Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.
Visite PeruConsume

Comparte esta página:

Etiquetas: [abc]  [datospersonales]  
Fecha Publicación: 2015-07-22T09:00:00.000-05:00


* Por Cecilia Kahn, para la sección ABC Perú Consume.

¿Qué son datos personales?
De acuerdo a lo señalado por la Ley N° 29773, Ley de Protección de Datos Personales, se define como datos personales a toda información sobre una persona natural que la identifica o la hace identificable a través de medios que puedan ser razonablemente utilizados. A modo de ejemplo, más no limitativo, señalamos lo siguiente:

- Nombres y apellidos
- Documento de identidad
- Teléfono
- Dirección
- Email
- Fotografía
- Voz, entre otros.

Asimismo, la ley protege aquellos datos que son considerados como datos sensibles. Se consideran de esta forma aquellos datos referidos al origen racial y étnico; ingresos económicos; opiniones o convicciones políticas, religiosas, filosóficas o morales; afiliación sindical; e información relacionada a la salud, ya sea física o mental, o a la vida sexual. Por ejemplo, podrían calificar como datos sensibles, los siguientes:

- Resultados de evaluaciones médicas
- Remuneraciones
- Información referida a la afiliación sindical

¿Qué es un banco de datos personales?
Es un conjunto de datos personales debidamente organizado que puede ser automatizado o no. Un banco de datos no automatizado podría ser un archivador físico en el que se guardan evaluaciones médicas.

¿Quién es un titular de protección de datos personales?
Solo pueden ser considerados como titulares de datos personales las personas naturales.

¿Cuáles son las limitaciones al consentimiento para el tratamiento de datos personales?
No es necesario que se obtenga el consentimiento de los titulares de datos personales para su tratamiento cuando:

a) Los datos personales se recopilen o transfieran para el ejercicio de las funciones de entidades públicas en el ámbito de su competencia. Por ejemplo: Se recopilan los datos de una persona natural para registrar una propiedad a su nombre.

b) Se trate de datos personales contenidos o destinados a estar contenidos en fuentes de acceso público. Por ejemplo, en los casos en los que los datos personales de una persona se encuentran contenidos en partidas registrales de los Registros Públicos.

c) Se trate de datos relativos a la solvencia patrimonial y de crédito, conforme a ley, como por ejemplo en el caso de las centrales de riesgo.

d) Medie norma para la promoción de la competencia en los mercados regulados emitida en ejercicio de la función normativa por los organismos reguladores a que se refiere la Ley 27332, Ley Marco de los Organismos Reguladores de la Inversión Privada en los Servicios Públicos, o la que haga sus veces, siempre que la información brindada no sea utilizada en perjuicio de la privacidad del usuario.

e) Los datos personales sean necesarios para la ejecución de la relación contractual de la cual el titular del dato personal es parte. Por ejemplo, en los casos en las qe las entidades financieras utilizan los datos de sus clientes para realizar cobros de las deudas que éstos mantienen.

f) Se trate de datos personales relativos a la salud y sean necesarios en circunstancias de riesgo, para la prevención, diagnóstico y tratamiento médico o quirúrgico del titular, siempre que dicho tratamiento sea realizado en establecimientos de salud o por profesionales en ciencias de la salud, observando el secreto profesional; o cuando medien razones de interés público previstas por ley o cuando deban tratarse por razones de salud pública, ambas razones deben ser calificadas por el Ministerio de Salud; o para la realización de estudios epidemiológicos o análogos, en tanto se apliquen procedimientos de disociación.

g) El tratamiento sea efectuado por organismos sin fines de lucro cuya finalidad sea política, religiosa o sindical y se refiera a los datos personales recopilados de sus respectivos miembros, los que deben guardar relación con el propósito a que se circunscriben sus actividades, no pudiendo ser transferidos sin consentimiento de aquellos.

h) Se hubiera aplicado un procedimiento de anonimización o disociación, es decir, cuando que no permita hacer identificable a los titulares de datos personales.

i) El tratamiento de los datos personales sea necesario para salvaguardar intereses legítimos del titular de datos personales por parte del titular del banco de datos personales o del encargado.

¿Cuáles son los derechos del titular de datos personales?
Todo titular de datos personales puede ejercer los siguientes derechos:

- Acceso: Al ejercer este derecho el titular de datos personales podrá obtener información sobre si un titular de banco de datos personales está realizando tratamiento de sus datos personales.

- Actualización: A través de este derecho se da la facultad al titular de datos personales actualizar sus datos en un banco de datos personales.

- Rectificación: Este derecho le da la facultad al titular de datos personales de solicitar que se rectifiquen los datos personales que se encuentren contenidos en un banco de datos.
- Supresión: Este derecho le permite a las personas sobre las cuales se esté tratando sus datos personales el poder solicitar a un titular de banco de datos personales que se eliminen sus datos.

- Oposición: Con el ejercicio de este derecho el titular de datos personales podrá oponerse al tratamiento de sus datos siempre que no hubiere prestado su consentimiento y dicha solicitud esté debidamente justificada.

Etiquetas: [blogs]  [comercioelectronico]  [consumidorSA]  [cyberday]  [ecommerce]  
Fecha Publicación: 2015-07-16T09:00:00.000-05:00

Ayer y hoy se lleva a cabo el tercer Cyber Perú Day, por temporada de fiestas patrias, consistente en la compra de productos y servicios a través de comercios electrónicos y negocios digitales en el Perú a precios de oferta. El Cyber Perú Day, Cyber Monday Perú y Cyber Mami forman parte del grupo de campañas realizadas por la Cámara de Comercio de Lima con la finalidad de promover y difundir el uso del mercado electrónico en nuestro país.

El Cyber Mami, la última campaña realizada en el mes de mayo del presente año, facturó alrededor de 25 millones de soles en ventas, alcanzando un 25% más de lo previsto [1], evidenciando y reafirmando un crecimiento sostenido de los e-commerce en el Perú [2] y por ende de sus usuarios.

Esta nueva plataforma de comercio, trae adherido a sus procesos de compra elementos poco conocidos por los consumidores, no relacionados necesariamente a los productos o servicios ofertados sino al tratamiento dado para este tipo de compras electrónicas referidas a formas de pago y riesgos derivados, cargo de comisiones por transacciones, tratamientos de garantía, recojo de productos, responsabilidades por la idoneidad de los productos o servicios ofertados, entre otros.

Reconocer al mercado electrónico, conocer los comercios que en él se desarrollan, así como identificar los elementos que en él convergen constituye una obligación de todo el mercado, pero en especial, conlleva a un deber de los consumidores, como agentes en la relación de consumo, que permita desarrollar una cultura de comercio digital y un nivel de consumidor exigente para con los proveedores, los que finalmente repercutirán en los productos y servicios que se ofrecen sin subestimar a los usuarios.

"Los vendedores se encuentran ahora con un nuevo tipo de cliente: el que ha comparado precios y buscado información de los productos antes de ir a comprar. “El consumidor llega a la tienda con su decisión 80% hecha, porque ya se informó en Internet. Los vendedores en tienda ya no pueden cambiar la mente de ese cliente" [3].

E-Commerce y Market Place

La noción de Comercio Electrónico o E-Commerce se refiere al uso del internet, de la World Wide Web (web), y de las aplicaciones de software móviles utilizadas para hacer negocios. Comprende transacciones comerciales digitales que ocurren entre organizaciones, entre individuos, y entre organizaciones e individuos. Estas transacciones digitales incluyen todas las operaciones realizadas mediante la tecnología digital y en su mayor parte comprende las transacciones que se realizan a través de internet, la web o las aplicaciones móviles [4].

Respecto al espacio físico en el que se desarrolla este comercio se le denomina Market Place (Mercado Electrónico) y se encuentra “materializado” en la Internet, mercado global que está abierto los siete días de la semana durante las 24 horas del día, con características muy diferentes a los formatos convencionales de venta al ser un entorno global de crecimiento y de intercambios comerciales. Por ello, la Internet presenta una serie de características que atraen a las empresas a este nuevo mercado, pero también posee una serie de condicionantes estratégicos y limitaciones a la entrada en el mercado [5].     

Tipos de Comercio Electrónico

Hay varios tipos de comercio electrónico y muchas maneras de distinguirlos, distinguiéndose por la naturaleza de la relación mercantil -quien le vende a quien-, conforme se aprecia en la siguiente tabla [6]:

TIPO DE COMERCIO ELECTRÓNICO
EJEMPLO
B2C – de negocio a consumidor
Amazon es un comerciante en general que vende productos de consumo a clientes minoristas.
B2B – de negocio a negocio
Go2Paper.com es un mercado independiente de terceros que da servicio a la industria del papel.
C2C – de consumidor a consumidor
En una gran cantidad de sitios web de subastas como eBay, y sitios de anuncios clasificados como Craiglist, los consumidores pueden subastar o vender bienes directamente a otros consumidores. 
Comercio electrónico social
Facebook es la principal red social y un sitio de comercio electrónico social.
M-commerce – comercio electrónico móvil
Los dispositivos móviles como tablets y smartphones pueden utilizarse para realizar transacciones comerciales.
Comercio electrónico local
Groupon ofrece a sus suscriptores ofertas diarias de empresas locales en forma de ‘‘Groupons’’, cupones de descuento que entran en vigor una vez que suficientes suscriptores han acordado comprar.

B2C (Business-to-Consumer)

Es uno de los principales y más usuales tipos de comercio electrónico, en el que las empresas proveedoras desarrollan plataformas digitales para ofrecer sus productos y servicios de manera directa a los consumidores finales facilitándoles una atención personalizada. Para los consumidores este tipo de plataformas resultan atractivas, debido a que las compras a través de ellas son más prácticas (realizar compras en la comodidad del hogar o la oficina, en cualquier momento y en cualquier lugar), hay mayor información de los productos y servicios, así como diversidad de proveedores a su disposición, lo que conlleva a que puedan realizar comparaciones fácilmente y efectuar mejores decisiones de consumo. Por otro lado, la ausencia de elementos distractores como vendedores o colas en las cajas, permiten que éste sea rápido y de autoservicio, entre otras ventajas. Ello ha generado que cada vez más los proveedores migren de tener solamente espacios de compras físicos, al terreno del e-commerce, interactuando con sus clientes a través de plataformas digitales. Entre las más conocidas y usadas en Perú tenemos a Despegar, Atrápalo, Linio, Groupon, Cuponatic, así como las tiendas por departamento como Saga Falabella y Ripley.

Por otro lado, es necesario tener presente que muchos de los consumidores no confían en los medios de pagos utilizados por temor de cyber fraudes a sus tarjetas de crédito, generando desconfianza para el uso habitual de este tipo de comercios, y que la no visualización de los productos puede generar al consumidor expectativas erradas respecto de los productos adquiridos, en tanto el producto final entregado no sea el que esperaba recibir.

El auge creciente del comercio electrónico es muy importante para el fenómeno del consumo y definitivamente, tiene un futuro muy interesante y dinámico. A la par de mayores opciones para los consumidores, surgen también nuevas necesidades de usuarios en estas nuevas interacciones comerciales de la era digital; y es una oportunidad de análisis a su comportamiento debido a los factores que ahora le rodean en las plataformas digitales, los cuales permitirán comprender el razonamiento de los consumidores en esta nueva era.

A tomar en cuenta

Al momento de realizar una compra a través de un comercio electrónico es importante que como consumidor tomes en cuenta lo siguiente:

i. Identifica los términos y condiciones así como las restricciones aplicables para la promoción/oferta que se publicita.

ii. Identifica el medio de pago que emplearás (abono en cuenta, cargo en tarjeta de crédito o débito, pago contra entrega, etc.)

iii. Si pagas con tarjeta de crédito o débito asegúrate que sea la web oficial de la empresa o campaña, y no una imitación de ellas ya que puedes ser víctima de robo de datos personales y de seguridad.

iv. Si pagas con tarjeta de crédito o débito infórmate si por realizar compras por internet tu entidad bancaria realiza el cobro de alguna comisión adicional o si dicha comisión esta adherido al precio final promocionado.

v. Si pagas con tarjeta de crédito o débito infórmate si la moneda del costo del producto o servicio adquirido se mantendrá al ser cargado a tu tarjeta de crédito o débito (muchas veces se informa que el tipo de moneda puede variar al ser cargado a tu tarjeta), y que autorizas al dar aceptar a la compra esta conversión (por ejemplo, los montos a pagar de Nuevos Soles a Dólares Americanos o viceversa).

vi. Identifica en la web del comercio electrónico el Libro de Reclamaciones virtual, por si se presenta algún inconveniente con el tipo de producto o servicio adquirido.

vii. Identifica claramente los términos y exclusiones respecto a las garantías y políticas de devolución que el proveedor ofrece.

Es necesario conocer e identificar, de qué manera el proceso de compra se efectúa y de qué forma nosotros como usuarios responsables en la relaciones de consumo podemos contribuir a que éstas se desarrollen de manera idónea.

Enrique Ochoa, julio de 2015

Referencias:


[2] EL PERUANO, lunes 30 de marzo de 2015.


[4] Laudon Kenneth C. y Guercio Traver Carol (2013). E - COMMERCE, Negocios, tecnologíasociedad, p.- 12-13. México: Always Learning. 

[5] BRIZ, J. y Lazo I. (2001). Internet y comercio Electrónico (2 Edición), Madrid: ESIC. 

[6] Laudon Kenneth C. y Guercio Traver Carol (2013). E - COMMERCE, Negocios, tecnologíasociedad, p.- 23. México: Always Learning.

Fotografía del post tomada de aquí.

Esta entrada es parte del blog "Consumidor S.A." a cargo de Enrique Ochoa.


Etiquetas: [blogs]  [consumocognitivo]  [fastfashion]  [moda]  [neuromarketing]  
Fecha Publicación: 2015-06-15T08:30:00.000-05:00

Hace unas semanas abrió la primera tienda H&M en el Perú y generó gran expectativa entre los consumidores, los cuales llegaron a hacer largas colas para la inauguración. ¿Qué motivó las colas? Quizá la novedad o las tarjetas de regalo -gift card- entregadas por la referida tienda sueca a los consumidores peruanos [1]. Sin embargo, ello sólo constituye un gancho dentro de la estrategia de marketing empleada para el posicionamiento de la referida tienda.

Ahora bien, ¿qué hay detrás de este tipo de fenómenos comerciales? ¿Hasta qué punto un impulso o deseo de esta naturaleza puede hacer a una persona esperar hasta dos días para ser el primero en entrar a comprar a una tienda? ¿Es la novedad, la curiosidad o es que nos enfrentamos a un cambio en nuestra cultura de consumo, propia de los grandes mercados?

Resulta evidente que fenómenos como el de H&M van a ir generándose con mayor frecuencia en el tiempo. Diversos proveedores lograrán posicionarse empleando la estrategia global de cada marca, pero dependerán de qué tan innovadora logra ser la campaña al momento de aterrizarla en el contexto y planeamiento local, conforme a los gustos específicos de los consumidores peruanos.

Al respecto, María Belén Klauer, estudiante de la Facultad de Diseño y Gestión de Moda de la UPC, señala que “H&M en términos prácticos es lo mismo que Zara, ambos pertenecen al sector de fast fashion. Moda rápida, últimas tendencias a bajo costo. La única diferencia es que Zara entra al mercado latinoamericano un 70% más de costo en la etiqueta que el valor real que tiene en otros países como en España. H&M ha logrado entrar al mercado peruano con los mismos costos que tiene en otros países, es decir, el precio de etiqueta es el mismo acá que en Estados Unidos, España etc. Respecto al mix de productos encontramos lo mismo en ambas tiendas sección masculina, femenina, infantil y hogar.  En ambas renuevan el stock cada día y/o semana, pero acá en las tiendas de Lima al ser relativamente nuevas creo que H&M está ganando más consumidores por estas razones: precios más bajos que Zara y mayor diversidad de líneas dentro de la tienda influenciada por la infraestructura de ella”.

¿Qué es fast fashion?

En esencia, se trata de introducir colecciones de ropa que siguen las últimas tendencias de la moda pero que han sido diseñadas y fabricadas de una forma rápida y a bajo costo. De esta manera ofrecen al consumidor medio la posibilidad de acceder a las novedades del mundo de la moda a precios bajos [2].

En tal sentido, el fast fashionse sustenta en las siguientes características: (i) se diseña con poco tiempo de antelación al comienzo de la temporada; (ii) se realizan muchos diseños y pocas cantidades por modelo; (iii) se diseña y produce varias veces durante la temporada; (iv) mix de márgenes; y, (v) producción en países de bajos costes de producción y producción en sitios cercanos.

Desde la perspectiva neurocientífica, el concepto de fast fashion se sustenta en un deseo reptiliano en el que se transmite la sensación de urgencia “de que si no me lo compro ahora, mañana ya no estará en los anaqueles”.

En la estrategia de H&M se observa que la marca generó un alto nivel de expectativa, la cual ha sido acompañada con buenos precios y una amplia campaña en medios, que podrían explicar el actual posicionamiento local logrado, con miras a expandir la oferta en la categoría de vender moda a buen precio.

Al respecto, Mellado señala que ello significa “la explosión de una nueva forma de consumo de ropa. H&M pertenece a las llamadas fast fashion, este grupo de marcas de prendas de alta rotación, donde también están incluidas Zara y Gap. Pero comparado con estas últimas, H&M pretende llegar no solo a un público más solvente, sino a uno más grande y diverso. Y ahí entra a tallar “el juego psicológico”  que se puede extender en el consumidor peruano con la moda rápida” [3].

Anclar una impronta al mercado

Impronta. Término acuñado por Konrad Lorenz a partir de un experimento en el que demostró que los gansos no sólo toman decisiones iniciales basándose en lo que encuentran disponible en su entorno, sino que se atienen a su decisión una vez tomada. La impronta ha sido tomada por las neurociencias para explicar nuestras decisiones. Las neurociencias a partir de la teoría de Rapaille sostienen que nuestras decisiones como compradores o nuestras preferencias por un candidato político determinado están influenciadas por las “improntas” subconscientes.

Conforme recoge Ariely, “una vez que compramos un nuevo producto a un precio determinado, nos quedamos anclados a ese precio. (...) las etiquetas de precios por sí solas no son anclas; se convierten en anclas cuando consideramos la posibilidad de adquirir un producto o servicio a ese precio concreto. Es ahí donde se produce la impronta. Desde ese momento estamos dispuestos a aceptar todo un abanico de precios; pero, al igual ocurre con las cuerdas del puenting, volvemos siempre, como punto de referencia, al ancla original. Así, el ancla no sólo influye en la decisión de compra inmediata, sino en muchas otras posteriores. (…) ¿Qué demostramos con ello? Que nuestras primeras decisiones tienen eco en una larga secuencia de decisiones posteriores”. [4]

La propuesta del fast fashion tiene por ancla estimular la necesidad de las personas de usar ropa de moda pero con precios asequibles, es decir, no se enfoca un factor de calidad sino uno orientando al diseño y la temporalidad en el uso de las prendas.

Una tela sin cortar: el criterio América Móvil

Desde la perspectiva de la economía conductual, la metodología que supone la existencia de consumidor razonable resulta imprecisa y debe ser reorientada. Al respecto, Ariely cuestiona si “¿no tendría mucho más sentido la economía si se basara en el modo como actúa realmente la gente, en lugar de hacerlo en el modo en que debería actuar? (…) a pesar de que la irracionalidad sea algo común y corriente, eso no significa necesariamente que nos veamos indefensos frente a ella. Una vez que comprendamos dónde y cuándo podemos tomar decisiones erróneas, podemos tratar de estar más atentos, de forzarnos a pensar de manera distinta en relación a tales decisiones, o de emplear la tecnología para superar nuestras deficiencias intrínsecas [5].

Resulta pertinente advertir que las políticas de competencia -entre las que se encuentran las reglas de protección al consumidor- deben recoger los resultados de investigaciones como las ejecutadas por Ariely, de modo que los criterios resolutivos contribuyan al mejoramiento de las relaciones de consumo y no sólo se enfoquen en sancionar el incumplimiento de los deberes de los proveedores en casos específicos que en muchas ocasiones constituyen prácticas aisladas.

Ahora bien, resulta oportuno observar de qué manera la Agencia de Competencia peruana comprende dicha dinámica de mercado, siendo pertinente advertir que en el análisis de una controversia de consumo, la Autoridad debería tomar en cuenta la naturaleza del fast fashion y los descubrimiento de la neurociencias, a efectos de comprender el contexto en base al cual se ejecuta la decisión de compra.

Nos explicamos. Un consumidor en esta categoría exige que la ropa resulte variada y no necesariamente enfoca su decisión de compra en la calidad o durabilidad de la misma, siendo que su interés es obtener una prenda que no sea repetida –por ello, el carácter limitado de cada colección - y tenga un diseño particular, conforme a su estilo.

Ante ello, si la impronta y decisión de compra no está orientada en la calidad del producto, que sucede con el criterio desarrollado por la Sala Especializada en Protección al Consumidor del Tribunal del INDECOPI respecto al alcance del deber de idoneidad en el llamado criterio América Móvil [6].

El referido criterio ha establecido que el solo hecho que un producto sea defectuoso determina que el proveedor ha incurrido en una infracción en materia de Protección al Consumidor y, en tal sentido, pese a que el proveedor implemente alguno de los remedios consistentes en reparar, reponer o reembolsar el dinero del producto, dichas acciones no implican causales eximentes de sanción.

Al respecto, conforme indica Mejía [7] a partir de éste criterio se ha confundido el concepto de idoneidad con la noción de calidad, como ventaja competitiva de los proveedores, conforme a la dinámica de precios del mercado, lo cual excluye o desincentiva el crecimiento del fast fashion. Al respecto, el referido autor señala que: “(…) no todos los productos ofrecidos a los consumidores en el mercado cuentan con la misma calidad (piénsese en cualquier producto de una marca reconocida por el desempeño de sus productos y otro similar pero con una marca de una empresa que recién los ha empezado a elaborar), aunque eso no conlleva a que sean o no idóneos, pues la idoneidad no busca garantizar un nivel de calidad determinado sino que los productos cumplan con la finalidad para la que fueron adquiridos, considerando las expectativas generadas por el proveedor al consumidor”.

En razón a ello, debe apreciarse que el concepto actual de idoneidad genera un desincentivo para la propuesta del fast fashion, debido a que no se observa al precio [8] como factor relevante en la decisión de consumo, así como las diversas particularidades de ésta industria, tales como la rotación de prendas y la inversión en publicidad.

En tal sentido, para un cliente de H&M resulta poco idóneo que le vendan una prenda de baja rotación o fuera del concepto evocado por marca, más allá de si la calidad supera al costo o precio pagado por la prenda, no recaigamos en confundir el concepto de calidad con el de idoneidad.

De otro lado, resulta oportuno que el INDECOPI entienda la dinámica y premisas de esta industria, ya que si una empresa de fast fashion realiza muchos diseños y pocas cantidades por modelo, no imaginamos que INDECOPI ordene como medida correctiva la entrega de una prenda similar a la adquirida por el cliente, ya que ello no sólo va ser un imposible material sino que recae en generalidades que denotan un desconocimiento de la dinámica del citado mercado. Al respecto, no debe olvidarse que una de las funciones de la Autoridad de Competencia es mejorar las relaciones de consumo y no quedarse en el mundo de los conceptos jurídicos.

En suma, resulta oportuno apreciar esta clase de fenómenos comerciales, a efectos de proponer un replanteamiento del criterio de idoneidad establecido a partir del criterio América Móvil el cual constituye una barrera de entrada al mercado, toda vez que incrementa el precio de los productos industrializados. Y es que ante la imposibilidad de un margen de falla, los proveedores deberán verificar previamente que todos los productos que pongan a disposición de los consumidores, sean de alta calidad en términos industriales -idóneos para el INDECOPI-. Ello generara una alta inversión de tiempo, personal y maquinaria, lo que se traduce en un incremento de costos y barreras para los productores, lo que además, se traduce en un mayor precio de los bienes, que terminan siendo asumidos por los consumidores finales.
  
Carlos Rojas Klauer, junio de 2015

Referencias:



[3] MELLADO, Rosario “H&M en Perú: ¿La explosión de una nueva forma de consumo?” En: http://www.up.edu.pe/prensa/h-m-peru-la-explosion-nueva-4043 (visitado el 26/05/2015)

[4] ARIELY, Dan “Las trampas del deseo (Predictably Irrational)” Editorial Planeta, España, 2013. Pág. 45 – 56

[5] IBIDEM. pág. 251-262

[6] Resolución N° 1008-2013/SPC-INDECOPI de fecha 25 de abril de 2013. Ver: http://www.peruconsume.com/2014/09/jurisprudencia-resolucion-n-1008.html (visitado el 26/05/2015)

[7]  MEJÍA, Gianfranco, ¿Idoneidad o calidad de los productos?, El Cristal Roto, blog de la Facultad de Derecho de la Universidad del Pacífico. Ver: http://elcristalroto.pe/regulatorio/analisis-de-normas/idoneidad-o-calidad-de-los-productos-sobre-el-reciente-cambio-de-criterio-del-indecopi-respecto-de-la-idoneidad-de-los-productos-en-materia-de-proteccion-al-consumidor/ (Visitado el 13/12/2013)

[8] Para mayores detalles revisar el artículo de Afredo Bullard “Lo que no mata, engorda. Los Productos basura y los Prejuicios y Perjuicios de la Protección al Consumidor en un País pobre” En: Ius et Veritas N° 12, Lima, 1996.

Fotografía del post tomada de aquí.

Esta entrada es parte del blog "Consumo Cognitivo" a cargo de Carlos Rojas Klauer.


Etiquetas: [indecopi]  [proyectosnormativos]  [supervision]  
Fecha Publicación: 2015-05-04T08:30:00.000-05:00

* Por César Ordinola, para la sección Proyectos Normativos de Perú Consume.

El pasado 25 de abril de 2015, se publicó en el Diario Oficial El Peruano, la Resolución de la Presidencia del Consejo Directivo del INDECOPI N° 078-2015-INDECOPI/COD, mediante la cual se dispuso la publicación previa en el portal web del INDECOPI del proyecto de Decreto Supremo que aprueba el Reglamento de Contratación de Terceros Supervisores.

La propuesta de norma tiene como objeto regular los criterios y procedimientos para la contratación de terceros supervisores del INDECOPI, quienes podrán verificar el cumplimiento de obligaciones legales, técnicas o contractuales de administrados en el marco de las funciones de la referida institución.

El proyecto normativo precisa que las posibles áreas solicitantes del servicio de supervisión son la Comisión de Eliminación de Barreras Burocráticas, la Comisión de Defensa de la Libre Competencia, la Comisión de Fiscalización de la Competencia Desleal, la Comisión de Fiscalización de Dumping y Subsidios, la Comisión de Protección al Consumidor, los Órganos Resolutivos de Procedimientos Sumarísimos de protección al consumidor, la Dirección de Signos Distintivos, la Dirección de Derechos de Autor, la Gerencia de Supervisión y Fiscalización y las Oficinas Regionales del INDECOPI.

Asimismo, la propuesta establece los aspectos técnicos vinculados a los procedimientos para la selección, contratación, ejecución y sanción de las funciones que se podrán asignar a los terceros supervisores. De igual modo, propone la creación del Registro de Terceros Supervisores que se encontrará a cargo de la Gerencia de Supervisión y Fiscalización del INDECOPI.

El proyecto normativo se encuentra publicado en el portal web del INDECOPI a efectos de recibir los aportes y comentarios de la ciudadanía por el lapso de veinte días calendarios, que vencen el próximo viernes 15 de mayo de 2015. Las observaciones pueden ser remitidas al siguiente correo electrónico: mpozo@indecopi.gob.pe

Puedes acceder a la propuesta en el siguiente enlace oficial.

Etiquetas: [educación]  [indecopi]  [intereses]  [jurisprudencia]  
Fecha Publicación: 2015-04-29T08:30:00.000-05:00

* Por Evelyn Chumacero, para la sección Jurisprudencia de Perú Consume.

El 19 de enero de 2015, mediante Resolución N° 0126-2015/SPC-INDECOPI, la Sala Especializada en Protección al Consumidor del INDECOPI precisó las atribuciones con las que cuentan las entidades educativas para fijar intereses moratorios.

Este pronunciamiento fue emitido en el marco de un procedimiento iniciado de oficio por la Comisión de la Oficina Regional de INDECOPI de Cusco contra la Universidad Alas Peruanas S.A. debido a que, ante el incumplimiento del pago de las pensiones en las fechas pactadas, requería a los consumidores el pago de una penalidad que, sumada a los intereses moratorios, excedía los límites establecidos por el Banco Central de Reserva del Perú.

Durante la investigación realizada por la Secretaría Técnica, se recopiló documentación a través de la cual se informaba a los alumnos lo siguiente:
- Quienes no se matriculaban en las fechas establecidas debían efectuar un pago adicional, por concepto de “matrícula extemporánea”.
- Ante el incumplimiento de pago de pensiones en las fechas programadas, los alumnos debían efectuar el pago de los intereses moratorios correspondientes, de acuerdo al límite máximo establecido por el Banco Central de Reserva del Perú y un monto por concepto de penalidad única por cuota.
- La matrícula extemporánea estaba sujeta al pago de una penalidad ascendente a S/. 20,00 nuevos soles.

Sobre este tema, la universidad investigada alegó en su defensa que los alumnos habían sido informados antes de la matrícula sobre el pago de las mencionadas penalidades, asumiendo el compromiso de cumplir con dichas disposiciones. Añadió que el cobro de tales montos se encontraba sustentado en el artículo 1341° del Código Civil.

La Comisión halló responsable a la universidad por infringir lo establecido en el artículo 1.1° literal c) del Código de Protección y Defensa del Consumidor, al haber quedado acreditado que, adicionalmente al pago de los intereses moratorios de acuerdo a lo establecido por el Banco Central de Reserva del Perú, requería el pago de una penalidad, superando el límite máximo establecido para tales efectos. Este pronunciamiento fue apelado por la institución educativa la cual reiteró los argumentos presentados ante la primera instancia. Asimismo, indicó que los hechos materia de denuncia no había causado perjuicio a los alumnos.

La Sala consideró oportuno precisar, en primer lugar, que las instituciones educativas se encuentran facultadas para requerir el pago de intereses moratorios en los casos de incumplimiento de las obligaciones económicas asumidas por los consumidores, siendo la tasa máxima para este tipo de interés la establecida por el Banco Central de Reserva del Perú. 

Luego de realizar dicha precisión, correspondía analizar la verdadera naturaleza del cobro por penalidad efectuado por la Universidad. Así, de acuerdo a la información recabada por la Secretaría Técnica, se advirtió que, al margen de la denominación otorgada, el requerimiento de pago por concepto de penalidad tenía por finalidad conminar a los alumnos al pago oportuno de las pensiones de enseñanza, por lo que cumplía una función indemnizatoria al igual que el interés moratorio. En ese sentido, en aplicación del principio de primacía de la realidad establecido en el artículo V del Código de Protección y Defensa del Consumidor, correspondía asumir dicho cobro como intereses moratorios adicionales.

Considerando que la Universidad aplicaba la tasa máxima permitida a los intereses moratorios determinados, la suma de un valor adicional bajo el concepto de penalidad originaba que el monto finalmente cobrado por tales intereses exceda los límites establecidos por la legislación vigente, vulnerándose de esta forma las normas de protección al consumidor.

Finalmente, la Sala precisó que no desconocía la facultad de las instituciones educativas para determinar la imposición de penalidades frente a incumplimientos contractuales. Sin embargo, en el caso bajo análisis se evidenció que la penalidad impuesta constituía en realidad el cobro de intereses compensatorios, por lo que el valor total de los mismos no debía superar los límites establecidos para tales efectos.

Este pronunciamiento es de interés en tanto permitió a la Sala precisar los siguientes aspectos:
(i) Las instituciones educativas se encuentran facultadas para convenir el pago de intereses moratorios con los consumidores, frente al incumplimiento de las obligaciones económicas asumidas. 
(ii) La tasa aplicable en caso de intereses convencionales debe observar los límites máximos establecidos por el Banco Central de Reserva del Perú. 
(iii) Al margen de la denominación que reciban, todos los cobros que realice una entidad educativa con finalidad indemnizatoria frente al incumplimiento de pago, serán catalogados como cobro de intereses moratorios, por lo que no podrán superar los límites establecidos para este tipo de interés. 

Para tener acceso al texto completo de la resolución en PDF, puedes ingresar al siguiente enlace.

Etiquetas: [enlace]  [estudiosdemercado]  [indecopi]  [librecompetencia]  [oecd]  [osiptel]  
Fecha Publicación: 2015-04-28T08:30:00.001-05:00


* Por César Ordinola, para la sección Enlaces de Perú Consume.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD), foro donde diversos gobiernos del mundo trabajan conjuntamente para afrontar los retos económicos, sociales y medioambientales que plantea la globalización, ha elaborado un informe sobre los denominados "estudios de mercado" que las agencias de competencia pueden realizar para evaluar los mercados en los cuales se presentan distorsiones a la competencia que no son causadas por violaciones a la normativa que proscribe las prácticas anticompetitivas en el mercado.

En específico, el estudio presenta los casos de Chile, Colombia, Costa Rica, México, Panamá y Perú, evaluando el marco jurídico actual de cada país y algunas prácticas que se han realizado, emitiendo asimismo recomendaciones para mejorar estas experiencias.

El informe analiza el marco legal bajo el cual actúan diversas entidades gubernamentales, las características de los estudios de mercado que han realizado en años recientes así como los resultados obtenidos y las acciones adoptadas por los gobiernos.

En el caso peruano, el estudio evalúa las labores desplegadas por el INDECOPI y el OSIPTEL, identificando algunos casos analizados por ambas entidades; sin embargo, resalta que en ambos casos las instituciones no realizan un seguimiento de los resultados de sus estudios de mercado; a diferencia de otras autoridades como la Comisión Federal de Competencia Económica de México o la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia de Panamá; quienes promueven labores educativas posteriores, recomendaciones a los gobiernos y acciones de cumplimiento voluntario por parte de las empresas involucradas en el estudio.

Posteriormente, el informe de la OECD presenta algunas experiencias de estudios de mercado exitosos de otros países, en los que se incluyen réplicas realizadas por la Federal Trade Comission de USA y la Competition Markets Authority el Reino Unido.

Finalmente, el estudio esboza algunas recomendaciones de mejora vinculadas a las facultades legales de las agencias de competencia estudiadas, los recursos de estas entidades, la relación con los interesados, el rol del gobierno en asegurar que los estudios de mercado sean útiles y exitosos, así como la evaluación ex post de los resultados de este tipo de prácticas.

Para revisar el informe completo de la OECD, puedes acceder al siguiente enlace
Etiquetas: [consumidor]  [defensoria]  [iniciativasgremiales]  
Fecha Publicación: 2015-04-27T08:30:00.000-05:00

* Por Jakelyn Chacaltana, para la sección Iniciativas Gremiales y Ciudadanas de Perú Consume.

¿Qué es la Defensoría del Consumidor Automotor?
La Defensoría del Consumidor Automotor (DCA) es una instancia privada que permite a los consumidores de las empresas del sector automotor la búsqueda de pronunciamientos especializados y conciliadores a los reclamos que puedan presentarse en esta actividad económica.

La finalidad de esta entidad es promover la conciliación de los reclamos entre las empresas del sector automotor afiliadas y el consumidor de manera rápida, especializada y gratuita.

¿Cómo funcionan los reclamos ante la DCA?
- Los reclamos deben ser presentados por escrito o correo electrónico directamente a la DCA, adjuntando la documentación correspondiente con la que cuente el consumidor reclamante, dentro del plazo máximo de noventa (90) días calendarios, el cual será computado desde la fecha en que realizó el requerimiento previo al proveedor.

- El expediente será evaluado y se actuarán los medios probatorios presentados, de este modo la DCA emitirá una resolución que pone fin al reclamo, en un plazo máximo de 60 días hábiles, salvo la complejidad del caso.

- En el caso que la DCA resuelva a favor del consumidor automotor, el proveedor está obligado a dar cumplimiento de su reclamo. En caso de que ello no suceda, el consumidor podrá recurrir a otras instancias.

- En caso el consumidor haya presentado ante otra autoridad administrativa, judicial o arbitral, no podrá presentar su reclamo ante la DCA.

En el siguiente link encontrará el formulario para presentar el referido reclamo: http://www.dca.org.pe/formulario-de-reclamo/

Algunos datos adicionales sobre la DCA:
Dirección: Av. Javier Prado Oeste # 278, San Isidro
Teléfono: (511) 640-3656
Email: secretaria@dca.org.pe
Horario de Atención:
Lun. - Vie. 9:00 a 13:00
Lun. - Vie. 14:30 a 16:00

Para mayor información pueden acceder a la página web de la DCA en el siguiente enlace: http://www.dca.org.pe/

Etiquetas: [YoConsumo]  [blogs]  [peruconsume]  
Fecha Publicación: 2015-04-16T08:00:00.000-05:00

Hoy Perú Consume cumple 4 años. Desde que esta aventura se inició como un blog cuyo norte oscilaba entre brindar información y reflexionar sobre temas variados ligados a protección al consumidor, muchas cosas han cambiado y evolucionado. En el camino que hemos recorrido, se han ido sumado experiencias de diversa índole, manos que han apostado por creer y pertenecer a este proyecto, pero sobre todo, encontramos la motivación para continuar con un sueño: generar un cambio en nuestra sociedad a través del fomento de la cultura de consumo.

Empezamos el 16 de abril de 2011 con el objetivo de crear un portal informativo sobre temas vinculados a protección al consumidor. Con Evelyn Chumacero, co-fundadora de Perú Consume, notamos la ausencia de un canal que exponga de forma simple y clara, los temas que nos preocupan a todos aquellos que participamos de una u otra manera en el fenómeno del consumo. Bajo esta premisa, las primeras entradas de nuestro blog fueron noticias, enlaces, normas, los primeros ABC Perú Consume y cursos, todos contenidos orientados a condensar en un solo site la información que se encontraba aislada en diversos sitios de la web y que visibilizaran el hecho que los temas de protección al consumidor iban ganando un lugar importante en el mundo virtual.

Por aquella época, lanzamos la campaña “Se busca: Libro de Reclamaciones”, para generar conciencia en la ciudadanía sobre el polémico mecanismo que se hizo obligatorio para todos los proveedores en el mercado por esos meses. A raíz de esta grata experiencia, empezamos a pensar en otra forma de lograr una conciencia colectiva sobre la relevancia de la protección al consumidor en nuestro país. Se empezaba a gestar nuestra idea de una verdadera cultura de consumo.

Casi a finales del 2011, organizamos nuestro primer evento académico en la Pontificia Universidad Católica del Perú: “Consumidor y Estado: Normas, Políticas yProcedimientos”, el cual nos permitió descubrir en el mercado un público ávido de eventos especializados en los temas de protección al consumidor. Contamos en dicha oportunidad con especialistas del INDECOPI que desde la óptica estatal abordaron temas como el origen del Código de Protección y Defensa del Consumidor, las nuevas políticas públicas que dicha norma consagró a nivel legal y aspectos prácticos de los procedimientos administrativos sancionadores que el Estado pone a disposición de los particulares para solucionar sus conflictos de consumo.

Al finalizar el 2011, dejamos la forma de un blog para transformarnos en el portal www.peruconsume.com y empezamos a realizar entrevistas y presentar opiniones, ampliando el espectro de la información que publicábamos. Asimismo, emprendimos tímidamente la exposición de nuestros contenidos en las redes sociales Facebook y Twitter, canales que posteriormente se constituirían en pilares claves de la difusión de nuestras labores.

Empezamos el 2012 organizando nuestra segunda conferencia en la Cámara de Comercio de Lima: “El Libro de Reclamaciones: Antecedentes, Balance yFuturo”. Logramos congregar a especialistas del sector público y privado que nos ofrecieron visiones críticas para generar el debate académico que los temas de consumo ameritan. En paralelo, mantuvimos nuestras publicaciones informativas en el portal y gracias a las dos experiencias académicas previas, comprendimos que el reto de la protección al consumidor en el Perú requiere de dos pilares claramente definidos: información y educación.

En el transcurso del segundo año de Perú Consume organizamos dos conferencias más: “Consumidor y Publicidad: Competencias, casuísticay nuevas tendencias” y “Consumidor y Servicios Financieros: Análisiseconómico, regulación y jurisprudencia”. En ambos eventos tuvimos la oportunidad de contar con abogados del sector privado, funcionarios del sector público, representantes de la autorregulación y especialistas en insights que abarcaron temas desde la nueva regulación en sectores específicos, jurisprudencia del INDECOPI y del CONAR hasta marketing emocional. El balance de este año fue muy gratificante al ver que otras asociaciones de consumidores, el propio Estado y asociaciones privadas empezaron a colocar en sus agendas eventos académicos de debate sobre los temas de consumo.

A inicios del año 2013 realizamos nuestra primera convocatoria para colaboradores externos, con miras a construir un grupo que contribuya cada vez más a los dos ejes fundamentales de nuestro proyecto: informar y educar. Fue en esta época que hizo su ingreso Walter Alvarez, nuestro actual Coordinador General, quien ha contribuido extensamente en el desarrollo de lo que hoy es Perú Consume.

A mediados del mismo año, realizamos una nueva conferencia en la PUCP: “Consumidor y Regulación: ¿protección osobreprotección?”, bajo el formato de tres mesas de debate en las que enfrentamos académicamente a especialistas para comentar la regulación de servicios financieros y dos polémicas propuestas normativas: el proyecto de ley de insolvencia familiar y la tan mediática ley de promoción de la alimentación saludable para niños, niñas y adolescentes, más conocida como “ley de la comida chatarra”. Contamos en dicha oportunidad con profesionales del sector público, representantes de asociaciones de consumidores, abogados del sector privado y académicos e investigadores que presentaron sus respectivas miradas sobre los temas señalados.

En agosto del 2013 empezamos una nueva e importante sección dentro de nuestro portal informativo: los blogs de Perú Consume. Partiendo de la idea que era importante dar vitrina a nuevas opiniones sobre protección al consumidor, publicidad, propiedad industrial y Derecho de la competencia en general; apostamos por tener colaboradores externos regulares que, gracias a sus contenidos, abordaran diversos temas desde ópticas muy particulares. La experiencia de nuestros bloggers es, hasta el día de hoy, una muestra de la pluralidad que creemos que el debate académico debe poseer. Estamos seguros que conocer y comprender otros puntos de vista distintos a los voceros tradicionales del Estado o a la clásica doctrina académica fomenta el interés tanto de especialistas como de ciudadanos que desean profundizar en estos apasionantes temas.

Empezamos el 2014 con una nueva convocatoria de colaboradores y nuestro primer concurso por el día mundial del consumidor: “Al consumidor, en su día”. Asimismo, en el segundo semestre del año pasado, iniciamos nuestras secciones de Jurisprudencia, Actualidad Económica, Iniciativas gremiales y ciudadanas, Proyectos Normativos y Entrevistas gracias al continuo esfuerzo de nuestros colaboradores internos y al apoyo de especialistas externos.

Al llegar a nuestro tercer aniversario, la principal preocupación del grupo fue fortalecer una propuesta para la sociedad que tenga una finalidad específica en el desarrollo del consumo. Luego de un período de reflexión profunda y de efectuar un balance de lo aprendido en los años previos, llegamos a consolidar la forma actual que posee el grupo, así como la misión y visión del mismo. Hoy tenemos claro que Perú Consume es una iniciativa ciudadana que fomenta la cultura de consumo, entendiendo ésta como el conocimiento que poseen consumidores, proveedores y el Estado sobre el impacto de sus decisiones en el mercado. Asimismo, hoy sabemos que las actividades de nuestro grupo se encuentran orientadas a informar y educar a la sociedad para fomentar la cultura de consumo.

Al finalizar el 2014 tuvimos dos experiencias académicas interesantes. La primera de ellas fue empezar nuestras actividades de talleres con estudiantes de pre grado, ingresando el debate académico de los temas de consumo en las aulas universitarias donde muchas veces la protección al consumidor es una parte minúscula de la currícula. La segunda experiencia fue la oportunidad de co-organizar con el Taller de Derecho Mercantil de la PUCP el evento: “Seminario de Protección al Consumidor: nuevasperspectivas y desafíos”, espacio donde empezamos a difundir el concepto de cultura de consumo que proponemos.

Hemos iniciado este 2015 con la segunda edición del concurso por el día mundial del consumidor: “Celebremos nuestro día”, así como la inauguración de nuestro primer blog colectivo externo “Cultura de Consumo” en el portal web Enfoque Derecho de Themis, asociación de estudiantes de la facultad de Derecho de la PUCP.

Para el 2015, los desafíos en Perú Consume seguirán y nos hemos propuesto continuar con nuestro portal web informativo, con los contenidos de normas, jurisprudencia, iniciativas, proyectos normativos, entrevistas, ABC Perú Consume, enlaces y actualidad económica; elementos que brindan información sobre los temas que impactan en el consumo. De igual modo, continuaremos con nuestros blogs para seguir exponiendo diversas opiniones sobre protección al consumidor, publicidad, neuromarketing, propiedad intelectual y otros temas que fomentan la cultura de consumo. Asimismo, nos encontramos en pleno desarrollo de un par de eventos de la mano con dos de las más prestigiosas asociaciones de estudiantes de Derecho del país, para seguir contribuyendo con el debate académico y la educación de la sociedad peruana.

Estos 4 años han sido un tiempo de retos para todo el equipo de Perú Consume. Sirvan estas líneas también para agradecer a cada uno de los colaboradores, bloggers y especialistas externos que han sido parte de alguna u otra manera de Perú Consume. Definitivamente, el sueño de generar un cambio a través del fomento de la cultura de consumo sería imposible sin cada uno de sus sacrificios, palabras de aliento, ideas innovadoras y trabajo continuo que realizan en paralelo a sus vidas profesionales y personales. Perú Consume es una iniciativa ciudadana que va creciendo cada vez más y estoy seguro que todas las labores desplegadas nos seguirán brindando la satisfacción de poder contribuir con un grano de arena en la difícil tarea de ser una mejor sociedad para nosotros y para las generaciones venideras.

¡Feliz cuarto aniversario, Perú Consume! Este es sólo el inicio de la revolución y re-evolución del consumo.

César Ordinola, abril de 2015


Esta entrada es parte del blog "#YoConsumo" a cargo de César Ordinola.


Etiquetas: [concurso]  [diamundialdelconsumidor]  [peruconsume]  
Fecha Publicación: 2015-03-02T08:00:00.000-05:00

Con motivo del próximo 15 de marzo, Día Mundial del Consumidor, Perú Consume organiza el concurso "Celebremos nuestro día".


¿Cómo participar?

Puedes participar a través de nuestros perfiles en Facebook y Twitter:


En Facebook:
Paso 1: Debes ser seguidor del fan page de Perú Consume.
Paso 2: Comparte uno de los contenidos del fan page de Perú Consume en tu perfil personal colocando el hashtag #concursoPC

En Twitter:
Paso 1: Debes ser seguidor de Perú Consume en Twitter.
Paso 2: Retuitea alguno de los tweets de Perú Consume colocando el hashtag #concursoPC

¿Cuáles son los premios?

Primer premio: Libro "Desnudando la mente del consumidor" de Cristina Quiñones.

Segundo premio: Una entrada doble para toda la cadena "Cineplanet" (no salas Prime) a nivel nacional, válida hasta el 31 de julio de 2015.

¿Hasta cuándo puedes participar?
Desde las 08:00 horas del 2 de marzo hasta las 14:00 horas del 15 de marzo de 2014.

¿Cuáles son las condiciones del concurso?
Para participar en el sorteo será necesario contar con Documento Nacional de Identidad (DNI) el cual se solicitará a los ganadores.

Cada contenido del fanpage o tweet compartido genera una opción para participar en el sorteo. ¡A más contenidos compartidos, más opciones para ganar!

¿Cuándo se realizará el sorteo?
El sorteo de llevará a cabo el día 15 de marzo, Día Mundial del Consumidor, a las 15:00 horas y se anunciará a los ganadores en los perfiles de Perú Consume de Facebook y Twitter.

Perú Consume se pondrá en contacto con los ganadores mediante la red social que participaron.

¡Anímate a participar y fomenta la cultura de consumo!

Etiquetas: [blogs]  [consumonorival]  [denominacionesdeorigen]  [indecopi]  [pisco]  [propiedadintelectual]  
Fecha Publicación: 2015-02-27T08:30:00.000-05:00
Recordemos aquellas noches de sana diversión en las que, con lo ahorrado de los pasajes del mes, armábamos la chanchita para comprar un trago rendidor y que “empile” rápido. Llegábamos a la reja de esa tienda en la que no pedían DNI y solicitábamos cortésmente nuestro fiel trago bandera: “Deme un pisco por favor…un Varg ¿Qué?, ¿qué Vargas no es pisco? #wtf!


Recientemente la Comisión de Signos Distintivos del INDECOPI nos tumbó la infancia al determinar que el “Pisco Vargas” no  contaba con las características para serconsiderado bajo la denominación de origen pisco, lo que, en buena cuenta, significa que habíamos estado tomando cualquier cosa, menos pisco.

En ese contexto, debes estar preguntándote: (i) ¿Qué es una denominación de origen?; (ii) ¿Por qué es importante?; (iii) ¿Qué pasó en el caso Vargas?; y (iv) ¿Por qué $%&*# no dejan chupar tranquilo? Desarrollaremos brevemente cada una de estas cuestiones en el presente post -bueno, quizás la cuarta no-.


Una denominación de origen (en adelante, D.O.) es la asociación de un producto al nombre de una región o lugar específico de un país determinado (o incluso al país en general), pero no solo refiere a la ubicación geográfica, sino que implica que el producto tiene ciertas características especiales por las condiciones propias del espacio geográfico en el que se produce [1] [2]. Es por ello que a las D.O. se les conoce también con el nombre de “terroir” -que no significa meter terror en francés- o cómo se conoce en Hispanoamérica, el “terruño”.

Si aún no queda claro qué es una D.O., solo recuerda el año nuevo y ese dulce vino espumante al que llamabas “Champagne”. Lo que quizás no sabías es que el Noche Buena, que orgullosamente poníamos en nuestra mesa, no era ni por asomo un verdadero “Champagne”, pues éste solo se produce en la región de Champaña en Francia y puede costar más que una remuneración mínima vital.

Las denominaciones de origen son importantes para un país, pues ofrecen una serie de ventajas económicas, tales como diferenciar el producto en el mercado nacional e internacional, facilitar la penetración del producto en nuevos mercados y otorgar valor agregado [3].


Asimismo, estimula la demanda y constituye un mecanismo eficaz para la promoción de los productos nacionales, permitiendo exponer su calidad y garantía. Ello, por lo menos tiene dos efectos importantes en los consumidores: por un lado, les da la certeza sobre la calidad estándar del producto que están comprando y que ésta se mantendrá constante. Y por otro, traslada información valiosa sobre la elaboración y características del mismo.

Es por estas razones que es importante que no se altere el procedimiento o que cualquier productor -fuera del medio geográfico o ignorando el procedimiento artesanal- obtenga la D.O. Ello, no haría más que afectar el prestigio del producto destruyendo precisamente ese valor agregado que se logra con la denominación. Lo que viene sucediendo con el pisco, respecto del cual podría advertirse una crisis debido al mercado informal y la falta de fiscalización, como se puede ver aquí y aquí.

En líneas generales, las D.O. son de titularidad del Estado y es éste quien le otorga a un productor la facultad de asignarle a sus productos esta denominación en función a que sean provenientes del terruño y que cumplan con los estándares de producción y calidad propios de ella. En nuestro país, esta tarea ha sido encomendada al INDECOPI, en particular a la Comisión de Signos Distintivos, quien en colaboración con una asociación privada autorizada (Ej. el Consejo Regulador del Pisco) determinarán qué productos son aptos para ostentar una D.O. y las infracciones correspondientes, de ser el caso.

El Reglamento de la Denominación de OrigenPisco establece que el pisco es el producto obtenido exclusivamente por destilación de mostos frescos de “Uvas Pisqueras” (Quebranta, Negra Criolla, Mollar, Italia, Moscatel, Albilla, Torontel y Uvina) recientemente fermentados, utilizando métodos que mantengan los principios tradicionales de calidad; y producido en Lima, Ica, Arequipa, Moquegua y los Valles de Locumba, Sama y Caplina en Tacna. Asimismo este reglamento señala que el pisco debe tener ciertas propiedades físico-químicas, así como tener un color, aroma y sabor particular (propiedades organolépticas).

En el caso de Vargas, los expertos del Consejo Regulador del Pisco informaron al INDECOPI que algo extraño pasaba con ese presunto pisco. Ante ello, se tomaron muestras en el supermercado y, luego de un análisis, se determinó que el producto Vargas no cumplía con los requisitos fisicoquímicos de acidez volátil, alcohol metílico ni con el requisito organoléptico del sabor establecidos en el Reglamento. En consecuencia, se sancionó a la empresa productora con 10 UITs y prohibió que el producto utilice la D.O. pisco (cabe preciar, que la resolución ha sido apelada) [4].

Según algunos entendidos, esas características podrían deberse a que la empresa productora del “pisco” Vargas podría estar adulterando su producción añadiendo agua, destilados de caña, cascaras de uva o uvas de mesa (no pisqueras) como se puede leer aquí. De ser el caso, esta situación resulta más grave de lo que parece porque una de las pocas cosas que nos distinguen como nación son justamente nuestros insumos y gastronomía. Con conductas como ésta, los peruanos nos hacemos autogol y laceramos uno de nuestros grandes intangibles.

Si bien difícilmente tendremos la suficiente pericia para determinar cuando estamos frente a un verdadero pisco y cuando no, creemos que nuestro curtido paladar y garganta en muchos casos sí podría ser capaz de notar cuando un presunto pisco “no paaasaa”. Así, ante algún sabor extraño o una fuerte sensación alcohólica evidente, lo recomendable sería que como consumidores acudamos ante el Consejo Regulador, para que éste y sus catadores expertos analicen el producto y, de ser el caso, reporten al INDECOPI la situación. De esta forma, podríamos evitar que productores inescrupulosos malogren la fina experiencia que puede resultar de beber un buen ejemplar de nuestro destilado bandera. Ahora solo nos queda… ¡Un salud por todas esas infancias que se quebraron al conocer que Vargas no era pisco!


Alvaro Ocampo / Piero Arias, febrero de 2015

Referencias:

[1] CHÁVEZ PICASSO, Jorge. “¡Un tequila por el pisco! La protección comunitaria Andina de las denominaciones de origen”. En: Revista de la Competencia y la Propiedad Intelectual Nº 6. 2011, p. 11.

[2] Artículo 201º de la Decisión 486 de la Comunidad Andina.

[3] ARANA, Maria del Carmen. “Las denominaciones de origen: una metodología para su reconocimiento”. En: Revista de la Competencia y la Propiedad Intelectual. 2005, p. 190.

[4] La empresa denunciada productora del pisco Vargas fue Agrícola Viña Vieja Viña Santa Isabel S.A.C. El Expediente fue el 561601-2014 y la Resolución N° 3021-2014/CSD-INDECOPI.

Memes realizados en imgflip bajo la excepción de parodia.

Esta entrada es parte del blog "Consumo No Rival" a cargo de Alvaro Ocampo y Piero Arias.


Etiquetas: [blogs]  [clausulasabusivas]  [delconsumoyotrosdemonios]  
Fecha Publicación: 2015-02-10T08:00:00.000-05:00

Fausto es el protagonista de una leyenda alemana que sirvió de inspiración a numerosos artistas. Músicos y literatos se dejaron envolver por la historia de este personaje que, cansado e insatisfecho de la vida que llevaba, firmó con su propia sangre, un pacto con el diablo, Mefistófeles. De esta forma Fausto entregó su alma a cambio de disfrutar de los placeres que le ofrecía el mundo y lograr el conocimiento ilimitado.

Pero la historia de Fausto va más allá de la ficción. Cuentan que este hombre existió en realidad y su nombre habría sido Johann Georg Faust. Nacido en el año 1480 en la ciudad de Knittlingen, dedicó su vida a la ciencia en búsqueda de la sabiduría y murió producto de una explosión ocasionada por su juego con sustancias químicas. También se dice que era común verlo acompañado siempre de dos perros que, según creían, eran en realidad dos demonios.

Tal vez una de las obras más conocidas sobre este misterioso científico es la escrita por el alemán Johann Wolfgang von Goethe, publicada en dos partes, entre 1806 y 1832, obra que, a juicio de los entendidos, representa una parábola sobre temas como el conocimiento científico, la ciencia, la religión, el poder y el amor.

En la historia narrada por Goethe, Fausto, luego de firmar el pacto de sangre, se enamora de una bella joven llamada Margarita a quien logra seducir con la ayuda de Mefistófeles, pero el final de la muchacha es terrible. Acongojada por la pérdida de su madre, quien muere al ingerir una poción que le suministró para adormecerla y lograr pasa la noche con su amado, es testigo del asesinato de su hermano a manos del científico y el diablo. Desesperada ante esta situación, decide ahogar al hijo fruto de sus amoríos y es condenada por ello. Fausto intenta por todos los medios salvarla, pero sus esfuerzos son inútiles y Margarita muere en sus brazos.

La decisión tomada por Fausto de ofrecer su alma al demonio podría ser calificada como irracional, si tomamos en cuenta que los beneficios que obtuvo por dicho acuerdo no superaban en lo más mínimo el costo que, finalmente, debió asumir. Pese a ello, aceptó libremente el trato que muchos calificaríamos como abusivo.

En nuestros días, la legislación en materia de protección al consumidor asume la existencia de “consumidores Faustos”, que se ven sometidos frente a contratos que contienen cláusulas que no son ventajosas para ellos y que ocasionan perjuicio a sus intereses, calificándolas como abusivas.

Según el Código de Protección y Defensa del Consumidor, nos encontramos frente a una cláusula abusiva cuando, en los casos de contratos por adhesión y en las cláusulas generales de contratación no aprobadas administrativamente, se presentan estipulaciones no negociadas individualmente que colocan al consumidor en una situación de desventaja o desigualdad, o tengan como consecuencia la anulación de alguno de los derechos que le son reconocidos [1].

Sobre el particular, la Sala Especializada en Protección al Consumidor del INDECOPI ha señalado que la tipificación de estas cláusulas tiene por finalidad “corregir la asimetría informativa existente entre proveedores y consumidores, a través de la imposición de un estándar mínimo de calidad del contrato que mejore la situación que el mercado no puede corregir" [2].

A nuestro modo de ver, la finalidad que se persigue con la imposición de un estándar en las cláusulas de los contratos va más allá de una corrección de asimetría. En primer lugar, debemos llamar la atención sobre un punto conceptual a ser tomando en cuenta. La asimetría informativa entre consumidores y proveedores no debe ser objeto de corrección. Siempre existirá una diferencia entre el nivel de información con la que cuenta el consumidor respecto de aquella que posee el proveedor, por el nivel de especialización de este último en el bien o servicio comercializado. Por ello, la idea aquí no es corregir sino evitar que esta diferencia de información sea utilizada de forma maliciosa por el proveedor y perjudique al consumidor.

La existencia de cláusulas abusivas puede ser corregida, en cierta forma,  por el propio mercado si el consumidor asume con responsabilidad las consecuencias de cada uno de los contratos que celebra, logra comprender a cabalidad el contenido de los documentos que firma, se informa adecuadamente de la oferta y logra captar los beneficios y costos de cada una de sus transacciones ¿Un consumidor diligente aceptaría un contrato que lo perjudica o buscaría otro proveedor con una oferta más favorable? La respuesta es más que evidente.

Estoy segura que, en este punto, algunos dirán que, en el marco de una sociedad como la nuestra en la que existe una evidente desigualdad entre los ciudadanos y personas vulnerables como adultos mayores, analfabetos o personas con alguna discapacidad, existen incentivos para que algunos malos proveedores aprovechen dicha situación para obtener indebidamente ventajas económicas. Sin embargo, si analizamos la casuística, veremos que las denuncias presentadas por presuntas cláusulas abusivas no involucran a personas que merezcan una especial protección del Estado por encontrarse en una situación de vulnerabilidad o desigualdad.

Por otro lado, ¿qué ocurre cuando el consumidor, en ejercicio de su libre albedrío decide asumir esa desventaja como parte del precio que pagará por el bien o servicio que desea? Esta situación podría llevarnos a esbozar una hipótesis interesante para un análisis más profundo que evidenciaría que los consumidores, en su mayoría, no acostumbran a leer los contratos antes de firmarlos y que acuden ante la autoridad al encontrar alguna disposición con la que no se encuentran de acuerdo, aduciendo la existencia de una cláusula abusiva, pese a que en su momento tuvieron la oportunidad de rechazarla.

De esta manera, si bien estamos de acuerdo en que las cláusulas que perjudican al consumidor y que son incluidas de forma deliberada en los contratos elaborados por malos proveedores en su propio beneficio deben ser declaradas inválidas, consideramos que resultaría mucho más eficiente iniciar un trabajo de educación que proporcione herramientas suficientes al consumidor para que, al igual que Fausto, se encuentre en la capacidad de decidir, de manera libre, consciente y responsable, si está dispuesto a asumir los costos de las transacciones que realiza. Nadie mejor que el propio consumidor conoce cuáles son sus necesidades y deseos pero sobre todo, cuanto también puede estar dispuesto a perder por lograr su satisfacción.

Evelyn Chumacero, febrero de 2015

Referencias:

[1] LEY N° 29571, CÓDIGO DE PROTECCIÓN Y DEFENSA DEL CONSUMIDOR. 
49.1. En los contratos por adhesión y en las cláusulas generales de contratación no aprobadas administrativamente, se consideran cláusulas abusivas y, por tanto, inexigibles todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente que, en contra de las exigencias de la buena fe, coloquen al consumidor, en su perjuicio, en una situación de desventaja o desigualdad o anulen sus derechos.

[2] Resolución N° 078-2008/SC2-INDECOPI del 11 de enero de 2012, emitida en el marco del procedimiento seguido por Baldo Kresalja Rosello contra Foto Digital S.A.


Fotografía del post tomada de aquí.

Esta entrada es parte del blog "Del consumo y otros demonios" a cargo de Evelyn Chumacero.


Etiquetas: [actualidadeconomica]  [cooperativas]  [fenacrep]  [sbs]  
Fecha Publicación: 2015-02-04T17:00:00.000-05:00

* Por Carlos Viguria, para la sección Actualidad Económica de Perú Consume.

A partir de las investigaciones realizadas a dos cooperativas, se ha logrado advertir un vacío en la supervisión de las Cooperativas de ahorro y crédito (CAC) que funcionan en el país. Una de estas investigaciones está vinculada a la organización criminal liderada por Rodolfo Orellana la cual permitió conocer las gestiones realizadas por la Cooperativa de ahorro y crédito para Empresas Exportadoras (COOPEX) que fue fundada por el mismo Orellana y que actualmente es sindicada como una “empresa de fachada” para el lavado de activos según lo informado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). Asimismo se acusa a esta cooperativa ser utilizada para la comisión de otros actos ilícitos tales como estafa, falsa declaración en procedimiento administrativo y asociación ilícita para delinquir. Los cuestionables manejos de esta cooperativa ya habían sido advertidos por la UIF pero nada pudieron hacer al no existir documentación pues “esta se había perdido”.

Otra investigación también importante sobre cooperativas fue revelada en junio por la Revista Poder, la cual denunció malos manejos administrativos y financieros en la Cooperativa de ahorro y crédito Parroquia San Lorenzo los que podrían llevarla a la quiebra. Asimismo se reveló que también era utilizada para el lavado de activos y vincula a sus principales funcionarios con organizaciones criminales.

Estas noticias han contribuido a que se haya generado un debate respecto a la adecuada supervisión que deben tener las CAC en el Perú y las competencias que deben ejercer las dos instituciones encargadas de la supervisión de estas instituciones. Actualmente la supervisión de las cooperativas se encuentra a cargo de la Federación Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito del Perú (FENACREP) mientras que la función reguladora está a cargo de la SBS.

El sistema actual presenta diversos problemas, entre ellos la falta de supervisión a todas las CAC que operan en el país. En efecto, el número de CAC actualmente supera las 330 y tan solo 90 de ellas se encuentran bajo supervisión de la FENACREP. Es decir, existen 240 que no cuentan con ninguna supervisión. Empero, el número total de cooperativas sería menor según el Listado de Cooperativas de Ahorro y Crédito publicado por FENACREP. De acuerdo a esta nist acson 164 cooperativas en total de las que 81 están afiliadas a FENACREP (pero cabe resaltar que no todas son supervisadas por ella). 83 de estas cooperativas no están afiliadas a FENACREP.

Otro tema importante que ha sido señalado por la SBS es la falta de protección a los socios ahorristas de una CAC pues sus ahorros no cuentan con un fondo de protección similar al Fondo de Seguros de Depósitos de las entidades supervisadas por la SBS. Cabe agregar que estos ahorros se encuentran expuestos a los mismos riesgos que las entidades financieras que captan el ahorro del público, por lo que requieren contar con medidas de seguridad como lo es un fondo de seguro de depósito que protegen sus ahorros en caso de quiebra de la cooperativa.

Actualmente existe un Dictamen del Congreso de la República que aprueba dos proyectos de ley que permitirá a la SBS poder supervisar a las CAC. A través de estos proyectos se establecerá un modelo de supervisión mixto y auxiliar de las CAC. Bajo este sistema, la SBS ejercerá las funciones de regulación, sanción e intervención con el apoyo de FENACREP para la realización de determinadas labores de control e inspección.

Los proyectos de ley buscan modificar la Ley N° 26702 - Ley General del Sistema Financiero y del Sistema de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP. Dentro de las principales modificaciones se encuentran las siguientes:

1. Precisión de las características de las CAC, por lo que solo podrán captar depósitos de sus socios cooperativistas y no autorizándoles a captar dinero del público.

2. La supervisión y regulación de las CAC estaría cargo de la SBS, la que podrá realizar la labor de supervisión directamente o a través de la FENACREP u otros organismos de grado superior.

3. La SBS estará facultada para emitir la regulación que considere pertinente para garantizar el cumplimiento de las disposiciones de la Ley N° 26702. La SBS dictará normas de control y gestión, límites y prohibiciones, condiciones para la distribución de excedentes o remanentes, niveles de reservas y otros aspectos del régimen económico; establecerá y regulará sus operaciones, dictará normas y establecerá medidas prudenciales, preventivas y correctivas; establecerá la composición y computo del patrimonio efectivo; límites operativos; transparencia de la información; normas de constitución e inicio de operaciones, estatuto de las CAC, idoneidad, contabilización, régimen de sanciones, de intervención y disolución y demás aspectos necesarios para el funcionamiento solvente y sólido de dichas cooperativas y para su total supervisión, incluyendo la facultad de determinar las cuotas de supervisión a la SBS.

4. Aplicación de disposición sobre protección del ahorro y garantías, secreto bancario y centrales de riesgo conforme a su naturaleza y según las normas que dicte la SBS.

5. Vigilancia de la Unidad de Inteligencia Financiera por lo que deberán cumplir con las normas legales vigentes sobre prevención de lavado de activos y del financiamiento del terrorismo.

6. Creación del Fondo de Seguro de Depósitos Cooperativo exclusivo para las CAC que capten ahorros de sus socios.

7. Creación del Registro Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito a cargo de la SBS.

Pese a que el Dictamen fue aprobado por la Comisión de Economía del Congreso en septiembre de 2013, aún se encuentra pendiente de debate en el pleno del Congreso. Mientras ello continúa en pausa, continúan apareciendo noticias en los medios de comunicación en donde informan que existen CAC que están captando depósitos de CTS sin contar con los parámetros establecidos por la SBS en la Resolución SBS Nº 12321-2010. Asimismo, Daniel Schydlowsky, superintendente de la SBS, ha manifestado su preocupación sobre el riesgo asociado de la creación de CAC para el lavado de dinero, por lo que llevaría a ser un gran problema para el sistema financiero peruano.

En ese orden de ideas, la modificación de la Ley Nº 26702 debe ser discutida por el Congreso a la brevedad pues la regulación y adecuada supervisión de las CAC merece toda la atención respectiva puesto que son entidades microfinancieras de importancia. De acuerdo a la Confederación Nacional de Cooperativas del Perú (CONFENACOOP), las cooperativas participan con el 26.4% de los créditos y 27.28% de los depósitos a nivel mercado microfinanciero. De acuerdo a René Manrique, presidente de la CONFENACOOP, este sector se ha convertido en un poderoso vehículo de inclusión financiera de emprendedores y consumidores que permite integrar a más de dos millones de consumidores, de los cuales 699 mil son mujeres. En ese sentido, promover una mejor supervisión de estas entidades microfinancieras permitiría la continuidad de estas entidades que promueven la inclusión financiera y asimismo lograría combatir adecuadamente el lavado de activos y la comisión de otros delitos.

Imagen del post tomada de aquí.
Etiquetas: [asbanc]  [bancos]  [iniciativasgremiales]  
Fecha Publicación: 2014-11-13T08:30:00.000-05:00



El Sistema de Relaciones con el Consumidor (SRC), es una iniciativa de la Asociación de Bancos del Perú (ASBANC) que busca mejorar la comunicación con sus clientes, brindando información de sus productos y servicios a través de mensajes simples, lo que les permitirá tomar mejores decisiones de consumo.

A través de mecanismos de autorregulación gremial, el SRC propone a sus adherentes lineamientos de mejora a los problemas más reclamados por los consumidores, los cuales pueden ser sancionados en caso de incumplimiento. 





Hablemos más simple

En el 2012, el SRC inició la campaña denominada “Hablemos más simple”, con la finalidad de promover de manera didáctica términos y conceptos financieros. De ésta manera se empezaron a difundir los conceptos Tasa de Interés de Costo Efectivo Anual (TCEA) y la Tasa de Interés de Rendimiento Efectivo Anual (TREA), y se incorporaron en las piezas publicitarias de prensa escrita la ‘‘Franja de Compromiso’’, que incluyen además de las tasas de interés de forma destacada, las características del producto que se oferta.






Sello de Compromiso

El ‘‘Sello de Compromiso’’ es un distintivo que identifica a las empresas adherentes al SRC que respaldan la campaña ‘‘Hablemos más simple’’, la misma que puede ser utilizada no sólo en medios publicitarios, sino en las diversas plataformas de atención al usuario, como páginas web y agencias de atención.






No hagas tanta Luz

A raíz de la campaña ‘‘Hablemos más simple’’ y con el slogan ‘‘No hagas tanta luz’,’ el SRC promueve la difusión de medios de pago alternativos, tales como el uso de cheques de gerencia, tarjetas de débito o el uso de transferencias bancarias, a fin de realizar transacciones monetarias de forma rápida y segura, con la finalidad de reducir el riesgo de trasladar dinero en efectivo y por importes elevados.

La originalidad y el mensaje de la campaña fueron premiados por el INDECOPI en el concurso ‘‘Primero los Clientes’’ en tanto, la campaña no se gesta para cumplir un mandato normativo, sino para mejorar permanentemente los mecanismos de información a los clientes.





* La sección "Iniciativas gremiales y ciudadanas" en Perú Consume se encuentra a cargo de Jakelyn Chacaltana y Enrique Ochoa.
Etiquetas: [indecopi]  [jurisprudencia]  [subcontratacion]  
Fecha Publicación: 2014-11-12T08:30:00.000-05:00

El 9 de junio de 2011, la Sala de Defensa de la Competencia N° 2 del Indecopi (hoy Sala Especializada en Protección al Consumidor) emitió la Resolución N° 1454-2011/SC2-INDECOPI, mediante la cual delimitó la responsabilidad de los proveedores que brindan servicios a los consumidores a través de terceros.

Este pronunciamiento fue emitido en el marco de un procedimiento iniciado contra el Instituto Nefrológico Peruano Americano S.A.C. (en adelante, la Clínica) debido a que no cumplió con trasladar al esposo de la denunciante a un centro especializado para que atiendan la hemorragia endocraneal que presentó mientras se le brindaba un servicio de hemodiálisis en su condición de paciente de Essalud.

Al respecto, la Clínica alegó que había cumplido con llamar oportuna y reiteradamente a Clave 5, empresa con quien contrató el servicio de ambulancia para trasladar a sus pacientes y que no cumplió con llegar dentro de los veinte minutos acordados, lo que trajo como consecuencia que optara por solicitar el auxilio de los bomberos.

La Comisión de Protección al Consumidor declaró fundada la denuncia al considerar que el traslado del esposo de la denunciante era responsabilidad de la Clínica pues era irrelevante que esta subcontratara el servicio de ambulancia con Clave 5 o que esta última haya incumplido sus obligaciones. Este pronunciamiento fue apelado por la Clínica, argumentando principalmente que cumplió con efectuar las llamadas correspondientes a fin de trasladar al esposo de la denunciante a otro centro de salud.

Respecto a ello, la Sala consideró que correspondía definir la responsabilidad de la Clínica en vista de que había sido subcontratada por Essalud para brindar servicios de hemodiálisis a sus pacientes y, teniendo en cuenta además que su defensa se había sustentado en que la empresa que subcontrató, a su vez, (Clave 5) era la responsable por la falta del traslado oportuno.

Las reglas que estableció la Sala para analizar este tipo de casos fueron las siguientes:

- Se debe establecer cuál es el servicio denunciado y cómo opera la subcontratación respecto de su prestación, es decir, si involucra un nivel de subordinación o no, o si la subcontratación aborda prestaciones accesorias o sustantivas.

- Cuando el operador subcontratado también es un proveedor habitual en el mercado para el servicio que se denuncia, es manifiesta su identificación como tal ante el consumidor y las prestaciones encargadas se realizan bajo sus propios parámetros (sin que medie una relación de subordinación o dependencia), el operador subcontratado también es pasible de sanción, independientemente del proveedor originario o directamente contratado por el consumidor.[1]

- La responsabilidad vicaria para eximir de responsabilidad al prestador directo del servicio es aplicable en casos en los que las empresas subcontratadas operen en forma subordinada y se presenten así ante el consumidor.[2]

En tal sentido, la Sala señaló que dicho análisis resulta relevante para determinar si corresponde incluir a la empresa subcontratada en el procedimiento, además del proveedor directamente contratado, sin que signifique que la subcontratación o tercerización de servicios operen como causales de eximentes de responsabilidad.

En el caso expuesto, se determinó que la Clínica era responsable por los servicios de hemodiálisis brindados al esposo de la denunciante, siendo indistinto que la Clínica formara parte de un programa de atención ambulatoria de Essalud pues su condición de proveedor se sustentaba en condiciones o atributos propios: su posición como proveedor en el mercado, la actuación bajo sus propios parámetros y el reconocimiento del consumidor ante tal situación. Asimismo, se concluyó que la relación entre la Clínica y Clave 5 se basaba en una operación de soporte (servicio de ambulancia ante las eventualidades que se pudieran presentar en el marco de la prestación de servicio de hemodiálisis), lo que no constituye un eximente de responsabilidad para la Clínica pues solo fue relevante para determinar si, adicionalmente, la empresa subcontratada debió ser encausada como co-denunciada en el procedimiento, lo que no sucedió en el caso en concreto.

El pronunciamiento emitido por el Indecopi con relación a las responsabilidades que tendrá el proveedor que presta directamente el servicio, así como las empresas de las que se vale para operar en el mercado, resulta no solo importante para determinar quién deberá asumir frente al consumidor las consecuencias por una falta de idoneidad en el servicio prestado o en el producto adquirido, sino que, a su vez, informa a los proveedores subcontratados la necesidad de internalizar las responsabilidades que conllevan sus propias acciones frente a los consumidores.

En efecto, la finalidad que tiene establecer este tipo de reglas es evitar que el proveedor originario traslade la responsabilidad al subcontratado por la sola existencia de dicha relación contractual pues podría anular en la práctica cualquier acción de responsabilidad que ejerza el consumidor afectado, generando incentivos perversos para los proveedores a fin de evadir su responsabilidad.

Finalmente, cabe señalar que pese a que la Sala consideró que el análisis expuesto tenía como finalidad determinar si correspondía incluir en el procedimiento, además del proveedor directamente contratado, a la empresa subcontratada, en el presente caso no se evaluó la responsabilidad de Essalud (como proveedor originario) frente al servicio brindado por la Clínica a sus afiliados.

Aquí puedes acceder a las resoluciones de primera y segunda instancia de este caso en los siguientes enlaces:




Referencias:

[1] El ejemplo al que se recurre es si un consumidor contrata el servicio de transporte aéreo de la empresa A y ésta subcontrata con la empresa B (que compite en el mismo mercado), será oponible también a B el retraso o pérdida del equipaje por ser el operador del servicio, siempre que este haya sido prestado de acuerdo a sus propios parámetros.

[2] En este caso, se pone como ejemplo el que un consumidor se lastime en un supermercado debido a que el piso se encontraba sucio. Si el supermercado contrató una empresa que realizara el servicio de limpieza, ello no le sería oponible al consumidor pues la higiene y seguridad son condiciones de operatividad o soporte del servicio de venta de productos, es decir, el consumidor no está contratado un servicio de limpieza que justifique encauzar a la empresa subcontratada como prestador del servicio.


Imagen del post tomada de aquí.

* La sección "Jurisprudencia" en Perú Consume se encuentra a cargo de Jhosseline Espinoza y Walter Alvarez.

Etiquetas: [blogs]  [consumonorival]  [derechosdeautor]  [memes]  [propiedadintelectual]  
Fecha Publicación: 2014-11-11T08:30:00.000-05:00


Ya hemos dicho que los memes pueden estar sujetos a la protección legal de los derechos de autor siempre que estos cumplan con el requisito de originalidad, y aunque no concordemos del todo con su regulación, el tema no queda ahí, pues los memes también son susceptibles de ser registrados como marcas.


El registro de un meme no resulta extraño pues muchos de ellos son usados para lo que se conoce como memejacking o marketing con memes. Pero ¿por qué resulta tan beneficioso usarlos como marca?, quizás por la misma razón que se usan en publicidad: porque son (o se vuelven) virales, son divertidos, fáciles de compartir, generan tráfico, likes, comentarios y son rápidos de crear.



En nuestro país para que una marca pueda ser registrada tiene que cumplir con los requisitos exigidos por la Decisión 486 de la Comunidad Andina. Así, el signo debe poder distinguir productos o servicios en el mercado y no encontrarse dentro de alguna prohibición absoluta o relativa contenida en la referida norma.


En esa línea, creemos que los memes pueden individualizar en el tráfico económico los productos y/o servicios que distinguen, lo que en cristiano significa que cuando veas un café como este sabrás que el producto está marcado con el famoso meme Grumpy Cat y lo podrás distinguir en el mercado del café de Starbucks.

Ahora bien, dentro de las principales prohibiciones absolutas que le serían aplicables a los memes podríamos decir que difícilmente estas imágenes o combinación de letras e imágenes constituirán denominaciones genéricas o engañosas. Recordemos que una denominación es genérica cuando por medio de ella se designa comúnmente a los productos o servicios para los cuales ha de usarse o se trata del nombre genérico o técnico del producto o servicio (ejemplo: chocolates para chocolates).

En efecto, la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos (“USPTO” por sus siglas en inglés) registró las marcas denominativas KEYBOARD CAT [1], NYAN CAT [2] y recientemente se ha solicitado la denominación DOGE [3], sobre las primeras se registró el nombre con el que se le denomina a los memes sin problema; sin embargo, frente a esta última solicitud algunos se han opuesto al registro de este signo señalando que la denominación era irregistable por ser genérica (por ser el nombre de este meme tan viral), no obstante, al final la USPTO determinó que la misma no se encontraba en este supuesto porque claramente no designa al producto mismo.


Por su parte, al analizar la prohibición sobre denominaciones descriptivas el signo no deberá reproducir una característica, información o cualidad del producto o servicio que identifica (por ejemplo: “Algodón” para prendas de vestir).

Sobre el particular, la USPTO denegó el registro de la imagen de Grumpy Cat para materiales digitales, aplicaciones para celulares, videos, poster, tarjetas y calendarios; así como para servicios de entretenimiento proporcionados por un sitio web. Debido a que consideró la imagen del gato como una simple ilustración de las mercancías o una parte que es característica importante del servicio o producto.

Otro aspecto importante para el análisis es la prohibición relacionada a los signos “contrarios a la ley, a la moral, al orden público o las buenas costumbres”, este punto sí resulta preocupante por su arbitrariedad; precisamente, hace algunos años se denegó en Primera Instancia de manera muy controvertida el registro del pezweon, cuya denegatoria fue correctamente enmendada por la Sala de Propiedad Intelectual.

Si bien en este último caso ya tenemos el antecedente sentado por la Sala de Propiedad Intelectual, consideramos que el problema parte de la prohibición, en la medida que al ser los contenidos inmorales u ofensivos subjetivos, la mejor manera de sancionarlos es a través del consumo, por lo que resulta más eficiente que si la gran mayoría de personas considera ofensivo el signo no adquiera el producto o servicio. Como quiera que sea la cosa igual este puede ser un gran impedimento para el registro de un meme.

Pero, esperen un poco, aún si nuestro meme supera las prohibiciones previas tiene que superar todavía las prohibiciones relativas o relacionadas a signos distintivos o derechos de terceros. Aquí adelantamos que el principal problema son los Derechos de Autor pero dejemos que el INDECOPI nos ilustre con dos de sus Resoluciones…



En la primera Resolución, el INDECOPI permitió el registro de la siguiente marca para distinguir prendas de vestir, calzado y artículos de sombrerería [4]. Como vemos, dicha marca incluye muchos de los rage comics ya mencionados y la verdad que dudamos que el solicitante del registro de esta marca haya sido el verdadero titular de los memes, no obstante, aquí no se dijo nada.




Poco tiempo después la Autoridad cambió de parecido y denegó una solicitud de marca [5], al considerar que ésta infringía los derechos de autor de terceros. La argumentación del INDECOPI señala que las imágenes de memes que conformaban el signo (también presentes en la marca anterior), poseían un grado de originalidad que las hacía protegibles, y por tanto, en la medida que no se contara con la autorización expresa de los autores, dicho signo era irregistable como marca [6]. Esto quizás suena un tanto bipolar y ya sabemos, seguro te debes estar preguntando:



En efecto, frente a este último criterio encontraríamos el mayor problema, pues cuando se trate de memes que circulan por la red, estos probablemente no puedan ser registrados si no se cuenta con la autorización del autor. De lo contrario, el único camino que nos queda sería que el meme a registrar sea de nuestra autoría.




Para finalizar, queremos dejar el siguiente mensaje: tengan cuidado al darle a los memes un uso comercial o intentar apropiarse indebidamente de ellos, puede no ser bueno para éstos ni para ustedes, si los denuncian. Los memes son libres y divertidos, no hay necesidad de hacerlos exclusivos, los incentivos para su creación no dependen de mayor regulación y su mundo debe mantenerse así, sin empresas y sin abogados.



Alvaro Ocampo / Piero Arias, noviembre de 2014


Referencias:

[1] Números de Registro 4417059 y 85709363. Información disponible en: 

[2] Número de Registro 4376980. Información disponible en: 

[3] Solicitud Nº 86217547.

[4] La marca fue registrada mediante Certificado Nº 195940.

[5] Tramitada bajo el Expediente Nº 505825-2012.

[6] Ver Resolución Nº 8550-2013/DSD-INDECOPI de fecha 31 de mayo de 2013, emitida por la Dirección de Signos Distintivos.

Esta entrada es parte del blog "Consumo No Rival" a cargo de Álvaro Ocampo y Piero Arias.


Etiquetas: [normas]  [soat]  
Fecha Publicación: 2014-11-10T08:30:00.000-05:00

La Ley General de Transporte y Tránsito Terrestre, Ley Nº 27181, dispuso en el artículo 30º la obligación que todo vehículo automotor que circule en el territorio de la República debe contar con un Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (en delante, SOAT). Ello, con la finalidad de brindar cobertura a todas las personas, sean ocupantes o terceros no ocupantes que sufran lesiones o muerte, como producto de un accidente.

En el marco de protección de las víctimas de un accidente de tránsito se aprobó mediante Decreto Supremo Nº 049-2000-MTC, el Reglamento Nacional de Responsabilidad Civil y Seguros Obligatorios por Accidentes de Tránsito (en adelante, Reglamento de Accidentes de Tránsito), el cual contiene las disposiciones relacionadas con la determinación de la responsabilidad civil de los conductores, propietarios y prestadores de servicios de transporte en accidentes de tránsito, fijando el régimen y características del seguro obligatorio, señalando las coberturas y montos mínimos asegurados.

A efectos de facilitar la operatividad del Reglamento de Accidentes de Tránsito fue necesario reunir su articulado en un Texto Único Ordenado, motivo por el cual mediante Decreto Supremo Nº 024-2002-MTC el 13 de junio de 2002, se aprobó el Texto Único Ordenado del Reglamento Nacional de Responsabilidad Civil y Seguros Obligatorios por Accidentes de Tránsito (en adelante, Reglamento del SOAT).

El Reglamento del SOAT establece las disposiciones relacionadas con la determinación de la responsabilidad civil derivada de accidentes de tránsito terrestre; así como, el régimen y características del seguro obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) por accidentes de tránsito y rige en todo el territorio de la República.

El mencionado Reglamento ha establecido que el SOAT es de carácter obligatorio y traslada dicha obligación al propietario del vehículo, señalando además que la contratación del SOAT debe ser efectuada con las compañías de seguros autorizadas por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP.

El pago de las indemnizaciones y reembolsos por gastos médicos o sepelio, otorgados bajo la cobertura del SOAT, deben ser efectuados de manera inmediata, pues tanto las indemnizaciones como los reembolsos se realizan sin investigación ni pronunciamiento previo de autoridad alguna, bastando la sola demostración del accidente y de las consecuencias de muerte y lesiones que se originó a la víctima.

El SOAT actúa bajo la modalidad de un seguro de accidentes personales y cubre los riesgos de muerte y lesiones corporales que sufran las personas, sean ocupantes o terceros no ocupantes de un vehículo automotor, estableciendo determinados montos de cobertura:
* Muerte c/u: Cuatro (4) UIT
* Invalidez permanente c/u hasta: Cuatro (4) UIT
* Incapacidad temporal c/u hasta: Una (1) UIT
* Gastos médicos c/u hasta: Cinco (5) UIT
* Gastos de sepelio c/u hasta: Una (1) UIT

De lo mencionado es preciso indicar que el Reglamento del SOAT en su artículo 33º ha establecido determinados procedimientos y requisitos a efectos de que los beneficiarios o víctimas puedan solicitar la cobertura a las compañías de seguros; así como un plazo de diez (10) días para que las aseguradoras puedan otorgar el pago de las indemnizaciones. 

En concordancia con lo señalado en el párrafo que precede, se debe tener en cuenta lo dispuesto en el artículo 34º, referido al orden de prelación de beneficiarios, pues solamente siguiendo el orden establecido se otorgará las indemnizaciones por fallecimiento.

Finalmente, resulta necesario indicar que el Reglamento del SOAT también ha previsto en su artículo 40º que el incumplimiento de las obligaciones que corresponden a la compañía de seguros derivadas del SOAT, tales como la negativa de pagar las indemnizaciones por fallecimiento, reembolso de gastos médicos y de sepelio, la no atención de las solicitudes en el plazo establecido por el reglamento, entre otros, serán sancionadas por el Indecopi y por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, en el ámbito de sus competencias. Asimismo, a elección del interesado, podrán formularse quejas ante la Defensoría del Asegurado, teniendo los pronunciamientos de esta entidad carácter vinculante para las compañías de seguro.


Imagen del post tomada de aquí.

* La sección "Normas" en Perú Consume se encuentra a cargo de Evelyn Chumacero, Cecilia Kahn y Yosely Osorio.

Etiquetas: [dineroelectrónico]  [iniciativasgremiales]  [modeloperu]  [sbs]  
Fecha Publicación: 2014-11-06T08:00:00.000-05:00

El dinero electrónico es el mecanismo que permitirá a sus usuarios hacer transferencias y pagos mediante mensajes de texto a través del celular (denominada billetera móvil), DNI con chip y tarjetas prepago.

En el Perú, la Ley de Dinero Electrónico ha sido promulgada mediante Ley N° 29985, del 17 de enero de 2013, y fue reglamentada a través del Decreto Supremo N° 090-2013-MEF del Ministerio de Economía y Finanzas, el cual regula las características básicas del dinero electrónico como instrumento de inclusión financiera.

Para ello, la norma ha establecido que para la emisión de dinero electrónico, éste deberá estar asociado a una cuenta de dinero electrónico que a su vez deberá estar vinculado a un titular debidamente identificado, de conformidad a lo establecido por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). Asimismo, las Empresas Emisoras de Dinero Electrónico (EEDE) podrán contratar a terceros para canalizar las operaciones, manteniendo de este modo la responsabilidad por la realización de las mismas.

El reglamento señala que las cuentas de dinero electrónico solo pueden ser abiertas por personas naturales nacionales o extranjeras y que su límite máximo es de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT) por transacción.

En este contexto, la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc) ha iniciado el proyecto de dinero electrónico denominado “Modelo Perú”, con la finalidad de incluir a más de 2.1 millones de peruanos en los beneficios del sistema financiero en un plazo de cinco años. Dicho proyecto estará a cargo de la ex ministra de Desarrollo e Inclusión Social Carolina Trivelli, quien asumirá la gerencia del proyecto de Dinero Electrónico.

En una primera etapa se podrán pagar el agua, la luz, el teléfono, hacer transferencias entre personas, recargar su celular y pagar tributos en el régimen simplificado. En una segunda etapa se podrá hacer compras en todo tipo de establecimientos, hacer giros, pagar créditos, hacer remesas y otros.

El presidente de la Asbanc, Oscar Rivera, señaló que este proyecto significa la apuesta más importante de la banca peruana para incluir a millones de peruanos a los beneficios del sistema financiero, a través del uso de los celulares. Los bancos hemos tomado la decisión de comprometernos activamente en promover el salto a la inclusión financiera pues queremos que más peruanos participen de los beneficios del sistema formal, con transacciones fáciles, seguras y con acceso a créditos, aprovechando la alta penetración de los celulares”, puntualizó.

De otro lado, el presidente de la SBS, Daniel Schydlowsky, aseguró que el plan de desarrollo del dinero electrónico, “Modelo Perú”, tendrá un costo inferior a una llamada telefónica; es decir, menor a S/.0,50 por transacción. Sin embargo, aún no se conoce si estas transacciones estarán sujetas al Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF).

El “Modelo Perú” es una iniciativa a cinco años, iniciando su fase pre operativa en 2014, se tendrán pruebas pilotos durante el primer semestre de 2015 y el inicio de operaciones comerciales será en la mitad del 2015, para lo cual Asbanc ha elegido a la compañía Ericsson.

De este modo, el dinero electrónico busca beneficiar sobre todo a aquellas personas que no se encuentran cerca a una agencia bancaria para que puedan hacer sus operaciones desde sus teléfonos móviles.


Imagen del post, tomada de aquí.

* La sección "Iniciativas gremiales y ciudadanas" en Perú Consume se encuentra a cargo de Jakelyn Chacaltana y Enrique Ochoa.
Etiquetas: [actualidadeconomica]  [economía]  [gobierno]  [ministerio]  
Fecha Publicación: 2014-10-29T15:00:00.000-05:00

La renuncia de Luis Miguel Castilla al cargo de ministro de Economía y Finanzas el 14 de septiembre de este año tomó por sorpresa a más de uno, más aún si se considera que fue el único ministro que permaneció más tiempo en los seis cambios al Gabinete Ministerial del actual gobierno del presidente Ollanta Humala, siendo además reconocido por la revista Emerging Markets como el mejor ministro de Economía y Finanzas del 2012. Cabe recordar que durante esa misma semana de septiembre, Luis Miguel Castilla fue considerado el tercer hombre más poderoso del Perú según la revista Semana Económica. Pese a que la versión oficial del retiro de la cartera de Economía y Finanzas fue por temas personales, su alejamiento no deja de estar vinculado al escándalo del proyecto de ley Nº 3690-2014 (más conocido como “Ley Coca-Cola”) y la desaceleración económica que afronta el país.

Su reemplazo fue Alonso Segura, quien previamente ejerció el cargo de jefe de asesores del ministerio de Economía y Finanzas y conocido dentro del ministerio por hacer seguimiento a proyectos de asociaciones público privadas, identificar las trabas que enfrentaban y proponer sus soluciones. Segura es economista titulado de la Pontificia Universidad Católica del Perú y cuenta con una maestría en Economía en la Universidad de Pennsylvania en donde también obtuvo su doctorado. Asimismo, ha trabajado como gerente de estudios económicos en el Banco de Crédito del Perú y Scotiabank, fue consejero del directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional y presidente del comité especial de proyectos de inversión pública de ProInversión y Cofide. En vista a tan interesante hoja de vida, los retos que deberá afrontar no serán menores, por lo que a continuación, les presentamos una breve reseña de sus principales desafíos a cargo de la cartera de economía.

Bajo crecimiento económico en la región

A diferencia de años anteriores en donde el crecimiento de los países de nuestra región registró previsiones de 5% y 6%, se pronostica que para el 2014 éste será menor a 2%. Esto ha sido llamado como el fin del de la década de oro de las economías de América Latina. De manera específica, Brasil (considerada como la primera economía a nivel regional) ha entrado en recesión técnica y presenta su peor desempeño desde la crisis financiera internacional del año 2008 y 2009. En el caso de Venezuela, la economía se encuentra más endeudada y con una inflación cada vez mayor (en enero de este año, fue la más alta del mundo). Argentina se encuentra afectada por recesión económica, alta inflación y endeudamiento. A su vez, los países de la Alianza del Pacífico, integrados por Chile, Colombia, México y Perú, aún buscan lograr obtener un crecimiento económico de 3% para el 2014 y de 4% para el 2015.

Recuperación de la Economía

Ante los preocupantes resultados económicos en el país, el Banco Central de Reserva ha tomado medidas dentro de su competencia para contrarrestarlos. El 12 de setiembre pasado, el BCR redujo la tasa de referencia de 3.75% a 3.50%, medida que parecería estar enmarcada dentro de un pesimismo sobre la recuperación económica, la cual parecería no ser temporal y de lenta recuperación como fue inicialmente anunciado. Esto sería confirmado al tener en cuenta que las exportaciones no se recuperan (aún mantienen un déficit en la balanza comercial) ni tampoco la inversión privada y pública. Lo anterior coincidiría con lo declarado por el Bank of America Merrill Lynch, al considerar que estas medidas son señales de que el BCR está cada vez más preocupado de que la desaceleración pueda ser mucho más profunda de lo esperado. De acuerdo a Semana Económica, las medidas tomadas por el BCR tienen como fin estimular el crecimiento de la economía en el año 2015 por medio de reducciones anuales de encaje y tasas de interés, por lo que sus efectos recién se mostrarían a inicios del 2015.

Reactivación de las inversiones y proyectos mineros

Ante la pausa en la inversión pública y la baja en la inversión minera, el ex ministro Castilla promovió medidas de reactivación económica a través de la ley Nº 30230 con el fin de promover y dinamizar la inversión en el país. En lo referido a la actividad de construcción, se espera una mejora a través de proyectos de infraestructura que incluyen el inicio de la construcción de la segunda línea del Metro de Lima (valorizado en seis mil millones de dólares) y el Gasoducto Sur (valorizado en 4 mil millones de dólares).

En lo que se refiere a proyectos mineros, hubo una caída significativa en la producción minera de 3.9% en julio (la producción de cobre cayó 4.1% y la de oro 19%). Pese a que el gobierno tenía buenas expectativas sobre la mina Toromocho, operada por la China Aluminium Corporation (Minera Chinalco), de producir 120,000 toneladas de cobre este año, solo se ha logrado 31,000 toneladas debido a problemas técnicos inesperados. Otros proyectos mineros importantes son el liderado por la canadiense Hudbay (proyecto valorizado en 1,8 mil millones de dólares) que empezará la producción comercial a inicios del próximo año y Cerro Verde, mina operada por la estadounidense Freeport McMoRan la cual tiene un proyecto de expansión de 4 mil millones de dólares con la que de duplicará la producción en más de 300,000 toneladas en el 2016.

Estos importantes proyectos deben ser tomados con atención al igual que los resultados de las elecciones de autoridades municipales y regionales del pasado 5 de octubre, toda vez que podrían obstaculizar algunos proyectos especialmente en regiones en donde existen presidentes regionales virtualmente electos que se oponen a toda activad extractiva, por ejemplo, en Cajamarca, Apurimac y Puno. Cabe mencionar que estas tres regiones concentran 23,113 millones de dólares en inversión minera. The Economist considera que incluso en el caso de que la producción aumente y compense la caída de precios, resulta importante que el nuevo ministro diversifique la economía y que no dependa exclusivamente de estos bienes.

Además de los retos mencionados anteriormente, en una entrevista dada en abril a Semana Económica, el ministro Segura indicó que el gobierno tiene como prioridad promover la inversión en los sectores salud, educación y seguridad, lo cual incluiría la modalidad de inversión a través de asociaciones público privadas, la cual considera vital para mantener el crecimiento. Asimismo Segura liderará la implementación del Plan Nacional de Diversificación Productiva con el Ministerio de Producción, afrontar las consecuencias del fallido intento de aporte obligatorio de trabajadores independientesal Sistema Privado de Pensiones, el aumento de sueldos de empleados públicos, la huelga del sector Salud, entre otros temas.

Con miras a cumplir las expectativas de su desempeño, el nuevo ministro ha fijado como meta para el 2016 que el PBI crezca al 6%. Por ahora, es alentador que en julio la economía peruana creció en 1.16% con relación al mismo mes del año pasado, siendo mayor al resultado de 0.3% del mes de junio pasado. Además de ello y con miras a recuperar el crecimiento económico, el 1 de octubre luego de declarar ante la Comisión de Economía del Congreso, el ministro Segura manifestó que es altamente probable la aplicación de medidas de impulso fiscal en el corto plazo que permitan apuntalar la economía del país. Asimismo declaró la necesidad de trabajar en los pilares más problemáticos para hacer negocios que fueron identificados por el Foro Económico mundial: regulación laboral, tasas impositivas, infraestructura, burocracia gubernamental, ineficiencia, corrupción, entre otros. Todo estos esfuerzos permitirían al país acercarse al proceso con la Organización de Desarrollo Económico (OCDE), lo cual sería una “palanca para impulsar reformas de progreso y desarrollo”.

Imagen del post tomada de aquí.

* La sección "Actualidad Económica" en Perú Consume se encuentra a cargo de Carlos Viguria, Walter Alvarez y César Ordinola.
Etiquetas: [blogs]  [culturadeconsumo]  [labitacoradelconsumidor]  [regulacion]  
Fecha Publicación: 2014-10-27T08:00:00.000-05:00

"La humanidad tiene que establecer un final para la guerra. 
Si no, la guerra establecerá un final para la humanidad."
John F. Kennedy

La historia de la humanidad está plagada de confrontaciones de toda índole las cuales se han presentado bajo un motivo aparentemente válido -religión, política, economía, entre otras-. Las sociedades no han sido ajenas a esta realidad y a lo largo de su desarrollo fueron testigos de una serie de enfrentamientos que lamentablemente siempre han desembocado en un significativo retroceso en el camino hacia un mejor nivel de vida.

Una de las principales fuentes para el desarrollo humano es la economía, sobre de la cual se ha discutido ampliamente, resaltando como uno de sus puntos más controvertidos, la intervención estatal.

Este debate se viene sosteniendo desde hace décadas con constantes pugnas entre quienes aborrecen la intervención gubernamental y depositan ciegamente su confianza en el mercado y los agentes que interactúan, mientras otros hacen énfasis en la necesidad de regular el mercado a través de políticas y normas generales o específicas según la actividad.

Esta contienda teórica acerca de la intervención del Estado en la economía tiene un especial matiz cuando se trata la defensa de uno de sus agentes, quien es considerado por algunos como el “más indefenso”: el consumidor.

Como es evidente, desde que las legislaciones de los países comenzaron a incorporar disposiciones relativas a la defensa de los consumidores, no tardaron en aparecer críticos que rechazaban tal “protección”, éstos a su vez se vieron enfrentados a quienes saludaban este tipo de intervención y se autoproclamaban “defensores de los consumidores”.

Al igual que en otros aspectos sobre el desarrollo de la sociedad, la regulación sobre la protección al consumidor, ha tenido vaivenes que nos han hecho avanzar y retroceder en innumerables oportunidades, con claros periodos de evolución e involución. Inclusive, el desarrollo de teorías, conceptos y definiciones ubicadas en ambos extremos abiertamente opuestos han sido galardonados con los más altos reconocimientos [1].

En la actualidad, si revisamos un diario, una revista y hasta un artículo de contenido técnico podremos observar principalmente dos posturas respecto del sistema de protección al consumidor: 1) los consumidores necesitan de mayor protección del Estado para evitar los abusos que comenten las empresas que concurren en el mercado; y, 2) resulta ineficiente asignar mayores cargas a las empresas para el desarrollo de su actividad comercial, pues serán justamente los consumidores a quienes finalmente se trasladarán toda esas imposiciones.

Al margen de analizar la validez de ambas posiciones [2], coincidirán conmigo en que resulta bastante complicado hallar una posición que describa el interés recíproco que existe entre ambos agentes del mercado y cómo el reducir la distancia entre ellos repercutirá en todos en general [3]. Por ello, el reto consiste en ampliar el desarrollo de aquellas herramientas que tengan como finalidad reducir al máximo los costos de transacción existentes en el mercado procurando una mayor circulación de bienes que tengan como principal propósito aumentar la cantidad de personas cuyas necesidades se hayan satisfecho.

Este contexto nos lleva a considerar que resulta importante aportar al desarrollo de la teoría sobre la protección al consumidor un enfoque totalmente distinto, dándole una definición diferente a lo que comúnmente llamamos “cultura de consumo”, revistiéndola de un significado contrario a lo anteriormente expuesto, que lleve consigo el propósito de acercar a consumidores y proveedores entre sí en base a sus características comunes.

Por ello, al reflexionar acerca de la mejor definición de “cultura de consumo”, concluimos en que se trata de conocer realmente el impacto de las decisiones que adoptamos en el mercado [4], según el rol que nos corresponda, ya sea como consumidor, proveedor o funcionario del Estado.

Crear conciencia en cada uno de los agentes con interés en el mercado sobre el impacto de sus decisiones y en cómo éstas pueden afectar a otros, debe convertirse en la principal función del Estado en cuanto a política regulatoria.

Atendiendo ello, las mejores vías para su materialización deberían incluir: (i) revelar información sobre aquellos hechos que cambien o puedan cambiar el escenario actual del mercado, específicamente la relación entre consumidores, proveedores y Estado; y, (ii) educar a los ciudadanos sobre la trascendencia de asumir las consecuencias de las decisiones que adopten, según el rol que desempeñen en el mercado.

Llevando a cabo estas dos tareas, interrogantes como ¿qué se debe regular? y ¿de qué forma se debe regular? [5] dejarán de ser una preocupación para quienes nos gobiernan y para nuestra sociedad.

El objetivo fundamental de esta entrega ha sido revelar por qué nos preocupa reflexionar sobre la ausencia de conceptos que busquen crear eficiencia en el mercado, especialmente donde puede percibirse el sesgo de considerar que los proveedores están a la caza de una oportunidad para engañar a los consumidores.

El desarrollo de “la cultura de consumo” es hoy nuestro principal enfoque en Perú Consume. Estamos convencidos que dejar de lado las confrontaciones sobre teorías extremistas y ahondar en conceptos que acerquen cada vez más a los principales agentes del mercado en pro de un escenario más eficiente -en el que recurrir al litigio sea la última opción que pueda considerar alguno de ellos- traerá consigo un mayor bienestar y una mejor calidad de vida para la sociedad en su conjunto.

Aplicando lo dicho por J. F. Kennedy al sistema de protección al consumidor, sostengo que es imperiosamente necesario ponerle fin a las disquisiciones acerca de la regulación del mercado y trabajar en el desarrollo de instrumentos que nos permitan contar con ciudadanos responsables y conscientes de las consecuencias de su comportamiento en la economía de la sociedad.

Walter Alvarez, octubre de 2014

Referencias:

[1] En este punto, podría resultar ilustrativo citar como ejemplo el premio Nobel en Economía otorgado a Friedrich Hayek (1974) quien sostuvo la interdependencia de la economía y la sociedad y, en contraposición, el recientemente concedido a Jean Tirole (2014) por resaltar la importancia de la regulación del mercado.

[2] Nos comprometemos a desarrollar en una próxima entrada ambas posturas para analizar si realmente alguna de ellas redunda en mayores beneficios hacia los consumidores.

[3] Entre otras posibles causas, el bienestar social obedecerá a que el Estado dedicará menos recursos a determinar si resulta adecuado regular el mercado.

[4] Esta definición fue desarrollada de forma conjunta con César Ordinola y difundida previamente a través del blog #YoConsumo

[5] Un mayor alcance sobre el análisis que debería efectuar el legislador antes de la dación una norma lo podemos encontrar aquí.


Fotografía del post tomada de aquí.

Esta entrada es parte del blog "La bitácora del consumidor" a cargo de Walter Alvarez.


Etiquetas: [arbitrajedeconsumo]  [indecopi]  [normas]  [proyectosnormativos]  
Fecha Publicación: 2014-10-21T11:45:00.000-05:00

El día de hoy, 21 de octubre de 2014, se ha publicado en el Diario Oficial el Peruano las Resoluciones de la Presidencia del Consejo Directivo del INDECOPI N° 161-2014-INDECOPI/COD y 162-2014/INDECOPI/COD mediante las cuales se aprueba la publicación en el portal electrónico de dicha institución de dos proyectos de directivas vinculados al sistema de arbitraje de consumo previsto en el Código de Protección y Defensa del Consumidor.

El primer proyecto de Directiva se encuentra vinculado al Procedimiento para la Nominación de Árbitros que formarán parte de los órganos arbitrales del Sistema de Arbitraje de Consumo.

El segundo proyecto de Directiva aborda las reglas complementarias a las establecidas en el Código de Protección y Defensa del Consumidor y en el Reglamento del Sistema de Arbitraje de Consumo, vinculadas al procedimiento de adhesión al Sistema de Arbitraje de Consumo por parte de proveedores y organizaciones empresariales interesadas en resolver las controversias surgidas con los consumidores a través del procedimiento arbitral de consumo, y a su vez crea el Registro de Proveedores adheridos a este sistema.

Ambos proyectos normativos se encuentran publicados en el portal web del INDECOPI a efectos de recibir los aportes y comentarios de la ciudadanía por el lapso de veinte días calendarios, al siguiente correo electrónico: directivasSISAC@indecopi.gob.pe

Puedes acceder a ambos textos en los siguientes enlaces oficiales:



* La sección "Proyectos Normativos" en Perú Consume se encuentra a cargo de Alida Centeno y Roxana Soto.
Etiquetas: [blogs]  [consumonorival]  [derechosdeautor]  [memes]  
Fecha Publicación: 2014-10-20T08:00:00.000-05:00

Sabemos que el rostro de “Yaoming” marida perfectamente con un audaz e irreverente mensaje, que el personaje “Forever alone” nos hace reír frente a la carencia de compañía femenina, que no hay gato más amargo con la existencia de la humanidad que el “Grumpy Cat” y podemos entender el efecto del logo de Brazzers al ser colocado sobre alguna inocente imagen (si no, ver aquí). De lo que quizás no somos tan conscientes es de las implicancias legales de la utilización de los memes, principalmente en el terreno de la propiedad intelectual. Sobre ello conversaremos brevemente en este primer post, que tiene como reto inicial no hacerlos dormir [2].



Para empezar, es preciso mencionar que un meme puede ser una frase o imagen, aunque usualmente resulta de la ingeniosa combinación de ambas. Incluso puede ser una corta animación en bucle (un .gif) o un video. Estas unidades de información se replican viralmente en el mundo en menos tiempo del que nos tomamos en cerrar el Facebook para empezar a trabajar. Y como podemos apreciar a diario, sufren diversas modificaciones determinadas por el ingenio de cada usuario [3] #TrueStory.

Es fácil pensar que en el mundo meme cualquier contenido podrá ser libremente utilizado, pero lamentablemente no es así, pues podríamos toparnos con ciertos problemas que acaben con la diversión.

¿La impronta en el meme? [4] 




Según la legislación peruana, cualquier creación visual puede ser considerada una obra protegida por derechos de autor sin importar su nivel de complejidad, siempre y cuando tenga al menos cierta “originalidad" [5].

En principio, es difícil pensar que los memes que ahora circulan por las redes sociales puedan ser considerados originales, pues parten de la modificación de plantillas que se han convertido en un estándar al ser fruto de situaciones o personajes cuyo origen se ha perdido en el laberinto de la viralización y las plataformas de contenido anónimas (por ejemplo: 4chan, 9gag, etc) [6]. Este es el caso de las incontables versiones de los conocidos ragecomics donde las estrellas son los rudimentarios dibujos de “Yaoming”, “Forever alone”, “Troll face”, “Rage guy”, etc. [7]





Pero, ¡cuidado!, como reconoce la Dirección de Derechos de Autor del INDECOPI, algunos dibujos de los memes sí cuentan con el grado suficiente de originalidad para ser protegidos [8], por lo que nada impediría que en algún momento puedan aparecer los verdaderos autores de estos personajes a denunciar. Así sucedió en Estados Unidos donde las empresas Warner Brothers y 5thcell fueron denunciadas por utilizar los memesde Nyan Cat y Keyboard cat en videojuegos sin permiso de los titulares (aquí más información) ¿Que cómo así? ¿Que cómo fue?


Nyan Cat es el dibujo de la cabeza de un gato con cuerpo de tarta de cereza que vuela por el espacio con la propulsión del arcoíris -sí, así de “surrealista” puede ser el arte meme-. Al respecto, nos preguntamos: si no hay duda sobre la originalidad de la -aparente- gata “minimalista” Hello Kitty, ¿por qué tendría el Nyan Cat un trato distinto? Así, de ser considerado este gatito original, quien lo utilice, por regla general, tendrá que pagar.


Por su lado, Keyboard Cat no es más que el corto video amateur de un gato tocando piano. Quizás no podríamos considerar este trabajo como obra audiovisual, pero sí como una grabación objeto de derechos conexos [9], los que permiten al realizador -entre otras cosas- impedir la explotación económica del vídeo como tal, por parte de un tercero.

Así las cosas, si bien los realizadores de memes podrían no tener problemas en que como usuarios disfrutemos, difundamos y/o alteremos sus contenidos (probablemente eso los hará felices), cuando una empresa quiera ganar dinero a costa de sus gracias -en publicidad, merchandisingo videojuegos-; normalmente no dudarán en pedir su tajada. Y lo más probable es que la autoridad les dé la razón ante una eventual denuncia.

En los casos mencionados, no es que los creadores de memes hayan actuado únicamente por la oportunidad de sacarle buena plata a una gran empresa, sino que ya tenían toda una línea de merchandising oficial en circulación. Sin embargo, vale preguntarse si es conveniente otorgar derechos de exclusiva al creador de un contenido que, por definición, está destinado a la libre transmisión y modificación masiva.

El Estado otorga al autor derechos de exclusiva bajo la premisa de incentivar la producción continua de contenidos positivamente valorados por la sociedad. Los memes son manifestaciones de la libertad de expresión, nos entretienen e incluso nos sirven para criticar el contexto social o político, por tanto, son bienes altamente demandados por la sociedad ¿entonces? [10]



Quien hace un memebusca reír, criticar y divertir a sus amigos. Proteger estos contenidos lo que dura vida del autor más setenta años no genera ningún incentivo para su creación, pues los memes se seguirán produciendo por la naturaleza misma de la red mientras aun puedan sacarnos una carcajada. Otorgar un poder monopólico resulta innecesario para generar una oferta óptima de estos contenidos, es más, otorgar derechos de autor sobre un meme puede desincentivar su producción y la de sus creaciones derivadas por miedo a las denuncias. (Y ni qué decir de cómo haría el INDECOPI para evaluar el verdadero origen de un memeo para ejecutar el cese de conductas infractoras en la red…) Por tanto, este contenido debería ser libre.


De otro lado, muchas veces los memes recurren a pantallazos con escenas de obras protegidas por derechos de autor como películas, videojuegos o cómics. Es poco probable que los titulares de la película El señor de los anillos, nos denuncien por la utilización de la famosa escena de Boromir, pero, de ser el caso, podríamos protegernos con la excepción de parodia que permite modificar obras en un contexto burlesco sin pedir permiso, siempre y cuando no dañemos al autor, a la obra o afectemos la explotación normal de la misma. Pero, no cantemos victoria, según nuestra legislación, tendríamos que pagar en caso el titular lo solicitara [11] [12].

Hasta aquí llegamos con el post. Pero, ¡no todo acaba con los derechos de autor! En la segunda parte de este post les contaremos de los memes y los problemas que pueden tener con las marcas.

Alvaro Ocampo / Piero Arias, octubre de 2014

Referencias:



[3] Definición de meme de internet tomada de Castaño Díaz, Carlos. “Defining and characterizingthe concept of Internet Meme”. Revista CES Psicología ISSN 2011-3080. Volumen 6, Número 2, Julio-Diciembre 2013, University of Copenhagen, Dinamarca. Pág. 97.

[4] Meme plantilla de “Surprised Koala” realizado en imgflip bajo la excepción de parodia.

[5] Ley de Derechos de Autor -Decreto Legislativo 822
Artículo 2º.- inciso 17. Obra: Toda creación intelectual personal y original, susceptible de ser divulgada o reproducida en cualquier forma, conocida o por conocerse.
Artículo 3º.- La protección del derecho de autor recae sobre todas las obras del ingenio, en el ámbito literario o artístico, cualquiera que sea su género, forma de expresión, mérito o finalidad.

[6] En el precedente Agrotrade vs Infutecsa (Resolución 286-1998/TPI-INDECOPI), se estableció que: Debe entenderse por originalidad de la obra la expresión (o forma representativa) creativa e individualizada de la obra, por mínimas que sean esa creación y esa individualidad. La obra debe expresar lo propio del autor, llevar la impronta de su personalidad. No será considerado individual lo que ya forma parte del patrimonio cultural-artístico, científico o literario.

[7] Diversos memesconocidos como “rage comic”. Imagen tomada de http://knowyourmeme.com/memes/rage-comics.

[8] Mediante Informe Nº 038-2013/DDA de fecha 22 de mayo de 2013 (que obra en el expediente 505825-2012/DSD), la Dirección de Derechos de Autor señaló lo siguiente sobre los personajes de varios memes conocidos como rage comics: “los dibujos compuestos por varios rostros de personas dibujados de manera irregular, expresando diferentes estados de ánimo son utilizados en las redes sociales para difundir un estado de ánimo e incluso un lenguaje entre los internautas, siendo que los mismos son conocidos como memes. En ese sentido, las imágenes que se aprecian en el signo solicitado  cuenta con el rasgo de originalidad suficiente para ser protegida por la legislación sobre Derecho de Autor”.

[9] Ley de Derechos de Autor - Decreto Legislativo 822
Artículo 143º.- La presente ley reconoce un derecho de explotación sobre las grabaciones de imágenes en movimiento, con o sin sonido, que no sean creaciones susceptibles de ser calificadas como obras audiovisuales.

[10] Meme plantilla de “Batman slapping Robin” realizado en imgflip bajo la excepción de parodia.

[11] Ley de Derechos de Autor (Decreto Legislativo 822).  Artículo 49º.- No será considerada transformación que exija autorización del autor la parodia de una obra divulgada mientras no implique riesgo de confusión con la misma ni se infiera un daño a la obra original o a su autor y sin perjuicio de  la remuneración que le corresponda por esa utilización.

[12] Meme plantilla de “One does not simply…” realizado en imgflip bajo la excepción de parodia.

Esta entrada es parte del blog "Consumo No Rival" a cargo de Alvaro Ocampo y Piero Arias.



Etiquetas: [blogs]  [consumocognitivo]  [neuromarketing]  
Fecha Publicación: 2014-10-10T08:30:00.000-05:00

La decisión de compra es un proceso cognitivo de elección y varía conforme al tipo de consumidor (impulsivo, prudente, inseguro, sabelotodo, comunicativo, poco comunicativo, aprovechador y disconforme), los cuales afrontan tres clases de variables que influyen a todos los consumidores: (i) las del marketing (precio, producto, promoción y plaza); (ii) las internas o endógenas (motivación, percepción, experiencia, características personales y actitudes); y (iii) las externas o exógenas (entorno socioeconómico, cultural, grupos sociales, familia, influencias personales y situaciones).

¿Por qué compramos? Existen muchas razones más allá de una necesidad específica. Hay razones hasta hedonistas, tales como la experiencia social, intereses comunes compartidos (tiendas especializadas), atracción interpersonal (punto de encuentro), status instantáneo o la emoción de la búsqueda. Las compras pueden ser planeadas, parcialmente planeadas (intención del producto pero no la marca), como no planeadas (impulso). También es importante diferenciar como compran las mujeres de cómo lo hacen los hombres, pero eso lo veremos en otra discusión.

Para Schiffman y Lazar el proceso de toma de decisiones del consumidor tiene cinco etapas [1].

La primera etapa es el reconocimiento de una necesidad que debe ser cubierta, ella es estimulada por una combinación de factores internos y externos que marcan el inicio del proceso. Cabe indicar que el marketing busca satisfacer necesidades ya existentes, las cuales se traducen en deseos, que pueden manifestarse y satisfacerse de diversas maneras a lo largo del tiempo. La publicidad nos demuestra que los consumidores quieren satisfacer una gama limitada de necesidades, lo que cambia son los diversos deseos que las transportan, los cuales pueden modificarse conforme al tiempo, al espacio social y el contexto económico.

La segunda etapa resulta de mucha importancia para los fines del presente artículo, toda vez que la “búsqueda de información” nos permite tener un primer acercamiento entre a lo que está expuesto el consumidor y lo que percibe e investiga para tomar una decisión de compra. La búsqueda de información empieza con la identificación de la necesidad, varía en función de cada tipo. Existe una búsqueda interna (memoria) y una externa (pre-compra). En la búsqueda interna se activan los conocimientos almacenados en la memoria, en la que generalmente se presenta una acción pasada satisfactoria, siendo que la intensidad de la búsqueda depende del tipo de decisión. Los sesgos afectan la búsqueda interna, van desde el sesgo de la confirmación (vemos lo que queremos ver), la inhibición (recuerdo de un atributo inhibidor que puede impedir el recuerdo de otro positivo o viceversa) y el estado de ánimo (la comunicación que logran un buen ánimo favorecen a la recordación de la marca).

La búsqueda externa se genera con los medios de comunicación, las referencias de amigos o familiares fuentes independientes, pruebas de productos (muestras), entre otros. Cabe indicar que para el criterio normativo actual y la interpretación del INDECOPI, el Deber de Información se encuentra relacionado a la búsqueda de información externa, siendo la búsqueda interna un factor que aún no ha sido investigado o tomado muy cuenta por la autoridad, lo cual, esperemos que cambien a partir de replanteamientos como los desarrollados en el presente trabajo. Ello debido a que, un consumidor buscara la información hasta sentir que posee la confianza suficiente en su capacidad para juzgar un  producto o servicio y elegir la opción que considera correcta, más allá de la disponibilidad o acceso a la información que exista sobre los bienes o servicios. Dicha confianza se desarrolla con la experiencia, siendo la información proporcional al tipo de producto o servicio que necesita, ya que no es igual comprar un vehículo que un chocolate o botella de vodka. La información es transmitida de forma verbal o no verbal (imágenes) por parte de los proveedores, la pertinencia y utilidad es un factor relevante y forma parte de la estrategia comunicacional de cada marca, conforme a su posicionamiento y a la segmentación a la que quiere dirigirse el proveedor.

La evaluación de opciones, es la etapa cuando en función a la información recogida, el consumidor, evalúa los atributos y los beneficios que ofrece cada marca (percepción y preferencias). En esta tercera etapa el consumidor construye su propio conjunto evocado de marcas (en las primeras en las que piensa cuando tiene que elegir un producto o servicio dentro de una categoría). Por ejemplo, cuando pensamos en la categoría gaseosas, puede que nuestro conjunto evocado sea Inca Kola, Coca Cola o Sprite, cada consumidor tiene su propio conjunto evocado.

La cuarta etapa es la compra, la que puede variar de acuerdo a la complejidad, ya sea porque implica una decisión rutinaria por su frecuencia o implique mayor responsabilidad, por lo esporádico o por el alto precio a ser pagado. Resulta importante que la autoridad administrativa identifique si para el consumidor la compra fue esporádica o rutinaria, ya que el nivel de complejidad puede ser proporcional al Deber de Información, considerando que para el consumidor este solo es un factor dentro de un proceso más enigmático.

La quinta etapa es la que genera las sensaciones posteriores a la compra, que van desde la satisfacción o el rechazo a la marca. En el caso de las compras por impulso (no planificadas), el consumidor tiende a listar luego una serie de justificaciones que respaldan su decisión.

En este punto, resulta pertinente indicar que existen dos criterios de evaluación de compra, que el consumidor ejecuta cuando analiza sus alternativas: (i) las estrategias no compensatorias; y, (ii) las estrategia compensatorias. En el primer caso, la debilidad de un atributo no puede compensar la fortaleza de otro, es decir, existe una jerarquía que permite desempatar para elegir, en estos casos, la debilidad de un atributo, genera que no acepte o decida por una marca en particular. En el segundo caso, la debilidad de un atributo si puede ser compensada por la fortaleza en otro, el típico ejemplo, de que un alimento engorda pero me gusta; el consumidor compensa el hecho que la comida sea “chatarra” por la satisfacción de comprarla a partir de su sabor u otros atributos. Las elecciones sin criterios, responden a los hábitos, el azar (indiferencia hacia las marcas de la categoría, por desconocimiento o nivel de necesidad) o motivo no racionales (sensoriales).

Para Bunge [2], la decisión de compra no es un proceso de etapas, ésta depende de un modelo dinámico como el desarrollado por John Howard, en el que se mezclan seis componentes (variables) a través de un proceso de agrupación y diferenciación. Dichas variables son: información, reconocimiento de la marca, actitud, confianza, intención y compra. Para este modelo, la información, se encuentra ligada a la percepción, la cual es provocada por un estímulo, siendo la medida estándar de la percepción del consumidor, el recuerdo que se tiene sobre una marca, conforme a la dinámica del modelo desarrollado por Howard.

Como puede observarse, el marketing viene estudiando la decisión de compra desde diversas perspectivas, lo cierto es que la información sobre un producto o servicio forma parte del proceso de elección, sin embargo, ésta no es una variable determinante para la decisión de consumo, la valoración y el estudio de los mecanismos psicológicos que utiliza la mente de los consumidores para tomar decisiones pueden llegar a sorprendernos respecto de su comportamiento (racionalidad) y a como son evaluados o vistos externamente (razonabilidad).

Desde nuestra perspectiva la racionalidad es un presupuesto para el análisis de la toma de decisiones, mientras que la razonabilidad es la evaluación que realiza un tercero respecto a mi decisión como consumidor, a efectos de simplificar el modelo de interpretación legal [3].

En este punto, podemos ir adelantando que la Economía Conductual postula modificar el presupuesto de racionalidad [4] que actualmente manejamos, toda vez que a partir del estudio de los sesgos y heurísticas se ha podido observar que los consumidores no tienen preferencias constantes y que su racionalidad es absoluta [5] en términos de predicción económica. Los modelos de comportamiento han demostrado que la racionalidad clásica no permite a los economistas predecir que decisiones tomaran los consumidores en el futuro.

El Derecho estudia y regula la decisión de compra desde el momento en que el consumidor busca la información para la realización de la compra. Para ello, se asume que los consumidores son racionales y razonables o en todo caso, esa es la aspiración normativa. Lo razonable es un presupuesto económico, que permite establecer un estándar, a efectos de reducir costos de coordinación en la dinámica de intercambio de bienes y servicios (transacciones), así como evitar incertidumbre en los proveedores respecto a la disponibilidad de la información. Lo racional es el proceso previo, es la forma en cómo los consumidores deciden en función de sus intereses.

En tal sentido, resulta importante revisar que se entiende por la racionalidad del consumidor y por consumidor razonable a efectos de observar si el replanteamiento del Deber de Información generaría una modificación al contenido de los referidos conceptos o en realidad ello dependerá de los resultados que se obtengan a partir de la inclusión de los descubrimientos o postulados de las neurociencias en la formulación de políticas de protección al consumidor.

Carlos Rojas Klauer, octubre de 2014

Referencias:

[1] SCHIFFMAN, León y LAZAR Leslie. Comportamiento Del Consumidor. 8° Edición. (2005) México: Editorial Pearson Educación.

[2] BUNGE, Sonia. “Comportamiento del Consumidor: Aplicación del Modelo de Howard al Mercado Argentino de Telecomunicaciones” Tesis de Licenciatura en la Universidad de San Andrés, Buenos Aires: 2000, pág. 54.

[3] Los analíticos definen lo racional simplemente como un factor de mero procedimiento, como un juicio lógico-formal de atingencia por parte del acto decisorio a reglas positivas que no siempre derivan en una decisión jurídica razonable. En ello, la idea de lo razonable sigue entendiéndose como el grado de legitimidad sociológica, para utilizar terminología weberiana, que una determinada decisión comporte”. BAZÁN, José Luis y Raúl MADRID. “Racionalidad y razonabilidad en el Derecho” En: Revista Chilena de Derecho, Vol. 18, N° 2, 1991, p. 185.

[4] La Economía Neoclásica o Tradicional parte de la presunción de que casi todas las personas, casi todo el tiempo, toman decisiones que se condicen con sus intereses tras un análisis costo-beneficio racional libre de sesgos. SUNSTEIN, Cass y Richard THALER. “Libertarian paternalism is not an oxymoron”. En: The University of Chicago Law Review. Volumen 70. Número 4. 2003. p. 1163 (traducción libre).

[5] Usualmente, el Análisis Económico del Derecho se ha enfocado en la soberanía del consumidor y, por tanto, ha hecho énfasis en la capacidad racional del ser humano. Una visión psicológica de la realidad revela, contrariamente a lo que se piensa, que el ser humano carece de un sistema de racionalidad perfecta (lo cual no significa que sea irracional). Para una visión más detallada del tema, ver: JOLLS, Christine, et al. “A Behavioral Approach to Law and Economics”. En: Stanford Law Review. Volumen 50. Número 5. Mayo de 1998.

Fotografía del post tomada de aquí.

Esta entrada es parte del blog "Consumo Cognitivo" a cargo de Carlos Rojas Klauer.


Etiquetas: [entrevista]  [indecopi]  [librodereclamaciones]  [multas]  [sirec]  
Fecha Publicación: 2014-10-06T18:00:00.000-05:00


Conversamos con Ivo Gagliuffi, socio del Estudio Lazo, De Romaña & Gagliuffi Abogados, sobre las modificaciones del Reglamento del Libro de Reclamaciones.

Aquí la entrevista:


*La sección "Entrevistas" en Perú Consume se encuentra a cargo de Evelyn Chumacero y César Ordinola.
Etiquetas: [actualidadeconomica]  [competitividad]  [worldeconomicforum]  
Fecha Publicación: 2014-09-30T08:30:00.000-05:00


El World Economic Forum publicó el Reporte de Competitividad Global 2014-2015 el cual analiza el panorama competitivo de 144 economías de todo el mundo. En los resultados, destaca Suiza como el país más competitivo del mundo, seguido de Singapur en el segundo puesto y Estados Unidos en tercer lugar. El Perú obtuvo el puesto 65 en el ranking de competitividad descendiendo del puesto 61 obtenido en el Reportede Competitividad Global 2013-2014 y 2012-2013(puesto 61 de 144 economías).

Al igual que el reporte pasado, Perú continúa ocupando el sexto lugar en Latinoamérica y el Caribe debajo de Chile (puesto 33), Panamá (puesto 48), Barbados (puesto 51), Brasil (puesto 57) y México (puesto 61); y arriba de Colombia (puesto 66), Guatemala (78), Uruguay (80) y otros.

De acuerdo al reporte, el descenso se debería a preocupaciones sobre el funcionamiento de las instituciones (puesto 118) junto al insuficiente progreso en la mejora de calidad en la educación (puesto 135) y adopción de tecnologías (puesto 92). Asimismo, se explica este descenso también por el agotamiento de las fuentes de ganancias de competitividad del país de años anteriores.

Por otro lado, el reporte destaca el muy fuerte desempeño macroeconómico (puesto 21) y altos niveles de eficiencia en sus bienes (puesto 53), mercados financieros (puesto 40) y mercados laborales (puesto 51) pese a la rigidez en prácticas de contratación y despido (puesto 130).

El documento menciona que pese a que Perú se ha beneficiado recientemente de un fuerte crecimiento gracias al aumento del precio de minerales, el país debe construir su resiliencia abordando desafíos más duraderos: fortalecer sus instituciones (puesto 127) a través del aumento de eficiencia del gobierno (puesto 116), lucha contra la corrupción (puesto 103) y mejorando su infraestructura (puesto 88). Además de ello recomienda el aumento de la capacidad de generar y usar conocimiento y, por lo tanto, diversificar su economía en actividades más productivas que requerirán aumentar la calidad en educación (puesto 134) la cual actualmente no es capaz de proveer las habilidades necesarias para cambiar la economía; impulsar la adopción de tecnología (puesto 92) incluyendo una amplia captación y uso de Tecnologías de Información y Comunicación (puesto 101); y finalmente aumentar su capacidad de innovación (puesto 117) el cual permanece bajo. Estas acciones tomarán tiempo en desarrollar y dar fruto.

Finalmente, resulta importante destacar una encuesta dentro del reporte en la cual se abordan los factores más problemáticos para realizar negocios en el Perú. Los principales problemas son la ineficiente burocracia en el gobierno (21.8%), corrupción (15.8%), restrictiva regulación laboral (12.2%), inadecuada fuente de infraestructura (10.0%), inadecuada educación de la fuerza de trabajo (8.0%), crimen y robo (7.2%) entre otros.

 Fuente: World Economic Forum – Report Highlights

Resulta importante mencionar que actualmente el país ha adoptado medidas para aumentar la competitividad, a cargo del ConsejoNacional de la Competitividad y el PlanNacional de Diversificación Productiva liderado por  el Ministerio de la Producción. 

Imagen del post tomada de aquí.

* La sección "Actualidad Económica" en Perú Consume se encuentra a cargo de Carlos Viguria, Walter Alvarez y César Ordinola.

Etiquetas: [indecopi]  [librodereclamaciones]  [normas]  [sirec]  
Fecha Publicación: 2014-09-29T08:30:00.000-05:00

El pasado 4 de agosto se publicó en el Diario Oficial El Peruano la Directiva N° 004-2014/DIR-COD-INDECOPI, aprobada por Resolución de la Presidencia del Consejo Directivo del INDECOPI N° 119-2014-INDECOPI/COD, la cual regula la implementación y condiciones de uso del Sistema de Reportes de Reclamaciones - SIREC.

Al respecto, debe indicarse que, de acuerdo al artículo 16° del Reglamento del Libro de Reclamaciones, los proveedores que registren un ingreso anual igual o mayor a trescientas (300) Unidades Impositivas Tributarias (el ingreso anual corresponderá al último declarado ante la autoridad tributaria y el valor de la UIT será el correspondiente al año en el que se efectuó la declaración de ingresos), tienen la obligación de reportar la información de sus Libros de Reclamaciones en el aplicativo informático que estará a cargo de la Gerencia de Supervisión y Fiscalización del INDECOPI (GSF) y se denominará “Controla tus Reclamos”.

De acuerdo a lo señalado en la directiva, la implementación del sistema se realizará en dos etapas:
a. Etapa de prueba: desde el 15 de agosto hasta el 31 de octubre de 2014. La GSF convocará como mínimo a cinco (5) empresas para esta prueba.
b. Etapa de operación: iniciará el 01 de noviembre del 2014​ y será implementada en forma progresiva.

Corresponderá a la GSF la implementación de un registro de proveedores obligados a contar con el SIREC, los cuales deberán presentar la siguiente documentación, como máximo hasta el 31 de octubre de 2014, y a través del portal web del INDECOPI: (i) Copia simple del DNI del representante legal o apoderado y (ii) Copia simple del certificado de vigencia de poderes del apoderado, expedido dentro de los seis (6) meses previos a la presentación de la solicitud. Luego de ello, la GSF asignará un código de usuario y clave a cada proveedor y será obligatorio el inicio de los reportes a los treinta (30) días contados desde el día siguiente de otorgado el acceso.

En lo que respecta al funcionamiento, debe precisarse que los reclamos y sus estados se deberán reportar vía internet, a través del SIREC en un plazo máximo de treinta (30) días calendario desde que el reclamo fue interpuesto. La información mínima que deberá ingresarse en el sistema es la contenida en las hojas de reclamaciones.

Es importante mencionar que el SIREC podrá ser utilizado como Libro de Reclamaciones Virtual por el proveedor, en cuyo caso, la información se reportará automáticamente al servidor del INDECOPI.

Finalmente, se ha dispuesto que si bien es facultad del proveedor utilizar el Sistema como Libro de Reclamaciones Virtual, de no ser así, la información de cada reclamo y su respuesta deberá ser ingresada en el Sistema en un máximo de 30 días calendario de interpuesta la queja o reclamo.