Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:


Fecha Publicación: 2016-05-29T19:30:00.001-07:00
Pronto habrán pasado dos años desde que terminó. Y sí, un año creí que la mejor forma para estar bien era enfrentar cada día los recuerdos. El error fue su presencia exhaustiva. Luego, simplemente tomé mis cosas y me fui. Ahora, simplemente no me pongo a establecer definiciones. Es cierto que aún me duele, cuando recuerdo. Pero las situaciones son completamente distintas, yo no sé si habré cambiado. Qué puedo decirte, qué es bueno decirte. No lo sé. Lo que me habría gustado: ser feliz contigo. Ahora, creo que ya no. Pero tengo miedo de regresar, de verte, de cruzarme contigo, tengo miedo de que pueda volver a sentir, porque ya no quiero que sea así. No quiero decir que te necesito, porque eso de necesitar siempre me ha parecido demasiado egoísta. Solo que me siento vacía, te echo de menos. No sé si sea solamente por ti o al tipo de vida que llevaba en general. De lo que sí estoy realmente segura es que fue acertado que todo acabara. Tenía que acabar. Me apena que hayas salido de mi vida, me refiero a que saber que existes, que compartí mis días contigo, que te quise tanto y que ahora, no sepa ni cómo estás, me apena. De alguna u otra manera, me encantaría tener la confianza de llamarte un día y decirte que vayamos a almorzar y que pasemos un momento agradable y que sigas en mi vida, me entiendes? Pero, a la vez no quiero volver a verte. Entonces, lo que realmente tiene que pasar, me lastima, aunque crea vehementemente que es lo mejor.

Fecha Publicación: 2015-11-19T22:34:00.000-08:00
Tú qué querías. Te has dado cuenta que la forma de los signos de interrogación es hermosa: "¿" y "?". Cada uno ocupando espacio, por separado, teniendo que empezar el qué, cuál, cuándo, cuánto con tilde y luego de cerrar la pregunta, la respuesta en mayúscula, porque forma parte de una nueva oración, la origina.

Es inútil inventar respuestas, porque no son mías. Me visitan los días sin que yo vaya con ellos, con placer aumento mi barriga. Solo que pasa el tiempo sin mejoría y la ausencia ya se hace parte de mi vida. Y no quiero, aún no quiero. Las páginas se agitan entre mis dedos, regreso, retrocedo, adelantar no puedo. No importa el lugar. Le dije adiós a todo aquello que llevaba parte de esta, aquella historia. Y ahora, qué hago.

Dejé de fumar, pero no porque me lo pedías. Yo también tengo respuestas. Y sí, he mencionado tu nombre cuando he estado sola. No quedaba nada más si me ponía a lloriquear porque sentía alguna pena escondida. Qué puedo tocar, qué puedo abrazar, con qué puedo llorar más fuerte si no hay nada. Parece de esas historias con testigos que sin embargo, con el tiempo, nunca han existido. ¿Te mantengo aquí adentro?

Escucho como resuenan las preguntas, algunas con constancia, otras, con ironía. Pero, ninguna pasa desapercibida. ¿Las memorizo y luego, las repito? No. Las preguntas continúan un camino y por eso, las respuestas irán detrás. Presiento que solo llegué a la mitad del camino. A lo que sigue, no se me permitió entrar. Ahora, ¿voy para la izquierda o para la derecha?  Luego, ¿cuándo decidiré voltear sin nunca más tener que regresar?













Fecha Publicación: 2015-11-13T01:44:00.000-08:00
Algunas de los laberintos:


1) Te quise, Camila Moreno

    


 2) Mírame, mírate, Natalia Lafourcade.

    


3) Mirrors, Justin Timberlake.

    


4) Mirrors, Ellie Goulding (cover)

   


5) We found love, Coldplay (cover)



6) We found love, Rihanna

     


7) Sintiendo, Bomba Estereo



8) Siguiendo la luna, Los Fabulosos Cadillacs.



9) No pienses que fui yo, Los Fabulosos Cadillacs.





10) Bosque, Bomba Estereo.



11) Corazón abierto, Victor Muñoz

    


12) Twist and shout, The Beatles.



13) A song for you, Amy Winehouse.



14) One and only, Adele.



15) Wish you were here, Avril Lavigne.



16) Avanti morocha, Los caballeros de la quema.



17) Un vestido y un amor, Fito Páez.

    

18) Muchacha, Fito Páez.



19) Polaroid de locura ordinaria, Fito Páez.



20) Sorri, Sou Rei, Natiruts.



21) Solo un segundo, Bacilos.

    




























    
    















    

Fecha Publicación: 2015-10-23T09:03:00.000-07:00
Hay días en los que no me gusta mi cara. Entonces, cierro la puerta, vuelvo  a la cama, tapo a esa desgraciada. No me importa lo que tenga que hacer. Me veo en el espejo. Mierda, está llena de tantas faltas de ortografía, como esas putas terminada la orgía. Con esa cara, ni siquiera les pagaría. ¿Cómo me iría de puta?

La puta, la puta, la puta, la puta y se me viene a la mente esa puta que era mi amiga. Sí, tú, que cuando simplemente te narré lo que  hiciste, te echaste a llorar y todavía a gritar que lo que yo decía era mentira. Qué conchuda eres, oye puta.

Eres puta, puta, puta y todavía, una puta mala.


Fecha Publicación: 2015-07-09T22:05:00.002-07:00

Fragmento de Opio en las nubes de Rafael Chaparro.


No sé cómo empezar. Te conocí en el Opium Streap Tease y me dijiste que te llamabas Harlem y también me dijiste que te gustaba el whisky, las mañanas de sol y tantas otras cosas de las que no me acuerdo. Yo te dije que me llamaba Gary. Gary Gilmour y que acababa de morir en la silla eléctrica y no me creíste. Pensaste que estaba loco, que tal vez había bebido demasiado y te fuiste a la pista a sacarte tus ropas, a regar un poco de sudor aquí y allá mientras tocaban boys don’t cry y yo pedí una cerveza y te vi allí desde la barra y me pareció que olías un poco a opio, un poco a cerveza, un poco a paloma, un poco a boys don’t cry, un poco a mañana de miércoles y no parabas de mover tus muslos, tus ojos, tal vez mirabas hacia arriba, hacia esas luces que olían a tomate, tal vez buscabas a Dios en la mitad de aquellas luces amarillas y rojas que daban vueltas encima de tu cabeza, de tus sueños de manzanas podridas y cuando se acabó boys don’t cry volviste hacia mí y nos pusimos a hablar, hablamos de todo, creo que hablé de tus cigarrillos y te pedí que me dejaras pasar la noche contigo, pero tú me dijiste que qué va, que no era posible y me dieron ganas de escribir tu nombre en el cielo, cerca de las nubes, ganas de escribir tu nombre con whisky, con vodka, con cerveza, con pequeños gritos, con sudores, con orines. Después te fuiste de mesa en mesa y te pusiste a repartir besos y claveles rojos a todos esos hombres que tenían mirada de pepino cansado y que te decían con sus miradas y desde el fondo de sus vestidos chillones que tú Harlem eras la mujer, que Harlem era esa noche llena de canciones confusas y rotas, Harlem era tener esos labios rojos que decían palabras de amor, Harlem era no ir a trabajar al otro día, Harlem era tener ese olor a yegua cerca de los vasos de licor, Harlem era boys don’t cry a las doce de la noche, Harlem era una noche de lluvia mientras daban en la radio el reporte del tiempo, Harlem era no saber si era sábado o domingo o viernes o martes o cualquier día, Harlem era quedarse mirando tus ojos en medio de aquellas luces, Harlem era importarle un culo todo, Harlem era tu culito, tus nalguitas, tus teticas perfectas, Harlem eran tus manos llenas de lluvia, tus dientes llenos de palabras secretas, Harlem era decir quiero hacer el amor contigo sobre una colina sembrada de tomates rojos en una mañana de verano, Harlem era tu pelo salpicado de sudor y luces de colores, Harlem era mi camisa azul de recluso y en el bolsillo unos cigarrillos sin filtro, Harlem era fumar al lado tuyo y dejar que el humo azul impregnara tus labios asesinos, esos labios rojos, Harlem era coger una jeringa y llenarla con un poco de tus babas, con un poco de tu olor e inyectársela en la cabeza, Harlem era asaltar un banco o un tren en nombre  tuyo y dejar escrito tu nombre, ese nombre, en las paredes, en los rieles, en el aire, en la hierba, Harlem era ir a vomitar al baño todo el whisky y pensar en ti, Harlem era escribir tu nombre con la lluvia, Harlem era ensopar un auto en gasolina y whisky y prenderle fuego, Harlem era tener una erección sin remordimiento en la mitad de aquel bar que olía a opio, a cerveza y a soledad concentrada, Harlem eras tú caminando entre las mesas regando un poco de tu nombre, un poco de tu olor aquí y allá, Harlem eran tus manos llenas de vasos, llenas de monedas, llenas de sueñitos, de palabritas roticas, Harlem era saber que era más de media noche y que afuera llovía y hacía calor, Harlem era el sabor de tu boca, ese sabor a carretera, Harlem era soñar contigo en una playa llena de niños, arena y barcos, Harlem era un domingo contigo en la playa, Harlem era cogerte y lamerte todo tu nombre, todo tu cuerpo, toda tu soledad. Desde que te vi quedé envenenado, Harlem. Eres como esa canción, Wild Thing, de Hendrix. Tenías la misma lógica de la heroína, me produjiste el mismo efecto porque te vi y me dieron ganas de inyectar tu nombre en mis venas, me dieron ganas de ir al baño y orinar orines con el sabor de tu nombre, ganas de ir al baño del Opium y mirarme frente al espejo y decir mierda you make me feel like a wild thing, you make my heart sing wild thing, me dieron ganas de escribir tu nombre con sangre en el fondo de mi vaso de cerveza, ganas de que me cortaras las venas con tus labios rojos mientras te tocaba las tetas. Ganas de desangrarme entre tus piernas mientras me hablabas de ir a la playa. 




Fecha Publicación: 2015-06-01T00:40:00.001-07:00
R.
El tiempo ha caminado y no me ha llevado, cuánto ya ha pasado que no he volteado. Cierro los ojos, cuento despacio. La adrenalina de mi agitado respirar no para. Años completos por dejar cuando ya se han ido. Sola voy, solo que cambié el camino. Dejé todo como estaba, cambié de ciudad. Llena de cuentas regresivas que contar. Cómo reconocer que eres valiente cuando deseas tanto volver hacia atrás. Incendios intensos que no se apagan. Imágenes que vienen aunque sople.

H.
Se perdió la luz y sigue prendida. Libertad, libertad de andar por encontrar para mudarme por callar. Pronunciar todo. Vocalizarlo, nada. Loncheras rosadas, montaña rusa, globos largos, algo pasa. Vaya por la tres, mujeres insensatas. No me quiero ir, no me lleves a casa. Solo es de noche, no estoy asustada.

B.
Adjetivos, que se vuelven a usar, resuenan distinto. Me demoro, pero me levanto. Esta noche, lo que se cae, que se caiga. Voy a forzarme a mirar. Ningún pedazo voy a guardar. Estar aquí de nuevo cuando ya nada quiero sujetar. El desorden, yo no lo voy a ordenar. Ha pasado el tiempo, esa maleta pesa más. Historias que sí puedo contar.











Fecha Publicación: 2015-01-03T21:22:00.001-08:00

Abrí la puerta sin llevar llaves y te busqué, en medio de la noche, yo te busqué. Atravesé veredas, levanté la mano, bajé la cabeza, que feo suena, no me esperé. Empujé, en medio de pensamientos extraños, equilibré a mi corazón o al suelo moviéndose. Me elevé, perforé mis miedos y continué. Con árboles que sirvieron de compañía, tejí zonas prohibidas y repasé cada posible camino que encontré en la memoria que me llevé. Dónde podía ser, despacio me pregunté. integrarme pedazo a pedazo, yo me aposté. Iba tan de prisa que no me fijé, andar sin cuidado que no atiné. Rodé, escalera tras escalera, yo rodé. Respiré, me sentí viva, con fuerza me levanté. Vi a mi sombra aclararse, yo continué. Mencioné cada momento que no olvidé, tuve diecisiete años otra vez, me aferré, intenté no soltarme, yo lloré, quité el curita, a la herida yo la golpeé, me pregunté por qué, me miré, con viejos ojos yo me miré, me acaricié, pero no me consolé, golpeé más fuerte, identidad, yo te busqué. No guardé, solo asalté cada grito que no me mantuvo de pie, desinfecté, vendé y receté, en retrospectiva, pero lo intenté. Caminé, sin voltear yo transité.