Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:


Fecha Publicación: 2013-07-28T22:37:00.000-05:00
Por: Hugo Supo 

La historia es esta: el Presidente pronunció su discurso, los ciudadanos le respondieron -como siempre- con descontento, ahora le llueven críticas, los analistas hacen su chamba, los ayayeros defienden hasta lo que no ha dicho, la burocracia agita un paro y sus enemigos políticos le hacen leña hasta por esa banalidad de que Nadine Heredia le quitó el asiento durante la misa y Te Deum.
Como discurso cae bien: soñador, prometedor, esperanzador, pero la verdad es que la gente quería pisar tierra o, más bien, que sea Humala el que aterrice.
Esas cifras no comparadas sobre Beca 18, SIS, crecimiento económico, turismo, etcétera, no ayudaron; por el contrario, uno podría tener la sensación de que quizás estemos peor que el año pasado o hace cinco. El estribillo de que vamos “en buen rumbo” es insuficiente.
“Incluir para seguir creciendo” ha afirmado Humala, pero de manera general, mencionando, por ejemplo, que un logro suyo es duplicar el presupuesto para el Concytec, como si fuera garantía de crecimiento en investigación y generación de conocimientos.
Lástima que no haya anunciado detalles sobre trabajo, infraestructura y seguridad; son estos puntos los que al final de cuentas interesan al peruano de a pie, no limosnas, no campañas de ayuda, no programas de redistribución económica, sino oportunidades, capacidades y, sobre todo, trabajo digno.
A todo esto, nadie tiene claro por dónde va eso de la inclusión social, el Primer Mandatario sostiene que es fortalecer las capacidades productivas (suponemos, por ejemplo, como el caso de Concytec y mejor educación), aunque, por lo pronunciado ayer, la ruta parece no haber cambiado de los programas sociales, que, como ya se ha dicho hasta el hartazgo, no contribuyen a salir de la pobreza, solo a paliarla.
Algo que rescatar es la Ley de Servicio Civil puesta en marcha, que debe ser fortalecida y defendida por la ciudadanía y por el Gobierno. Si Humala quiere llegar adonde dice que llegará, no debe torcerse ante las quejas de la burocracia nacional, de ese pequeño sector de trabajadores estatales que han secuestrado la marcha de las instituciones en perjuicio de la inmensa mayoría que no recibe sueldo del Estado.
Ahora la CGTP anuncia una huelga para el 10 de agosto, comprobándose, una vez más, que los burócratas no son servidores del Estado sino los verdaderos enemigos del crecimiento.
Pero estos son escuchados y logran poner su agenda entre la indignación por la “repartija” porque Humala ha pecado en no dar muestras mínimas de resultados conseguidos a partir de las reformas; de la Carrera Pública Magisterial no dijo casi nada; aquello de la tributación es tan discutible como indignante.
Por cierto, el anuncio de las siete reformas en favor de la seguridad ciudadana suena más a cuento chino que a realidad concreta; en Puno hemos escuchado con incredulidad que -ahora sí- la interdicción a la minería ilegal se llevará a cabo, que dice el Presidente, es culpable junto al narcotráfico de la mayor parte de la inseguridad. ¡Ja!
Para la descentralización solo hubo un llamado al debate, lo que podría implicar que el 28 de julio del 2014 se anuncie recién otra reforma al respecto o algo seguro. En fin, Humala no ha logrado retomar liderazgo y se le vienen tiempos difíciles. El resto es blablablá. (Publicado en Correo Puno 29/07/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-07-21T22:32:00.000-05:00
Por: Hugo Supo

Pocos son los hombres y mujeres presidenciables en nuestro país. Si mañana fueran los comicios tendríamos que hablar de una Keiko Fujimori que según las últimas encuestas es la preferida por una coyuntural mayoría, de un Alan García que ha insinuado arrogantemente participar en las justas del 2016 pero que en el fondo quiere regresar el 2021, de un PPK que pese a su avanzada edad pretende enganchar nuevamente con el electorado más joven y emocional, de un César Acuña que jura para sus adentros ser el hombre predestinado a ser Presidente del Perú, de un Luis Castañeda a quien le cuesta agarrar empatía con el pueblo, de un Alejandro Toledo que por el momento está más muerto que vivo en política y, por supuesto, de una Nadine Heredia que hace poco dijo que descartaba jugar a eso de la “reelección conyugal”. Lourdes Flores es invisible por cierto.
Sí señores, estos son los nombres más resaltantes de nuestra curiosa y siempre criticada fauna política nacional; y a no ser que aparezca algún out sider de última hora, los peruanos estamos condenados a escoger de entre ellos en las elecciones venideras.
Luego, aunque es harto sabido que nuestra democracia tiene carencia de partidos políticos, lo más parecido a estos, las principales fuerzas políticas nacionales serían: el Nacionalismo, el Apra, el Fujimorismo, Perú Posible y unas desgastadas PPC y Acción Popular sin líderes visibles y a las que solo les queda hacer lo mismo que han hecho en el último tiempo: buscar una cuota de poder en alianza con algún caudillo de turno.
La izquierda por su parte está igual que siempre, dividida y enfrascada en sacar adelante una organización nacional sin norte seguro, sin líder ni caudillo que les dé esperanza de luchar un protagonismo central en campaña. No hay nadie visible por allí, ni Villarán ni el cura Arana ni Santos logran alzar vuelo.
Así pues, no tenemos mucho de donde escoger amigos lectores, siendo sinceros, todo parece indicar que en el año 2016 los peruanos tendremos que elegir el “mal menor” de turno.
Y descartando a los que menos posibilidades perfilan (PPK, Acuña, Castañeda  y los otros) quedarían muchos menos presidenciables. Si tomamos en cuenta los actuales líos en los que se encuentran Alan García y Alejandro Toledo, las probabilidades de que Keiko Fujimori se siente en el Sillón de Pizarro son cada vez más probables, ¿quién podría competir con ella aparte de los ya mencionados?
La lucha será entre estos no lo duden, porque el Nacionalismo acaba de cerrar todas sus posibilidades de llegar nuevamente a la Presidencia, Nadine dice que no lo hará y Ollanta juró lo mismo el 2011. Si así estamos, al Nacionalismo no le quedará más remedio que negociar una cuota de participación en el poder del 2016, tal vez con la esperanza de retornar con fuerza para el Bicentenario.
Por ahora, Humala, Heredia y compañía quieren asegurar lugares en el Congreso de la República y otras instituciones tipo Tribunal Constitucional, Defensoría del Pueblo y similares que ya hemos visto durante el episodio de la “repartija”.
He ahí la razón por la que el Humalismo pone tanta fuerza en mantener esa alianza con el -aunque desprestigiado- potencial presidenciable Alejandro Toledo. No solo por aquello del blindaje en el escándalo de su suegra sino obsequiándole la Defensoría del Pueblo (ese intento de poner a Freitas ha sido para llorar) y, como no, participar también en la repartija de OPDs a lo largo y ancho del país.
Como van las cosas, Toledo será el candidato oficialista en el 2016 y competirá con la hija de Alberto Fujimori. Para García está fresco el recuerdo colectivo de su reciente gobierno y eso le quita números en las preferencias.
Si todo esto ocurriese, retornará a la agenda una votación por la “moralidad” del país, como ocurrió en el 2011, los odios  revivirán y más que apoyar a Toledo la fuerza antifujimorista volverá a unirse, quién sabe, perdonándole todo al Cholo de Harvard con tal de no caer en manos de los Fujimori. (Publicado en Correo Puno 22/07/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-07-15T07:56:00.000-05:00
Por: Hugo Supo

El vicepresidente regional de Puno, Saúl Bermejo Paredes, dio una desafortunada declaración para defender la inacción de este gobierno regional en el tema territorial, de especial forma en la atención a las poblaciones fronterizas. 
“Yo entiendo que no solo en este gobierno sino también en los anteriores gobiernos hubo un abandono total de nuestras fronteras y especialmente el olvido a las necesidades de la población que vive en las fronteras”, dijo muy suelto de huesos, en radio Onda Azul, el hombre que secunda a Mauricio Rodríguez Rodríguez. 
Como si la inacción del antecesor fuera motivo para olvidarse del tema, aunque si de votos se tratara, seguramente, se agitaría sobre lo mismo con ese florido verbo al que nos han acostumbrados nuestros caudillos. 
El caso específico de las comunidades que viven en el límite con Moquegua y el problema territorial en el que permanecen es un ejemplo de conversión de las necesidades de los ciudadanos en “caballitos de batalla electorales”. 
Y la verdad es que la ausencia del Estado conviene a algunos. Siempre se saca alguito para el provecho personal. 
Por esa situación atraviesan las comunidades cercanas a Moquegua, cuyos moradores tienen que escuchar extendidas disputas políticas sobre la pertenencia de tal o cual zona, mientras la olla está vacía, los niños desnutridos, las escuelas desiertas y las postas médicas cerradas. 
Es que existe una rara clase de políticos a los que les gusta anteponer conceptos ridículos como la “soberanía” o “dignidad” a las necesidades básicas de la gente. 
Tal vez eso explique por qué el otrora integracionista Mauricio Rodríguez ahora calle en todos los idiomas las posibilidades de impulsar “una gran región del sur”, que, de hecho, solucionaría buena parte de nuestros problemas con los vecinos. 
Pongámonos en los zapatos de los ciudadanos que viven en esas zonas, son ellos los mayores interesados en la presencia del Estado, venga de donde venga. 
Quizás en lugar de “consensuar” las supuestas propuestas técnicas de demarcación territorial entre Puno y Moquegua, este 17 y 18 de julio (a propósito de una nueva reunión entre los representantes de ambos departamentos), nuestras autoridades puedan empezar a discutir las amplias posibilidades de fortalecer una zona de integración interdepartamental. Vamos a verlos. (Publicado en Correo Puno 15/07/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-07-07T22:37:00.000-05:00
Por: Hugo Supo

Hermes Evelio Cauna Morales, el profesor que heredó el Frente de Defensa de los Recursos Naturales del Sur de Puno de las manos de Walter Aduviri tras el aimarazo, está en una disyuntiva complicada.
Por un lado, la semana que pasó declaró a este y otros medios de comunicación que los aimaras –a quienes dice representar– no se oponen a la minería; ergo, no deberían tener problemas para recibir algún proyecto como en estos días lo hacen los pobladores de Corani (Carabaya). Aunque Cauna ha sido claro en la necesidad de aplicar la Consulta Previa ante cualquier decisión.
Unas horas después, tras difundirse el titular de Correo informando sobre este nuevo contexto moderado desde el que Cauna enfocaba a la industria minera, el aimara salió a desdecir lo que antes había pronunciado y se apresuró en echarnos la culpa de las inconsistencias discursivas con que se maneja. Para nosotros, obviamente el miedo al qué dirán fue un factor determinante para el retroceso.
A pesar de ello, es en medio de este panorama cuando tenemos que animar a Hermes Cauna; explicarle que estar de acuerdo con el desarrollo de la minería no es agraviante ni afecta el honor de las personas como lo sostiene en una carta dirigida a esta redacción.
Si estar de acuerdo con la minería –como lo está un buen sector de aimaras– fuera pecado, imaginemos la vergüenza con la que andarían muchos pueblos, profesionales y hasta el mismo país que por historia se dedica a esta producción.
Que los aimaras del sur hayan repensado la posibilidad de participar en un proyecto minero formal es un gran avance, sobre todo si recordamos que en el 2011 el único argumento válido para sus dirigentes era la ya famosa arenga: “agua sí, mina no”, pero las cosas han cambiado hasta hoy.
Ahora bien, Cauna ha demostrado no tener el valor para decirlo con todas sus letras: los aimaras también tienen derecho a un proyecto tipo Corani, Ollachea o Candarave, donde las comunidades han encontrado en la inversión privada una luz en el oscuro sendero que les tocó vivir, sentados en su banca de oro, esperando que el Estado se acordara alguna vez de sus existencias.
Y para demostrarle a Hermes Cauna que no hay por qué temer, Correo presenta en su edición de hoy un informe (pág. 11) acompañado de fotografías exclusivas donde se muestra la transformación del otrora radical antiminero –por antonomasia líder de Cauna– Walter Aduviri.
Las instantáneas de Correo muestran al autor del aimarazo reunido con el principal representante de los mineros de Madre de Dios, Tankar Rau-Rau Amaru, un dirigente de informales cuyo verdadero nombre es Hernán de la Cruz Enciso y con quien el aimara tiene coordinación desde hace un tiempo.
Es más, el mismo Aduviri ha expresado que tampoco se opone a la minería; y a propósito de la defensa a la Pachamama en el que estriba su discurso, quizás él se anime a ser el emisario social que persuada a los seguidores de Tankar Rau-Rau Amaru para que dejen de dañar el medio ambiente e ingresen en el camino de la formalidad de una buena vez.
Como se dará cuenta, señor Hermes Cauna, no tiene por qué maldecir y camuflar su posición. Desde esta tribuna lo animamos a ratificar la idea expresada la semana anterior, esa de que los aimaras no se oponen a la minería.
Y cierto, ahora que el periodo de veto a las concesiones en el sur puneño vence en julio, la nueva posición de los dirigentes aimaras tendría que ser considerada como un llamado al ingreso de nuevos y buenos proyectos a territorios cuya gente ha estado andando con la idea equivocada del “aislacionismo”. Es hora de salir del clóset, señor Cauna. (Publicado en Correo Puno, 8/7/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-06-30T22:29:00.000-05:00
Por: Hugo Supo

Tras la Guerra del Pacífico, cuando Tacna se encontraba secuestrada por Chile, el gobierno de ese país inició un proceso de “chilenización” en esa zona, su objetivo era retenerla luego del plebiscito que se acordó realizar en el Tratado de Ancón.
Entonces empezó una persecución a los peruanos radicados en la Ciudad Heroica, los compatriotas eran objeto de vejámenes y hostigamientos. Entre las prohibiciones se encontraba el uso de la bandera peruana y en su lugar la obligatoriedad de tener que saludar a la bandera extranjera, so pena de ser reprimidos en caso de no hacerlo.
Los peruanos de entonces saludaban a la bandera chilena por imposición, sin convicción, lo hacían con desprecio y sin real compromiso. De allí es que la expresión “saludo a la bandera” se popularizó en el lenguaje coloquial, hasta que la sociedad peruana fue haciendo de esta frase un modus vivendi.
Para lamentar nuestro, “el saludo a la bandera” se aplica en casi todo. Y el gobierno -por supuesto- hace cátedra a la hora de dar ejemplos. Veamos un caso.
Para algunos que les fascina el protocolo y el folclorismo político, la llegada del premier Juan Jiménez la pasada semana a territorio puneño implica una ratificación de que el presidente Ollanta Humala está interesado en este departamento, tanto así, que está en su voluntad enviar a sus ministros a sesionar, aunque ojo, quién sabe cuándo.
Por supuesto que alegra la instalación de la Mesa de Desarrollo de Corani y entusiama el ver cómo un pueblecito inundado de pobreza se anima por salir adelante apostando por aquello que tanto miedo ha significado en el altiplano: la minería.
Pero una vez más, ha tenido que ser la inversión privada la que logre la atención de los gobernantes, este viaje no fue a iniciativa de quienes acostumbran pedirnos votos cada cierto tiempo.
Jiménez la pasó bien en Corani, con serpentina, música, un poncho tejido con lana de alpaca y un chullo que algún iluso le obsequió; como respuesta, Puno tuvo otra vez el gesto amable de sabernos parte de la agenda de los ministros. Pronto dijeron, como tantas veces antes.
Así, lo de Corani se configura como un mero gesto político, quizás porque no saben que a esta altura de la historia nos hemos empachado de gestos. Lo que hoy queremos son inversiones, reformas y oportunidades de productividad.
La sesión descentralizada del Consejo de Ministros podría ser una ocasión, mas como se habrá notado, el tema sigue siendo verso para Humala, Jiménez y compañía.
El gobierno arrastró este asunto hasta el mes patrio, un periodo lleno de incertidumbre por la cercanía del Mensaje a la Nación, las Fiestas Patrias y la probable renovación de ministros que Humala debe confirmar.
Y es por eso que las palabras de Jiménez huelen a desconfianza, provocan desasosiego y una franca indignación por la poca voluntad de Palacio para con una región que ha sido especialmente considerada con el Nacionalismo a la hora de ir a las urnas.
En fin, ahora estamos igual que hace un año con la pretendida sesión ministerial, ya que tampoco conviene que los ministros liderados solamente por Jiménez lleguen antes del 28 de julio; no vaya a ser que ocurra lo que en el 2012, cuando Oscar Valdés arribó a territorio aimara y a las semanas dejó el premierato llevándose con él todos sus compromisos.
¿Y la Agenda Puno? No estará en el Mensaje a la Nación por obra y gracia de las autoridades, las de aquí y las de allá. Así pues, todas estas acciones, visitas, anuncios, foros y reuniones resultan ser simplemente un saludo a la bandera, bonito regalo que nos dan al iniciarse el mes de la Patria. (Publicado en Correo Puno 1/07/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-06-23T21:48:00.000-05:00
Por: Hugo Supo 

La conclusión del sexto mes del año y el inicio del séptimo implica echar una mirada al cómo van las autoridades.
Hasta ahora, el Gobierno Regional de Puno ha tenido el tiempo de gracia que pidió cuando se designó al nuevo gerente general, Fredy Vilcapaza Mamani; pero eso fue de gracia, y sinceramente, esa tregua no hizo que las cosas cambiaran para bien.
El gerente Vilcapaza -como lo hicieron sus antecesores- se opone a que haya cualquier tipo de evaluación a su trabajo, prefiere él que esperemos al 31 de diciembre y, entonces, cuando la leche haya sido derramada dar un juicio de valor sobre lo que se hizo y dejó de hacer.
Eso es incorrecto para los que creemos que la competitividad debe estar también ligada a la gestión pública, aún más si de lo que se trata es del dinero que todos aportamos. Ese trabajo requiere una vigilancia constante y no debería significar molestia para los funcionarios públicos.
Bien pues, Fredy Vilcapaza, el gerente que se suponía iba a curar al presidente Mauricio Rodríguez de la maldición que implica la ineficiencia, no está dando resultados alentadores. Ni siquiera el simplón tema de lograr mejor ubicación en la tabla de ejecución presupuestal es algo de lo que este hombre pueda enorgullecerse. Veamos.
Hasta ayer, el Ministerio de Economía y Finanzas informaba que el GRP alcanzó a gastar un 45 millones 606 mil 611 nuevos soles, eso hace apenas un 28,7% de un total de 242 millones 186 mil 209 nuevos soles que tiene como Presupuesto Institucional Modificado. Y eso que ya estamos a mitad del año.
Si hablamos en porcentajes, la gestión Rodríguez-Vilcapaza se ubica entre los seis gobiernos regionales que no han logrado superar el 30% de ejecución; es cierto que ya no están en el último lugar, pero ni crean que esto significa un mérito que debamos alavar, al contrario.
Las gestiones peor ubicadas en esta tabla son las de Junin con 29,8% (48 millones939 mil 895 nuevos soles), Moquegua con 28,8% (42 millones 612 mil 428 nuevos soles), Puno con 28,7% (45 millones 606 mil 611 nuevos soles), Ayacucho con 27,2% (95 millones 939 mil 580 nuevos soles), Ica con 24,5% (63 millones 960 mil 212 nuevos soles) y Tacna con 22,2% (49 millones 765 mil 511 nuevos soles).
Pero ojo que eso son porcentajes. En gasto real Ayacucho, Ica, Tacna y Junin están muy por encima de lo que Puno está ejecutando; en realidad solo Moquegua que registra 42 millones de gasto está por debajo de Puno.
Ahora bien, el presidente regional o su gerente podrían salir con la misma cantaleta de siempre: que el porcentaje de gasto se reduce al haber gestionado muchos más recursos ante el Gobierno central. Hasta ahora la Región ha recibido 242 millones 186 mil 209 nuevos soles y teniendo en cuenta que el presupuesto inicial superaba los 180 millones de soles, presumimos que gestionaron alrededor de 60 millones. Entonces, la bandera con la que Rodríguez justifica su ineficacia es su poder de gestión, pero eso también es falso.
Al ser Puno uno de los departamentos con mayor población, el presupuesto que hasta ahora tenemos resulta ínfimo para cubrir las necesidades insatisfechas, además regiones como Cusco, Arequipa, Áncash, Ica y tantas otras que tienen menor cantidad de habitantes gozan hoy de mejor presupuesto para sus obras; el dinero que gestionaron aquí es mínimo. De manera que ese cuento de ser un gobierno gestionador es un elefante de cristal.
Después de este medio año, ratificamos que este es un gobierno regional que se dedica a hablar mucho, a engrandecer una sorberbia por un falso moralismo y, típico en las izquierdas oenegeras, a echar la culpa al pasado, a los otros y disfrazar con ello su ineptitud.
Lo curioso es que ahora mismo y con estos pésimos indicadores están pensando en la reelección. Lástima por Puno.(Publicado en Correo Puno 24/06/13) 
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-06-17T08:21:00.000-05:00
Por: Hugo Supo 

Las noticias sobre la red de corrupción que se ha tejido desde el narcotráfico en la región Puno nos demuestran una vez más el trascendental rol del periodismo para apoyar el fortalecimiento institucional y la lucha contra las mafias cuando el Estado está atrapado dentro del monstruo.
Con indignación nos hemos enterado del cómo un grupo de personas, ahora apodadas “narcopolicías”, se han dedicado a trabajar relaciones corruptas en entidades como la Policía, Poder Judicial, Congreso de la República y suponemos que en otros lados también. Este no es un caso aislado y, según se ha visto, solamente es la punta de un gran iceberg que queda por derrumbar.
Y como en tantos otros episodios, la prensa y la opinión pública resultan al final el único escenario donde pueda exponerse lo malo que está ocurriendo en las entidades que se supone deberían garantizarnos el cumplimiento de la ley.
Con una Policía cuestionada, el Poder Judicial inmoral, Ministerio Público débil e inexperto y hasta el siempre escandaloso poder político financiado desde las mafias, es el terreno de la opinión pública a donde hay que llevar la pelea.
Por poner un ejemplo, algunas autoridades de Poder Judicial nos han demostrado que están en incapacidad moral para administrar justicia, razón por la que ahora deben de someterse a la transparencia de sus actos y decisiones.
No obstante, precisamente porque se trata de una organización mafiosa, los periodistas también somos vulnerables a sufrir amedrentamientos, nada raro sería entonces que en los próximos días empiecen las amenazas como lo están haciendo con algunos fiscales.
Ocurrirá seguramente, especialmente cuando los traficantes hayan sentido llegar su Waterloo, pero por eso mismo se hace necesario que la agenda común tenga fijación en este tema.
Ojo que estamos hablando del narcotráfico, el poder detrás del llamado crimen organizado que está especialmente interesado en la descomposición social paulatina. Poca cosa no es. El orden social establecido se encuentra en jaque, pues sus influencias han trascendido hasta escalones inimaginables.
Por eso esta lucha requiere de intervención sociocomunitaria y gubernamental vigilada. Una tarea pendiente de toda la prensa, pero con iniciales trabajos que es necesario valorar y respaldar desde la opinión pública.
Los audios y documentos que están en manos de los magistrados y la policía deben guiarnos para en principio desmoronar esa organización infiltrada en casi todo lado, será el inicio de un largo proceso para evitar que el sur del Perú se convierta en zonas invivibles como México, donde la sociedad se encuentra condicionada en sus modos de vida por la existencia de las maras y su vínculo con el narcotráfico.
Las instituciones democráticas de nuestro país no pueden más que dar ejemplo de firmeza para investigar, sancionar y expulsar a quienes resulten inmiscuidos en estas redes que -huelga decirlo- tanto daño nos hacen a todos. (Publicado en Correo Puno 17/06/13)   
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-06-09T21:53:00.000-05:00
Por: Hugo Supo 

Gregrorio Santos estuvo en Puno y la izquierda local ha vuelto a emocionarse. Pero no hay cosa distinta en este escenario: el discurso, las arengas, promesas, quejas y hasta la huachafa camisa roja han llegado -esta vez- para hacer propaganda a favor del Movimiento de Afirmación Social (MAS), que lidera el cajamarquino.
Y es que Santos representa hoy por hoy ese eterno cantar de la izquierda marxista, que -más allá de sus discursos- jamás ha podido demostrar en hechos lo que tanto pregona. Acusa a la derecha de fomentar el individualismo; pero hay que decirlo claro, no hay más individualista que ese militante de supuesta izquierda cuya unidad y socialismo se esfuman a la hora de ver sus intereses personales.
Así pues, el fin de semana, los rostros eran conocidos entre el auditorio que aplaudía a Santos. Fue curioso observar a seguidores del otrora sindicalista Luis Butrón, del casi olvidado Puka Llacta David Jiménez, del gaseoso Movimiento Agrario Puneño, alguno que otro exseguidor de Mauricio Rodríguez y, cómo no, a los agonizantes Patria Roja de la Universidad Nacional del Altiplano, entre otras joyitas.
Que no confunda Gregorio Santos, que el auditorio del sábado por la mañana no estaba lleno de sus seguidores ni votantes, eran solamente aventureros que llegaron allí tentados por la curiosidad de saber quién era ese hombrecito que había puesto en jaque al presidente Humala con el “No a Conga” durante el 2011.
Aunque para ser sinceros, también hubo alguno que buscaba asegurar su candidatura para las elecciones del 2014, a merced de someterse al discurso contestatario de moda, pero siempre teniendo en claro que la agenda particular es con la que se gobernará si así lo consiguiesen. Como ha sido antes y como parece que será en el futuro inmediato.
Santos llegó con el discurso de unidad para vencer a la “derecha neoliberal”; un reto harto difícil en un departamento confundido en sus ideas políticas , sin rumbo ni orientación, preso del caudillo populista que últimamente nos ha ensartado con la dizque autonomía regional, federalismo y quechuas-aimaras por la unidad.
Con todo este contexto, es deducible que la izquierda no dará victoria en el altiplano, y siendo el caso de que la derecha tampoco ha logrado calar en el pueblo a causa de la exclusión y centralismo, se hace necesario fortalecer el proceso de formación del movimiento originario, ese que no reniega de su pasado y enfrenta al mundo moderno con dignidad.
¿Que no lo hay? Por supuesto que existe, y es sobre todo gente joven que ha comprendido que la lucha no es contra la burguesía sino por crear una burguesía nacional que sea capaz de guiar al Perú en la construcción de ese Estado-Nación ausente hoy en día.
De eso se trata, de conseguir un capitalismo nacional, que fomente y enseñe la productividad como el camino hacia el desarrollo. De lograr ese capitalismo pedido por Raúl Haya de la Torre y de cuya inexistencia renegó José Carlos Mariátegui, estaremos mucho mejor.
El movimiento cultural originario -aún en pañales- no debe errar confundiéndose con el discurso oportunista de las izquierdas, menos imitar ese dogmatismo y polarización que podría terminar por hacerlos nada, ni qué hablar del radicalismo inútil.
La esperanza es el movimiento originario que tiene el reto de construirse con ideas claras, donde no quepan ni Santos ni los que vitorean en sus mítines propagandísticos. Veremos qué pasa. (Publicado en Correo 10/06/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-06-02T21:19:00.000-05:00
Por: Hugo Supo 

La carrera electoral es una pugna feroz e incesante, los políticos están siempre en competencia, no importa que ayer hayan sido elecciones, nuestros caudillos saben que no hay que detenerse, que la campaña no ha terminado ni lo hará. Que hay que prometer, sonreír y saludar con el brazo levantado.
Por eso mentir es fácil para los políticos, por lo menos de una inmensa mayoría, todos ellos se han acostumbrado a vivir en una eterna carrera que los condena a estar pensando siempre y antes que nada en el voto.
En esa lógica, todo lo que hacen los políticos está computado, ¿no se han fijado en el “animal político” más prominente de la historia peruana reciente? Alan García pareciera calcular hasta en el modo de llevarse una servilleta a la boca; se ha convertido en algo irreal, inhumano, un robot.
Estos políticos son instrumentos de sus propias ambiciones, unos con más tino que otros, han desarrollado el sentido de la oportunidad y nunca desaprovechan para hacerse notar en cualquier asunto que implique ganar un simpatizante.
Eso le pasa al excongresista puneño Yonhy Lescano, el acciopopulista que sueña con ser candidato a la Presidencia del Perú, y como tal, trabaja incansablemente para marketear su nombre y rostro.
Hay que confesar que Lescano ha parecido siempre simpático y oportuno ante el reclamo de cualquier sector de la población, pero he ahí precisamente el motivo de la desconfianza que debería implicar este personaje.
Lescano es peligrosamente indefinido. Va a donde la corriente lo lleva. Lo ha demostrado muchas veces. Desde el conflicto ilaveño del 2004, que culminó con el asesinato del alcalde Cirilo Robles. O como cuando entre sus propuestas de campaña decía en el año 2010 que se opondría al proyecto hidroeléctrico Inambari, pero ¿acaso es posible que la oposición a algo sea una propuesta sería? No hay duda de que hablaba aturdido por el olor de la masa.
También cuando se convirtió en protector del mal recordado Walter Aduviri haciendo berrinche en el set de Panamericana Televisión, mientras callaba la otra verdad; esa que sufre el pueblo de Huacullani al habérsele castrado en la posibilidad de negociar un mejor destino con la minería.
Peor cuando se apareció en el primer operativo (fracasado) de La Parada en Lima, y del cual fue echado por los propios comerciantes al ser tildado de oportunista.
Más triste fue su intervención en la Comisión de Fiscalización, primero votando a favor del blindaje a Toledo, y un par de días después cambiando de posición, hasta exigir que el mismo Parlamento apruebe la investigación contra su aliado.
Así es Lescano, un tipo al que le encanta aparecerse en cualquier toma de local, bloqueo de puente o alguna pachotada que se convoque por algún hijo de vecino.
La semana pasada fue un capítulo más de ese afán figuretista, al enterarse de que los trabajadores estatales habían convocado a un paro de 48 horas, fue inmediatamente a decir que la Ley de Servicio Civil no puede pasar porque es inconstitucional.
No se puede hacer política así, arrastrados por la coyuntura, y sobre todo para un congresista, que no solo está para defender a grupos que protestan, sino, por encima de todo, defender los intereses de la población, de ese Perú que -por ejemplo- pide a gritos avanzar en la reforma de la administración del Estado que ahora está secuestrada por la empleocracia. (Publicado en Correo Puno 03/06/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-05-28T09:46:00.000-05:00
Por: Hugo Supo

Para los que estamos en el mundo de la prensa, hay ciertas coyunturas más parecidas a un Deja Vu que al mismo hecho noticioso. Ocurre, por ejemplo, cuando se programan feriados no laborables para el sector público; en esos días nos ponen en aprietos porque tenemos que conseguir “noticias” en una sociedad muy acostumbrada a fijar su rumbo al ritmo de la burocracia.
Pasa igual cuando la naturaleza programa sus afectaciones. Semanas más o semanas después, el periodo de lluvias suele iniciarse en octubre o noviembre de cada año en el altiplano. Y entonces, la prensa vuelve a poner en sus páginas titulares ya conocidos como. “¡Inundación!”, “¡Deslizamiento!”, “¡Cultivos al agua!”, etcétera.
Es similar cuando llegamos al invierno, cada mayo, junio, julio y hasta agosto de cualquier año se vive de la misma forma, con noticias de fallecimientos de niños víctimas del neumococo, animales congelados en la puna, miles de casos de IRA o los inesperados friajes que golpean en nuestra selva.
Por eso es fácil deducir que en estos días seremos testigos de las famosas campañas para donación de ropa vieja en Lima o en ciudades para cuyos habitantes las muertes a causa de la neumonía se solucionan echándole una frazadita más al catre o luciendo esas prendas veraniegas que tantas veces han llegado a los pobladores rurales. Pasará lo mismo este año y al próximo talvez.
Este ir y venir de las coyunturas es otro mal síntoma de lo que ocurre en la sociedad; claro, porque las desgracias también son negocios, proyectos de emprendimiento crueles y desalmados que se aprovechan del dolor, y peor, que acostumbran a sus víctimas a alimentar el círculo vicioso de la miseria.
La lluvia, el frío y hasta la muerte son el negocio preferido de los que están acostumbrados a vivir a costa del dolor ajeno, como esos dueños de funerarias que corren y encajonan a los muertos de los accidentes de tránsito antes de que la competencia y el llanto de los deudos los detenga.
De eso hablamos, de los mercantiles que adoran al mal, rezan por inundaciones o sonríen al ver galopar al jinete de la muerte junto a los helados vientos que atacan a nuestros niños en cada invierno puneño.
Por eso existe el dolor, porque hay un doliente y otro que saca provecho de ello, un interesado en no solucionar los problemas porque con eso se ganan los frijoles.
Así también son las elecciones últimamente: los mercachifles son los caudillos que añoran gobernarnos con cantos de sirena, y nosotros somos los dolientes que los elegimos a pesar de ser conscientes de sus demagogias.
Justo ahora, en un año preelectoral como es el 2013, empezarán a vendernos sus caballitos de batalla, los temas serán la descontaminación de la bahía del Titicaca, la recuperación de Pasto Grande, la Zona Franca de Puno, los infaltables estadios y la siempre vendedora oposición a la minería o cualquier idea de generación de megaproyectos regionales.

Los periodistas somos una especie de guardián en alguna estación de tren instalada sobre la riel por la que muchos han pasado y volverán a hacerlo, con sus mismos negocios y con esos mismos discursos. Los conocemos, los revelaremos. (Publicado en Correo 27/05/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-05-20T19:15:00.001-05:00

Por: Hugo Supo 

Don Alfredo Urrutia Altamirano, actual director del Proyecto Especial Lago Titicaca (PELT), anda acusando a este periodista de emprender una campaña calumniosa y sistemática en contra suya. Ha repetido esa cantaleta como si de maestro tuviera a un experto en victimización, un torero a la hora de hablar sobre temas de fondo.
Este columnista fue invitado para el pasado martes al despacho de Urrutia con el fin de hacerle una entrevista. Las preguntas iban a ser: ¿por qué se ha rodeado de personajes tan cercanos al congresista Mariano Portugal?, ¿por qué está permitiendo el retorno de trabajadores que salieron malparados de esa misma institución el año pasado?, ¿qué es lo que está haciendo por encaminar la entidad?, entre otras.
Pero no. El marino -a quien le gusta ser huachafamente llamado “Popeye”- no quería una entrevista, lo que pretendía era dar clases de moral y ética periodística, vanagloriarse de su carrera militar, y -de remate- mostrar una arrogancia ya conocida en nuestra historia: la del misti sobre el indio.
Y como aquí ya nadie es gamonal, este periodista se levantó y salió de ese griterío soliloquio, dejando en claro que se le entrevistará cuando tenga los argumentos para aclarar lo que debe aclarar, en mutuo respeto.
¡Bah! Alguien que tuvo que ser llamado a través de El Peruano para pagar sus deudas ante la SUNAT, quien pretendió darse gustitos demandando al Estado (felizmente paralizado por el TC) o quien se alió a uno de los políticos con mayor cuestionamiento en la región, no puede dar lecciones de moralidad, menos aún desde ese “puesto fusible” con tufillo a padrinazgo.
Pamplinas. En realidad, el hecho no pasa de ser una anécdota más para alguien ya curtido en andar en medio de esos complejos de superioridad. Lo que preocupa son asuntos más delicados.
Por ejemplo, este señor pone el dedo acusador en este cronista como si fuera el responsable de su inacción en el PELT o de sus desafortunadas declaraciones; quien sabe, sí, hasta de lo que admitió para Los Andes (18/05/13): que a mes y medio de haber asumido el cargo no tiene proyecto alguno en mente. “Ahorita no estoy haciendo ningún proyecto nuevo, lo que estoy tratando de ver es qué proyectos priorizar”, dice en la cita.
O de la denuncia de presuntas irregularidades hechas por el alcalde de Uros Chulluni en Pachamama Radio ayer, donde se habla del dragado iniciando con el exdirector y que ahora está en pare por orden de Urrutia. O de la sentencia en contra que tiene el PELT por terrenos en la cuenca Lagunillas, las dudosas compras de pajillas y otras maravillas que vienen desde gestiones anteriores y cuya documentación está en nuestras manos.
No es menos preocupante enterarnos de que este director haya atrofiado hasta ahora tres proyectos: el dragado de Los Uros, la canalización de Yapuscachi en Cabana y similares trabajos en Quishuarani-Orurillo; como consecuencia lógica el gasto presupuestal no ha avanzado ni un chupo, hasta ayer el MEF confirmaba que apenas se ha desembolsado el 14,2% de sus fondos (41,562,549 soles).
No, señor Urrutia, no se oculta el sol con un dedo. Su inacción administrativa, excesivo protagonismo en desfiles y esas chácharas que tiene con los suyos no ayudan a mantener a flote a este barco. La victimización es una estrategia, cierto, pero suele ser insostenible.
Explique usted la situación política por la que atraviesa, los nexos con Portugal y el grupo de renegados que ahora se refugian en ese movimiento chanfainita CxC, las influencias de Walter Aguirre -tan mal recordado como ese desastre llamado Proyecto Pampa-; si quiere hágalo en este mismo matutino o con el entrevistador de su preferencia, y luego trabaje y siga trabajando.
Su fijación en este periodista es una senda equivocada; lo único que está demostrando hasta ahora es ser un marinero que, al paso que va, el puerto más seguro para ese barco llamado PELT será la desaparición; aunque quizás eso sea lo más valorable que usted haga por Puno. Servido caballero.  (Publicado en Correo Puno 20/05/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-05-12T20:10:00.000-05:00

Por: Hugo Supo 

La historia es la mejor muestra para saber que las relaciones humanas son dinámicas y cambian. Hoy por ejemplo, la familia ya no es la misma de antes: su concepto, tareas y composición han variado.
Hace algún tiempo hemos tenido una sociedad cuya base eran las “familias ayllu”, las que se asemejaban más a lo que hoy conocemos como comunidad (de allí que en las zonas rurales todavía el trato es de hermanos entre adultos o de tío-tía cuando un niño-joven se refiere a su mayor).
A finales del siglo XX tuvimos las familias de relación sanguínea, es decir con el convencional concepto de papá, mamá e hijos (donde los abuelos y tíos pasan a tener una relación menos importante).
Y en estos tiempos existen una variedad de conformaciones grupales que también son familia. Hablamos de relaciones homosexuales, segundos matrimonios (tanto los que conservan sus primeras relaciones o los que integran sus primeras familias con la segunda), convivencias sin matrimonio y las familias monoparentales, estas últimas son mucho más frecuentes hoy.
Son las familias monoparentales las que están encajando en nuestra realidad, aunque la mediocridad ha hecho que adquieran connotaciones peyorativas, siendo calificadas como “familias incompletas”, “familias rotas” y/o “familias sin padre” (porque en la mayoría de los casos “el jefe de familia” es la mujer).
Es este tipo de familia que ajusta también en mayor medida a las mujeres de nuestros días, según reciente investigación de Arellano Marketing sobre el “Estilo de Vida de la Nueva Mujer Peruana”, un 55% de las damas se ubican dentro de las llamadas “modernas” (sale del hogar para conseguir autorrealización, deja de depender económicamente del varón y adquiere un rol más activo en el grupo familiar) y el restante 45% opta por ser “conservadora” (prefiere garantizar la seguridad familiar, no arriesgar por lo propio y dar todo por la unidad biparental).
En cualquiera de los casos, la verdad es que la mujer ha tenido harto que ver con los cambios de conceptualización familiar, ha ocurrido principalmente desde el nuevo rol que tomó en la sociedad, ya que su ingreso al trabajo fuera de casa ha provocado que su papel inicial tenga otro matiz.
Quiere decir que el protagonismo de la mujer sigue siendo trascendental en el desarrollo social. Históricamente, pero hoy más, al estar el hijo-hija más cerca de las madres que de los padres, es indubitable tener conciencia de la prioridad de esa primera educación-relación para el futuro de la sociedad.
Cierto, sería bueno conservar el equilibro de la familia biparental, pero la existencia de los grupos monoparentales parece ser un destino difícil de cambiar a esta altura de la historia, considerando que la tecnología y las revoluciones sociales son irreversibles.
Hoy más que antes, el rol educador de la mujer debe ser primordial; requerimos no solamente madres consentidoras que llenen de caricias y preparen la comida; también las queremos firmes, emanando disciplina e inspiración para los hijos.
No las necesitamos derrotadas, descuidadas y echadas al abandono, las requerimos leyendo un libro, haciendo deporte y también hablando de política. ¿Por qué no?
¿Nos quejamos de la delincuencia?, ¿de la televisión basura?, ¿de la corrupción?, ¿de los grandes problemas sociales? Las mujeres deben estar conscientes de lo fundamental que son para el mundo las decisiones que toman para con sus hijos, esas decisiones de apariencia insignificante, como el elegir el canal de televisión o el cumplimiento de los horarios de estudio para los niños; allí empieza la educación.
La familia ha cambiado y lo seguirá haciendo, lo que no cambia es que es perenne como el núcleo fundamental de la sociedad; ergo, es el reflejo de la sociedad. Un gran reto para las madres de hoy. (Publicado en Correo Puno 13/05/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-05-05T21:56:00.001-05:00

Por: Hugo Supo
Quienes hemos tenido a la muerte cerca de nuestros seres queridos, sabemos bien que esas despedidas -dolorosas para la familia- suelen mezclarse con las ansias de figuretismo de quienes no son necesariamente amigos del difunto.
“Cuando la hipocresía comienza a ser de muy mala calidad, es hora de comenzar a decir la verdad”, decía Bertolt Brecht para referirse a estos asuntos. Muy bien pues, vamos a dejarnos de cucufaterías.
Hay quienes suponen que el óbito de Javier Diez Canseco servirá para mitificarlo, llenarlo de glorias y, quién sabe, hasta insinuarlo como santo, como si la muerte fuera un borrón y cuenta nueva a los hechos terrenos, como si la inexistencia física trazara nuevamente la historia de nuestras vidas.
No nos extraña. Son esos mismos que de pasadita también buscan salpicarse con el agua bendita que ahora le echan al líder del movimiento socialista; aunque en realidad poco le ha de importar a él, los miles de mensajitos cursis y palabras fofas que le dedican -los que incluso se declaran sus admiradores- desde sus cuentas de Facebook y Twitter.
¿Qué debería representar JDC para los puneños? No mucho. Pero lo que sí debe quedar claro es que Diez Canseco fue el mentor de ese grupo que se ha dedicado a retrasar este departamento en nombre de sus “ideales”, llegando a sabotear la construcción de la Carretera Transoceánica hace ya más de 30 años y la explotación del gas de Camisea (con beneficio para todo el sur) casi por el mismo tiempo.
Son los que hoy, escudados en discursos antimineros y ambientalistas, no tienen ningún reparo para negociar candidaturas, financiamientos de sus ONG y cualquier tipo de repartija que puedan aprovechar.
No nos equivoquemos, son esos mismos que han negado al pueblo puneño sus amplias posibilidades de desarrollo en complicidad con la empleocracia local y mercantilistas capitalinos. “Idealistas” cultivados en las aulas de sociología, derecho y educación que en estos días se dedican a saquear municipalidades, el Gobierno Regional y otras oficinas más concretas como el PELT.
JDC era pues el líder de esta gente, amiga de Rosa Mavila, a quien no la olvidamos declarando en Buenos Días Perú, en el año 2011, para decir que los delincuentes más rankeados del país deberían ser enviados a Puno y aquí construirse más cárceles para castigarlos.
Así piensan Mavila y sus amigos izquierdistas nacidos en Miraflores, son una suerte de ese Vargas Llosa jovenzuelo que, en “Pantaleón y las visitadoras”, eternizó al Altiplano con el mismo concepto discriminatorio y menospreciante.
Son los abanderados de la verdad y la moral, esos que reclaman tolerancia para sus ideas y actos, pero que, cuando se trata de cualquier otro que no sucumbe a sus pensamientos, son feroces acusadores por corrupción y traición al pueblo.
Ese es el pensamiento que JDC representaba, con su izquierda pituca que se perenniza en la burocracia predicando las cifras de la pobreza, que habla del obrero, del campesino y los más necesitados, pero que no sabe de hambre ni de miseria material.
¿Hoy glorifican a JDC?, así parece, construyen la fábula y le juran seguir su ejemplo, levantan el puño izquierdo mientras estiran la mano derecha para recibir su parte; ignorando que el pueblo ya sabe que la justicia, la democracia y libertad no son principios que les pertenecen.
Y no. No hay que ser hipócritas ante un muerto, porque un muerto preferirá mil veces una crítica sincera antes que ese mar de lágrimas falsas que hoy le lloran como magdalenas. (Publicado en Correo Puno 6/05/13 )
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-04-28T21:38:00.000-05:00

Por: Hugo Supo

Algo nos dice que la insinuación de esta suerte de política estatista que Ollanta Humala propugnaba con la Gran Transformación y el consecuente debate que ha generado en la prensa y especialistas, servirá también como caja de resonancia a favor de las voces retrógradas que aducen que la solución está en el intervencionismo gubernamental en los mercados.
Mucho cuidado que la mecha podría encenderse y el polvorín de los “antitodo” explotar en las narices del propio presidente Humala. No olvidemos que en estas tierras convivimos con quienes dicen militar en la izquierda y como única socaliña en sus argumentos ponen los repetitivos descalificativos hacia la política económica que ha llevado al Perú a donde -mal que bien- hoy está envidiablemente ubicado.
¿Que necesitamos ajustes para lograr mayor equidad? Ciertamente. La solución para este gran problema de los pueblos latinoamericanos reside en ampliar las inversiones en los sectores de educación, salud, seguridad alimentaria e infraestructura básica, todo esto permitirá darle un impulso a la competividad individual de los ciudadanos y por ende -hasta es ocioso decirlo- a la competitividad del país en el mundo.
Definitivamente, la fórmula estatista por la que algunos podrían aventurarse no es la receta para salir del atraso; al contrario, los pobres y extremos pobres son precisamente quienes más sufren las consecuencias del clientelismo político, burocracia, baja calidad de servicios y populismo que se inyecta a través de las empresas estatales. De ejemplos malos estamos hartos.
Pero el gobierno nacionalista podría lamentar en poco tiempo el haberle dado pita a los que hoy se dicen ambientalistas y poco antes se ganaban los frijoles como defensores de los derechos humanos, progres, sindicalistas e incluso luchadores por la libertad, quienes no solamente alientan el retorno al estatismo sino la antiinversión.
A los vividores del conflicto les aborrece la tranquilidad, la estabilidad económica y las reformas sustanciales que requiere nuestro Estado para fortalecerse en lo que necesita hacerlo, no es de extrañar entonces que el argumento de “justo medio” que Humala presentaba la semana pasada en el Foro Económico Mundial para América Latina desarrollado en Lima, pueda ser la mecha de una nueva ola de agitación en regiones que más necesitan de inversión.
El discurso no es nuevo, sobre todo en Puno que está harto de tener el mismo Deja Vu opositor a cuanta cosa venga y se haga por mejorar la economía nuestra.
Y por eso no debemos callar para denunciar que esta misma gente, ahora inmiscuida en las Rondas Campesinas de Carabaya, cocina conflictos en contra de los proyectos mineros que están explorándose en zonas como Corani, Ollachea y el mismo distrito de Macusani. Felizmente, intentos mediáticos como los que forzó el abogado César Quispe Calsín en contra del Proyecto Corani han quedado reducidos, pues la licencia social es un hecho y ya es difícil- aunque no imposible- articular un sabojate.
Los ronderos de la región concluyen hoy un encuentro en la ciudad de Macusani, lo harán debatiendo sobre las concesiones mineras y seguramente de hidroeléctricas, donde se intentará poner candados “sociales”.
Es importante que esta cita sirva para dejar en claro que el Estado respetará los derechos de las comunidades mediante la implementación de la consulta previa si así corresponde, pero el mismo pueblo también tendrá que esforzarse por expulsar a los malos elementos que con la excusa de defenderlos apuestan por quebrar la economía como lo hiciera Walter Aduviri en el 2011 con los aimaras del sur.
Las reformas para tener un país más justo no se lograrán de ninguna manera dándole alas a sectores políticos paranoicos (estatistas y antiinversión). Humala debe saberlo, o en todo caso Nadine Heredia, que parece más cauta si de la billetera del pueblo se trata. (Publicado en Correo Puno 29/04/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-04-21T21:46:00.001-05:00

Por: Hugo Supo 

El escaso valor que los peruanos le damos a la puntualidad trae como consecuencia el habernos convertido en personas de última hora. Ocurre, por ejemplo, cuando en Puno empezamos a debatir el cómo mejorar la Festividad de la Virgen de la Candelaria, precisamente, semanas antes de su realización, cuando ya está todo oleado y sacramentado.
Nos falta entender la dimensión de algunas decisiones y su trascendencia en el tiempo, que los actos de hoy tendrán consencuencias mañana. Cuando procesemos ese flujo nos haremos, sin duda, más responsables .
Por eso es importante debatir en esta semana sobre el giro que debería significar para la fiesta de la Candelaria -la más importante de Puno y el Perú- el cambio de directivos que ocurrirá tras las elecciones del domingo 28 de abril.
No será tarea fácil para los nuevos dirigentes. Más allá de la tensión propia de la organización hay dos asuntos sustanciales que empujan a una coyuntura especial: la federación está ad portas de celebrar su cincuentenario de fundación y el Gobierno peruano acaba de enviar el expediente para proponer la fiesta patronal como Patrimonio Cultural ante la UNESCO.
Hasta ahora hemos vivido motivados por el espejismo que provoca los días de fiesta, creyendo que el espectáculo que montamos la primera quincena de febrero de todos los años es admirado por el mundo, cuando para ser sinceros, de espectáculos apenas tenemos una vaga idea.
El ya saturado lanzamiento de la festividad en la ciudad de Lima, la presentación nocturna que suele hacerse en la Plaza de Armas de Puno, los concursos en el estadio y el pasacalle final de veneración a la Virgen han tocado techo. Admitámoslo. Requerimos oxigenar la fiesta para posicionarla en los ojos del mundo como lo que queremos que sea: un patrimonio cultural de la humanidad.
Y para eso no hay otro camino que profesionalizar la festividad, como dicen los que saben, debemos agregarle calidad; pocas horas y días de espectáculo bien presentado, fluidez, temática y grandeza.
Pensemos que si queremos impresionar a un público extranjero que tiene cultura teatral y de espectáculos impresionantes como conciertos, inauguraciones de campeonatos mundiales de fútbol u olimpiadas, estamos muy lejos de ser competitivos con el nivel actual.
Un amigo europeo decía, tras observar un par de horas del “variadísimo” concurso de danzas autóctonas 2013, que los bailes le habían parecido muy semejantes entre todos, imaginemos qué habrá pensando de las interminables filas de cholas y achachis que se divierten para sí y poco se concentran en mostrar un espectáculo digno de ser llamado así. Ese y otros puntos deben ser inmediatamente superados.
Claro que también tenemos fortalezas, la etnicidad, la admiración por lo andino, todo un pueblo volcándose a las calles para danzar son escenas que no se ven así nomás en cualquier parte del planeta. ¿Cómo aprovechar ello para nuestro bien? A discutir pues.
El Colegio de Licenciados en Turismo inició en febrero un foro para mejorar la fiesta de todos los puneños, sus conclusiones son interesantes y hasta podrían centrarnos en el debate de los candidatos a la presidencia de la Federación de Folklore, los que esta semana están obligados a decirnos qué y cómo piensan hacer de este patrimonio puneño algo trascendental. Ya no estamos para experimentos de última hora.  (Publicado en Correo Puno 22/04/13)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2013-04-14T22:32:00.000-05:00

La disputa entre “puneños” y “juliaqueños” por una aún inexistente obra, como es el hospital Altiplano Nivel IV de Essalud, destapa uno de los más grandes problemas que tenemos como sociedad altiplánica: el chavonismo tonto. ¿Cómo nos verán los foráneos cuando nos observan?, debemos causar esa mueca cachacienta que pone la gente que se compadece de los ignorantes, esos que se burlan por dentro y saben que andamos mal, pero no corrigen y se limitan a mirarnos con pena, como si no tuvieramos remedio.
Lo tenemos bien merecido; solo eso puede provocar que personas de los mismos orígenes y con destinos comunes estemos discutiendo por la ubicación de una obra que ni siquiera la tenemos garantizada. Y parece un escenario perenne, como si alguna antigua maldición nos condenara a estas situaciones. Ocurrió hace poco con la famosa ZEEDEPUNO, de la que no se tiene ni rastros, y mucho antes con el aeropuerto, carreteras y cualquier cosita que se podía ganar en favor de estos localismos.
Dicen los psicólogos que el chavonismo o chauvinismo es una actitud de un sistema delirante que esconde un sentimiento neurótico de inferioridad en forma paranoica, puesto que tenemos manifestaciones de delirio de grandeza; por tanto miramos por encima del hombro y creemos que nos corresponde todo y al vecino nada. Está claro que eso nos sucede.
Desde lo pequeño hasta lo grande, somos una sociedad acomplejada, sin visión, apenas alzamos la vista hasta mirar nuestras propias bajezas y nos hace felices el fracaso del semejante, medimos nuestro gozo en un ranking de frustraciones. “Si el otro está jodido, soy feliz, qué importa si también lo estoy”.
Cuando Puno y Juliaca ponen en el centro del debate la ubicación de este sanatorio, se observan las distancias entre una y otra zona, nos pasamos la vida mirándonos como distintos; en cambio nunca hubo una campaña conjunta para lograr algo grande, somos miopes para observar lo que nos une y muy videntes para lo que nos desarticula.
Hoy por la tarde se reunirán los congresistas, alcaldes, consejeros y algunos funcionarios más con la presidenta ejecutiva de Essalud en Lima para avanzar sobre este proyecto y posiblemente confirmen la construcción en Alto Puno o Mucra. Roguemos a Dios para el raciocinio se imponga en nuestras autoridades.
Y a partir de ahora, el único discurso válido debe ser que la obra se haga en la región, la necesitamos, qué duda cabe, pero de la ubicación que se encarguen los técnicos. Después sigamos arrancando más proyectos, aquí no hay más lugar para la piconería.
Si el proyecto Altiplano se gana en buena hora, serán 120 millones de soles que beneficiarán a los asegurados de la región. Mejorará la infraestructura, la atención y por fin podremos tratarnos de enfermedades sin necesidad de acudir a Arequipa o Lima.
Es por eso que los políticos deben ser cautelosos, abstenerse de opinar sobre asuntos que les competen a los especialistas. Sus puntos de vista cargados de intereses personales y localismos nos hacen daño, distraen y exacerban los ánimos.
Los psicólogos sociales añaden que el chavonismo va acompañado de manías persecutorias consistentes en culpar de los males propios a otros países, regiones, pueblos o razas. Que esta sea la ocasión para diagnosticarnos, es un gran reto, que es necesario superar para iniciar a andar por la senda del desarrollo. (Publicado en Correo Puno- 15/04/2013)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2012-11-09T22:48:00.001-05:00

Por: Hugo Supo

Las manecillas del reloj marcaron las ocho de la noche de aquel viernes negro. El almanaque decía que era 22 de junio del 2012. Las estrellas, que apenas se podían distinguir vistas de entre las luces artificiales, parecían tiritar de frío como pequeñas luciérnagas en el cielo del altiplano juliaqueño.
A esa hora, la ciudad vivía un intenso correteo, los jóvenes acostumbran colmar su necesidad de desenfreno acudiendo a las discotecas que se han instalado entre los jirones Unión, Jorge Chávez, 7 de Junio, Piura o el popular pasaje Santa Elisa. El 22 de junio no fue la excepción.
A esa misma hora en el extremo sur de Juliaca, el guachimán Hernán Dany Serruto Rosa (24) se despidió de sus colegas. Junto a ellos estaba a cargo de la guardianía en el inmueble ubicado en la manzana L, lote 11 de la urbanización Taparachi, un local de propiedad de la empresa minera Titan S.A.C., que gerenciaba el joven Iván Torres Carcasi ante la muerte de su progenitor, Percy Torres, en el 2011.
“Serruto” -como era conocido Hernán Dany- “se comportó extraño aquella noche”, declararon unas horas después ante la policía sus compañeros. Tenían razón. Serruto estaba en el turno diurno, pero esa noche había optado por quedarse unos minutos para hacer horas extras y dar compañía a Félix Huanca Marrón (53) y José Fidel Castro Laura (51), estos eran los guardianes del horario nocturno.
Luego Serruto comunicó que sus planes habían cambiado intempestivamente, debía irse. Antes hizo una llamada, nadie pudo fijarse a quién o quiénes. El apretón de manos fue el adiós, Serruto caminó nerviosamente hacia la salida, era acompañado por Félix Huanca, pues alguien debía asegurar la puerta por dentro.
El otro guachimán, José Fidel Castro, se quedó en el segundo nivel, hasta que una combinación de miedo y sorpresa lo dejó zonzo, escuchó el fuerte estruendo provocado por el disparo de balas, quiso defenderse o huir, pero era tarde.
Los delincuentes llegaron antes de que se repusiera, lo golpearon, le dispararon en la boca y le quitaron las llaves que guardaba. José Fidel temió por su vida, la sorpresa de los hechos lo dejó obnubilado, imaginó que el buen Félix Huanca yacía tendido en medio de un charco de sangre y notó que una banda de encapuchados desataba el terror en la propiedad de los Torres.

LOS TRAICIONARON. A las 8 y 20 de la noche sonó el timbre de la comisaría policial de Juliaca, una desesperada voz reportó un asalto en la urbanización Taparachi. A los minutos se escuchó el ulular de los patrulleros dirigiéndose a toda prisa a la escena del crimen.
¿Qué había pasado?, ¿quiénes eran ellos?, ¿por qué los sorprendieron de tal manera? Las preguntas llegaban a modo de pequeños flash back a la memoria de José Fidel, mientras agonizaba ensangrentado. Tuvo suerte de que los malhechores creyeran que había muerto.
Estos hechos no eran casuales y José Fidel lo sabía. Alguien tuvo que traicionarlos, todo apuntaba a que ese alguien era Serruto; su extraño comportamiento y su evidente vinculación con los hechos eran verdades innegables.

TODO CALCULADO. La saña de los criminales fue planificada con la frialdad que solo los monstruos pueden desarrollar; cuando la policía llegó, la banda ya había escapado con rumbo desconocido, llevaban consigo -según declaró después el gerente Iván Torres a la policía- 53 kilos de oro, pistolas, revólveres, carabinas, el CPU donde grababan lo que captaban las cámaras de seguridad y otros objetos de valor.
Luego se supo que para perpetrar su cometido tuvieron que envenenar a los tres perros que la seguridad cuidaba como refuerzo, dos eran de raza rottweiler y un cachorro pastor alemán. Todo estaba fríamente calculado.

NO LOS LOCALIZARON. Aquella noche la policía montó una improvisada redada en los alrededores pero el operativo no tuvo éxito, los delincuentes reían en su escondite con los ojos brillosos por la adrenalina provocada por la incursión. El botín no era poco y su enceguecida avaricia estaba dando un brindis en ese momento.
En los alrededores de la casa de los Torres, en Taparachi -debió de ser a unos 500 metros de la tragedia-, los agentes hallaron la camioneta Mitsubichi de placa RU-9137 conteniendo municiones; la vinculación con los hechos era obvia. Los vecinos se sumaron denunciando que el vehículo fue abandonado por desconocidos esa misma noche.
Para entonces, José Fidel ya estaba siendo atendido en la Clínica Americana de Juliaca, los médicos le diagnosticaron policontusiones en la pierna y cabeza. Más tarde daría declaraciones ante la Sección de Investigación Criminal, sus agentes habían tomado el caso.

EL HOMBRE CLAVE. Con el transcurrir de las investigaciones se fue llamando a distintas personas vinculadas con la empresa para dar declaraciones ante la SEINCRI Juliaca, fue allí que otro hombre de seguridad de Titan S.A.C., Randy Moscoso Flores, el propio José Fidel Castro Laura y hasta el gerente Iván Torres Carcasi desfilaron para dar cuenta de lo que sabían del asalto. Moscoso ratificó que “no era usual que Serruto se quedara fuera de tiempo”. Había que ir tras el hombre clave.
El seguimiento demoró hasta el 23 de julio del 2012, ese día fue capturado Serruto en la avenida Circunvalación de la misma ciudad de Juliaca. No fue difícil lograr la confesión del guachimán, allí mismo delató a los compinches con quienes perpetró el crimen.
En los archivos policiales aparecieron entonces los alias de Chancho, Yuliño y Charles; hasta ahora se sabe que Chancho es Román Chuquicallata Sacachipana (extrabajador de Titán S.A.C.) y que Yuliño es Jhon Hamiltton Tito; Charles aún está en proceso de identificación.
Serruto se comprometió a colaborar con la justicia a cambio de beneficios en su juicio y fue así que contactó con Chancho y Yuliño, “hemos dado un buen golpe, en un mes les daré su parte”, tentó el guachimán.
Tras paciente seguimiento se detuvo unos días después a Yuliño, este intentó negar su vinculación, pero las evidencias estaban a punto de catapultarlo en el encierro. La policía pudo dar con este individuo, pero no con Charles y Chancho, ambos, y quizás otros de sus compinches, andaban sueltos en algún lugar, planificando otro golpe.

TORRES SABÍA. El informe policial N° 070-2012, en el que se basa la presente crónica, revela también un dato trascendental para las investigaciones que las autoridades realizan sobre la matanza y posterior asalto a mineros ocurrido el 19 de octubre en la carretera La Rinconada-Ananea.
Según consta en el documento, el hoy fallecido gerente Iván Torres Carcasi fue alertado de otro atentado contra su persona y sus propiedades; habría sido su empleado Yana Yanaque quien declaró que su compañero identificado como Erick Gárate le propuso participar de un asalto que pensaban hacer contra Iván Torres en las pampas de Ananea. Los hechos hablaron por sí solos el 19 de octubre, cuando unos 10 encapuchados acribillaron sin piedad al joven minero, a sus trabajadores, y se llevaron -otra vez- su oro. (Publicado en Correo 10/11/2012)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2012-10-21T21:39:00.001-05:00

Por: Hugo Supo 

Bien dicen que las desgracias vienen juntas. Los Torres han muerto, y tal vez con ellos se cierra una historia familiar llena de altibajos, de éxitos amarrados al llanto, de emprendimiento y decepción, de vida y muerte, de luz y sombra.
Para escribir de los Torres debemos de hacerlo contando, grosso modo, la historia del aquel azangarino que cierto día decidió entregar su vida a la minería. Sí, y bien los saben los mineros de La Rinconada, Percy Torres Ríos era un minero de corazón, un varón forjado con sudor, lágrimas y arduo trabajo.

SUS INICIOS. “Empezó muy de abajo”, recuerda un alumno del Colegio Nacional (hoy San Antonio de Padua) de La Rinconada, aunque no fue muy cercano, el hombre que nos testimonia para este artículo estudió por algunos años junto a Percy Torres.
Eran mediados de los años setenta, cuando el flagelo del terrorismo hizo huir a la mayor parte de los campesinos lejos de sus tierras, algunos poblaron las pampas marginales de las urbes en formación, como Juliaca, otros prefirieron ir a las minas.
A Percy Torres lo recuerdan como un tipo callado; introvertido de personalidad, dirían los especialistas. Y es que su carácter fue formado en medio de la adversidad y la dureza que le tocó enfrentar en sus años de orfandad.

LA MINA. Fue allí mismo que el oro le llamó, lo atrapó como atrapa el perfume de una mujer a un hombre enamorado. Un joven Percy Torres empezó a chancar las piedras de esas heladas montañas cubiertas de nieve en busca del preciado metal. Al principio, como todos, lo hizo empleándose de obrero en la zona conocida como Cuatro Amigos.
Ser minero en La Rinconada es también cuestión de suerte, dicen los sabidos. Percy Torres tenía esa suerte, suerte que algunos envidian hasta nuestros días; fue su empeño por el trabajo duro, y en cierta medida, esa suerte los que hicieron un día a nuestro joven protagonista decidir por no trabajar para otros, sino para él y los suyos.
Percy Torres emprendió la labor de minero contratista en la zona de Cuatro Amigos por varios años, “habrán sido entre los años ochenta y noventa”, rememora el anónimo amigo y compañero de salón de clases que también se ha convertido en minero.

INDENPENDIENTE. Pero esas tierras estaban concesionadas por la Corporación Minera Ananea, eso significa que seguía trabajando para otros, Percy Torres quería ser independiente y formar su propia empresa, fue en ese momento que nació la compañía minera Titan S.A.C. La empresa de Percy Torres aparece como activa desde junio del 2003 en los registros de la SUNAT.
Todo parecía ir bien entonces. Titan S.A.C. es un ejemplo de buena empresa entre los lugareños, su campamento está ubicado en la zona de Khumuni, en la comunidad de Santa Rosa de Poq'era, a espaldas de La Rinconada.
Los que alguna vez se han cruzado entre las fangosas callecitas del centro minero, cuentan que Percy Torres era bueno, “muy exigente en el trabajo, pero buena gente como amigo, siempre te daba algún consejo”, dice otro que lo conoció.
“Pagaba bien, mejor que en otros lados”, dice un tercer minero que al igual que los anteriores nos pide mantener su identidad en reserva. No quieren resentir a la familia doliente, solo recordar aquel hombre del que se han tejido varias leyendas urbanas.
Esa suerte que otros envidiaron en Percy Torres marcó la diferencia, casi siempre tenía éxito al encontrar las vetas; bueno, casi siempre, porque también llegaron tiempos en los que la desgracia se empeñó como hoy lo vuelve a hacer.
Percy Torres conoció el hambre, la soledad, la ingratitud y el llanto. Antes de emprender Titan S.A.C. la pasó mal, pero persistió, siguió buscando entre las rocas negras de la cordillera hasta encontrar una nueva veta.

HOMBRE LEYENDA. Esos hallazgos millonarios generaron también entre la masa un 'runrun' que hoy sigue contándose cada vez que se habla de Percy Torres. Dicen las malas lenguas que este es el hombre que hablaba con el diablo, que antes había hecho un pacto con Satanás y que el oro que encontraba era un regalo del maligno.
Hay quien se atreve a decir que Torres acostumbraba caminar por las madrugadas, y que entre la penumbra se le notaban los cuernos y hasta una cola.
Y hay también de los que rumorean que Percy Torres no ha muerto, que vive en secreto, jubilado y lejos del oro; que el año pasado (1 de agosto) se ha velado y enterrado en el cementerio La Capilla de Juliaca solamente a un polvo extraño, pero no el cuerpo del hombre que platicaba con el demonio. Son aquellos que por su ignorancia desconocen que Percy Torres fue cremado en Lima y que una parte de sus cenizas fue enterrada en la Ciudad de los Vientos; son ellos solamente los que siguen hablando así.

EL HEREDERO. El pasado viernes por la mañana, murió en manos de una decena de delincuentes, el único varón de la familia Ramos Carcasi: Iván (28). Extraoficialmente se ha informado que el joven llevaba junto a dos trabajadores alrededor de 50 kilos de oro que estarían valorizados en 6 millones de soles.

SU VIUDA. Percy Torres Ríos tuvo una vida agitada en lo que respecta a lo sentimental, en cierta etapa de su vida se separó de su esposa Cecilia Carcasi Núñez, luego retomaron la relación y tuvieron tres hijos, hoy por hoy, solo las damas viven. (Publicado en Correo Puno 21/10/12)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2012-08-01T15:25:00.001-05:00

Por: Hugo Supo

Aunque el anuncio del proyecto Pasto Grande II ha sido un desatino político que podría revivir innecesariamente el conflicto puneño-moqueguano durante el gobierno de Ollanta Humala, hay una verdad que nos deja el caso y no puede dejar de decirse: si Puno no utiliza sus recursos -en este caso agua- cualquier otro lo hará tarde o temprano.

En el año 2007 salió otra alharaca por el pretendido trasvase de las aguas del río Desaguadero a favor de un proyecto hídrico en Tacna; antes y después de ello, nos han estado metiendo en la cabeza ideas tan absurdas como que Chile quiere llevarse el Titicaca.

Algo que “vende mucho” para los políticos pero que en realidad resulta un embuste, es aquello de que “las guerras del futuro serán por el agua”, ¿en serio podemos creer de que en el futuro habrá necesidad de crear guerras para tener ventaja sobre el enemigo? Chile no necesita comprar el Titicaca, pues hace tiempo que ha empezado a instalar sus piscigranjas en sus aguas y seguramente desarrolla otros proyectos ya. Dicho de otra forma, hace mucho que perdemos las batallas del futuro.

Así, lo de nosotros los puneños es algo trágico, creyendo proteger el agua como si fuera un gran tesoro que nos asegurará el futuro frente al resto del mundo. Mentira. Está comprobado que los países que más han reducido su pobreza son aquellos que han dejado de vivir de sus recursos naturales.

El hecho de tener agua dulce en abundancia debería ser una ventaja para desarrollar otras potencialidades para nuestra población, pero paradógicamente nada sabemos hacer con este recurso que “gozamos” en la varias cuencas del altiplano y amazonía puneña.

Ultimamente los dirigentes (autoridades, sindicalistas, directivos o empresarios) de pensamiento retrógrado han puesto como principal argumento de su oposición a los proyectos mineros, hidroeléctricos, etcétera; la protección del agua. En contraparte, nada han planteado como alternativa y nos han estado repitiendo de que la solución radica en un “cambio del modelo económico del capitalismo salvaje” y que la culpa de nuestra pobreza es del resto.

Cabe aqui preguntarse ¿proteger el agua de quién y para qué?, ¿las potencias mundiales están tras nuestros recursos? Claro que sí, pero ¿y entonces qué hacemos con el agua?, ¿estamos protegiendolo para levantar un monumento y cierto día declararnos capital mundial del agua dulce?, ¿estaremos bien entonces?

Hay una verdad dolorosa que hay que empezar a reflexionar: aunque Puno (vale lo propio para el Perú) tuviera las reservas de recursos naturales más grandes del planeta, en las actuales condiciones nada sabriamos hacer con éstas.

Por eso la necesidad de regresar el debate al tema educación. Quedamos pasmados cuando nuestros niñas y niños aparecen últimos en la evaluación censal del Ministerio de Educación, cuando con envidia observamos -que a diferencia de vecinos departamentos- nuestras universidades ni aparecen en los mapas de competividad, o cuando el Gobierno Regional ha bajado escandalosamente la inversión en educación en los últimos siete años (ver Correo Puno 26/07/12). Pero nada más hemos hecho, es la verdad.

Agitamos y queremos incendiar la pradera por “nuestra agua”, aunque lastimosamente no tenemos idea de qué vamos a hacer con ella. Es de suponer que a eso se habrá referido Alan García cuando escribió el conocido artículo El Perro del Hortelano.

Además, es un sinsentido luchar por los recursos naturales cuando éstos no nos asegurarán en la ruta del crecimiento. El camino es la innovación, investigación y una férrea apuesta por la competitividad.
Como diría Andrés Oppenheimer en uno de sus escritos, parece que estamos perdiendo demasiado tiempo en discutir el cambio del modelo económico en perjuicio del cómo mejorar nuestros niveles educativos.  (Publicado en Correo Puno 03/08/12)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2012-07-14T21:42:00.000-05:00

Por: Hugo Supo

“El 48,2% de los jóvenes de 15 a 29 años tienen expectativa de vivir en otro país”. Poco menos de la mitad de los jóvenes peruanos sueña con irse a otros lares, ya sea por mejoras económicas, estudios o contrato laboral; así de frías son las cifras de la Encuesta Nacional de Juventud (Enajuv), realizada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), por encargo de la Secretaría Nacional de la Juventud.

Pero, esa misma encuesta nos da otros detalles que vale la pena resaltar, por ejemplo el hecho de que según grupo de edad, la expectativa por vivir en otro país disminuye conforme la edad aumenta, es decir, hay una relación inversa, a menor edad mayor expectativa por vivir en otro país: 56,3% del grupo de 15 a 19 años, 47,8% del grupo de 20 a 24 años y 36,5% del grupo de 25 a 29 años.

El no querer vivir en Perú no es un tema de ahora, lo mismo que un puneño no quiere vivir en Puno o un vilquechiqueño -por solamente poner un ejemplo- no quiere radicar en Vilquechico. Y es que el fenómeno migratorio sigue teniendo las mismas bases: expectativa económica, ansías de subir de estatus social, sentido de pertenencia, etcétera.

Lo cierto es que las personas se van o se quieren ir porque en sus lugares de orígen no encuentran lo que necesitan o lo que hallan es insuficiente, de ahí la necesidad de mejorar el acceso a un trabajo digno, centros de estudio y el mismo hecho de la revaloración cultural.

La misma encuesta dice que el 45% de los jóvenes peruanos tiene un empleo donde ganan menos de S/. 600, por debajo de la Remuneración Mínima Vital (S/. 750); lamentablemente esta situación se da por la informalidad laboral, y el poco incentivo del Estado para mejorar las oportunidades de las Mypes, generar o atraer la inversión privada grande, esa que nos inyecte competitividad y nos lleve al crecimiento. Gran reto para el gobierno que habló de la Gran Transformación.

La educación universitaria y técnica está de mal en peor. En estos días que se han nombrado más de 100 “catedráticos” en la Universidad Nacional del Altiplano he recordado un debate de cuando era estudiante, y un docente -que curiosamente acaba de acceder al nombramiento- sostenía que la razón de la universidad no eran los estudiantes ni la investigación, sino dar trabajo y condiciones a los docentes para que sean guias de la sociedad. Ha pasado el tiempo y veo que seguiremos viendo ese inutil circulo vicioso. Los profesores universitarios han logrado la homologación de sus sueldos con la de los magistrados del Poder Judicial, ¿ha cambiado algo desde entonces?, ¿cambiará algo con estos nombramientos? Lo que consuela es la pronta renovación generacional.

En lo cultural, aún existe gente que se averguenza de su orígen, una lamentable herencia colonial que nos impide lograr aquello que -por lo menos en teoría- nos explica la interculturalidad. Pero creo que esa alienación es temporal, que con el tiempo y madurez todo ello puede cambiar para bien, ya habemos quienes decimos con orgullo ser de Puno y aquí nos quedaremos.

Y lo mismo pasa con el resto de aspectos, volviendo al segundo párrafo de este artículo: “la expectativa por vivir en otro país disminuye conforme la edad aumenta”; los pesimistas podrían decir también que cuanto más viejos nos hacemos más resignados estamos a nuestra suerte, yo prefiero pensar que maduramos, queremos más a la tierra y optamos por trabajar por nuestro presente y futuro. Ahora que se vienen las Fiestas Patrias, qué mejor patriotismo que eso. (Publicado en Correo 15/07/2012)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2012-07-06T14:36:00.000-05:00

Por: Hugo Supo

Estoy infinitamente de acuerdo con la mejora de los salarios para los maestros peruanos, porque hay de los que valen la pena, he visto a muchos sacrificarse, viajar a lo recóndito para encontrarse con sus pequeños, dejar de llevar un pan a casa para regalarle cuadernos a los alumnos cuyos padres no tienen posibilidad, estar incesantemente preparados para la siguiente sesión de clases, leer para no desactulizarse. He visto que existen verdaderos maestros, éstos no solo merecen mejores remuneraciones sino el respeto y admiración de todos. Feliz Día a todos ellos.

No estoy de acuerdo en cambio, con que el Estado tenga que cargar con el peso del resto, de los que también hay -y en mayor cantidad a los primeros- esos personajes disfrazados de profesores, los borrachos, ociosos y acostumbrados a la criollada, de los que para ocultar su mediocridad recurren a desfasadas teorías marxistas y que para proteger el circulo vicioso en el que se encuentran se someten a la dictadura gremial del Sutep.

No es dificil de entenderlo. Para empezar es necesario responder si todos los maestros merecen mayor salario al que perciben actualmente (S/. 1.200.00 en promedio y con envidiables beneficios sociales); la respuesta natural es que no, los buenos deben ganar más y los malos deben mantenerse así mientras no mejoren, y en el mejor de los casos deben ser cesados porque su mediocridad es contagiosa. Mas o menos así funciona el sistema laboral para la inmensa mayoría que no tiene el beneficio de trabajar par el Estado ¿no es así?

Entonces deducimos que se hace necesario separar la paja del trigo, y que esa selección debe ser un proceso que empuje a mejorar la competitibidad individual y colectiva, porque al final el Perú quiere tener mejores maestros, dignamente remunerados, líderes de ese círculo social que la historia les encarga y, en consecuencia también mejores rendimientos en educación.

Hasta aqui todos dicen estar de acuerdo, incluso el clasista y combativo Sutep admite esta realidad; pero el problema no es la realidad, el problema es la solución como diría Arjona.

Recordarán que el gobierno del APRA implementó la Ley de Carrera Pública Magisterial para emprender el camino, sin embargo ¡oh sorpresa!, entraron en escena los eternamente divididos sutepistas (entre Patria Roja y Pro Sendero) para oponerse a todo; el argumento fue que la norma estaba diseñada por los yanquis para terminar con la educación estatal e implementar la privatización, en realidad para el sindicato cualquier excusa es buena para contradecir.

Y así se mantuvieron el anterior quinquenio, entre huelgas, negociaciones y la eterna oposición al proceso de integración a la LCPM que otros maestros sí querian. Finalmente, el clasista y combativo gremio no pudo frenar la Ley, puesto que muchos – con sus propios problemas por cierto- ya están trabajando en ese sistema.

Luego, el entonces candidato antisistema Ollanta Humala prometió derogar la LCPM, algo que concretó en el primer año de su gobierno. En paralelo anunció que se aprobará una nueva norma, que en sintesis busca el mismo proceso de mejora de la competitibidad que la LCPM, se supone que debería estar bien hacer esos ajustes, pero no, ahí va el Sutep otra vez.

Hoy por hoy, el Sutep no ha cambiado de posición y continúa refutando cualquier viraje, se siente enseñorado porque la desfasada Ley del Profesorado se lo permite, pues le pone en una condición de que el único mérito válido para obtener cualquier tipo de beneficio es la antigüedad.

Lo insólito de todo ello es que los perjudicados son siempre los mismos: los alumnos, en consecuencia la sociedad. Mientras los profesores salen a bloquearnos las carreteras y tirarnos piedra a nuestros negocios, ¡aleluya!, papá gobierno les sigue pagando cual si fueran sacrificados trabajadores de aulas.

Por decir estas verdades nos gritarán lo único que han aprendido a arengar: ¡servil del imperialismo!¡vedepatria! ¡alienado! ¡prensa amarilla! ¡traidor el Sutep te repudia! Y desde aquí responderemos siempre con la misma verdad, es urgente separar la paja del trigo, hágalo señor Humala que el pueblo se lo agradecerá.

PD. Saludo la posición del Gobierno Regional de Puno al anular la Resolución Directorial por la que legalizaba la huelga, es bueno reconocer errores y es mejor no ceder ante los violentistas. (Publicado en Correo 06/07/2012)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2012-06-29T14:45:00.001-05:00

Por: Hugo Supo 

Qué incauto ha resultado siendo el director regional de Educación, Edmundo Cordero Maldonado, al fimar la Resolución Directoral N° 1193, mediante la cual declara legal la huelga del SUTE Puno. Solo un inocente podría haber pisado ese palito que seguramente se convertirá en su Waterloo.
Conosco personalmente a Edmudo Cordero, podría dar fe de sus buenas intenciones para con la educación regional, fue él quien nos animó -hace ya varios años- a formar la Red de Periodistas Intercultural Bilingüe, buscando un compromiso más cercano de la prensa con este crucial aspecto del desarrollo. Empero, qué torpe ha resultado en este último capítulo.
Imagino que las últimas horas han sido muy confusas para los de la DREP y del Gobierno Regional, suele ser así donde no se dialoga, donde cada quien tiene un norte propio y, donde no hay autoridad que oriente; mucho menos hay indicios de liderazgo.
Solo así se explica que el presidente Mauricio Rodríguez salga ante la prensa negando la posibilidad de declarar la legalidad a la huelga del SUTE y que casi al mismo tiempo se esté publicando la dichosa resolución firmada por Edmundo Cordero. ¡Cómo se nota que dialogan harto eh!
Y después, una bochornosa explicación de Cordero ante su metida de pata: “hubo presiones para legalizar la huelga del SUTE”, dejando el siguiente mensaje para los revoltosos: arma tu sindicato o tu Frente de Defensa a lo Aduviri, metele su chiquita a alguno tipo Elmer Monteblanco, no pasa nada porque estás en tu derecho, sin luchas no hay victorias, que viva la huelga.
De tal palo tal astilla diria sobre esa respuesta, lo de Cordero me hace recordar a lo dicho el año pasado por Mauricio Rodríguez en medio de la huelga antiminera, cuando luego de firmar la ordenanza que prohibia actividad minera en territorio regional se excusaba diciendo que lo firmaba por presión. Una verdadero ridículo.
Otro funcionario me dice ayer que la declaratoria de legalidad es más bien un gesto político. Habrase visto a gobernantes queriendo congraciar con un sindicato tal alicaido que lo único que hace es tomar las calles, gritar, bloquear carreteras y oponerse a todo. ¿Tiene sentido un gesto político si el mismo Gobierno Regional dice que los temas que reclaman los profesores no son de su competencia?
Y para colmo el presidente regional que sustenta la ilegalidad de esa medida con que le llenaron de patadas a su gerente general, es decir que sobrepone el argumento de resentimiento dejando a un segundo o tercer plano la verdad: que no se puede convertir a los organismos de gobierno en sindicatos como ahora se está haciendo con la DREP, mucho menos pagar con el erario nacional a los huelguistas que nos arrojan piedras y nos cierran las calles.
Y es que esto hay que decirlo con toda claridad para que no digan que nadie lo advirtió, porque hay quien suele confundir (por ignorancia o maldad) que el Estado solamente es el Gobierno central y que los gobiernos regionales, municipios u organismos estatales descentralizados están al frente de la acera.
Es inadmisible tener autoridades que cedan de esa forma ante la presión y se conviertan en los altoparlamentes de quienes solamente buscan el arcaico statu quo de la incompetencia magisterial.
Por eso me extraña que Edmundo Cordero se haya prestado para este juego de intereses, donde el más perjudicado sigue siendo el alumno; y donde al parecer solamente ganarán los sindicalistas que buscan luz verde para hacer sus huelgas financiadas con la plata del pueblo.
Pero como están yendo las cosas, no creo que el Gobierno Regional cambie, allí se quedarán armando un gremio de torpes, protegiendose torpemente entre si, haciendo un gobierno torpe por decirlo menos. (Publicado en Correo, 29/06/12)


(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2012-03-05T16:39:00.003-05:00

Por: Hugo Supo


Algunos simplemente nos quedamos cortos cuando de hablar de la muerte se trata, ¿qué podemos decir de la tirana? ¿Con qué palabras podemos consolarnos? ¿Cuántas lágrimas debemos soltar para desahogar la amargura de una pérdida? El fallecimiento de la joven Aurora Melo Rojas a bordo de un bus de Julsa en la vía Moquegua-Tacna nos enluta y es difícil describir lo que nos toca vivir.


Quienes conocimos y vivimos el día a día con ella sabemos de su entusiasmo con la vida, de su afán aventurero, su amor por el Perú de adentro, sus sueños truncos, sus nostalgias por las noches limeñas, su admiración por el azul Titicaca, su pasión por el periodismo y el compromiso para con los suyos.


Aurora es una puneña que no nació aquí, pero que cierto día llegó, no tuvo arrepentimientos y se enamoró de esta tierra. Luego se quedó con nosotros; en Puno hizo empresa, política, vida social, periodismo y tantas otras más.

Y fue el periodismo lo que más le apasionó, una prueba es que su lamentable muerte llegó cuando viajaba a Tacna para cumplir tareas periodísticas.


Aurora no hubiese querido ser protagonista de la noticia, ella prefería ser espectadora, testigo o narradora, sobre todo portadora de buenas nuevas y en ese afán la vamos a recordar.


De 27 años, soltera, saludable, entusiasta y de una sonrisa contagiante, Aurora Melo Rojas participó en la radiodifusión puneña colaborando con Pachamama Radio desde el año 2010, en esta emisora tuvo a su cargo la producción y la co-conducción de los programas Impacto Regional y Valgan Verdades.


En la televisión su participación estuvo marcada por su aparición frente a las cámaras de InfoTv (canal 45) conduciendo el noticiero del medio día, además de que paralelamente producia el programa de análisis político Pulso.


Esas fueron sus principales familias periodísticas, pero también fue colaboradora de otros medios de comunicación, integrándose incluso a la Red de Periodistas Intercultural Bilingüe de Puno donde fue reconocida junto a otros talentos de la prensa regional en octubre del 2011.


En fin, fue pues una periodista a carta cabal; más que socióloga, más que empresaria, más que política, más que todo fue mujer de prensa. Incomprendida, rebelde e independiente, toda una periodista apasionada como solo los que vivimos en el mundo de la prensa sabemos.


El sábado por la madrugada un irresponsable chofer definió el fin de su vida, pues alcoholizado y retador a la muerte quiso jugar, cegando el promisorio futuro de nuestra amiga.


Pero la tristeza no tiene por qué embargarnos, Aurora nos ha enseñado que la vida tiene que continuar, eso no significa que la vamos a echar al olvido, por el contrario bien podríamos decir ahora que tenemos una corresponsal en el cielo. Hasta siempre Aurora.

(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)

Fecha Publicación: 2012-01-06T19:34:00.003-05:00


Por: Hugo Supo


La sola compra de un kit de revocatoria es insuficiente para sacar del cargo a un presidente regional, alcalde, su concejo o alguno de los regidores que consideramos que no están a la altura del cargo. Después de la fiebre de “revocatoritis” por la que estamos pasando estos días vendrán retos más grandes para los promotores de estos procesos.
Así es, el paso del tiempo es insoslayable frente al cronograma publicado por el Jurado Nacional de Elecciones, que ya dijo que por lo menos tres fechas son impostergables: el 25 de mayo es el último día de entrega de los planillones de adherentes al pedido de revocatoria, el 31 de ese mismo mes se convoca oficialmente a la consulta popular, es decir, una vez verificadas las firmas, y finalmente el 30 de septiembre, cuando se realice la consulta en regiones, provincias o distritos que logren conseguir las firmas necesarias.

¿Y cuántas firmas se precisan? Las cosas han cambiado en relación a los años anteriores; algunos han de recordar que también se manejaba la cifra del 25%, pero del total de inscritos en el padrón electoral de la jurisdicción para la que se pide revocatoria; ahora es más fácil, puesto que se requiere reunir solamente la cuarta parte de firmas de los asistentes en el último proceso electoral.
Hablando en números, el reto es distinto para cada lugar; por ejemplo si alguien pide la revocatoria del Presidente del Gobierno Regional de Puno, Mauricio Rodríguez, tendría que reunir 196,245 rúbricas en los planillones de la ONPE.
En cuanto a capitales de provincias, los números de firmas requeridos son: Azángaro (21,002), Carabaya (8,258), Chucuito (13,950), El Collao (12,491), Huancané (12,505), Lampa (7,828), Melgar (12,102), Moho (4,745), Puno (40,570), San Antonio de Putina (4,569), San Román (42,777), Sandia (8,371) y Yunguyo (7,082).
Las poblaciones que necesitan menos de 200 firmas para pedir revocatoria –porque sus electores son mínimos- son los distritos de Anapia (Yunguyo) que requiere de 177 firmas, Capaso (El Collao) donde se pide 152 y Tinicachi (Yunguyo) para la cual solo se necesita juntar 137 adherentes (si quieren tener más información de este tema les recomiendo visitar el portal http://www.revocatoriaperu.com/)
Tomando en cuenta estas metas por jurisdicción, el panorama no es fácil para los que piden revocar a sus autoridades, por eso aquello de la conformación de comités de revocatoria en provincias o regiones donde la población electoral es mucha, en cambio en distritos fantasmales como Tinicachi con un par de personas basta; de todo lo anterior depende también el financiamiento.
Es necesario tener en cuenta un dato más señores revocadores, si las firmas no son reunidas antes del 25 de mayo del 2012, pueden seguir intentándolo después de esa fecha con los mismos planillones, ya que en el 2013 también se pueden hacer revocatorias.

Tema aparte para debatir son las razones por las que se solicitan las revocatorias: ineficiencia, inmoralidad, falta de capacidad, incumplimiento de promesas, entre otros, merecen una columna distinta y mayor reflexión. (Publicado en Correo 06/01/12)
(Hugo Supo es egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicaci?n de Puno-Per?, jefe de prensa en el Diario Los Andes, periodista de Pachamama Radio)