiendo cada vez un poco más. Reitero que es un libro que disfruté leer, y aunque sigo sin sentirme del todo enamorada de este género, me alegra haberme animado con esta historia, ha sido una suerte de reconciliación. 

UN ROMANCE ADORABLE: JULIA QUINN 



Marcus, un niño solitario, es enviado por su padre a una exclusiva escuela como pupilo. Allí conoce a Daniel Smythe-Smith, quien enseguida lo adopta como amigo y lo invita a conocer a su bulliciosa familia, de la que forma parte Honoria, su hermana menor, una niña muy molesta que no se separa nunca de ellos. Años más tarde, cuando Daniel debe huir a causa de un duelo, Marcus se promete a cuidar a Honoria y, específicamente, a filtrar a todos esos hombres que, atraídos por su belleza y su fortuna, no dejan de hacerle propuestas de matrimonio. Honoria se siente irritada por las intromisiones de Marcus, en especial porque su antiguo compañero de juego se ha convertido en un joven de lo más interesante. Y cuando por fin encuentra a una pretendiente que le parece aceptable, deberá debatirse entre lo que la sociedad le dicta y lo que su corazón le exige.



No es un secreto que soy una admiradora de la romántica histórica y que Julia Quinn es una de mis autora favoritas; me enamoró perdidamente con la saga de los Bridgerton y desde entonces leo todas sus obras con emoción; algunas me gustan un poco más que otras y me he encontrado con una que otra decepción, pero considerando lo prolífica que es esta autora, es algo que resulta casi inevitable. Un romance adorable es sin duda una de las mejores novelas que he leído de Julia, casi llega al altísimo listón dejado por los Bridgerton y quizá ello tenga que ver con el hecho de que los protagonistas de esta historia están en cierta medida relacionados con esa saga. Los Smythe-Smith son mencionados con frecuencia allí y en este libro conocemos a una de sus miembros más simpáticos, lady Honoria, cuyo hermano, Daniel, se ve obligado a dejar el país para salvar su vida y hace prometer a su mejor amigo, Marcus, que cuidará de ella a fin de evitarle penas innecesarias. Marcus es un personaje encantador, discreto y muy honorable, que se entrega a la labor con la mejor de las intenciones, tan solo que no contaba con el hecho de verse atraído por Honoria, quien a su vez no comprende por qué empiezan a desaparecer sus pretendientes... 

Una de las cosas que más me han gustado de esta novela es que se nos presenta a los personajes y sus circunstancias con la frescura y el sentido del humor que tanto aprecio en las novelas de Julia Quinn. El romanticismo está presente desde la primera página, y está tan bien llevado, sin resultar empalagoso o poco creíble, que es imposible no sonreír y exhalar unos cuantos suspiros según avanzamos con la lectura. No podrían haber escogido un mejor título; estamos ante un romance sencillamente adorable.

Y bueno, he allí mis impresiones acerca de estos libros, espero les ayuden de algo al elegir futuras lecturas. ¿Han leído alguno? Y en base a ello, ¿me harían alguna recomendación?

Fecha Publicación: Sun, 13 Dec 2015 08:17:50


Esta novela se basa en un hecho histórico acontecido en la tierra natal del autor. Sin embargo, en García Márquez la dialéctica entre realidad y mito es tan fecunda que eleva el hecho a categoría de metáfora universal sobre la condición humana. Cuando empieza el relato, Santiago Nasar ya está muerto, pues sabe que los hermanos Vicario lo van a matar –de hecho ya lo han matado– para vengar el honor ultrajado de su hermana Ángela, pero la novela concluye en el momento en que Santiago Nasar muere…

Fascinante análisis de la fatalidad y el tiempo cíclico, en esta obra la realidad se metamorfosea en rito, el amor desemboca en tragedia, y los hombres y mujeres se sitúan en las fronteras de la leyenda.



Creo que si exceptuamos la fascinante historia de Cien años de soledad, esta es mi obra favorita de García Márquez, puedo leerla una y otra vez y nunca me canso de ella, siempre encuentro algún detallito que se me escapó en una lectura anterior y me sigo maravillando con la maestría de Gabo. Recuerdo que la leí por primera vez hace ya varios años y cuando terminé el primer párrafo me quedé helada porque nunca hasta entonces me había visto de pronto con un protagonista del que conocía su fin desde el inicio, y qué fin. Como dice la sinopsis, Santiago Nasar ya está muerto, lo sabemos todos, incluso quiénes son los responsables, y muchos datos más que se nos van develando pronto según avanzamos en la lectura de la novela; pero Gabo nos engancha de modo tal, hila tan fino la trama, que no podemos dejar de leer y leer porque pese a saber todo esto, intuimos también que falta mucho por contar, que aún nos faltan datos y que los iremos conociendo en tanto acompañamos a Santiago en su camino a la muerte.



Me parece que Gabo juego un poco aquí con el tema del destino inexorable, ese que persigue al protagonista paso a paso durante toda la historia y del que deseamos que escape de alguna u otra forma, por mucho que sepamos que no hay manera. Cada vez que un personaje duda, que Santiago toma un camino que parece que podría salvarlo de la muerte, que se nos revela un acontecimiento que podría ayudarle de alguna forma... No, no hay salvación para Santiago Nasar, eso está más que claro, de allí el título del libro, pero qué fantástico viaje nos regala Gabo con esta historia que es en cierto modo una novela policíaca en toda regla y que se lee en un suspiro.

Comparto un fragmento de La bendita manía de contar, ese libro acerca del arte de la escritura que reseñé hace unas semanas en el que García Márquez, en una de sus geniales intervenciones en el taller, nos cuenta algo muy interesante acerca de la forma en que decidió plantear esta novela y por qué lo hizo como lo hizo. Un genio, sin duda.



"Armar la intriga de una novela policíaca es muy fácil, pero desarmarla —o sea, aclarar el misterio—es dificilísimo: uno siempre se queda por debajo de las expectativas. Cuando escribí Crónica de una muerte anunciada, tuve ese problema: al terminar el primer capítulo, me dije: "Humm, ya caí en la trampa de la novela policíaca". Porque en algún momento se dice que al tipo lo van a matar y entonces se crea la duda, que si lo matan, que si no lo matan... Y pensé: "Habrá lectores que se salten capítulos enteros para ver si lo matan o no lo matan, y se me jode la novela, así que lo mejor es cortar por lo sano: lo matan. Ahora, ¿quieres saber cómo lo matan? Entonces tienen que tragarse el libro completo".

Fecha Publicación: Sun, 18 Jan 2015 17:26:31


Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata. No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.


Este es uno de esos extraños casos en que vi la adaptación al cine de un libro antes de ir por la obra en sí, y no puedo decir que me arrepienta, creo que lo hice en el orden correcto o al menos el correcto para mí. La historia del niño con el pijama de rayas es bastante conocida a estas alturas, su adaptación tuvo un considerable éxito y creo que muchas personas se animaron a leer la obra en la que estaba basada gracias a ello; ese fue mi caso, aunque confieso que tardé mucho en dar el paso, y no porque pensara que no me iba a gustar, al contrario, sino porque la película me impactó mucho y supuse que el leerla no solo incrementaría esas sensaciones, sino que las superaría, y así ha sido. 



La historia es sencilla, sencillísima, y creo que en eso radica su éxito al tratar un tema tan delicado y doloroso de la historia de la humanidad. Bruno es un niño como cualquier otro, como fuimos nosotros o como son aquellos que conocemos; un niño alemán al que le gusta pasar el tiempo con sus amigos, deslizarse por la barandilla de su adorada casa en Berlín y cuyo padre tiene un trabajo que todos consideran "muy importante", pero que él no puede entender ni siente muchos deseos de hacerlo. Sin embargo, un día al llegar a casa de la escuela se da con la sorpresa de que tendrá que mudarse junto a su familia ya que el trabajo de su padre les obliga a ello, ahora tendrán que ocupar un lugar lúgubre y sombrío, muy lejos de todo lo que conoce y donde empezará a ver cosas de lo más extrañas. Soldados, como su padre, por todas partes; servidores que parecen aterrados, y sobre todo, lo que más curiosidad le inspira, ese enorme campo que puede ver a lo lejos por la ventana de su habitación que parece estar poblado por cientos de personas que visten un curioso y hasta entonces desconocido traje, uno que parece un pijama de rayas...


El encuentro de Bruno con esta extraña situación, lo que se encuentra al explorar llevado por su curiosidad, y la amistad que entabla con ese niño del pijama de rayas que encuentra al otro lado de la alambrada, nos es narrado desde su punto de vista y con esa extraordinaria y esclarecedora inocencia de los niños, que pueden ver más allá de lo que conseguimos los adultos y que tienen una lógica tan elemental que uno no puede menos que quedar admirado y preguntarse por qué nosotros no podemos ser como ellos. Esta es una historia corta, sin adornos, sencilla, que nos pone frente a frente con el horror sin que ello nos impida apreciar la importancia de prestar atención a la historia de Bruno para evitar que se repita, tarea difícil y que el mundo actual se esmera en hacer cada vez más complicada, pero no por ello debemos dejar de intentarlo. Un libro muy recomendable. 



Fecha Publicación: Sat, 10 Jan 2015 18:20:33


Junto con Cómo se cuenta un cuento y Me alquilo para soñar, este volumen recopila la experiencia de García Márquez como coordinador del taller de cine. Sobre el arte de contar, sus secretos, técnicas y problemas del oficio. Un manual generoso y apasionante, ideal para aspirantes a escritores y guionistas.



La sinopsis de este libro no es muy tentadora, y lo lamento porque no le hace justicia a un trabajo de Gabo, pero intentaré hacerlo por aquí ya que me parece un libro muy interesante e indispensable para los amantes de la escritura y la lectura. 

Supe acerca de este libro hace un tiempo ya, cuando vi en la red un fragmento del mismo, tan solo lo que podría llamarse el prólogo, en el que García Márquez compartía su amor por la escritura, la seguridad que obtuvo muy temprano de que estaba destinado a escribir historias y la alegría que le procuraba compartir sus experiencias. Cuando le propusieron hacer un taller de cine en La Habana, no se lo pensó dos veces y aceptó encantado. Varios afortunados mortales, todos enamorados de las letras y decididos a hacer de ellas sus vidas, llegaron de diversas partes del mundo para participar de ese taller, y las transcripciones del mismo vieron la luz en tres volúmenes; uno de ellos, La bendita manía de contar, es el que llegó a mis manos.

Como menciono líneas más arriba, esta es una transcripción y se presenta como tal, estamos ante una serie de conversaciones sostenidas a lo largo del taller entre Gabo y los participantes del mismo, personas ya con cierta experiencia en el arte de contar, pero que, como cualquiera en su lugar, lo que deseaban era aprender del maestro y vaya que lo hicieron. Guionistas, escritores y poetas de Argentina, México, España, Panamá, Cuba, etc, compartieron sus ideas y el buen Gabo tuvo a bien discutir cada una de ellas y mostrarnos, en el proceso, el noble oficio de contar. 

Es un libro corto que apenas me duró un día, se imaginan lo apasionante que resulta, y no creo que se trate solo del hecho de que me encanta escribir, sino que leer para mí es una delicia y conocer parte de esos incontables matices y trucos que lo hacen posible fue una experiencia fantástica. Me permitiré compartir algunas frases de las muchas que guardé para terminar de tentarlos a fin de que se animen a leerlo; sé que muchos de quienes pasan por aquí aman las letras y creo que apreciarán este libro tan especial; además, es la prueba esencial de que el gran Gabo está más vivo que nunca y eso siempre viene bien recordarlo.




"Empiezo por decirles que esto de los talleres se me ha convertido en un vicio. Yo lo único que he querido hacer en mi vida —y lo único que he hecho más o menos bien— es contar historias. Pero nunca imaginé que fuera tan divertido contarlas colectivamente".

"La mitad de los cuentos con los que inicié mi formación se los escuché a mi madre".

"Los novelistas no leemos novelas sino para saber cómo están escritas. Uno las voltea, las desatornilla, pone piezas en orden, aísla un párrafo, lo estudia, y llega un momento en que puede decir: "Ah, sí, lo que hizo fue colocar al personaje aquí y trasladar esa situación para allá, porque necesitaba que más allá..." En otras palabras, uno abre bien los ojos, no se deja hipnotizar, trata de descubrir los trucos del mago. La técnica, el oficio, los trucos son cosas que se pueden enseñar y de las que un estudiante puede sacar buen provecho". 



"Pensemos en Casablanca. Hay un tipo que tiene un bar en Casablanca. Llega un hombre impecablemente vestido y acompañado por una hermosa mujer... No se dice nada, pero uno siente que están colocados ante una situación terrible. Y luego descubrimos que esa gente se había conocido en el Metro de París, precisamente el día en que entraron los nazis... Esas historias que empiezan casi por el final tienen una ventaja: uno puede prescindir de los detalles y concentrarse en lo esencial". 

"En fin, hacer cine es una lucha constante. Y a veces la prueba de un milagro, porque como medio de expresión una película puede ser algo tan íntimo, tan personal —sobran los escritores y obras que lo demuestran—, que podría parecer escrita a mano, en el rincón más tranquilo del mundo... y sin embargo, ¡qué vorágine, qué locura! Así que cuando fui al Centro Sperimentale di Cinematografia, en Roma, y vi los recursos que se necesitan para hacer cine, me dije "Puta, ¡qué bueno que tengo mi maquinita de escribir!", y me agarré a ella como el náufrago a la tabla, y me sentí feliz de saber que, para cumplir su función, no necesitaba más que cinta y papel". 

Fecha Publicación: Sat, 03 Jan 2015 17:34:12


Soy débil, lo sé, y más cuando hay libros de por medio, así que si bien me había prometido no sumarme a retos este año por temor a no cumplirlos, al final no me he podido resistir. Eso sí, he procurado escoger solo uno (por ahora, que me conozco...), y uno muy especial que creo me viene como anillo al dedo. 

Laky, de Libros que hay que leer, ha organizado nuevamente el Reto Genérico, que consiste en leer una serie de libros, todos ellos, como su nombre indica, de diferentes géneros, cuarenta en total y con tres comodines a fin de salvarnos en caso fuera necesario. Ya que de por sí soy de gustos muy variados y leo prácticamente de todo, confío en que podré salir airosa de este desafío; por lo pronto ya imprimí la lista y la tengo pegada en la pizarra, no vaya luego a decir que se me escapó algún apartado. Solo me inspiran un poco de recelo los apartados de Juvenil y Fantasía, que a veces se me resisten, pero no dejaré que eso me desanime, seguro no me faltarán algunos tentadores de donde elegir.

Bueno, dejo los detalles compartidos por Laky en su blog, que ella se explica de maravilla; ojalá que si no se han animado aún, lo hagan ahora, creo que será muy divertido.



En palabras de Laky...

Los géneros serían éstos:

* 5 de misterio: entendemos misterio en sentido amplio y, por lo tanto, se incluye la novela negra y la policíaca

* 2 thrillers: aunque a veces es difícil diferenciarlos delos anteriores, creo que, por regla general, se pueden considerar géneros distintos

* 3 históricos: no hace falta que sean muy históricos (la vida novelada de Nerón, por ejemplo); basta con que estén situados en un período histórico concreto, aunque los personajes no lo sean.

Dentro de éste, 2 deben ser de un pasado remoto y uno de un pasado reciente (pongamos, que la acción transcurra desde 1850 hasta 1970)

* 2 guerreros: no, no me he vuelto loca y no estoy hablando de novela bélica. Se trataría de libros situados en alguna de las dos Guerras Mundiales o bien en la Guerra Civil española o en la postguerra. En un sentido amplio.

* 1 novela de humor

* 3 amorosos: 3 libros que contengan una historia de amor. No hace falta que sean novelas rosas ni románticas pero sí que exista una historia de amor (para que os hagáis una idea, Romeo y Julieta sería de este tipo)

* 1 infantil: no sólo libros destinados a los peques, sino cualquiera protagonizado por un niño (por ejemplo, El niño con el pijama de rayas o El lazarillo de Tormes entrarían dentro de esta categoría)

* 1 juvenil: lo mismo que en el apartado anterior, puede ser juvenil estrictu sensu o, simplemente, que el protagonista o los protagonistas principales sean jóvenes

* 3  familiares, ya sean sagas familiares (la vida de varias generaciones de una misma familia), ya familiares a secas (una novela sobre una familia)

* 1 de terror

* 1 landscape (esas novelas que se han puesto tan de moda últimamente tipo "En el país de la nube blanca)

* 2 exóticos. Entiendo como tales los que están situados en un país lejano, exótico (China, India, etc...)

* 2 libros de relatos

* 2 libros sobre libros (metaliteratura)
  
* 1 fantástico: fantasía en sentido amplio también. Se incluiría aquí lo paranormal, la ciencia ficción, etc

* 1 obra de teatro, poesía o ensayo

* 5 de narrativa contemporánea: cajón de sastre donde entran todas esas novelas que no podemos asignar a un género concreto

* 2 clásicos. ¿Y qué es un clásico? Pues a estos efectos, nos guiaremos sólo por la fecha (que me perdonen los puristas): consideramos clásico a cualquier libro publicado antes del siglo XX; fecha tope 1899

* 2 autoeditados: libros que se han publicado en Amazon (Generación kindle) u otras plataformas (bubok, Tagus...) o bien, en papel, en editoriales de auto-edición o co-edición (como Círculo Rojo). Para quien no tenga ereader y, dado que la mayor parte de los autoeditados, se encuentran en edición digital, este apartado sería opcional
Son, en total, 40 libros. Como veis, de lo más variados. He querido tocar todos los géneros aunque es posible que se me haya olvidado alguno.

¿Qué os parece? ¿Alguien se anima a intentarlo conmigo?

Igual os da miedo algún género concreto. Yo soy la primera que, por ejemplo, no lee terror. Para que no me podáis poner este tipo de pegas, he pensado en todo y os ofrezco 3 comodines: si algún género se os resiste, podéis apuntar un libro de cualquier otro género pero, para que no sea todo tan fácil, el sustituto tiene que ser lo que conocemos por "un tocho": un libro largo, muy largo..., lo dejaremos en que tiene que tener más de 600 páginas, o.k.?

Además, ya sabéis que cada mes organizo un mes genérico por lo que, si los seguís, no tendréis ninguna dificultad en cumplirlo

 Normas:

.- El plazo para cumplir el reto comienza el 1 de enero y termina el 31 de diciembre de 2015.

.- Es compatible con cualquier otro reto al que nos hayamos apuntado


.- Cada libro sólo servirá para un apartado. Así, por ejemplo, imaginaos una historia de amor que transcurre en la Edad Media. Podría ser un libro de amor y uno histórico. Podremos elegirlo para cualquiera de estos dos géneros, el que queramos, el que mejor nos vaya. Podemos también cambiarlo en un futuro (si, por ejemplo, ahora lo ponemos como libro de amor y resulta que al final hemos leído mucha novela romántica pero poca histórica...)