Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:


Fecha Publicación: 2019-04-14T22:37:00.000-07:00

El celoso mercedario Fray Julián Ubalde a fines del siglo XVIII, procurador colector jubilado de redención, por tierras de Cuzco, Arequipa, Moquegua

Me ha impactado el entrañable y crudo relato de este fervoroso mercedario redentor de cautivos que nos comparte su empeño misionero en días difíciles para el Perú, con los sucesos de Túpac Amaru II, el tránsito del virreinato a la República, cuando la religiosidad conventual decae, pero el día a día del consagrado religioso se mantiene, especialmente en el cuarto voto de trabajar por redimir cautivos. Lo transcribo como homenaje a los Mercedarios en su VIII Centenario, particularmente a Monseñor Severo Aparicio, quien me lo dio a conocer y que él tomó del Archivo Mercedario de Cusco, "Libro de provincia", 1777-1819, ff.232-233

Representación del P. Fr. Julián Ubalde, procurador colector jubilado de redención al Capítulo Provincial del Cusco de 1795

 

"Que desde el año 1773 me puso la obediencia en esta Villa de Moquegua en el ministerio de la colección de las limosnas de nuestros hermanos los cautivos, sacándome del ministerio de predicador del convento de la ciudad de Arequipa y ejercitándome en este nuestro principal instituto, no solamente en la colección de las dichas limosnas en esta dicha villa 22 años, sino también en la predicación de la redención como lo previene nuestras Constituciones en la Dist. II, capt. 2, no solamente un solo sermón al año, como allí se previene, sino muchos y para este efecto establecí, a impulso de mi devoción, la fiesta de nuestra Madre de las Mercedes en esta Villa, hasta el presente verla dotada; ejercitándome también en el confesonario y demás ministerios, en ayuda de los párrocos para mover con esto la devoción de los fieles para que constituyan con sus limosnas a nuestros los cautivos como se puede ver en las partidas que tengo entregadas a los RR. Padre Provinciales, Visitadores y Comendadores, en medio de estar esta Villa tan atrasada, y corriendo una voz tan pública de que ya no hay redención, que han sido partidas crecidas y habiéndolas sumados por los recibos de dichos RR Padres y depositarios, sí del convento del Cuzco como del de Arequipa, ha ascendido su cantidad a 8.700 y tantos pesos que tengo entregados, sin que yo haya sacado de dicha limosna ni para un par de zapatos, ni menos me lo traían señalado los prelados, ni aún para la mantención natural, exceptuando los gastos precios e indispensables para la recaudación de dichas limosnas, y aun en esto he ahorrado mucho por el favor de los amigos, padeciendo muchas repulsas, desprecios y aun dicterios, a fin de dar el lleno a esta mi obligación; pues muchas veces me he pasado en el valle el rigor del sol bajo de un árbol, sirviendo de pasto a los mosquitos, sin más alimento que un boquete de pan que acostumbro cargar para estas ocasiones, y lo restante del tiempo lo empleo en la enseñanza de la Gramática de algunos niños, porque siquiera me socorran para pasar el día, pues la escasez del lugar no contribuye por el altar para socorrer las indigencias naturales.

Y aun previniendo nuestras Sagradas Constituciones que ejercitemos este ministerio por espacio de doce años, y cumplidos que sean se exponga al Procurador de Redención al grado de Presentad de Púlpito, he continuado con este ministerio, sin más interés que cumplir con el cuarto voto que tengo profesado hasta la muerte, padeciendo, como he padecido hasta hoy, las indigencias naturales, por no tener auxilios temporales, ni de partido la región ni de parte de mis deudos, sino solo de la Divina Providencia que no me falta con lo necesario, atribuyéndolo al cumplimiento de mis obligaciones y de no haber dado, por su infinita piedad, mala nota de mi persona, procurando siempre dar buen lustre al santo hábito; como de todo lo sido son testigos todos los religiosos, así prelados como no prelados que han venido a este villa a recaudar los intereses que en ella tiene ese nuestro convento del Cuzco y si necesario fuere, daré una plena información así de los señores curas como del Cabildo seculares y principales señores de la República."

El Capítulo de 12 de junio de 1795 concluye que "enterado de la justicia de esta parte, le da las debidas gracias y suplica y encarga a su celo, religiosidad y eficacia, que continúe en tan laudable ejercicio con la misma actividad que hasta aquí: teniendo presente su mérito para la primera vacante que ocurra".

 

(Ilustración Celda del Padre Salamanca en Cusco y Mercedarios en Cusco 2019)


Fecha Publicación: 2019-03-30T14:17:00.001-07:00

P. Carlos Rosell Rosa Gattorno. Al pie de la cruz. Reflexiones espirituales (Paulinas, Lima, 2016, 125 pp)

La Familia de Santa Ana (Hijos, Hija, Instituto Secular, Movimiento de la Esperanza) cuenta ya con un excelente manual de oración y espiritualidad gracias al presente trabajo del P. Carlos, quien ha volcado en el librito lo mejor de su ciencia teológica, oración y apostolado.

En 19 apartados se exponen los temas y asuntos más importantes de la vida y misión de la Beata, iluminados por un texto bíblico, una reflexión temática, un pensamiento propio de ella glosado por el autor del libro, culminando con una pregunta concreta como examen de conciencia y un propósito de vida.

El propósito de la obra –en testimonio del autor- es favorecer el trato de los lectores con la Santísima Trinidad, al igual que hizo Rosa, para que sus vidas sean luces en la noche de nuestro tiempo como lo fue la vida de cruz (joven, esposa, viuda, religiosa) de la santa protagonista, Rosa Cattorno (1831-1900) fundadora de esta familia católica.

DATOS DE SU VIDA Y OBRA

http://santaanacusco.edu.pe/identidad/madre-rosa/

Nació en Génova el 14 de octubre de 1831, de una familia de condición económica acomodada, de buena posición social y de profunda formación cristiana. Fue bautizada el mismo día, en la Parroquia de San Donato, con el nombre de Rosa María Benedetta. En el padre Francisco y en la madre Adelaida Campanella, ella como sus otros cinco hermanos, encontró los primeros formadores esenciales de su vida moral y cristiana. A los doce años recibió la confirmación en Santa María de las Viñas, de manos del Arzobispo Cardenal Plácido Tadini.

Durante su juventud, le fue impartida la instrucción en casa, como era usanza en las familias acomodadas del tiempo. De carácter sereno, amable, abierto a la piedad y a la caridad, sin embargo firme, supo reaccionar ante la conflictualidad del clima político y anticlerical de la época, que afectó también a algunos componentes de la familia Gattorno. A los 21 años (5 de noviembre, 1852) , contrajo matrimonio con su primo Jerónimo Custo y se trasladó a Marsella. Una imprevista crisis financiera turbó muy pronto la felicidad de la nueva familia, obligada a volver a Génova marcada por la pobreza. Desgracias aún más graves la amenazaban, su primera hija Carlota afectada de una improvisa enfermedad quedó sordomuda para siempre; el tentativo de Jerónimo para hacer fortuna en el extranjero se concluyó con el regreso, agravado por una funesta enfermedad; el gozo de los otros dos hijos fue profundamente turbado por el fallecimiento del marido, que la dejó viuda a menos de seis años de casada (9 de marzo, 1858) y después de algunos meses la pérdida de su último hijito.

El apremiar de tantos acontecimientos tristes, marcó en su vida un cambio radical que ella llamará "su conversión" a la oferta total de sí al Señor, a su amor y al amor del prójimo.

Purificada por las pruebas, pero fuerte en el espíritu, comprendió el verdadero sentido del dolor, enraizándose en la certeza de su nueva vocación.

Bajo la guía del confesor don José Firpo emitió en forma privada los votos perpetuos de castidad y obediencia en la fiesta de la Inmaculada del 1858; enseguida también el de pobreza (1861), en el espíritu del pobrecito de Asís, como terciaria franciscana. Desde el 1855 había obtenido el beneficio de la comunión diaria, no común en aquel tiempo. A tal manantial de gracia quedó constantemente anclada y sostenida por una siempre mayor intimidad con el Señor, en la cual encontró apoyo, ardor misionero, fuerza e impulso para el servicio a los hermanos.

En 1862 recibió el don de los estigmas ocultos, percibidos más intensamente los días viernes.

Ya esposa fiel y madre ejemplar, sin sustraer nada a sus hijos, siempre tiernamente amados y acompañados, con una mayor disponibilidad aprendió a compartir los sufrimientos de los otros, prodigándose en apostólica caridad: "me dediqué con mayor fervor a las obras piadosas y a frecuentar los hospitales y a los pobres enfermos a domicilio, socorriéndoles con cuanto podía y sirviéndoles en todo".

Las asociaciones católicas en Génova la solicitaban y así, aun amando el silencio y el anonimato, todos notaron el carácter genuinamente evangélico de su tenor de vida. Progresando en este camino le fue confiada la presidencia de la "Pía Unión de las nuevas Ursulinas, Hijas de Santa María Inmaculada", fundada por Frassinetti y por expreso deseo del Arzobispo Monseñor Charvaz, también la revisión de las reglas destinadas a la Pía Unión.

Justamente en aquella circunstancia (febrero 1864), en un clima de más intensa oración, delante del Crucifijo, recibió la inspiración de una nueva regla para una suya específica Fundación.

Temiendo ser obligada a abandonar los hijos, reza, hace penitencia, pide consejo. Fray Francisco de Camporosso, santo capuchino lego, aun mostrándose temeroso por las graves tribulaciones que se perfilaban, la sostiene dándole valor; de igual manera lo hacen el confesor y el Arzobispo de Génova.

Advirtiendo siempre más insistentes sus deberes de madre, quiso la confirmación competente de la misma palabra de Pío IX, con la secreta esperanza de ser aliviada. El Pontífice en la audiencia del 3 de enero de 1866, la exhorta en cambio a iniciar de inmediato la fundación, agregando: "Este Instituto se extenderá rápidamente en todas las partes del mundo; Dios pensará en tus hijos, tú piensa a Dios en su obra". Aceptó, entonces, cumplir la voluntad del Señor y como después escribió en sus memorias: "con generosidad hice a Dios la oferta y le repetía las palabras de Abraham: "Heme aquí para cumplir tu voluntad "… me ofrecí víctima por su obra y recibí consolaciones muy grandes…".

Superadas las resistencias de los parientes y abandonadas las obras de Génova, no sin disgusto de su Obispo, da inicio en Placencia a la nueva Familia Religiosa que denominó definitivamente "Hijas de Santa Ana, Madre de María Inmaculada" (8 diciembre 1866). Vistió el hábito religioso el 26 de julio de 1867 y el 8 de abril de 1870 emitió la profesión religiosa junto a doce hermanas.

En el desarrollo del Instituto recibió la colaboración del P. Juan Bautista Tornatore, sacerdote de la Misión, a quien pidió expresamente que escribiera las Reglas y que luego fue considerado Cofundador del Instituto.

Confiada totalmente a la Providencia divina y animada desde el principio de un valeroso impulso de caridad, Rosa Gattorno dio inicio a la construcción de la "Obra de Dios", como la había llamado el Papa y como la llamará siempre también ella, elegida para cooperar, en espíritu de donación materna, atenta y solícita hacia las diversas formas de sufrimiento y de miseria moral o material, con la única intención de servir a Jesús en sus miembros adoloridos y heridos y de "evangelizar ante todo con la vida".

Da inicio a varias obras de servicio para los pobres y enfermos de cualquier enfermedad, para las personas solas, ancianas, abandonadas; los pequeños e indefensos; las adolescentes y las jóvenes "en peligro" a quienes proveía una instrucción adecuada y la sucesiva inserción en el mundo del trabajo.

A estas formas, se agregan muy pronto la apertura de escuelas populares para la instrucción de los hijos de los pobres y otras obras de promoción humano-evangélica, según las necesidades más urgentes de la época, con una efectiva presencia en la realidad eclesial y civil. Llamaba a sus hijas "Siervas de los pobres y ministras de la misericordia" y las exhortaba a acoger como signo de predilección del Señor el servicio a los hermanos, cumpliéndolo con amor y humildad: "Sean humildes… piensen que son las últimas y las más miserables de todas las criaturas que prestan su servicio a la Iglesia, de la cual tienen la gracia de formar parte".

A menos de diez años de fundación el Instituto obtuvo el Decreto de Aprobación (1876), y la aprobación definitiva en 1879, mientras que para la aprobación de las reglas se tuvo que esperar hasta el 26 de julio de 1892.

Muy apreciada y estimada por todos, colaboró en Placencia con el Obispo Monseñor Scalabrini, ahora beato, en modo particular en la obra a favor de las sordomudas por él fundada.

A pesar de todo, no fueron ahorradas a Madre Rosa Gattorno pruebas, humillaciones, dificultades y tribulaciones de todo género. No obstante, esto, el Instituto se difundió rápidamente en Italia y en el extranjero, realizando así el ardiente deseo misionero de la fundadora: "Amor mío! Cómo me siento arder de deseo de hacerte conocer y amar por todos; quisiera atraer a todo el mundo, dar a todos, socorrer a todos… quisiera correr por doquier y gritar fuerte para que todos vengan a amarte". "Amor mío, ¿cómo puedo hacer para que todo el mundo te amé?… Sírvete una vez más de este tu miserable instrumento para reavivar la fe y la conversión de los pecadores". Este impulso generoso brotado a los pies de su "Sumo Bien", que la atraía siempre más irresistiblemente a sí, constituyó el anhelo profundo del corazón de Ana Rosa Gattorno, hasta impulsarla a ofrecer totalmente su vida en una continua inmolación por la gloria y complacencia del Padre.

 

Ser "portavoz de Jesús" y hacer llegar a todos los hombres el Amor que salva, fue siempre el anhelo profundo de su corazón. En 1878 enviaba ya a las primeras Hijas de Santa Ana en Bolivia, después Brasil, Chile, Perú, Eritrea, Francia, España.

 

En Roma, donde había iniciado su obra desde el 1873, organizó escuelas masculinas y femeninas para los pobres, jardines infantiles, asistencia a los hijos recién nacidos de los obreros de la Manufactura de tabaco, casas para ex prostitutas, mujeres de servicio doméstico, enfermeras a domicilio, surgió también la Casa Generalicia, con la Iglesia anexa.

A su muerte dejó 368 casas, en las cuales desempeñaban su misión 3.500 hermanas.

El secreto de su camino de santidad, del dinamismo de su caridad y de la fuerza de ánimo con la cual supo afrontar con fe robusta todos los obstáculos y guiar por 34 años, con dedicación plena, valor y clarividencia el Instituto, fue su continua unión con Dios y un total y confiado abandono en El: "No obstante en medio de tanto tumulto de un abismo de trabajo, nunca he quedado privada de la unión con mi Bien"; la atención y docilidad a los impulsos del Espíritu, la íntima y amorosa participación a la pasión de Cristo; la incesante súplica por la conversión de los pecadores y la santificación de todos los hombres.

Nutrió hacia la Iglesia un vivo sentido de pertenencia y fue siempre humilde, devota y obediente a las directivas del Papa y de la Jerarquía.

En su predilección por Santa Ana, vivió un amor especial hacia María en quien se confió enteramente para ser toda de Dios y toda de los hermanos.

Puro y simple instrumento en las manos del "delicado Artífice", conformada a Cristo pobre y víctima de amor con El, realizó en su vida el anhelo inculcado a sus hijas: "Vivir por Dios y morir por El, gastar la vida por amor".

Así vivió hasta febrero de 1900, cuando afectada por una inesperada enfermedad, se agravó rápidamente. Sometida a duras pruebas de penitencia, frecuentes y extenuantes viajes, una intensa correspondencia epistolar, preocupaciones y grandes disgustos, su físico no pudo más. El 4 de mayo recibió el sacramento de los enfermos y dos días después el 6 de mayo, a las 9 de la mañana, cumplido su peregrinaje terreno se extingue santamente en la Casa General.

La fama de santidad que ya había irradiado en vida, irrumpe en ocasión de su muerte, creciendo ininterrumpidamente en todas partes del mundo.

Expresión de un singular designio de Dios, en su triple experiencia de esposa y madre, viuda y después religiosa- fundadora, Rosa Gattorno ha honrado la dignidad y el "genio de la mujer" en su misión al servicio de la humanidad y la difusión del Reino. Siempre fiel a la llamada de Dios y auténtica maestra de vida cristiana y eclesial, permaneció esencialmente madre: de sus hijos, que constantemente acompañó; de las hermanas, que profundamente amó; y de todos los necesitados, de los sufridos y de los infelices, en cuyo rostro contempló al mismo Cristo, pobre, llagado y crucificado.

Su carisma se ha difundido en la Iglesia con el surgir de otras formas de vida evangélica: Hermanas de vida contemplativa, Asociación religiosa de vida sacerdotal, Instituto Secular y Movimiento eclesial de laicos, activamente operante en la Iglesia en casi todas partes del mundo.


Fecha Publicación: 2019-03-15T15:20:00.000-07:00

José Luis Pérez Guadalupe-Sebastián Grundberger (eds) Evangelicos y poder en América Latina (IESC-Konrad Adenauer, Lima, 2018, 436 pp)

"Como se puede los evangélicos llegaron para quedarse, se que3daron para crecer y crecieron para conquistar. Pero esa conquista no sólo se ha restringido al ámbito religioso, sino que se ha extendido también al social y político" p.91
Selecciono este párrafo como representativo de la prosa documentada, ágil, irónica, realista, de J.L. Pérez Guadalupe, coeditor de la obra, autor de la introducción y co-autor del artículo referido al Perú. 
Da gusto ver la claridad y precisión en asunto tan complejo y significativo para entender la trayectoria de nuestra región. Junto al magistral análisis de conjunto, se brindan estudios pormenorizados de las diez naciones más representativas: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México, Panamá y Perú. 
Agradezco su generosa donación que comparto para la biblioteca de la Universidad Católica San José. Puede consultarse en: https://www.academia.edu/…/Evang%C3%A9licos_y_Poder_en_Am%C…



Fecha Publicación: 2019-03-15T15:16:00.000-07:00

José Luis Pérez Guadalupe Entre Dios y el César. El impacto político de los evangélicos en el Perú y América Latina (IESC-Konrad Adenauer, Lima, 2017, 234 pp)

El autor deja bien claro que el tema le acompaña noche y día por más de tres décadas y le ha tocado escuchar, hablar o escribir en muy diversos escenarios y ámbitos. Participó en APARECIDA y sus propuestas sobre asunto tan candente fueron recogidas en el documento final.

Esta obra fue muy bien publicitada en el momento de su aparición y fue acompañada de entrevistas en radio, prensa, TV, comentarios. Se puede leer en internet y conseguir fácilmente gracias a los auspicios de la Fundación Adenauer: https://www.kas.de/c/document_library/get_file?uuid=ffeede96-e170-c2c0-6b61-e19587eb1f4e&groupId=252038.

Selecciono un párrafo "autobiográfico" del autor que nos explica varias de las claves de su obra: "Ciertamente, cumplir el reto de escribir este libro no me ha sido fácil, ya que solamente contaba con diez meses para ponerlo en la imprenta. Pero, al desempolvar mis textos de consulta y convocar antiguas amistades, me vino a la mente esos largos años de experiencia y conocimiento de las Iglesias Evangélicas, desde que mi hermana mayor, me llevara por primera vez a una de sus comunidades cuando yo tenía apenas 10 años. Si bien yo permanecí en la Iglesia Católica, nunca olvidé esas ceremonias y escuelas dominicales de la iglesia Alianza Cristiana y Misionera, ni el fervor evangelizador de sus predicadores" (p.12).

El libro se articula en tres capítulos. El crecimiento evangélico en América Latina (Nuevo panorama religioso latinoamericano, el crecimiento evangélico a costa del decrecimiento católico, las razones de la migración religiosa). La historia política de los evangélicos (El trasfondo de las Iglesias Evangélicas en América Latina; la historia política de los evangélicos en el Perú). El protagonismo político de los evangélicos en América Latina (Evangélicos y participación política; el futuro de los evangélicos en América Latina).

Gracias a su autor por su generoso donativo a la Biblioteca de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. 


Fecha Publicación: 2019-03-15T10:31:00.000-07:00

P. Esteban PUIG T., Orar y amar(San Juan María Vianney) (Ediciones CDSCO, Lima, 2018, pp.76)

 

Junto a la biografía completa, profunda y amena de F. Trochu, el autor nos comparte lo mejor de la obera "Le Curé D´Ars. Authentique" de Mgr. René Fourrey y editado en castellano por "La Hormiga de Oro" de Barcelona en 1999.

Se resalta la vida heroica y sacerdotal del santo tanto en la exposición de su vida como en compilar los textos y las palabras más significativas para la vida cristiana "con el matiz tan dulce, amoroso y tierno de nuestra forma latinoamericana en expresarnos" (Introd.)

La obra sigue un orden cronológico (1786-1859), distribuida en diez capítulos en los que se inserta lo más destacado de su vida y misión: infancia y juventud, estudios (desertor, liberación), seminarista-diácono-sacerdote y coadjutor de Ecully, el P. Belley-su parroquia-iniciación al ministerio, sus primeros pasos en Ars, apoyo a las parroquias vecinas-penas y diabluras, las grandes pruebas-consagración a la Virgen, la huida-el regreso, religiosos-canónigo Vianney-fuga de 1853, últimos meses de su vida-muerte.

Demás está el decirles que se lee de un tirón pero con la gracia estilística del autor siempre convida a saborear, paladear cada capítulo.

Uno se queda con las ganas de ser como él, enamorado de Dios, entregado hasta el extremo por sus fieles, y con un sentido del humor, que lo hace tan humano y atractivo.

Como se lee en la contraportada: "este libro puede ser un acicate para animar a los sacerdotes, a los seminaristas y muchos más, que quieran responder al plan que Dios tiene para los hombres". 


Fecha Publicación: 2019-03-10T08:45:00.000-07:00

Al hilo del artículo publicado en "El dominical" de EL COMERCIO en que queda la impresión de que el fanatismo del Cristianismo llevó a "asesinar" a esta sabia y bella mujer de la antigüedad; así lo evidencia la ilustración con su pie de foto "Hypatia sufrió una muerte violenta por negarse a convertirse al cristianismo; sin embargo, su genialidad trascendió fronteras y el tiempo", les comparto cuatro artículos con el fin de clarificarnos y ayudar a todos a tratar el asunto con veracidad:

1.  «Los motivos de la muerte de Hipatia fueron más políticos que intelectuales o religiosos»

2.   El del Comercio

3.   El de "Primeros Cristianos" acerca de su historia

4.   El de "Religión y Libertad" acerca de la película "Ágora" y los datos alterados

1.      «Los motivos de la muerte de Hipatia fueron más políticos que intelectuales o religiosos»

Con motivo del próximo estreno de la película Agora, de Alejandro Amenábar, PrimerosCristianos ha realizado una entrevista a José Ramón Ayllónfilósofo y escritor español, sobre la figura de Hipatiay el supuesto fundamentalismo radical de los cristianos.

¿Quién era Hipatia?

— Era hija de Teón, científico que trabajó en el Museo de Alejandría en el siglo IV. Ella también cultivó la ciencia, pero prefirió la filosofía neoplatónica, en la que destacó por su prestigioso magisterio. Tuvo discípulos entre los ciudadanos más cultos e influyentes de la ciudad.

¿Cómo era Alejandría en esa época?

— Una gran ciudad, en la que convivían, con muchas tensiones, judíos, helenistas y cristianos.

Juan de Éfeso, en el siglo V, los veía como "una horda de bárbaros, directamente inspirada por Satán", y el obispo Cirilo les reprochó su carácter levantisco y pendenciero, en su homilía pascual del año 419.

De hecho, pocos años después, en 422, el prefecto imperial fue muerto en un tumulto.Lawrence Durrell los retrata entregados a las facciones y algaradas, a veces con episodios sangrientos.

¿Como en el caso de la muerte de Hipatia?

— Sí. Una noche, los judíos asesinaron a un buen número de cristianos. Como respuesta, el obispo Cirilo logró expulsar a la población hebrea de la ciudad.

Pero entonces la economía se resintió, y entre el gobernador y el obispo creció la enemistad. Hasta que un día unos cristianos exaltados asesinaron a Hipatia, a la que atribuían influencia anticristiana sobre el gobernador.

Ahora, sin embargo, se dice que la muerte fue el precio que pagó Hipatia por su libertad de pensamiento.

— Por lo que sabemos, parece que los motivos fueron más políticos que intelectuales o religiosos. Pero lo cierto es que, desde la Ilustración, se presenta a Hipatia como mártir de la ciencia.

En una web de cine, al comentar la película de Amenábar sobre Hipatia —Agora-, he leído que la ciencia fue su vida, y por eso murió linchada por una turba de cristianos enfervorecidos.

El redactor de esa web sabe de sobra que los cristianos enfervorecidos no se dedican a descuartizar científicos, pero dice lo contrario. Lo que quizá no sepa es que la ciencia moderna nace en las Universidades, instituciones inventadas por la Edad Media cristiana.

Pero a Hipatia la mataron los cristianos...

— Es cierto, y con ese asesinato lamentable se pretende desacreditar al cristianismo, olvidando que a Sócrates le ajusticiaron los griegos, que a Julio César le mataron los romanos, a Juana de Arco los franceses, a Tomás Moro los ingleses..., y que los mismos cristianos fueron arrojados a las fieras por millares.

Como ve, si aplicamos la misma lógica desacreditamos a la humanidad entera, y sobre todo hacemos el ridículo.

Entonces, ¿qué decir de la represión y el oscurantismo con que novelas y películas pintan a las sociedades cristianas?

- Estamos en las mismas. El cine y la novela no han nacido para contarnos la verdad histórica, y los lectores y espectadores deben saberlo cuando pasan las páginas de un libro o se sientan ante la pantalla.

A fuerza de represión y oscurantismo se puede montar el Holocausto nazi o el Gulag soviético, pero jamás inventar el parlamentarismo, las garantías constitucionales, el gótico, la Universidad o el gregoriano.

Por otra parte —como ha señalado el profesor Head- el relativismo actual ha disuelto los esquemas de interpretación histórica, y en la confusión resultante triunfan los relatos que hacen de la concepción conspirativa la esencia de la historia, en especial los que atribuyen a la iglesia todo tipo de tramas para dominar al hombre.

 

2.          DOMINICAL de El Comercio. Hypatia: Genialidad eterna, por Lorena Rojas Parma

El retrato de una mujer fascinante reconocida por su inteligencia, su dedicación a distintas disciplinas y su renombrada bellezaHypatia

Hypatia sufrió una muerte violenta por negarse a convertirse al cristianismo; sin embargo, su genialidad trascendió fronteras y el tiempo.

Una de las grandes tragedias de la cultura es haber perdido de manera irreparable obras magníficas de la Antigüedad, de las que solo tenemos noticia a través de testimonios. Es así como hemos sabido de Hypatia de Alejandría, uno de los espíritus más prodigiosos de la Antigüedad tardía, y hemos podido sorprendernos con sus hallazgos y extensa producción intelectual.

Hypatia nace alrededor del año 370 d.C., en la cosmopolita Alejandría, que albergaba uno de los mayores tesoros de aquel entonces: su Biblioteca, centro cultural y científico, que logró reunir —con un esfuerzo e inversión que quisiéramos ver alguna vez en nuestros gobiernos— "todos los libros del mundo". Allí vive y estudia Hypatia, quien le dedica sus cavilaciones y cálculos a la filosofía, matemáticas, astronomía y tecnología. Producto de estas reflexiones, diseñó un hidroscopio, un hidrómetro, un astrolabio y fue líder de la escuela neoplatónica de Alejandría

—Tecnología y espíritu—
Nos sorprende esa genialidad, por supuesto, y también el hecho de que Hypatia fuera una bella mujer, un perfil extraño para la historia del conocimiento. 

En ella se reúnen, además, unas cualidades y disposiciones intelectuales que conmueven la sensibilidad contemporánea. En Hypatia hay una relación armónica entre la tecnología y la cavilación densa sobre la existencia, un razonamiento que se despliega entre el diseño de un aerómetro y la disertación sobre el Uno, entre medir la destilación del agua y la contemplación metafísica. En sus hallazgos se pueden percibir la unidad del espíritu humano y la solidaridad. 

—Pensamiento libre—
Mientras Hypatia disertaba libremente en sus clases, el Imperio romano se hacía cada vez más cristiano. Sabemos que entre sus alumnos estaba Orestes, el prefecto de la ciudad, cristiano y amigo cercano de Hypatia; además, también había paganos, no creyentes y fieles a la tradición griega o de ánimo más filosófico que religioso, como ella misma, que no era cristiana. No es difícil darse cuenta de que la creencia que profesase cada uno no era lo importante sino que los convocaba el saber, el amor por el estudio y la disertación, con libertad y tolerancia, valores que asumimos irrenunciables desde la Modernidad, y que pertenecen al clima que caracteriza los espacios donde florecemos como almas libres y originales. 

Con esos aires de pensamiento libre, tan próximos a nuestra sensibilidad, llega Hypatia a nuestros tiempos. En la pluralidad de sus clases sentimos respeto por el otro y —tal vez lo más importante— amistad sin importar la diferencia, como ocurre entre ella y Orestes. Podemos pensarla más próxima a la universalidad del saber, que a las diferencias entre nosotros. Con todo, estos reconocimientos a la vida no la protegen de sus sombras y sus destrozos. Cuando el fanatismo se adueña de las almas, todo es devastador. Hypatia vivió la caída estruendosa de la Biblioteca, ocasionada por turbas enloquecidas. La muerte de la biblioteca más hermosa del mundo fue, un poco, el vaticinio de la suya. 

—Víctima del fanatismo—El halo legendario que acompaña los testimonios de Hypatia tiene que ver con esa muerte terrible en el año 415. No contamos con una versión definitiva, salvo que murió con mucha violencia a manos de fanáticos y en medio de una diatriba política. De ese episodio horrible, rescatamos la virtud de mantener, a pesar de las tensiones, la convicción del pensamiento libre. Se dice que a Hypatia se le exigió la conversión al cristianismo y no aceptó. 

Por su temperamento filosófico, tal vez su negativa haya obedecido más al hecho reprochable de imponer maneras de pensar —y censurar otras—, que a la misma doctrina cristiana. Los compromisos con el pensamiento libre se cumplen primero con uno mismo. 

Desde los inicios del siglo pasado, la cultura resguardó un día para la celebración del genio femenino, que en Hypatia logró unir la originalidad, la reflexión tecnológica y el pensamiento sobre la vida buena. Desde la memoria que siempre nos ampara, ella es resguardo de la belleza del razonamiento para todos los tiempos. Por ello, resuenan unas palabras de Leconte de Lisle, de sus Poèmes antiques, en el que Hypatia le dice al Patriarca cristiano vinculado a su infortunio: "Je vais être immortelle. Adieu!" (Seré inmortal. ¡Adiós!).

Desmontando Ágora por Jesús Trillo Figueroa «Ágora: Hipatia»

El cine es un maravilloso medio para contar la Historia, pero tiene sus limitaciones: a veces, las ambiciones excesivas pasan factura. Los realizadores de «El Código da Vinci» pretendieron convertir a Magdalena en diosa y se pasaron. Amenábar pretende, nada más y nada menos, contar una historia a partir de la cual «el mundo cambió para siempre». Y se ha vuelto a pasar cuatro pueblos más. La película tiene tantos mensajes ideológicos que es imposible meterlos en dos horas y, al mismo tiempo, mantener un ritmo entretenido, interesante y espectacular. 

El cine requiere medir las secuencias, los silencios, los tránsitos y, sobre todo, un guión que mantenga la atención del espectador. Es una pena, porque la película contaba con todos los mimbres: un gran director, una generosa producción, una preciosa actriz, un maravilloso decorado y una perfecta ambientación. Pero lo que pretenden es inyectar en una pastilla los siguientes mensajes: primero, que las religiones generan odio y violencia. Segundo, que el cristianismo es la más talibán de todas y la que empezó. Tercero, que existen dos mundos, por una parte, el de la filosofía y la ciencia, contrapuesto e incompatible con el de la religión. 


Cuarto, que el cristianismo al principio fue misericordioso, pero la jerarquía eclesiástica y la Iglesia son por definición intolerantes y fundamentalistas. Y, sobre todo, hay dos mensajes más que son especialmente queridos por la película y por toda la explosión de libros y propaganda que estos días se vienen haciendo: el cristianismo es la causa de la caída del Imperio Romano y de la desaparición de la sabiduría grecolatina. Además, es el culpable de la subordinación y dominación de la mujer por parte del hombre. 


En fin, Alejandría e Hipatia son el símbolo de una civilización grecorromana basada en la filosofía, la ciencia y la libertad, hasta que llegó el cristianismo y comenzó la oscura Edad Media. Demasiado para una sola película. Y la cosa continúa porque, según declara el director, «es increíble cómo se parece a la situación actual».


¿Es casualidad que desde julio hasta el estreno de la película se hayan publicado más de cuatro biografías sobre Hipatia, paradigma de las cuales es la de Celia Martínez Maza, financiada por la Dirección General de Ciencia y Tecnología? Más de 10 novelas, ejemplo de las cuales es la escrita por el hermano de Carmen Calvo, ex ministra de Cultura, además de multitud de estudios de historia sobre la época. Y todo ello con el mismo mensaje. Que todo salga al mismo tiempo no puede ser casualidad. Una vez más, nos encontramos con un ataque ideológico perfectamente orquestado, del cual, por cierto,  Amenábar suele ser pistoletazo de salida, como lo fue en el caso de «Mar adentro» con la eutanasia.

Ahora la cosa va directamente contra la religión y particularmente contra el cristianismo. Lo malo de la trama que cuenta la película es que es mentira desde el principio hasta el final. Forma parte de la estrategia de reescribir la Historia a la que es tan aficionada nuestra izquierda. Hipatia no fue asesinada siendo una joven tan hermosa como Rachel Weisz, de 38 años, sino que murió en el año 415 y tenía 61. No fue famosa por sus dotes de astronomía por más que en la película se empeñen terca y cansadamente, atribuyéndole haberse adelantado a Kepler más de mil años; sino porque era una «divina filósofa» platónica, en palabras del obispo cristiano Sinesio de Cirene –única fuente coetánea que se conserva sobre ella–, a la que llama en sus cartas «madre, hermana, maestra, benefactora mía». El citado obispo, a quien en la película se le hace traidor y cómplice en el asesinato de la filósofa, murió dos años antes que ella, así que es imposible que tuviera nada que ver con su muerte. Ella fue virgen hasta el final, pero no vivió la castidad como ha dicho la protagonista, que se ha declarado feminista radical, «para ser igual que un hombre y poder ejercer una profesión con plena dedicación». Lo hizo porque, coherente con su filosofía, ejercía la Sofrosine, es decir el dominio de uno mismo a través de las virtudes entendidas como el control de los instintos y las pasiones.

Hipatia nunca fue directora de la Biblioteca de Alejandría, ni ésta fue destruida por los talibanes cristianos. La biblioteca fue incendiada por Julio César, saqueada junto con el resto de la ciudad por Aureliano en el año 273, y rematada por Diocleciano en 297. Es verdad que en el año 391 fue destruido lo que quedaba del  templo del Serapeo después de la destrucción por los judíos en tiempos de Trajano, y también el repaso que le pegó Diocleciano, quien, para conmemorar la hazaña, puso allí su gran columna, razón por la cual los cristianos lo destruyeron, ya que él era el símbolo de las persecuciones que sufrieron durante trescientos años. Pero lo que allí quedaba de la biblioteca era tanto como lo que restaba en otros sitios. El paganismo siguió existiendo en Alejandría hasta que llegaron los árabes. Y el neoplatonismo siguió floreciendo, hasta que lo recuperó el renacimiento cristiano. Por cierto, que yo sepa, su más brillante exponente se llamaba san Agustín, coetáneo de Hipatia.

«Ágora: Cirilo» La historia de Hipatia ha sido objeto de manipulación por todas las tendencias ideológicas, desde la Ilustración hasta el feminismo radical más reciente. Para algunos, como Voltaire, «desde la muerte de Hipatia hasta la Ilustración, Europa está sumida en la oscuridad; la Ilustración, al rebelarse contra la autoridad de la Iglesia, la revelación y los dogmas, vuelve a abrir la iluminación de la razón». En la última versión feminista de Úrsula Molinaro, Hipatia es la campeona del amor libre, a pesar de que en realidad era virgen. La conclusión es que de la verdadera historia de Hipatia se pasa a la leyenda de Hipatia, que se convierte en la leyenda del Crimen de Alejandría, cuyo protagonista principal es el obispo Cirilo.

La película de Amenábar recoge casi todos los ingredientes de esta leyenda: Hipatia es símbolo de mujer libre que representa el fin de la cultura grecolatina y el comienzo del oscurantismo cristiano, asesinada por unos fanáticos talibanes cristianos al mando del obispo Cirilo. ¿De dónde surge esta leyenda? El primero que narró el crimen fue Sócrates Escolástico en el siglo V, un letrado al servicio del patriarca de Constantinopla Nestorio, enemigo del patriarca de Alejandría Cirilo. Pero la atribución directa a este último de la autoría del asesinato fue cosa del escritor pagano Damascio, que escribió la «Vida de Isidoro», que es una apología del paganismo durante el final del siglo V y principios del VI. 

No obstante, la auténtica leyenda surge con la obra de John Toland en 1720. Éste era un irlandés, hijo ilegítimo de un sacerdote católico, que se hizo protestante y posteriormente activo militante del ateísmo en la Gran Logia de Londres. Después vino Voltaire; después, el historiador Edward Gibbon, quien, para argumentar su tesis acerca de que el cristianismo es la causa interna de la decadencia del Imperio Romano, utiliza la leyenda de Hipatia y declara a Cirilo responsable de todos los conflictos que estallaron en Alejandría en el siglo V. Más tarde llegarán las versiones románticas de Leconte de Lisle y otros, y finalmente el feminismo radical, para el que Hipatia fue la primera mártir de la misoginia propia del cristianismo. Todos los autores citados, y alguno más, tienen una cosa en común: son masones reconocidos.

Una de las grandes mentiras de la historia que se quiere propagar es que la mujer fue libre en Grecia y en Roma hasta que llegó el cristianismo y la sometió la sujeción del hombre; a esta idea también contribuye la película. Lo cierto es que en Grecia la mujer era considerada una cosa más de la casa, y en Roma, no era una «sui iuris», es decir, titular de derechos, sino que era considerada «capiti diminutio», como un niño o un incapacitado y, por tanto, estaba sometida a la tutela o la «manus» del padre o del marido. Por el contrario, fue el cristianismo el que consideró al hombre y a la mujer iguales en naturaleza, pues ambos son hijos de Dios y hermanos en Cristo; y prueba de ello es que las primeras manifestaciones de mujeres libres autodeterminándose, pese a la voluntad de sus padres o del estado, fueron las primeras mártires cristianas víctimas de las persecuciones romanas, tales como Inés Ágata o Cecilia. Y precisamente la explicación fundamental en torno al odio a Cirilo está en esta cuestión. Independientemente de que la carta de san Pablo a Timoteo no refleja precisamente una visión emancipada de la mujer, no es creíble que Cirilo la impusiera como literalidad a cumplir, porque es precisamente Cirilo quien más ha exaltado en la historia de la humanidad la condición femenina, pues a él se debe la expresión «Theotokos», palabra griega que significa madre de Dios.

El personaje del que hablamos, al que la película presenta con caracteres parecidos a Bin Laden para luego dejar en letras la explicación de que a ese «energúmeno» que ustedes han visto la Iglesia católica lo hizo Santo y LeónXIII lo declaró doctor de la Iglesia, efectivamente es san Cirilo de Alejandría. Él fue el que derrotó a la herejía Nestoriana en el Concilio de Éfeso del 431. En esencia, la disputa consistía en si María era madre de Cristo o madre de Dios. De la respuesta a esta cuestión surge algo muy importante: la doble naturaleza divina y humana en una persona llamada Cristo. Cirilo consiguió que se convocase un concilio en Éfeso, puesto que era el lugar donde vivió sus últimos años la Virgen María, y logró que la Iglesia declarase el primer dogma mariano de la historia: María, Madre de Dios. Hasta aquel momento nadie en la historia había conseguido colocar a un ser humano mujer por encima de cualquier hombre. Éste es el personaje que en el fondo persigue la leyenda de Hipatia; curiosamente, Beltrand Rusell comienza su «Historia del pensamiento occidental» con una irónica semblanza de san Cirilo diciendo: «El motivo principal de su fama es el linchamiento de Hipatia». Todo esto huele excesivamente a podrido.

Jesús Trillo Figueroa es Abogado del Estado (e)
* Publicado en el diario La Razón

 

LO QUE SABEMOS SOBRE HIPATIA DE ALEJANDRÍAMATEMÁTICA Y FILÓSOFA. ASESINADA EN MARZO DEL 415

 DATOS QUE PARECEN MÁS SEGUROS

  1.  Hipatia significa "La más grande".
  2.  No se sabe exáctamente cuándo nació, pero sí que murió en marzo del año 415, en Alejandría.
  3.  Era miembro de una familia destacada. Su padre, Teón, fue un científico conocido, miembro del Museo, escritor, interesado en textos herméticos y órficos. Tenía una gran erudición matemática y astronómica, especialmente sobre sus predecesores alejandrinos, y contagió a su hija el interés por esas cuestiones.
  4. El otro gran interés de Hipatia fue la filosofía. A propósito de esto, formó un grupo (integrado por personas de buenas familias) que basaba su convivencia en el sistema platónico de las ideas y en lazos interpersonales. Esta comunidad presenta rasgos de influencia gnóstica: por ejemplo, hablan de misterios para denominar los conocimientos que les transmite su "guía divina", y creen que las personas de rango social inferior son incapaces de comprender estas cuestiones.
  5. Gozaba de gran autoridad moral entre sus contemporáneos, que admiraban especialmente su autodominio, manifestado en la abstinencia sexual (se mantuvo virgen toda su vida), la modestia en el vestir (se cubría con el llamado "manto filosófico") y, en general, la moderación en el modo de vida.
  6. No practicaba activamente el paganismo, ni le atraía el politeísmo; simplemente lo consideraba un elemento más de la cultura griega que tanto admiraba. Es decir, su platonismo no incluía la celebración de rituales, magia o adivinación. De hecho, entre sus discípulos había cristianos y personas que simpatizan con el cristianismo (dos de ellos llegaron a ser consagrados obispos, como Sinesio de Cirene). Hipatia protegía a sus alumnos cristianos y había amistad entre éstos y sus compañeros paganos.
  7. Se produjo un desencuentro entre el prefecto de la ciudad, Orestes, y el obispo Cirilo, por las injerencias de éste último en cuestiones civiles y los enfrentamientos entre judíos y cristianos (aunque hay que recordar que Orestes era cristiano, como correspondía en esa época a un representante del emperador). Hipatia se puso del lado de Orestes y recordó a Cirilo el ejemplo de su antecesor, Teófilo, que, a pesar de ambición y su campaña contra el paganismo, no era dictador y buscaba y conseguía el apoyo de las autoridades imperiales: había colaboración armoniosa entre autoridades civiles y eclesiásticas. 
    De hecho, ella siempre se había relacionado libremente con las autoridades municipales y nunca nadie la había molestado; podía manifestar su independencia política en lugares públicos sin problema, y la gente sabía que los gobernantes buscaban sus consejos. 

    Ahora, en cambio, empieza a haber rumores de que ella es la causa de que obispo y prefecto no se reconcilien, que se acentúan cuando Orestes se muestra intransigente a una reconciliación con Cirilo. Además, empiezan a circular otros rumores calumniosos sobre Hipatia y su relación con supuestas ceremonias mágicas, hechizos satánicos, etc.
  8. Años 414-415: Hipatia pasa de observadora a participante activa en política, ayudando a Orestes a crear una especie de partido político; en respuesta, surge otro que apoya a Cirilo. Los partidarios de éste último se hallan preocupados por la influencia de Hipatia y las relaciones influyentes que posee (entre ellas, algunos cristianos).
  9. Marzo de 415: en plena Cuaresma, una multitud, al mando de un tal Pedro, se abalanza sobre la litera de la filósofa cuando ésta volvía a casa tras un paseo por la ciudad. La golpean y la arrastran hasta el Cesarión, un antiguo templo de culto al emperador transformado en iglesia, donde la golpean de nuevo con tejas; a continuación, llevan sus restos hasta el Cinareo, donde los queman.
  10. El de Hipatia parece más un asesinato político, no religioso, provocado por viejos conflictos. Tras este hecho, Orestes renunció a la lucha y se fue de Alejandría para siempre, de modo que las únicas protestas que hubo, más bien tímidas, vinieron de los concejales. Finalmente la ciudad se pacificó.

 DATOS PROBABLES

  1. Existen divergencias entre los expertos sobre la fecha de nacimiento de Hipatia. Las propuestas oscilan entre el 355 y el 370 d.C., aunque la primera resulta más verosímil; en otras palabras, es bastante probable que la filósofa alejandrina rondara los 60 años cuando fue asesinada.
  2. El carácter exaltado de los alejandrinos pudo influir decisivamente en el lamentable episodio de la muerte de la filósofa. Dicho carácter se muestra en el hecho de que en aquella época hubo otros crueles asesinatos, como los de dos obispos impuestos a los alejandrinos por la corte imperial de Constantinopla: Jorge de Capadocia, que en el año 361 fue atado a un camello, despedazado y sus restos quemados; y Proterio, que en el 457 fue arrastrado por las calles y arrojado al fuego. Igualmente, pocos años después del asesinato de Hipatia, en el 422, el prefecto imperial fue muerto en un tumulto. De hecho, el propio obispo Cirilo reprochó al pueblo su carácter levantisco y pendenciero, en su homilía pascual del año 419.

 DATOS HIPOTÉTICOS

  1. Algunos creen que pudo estar casada con un tal Isidoro, aunque no hay datos que lo demuestren y, a la luz de lo que sabemos, resulta bastante improbable.
  2. Tampoco está claro que el asesinato de la filósofa se produjera por orden del obispo Cirilo, aunque algunas fuentes parecen acusarlo indirectamente de ello.
  3. Es posible que la actividad política de Hipatia estuviera apoyada por los judíos de la ciudad, puesto que Orestes apoyaba a su vez la resistencia de éstos contra el obispo.

BIBLIOGRAFÍA:

– Dzielska, María, Hipatia de Alejandría, Ediciones Siruela, Madrid, 2004 (2ª edición: 2006).
– Sinesio de Cirene, Cartas, Introducción, traducción y notas de F. A. García Romero, Editorial Gredos, 1995.

– Sócrates Escolástico (Sócrates de Constantinopla), Historia ecclesiastica, libro VII, capítulos 13 a 15.
– Juan Malalas, Chronographia, capítulo 14

 https://www.primeroscristianos.com/lo-que-sabemos-sobre-hipatia-de-alejandria-1/


Fecha Publicación: 2019-03-05T13:02:00.000-08:00


COMUNIDAD DE TRABAJO COMO BUEN EQUIPO

¿Te imaginas a la comunidad futbolística –el equipo- queriendo meter goles en dos metas? Algo semejante sería si uno quiere construir colocando ladrillos y el otro se pone a destruir. O si un grupo empuja un camión y el otro se queda mirando o empuja en dirección contraria.

Está claro que para lograr las metas de una comunidad es necesario el trabajo en equipo, el desempeño coordinado en la ejecución de un proyecto. El grupo ordenado y compacto de personas, el equipo, se compromete a un resultado final, el cual no depende de cada uno de sus miembros de forma independiente, sino que cada miembro es responsable de un cometido, y sólo si todos ellos cumplen su función será posible sacar el proyecto adelante.

El ser humano no está completo hasta que no se proyecta, vive en familia, en sociedad; forma parte de un universo de realidad al que está íntimamente unido y con cuyo destino es en cierto modo solidario, pero a la vez lo trasciende de forma admirable.

Una de las dimensiones de esta vinculación es el trabajo, actividad por medio de la cual el ser humano aporta su racionalidad, su creatividad y hasta su cariño al orden propio de las cosas, satisface sus necesidades y entra en relación de convivencia con sus semejantes. A través de su trabajo, además, el ser humano se asoma al bien, la verdad, la unidad y la belleza de lo real. En una dimensión más honda, el trabajo es llamado a hacer posible el encuentro entre el hombre y Dios (Andrés Jiménez).

La encíclica Laborem exercens de san Juan Pablo II resaltaba precisamente la dimensión subjetiva, personal, del trabajo. Benedicto XVI insiste en esta consideración al poner en el amor la raíz de la vida y de la actividad humana, haciendo hincapié en lo concreto de las necesidades que acucian al hombre. Refiriéndose a quienes desempeñan cometidos de caridad organizada, insistirá en que "la competencia profesional... por sí sola no basta... Los seres humanos necesitan siempre algo más que una atención sólo técnicamente correcta. Necesitan humanidad. Necesitan atención cordial... una atención que sale del corazón, para que el otro experimente su riqueza de humanidad." (Deus caritas est n. 31)

El dominio de la tierra es parte esencial de la vocación y condición humana. (Gn. 2,15). Este cuidado de las cosas enseña al ser humano cuáles son las leyes que tejen el entramado de la vida, y le impulsa a hacer el mundo más humano y habitable. El trabajo, actividad compartida y solidaria, es un ámbito de comunicación y de colaboración que genera lazos de responsabilidad y de afecto.

Sea en un banco, en una tienda, en un colegio, universidad, empresa, cada miembro del equipo es pieza indispensable. Al igual que en una obra de teatro lo que importa no es el papel que te asignan sino en cómo lo representas. Tampoco hay profesiones indignas sino indignos profesionales. Como en una familia, no importa el rol sino la responsabilidad y el amor con que vives. En la primitiva iglesia vivían seis realidades básicas: koinonía (comunión), diakonía (servicio), eucaristía (acción de gracias), liturgia (celebración), martiria (testimonio), parresía (entusiasmo); todas ellas forjaron una familia de verdad en la que cada uno daba lo mejor de sí para los demás. 

(Para el Boletín interno de trabajadores de la Universidad Católica San José, marzo 2019)


Fecha Publicación: 2019-02-22T14:24:00.001-08:00


Como gratitud a nuestro arzobispo emérito, SE Juan Luis Cipriani, y bienvenida a nuestro arzobispo electo, Mons. Carlos Castillo, les comparto el presente artículo que he preparado para EL CORREO MARIANO y del que hablaremos en la emisora RADIO MARÍA, programa PERÚ, TIERRA ENSANTADA de este domingo 24, a la 1 p.m.


El protagonismo de los arzobispos de Lima en la historia del Perú

 

En la historia del Perú los arzobispos de Lima han desempeñado un rol decisivo. Podemos destacar que han sido el verdadero artífice de la forja, organización y desarrollo de la Iglesia. Su labor se refleja en los numerosos concilios provinciales y sínodos diocesanos convocados, así como en las visitas pastorales y fundaciones (pueblos, seminarios, hospitales), sus aportaciones culturales (sermones y pastorales, donación de libros, creación de colegios y la propia Universidad, escritos y mensajes), éticas y solidarias. Como en toda América, en la selección de los candidatos se tenía en cuenta su formación teológica, su experiencia de gobierno y su ejemplaridad de vida. Así lo afirman especialistas, como Paulino Castañeda, que atribuye a los prelados "una extraordinaria influencia en el conjunto de las decisiones adoptadas sobre la conformidad de la estructura colonial en su globalidad y muy especialmente sobre el ideario de la misma".

Pensemos en el primero, Fray Jerónimo de Loayza, dominico, que le corresponde un papel de pacificador en el momento de las guerras civiles entre Almagro y Pizarro; el segundo Toribio Alfonso Mogrovejo que cimenta la sociedad en pilares de santidad y desarrollo pleno; el último del virreinato y primero de la república Bartolomé de las Heras, auténtico bálsamo de serenidad en los convulsionados momentos de la Independencia.

Inmediatamente después de la fundación española de la Ciudad de los Reyes, Lima, se pensó también en convertirla en sede de una diócesis. Y como tal fue eregida con la bula "Illius Fulciti Praesidio" del Papa Paulo III el 14 de Mayo de 1541, declarándola, como en el caso del Cuzco, sufragánea de la diócesis española de Sevilla.  Dos años después, el 25 de julio de 1543, entraba en Lima su primer obispo, Jerónimo de Loaysa. El 11 de Febrero de 1546, el mismo Papa, Paulo III,  le otorgó el carácter de Metropolitana, desmembrándola de la Arquidiócesis de Sevilla, y le adjudicó como sufragáneas las diócesis de Panamá, Nicaragua, Quito, Popayán y Cuzco, a las cuales se añadieron más tarde otras diócesis que se extendían por todo el continente. Así,  Lima se convirtió en Arquidiócesis adquiriendo el título de primada del Perú y de todo el Suramérica.

El magisterio de la Iglesia ponderará la misión excepcional de los Obispos: "Anuncien a los hombres el Evangelio de Cristo llamándolos a la fe por la fortaleza del Espíritu o afianzándolos en la fe viva, propónganles el misterio íntegro de Cristo, es decir, aquellas veradades cuya ignorancia es ignorancia de Cristo, e igualmente el camino que ha sido revelado por Dios para glorificarle, y por eso mismo para alcanzar la bienaventuranza eterna" ("Christus Dominus" (ChD) 11-12).  El texto del Decreto Conciliar "Christus Dominus" del Vaticano II señala claramente el deber fundamental de los sucesores de los Apóstoles quienes "como de almas, han sido enviados por el Espíritu Santo y  por el Sumo Pontífice, a perpetuar la obra salvífica de Cristo, Pastor Eterno (cfr. ChD 2).

Treinta y tres arzobispos han guiado al pueblo de Lima durante cuatrocientos setenta y seis años como pastores de la Iglesia Católica; quienes inicialmente atendían buena parte del territorio de la América hispana; llegando en algún momento de su historia a ser la arquidiócesis más extensa del mundo.

De los 33, 6 han superado los 20 años del último Mons. Juan Luis Cipriani. En primer lugar Juan Landázuri con 35 años, luego Jerónimo de Loayza con 33, Liñán de Cisneros 31, Pedro Villagómez 30, Santo Toribio y Juan González de la Reguera 25.

Les invito a visitar la sacristía de la Catedral de Lima donde encontrarán la galería más completa de nuestros arzobispos, pudiendo contemplar su efigie y los datos más importantes de su vida y misión. Basta en esta aptretada síntesis con dar cuenta de sus nombres y el periodo que rigieron los destinos de la diócesis limeña:

1. 1542-1575            Jerónimo de Loaysa

2. 1578-1606            Toribio Alfonso Mogrovejo

3. 1609-1622            Bartolomé Lobo Guerrero

4. 1625-1626            Gonzalo de Ocampo

5. 1630-1638            Fernando Arias de Ugarte

6. 1641-1671            Pedro de Villagómez

7. 1674-1676            Juan de Almoguera

8. 1676-1708            Melchor de Liñán y Cisneros

9. 1711-1722            Antonio Zuloaga

10. 1723-1730          Dego Morcillo Rubio de Auñón

11. 1734-1739          Francisco Antonio Escandón

12. 1742-1745          José Antonio Gutiérz de Zevallos

13. 1751-1758          Pedro Antonio Barroeta Angel

14. 1758-1761          Diego del Corro

15. 1761-1779          Diego Antonio de Parada

16. 1780-1805          Juan González de la Reguera

17. 1805-1823          Bartolomé María de las Heras

18. 1833-1839          Jorge de Benavente y Macuaga

19. 1841-1844          Francisco de Sales Arrieta

20. 1845-1849          Javier Luna Pizarro

21.1855-1857           José Manuel Pasquel

22. 1860-1872          José Sebastián Goyeneche y Barreda

23. 1873-1886          Francisco de Asís Orueta y Castrillón

24. 1889-1898          Manuel Antonio Bandini

25. 1898-1907          Manuel Tovar

26. 1907-1920          Pedro Manuel García y Naranjo

27. 1920-1931          Emilio Lissón Chaves

     1931-1933          Mariano Holguín (Administrador Apostólico)

28. 1933-1945          Pedro Pascual Farfán de los Godos

29. 1945-1954          Juan Gualberto Guevara

30. 1954-1989          Juan Landázuri

31. 1989-1998          Augusto Vargas Alzamora

32. 1999- 2019    Juan Luis Cipiani Thorne

33. 2019- Carlos Castillo Mattasoglio

Agradecemos los intensos veinte años de S.E. Monseñor Juan Luis Cipriani en los que destaca como él mismo ha reconocido en su entrañable carta de despedida a los fieles, su aprendizaje "de las multitudes que con devoción acompañan al Señor de los Milagros todos los años en el mes de octubre; de los innumerables adoradores de las más de 80 Capillas de Adoración al Santísimo que han hecho de Lima una Ciudad Eucarística; del inmenso mar de laicos comprometidos que caminan todos los años apoyando en la Marcha por la Vida; de mis grandes amigos que pueblan los cerros de Manchay, tierra noble y generosa abierta a la esperanza; de los padres de familia, maestros y estudiantes de nuestras escuelas parroquiales que sostienen la valiosa tarea educativa y promueven con esmero los valores de la familia católica; y de los kilómetros y kilómetros de peruanos que rodeaban las calles de Lima para saludar al Papa Francisco en su reciente visita".

Y saludamos y encomendamos el futuro ministerio episcopal del Padre Carlos Castillo, limeño, sociólogo sanmarquino, doctor por la Gregoriana de Roma, brillante teólogo y celoso pastor, quien manifiesta su admiración por su antecesor Santo Toribio y su deseo de auscultar los signos de los tiempos para conducir la vasta arquidiócesis limeña, tierra ensantada pero necesitada de comunión y de misión. Su lema "A ti te digo levántate" (Tibi dico surge) es una invitación a ponernos en marcha. Que Santa María de la Evangelización le acompañe en todo momento.

José Antonio Benito joseantonio.benito@ucsanjose.edu.peange


Fecha Publicación: 2019-02-19T13:41:00.001-08:00

DIFUSIÓN DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE GUADALUPE DE EXTREMADURA EN EL VIRREINATO DEL PERÚ EN EL SIGLO XVII

Les comparto el interesantísimo artículo del P. Javier Campos y Fernández de Sevilla Real Centro Universitario Escorial María Cristina y Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría (Publicado en Revista de Temas de Estética y Arte (Sevilla), XXX (2016) 107-141). El texto de esta ponencia resume trabajos y materiales publicados en monografías y revistas.

El monasterio de Guadalupe de Extremadura envió de forma periódica al Nuevo Mundo a monjes que recolectasen limosnas de los devotos de la Virgen. Recogemos en este trabajo el viaje que realizó fray Diego de Ocaña al virreinato del Perú (1599-1608). Su testimonio quedó plasmado en la crónica del viaje que ha llegado hasta nosotros. Fue misionero, escritor, antropólogo, organizador y difusor del culto a Nuestra Señora de Guadalupe y pintor de unos lienzos que dieron origen a las llamadas "Vírgenes triangulares" que nada tiene que ver con el cerro potosino o el culto a la Pachamama.  Les comparto textualmente la reflexión del experto Javier Campos: 

"Un asunto importante es establecer el posible origen cuzqueño del modelo de "Virgen triangular", tomado de los lienzos de fray Diego y de la estampa de Petrus Ángelus, porque en su esquema compositivo adoptan la figura geométrica de un triángulo isósceles. La imagen de la Virgen de Guadalupe es una escultura sedente con el Niño en su regazo, en madera de cedro policromada y de autor anónimo (S. XII); tiene una altura de 59 cms. y un peso de 3 kgs. y 97 grs.; ha sido restaurada en 1984. Es una talla de carácter sencillo por lo tosco de su terminado y pertenece al grupo de "Vírgenes negras"; según la documentación comienza a ser vestida, dotada de cetro y corona a partir del siglo XIV.

Las pequeñas dimensiones de la imagen hacen que, al ser vestida, los mantos confeccionados en telas ricas, bordados y forrados, deban adoptar obligatoriamente por el peso una estructura geométrica triangular. Esta era la visión que tenía y conservaba fray Diego de Ocaña y que Petrus Ángelus pudo comprobar en su/s visita/s a Guadalupe, villa no distante de Toledo donde trabajó un tiempo. Por eso al pintar y grabar la imagen de la Virgen lo que reproducen es el modelo real que tan bien conservaban en su memoria visual. Con la difusión de los lienzos y de los grabados, Gamarra y los pintores cuzqueños pudieron ver que ese tipo de imagen podía ser adoptada para cualquier otra advocación mariana, y resultó muy aceptaba por el público en general. Y esta es nuestra opinión salvo mejores argumentos. Posteriormente algunos antropólogos e historiadores han querido ver alguna relación entre el perfil triangular del "Cerro Rico" de Potosí (Bolivia) con el esquema de las Vírgenes triangulares; sin embargo, una cosa es el culto a la Pachamama, simbolizado en el cerro de Potosí y su cristianización (127-128).


Fecha Publicación: 2019-02-16T10:27:00.000-08:00

Padre Pedro Arrupe, S.J., camino a los altares[1]

 

El padre general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, anunció a fines de enero del presente 2019 la apertura oficial de la causa de beatificación del padre Arrupe, 28º superior general de la Compañía de Jesús, el 5 de febrero en San Juan de Letrán. Desde su anuncio en el pasado mes de julio hasta la fecha, el jesuita Pascual Cebollada, postulador de la Compañía de Jesús, y su equipo han recogido todos los escritos del padre Arrupe, y han elaborado una lista de más de 100 testigos que pueden declarar sobre él, y se lo han entregado a los censores teólogos para que examinen si hay algo en ellos que vaya contra la fe y costumbres de la Iglesia. Asimismo, también se ha elaborado una lista de todo aquello que lleve el nombre del padre Arrupe, ya sean casas de ejercicios, comunidades, proyectos… «Lo que se pide –continúa– es fama de santidad y signos [favores o gracias]. Se trata de que la gente vea en él no a un personaje importante, que ha tenido mucha responsabilidad, sino a un santo. Se trata de percibir la santidad, es decir, si ha hecho de manera extraordinaria lo ordinario, una vida que destaque por encima de lo normal».

Su biógrafo, P. Lamet[2] nos brinda un bello gesto de su santidad  "además de su  amor a Jesucristo, su humildad, sus nueve años de martirio incruento al final de su vida, su intensa vida de oración: En el reclinatorio de su cuarto se descubrió después de muerto una estampa del Sagrado Corazón con un voto de perfección que había hecho en sus tiempos de joven sacerdote, eligiendo para toda su vida "lo más perfecto", lo más difícil muchas veces. Como por ejemplo, mantener como secretario personal al jesuita que sabía le estaba acusando en el Vaticano. Su entrega, sin pensar en sí mismo, a la Iglesia y la Compañía fue total".

Al historiador no le basta el literato ni el poeta para adentrarse en el santo, necesita del teólogo. Gustavo Gutiérrez definió al P. Arrupe como "uno de los grandes hombres de la Iglesia de nuestra época; alguien que, según la bella expresión de Juan XXIII, supo mirar lejos.

1.     Familia y estudios

Nace el 14 de noviembre de 1907 en Bilbao, en el seno de una familia acomodada, el benjamín de cinco hijos, su padre era arquitecto y su madre hija de un médico, ambos profundamente creyentes. Niño vivaz y estudiante extraordinario, como alumno de los Escolapios con once años entró en la Congregación Mariana, en cuya revista "Flores y Frutos" escribió en marzo 1923 un breve artículo sobre San Francisco Javier, Japón y las Misiones. 

Ese mismo año empezó los estudios de Medicina en Madrid; era un excelente estudiante. Amaba extraordinariamente la música, iba con frecuencia a la ópera y con su hermosa voz de barítono cantaría más tarde en ocasiones especiales, como misionero en Japón e incluso como Prepósito General. Un compañero de estudios le invitó a hacerse miembro de las Conferencias de San Vicente y a visitar familias pobres en los suburbios de Madrid, experiencia que le cala hondamente.

En julio de 1926, durante sus prácticas con los enfermos, viajó a Lourdes, donde fue testigo de tres curaciones extraordinarias: una religiosa paralítica pudo volver a caminar al paso de la custodia; una mujer con cáncer de estómago en estado terminal, curada en tres días; un joven con parálisis infantil que saltó de su silla de ruedas en el momento de la bendición eucarística.

 

2.     Jesuita

Impresionado por las experiencias de Lourdes, maduró su decisión de hacerse jesuita. El 25 de enero de 1927, comenzó su noviciado en Loyola e hizo sus primeros votos en diciembre de 1928. Durante los Ejercicios Espirituales de ocho días en su primer año de juniorado despertó en él la llamada misionera, solicitando en varios momentos ser enviado a Japón.

En 1931, Arrupe comenzó sus estudios de Filosofía en el Colegio Máximo de Oña, Burgos. En 1932 el anticlericalismo republicano llevó a la expulsión de la Compañía de Jesús de España y los jóvenes jesuitas debieron continuar sus estudios en el destierro, en Marneffe (Bélgica). De 1933 a 1936 Pedro Arrupe estudió Teología en el Colegio de Valkenburg, en Holanda, con los jesuitas alemanes. El 30 de julio de 1936, fue ordenado sacerdote con otros 40 compañeros jesuitas de su provincia, pero ningún familiar suyo pudo estar presente en la ordenación, pues en España acababa de estallar la Guerra Civil. En 1936, inesperadamente, su provincial le envió a Estados Unidos a especializarse en ética de la medicina. De 1937 a 1938 hizo en Cleveland (Ohio) su tercera probación.

 

3.     Ese Japón increíble abierto a Cristo

 

El 7 de junio de 1938 recibió la tan deseada carta del General que le destinaba a Japón. Antes de partir para Japón pasó algunos meses de trabajo pastoral en una prisión de alta seguridad en Nueva York, donde en poco tiempo se ganó el corazón de los presos. El 30 de septiembre de 1938, en Seattle, comenzó la travesía hacia Japón. Al llegar, experimentó no pocas dificultades: lengua extranjera, costumbres japonesas, comida japonesa, pero el joven misionero no se echó atrás, sino que siguiendo la tradición de los más venerables misioneros de la Compañía, se sumergió en la cultura japonesa y así se ejercitó en el tiro del arco, en la ceremonia del té, en la meditación Zen y en el arte de escribir japonés. Su primer destino fue de párroco en la ciudad de Yamaguchi, en la región de Chugoku sobre la isla de Honshu.

 

Poco antes de la entrada de Japón en la Segunda Guerra Mundial, el 8 de noviembre de 1941, el P. Pedro, sospechoso de ser espía, fue encarcelado. Pasó semanas llenas de inseguridad y privaciones en una prisión militar hasta el 12 de enero de 1942: "Aprendí la ciencia del silencio, de la soledad, de la pobreza severa y austera, del diálogo interior con el huésped del alma -'hospes animae'-, que nunca se me ha mostrado más 'dulcis'". Le conmovía profundamente que los feligreses de su parroquia en Nochebuena se arriesgasen a cantar un villancico de Navidad ante la celda de su cárcel. En una diminuta celda, la figura de Arrupe cautiva a sus carceleros con catequesis improvisadas. Al despedirse de él, una vez obtuvo la libertad, no ocultaron la emoción. Lo cuenta así el propio Arrupe: «Creían emocionarse porque yo me marchaba, y no era así. Era Cristo el que se iba con ellos. ¿Puede haber otra explicación de su tristeza?».

Su trabajo pronto comenzó a dar sus frutos. Primero, en un barracón en Tokio que servía de guardería de hijos de trabajadores por la mañana y de escuela de adultos por la noche. Allí suscitó las primeras conversiones. «Estaba convencido de que la fuerza de sus acciones no dependían de él. Por eso, donde pasaba, dejaba siempre un poco de corazón y como no quería que fuera el suyo, dejaba el corazón de Jesucristo», apunta Lamet. Luego fue párroco de San Francisco Javier, sita en un templo budista abandonado. Sin grandes números de feligreses, optó por descubrir el alma japonesa persona a persona y por organizar eventos para evangelizar a un pueblo poco receptivo al cristianismo. Es importante en este periodo su apuesta por la inculturación, es decir, por entrar en la mentalidad japonesa y, para ello, entre otras cosas, estudia el zen hasta el punto de que adopta su postura característica en la oración.

 

En 1942, el P. Pedro fue nombrado maestro de novicios y pasó a Nagatsuka, cerca de Hiroshima. Allí llevaba una vida sencilla y de gran exigencia, como recuerda el jesuita Alberto Álvarez Lomas: «Le vi con frecuencia limpiando los zapatos de los novicios en la portería durante la siesta. En su modo de vestir y con sus objetos personales llamaban la atención su pobreza y desprendimiento. No dormía más de cinco horas. Todos los días le veía comenzar la llamada hora santa en la capilla. Cada mañana hacía más de una hora de meditación». Hasta que llegó la bomba.

 

El 6 de agosto de 1945 sonaron, como cada día, las alarmas; la ciudad estaba acostumbrada al paso matutino de aviones de combate. Fue testigo de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima: un relámpago, como un fogonazo de magnesio, cortó el cielo. 80.000 personas murieron en el acto; más de 100.000 quedaron heridas.  Sonó también la señal del fin de peligro. Y cinco minutos después se produjo la explosión. Las primeras 24 horas fueron muy intensas, sin dormir, después de haber recorrido la ciudad. Lo primero que hizo al llegar al noviciado fue celebrar la Eucaristía rodeado de heridos dolientes: «Torrentes de gracia brotarían sin duda de aquella hostia y de aquel altar. Seis meses más tarde, cuando, repuestos, todos habían dejado nuestra casa, muchos de ellos habían sido bautizados, y todos habían tenido la experiencia de que la caridad cristiana sabe comprender, ayudar, dar un consuelo que sobrepasa todo aliento humano». El noviciado, distante siete kilómetros del centro de la ciudad, fue seriamente dañado, pero ninguno de los 35 novicios resultó herido. El P. Pedro fue a la capilla y pidió luz al Señor en aquella terrible oscuridad. Decidió convertir el noviciado en un improvisado hospital, retomando los conocimientos de sus interrumpidos estudios de medicina, y en condiciones de lo más primitivo y sin anestesia, tuvo que hacer operaciones muy complejas y limpiar heridas gravísimas. De los 150 pacientes que atendió durante meses, sólo dos murieron.

Son muchos los testimonios de aquel tiempo. Como el de Hasegawa Tadashi, a quien Arrupe curó su cuerpo en carne viva, y que luego pidió el Bautismo y más tarde sería ordenado sacerdote. El del señor Hashimoto: «Fue sin duda la personalidad de Arrupe la que me movió más a convertirme al cristianismo». O el del señor Kato, que se estaba preparando para ser kamikaze: «Arrupe me decía que solo Dios es el dueño de la vida. Cuando vino lo de la bomba atómica, yo estaba a 1.500 metros de donde estalló, y solo. Entonces me acerqué a Arrupe y le pedí el Bautismo».

El 22 de marzo de 1954, fue nombrado Viceprovincial de la Viceprovincia de Japón, que en 1958 fue erigida Provincia independiente y entonces fue su primer Provincial. Poco a poco el número de jesuitas creció en Japón, de 126 en el año 1954 a 426 en el año 1961. El P. Pedro desarrolló una impresionante actividad, para algunos demasiado acelerada, por lo que el gobierno general de la Orden en Roma en 1964 nombró Visitador al holandés Padre George Kester, quien debía elaborar un informe sobre la provincia de Japón. Como General recién elegido, el P. Pedro se convertirá en el destinatario del informe.

4.     General de la Compañía

 

El 22 de mayo de 1965 fue elegido como 28º General de la Compañía de Jesús, después del belga Johann Baptist Janssens (1889-1964), que había dirigido la Compañía desde 1942. Con él se iniciaron en la Compañía los cambios para afrontar los tiempos azarosos y renovadores en los que entraba la sociedad humana y, muy especialmente, la Iglesia después del Concilio Vaticano II, cambios que para muchos no estaban en consonancia ni con la primigenia espiritualidad ignaciana ni con la propia tradición de la Iglesia. Por las decisiones tomadas durante su generalato tuvo que sufrir incomprensiones y contradicciones de todas partes, incluso, a veces, de las más altas instancias de la Iglesia. De hecho, sus detractores llegaron a decir de él que "un vasco (san Ignacio de Loyola) había fundado los Jesuitas y otro los iba a destruir".

Coincidiendo con el Concilio Vaticano II, los jesuitas acuden al lejano oriente para elegir a un nuevo prepósito general, a Pedro Arrupe, que en sus primeras intervenciones públicas, tras mostrar su total adhesión y obediencia a Pablo VI, empieza a dejar ver un nuevo estilo. Dice del diálogo: «Consiste también en saber escuchar». Sobre el ateísmo: «Nuestra posición no es de lucha, sino de diálogo para ayudar a los ateos a superar los obstáculos que les mantienen alejados del conocimiento de Dios […]. A los ateos hay que tratarles con delicadeza». También del progresismo: «Si por progresista se entiende aquel que combate las grandes injusticias sociales existentes en todas las partes del mundo, pero sobre todo en los países en vías de desarrollo, nosotros estamos con ellos en la línea de la doctrina social contenida en las grandes encíclicas».

Las consecuencias no se dejaron esperar. En 1965, al concluir el Vaticano II, había 36.000 mil jesuitas, y diez años después, en 1975 sólo 29.000. Seguiría disminuyendo durante el resto de la década, y también en la de los ochenta, aunque en países como India se acelerase el reclutamiento. A pesar de ello, los jesuitas seguían constituyendo una influencia de primer orden entre muchas comunidades religiosas, tanto masculinas como femeninas. Históricamente habían desempeñado un papel protagonista, y en este momento crucial habían tomado el camino del futuro; así lo corroboró con entusiasmo la trigésima segunda congregación general de la Compañía, celebrada en 1974.

5.     Los papas custodian a la Compañía

 

Pablo VI siguió especialmente de cerca y con preocupación la evolución de los acontecimientos en la Compañía de Jesús, y ello por diversas razones: por la importancia que tenía en la vida de la Iglesia universal y, también, por la condición que le correspondía de Superior supremo de la Compañía, derivada del vínculo particular que, desde su fundación, ligaba la Orden al Romano Pontífice. Dos preocupaciones primordiales inspiraron la actuación de Pablo VI: La salvaguarda de la integridad de la Formula Instituti -su constitución orgánica- y la fidelidad de la Compañía a sus fines propios. En una carta dirigida al P. Arrupe el 15 de febrero 1975, el Papa escribió: "No se puede introducir novedad alguna con respecto al cuarto voto. Como supremo tutor y garante de la Formula Instituti y como Pastor universal de la Iglesia, no podemos permitir que sufra la menor quiebra este punto, que constituye uno de los fundamentos de la Compañía de Jesús".

El 11 de diciembre de 1978, el P. Arrupe tuvo su primera audiencia con Juan Pablo II para jurar obediencia al nuevo Papa en representación de la orden. Diez meses más tarde, en la asamblea de presidentes de la Conferencia Jesuita, Juan Pablo II se dirigió al grupo por invitación del P. Arrupe. Su mensaje fue categórico:"Deseo deciros que habéis sido motivo de preocupación para mis predecesores, y que lo sois para el Papa que os habla".  El Papa envió al Prepósito unas palabras críticas destinadas a ser leídas al gobierno central de la Compañía por Juan Pablo I, cuya muerte lo había impedido, añadiendo que él estaba de acuerdo con todo. De hecho, desde junio de 1979, el P. Arrupe empezó a mantener conversaciones confidenciales con los cuatro asistentes generales de la Compañía, sobre la posibilidad de jubilarse.

 

6.     Cuando retó a sus jesuitas. Obediencia y responsabilidad

Frutos de estos encuentros será una paternal carta, escrita en francés, firmada en Roma el 19 de noviembre, «fiesta de los mártires canadienses», a los responsables de la Compañía. Les dirá que, puesto que los tres últimos papas (Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II) han llamado la atención a los jesuitas, poniéndoles de manifiesto una serie de «deficiencias», esa «triple llamada no da lugar a dudas: es Dios mismo quien en su amor, pero también con insistencia, espera de nosotros algo mejor». Según Arrupe, el hecho de que los últimos papas hayan tenido que amonestar a la Compañía de Jesús «demuestra, sin duda alguna, que, aunque hemos reconocido nuestros errores y nos hemos esforzado sinceramente en corregirlos, se ve que no hemos sido capaces de conseguirlo en la medida y en la eficacia deseadas». Fue él mismo Arrupe, quien había pedido al papa Wojtyla que recibiera a todos los superiores mayores de la orden en audiencia privada, para que «les indicara qué esperaba de la Compañía y cuáles eran los sentimientos que alimentaba hacia ella». De hecho, se afirma en la carta, el Papa «ha confirmado su benevolencia hacia la Compañía», una benevolencia que, según el Papa, «nos hemos merecido a lo largo de los siglos por el fervor de nuestra vida religiosa y nuestro celo apostólico». Y recuerda que Juan Pablo II, ese discurso no sólo fue de crítica a los jesuitas, sino de reconocimiento de «el valor ejemplar, el celo apostólico, la fidelidad sincera e incondicional al soberano pontífice» de la Compañía de Jesús.

Pero junto con este reconocimiento, dice Arrupe a los superiores mayores, el Papa ha puesto en guardia a los jesuitas «manifestándonos sus preocupaciones » sobre algunos puntos bien concretos: tendencias secularizadoras, austeridad y disciplina de la vida comunitaria y religiosa, fidelidad al magisterio en materias de doctrina, carácter sacerdotal de nuestro trabajo apostólico y formación de los jóvenes jesuitas. "Debemos acoger las palabras del vicario de Cristo con espíritu de sincera humildad y de gratitud por el espíritu paternal que manifiesta en relación a la Compañía y por el aliento que nos da para mejorar nuestra vida religiosa y apostólica». Afirma Arrupe que no piensa descargar sobre los demás su grave responsabilidad como superior general. Por eso, él responderá en primera persona «a los deseos del Santo Padre». Pero añade que esta responsabilidad tiene que repartirse al mismo tiempo entre todos los superiores provinciales, responsables también de la vida de la Compañía; es decir, que ellos son también responsables de las críticas hechas por el Papa.

Y les da, para poder poner remedio a ellas, una serie de normas. Deberán, por ejemplo, examinar, en qué medida «dejan desear la austeridad de vida y la disciplina interior y exterior en las comunidades». O bien, «si se advierten tendencias secularizadoras, como ausencia de vida comunitaria, independencia de los superiores o relaciones llenas de ambigüedad con otras personas». Otro punto que deberán examinar es si los jesuitas «ejercen ciertas actividades que no tienen nada que ver con el carácter sacerdotal, que debe ser el sello de todas nuestras actividades ». Arrupe añade que «los superiores locales deben vigilar que todos los jesuitas de sus comunidades ordenen sus aptitudes, sus palabras y sus acciones en conformidad con los deseos del Santo Padre». Afirma que conoce muy bien «la complejidad de los problemas, el carácter delicado de las cuestiones personales, las dificultades de las situaciones nuevas, ambiguas y conflictivas ». Y añade: «Soy un testigo privilegiado de vuestra ilimitada buena voluntad y de la pureza de intención que os guía. Pero si esto es cierto», afirma Arrupe, «también lo es que ya no podemos esperar más. Sería injusto olvidarse de los resultados positivos que la Compañía ha obtenido en numerosos terrenos, pero al mismo tiempo, examinando objetivamente las recomendaciones que nos han hecho los pontífices romanos, debemos aceptar que lo hasta aquí realizado no es aún suficiente».

 

7.     Su posible dimisión

 

Seis meses después, el 3 de enero de 1980, volvió a entrevistarse con el Papa para organizar otra reunión, a la que acudió con sus asistentes generales con objeto de que estos expusieran sus ideas sobre el porvenir de la Compañía y averiguaran cómo encajaban en las metas del pontificado. El Papa estuvo de acuerdo, pero no se puso fecha a la reunión.

En febrero de 1980 comunicó a sus cuatro asistentes generales que ya no tenía dudas sobre su decisión de dimitir. Dos semanas después, el 1 de mayo, el Pontífice pidió por carta al P. Arrupe que no dimitiera ni convocara una congregación general, por el bien de la Compañía y el de la Iglesia. Los dos hombres volvieron a reunirse el 13 de abril de 1981. Juan Pablo II dijo al General que estaba preocupado por lo que pudiera hacer una congregación general sin el P. Arrupe como superior, pues la trigésima tercera congregación general propuesta se habría reunido para aceptar la dimisión de Arrupe, elegir a su sucesor  y seguir con el tema que escogiese. Dijo el Papa que Pablo VI había acogido con gran preocupación los resultados de la XXXII congregación general, celebrada en 1974, y no cabe duda de que Juan Pablo II temía que una nueva congregación general post-P. Arrupe dificultara todavía más la situación.

 

8.     El atentado del Papa y la enfermedad del P. Arrupe

 

Al cierre de la entrevista, Juan Pablo II garantizó al P. Arrupe que seguirían hablando, pero un mes más tarde se produjo el atentado contra el Papa. El 7 de agosto de 1981, de regreso de un viaje a Filipinas, el P. Arrupe sufrió un derrame en el Aeropuerto Internacional Leonardo da Vinci de Roma, y lo llevaron al hospital Salvator Mundi. Se le diagnosticó bloqueo de la arteria carótida con efectos sobre el hemisferio izquierdo del cerebro y el lado derecho del cuerpo. Los médicos convocaron a O'Keefe y los demás asistentes y les comunicaron que en su opinión médica el P. Arrupe no debería volver a ocupar ningún puesto de responsabilidad. Dijeron que el General estaba en condiciones de recibir al cardenal Casaroli. Éste, de camino al hospital, pasó por el generalato jesuita para recoger al padre O'Keefe. Mientras se dirigían al centro, O'Keefe hizo lo posible por que Casaroli le diera permiso para convocar una congregación general, ya que la Compañía no podía ser gobernada indefinidamente por un general vicario. Casaroli eludió contestar. Cuando llegaron al hospital, hizo que O'Keefe leyera al P. Arrupe una carta personal del Papa, en la que Juan Pablo II lamentaba lo ocurrido, señalaba que ambos estaban convalecientes y le transmitía sus mejores deseos. Al volver del hospital, O'Keefe siguió presionando a Casaroli, pidiéndole que escribiera al Papa y le comentara la necesidad de una congregación general.

Pero la decisión de Juan Pablo II no fue la que habían previsto el P. Arrupe o sus asistentes generales. El 6 de octubre el cardenal Casaroli llevó al enfermo Prepósito la carta en que se nombraba "delegado personal" del Papa al P. Dezza (a dos meses de cumplir ochenta años) para que dirigiera la Compañía hasta nuevo aviso, con el P. Giuseppe Pittau, antiguo rector de la Universidad Sophia de Tokio y provincial jesuita en Japón, como coadjutor o suplente. El gobierno regular de la Compañía de Jesús quedaba suspendido, y no se preveía la convocatoria inmediata de la trigésima tercera congregación general.

La intervención papal crispó a quienes, satisfechos con la labor del P. Arrupe al frente de la Compañía, deseaban verla retomada por su sucesor. Juan Pablo II dijo a los padres Dezza y Pittau que no habría intervenido de no haber tenido en muy alto concepto el carisma excepcional de la Compañía, y su capacidad de contribuir a una puesta en práctica real del Vaticano II. Por fin, el 3 de septiembre de 1983, el P. Arrupe presentó su renuncia al cargo ante todos los padres congregados y el padre Peter-Hans Kolvenbach fue elegido General de la Compañía. Su primer gesto fue abrazar al P. Arrupe mientras le decía: "Ya no le llamaré a usted Padre General, pero le seguiré llamando 'padre' ".

Éste, después de casi diez años de dolorosa inactividad y de ofrenda física y psíquica por la Compañía, la Iglesia y la humanidad, el 5 de febrero de 1991 falleció en la casa generalicia de los jesuitas en Roma. A su funeral en la Iglesia del Gesù de Roma asistió una gran multitud.

 

9.     Profeta del Concilio Vaticano II

En todo proceso de canonización se busca la vida de santidad del candidato y sus aportes a la iglesia de nuestro tiempo. Una primera clave en el P. Arrupe es su perspicacia para escrutar los signos de los tiempos, convirtiéndose en un auténtico profeta del Vaticano II. Así lo manifiesta su biógrafo Pedro Miguel Lamet su libro Arrupe. Testigo del siglo XX, profeta del XXI (Mensajero):«era un hombre del Concilio antes del Concilio». Dios siempre fue primero en su vida. Así, abandonó una prometedora carrera en la medicina para entrar en el Compañía de Jesús para disgusto de su profesor Juan Negrín, luego presidente de la República en 1936: «Ya hace días que no veo a Arrupe. ¿Es que ese muchacho va a abandonar los estudios? Sería la mayor equivocación de su vida».

Sus primeros pasos en la Compañía de Jesús no fueron fáciles, pues apenas cinco años después, mientras estudiaba Filosofía en Oña, parte con sus compañeros al destierro después de que se aprobara el decreto de disolución de la Compañía en España. Pasa tiempo en Holanda y Bélgica, donde es ordenado, antes de partir a los Estados Unidos donde completa los estudios en Teología y realiza la tercera probación. Allí recibe la comunicación del destino soñado, Japón, no sin antes pasar por una experiencia que le tocó profundamente: el trabajo pastoral con hispanos y en cárceles de máxima seguridad en Nueva York. «Cuando crucé por última vez aquellas puertas enrejadas tras las que vivían aquellos desgraciados, sentí una terrible opresión en el pecho. Y tal vez porque vi en ellos más sufrimiento que en otras partes, sentí más alejarme, porque junto al dolor parece que está siempre el puesto del sacerdote», afirmaba.

10.   Renuncia, enfermedad y muerte

Los problemas surgidos de la recepción del Concilio Vaticano II hicieron de los años 70 una época difícil para Arrupe y para la Compañía de Jesús, con algunos sacerdotes acusados de revolucionarios y marxistas. La tensión es creciente con la Santa Sede y también dentro de la propia congregación, circunstancia que lleva al padre Arrupe a presentar su renuncia, que Juan Pablo II no acepta. Poco después, de vuelta de un viaje a Asia, sufre una trombosis cerebral que le deja paralizado el lado derecho, circunstancia ante la que el Papa polaco nombra a un delegado personal, algo que no gustó ni a Arrupe ni a la Compañía de Jesús, pero obedecieron. «El propio Juan Pablo II comentaba a sus colaboradores que los jesuitas habían actuado como se esperaba de ellos», abunda Cebollada.

Después de que la congregación general de 1983 eligiese a Peter-Hans Kolvenbach, Arrupe se recluye en la enfermería de la Curia General de los jesuitas en Roma, donde vivió marcado por su enfermedad, condenado a la inmovilidad física, con graves dificultades para expresarse. Su cuerpo se debilita y vive un tiempo de oración y dolor, confortado por las visitas que recibe.

En este momento, a casi 30 años después de su muerte, su figura de recupera toda su actualidad, tanto por la incoación de su causa como por su legado. El P. Adolfo Nicolás, S.J., también general de los jesuitas, sintetiza: «La historia va dando la razón al padre Arrupe. El paso del tiempo nos deja ver con más claridad lo ejemplar de sus virtudes, en especial su obediencia al Papa hasta su postrer aliento

11.  El alma del P. Arrupe. Su autorretrato

Nos lo comparte su biógrafo P. Lamet, al seleccionarnos sus textos preferidos del Evangelio y en tres de sus escritos que siempre llevo a la oración:

·SENCILLEZ: "Bienaventurados los pobres de espíritu" (Lc 6,20).

PROVIDENCIALISMO: "Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo" (Mt 6, 34).

NO-VIOLENCIA:"Al que te abofetee en la mejilla derecha preséntales también la otra" (Mt 5,39).

DESPRENDIMIENTO:"Al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto" (Mt. 5,40)

GENEROSIDAD Y SERVICIO:"Y al que te obligue a andar una milla vete con él dos". Mt.5,41).

HUMILDAD INTELIGENTE."Cuando seas convidado, ve a sentarte en el último puesto"(Lc 14,9).

COMPROMISO PROFÉTICO."Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigna y digan con mentira    toda clase de mal contra vosotros por mi causa"( Lc 6, 22).

AMOR CRISTIANO:"Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan"(Mt 5,44).

SABIDURÍA Y RENUNCIA:"Quien intente guardar su vida la perderá;

ORACIÓN AL LLEGAR AL JAPÓN

Jesús, mi Dios, mi redentor, mi amigo, mi íntimo amigo, mi corazón, mi cariño: Aquí vengo, para decirte desde lo más profundo de mi corazón y con la mayor sinceridad y afecto de que soy capaz, que no hay nada en el mundo que me atraiga, sino tú  sólo, Jesús mío. No quiero las cosas del mundo. No quiero consolarme con las criaturas. Sólo quiero vaciarme de todo y de mí mismo, para amarte sólo a ti. Para ti, Señor, todo mi corazón, todos sus afectos, todos sus cariños, todas sus delicadezas. ¡Oh Señor!, no me canso de repetirte: Nada quiero sino tu amor y tu confianza. Te prometo, te juro, Señor, escuchar siempre tus inspiraciones, vivir tu misma vida. Háblame muy frecuentemente en el fondo del alma y exígeme mucho, que te juro por tu corazón hacer siempre lo que tú deseas, por mínimo o costoso que sea. ¿Cómo voy a poder negarte algo, si el único consuelo de mi corazón es esperar que caiga una palabra de tus labios, para satisfacer tus gustos?  Señor, mira mi miseria, mi debilidad. Mátame antes de que te niegue algo que tú quieras de mí. ¡Señor, por Madre! ¡Señor por tus almas! Dame esa gracia…[26]

MI CATEDRAL

¡Una mini-catedral! tan sólo seis por cuatro metros. Una capillita que fue preparada a la muerte del P. Janssens, mi predecesor, para el nuevo General... ¡el que fuese! La Providencia dispuso que fuera yo. Gracias al que tuvo esa idea: no pudo haber interpretado mejor el pensamiento de este nuevo General. El que planeó esta capillita quizá pensó en proporcionar al nuevo General un sitio más cómodo, más reservado para poder celebrar la Misa sin ser molestado, para no tener que salir de sus habitaciones para visitar el Santísimo Sacramento. Quizá no se apercibió de que aquella estancia diminuta iba a ser fuente de incalculable fuerza y dinamismo para toda la Compañía, lugar de inspiración, de consuelo, de fortaleza, de... estar!; ¡de que iba a ser la "estancia" del ocio más actuoso, donde no haciendo nada se hace todo!: ¡como la ociosa María que bebía las palabras del Maestro, mucho más activa que Marta su hermana!; donde se cruza la mirada del Maestro y la mía..., donde se aprende tanto en silencio. El General tendría siempre, cada día, al Señor pared por medio, al mismo Señor que pudo entrar a través de las puertas cerradas del Cenáculo, que se hizo presente en medio de sus discípulos, que de modo invisible habría de estar presente en tantas conversaciones y reuniones de mi despacho. La llaman: Capilla privada del General. ¡Es cátedra y santuario, Tabor y Getsemaní, Belén y Gólgota, Manresa y la Storta! Siempre la misma, siempre diversa. ¡Si sus paredes pudieran hablar! Cuatro paredes que encierran un altar, un sagrario, un crucifijo, un icono mariano, un zabutón (cojín japonés), un cuadro japonés, una lámpara. No se necesita más... eso es todo: una víctima, una mesa sacrifical, el "vexillum crucis", una Madre, una llamada ardiente que se consume lentamente iluminando y dando calor, el amor expresado en un par de caracteres japoneses: Dios-amor.

SANA LOCURA

Señor dame tu amor  que me haga perder mi "prudencia humana",
y me impulse a arriesgarme a dar el salto para ir a Ti.

No quisiera oír: "hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?".
Cuántos motivos se levantan en mi espíritu y tratan de demostrarme,
bajo apariencia de bien, que aquello que Tú me inspiras y pides,
es imprudente, es una locura.
Tú Señor, según esto, fuiste el más loco de los hombres.
Pues inventaste esa locura, esa insensatez de la cruz.
Enséñame Señor que esa insensatez es tu prudencia,
y dame, por favor, tal amor por tu persona
para que sea yo también, otro loco como Tú".

PARA LA BEATIFICACIÓN DEL P. ARRUPE

Dios, Padre bueno, que en e l bautismo has revestido de Cristo a tu siervo Pedro A rrupe y lo llamaste a su seguimiento en suma pobreza espir itual en la Compañía de Jesús, esc ucha benigno nuestra oración.

É 1 se entregó a ti plenamente, como misionero y guía de sus hermanos, tanto en la salud como en la  enfermedad.

Movido por e l Espíritu Santo, lo has puesto al servicio de la fe convirtiéndolo en maestro de discernimiento y dócil servidor de la justicia del Reino.

Con confianza te rogamos que, a imitación de Jesuc risto pobre y humilde, a quien amó entrañablemente, el Padre Ar rupe pueda ser reconoc ido como modelo de v ida evangélica y test igo de cómo ser profetas en e l mundo, animándonos a ser, en toda cultura  hombres y mujeres para los demás

Por su intercesión y para tu mayor gloria te pido ahora esta gracia particular  (…) que desees concederme para  tu servicio  y alabanza.

Por Cristo, nuestro Señor. Amén.



[1] DATOS OBTENIDOS y reelaborados de "Religión y libertad", "Jesuitas.pe", "ABC", "Infocatólica"; http://www.pedrolamet.com/ https://arrupe.jesuitgeneral.org/en/

 


Fecha Publicación: 2019-02-12T06:31:00.000-08:00

Grato recuerdo de don Jorge Basadre

40 frases "históricas" del historiador tacneño Jorge Basadre

 

Amigos: Les comparto la reflexión y antología acerca del gran maestro Jorge Basadre enviada desde Trujillo por otro gran maestro, Dr. César Gutiérrez.

El eminente historiador y maestro universitario don Jorge Basadre Grohmann falleció hace cerca de 39 años (Lima, 29 de junio de 1980), pero sus opiniones siguen vigentes y en no pocos casos parecen haber sido expresadas para entender la complicada realidad actual del Perú. Don Jorge nació en la ciudad de Tacna el 12 de febrero de 1903, fecha en la que siempre lo seguimos recordando, como ahora, con admiración, gratitud y cariño. El doctor Basadre publicó por primera vez su Historia de la República del Perú en 1939, hace ocho décadas, pero él siempre recomendó leer la séptima edición, que dejó aumentada, corregida y lista para la imprenta (Lima, Ed, Universitaria, 1983, 11 v.).  A modo de sencillo homenaje a su ilustre memoria se ofrece aquí una breve recopilación de las frases que expresan con lucidez y acierto su pensamiento respecto de los problemas y de las posibilidades de nuestro país. Hay que hacerle caso.  (César Gutiérrez Muñoz, Trujillo, 12 de febrero de 2019

1.       La teoría y la práctica han señalado en los últimos tiempos una crisis mundial de la democracia. La complejidad de la vida social y el fenómeno del industrialismo dominando los órganos directores del Estado son la causa de este capital problema contemporáneo.

 

2.      Es necesario un Estado eficiente, como es necesario un país progresista; pero también conviene tener un pueblo "en forma". Es más: no habrá verdadero Estado eficiente, ni habrá país cabalmente desarrollado si el pueblo es descuidado.

 

3.      Los heroicos partidos de la Copa Perú.

 

4.      La juventud verdadera es alegría de vivir a la vez que curiosidad ante lo venidero, desafío frente a las dificultades, aptitud para entusiasmarse, para indignarse y para admirar, sensibilidad ante lo verdadero, lo bueno y lo bello, don de ser generoso, afán profundo porque el mundo no se reduzca a una chacra podrida, a un páramo congelado o a una fogata que arde sin iluminar.

 

5.      La primera cosa que tiene que hacer toda auténtica juventud es aprender a no venderse. El deber fundamental de un joven es la decencia substancial.

 

6.      Por desgracia, nosotros, los peruanos adultos, ignoramos el deber de estar muy cerca del alma de las nuevas generaciones, seducidas ellas, en muchísimos casos, por la desinformación, por los primarismos imperantes en la televisión, por el cinismo, o por el hechizo de las drogas. Mi mensaje es: envidio a la juventud por los momentos que va a vivir y que serán determinantes para nuestro país.

 

7.      El saber es como la riqueza. Fecundo cuando está al servicio del hombre; peligroso cuando está al servicio de sí mismo.

 

8.      Mi aporte en el campo de la historia del Perú no es definitivo ni completo. Nuevas investigaciones, nuevas fuentes, nuevos planteamientos han de superarlo. Muchas cosas hay que no he podido captar, conocer, evocar, interpretar. Diré tan solo, en mi descargo, que trabajé lo mejor que pude.

 

9.      El Perú se hace en la historia, o sea a través del paso de los hombres peruanos en el tiempo y, al mismo tiempo, lo que presupone esa historia es el Perú.

 

10.  Tomar conciencia de la historia es hacer del pasado, eso: pasado. Ello lleva a aceptarlo como carga de gloria y de remordimientos, a aceptarlo íntegramente, pero implica, además, percibir que el pasado es algo que, por el hecho de haber sido vivido, irrevocablemente ya dejó de ser y hay que asimilar a la experiencia del presente. 

 

11.  El haber sido algo no debe ser un estorbo sino parte del propio ser, es decir formar la experiencia que permita seguir viviendo.

 

12.  Puede todavía no considerarse al Perú como a una nación en el cenit. Pero lo menos que debe tener el Perú es un querer intencional nacional, como una consecuencia de este hecho irrebatible: el Perú existe como una totalidad en el espacio y como una totalidad en el tiempo.

 

13.  Los estudios de ciencias sociales deben buscar al país profundo, y la realidad contemporánea tal como efectivamente es y no como quisiéramos que fuese.

 

14.  La primera virtud del historiador es el espíritu crítico. Desde cierto punto de vista, historia científica es historia crítica. Toda ciencia busca la verdad y la historia la del pasado tal como existió.

 

15.  Las sociedades perfectas no existen, porque a todas las integran falibles seres humanos.

 

16.  Todo lo que pasa y deja un sedimento de resonancias y de vivencias, todo lo que merece recuerdo, todo lo memorable es historia.  Historia no es, por eso, únicamente lo que fue sino lo que va siendo, en proyección fecundante sobre lo que será.

 

17.  En conjunto, acaso, la labor de los ingenieros ha sido de hecho más importante para el Perú de la primera mitad del siglo XX que la obra de los abogados.

 

18.  La misión que el Derecho debe cumplir en el Perú futuro: una misión de fortalecimiento nacional, maduración cívica, autenticidad institucional, tecnificación del aparato estatal, elevación del nivel de vida, aumento de la productividad, progreso económico y justicia social.

 

19.  No cabe hablar, en verdad, de una sociedad peruana sino de varias articulaciones en función, en parte, de circunstancias geográficas y, sobre todo, de la variabilidad del impacto producido por los fenómenos históricos desde la conquista española hasta la introducción del industrialismo.

 

20.  Un país es multiplicidad de tradiciones. Pero -no lo olvidemos nunca y menos ahora- es también empresa, proyecto de vida en común, instrumento de trabajo en función del porvenir.

 

21.  El presente está repleto de pasado y preñado de porvenir

 

22.  Soy un peruano más que entiende el sentido de la patria como un conjunto de derechos inalienables y, al mismo tiempo, como un repertorio de deberes a través de una inmensa diversidad de actividades, cada una de las cuales necesita ser compatible con la legítima existencia de todos.

 

23.  Hay que entender la política, no como una aventura de gente ansiosa de poder personal, o llena de un cinismo bien o mal disimulado y de una magnifica impiedad, o para entretenerse en juegos de engolada o vaga retórica.

 

24.  La esperanza más honda es la que nace del fondo mismo de la desesperación.

 

25.  Insistimos en que hay que estudiar cuidadosamente al Perú mismo para cambiarlo pronto, en lo que sea dable; y también para reafirmar en él las buenas cosas de hoy y de ayer.

 

26.  El paso del tiempo es implacable. Sin embargo, debajo y encima de la feroz erosión que él siempre trae consigo, están el pensar y el hacer del hombre.

 

27.  Para quien vive día a día, el mundo es un desorden permanente, rico tan solo en hechos dispersos y en incertidumbres. La huida implacable del acontecer cotidiano nos va acercando más y más a la muerte.

 

28.  A mí me parece que el Perú es un territorio superdotado de historia.

 

29.  La independencia terminó siendo una revolución no cumplida.

 

30.  Tuve contacto desde muy joven con el marxismo a través de mi amistad con Mariátegui. No solo conversando con él sino por algunos libros que me prestó. Reconociendo todo lo anterior, yo no soy ni he sido marxista.

 

31.  Grau expresa las potencialidades que, a pesar de todo, hay en nuestras gentes; nos da un incorruptible tesoro espiritual: hierro de heroísmo, plata de aptitud, oro de bondad. Y, como todos los grandes de esta América para que la Historia es solo prólogo, puede ser llamado Adelantado, Fundador, Padre. 

 

32.  Jorge Chávez ha seguido, a través de los años, vivo y gallardo en el recuerdo y en la evocación colectivos porque puso en su existencia breve ese algo de quimera con que ciertas almas privilegiadas se alucinan y engrandecen.

 

33.  Hay diferentes modos de dormir en la soledad de las tumbas. Bolognesi y sus compañeros están siempre acompañados por un cariño y un respeto espontáneos y multitudinarios porque, al inmolarse, le dieron al Perú algo más importante que una lección de estrategia: le dieron símbolos nacionales, aliento misterioso para el alma colectiva.

 

34.  Por más que nos disguste la época colonial, será imposible negar un hecho en bloque: a su manera tuvo fuerza y plenitud. Ningún edificio republicano se compara, por ejemplo, con el claustro de San Francisco en Lima, o con la iglesia de la Compañía de Arequipa. Los hombres que hicieron esas y otras cosa tuvieron la virtud de la sinceridad de la fe y del ímpetu creador.

 

35.  Toda la clave del futuro está allí: que el Perú se escape del peligro de no ser sino una charca, de volverse un páramo o de convertirse en una fogata. Que el Perú no se pierda por la obra o la inacción de los peruanos.

 

36.  La Independencia fue hecha con una inmensa promesa de vida próspera, sana, fuerte y feliz. Y lo tremendo es aquí esa promesa no ha sido cumplida del todo en ciento veinte años. [1931]

 

37.  Sería burdo pretender el abandono o la desatención de los elementos técnicos y de los resultados obtenidos por la experiencia en los países más desarrollados que el nuestro.

 

38.    Debemos tener una educación diversificada, donde haya atractivos, estímulos para aquellos que no van a ir a la universidad, para que se especialicen en técnicas, mandos medios, carreras prácticas. Hay una especie de invasión del espíritu universitario en la educación secundaria y también preuniversitaria.

 

39.   Entendemos que el Perú quiere una radical renovación. Aunque dentro de ella estén comprendidos la llegada de los jóvenes, el paso de nuevos hombres o sea el advenimiento de capacidades aún no probadas o no bien desarrolladas todavía, implica fundamentalmente un cambio de postura, de modo, de actitud. [1944]

 

40.   Querámoslo o no, pertenecemos a una misma familia todos los que de veras consideramos al Perú no como un festín sino como una tarea. Pero tarea quiere decir algo que debemos meditar, estudiar y resolver sin fórmulas previas, ni recetas fijas. [1944]

 

  


Fecha Publicación: 2019-02-08T14:12:00.001-08:00

VIDA Y ESCRITOS DE NUESTROS ARZOBISPOS (emérito y electo)

 Lo mejor para conocer bien a las personas es ir directamente a las fuentes. Les comparto la información de los centros oficiales como el arzobispado de Lima https://arzobispadodelima.org/

 

S.E. JUAN LUIS CIPRIANI

Biografía:

Nació el 28 de diciembre de 1943. Es el cuarto de 11 hijos del matrimonio de Don Enrique Cipriani y de doña Isabel Thorne. Estudió en los Colegios del Inmaculado Corazón y Santa María (Marianistas). Se graduó como ingeniero industrial en la Universidad Nacional de Ingeniería.

Formado en el Seminario Internacional de Prelatura del Opus Dei, se ordenó sacerdote el 21 de agosto del 1977. Obtuvo el grado de doctor en teología por la Universidad de Navarra (España). Desempeñó diversos cargos dentro de la Prelatura, entre ellos el de Vicario Regional del Opus Dei en el Perú.

Nombrado Obispo Auxiliar de Ayacucho el 3 de julio de 1988, recibió la Ordenación Episcopal de manos del Cardenal Juan Landázuri Ricketts, en la Basílica Catedral de Lima.

El 31 de mayo de 1991, fue designado Administrador apostólico de la arquidiócesis ayacuchana, posteriormente el 13 de mayo de 1995, tomo posesión como el trigésimo tercer Arzobispo de Ayacucho.

En 1992 asistió, como miembro de la delegación episcopal peruana, a la IV Conferencia Episcopal Latinoamericana de Santo Domingo, organizada por la CELAM, y al Sínodo de América realizado en Roma en 1998. Asimismo, fue designado Garante por la Santa Sede durante la crisis de rehenes que se vivió en Lima en la residencia del embajador del Japón, entre los meses de diciembre de 1996 y abril de 1997.

El 30 de enero de 1999, tomo posesión como el trigésimo segundo Arzobispo de Lima y Primado del Perú, y el 21 de Febrero del 2001 fue creado Cardenal de la Iglesia con el titulo Presbiteral de San Camilo de Lellis. Desde entonces, colabora en el Gobierno de la Iglesia Universal en diversas Congregaciones y Consensos de la Curia Pontificia, como la Congregación para el Culto Divino, la Congregación para los Santos y la Comisión para América Latina.

Es el Gran Canciller de la Universidad Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima se ha preocupado especialmente de la formación teológica de los sacerdotes y de los jóvenes que cursan estudios eclesiásticos en el Seminario de Santo Toribio de Lima, varios de los cuales realizan en el exterior estudios de teología y derecho canónico.

Durante su ministerio Episcopal al frente de la Arquidiócesis ha convocado la Gran Misión Jubilar (2000); a la Gran Misión Remar Mar Adentro (2003 – 2006), en la que se celebró el IV Centenario de la muerte de Santo Toribio de Mogrovejo y el Año de la Eucaristía; y a la Gran Misión de Lima (2008 – 2010) que concluyó con el I Congreso Eucarístico y Mariano Arquidiocesano y la multitudinaria celebración del Corpus Christi, a la que asistieron más de trescientas mil personas.

Con ocasión del décimo aniversario de su nombramiento como Arzobispo de Lima, el 9 de enero del 2009, recibe la condecoración de la orden "El Sol de Perú" en el grado de Gran Cruz. El 30 de enero de 2009, el Alcalde de Lima, Dr. Luis Castañeda Lossio le otorgó la Medalla de Lima en reconocimiento a su labor pastoral en la Arquidiócesis de Lima.

En Julio del 2009, el Papa Benedicto XVI, lo designa su enviado especial para los actos conmemorativos por el IV centenario de la creación de la Diócesis de Ayacucho. La Presidencia Regional de Ayacucho le otorgó la Condecoración "Orden Wari" en el Grado de Gran Cruz; y la Municipalidad Provincial de Huamanga le otorgó la Medalla de la Cuidad, declarándolo "Hijo predilecto de Huamanga".

En el año 2013 escribió la carta Pastoral sobre el Año de la Fe y se publico el Libro Doy Fe (Ed. Planeta) en el que relata su experiencia durante la crisis de los rehenes de diciembre de 1996 a abril de 1997 en la embajada de Japón, cuando ejercía en encargo de Garante por la Santa Sede.

En 2014 convocó al XX Sínodo Arquidiocesano de Lima con el lema "Tú tienes la palabra" (2014-2015), invitando a toda la Arquidiócesis a participar del reto de la nueva evangelización en nuestra sociedad actual.

El Cardenal Juan Luis Cipriani ha recibido el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), el Doctorado Honoris Causa en Educación por la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, el doctorado Honoris Causa en Ciencias de la Salud, mención en Bioética por la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo de Chiclayo (2009), el Doctorado Honoris Causa en la Universidad San Ignacio de Loyola en reconocimiento a su destacada trayectoria como pastor, teólogo y consejero de las nuevas generaciones en el Perú (2017). También ha recibido distinciones de la Universidad San Cristóbal de Huamanga (Ayacucho); así como una medalla por el trigésimo aniversario de la Universidad Ricardo Palma (URP) de Lima. El 30 de mayo de 2018, en el marco de sus 30 años como obispo, fue condecorado con la Medalla de Honor del Congreso de la República en el Grado de Gran Cruz.

Ha impulsado y promovido el trabajo del Museo de Arte Religioso de la Catedral de Lima y el Museo del Palacio Arzobispado de Lima, así como trabajos de conservación de las obras de arte en las diferentes capillas y ambientes de la Iglesia Primada del Perú, dotándola también de modernos sistemas de sonido e iluminación. Desde su llegada a Lima, celebra la Santa Misa y predica en la Basílica Catedral de Lima -todos los domingos a las once de la mañana-. Conduce el programa radial "Diálogo de Fe" -todos los sábados a las diez de la mañana por RPP-.

Actualmente es miembro del Consejo de Cardenales para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede.

https://arzobispadodelima.org/categoria/palabras-del-pastor/

Publicaciones y Conferencias

Lunes, 21 Junio 2010

5

Su actividad intelectual y académica se concreta en la publicación de los siguientes libros:

  • "La virtud de la prudencia en Santo Tomás", tesis doctoral publicada en la revista de Teología de Lima.
  • "Personalidad y Amor Conyugal", ensayo sobre el tema de la familia.
  • "La paz, fruto de la solidaridad. Reflexiones sobre la necesaria solidaridad cristiana", Ayacucho, diciembre de 1991.
  • "Catecismo de Doctrina Social", publicado en Lima con el subtítulo de "Conoce tus derechos" (Editorial Navarrete, 1987) y reeditado en Lima por la Serie Populibros (1989); y en Madrid, por libros MC (3 ediciones, los años 1988, 1990 y 1992)
  • "La natalidad a la luz del Magisterio Católico", Ayacucho, 1995.
  • "Educación familiar", texto escolar, Lima, 1996 (2ª edición 1998)
  • "Testigos vivos de Cristo. Desde la Catedral de Huamanga", recopilación de treinta homilías pronunciadas en la misa dominical de la iglesia catedral de Ayacucho. (1998)

Mientras que la Colección Nueva Evangelización ha recogido las siguientes obras suyas, hechas ya como Arzobispo de Lima:

  • Homilía: "No he venido a ser servido, sino a servir" (1999)
  • Discurso de orden: "La institución universitaria: unidad y fundamento" (1999)
  • Carta Pastoral: "Para que tengan vida y la tengan en abundancia" (1999)
  • Mensaje Jubilar: "Nostalgia de Dios" (1999)
  • Mensaje a las Hermandades: "La religiosidad popular" (1999)
  • Carta Pastoral: "La caridad de Cristo nos urge" (2000)
  • Homilía: "La urgente búsqueda del bien común" (2000)
  • Homilía: "Tiempo de esperanza. Cuatro homilías de Adviento" (2000)
  • Liturgia: "El don de la Indulgencia para el Tercer Milenio" (2001)
  • Jubileo 2000: "Gran movilización de fe al inicio del Tercer Milenio" (2001)
  • "La Actividad Pastoral del Sacerdote" (2001)
  • Carta Pastoral: "Ministros de la Misericordia" (2002)
  • Conferencia: "La Misión del Estado y el empresariado a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia: Breves reflexiones" (2004)
  • Hacia una Nación con valores. Oraciones Patrióticas del Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne en Fiestas Patrias (2000-2006). (2006)

Homilías del Pastor

·         1999

·         2001

·         2008

·         2010

·         2011

·         2012

·         2013

·         2014

·         2015

·         2016

·         2000

·         2017

·         2018

Homilía en Misa de Navidad
Martes, 25 Diciembre 2018

Homilía en Primer Domingo de Adviento y 30° aniversario de la PNP
Domingo, 2 Diciembre 2018

Homilía en Clausura de 40 días por la Vida
Domingo, 4 Noviembre 2018

Homilía en Segunda Salida del Señor de los Milagros
Jueves, 18 Octubre 2018

Homilía en Ordenación Diaconal
Sábado, 15 Septiembre 2018

Homilía en Misa por la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.
Sábado, 9 Junio 2018

Discurso del Cardenal Juan Luis Cipriani al recibir la Medalla de Honor del Congreso de la República
Miércoles, 30 Mayo 2018

Homilía en Fiesta de María Auxiliadora
Jueves, 24 Mayo 2018

Homilía en Fiesta del Beato Álvaro del Portillo
Sábado, 12 Mayo 2018

Homilía en 37º aniversario del Ministerio Público – Día del Fiscal
Viernes, 11 Mayo 2018

1 2 3 … 43 Siguiente »

Cartas Pastorales

 Carta "Año de la Iniciación Cristiana" (13/01/2019)

 Carta "Un Canto a la Vida" (17/04/2018)

 Carta a padres de familia (26/03/2018)

 Carta a los Señores Obispos, Religiosos, etc.

 Carta "Unidos por la Esperanza" (08/08/2017)

 Carta sobre la Visita del Papa Francisco (09/07/2017)

 MONS. CARLOS CASTILLO

 

Docente del Departamento Académico de Teología de la PUCP, Párroco emérito de la parroquia San Lázaro en el Rímac (Lima)

Fecha de nacimiento: 28 de febrero de 1950
Lugar de Nacimiento: Lima
Ordenación sacerdotal: 15 de julio de 1984 – Incardinado en Lima

 

Estudios:
-Nivel primario: Colegios Dalton y San Agustín, Lima
– Nivel secundario: Colegio de San Agustín de Lima
– 1968-1973: Universidad Nacional Mayor de San Marcos – Facultad de Letras-Ciencias Sociales – Bachiller
– 1979: Filosofía –Pontificia Universidad Gregoriana – Bachiller
– 1983: concluyó estudios de teología en la Gregoriana de Roma – Bachiller
– 1983-1985: Licenciatura en Teología Dogmática – Pontificia Universidad Gregoriana, Roma
– Doctorado en Teología Dogmática – Pontificia Universidad Gregoriana, Roma. Tesis "La conversión en la Historia de las Indias de Bartolomé de las Casas"
– 1979-1987: Pontificio Colegio Español de San José, Roma

Habla español (lengua madre), italiano y francés.

Encargos Pastorales y de Docente:
– Desde 1987 hasta hoy: Profesor de Teología en la PUCP
– 1987-1998: Asesor de la Unión Nacional de Estudiantes Católicos de Lima (UNEC)
– 1990-1999: Asesor del programa de confirmación en el Centro de Asesoría Pastoral Universitaria (CAPU) en la PUCP.
– 1987-1990: Vicario Parroquia San Francisco de Asís de Tablada de Lurín.
– 1990-1991: Vicario Parroquial de la Parroquia La Encarnación.
– 1991-1999: Adscrito a la Parroquia San Juan Apóstol y responsable arquidiocesano de la Pastoral Universitaria de Lima (PUL)
– 1996-1999: Vicario Parroquial de la Juventud de Lima y organizador de la Vicaría de la Juventud. Encargado de la Pastoral Vocacional.
– 1990-2001: Asesor Nacional de la Comisión Episcopal de Juventud de la Conferencia Episcopal Peruana.
– 1998: Participación en el Encuentro Mundial de Asesores en Pastoral Juvenil en Nemi, Roma, para la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud en Roma del 2000.
– 1999: Vicario Parroquial de la Parroquia San Juan Apóstol – Pueblo Libre.
– 2000: Asesor y coordinador del Encuentro Nacional y Andino de Jóvenes como antesala y en coordinación con la Jornada Mundial de la Juventud bajo el lema: "La palabra se hizo joven y habitó entre nosotros".
– 2002-2009: Párroco de la Parroquia Virgen Medianera, en el barrio El Montón y El Planeta, Cercado de Lima.
– 2003-2006: Director de Relaciones con la Iglesia y miembro del Consejo Universitario de la PUCP.
– 2010-2015: Párroco de la Parroquia San Lázaro en el Rímac.
– 2017-2019: Adscrito a la Parroquia San Francisco Solano del Rímac.
– 2017-2019: Colaborador y asesor en el CAPU (PUCP)

Es autor de varios libros y libros teológicos.

 

Para que vayamos conociendo los escritos de nuestro nuevo arzobispo, les comparto algunas de sus publicaciones que aparecen en la web https://www.pucp.edu.pe/profesor/carlos-castillo-mattasoglio

 

1.   CASTILLO, C. G  Reforma de la Iglesia : ser signo misionero de esperanza en la crisis extrema de la época global   2017   

En Pastores : del nuevo milenio. -- Año 17, no. 33 (Ago.-dic. 2017).

2.   (2017). ¿Poca fe o fe de pocos? Apuntes sobre la oligopistos y oligopistía en el evangelio de Mateo. Pastores del nuevo milenio Volumen: 1. (pp. 77 - 109).

3.   (2017). ¿Poca fe o fe de pocos? Apuntes sobre la oligopistos y oligopistía en el evangelio de Mateo. Caritas Veritatis. Volumen: 1. (pp. 237 - 269).

4.   (2017). Rosa de Lima, enraizamiento y misticismo. Pastores del nuevo milenio. Volumen: 1. (pp. 19 - 76).

5.   (2017). Rosa de Lima, entre el enraizamiento y el misticismo. En Santa Rosa de Lima: miradas desde el cuarto centenario. (pp. 69 - 85). LIMA. Instituto Riva. Agüero PUCP.

6.   (2016). Regeneración, generatividad y liberación. Revista Caritas Veritatis. Volumen: 1. (pp. 179 - 205).

7.   (2014) Mi experiencia del laicado durante la era Landázuri : entre testimonio e historia  .En Caminando en el amor : el pastor de una iglesia viva : homenaje al cardenal Juan Landázuri Ricketts en el centenario de su nacimiento / Carlos Castillo Mattasoglio(editor). -- Lima: Pontificia Universidad Cátolica del Perú, 2014.

8.   (2009). La Opción por los jóvenes en Aparecida. CEP-IPADEJ-IBC.

9.   (2008) La influencia de la nueva situación cultural en los jóvenes y los rumbos de la pastoral universitaria      

10.               (2006) El legado de Juan Pablo II     

11.               (2005). EL BIEN COMÚN Y LA CULTURA HUMANA. VII Semana Social construyendo el bien común.

12.               (2004). En DARE RAGIONE DELLA SPERANZA AI SOGGETTI LACERATI DELL'AMERICA LATINA, en Sapera Teologico e unita della fede. (pp. 219 - 247). Pontificia Universidad Gregoriana.

13.               (2004). En EL RETORNO DE LO QUE JAMÁS SE FUE. (pp. 49 - 89). PUCP.

14.               (2004). RIGENERAZIONE E LIBERAZIONE. Rivista Jesus.

15.               (2004). TEOLOGIA DELLA RIGENERAZIONE.

16.               (2004). Traducción del libro de Paolo Sacchi Historia del judaísmo en la época del segundo templo. Trotta.

17.               (2003). JOVEN A TI TE DIGO LEVANTATE. Medellín. Pastoral Juvenil en América Latina y el Caribe. Volumen: 113. (pp. 107 - 126).

18.               (2003). En RECONCILIACION CON LA VERDAD PARA EL RENACIMIENTO DEL PERU, EN Verdad y reconciliación, Memorias del diálogo por la paz y la reconciliación. (pp. 23 - 24). Asamblea Nacional de Rectores.

19.               (2003). SFIDE PER UNA CHIESA CHE CAMBIA, Dossier sobre el Peru. Missione Oggi. Volumen: 3. (pp. 29 - 32).

20.               (2002). COMPILACION, EDICION Y TRADUCCION DE NUMERO DE REVISTA ERASMUS, AÑO IV, Nro 1, 2002.

21.               (2002). Entrevista: Teologia della rigenerazioneMarzo.

22.               (2002). Hacia la regeneración de la Iglesia y del mundo. Debates en Sociología. Volumen: 27. (pp. 31 - 46).

23.               (2002). L'ESPERIENZA DELLE CHIESE LATINOAMERICANE DOPO MEDELLIN. Ad Gentes. Anno 6. Volumen: 1. (pp. 96 - 108).

24.               (2002).  Los cristianos en la crisis de la globalización de América Latina : de la espiritualidad liberadora a la espiritualidad regeneradora   2002   

25.               Erasmus. Año IV. Volumen: 1. (pp. 89 - 128).

26.               (2001). IL RITORNO DEL RELIGIOSO OGGI: PERCHE?, ANALISI STORICA E CULTURALE DELL'AMERICALATINA.

27.               (2001). En LE CHIESE LATINO AMERICANE DI FRONTE AL RITORNO DEL RELIIGOSO: QUALI RISPOSTE?. (pp. 73 - 89). CUM.

28.               (2001). L'esperienza delle chiese latinoamericane dopo Medellín Dalla spiritualità della liberazione alla spiritualità della rigenerazione, en http://www.sedos.org/italiano/castillo.htm.

29.               (2001). Teologia della Rigenerazione. EMI.

30.               (2000). Ser cristiano entre dos milenios: Hacia una Teología de la Regeneración. Debates en Sociologia. (pp. 9 - 47).

31.               (1999). Ser cristiano entre dos milenios: Hacia una Teología de la Regeneración.Cuestiones Teológicas y Filosóficas. Escuela de Ciencias Eclesiásticas y Facultades de Filosofía y Teología de la Universidad Pontificia Bolivariana.

32.               (1998). Una Iglesia para vivir. Selecciones de Teología. Volumen: 147. (pp. 198 - 208).

33.               (1997). Ante los desafíos del tránsito de época: una Iglesia para vivir. Páginas. Volumen: 145. (pp. 26 - 42).

34.               (1996). Bibliografía para estos complejos tiempos (III). Páginas. Volumen: 139. (pp. 117 - 120).

35.               (1996). JOVEN A TI TE DIGO LEVANTATE.

36.               (1996). SER CRISTIANO ENTRE DOS MILENIOS. Sinopsis -- Año 15, no. 28 (1995)

37.               (1995). Bibliografía para estos complejos tiempos (I). Páginas. Volumen: 135. (pp. 108 - 113).

38.               (1995). Bibliografía para estos complejos tiempos (II). Páginas. Volumen: 136. (pp. 88 - 91).

39.               (1995). En LAICOS Y EVANGELIZACION EN SANTO DOMINGO.

40.               (1995). En Laicos y la evangelización en Santo Domingo. CEP.

41.               (1995). Perspectivas sobre los jóvenes en el Nuevo Testamento. Páginas. Volumen: 131. (pp. 82 - 96).

42.               (1995) Joven, a ti te digo ¡levántate! : perspectivas sobre los jóvenes en el Nuevo Testamento  

43.               (1995). PROSPETTIVE DELLA TEOLOGIA DELLA LIBERAZIONE: SVILLUPI FUTURI. ENCICLOPEDIA ITALIANA.

44.               (1995). En UNA TECNOLOGIA PARA LA SALVACION. REFLEXIONES SOBRE LO TECNICO EN LA BIBLIA. BIRA.

45.               (1993). Libres para creer: La conversión según Bartolomé de las Casas en la historia de las Indias. Fondo Editorial PUCP.

46.               (1991)La conversión de las naciones indias   1991   

47.               En Debates en sociología / Pontificia Universidad Católica del Perú -- No. 16 (1990-1991)

48.               (1991) Acerca de la conversión según Bartolomé de las Casas en la obra Historia de las Indias : Dissertatio in Facultate Theologiae Pontificiae Universitatis Gregorianae  

49.               (1990) Juventud universitaria y pobreza : apuntes para una pastoral universitaria. 


Fecha Publicación: 2019-01-26T12:27:00.001-08:00

El papa Francisco y el patrimonio cultural en la Laudato Sí.[1]

(8 septiembre 2017, I.R.A-PUCP, Lima, Simposio Patrimonio Religioso)

 

Carlos Castillo Mattasoglio

 

 

Para iniciar el presente Simposio internacional, "Patrimonio Religioso Peruano", en los cien años de nuestra Pontificia Universidad Católica del Perú, nada mejor que escuchar el eco de la palabra del papa Francisco, quien nos ha anunciado su feliz visita en enero próximo y ha referido el asunto cultural de modo significativo en su importante encíclica Laudato Sí.

Este simposio y las siguientes palabras quieren hacer un homenaje y agradecimiento por su profunda, lúcida y valiente enseñanza de parte de todos los que, como él, amamos nuestras raíces culturales y religiosas, y queremos un ambiente humanamente habitable.

El asunto de la cultura ha sido fuertemente tratado en la Iglesia Católica desde la Constitución Gaudium et Spes del Concilio Vaticano II (1962-1965) cuyo capítulo II, "El sano fomento del progreso cultural" (n.53-62), es continuado por la preocupación seria y valiosa de Paulo VI, al referirse de la importancia del patrimonio cultural, en Populorum Progressio (n.62, 63, 65).  Por su parte, Juan Pablo II cuestiona las serias injusticias del progreso económico-técnico capitalista en Laborem Exercens, en donde da prioridad al capital humano, asimismo cuando acoge y desarrolla la caracterización de la "crisis ecológica" en su mensaje de 1990: Paz con Dios, Paz con la creación, el cual tiene eco en su incisiva defensa de la "ecología humana" en Centessimus annus (n.37-40), y en donde además hace referencia a la cultura como patrimonio que heredan las nuevas generaciones, y que constituyen a una nación (n.50).  Benedicto XVI, en Caritas in veritatis,  desarrolla grandes líneas de preocupación por aquella cultura "sin verdad", homologadora, que uniformiza los comportamientos y elimina la riqueza cultural de la diversidad de los pueblos, afectada gravemente por el fenómeno de la globalización y por su reduccionismo técnico neutro, sin valor, ni trascendencia, ni consciencia ética, camino a ser un humanismo inhumano (n. 3, 23, 26, 29,33, 48, 51,75, 78).  Ya en ésta encíclica Benedicto XVI manifestó algo que Francisco desarrollará desde un paradigma nuevo e integrador: "En efecto, la degradación de la naturaleza está estrechamente unida a la cultura que modela la convivencia humana: cuando se respeta la «ecología humana» en la sociedad, también la ecología ambiental se beneficia."

 

En la actualidad, la idea del papa Francisco propone un proyecto de ecología integral al interior de la cual se sitúe el aspecto cultural, específicamente como patrimonio para fomentar una vida habitable en el planeta.  Desde una completa y profunda novedad el papa Francisco tiene en cuenta la complejidad de la realidad que los humanos hemos de enfrentar juntos para "el cuidado de nuestra casa común". Sus propuestas son un explícito llamado a "conversar" y dialogar para ayudarnos a resolver juntos estos problemas desde las bases humanas de la sociedad.

La expresión "patrimonio religioso" no aparece en la Laudato Sí. Francisco prefiere usar las expresiones "patrimonio natural" y "patrimonio histórico, artístico y cultural", con lo cual admite lo religioso en una visión más amplia que tendrá incidencia en nuestra preocupación por patrimonio religioso, que no es sólo de la iglesia y la religión sino también de todos los humanos y en nuestro caso de todos los peruanos.

En la Laudato Si, en el capítulo cuarto, explica su concepción de la ecología integral. Específicamente sus referencias a nuestro tema que va del numeral 143 al 155, repartidos en dos puntos diferentes, ecología cultural (143-146) y ecología de la vida cotidiana (147-155).

En el punto segundo, luego de llamar a desarrollar las dimensiones humanas y sociales, y de haber explicado los aspectos ambientales, económicos y sociales que deben integrar su propuesta de Ecología Integral para enfrentar la gran crisis ecológica del mundo actual, Francisco propone integrar aspectos de una ecología cultural, que tienen que ver directamente con el tema del patrimonio cultural y religioso.  Junto a esta parte, son fundamentales los de la ecología de la vida cotidiana, sobre todo, en las ciudades.

 

1) Sobre ecología cultural

 

a) Patrimonio amenazado y habitabilidad.

En el n.143 Francisco plantea una álgida amenaza:

 

"Junto con el patrimonio natural, hay un patrimonio histórico, artístico y cultural, igualmente amenazado".

 

Subraya Francisco que está en riesgo "la identidad común" de los habitantes de un lugar, lo que permite "una base para construir una ciudad habitable" donde tienen mucha importancia los bienes artísticos e históricos propios a una localidad.  Es decir, las ciudades no serán habitables humanamente solo se supera esta amenaza al patrimonio.

 

Esta amenaza en primer lugar viene del afán de "destruir y construir nuevas ciudades supuestamente más ecológicas donde no siempre se vuelve deseable vivir", es decir, por más habitable que sea una reconstrucción "técnica", o una aparente restauración que disimula fines estrictamente comerciales, o lo precioso que pueda quedar un bien como adorno en un  lugar diferente al de su origen, no siempre se deseará vivir allí, en una armazón sin referencias significativas a la identidad histórico cultural propia de los que la habitan.   Subraya por ello el Papa la importancia decisiva de la "identidad original":

 

"Hace falta incorporar la historia, la cultura, y la arquitectura de un lugar, manteniendo la identidad original. Por eso, la ecología también supone el cuidado de las riquezas culturales de la humanidad en sentido amplio".

 

Para el papa Francisco existe entonces un reclamo de "prestar atención a las culturas locales". Aquí, para el papa Francisco se entiende: "la cultura no sólo en el sentido de monumentos del pasado, sino especialmente en su sentido vivo, dinámico y participativo, que no puede excluirse". Este apunte de Francisco hace pues la distinción actual entre cultura o patrimonio material e inmaterial.

 

Igualmente es preciso en este asunto, "poner en diálogo el lenguaje técnico-científico con el lenguaje popular", con lo que nos está indicando que hay que tener en cuenta las opiniones y el sentir general de un pueblo hacia sus bienes significativos, y no burlarla desarticulando el legado de su identidad. Eso sobre todo tiene relación tanto con el deterioro de bienes antiguos como con su desaparición por diversos tipos de motivos, entre ellos el deseo de "salvarlos" por obra de protectores y coleccionistas, sin educar ni organizar a las personas de las localidades para protegerlos.  Es decir, sin responsabilidad social alguna que se comprometa con las necesidades de los pueblos locales, ignorados como uno de sus principales custodios.  Eso es construir museos arcaicos antes de que la comunidad viviente haya desaparecido, y es contribuir a la muerte de la comunidad viviente.

 

b) La homogenización elimina la variedad cultural (n.144)

 

El segundo asunto que aborda el papa Francisco es la "visión consumista" que impulsa "los engranajes de la actual economía globalizadora". Esa visión "tiende a homogeneizar las culturas y a debilitar la inmensa variedad cultural".

Al afirmar Francisco que la homogenización deriva de la visión consumista, que a su vez deriva de la economía globalizadora actual, está presuponiendo que dicha visión se extiende, no solo al ámbito de la economía, sino también al ámbito cultural que aplana, estandariza y debilita el "tesoro de la humanidad", que es justamente la diversidad. Por ello Francisco rechaza las soluciones que resuelven todo con "normativas uniformes" o "intervenciones técnicas" que no atienden a "la complejidad de las problemáticas locales", como es el caso del patrimonio religioso de las comunidades rurales andinas que, por efecto del histórico centralismo de Lima, han desarrollado formas de propiedad completamente distintas a las de la capital, pero que con sus técnicos, realizan una reducción y una simplificación de los problemas complejos, y sobretodo, evitan y desprecian "la intervención activa de los habitantes"; esto es válido incluso en el caso del patrimonio religioso, en donde, si se prescinde del sentir de los fieles, se contribuye a que estos puedan disminuir, debilitar, poner en crisis y hasta perder la fe y la esperanza.

Para el papa Francisco el responsable de custodiar ese "tesoro" es la comunidad local, la cual comienza por tomar y promover sus propias iniciativas, y no imponer "desde fuera" los nuevos procesos:

 

"los nuevos procesos que se van gestando no siempre pueden ser incorporados en esquemas establecidos desde fuera, sino que deben partir de la misma cultura local" (n.144)

 

De allí que el patrimonio cultural se cuida por medio de procesos dinámicos, y no por procesos técnicos carentes de profundidad, y carentes del protagonismo de los actores sociales (y religiosos) locales:

 

"Así como la vida y el mundo son dinámicos, el cuidado del mundo debe ser flexible y dinámico. Las soluciones meramente técnicas corren el riesgo de atender a síntomas que no responden a las problemáticas más profundas. Hace falta incorporar la perspectiva de los derechos de los pueblos y las culturas, y así entender que el desarrollo de un grupo social supone un proceso histórico dentro de un contexto cultural y requiere del continuado protagonismo de los actores sociales locales desde su propia cultura."

 

El papa valora la iniciativa y opinión, el sentir y la acción protagónica de los pueblos, rechazando claramente toda intervención carente de profundidad. Si bien hace una crítica de la técnica, también alude aquí a todo tipo de criterio carente de profundidad, como el elitismo con que se toman decisiones sobre patrimonio, lo que incluye a autoridades civiles y religiosas, que con sus consultores deciden todo, simplemente por ser autoridad, o encargados de asuntos culturales, al punto de despreciar al pueblo por "ignorante", sin escuchar y considerar su sentir y su vivir como pueblos y como comunidad de fieles. Es interesante como avanza en algunas experiencias de nuestra ciudad la consulta, el diálogo y la participación popular para la regeneración urbana.  Pero es triste ver también cómo se procede con ignorancia y pretendido criterio técnico al desmantelamiento de lugares significativos para la población y la comunidad creyente.  La alusión de Francisco a "los derechos de los pueblos" en este asunto incluye la prioridad de estos, de modo que en el caso de este simposio los encargados del patrimonio religioso, están obligados actuar respetando y promoviendo "el continuado protagonismo" de los "actores sociales locales desde su propia cultura".

 

Es tan decisivo para Francisco el protagonismo popular que "ni siquiera la noción de calidad de vida puede imponerse". Y es que está en juego la felicidad del presente y futuro de la humanidad en el medio ambiente, esta vez de las ciudades, ello requiere el re-entendimiento de esa calidad "dentro de mundo de símbolos y hábitos propios de cada grupo humano".

 

 

c) Fortalecer las capacidades sociales para consolidar la identidad cultural (n. 145)

 

Al papa le preocupa que las altas concentraciones de explotación y la degradación ambiental estén acabando no solo con los "recursos de subsistencia local" sino también:

 

"con las capacidades sociales que han permitido un  modo de vida que durante mucho tiempo ha otorgado identidad cultural y un sentido de la existencia y de la consistencia" (n.145)

 

Así, este asunto es fundamental para el cuidado de todo lo que es significativo durante siglos para un pueblo y que por criterio "técnico" o por el gusto subjetivo de un "encargado", o "neófito", desaparece, es trasladado, deteriorado, vendido, o en el caso más extremo, robado. En todos los casos ocurre un extrañamiento del contexto que deja sin referencias al lugar y comunidad de origen, e ingresa en otro como patrimonio insignificante, y pieza de "adorno" extraña, aunque "prestigiosa". La cultura aquí es simple escenografía, donde se acumulan, como en un antiguo museo, obras sin significado, sin fecha, sin historia, sin sentido para nadie. Mientras la comunidad de origen comienza a morir, su historia ha sido desfigurada y no cuenta. Al papa Francisco le preocupa justamente "La imposición de un estilo hegemónico de vida ligado a un modo de producción", y los estilos que desconsideran el sentir popular y que conciben la cultura como mero "ornamento" y no como sentir de los pueblos.  Así, el papa denuncia una consecuencia trágica y destructiva, que atenta directamente contra la vida nacional, eclesial y local: "La desaparición de una cultura…puede ser tanto o más grave que la desaparición de una especie animal o vegetal"

 

d) Atención especial a las tradiciones culturales de los pueblos

 

En Laudato Si. 146 Francisco reafirma lo ya dicho especificando con claridad el caso de las "comunidades aborígenes con sus tradiciones culturales" consideradas, no solo como minorías "que deben convertirse en principales interlocutores", sobre todo cuando se afecta su espacio en "grandes proyectos".

Este caso ejemplar permite extraer conclusiones para todos los pueblos, en referencia al patrimonio religioso, dada la concepción religiosa que tienen del medio ambiente en su tradición cultural:

 

"Para ellos, la tierra no es un bien económico, sino don de Dios y de los antepasados que descansan en ella, un espacio sagrado con el cual necesitan interactuar para sostener su identidad y sus valores".

 

En este caso, pero también en el de las comunidades urbanas nutridas de patrimonio religioso, el papa dedica el valor de cuidado que hacen de su tierra como su bien sagrado, a diferencia de quienes piensan que "no son ciudadanos de primera clase":

 

"Cuando permanecen en sus territorios, son precisamente ellos quienes mejor los cuidan".

 

Pero hoy estas comunidades aborígenes y también  toda comunidad alrededor de un bien cultural ligado a una amplia y antigua tradición, incluso religiosa, sufre presiones impresionantes de depredadores, traficantes de obras de arte y técnicos con fachada de expertos, de allí que lo que sucede con las comunidades aborígenes, ocurre también con el enorme mercado de patrimonio cultural religioso que se exporta a las subastas de los grandes millonarios del mundo, y que liquidan nuestra cultura religiosa y humana en diversas comunidades de todo el país, casos que vemos todos los días en el Perú:

"Sin embargo, en diversas partes del mundo, son objeto de presiones para que abandonen sus tierras a fin de dejarlas libres para proyectos extractivos y agropecuarios que no prestan atención a la degradación de la naturaleza y de la cultura."

 

II. Ecología de la vida cotidiana (sobre todo en la ciudad)

 

En la misma línea permítanme terminar esta reflexión escogiendo algunas afirmaciones que atañen a la vida cotidiana que el papa Francisco ve sumamente ligada a la cuestión del patrimonio, y específicamente del patrimonio cultural religioso.

 

Seré más puntual:

 

Francisco pretende encontrar una vía de salida para un "auténtico desarrollo" que produzca una mejora integral de la calidad de vida, para ello plantea la exigencia de "analizar el espacio donde transcurre la existencia de las personas":

 

"Los escenarios que nos rodean influyen en nuestro modo de ver la vida, de sentir y de actuar. A la vez, en nuestra habitación, en nuestra casa, en nuestro lugar de trabajo y en nuestro barrio, usamos el ambiente para expresar nuestra identidad".

                                            

Francisco alude a la admirable creatividad y generosidad de personas y grupos para revertir los limites adversos del ambiente, donde "la vida social positiva y benéfica de los habitantes derrama luz sobre un ambiente aparentemente desfavorable" y así en medio de la "asfixia", la "aglomeración", el  "caos" y la pobreza, "se contrarresta" "si se desarrollan relaciones humanas cercanas y cálidas, si se crean comunidades, si los límites del ambiente se compensan en el interior de cada persona, que se siente contenida por una red de comunión y de pertenencia. De ese modo, cualquier lugar deja de ser un infierno y se convierte en el contexto de una vida digna".

 

Quisiera terminar con esta afirmación del papa que ve la esperanza en medio de desarraigos, conductas antisociales y violencia vividas en las ciudades para terminar con una conclusión:

 

El papa reafirma: "Sin embargo, quiero insistir en que el amor puede más. Muchas personas en estas condiciones son capaces de tejer lazos de pertenencia y de convivencia que convierten el hacinamiento en una experiencia comunitaria donde se rompen las paredes del yo y se superan las barreras del egoísmo. Esta experiencia de salvación comunitaria es lo que suele provocar reacciones creativas para mejorar un edificio o un barrio". (n.149)

 

Mi conclusión es ésta, desde mi experiencia de párroco durante 12 años en dos parroquias una del cercado de Lima ("el Montón") y san Lázaro del Rímac, doy testimonio de que el amor puede más, de que el patrimonio religioso es entre todos los patrimonios populares, el que puede permitir, quizás más fuertemente, se realice la "salvación comunitaria" y que las ciudades renazcan humanamente. Por eso ante un patrimonio amenazado la propuesta de Francisco da una visión realmente nueva, que incluye el cuidado del patrimonio religioso por parte de los pobladores de la ciudad, quienes en sus templos han echado raíces de su espiritualidad e identidad cultural.

"Hace falta cuidar los lugares comunes, los marcos visuales y los hitos urbanos que acrecientan nuestro sentido de pertenencia, nuestra sensación de arraigo, nuestro sentimiento de «estar en casa» dentro de la ciudad que nos contiene y nos une. Es importante que las diferentes partes de una ciudad estén bien integradas y que los habitantes puedan tener una visión de conjunto, en lugar de encerrarse en un barrio privándose de vivir la ciudad entera como un espacio propio compartido con los demás. Toda intervención en el paisaje urbano o rural debería considerar cómo los distintos elementos del lugar conforman un todo que es percibido por los habitantes como un cuadro coherente con su riqueza de significados. Así los otros dejan de ser extraños, y se los puede sentir como parte de un « nosotros » que construimos juntos. Por esta misma razón, tanto en el ambiente urbano como en el rural, conviene preservar algunos lugares donde se eviten intervenciones humanas que los modifiquen constantemente". (n.151)

Sin duda uno de esos lugares que conviene preservar son las iglesias de los pueblos y todo ese patrimonio religioso peruano que será motivo de nuestra conversación de estos días. El amor puede muchísimo más. El cuidado del patrimonio es así una obra de amor por y con nuestro pueblo peruano para que resurja.



[1] Gracias a Mariana Mould supe de esta ponencia, solicité permiso al autor y recibí esta respuesta como aprobación. Lo publico nuevamente como gratitud y por su renovada actualidad.

"Querido José Antonio:  puedes usarlo libremente, vale creo más la perspectiva del Papa tan integra y creadora, solo quise comentarlo derivando algunas posibles implicaciones para nuestra realidad. Te abrazo, Carlos".


Fecha Publicación: 2019-01-24T09:01:00.000-08:00

ACTIVIDADES CON MOTIVO DEL 70 ANIVERSARIO DEL MILAGRO DEL ARROZ EN OLIVENZA

          El 23 de enero de 2019 conmemoraremos en la parroquia y en la ciudad de Olivenza un hecho divino extraordinario, una intervención de Dios, por mediación de San Juan Macías, en la que se manifestó el amor del Señor por los sencillos, los humildes y los pobres. Me refiero al Milagro de la multiplicación del Arroz, ocurrido el 23 de enero de 1949 en la cocina del colegio de San José, hoy centro parroquial, después de que Leandra Rebollo, miembro del Instituto Secular Hogar de Nazaret, pidiese por mediación de San Juan Macías que los pobres pudieran comer aquel domingo: "Ay Beato, y tus pobres sin comer".

 

San Juan Macías, entregado toda su vida a los pobres con un amor singular, hizo que la mano de Dios se manifestase en favor de los pobres multiplicando el arroz en un tiempo en el que había poco que comer y donde abundaba la miseria en el contexto social en el que ocurrieron estos hechos. Testigo privilegiado de ello fue el Venerable Luis Zambrano Blanco, párroco de la Magdalena entonces y fundador del Instituto Hogar de Nazaret, quien no se apartó de aquella olla a lo largo de las horas en las que se multiplicó el arroz por gracia divina. Este hecho nos exige a todos hacer memoria agradecida de ello y crecer en el amor a Dios, que quiso expresarse así en este lugar, y en la entrega hacia los más pobres y desfavorecidos.

 

          Exponemos a continuación lo que el consejo parroquial dijo para que la comunidad parroquial viviera el 70 aniversario como una memoria viva y con un gran acento espiritual.

 

 

Un año para hacer memoria en el presente

 

          Como acto principal y significativo la parroquia se pone en estado de misión a lo largo de todo el año litúrgico 2018-2019. Queremos que la mayor acción que conmemore el 70 aniversario del milagro del Arroz sea la revitalización de la fe, aquella que tuvo San Juan Macías y Leandra Rebollo que hicieron realidad la acción milagrosa de Nuestro Señor. La misión popular que dirigen los padres Claretianos se realizará entre los días 21 de marzo y el 7 de abril. Esta misión, en la que se espera sembrar la semilla del Evangelio en todos los corazones que quieran acogerla, tiene un antes y un después. Ya se están teniendo encuentros de formación en los que están participando ciento cincuenta personas, los misioneros se han encontrado con los miembros de la parroquia.... Después de la misión, el fuego que la gracia de Dios ponga en cada uno se tiene que seguir afianzando por medio de otras acciones sencillas pero que mantengan vivo ese fuego espiritual. Quiera San Juan Macías interceder, como ya lo hizo, por los miembros de nuestra parroquia, por aquellos que están buscando a Dios, por quienes están fríos en su religiosidad… para que volvamos con mayor ardor a la vida cristiana y seamos testigos creíbles del Evangelio y enamorados de Jesucristo.

 

          Otras actividades previstas a lo largo del año son las siguientes:

1.- Hacer un comic de lo acontecido el 23 de enero de 1949 que sirva para divulgar de modo instructivo el milagro del arroz.

 

2.- Realizar en imprenta un folleto explicativo para que todo el que visite la capilla del milagro pueda tener una buena documentación de lo acontecido. (Este folleto ya lo han elaborado algunos miembros del Hogar de Nazaret. Ahora hay que llevarlo a imprenta y sufragar los gastos).

 

3.- Poner en la capilla del milagro un libro de visitas.

 

4.- Elaborar un corto y un video.

 

5.- Invitar a sacerdotes y a las diferentes parroquias a visitar la capilla y celebrar en ella la Eucaristía.

 

 

Conmemoración de los 70 años del Milagro del Arroz, el 23 de enero de 2019.

 

          Nos planteamos los siguientes objetivos a alcanzar para los fieles de nuestra parroquia en esta fecha significativa:

 

-      Dar a conocer a la comunidad parroquial y a la ciudad de Olivenza lo que ocurrió aquel 23 de enero de 1949. Difundirlo en otras poblaciones para que el Milagro sea conocido.

 

-      Vivenciar en el presente, por medio de la oración y de la liturgia, la acción de Dios en nuestra comunidad parroquial y en nuestra vida particular.

 

-      Realizar un gesto de amor solidario hacia los pobres de hoy.

 

-      Fomentar la fraternidad y la vida de comunidad entre los miembros de la parroquia.

 

Las acciones que llevaremos a cabo son las siguientes:

 

a)   En la semana previa habrá un reportaje en el seminario diocesano de Iglesia en Camino sobre el Milagro del Arroz. También se colgará dicho reportaje en la página Web de la archidiócesis.

b)   Reportaje e información de los actos conmemorativos del 70 aniversario en la televisión local de Olivenza.

 

c)    Se elaborarán unas unidades didácticas para ser impartidas en las clases de Religión en los colegios y en el Instituto durante los días previos a la efeméride. Se harán unas unidades didácticas para primaria y para secundaria por profesores de los distintos centros educativos.

 

d)   El domingo 20 de enero habrá una comida de hermandad entre los miembros de la parroquia. Cada uno aportará algo de comida que después compartiremos juntos.

 

e)   Decoración del centro parroquial de modo significativo para demostrar la grandeza de lo que conmemoramos.

 

f)    Hacer una oración de acción de gracias para rezarla cada día y entregarla a todos los fieles como recuerdo.

 

g)   Desde el lunes 21 al domingo 27 estará expuesta en la capilla del Milagro la reliquia del brazo de San Juan Macías.

 

h)   Día 23 de enero de 2019:

 

-      La capilla estará abierta desde las 10,00 horas para que pueda ser visitada y se pueda orar en ella. Durante la mañana los testigos del milagro se lo narraran a todas las personas que lo deseen.

 

-      Toque de campanas de los templos y de la Santa Casa de Misericordia a la hora en la que comenzó a obrarse el milagro, las 13,00 horas.

 

-      Los niños y los adolescentes que participan en catequesis irán a la hora que se le indica a continuación con sus catequistas para que en el salón de actos del centro parroquial durante media hora reciban información de lo que celebramos. Después irán a la capilla del milagro a hacer una oración ante el Santísimo Sacramento para dar gracias a Dios y pedir la gracia de vivir con alegría la fe.

 

·       16,30 horas: Tercero de Primaria.

·       17,00 horas: Cuarto de Primaria.

·       17,30 horas: Quinto y sexto de Primaria, poscomunión.

·       18,00 horas: primero y segundo de ESO.

·       18,30 horas: tercero y cuarto de ESO.

 

-      Eucaristía solemne en la parroquia de la Magdalena a las 19,30 horas. En ella participaran todos los miembros de la parroquia, incluido los que están en catequesis con sus catequistas.

 

-      En esta Eucaristía se hará una colecta especial para entregar a los pobres de hoy. Así multiplicamos el arroz del amor y de la solidaridad. Invitaremos a todas las asociaciones, instituciones y organismos civiles, lo mismo que a los diferentes grupos de la parroquia que den una aportación. Lo recaudado, así lo acordó el consejo de pastoral, se entregará a los centros de la Providencia de Ribera del Fresno (centro que acoge a mujeres con discapacidad, normalmente abandonadas de su familia), al centro de la Luz (centro que acoge a discapacitados de todo tipo. Muchos están solos o sus familias viven en situaciones limites) y al centro de APROSUBA 14 de Olivenza. Se pueden hacer desde los diferentes grupos parroquiales actividades para que la gente de nuestra ciudad se muestre solidaria y exprese, de cierta manera, el amor a los más necesitados dando una aportación económica. El domingo 27 de enero se destinará, del mismo modo, la colecta a la misma intención.

 

-      Después de la Eucaristía iremos al centro parroquial los adultos con el fin de visionar un video conmemorativo del aniversario y hacer un rato de oración en la capilla del milagro.

 

 

i)     Día 24 de enero:

Presentación de la figura de San Juan Macías, su santidad y su actualidad para todos nosotros. La ponencia correrá a cargo de Don Juan José Montes González, director del semanario diocesano Iglesia en Camino. El título es el siguiente: "Una historia que nos invita a la vida interior: San Juan Macías, un ejemplo para hoy". Será una ponencia dinámica, con intervenciones, proyecciones… Seguro que muy ilustrativa para todos.

 

j)    El Instituto Secular Hogar de Nazaret tendrá el domingo 27 de enero una jornada de oración y convivencia de todos sus miembros para compartir con nosotros la acción de gracias a Dios por los 70 años del milagro, donde, por mediación de una de las esclavas, Leandra Rebollo, San Juan Macías medió para que el Señor hiciera el milagro. Además, su fundador, el venerable Luis Zambrano Blanco, fue quien acompañó en todo momento lo que estaba sucediendo aquel 23 de enero del 1949.

 

k)   Viaje – Peregrinación a Ribera del Fresno, cuna de San Juan Macías. Allí visitaremos la casa museo donde nació y vivió el Santo, iremos al Pocito donde San Juan Macías hizo uno de sus milagros, celebraremos la Eucaristía en la capilla de su casa, visitaremos el centro de la Providencia, donde comeremos la comida que entre todos compartamos. Este viaje será el sábado 2 de febrero de 2019. 

Gentileza de su párroco don 

Francisco Julian Romero Galvan

 




Fecha Publicación: 2018-12-18T08:14:00.000-08:00

I Encuentro de Investigadores de la Universidad Católica San José

 

Como estaba programado en la mañana del lunes 17 de diciembre de 2018, aula 103, se llevó a cabo el I Encuentro de Investigadores de la Universidad Católica "San José" Veritatis gaudium con la finalidad de compartir las experiencias de investigación de los miembros de nuestra comunidad universitaria, así como facilitar recursos que les ayuden a responder al reto de la Iglesia, la sociedad y, más específicamente, SUNEDU.

El título del evento "Veritatis gaudium", tomado del documento marco del Papa Francisco para las universidades eclesiásticas, marcó el tono de la jornada, "la verdad" como objetivo, pero en un clima de gozo, alegría, de familia.

Comenzó con las palabras del director de investigación, quien compartió el documento "Misiones de la Universidad. Investigar. Obligación-devoción", así como su testimonio de investigador a través de sus blogs personales y la actividad "Convictorio 2021" que facilita el encuentro de investigadores en el formato de "café cultural" o tertulia familiar. Lanzó el desafío de grandes proyectos como el convocar a todos a elaborar un gran diccionario de docentes de la Facultad de Teología (1548-2018) para el que pidió testimonios de profesores de nuestro tiempo y la investigación histórica de los pasados.

El responsable de Prensa, Daniel Tasara, dio a conocer la web institucional y el modo de visibilizar las investigaciones, tanto si se trata de noticias, un tema puntual [opinión], investigación de tesis, artículos,

Rosa Carrasco nos motivó acerca de la importancia de indexar las revistas., pertenece a una base de datos universal, permite la citación y la búsqueda…

Mónica Fuentes Tuesta nos facilitó las pautas prácticas de Concytec, cómo crear la cuenta de ORCID, los criterios de investigación y de calificación. El rol de CONCYTEC: incentivar a la investigación. El docente universitario tiene que investigar. ORCID – DINA – RENACYT (Regina) La información de DINA lo genera el investigador. Protección P. Intelectual – Homónimos – Confusión en los datos. Bases de datos bibliográficas: Scielo, Scopus, Latindex, Redalyc. Sincronizar el perfil de DINA con Concytec. Libro vale como cuatro artículos indexados. Concytec busca incluir a las Ciencias Sociales y Docentes no tan dedicados a la investigación 2 Grupos: Maria Rostowrowski: con doctorado, bachiller o maestría (con 5 años experiencia laboral) Carlos Monge: Doctorado con por lo menos 40 artículos en Scielo o Scopus. Incluir clave de ORCID

Fernando Muñoz, como responsable de Verba Hominis y Recta Ratio, destacó la importancia de la indexación de las Revistas. Necesidad de dinero y calidad. Investigación seria, publicación pulcra, sin errores ortográficos. Muñoz insiste en el dinero, etapa de sinceramiento. Recta ratio: no hay mayor problema; tres al año y Verba Hominis a punto de salir.

Jorge Oliva habló de los Equipos de investigación. Cada programa académico tiene una línea de investigación. Documentos a leer. Líneas de investigación- Reglamento de investigación. Código de ética de investigación. Manual de Plagium. Están en la página de la Universidad (transparencia)

Miguel Anicama brindó facilidades para exponer y vender las publicaciones, a través del Servicio de Publicaciones.

A continuación, tres investigaciones vinculadas con el tema familiar, educativo, clima laboral. Carla Morán expuso la investigación llevada a cabo con los alumnos y que llevó a un congreso en Ecuador: "La dimensión afectivo-sexual de los adolescentes". Sandra Anchorena Ortiz habló de la "Diferencia de los niveles de inteligencia emocional-social entre los estudiantes católicos practicantes y no practicantes de un colegio privado", materia de su tesis de maestría.

Por su parte Carlos Dacourt brindó como primicia lo que también ha sido su tesis de maestría "Satisfacción laboral en docentes de una institución educativa particular limeña".

 

El P. Enrique Carrión nos citó sus publicaciones "La dramática condición humana" y "Fisiocracia política. Sobre la violencia política para la paz social", y nos mostró bellas fotos personales de la Iglesia de san José, concebidas como exposición del mundo de lo sagrado.  Juan Carlos Huaraj:

Alexandre Cavalcanti nos sorprendió gratamente con la primicia de la esmerada publicación de su reciente tesis doctoral "María en el sacrificio de Cristo: la participación actual de María en el sacrificio de Cristo, bajo la luz de los textos litúrgicos"; al hablarnos de su investigación y ver el excelente resultado se le tributó un merecido aplauso.

Juan Carlos Huaraj nos ofreció su publicación "El Convictorio de San Carlos de Lima: Educación, currículo y pensamiento educativo, 1771-1836", tesis por San Marcos y archivada en su repositorio. También nos expuso su proyecto de "Historia de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima de 1900 a 1950. Contexto histórico".

Francisco Bobadilla nos regaló un libro de Víctor-Andrés Belaunde: Inquietud, serenidad y plenitud, publicado por la Universidad de Piura y fruto de su afán investigador. Nos compartió su proyecto "Peruanidad 2021", tarea de reescribir el libro de Víctor Andrés Belaúnde con motivo de la emblemática fecha del Bicentenario, para ello, está coordinando un equipo de alumnos y amigos expertos en los diversos aspectos estudiados en la célebre obra.

 

Jéssica Chirinos nos informó de lo avanzado del libro "Perú, libertad religiosa y estado no confesional". Escrito por 14 autores, docentes de universidades peruanas y del extranjero. Espera la publicación para inicio de 2019. Nos manifestó su deseo de publicar su Tesis Doctoral sobre el desarrollo de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. Unión entre el ordenamiento jurídico del Estado y de la Iglesia.

 

El Padre Carlos Rosell se dio tiempo y estuvo un ratito para estimular nuestra labor, presentarnos una publicación más "El humanismo de los Padres griegos" en la colección" Recta ratio" y clausurar el evento con el rezo del ángelus.

Sólo añadir que pese a lo intenso del encuentro pudimos saborear el rico café y las pastas todo preparado por la Sra. Gloria a quien agradecemos y felicitamos por su cumpleaños.

Por último, y gracias a la diligencia de nuestra secretaria Gianinna, los participantes tienen listo su certificado.

Gracias a los 25 participantes por su generosidad y entusiasmo. Elaboramos la nota para que al menos todos los docentes que me han manifestado su deseo de participar tengan conocimiento del mismo y vayan preparándose para el próximo en torno a la fiesta de San José. 


Fecha Publicación: 2018-12-18T07:29:00.000-08:00

Unidos en la esperanza, (Barcelona, Balmes, 1969, 237 pp)

Gracias a un generoso préstamo del P. Carlos Rosell acabo de saborear esta deliciosa obra que recoge la prédica del magno cardenal don Marcelo allá en sus años de Barcelona y tiene la fuerza y madurez de su segunda sede episcopal tras el "noviciado" de Astorga.

La primera sección titulada "exhortación pastoral y cartas" (13-36) se refiere a la exhortación "La Cuaresma y la práctica de los Ejercicios Espirituales" y las cartas a sacerdotes y rectores y superiores de colegios de la Iglesia en Barcelona.

La segunda "Conferencias cuaresmales" recoge las siete pronunciadas desde el miércoles de ceniza al viernes de pasión de 1969 en la Catedral de Barcelona. Forman un precioso tratado de espiritualidad que arranca de una paternal denuncia "¿Por qué teméis, hombres de poca fe?" y culmina en la proclamación de la resurrección (Cristo, Iglesia, amor al Papa).

La tercera sección agrupa siete homilías desde el inicio de la Cuaresma hasta el domingo de resurrección.

Por último, "alocuciones a grupos especiales", rescata las dirigidas a los enfermos "María en la vida del enfermo" y a las religiosas "Ésta es vuestra tarea".

Han pasado 50 años y siento la misma fuerza, la misma belleza, la misma unción que don Marcelo supo transmitir a través de su verbo claro, profundo, pastoral.

Hace un año, el Papa Francisco, con motivo de su visita al Perú nos propuso este mismo lema "unidos en la esperanza". Si de veras queremos seguir su generosa siembra a manos llenas, este preciado tesoro del inolvidable cardenal nos va a ayudar.

El pasado mes de octubre tuve la suerte de participar en el congreso de "Isabel la Católica y la Evangelización de América" en Valladolid; allí pude escuchar de labios de quien fue su secretario don Santiago Calvo entrañables anécdotas. Les comparto su web:

https://www.cardenaldonmarcelo.es/

Vídeos

CONFERENCIA "CARDENAL MARCELO GONZÁLEZ MARTÍN, PADRE CONCILIAR"

Audios

EL CARDENAL, "APÓSTOL DEL CORAZÓN DE JESÚS" (Audio)

DON MARCELO, CARDENAL OBEDIENTE Y LIBRE (Audio)

Artículos

EL CARDENAL MARCELO GONZÁLEZ EN EL CONCILIO VATICANO II

DOS CÓNCLAVES EN MENOS DE 50 DÍAS

ANIVERSARIO DEL "CASO AÑOVEROS"

EL PEQUEÑO ESPIGADOR Y EL ANCIANO SIMEÓN

DON MARCELO, APÓSTOL EN VALLADOLID

DON MARCELO, CARDENAL OBEDIENTE Y LIBRE

 


Fecha Publicación: 2018-12-15T04:56:00.000-08:00

Toribio Rodríguez de Mendoza y la Revista de Lima en el último convictorio del 2018

Este miércoles 12 de diciembre se desarrolló en la Universidad Católica San José el último de los encuentros culturales del 2018 en su atractivo formato de conversatorio-café cultural. La primera ponencia corrió a cargo del Abogado y miembro del Grupo Bicentenario del Instituto Riva-Agüero de la PUCP, César Salas, quien disertó acerca de la "Vida y misión de Toribio Rodríguez Mendoza" de acuerdo a su reciente biografía publicada por el Fondo Editorial de El Congreso. Cabe destacar en el singular sacerdote nacido en Chachapoyas su vocación y misión de pensador, educador y reformador en el decisivo tramo de tiempo en que se pasa del virreinato a la vida independiente, aportando fidelidad y renovación en el momento en que se fragua la identidad de la nueva nación peruana. Dedicado de lleno a la investigación, docencia y gestión del Convictorio San Carlos, como profesor y rector, forjará toda una generación de personalidades que serán los protagonistas del naciente estado peruano.


Fecha Publicación: 2018-12-13T07:12:00.000-08:00

ROSELL DE ALMEIDA, P. Carlos El humanismo de los padres griegos Colección Recta ratio, Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, 2018, 47 pp

En tiempos recios como los que nos toca vivir en los que caen hasta los fundamentos y los pilares de la sociedad, reconforta que se nos presenten los modelos que nunca pasan, que siempre nos ayudarán a caminar, los clásicos, los de ayer, los de hoy, los de mañana.

La profunda crisis antropológica que nos golpea sólo se resolverá de la mano de estos gigantes del humanismo que fueron los santos padres, los que tendieron puentes desde su saber teológico y vivencia cristiana con su saber científico y vivencia humana, los que crearon la feliz armonía ciencia-fe-vida teniendo como centro la persona humana según Cristo, Verbo encarnado, Dios humanado.

Comienza por presentarnos las diversas definiciones sobre el humanismo, como movimiento cultural previo y hermanado con el Renacimiento del S. XV, como doctrina que estudia y profundiza en el sentido del hombre dentro del mundo.

A continuación traza las líneas fundamentales del humanismo patrístico griego; por una parte, la vertical por la que el hombre se orienta hacia Dios, como ser llamado a la divinización, como ser divinizado por Cristo y el Espíritu Santo, sin dejar de reconocer su enfermedad por el pecado; en segundo lugar, la línea horizontal en relación con la cultura (fecundo diálogo), con las autoridades (a las que respeta), con los ciudadanos (con los que establece la solidaridad), con la creación (el respeto al cosmos).

En síntesis, el humanismo de los padres griegos se abre a Dios (teologal), se proyecta en los demás (cultura solidaria) y abarca una visión total de la persona humana (humanismo integral).

Gracias, P. Carlos, por presentarlo con tanta sencillez y profundidad.


Fecha Publicación: 2018-12-08T08:28:00.000-08:00

¡LUZ EN LA NOCHE! VIGILIA DE LA INMACULADA EN LIMA
Érase la noche llena de ruido, érase la Lima estresante, érase el caos de cada día, érase el agobio del instante…y ¡de repente! flotando en esta nebulosa de fealdad cosmopolita, divisé la luz de una cúpula celestial, los brazos abiertos de María, el Corazón Inmaculado, la paz. Y comenzaron las notas del órgano, ¡magníficat! El Señor hizo en mí maravillas… Y poco a poco, el inmenso templo, se va llenando, despierta cantando a la Madre, a la Inmaculada. ¡Qué recios y bellos testimonios los de sus militantes, ayer chiquillos hoy profesionales, deseos de llevar el Evangelio a la vida, al campo donde el Señor les ha plantado! Algunos cargados de hijos, hasta de pocos días de recién nacidos pero ya alabando a María, la llena de gracia, la fuente del amor y de la vida, la sierva de Dios, su reina. 
¡Qué fuerza en el testimonio central, de Éder, llevando del Perú a España y trayendo de España al Perú, el estilo vital surgido al calor de estas vigilias, tras las huellas del venerable Padre Tomás Morales, fruto del amor misericordioso de Jesús, como Abelardo, cofundador de los militantes de Santa María, como Manolo y Vicente, cruzados misioneros que del Perú se fueron al cielo!
¡Qué reconfortante es ver acercarse al confesionario, reconciliarse, llenarse de la paz y del amor, y a continuación participar en la comunión!
¡Cuánta esperanza ver a Monseñor José Ignacio Alemany, un joven de más de 80 años, confesando, celebrando, predicándonos la belleza de la sin pecado, de la Inmaculada, de la llena de gracia, y su interpelación para que vivamos la belleza de la santidad, en el día a día, en el apostolado del alma a alma, como discípulos-misioneros, como nos dijo glosando el mensaje papal a la vigilia!
Ánimo, militantes, ánimo familias, en medio de la noche, son luces de verdad, son la ilusión en el desánimo, son la paz en el caos, son comunión y esperanza, son gozo y alegría, como nos recordó nuestro Papa Francisco en esta tierra bendita y ensantada del Perú. Sed custodios en Vigilia, con María, la Inmaculada, y entonces –tras este afanoso Adviento- llegará radiante, feliz, la Navidad, no de un día, sino la de todos los días. ¡Que así sea!

JAB

TESTIMONIO AGRADECIDO EN LA Vigilia de la Inmaculada A LA LUZ DEL PAPA FRANCISCO Y EL Ven. PADRE TOMÁS MORALES[1]

Queridos amigos, es un privilegio enorme poder compartir esta noche con ustedes un pequeño y sencillo testimonio de cómo la Virgen me ha ido conduciendo por un camino insospechado y, a veces, confuso para mí, pero que ha sido sin duda el que más me ha acercado a Dios. Y me van a permitir hacerlo intercalándolo con algunos pasajes de la Exhortación Apostólica "Alégrense y regocíjense" [2]de nuestro querido Papa Francisco, donde nos habla de la santidad en el mundo actual, una santidad entendida y proclamada también por el venerable P. Tomas Morales, cuyo Año Jubilar declarado por Roma, termina mañana con la Fiesta de la Inmaculada.

1.   Mi nombre es Eder Falcón, nací en Lima y soy ingeniero agrícola de profesión. Vamos a ir directo al grano… Yo conocí a la Virgen al conocer a los Cruzados de Santa María. Y ¿cómo fue esto? Recién salido de la universidad, pretendía terminar mi tesis de pre-grado, pero aún no estaba preparado. Frustrado en este intento quedé desencantado de la vida y de las personas. Fue en ese preciso momento en el que mi hermana (a sugerencia de la Virgen sin duda) me invitó a un encuentro de oración que organizaba la pastoral de su universidad. Decidí ir. Será el primer paso de un proceso que cambiaría toda mi vida.

Dejémonos estimular por los signos de santidad que el Señor nos presenta a través de los más humildes miembros de ese pueblo que «participa también de la función profética de Cristo, difundiendo su testimonio vivo sobre todo con la vida de fe y caridad». Pensemos, como nos sugiere santa Teresa Benedicta de la Cruz, que a través de muchos de ellos se construye la verdadera historia: «…Seguramente, los acontecimientos decisivos de la historia del mundo fueron esencialmente influenciados por almas sobre las cuales nada dicen los libros de historia. Y cuáles sean las almas a las que hemos de agradecer los acontecimientos decisivos de nuestra vida personal, es algo que solo sabremos el día en que todo lo oculto será revelado (n.8).

2.   La pastoral de la universidad donde estudiaba mi hermana estaba a cargo de algunas cruzadas y cruzados de Santa María, y, por lo tanto, muy impregnada de la espiritualidad del P. Tomas Morales. El día del encuentro de oración, después de muchos años, me acercaba seriamente al sacramento de la reconciliación. El Señor es paciente, pero, sobre todo, misericordioso. Fue una confesión decisiva, que marcaría mi trayectoria futura. Aquel sacerdote sería, no mucho tiempo después, mi director espiritual.

En la Iglesia, santa y compuesta de pecadores, encontrarás todo lo que necesitas para crecer hacia la santidad. El Señor la ha llenado de dones con la Palabra, los sacramentos, los santuarios, la vida de las comunidades, el testimonio de sus santos, y una múltiple belleza que procede del amor del Señor, «como novia que se adorna con sus joyas» (Is 61,10) (n.15).

No tarde en participar de manera activa en las actividades de la pastoral universitaria, éramos muchos los jóvenes involucrados. Pude experimentar el ser parte de una iglesia viva, activa, creativa, con rostro juvenil y con el deseo de exigir y ser exigida. Una de las actividades más atractivas, pero a la vez más exigentes, eran las misiones universitarias. Y para allá me fui. En esas misiones pude comprobar aquel pasaje bíblico que dice: "Hay más alegría en dar que en recibir". Esto es muy significativo, y quisiera ahora dirigirme principalmente a los jóvenes que se encuentran en este templo, querido joven, si quieres ser verdaderamente feliz, has de salir de ti mismo, has de empezar a darte a los demás, has de perder para ganar, tienes que subir bajando… es la mejor inversión de tu vida. Lo pudieron comprobar aquellos 30 jóvenes universitarios, viviendo en un asilo en Manchay, en condiciones muy austeras, levantándose muy temprano todos los días y saliendo a la calle para visitar a la gente, casa por casa. Porque como dice la Madre Santa Teresa de Calcuta "cuanto menos se tiene, más se puede dar".

No es sano amar el silencio y rehuir el encuentro con el otro, desear el descanso y rechazar la actividad, buscar la oración y menospreciar el servicio. Todo puede ser aceptado e integrado como parte de la propia existencia en este mundo, y se incorpora en el camino de santificación. Somos llamados a vivir la contemplación también en medio de la acción, y nos santificamos en el ejercicio responsable y generoso de la propia misión (n.26).

3.   Al poco tiempo conocí personalmente a los cruzados de Santa María y me quedé encantado por el testimonio de alegría, entrega y disponibilidad que recibí. Era la sutil presencia de la Virgen, que ya se empezaba a vislumbrar para mí en torno a su Cruzada-Milicia. Empecé a formar parte de la Milicia de Santa María. Ejercicios espirituales, caminatas, campamentos, retiros mensuales, campañas… parecía duro ser militante, pero todo se suavizaba con la presencia maternal de María.

Una de las actividades que más aportó a mi formación como laico militante, fueron los campamentos. Profesionalmente, ya había terminado la universidad y había retomado la tesis. Sin lugar a duda, puedo afirmar que sin la formación en valores humanos recibida en la Milicia no hubiera podido culminar con éxito mi tesis de fin de carrera. En ese sentido, la pedagogía del venerable padre Tomas, desarrolla un trabajo intenso en la base de la persona, en sus cimientos, concretado en la capacidad de vivir los valores humanos, muy echados en falta en nuestra sociedad actual.

No se puede esperar, para vivir el Evangelio, que todo a nuestro alrededor sea favorable, porque muchas veces las ambiciones del poder y los intereses mundanos juegan en contra nuestra. San Juan Pablo II decía que «está alienada una sociedad que, en sus formas de organización social, de producción y consumo, hace más difícil la realización de esta donación [de sí] y la formación de esa solidaridad interhumana». En una sociedad así, alienada, atrapada en una trama política, mediática, económica, cultural e incluso religiosa que impide un auténtico desarrollo humano y social, se vuelve difícil vivir las bienaventuranzas, llegando incluso a ser algo mal visto, sospechado, ridiculizado (n.91).

4.   Al cabo de unos meses tuve que salir de Lima por trabajo. Era mi primera incursión en el mundo laboral, una oportunidad para empezar a ejercer mi profesión. Ica, el lugar de mi destino, parecía no estar muy lejos de casa, pero la ausencia de la familia, la lejanía del grupo, se hicieron al principio muy acusadas, sin embargo, una vez más el Señor, por medio de la Virgen, me ayudó a sobrellevar la situación y convertir esa dificultad en una oportunidad para dar testimonio de laico en medio del mundo. El ambiente laboral era muchas veces hostil, por conversaciones obscenas, comportamientos ajenos a la moral y una visión distorsionada de la mujer que la reducía a un mero objeto. Ahí, precisamente en ese ambiente, había que dar testimonio de lo eterno, y hacer conocer a la Virgen, signo de pureza, valor diametralmente opuesto a lo que se vivía en ese ambiente. Está claro que si no hubiera conocido antes a la Cruzada-Milicia me habría perdido. Empecé a ser yo mismo, a manifestar abiertamente mis convicciones y a vivir en consecuencia. Una dificultad: No tenía grupo en Ica, Una solución: me busqué uno. Así ingresé a apoyar en el programa de confirmación de la parroquia cercana a la habitación que había alquilado. Hice grandes amigos, todos ellos comprometidos con la formación de los jóvenes. Consecuencia: por la misericordia de Dios, varios compañeros de trabajo fueron de Ejercicios Espirituales.

Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, «la clase media de la santidad» (n.7).

5.   A los pocos años salí del país por estudios. Después de varios años de dejarlos, no fue fácil retomarlos, por lo que significó un esfuerzo adicional, sumado esto a la competitividad de los compañeros de clase y a la exigencia propia de la universidad. Nuevamente destaco el papel de la formación recibida en la Milicia de Santa María como base fundamental para desarrollar lo que ahora solemos llamar "resiliencia", que le sonará a más de uno. Pero no todo fueron dificultades. En España, lugar donde retomé mis estudios, tuve la oportunidad de entrar en contacto directo con la obra del P. Tomas Morales: lugares, personas, familias y diversas realidades que habían nacido al calor de su espiritualidad. Este tipo de experiencias permiten descubrir los detalles y la ternura de Dios en nuestra vida. A veces cuesta mucho rasgar las apariencias de personas, situaciones y cosas para descubrir en ellas a un Dios providente y amoroso. Sin duda, si estás muy cerca de la Virgen, Ella te lo hace descubrir.

Recuerdo de manera especial una situación muy complicada por la ausencia de recursos económicos durante mi estancia en Madrid, había pasado casi un año y me había quedado sin dinero. La solución era obtener un trabajo o alguna beca. Era el año 2013 y en España estaban en el momento más crítico de la crisis económica. Ni los mismos jóvenes españoles que salían de las universidades conseguían empleo, menos posibilidades podrían tener los que veníamos de fuera. Un cruzado, que en ese momento era mi guía espiritual, me dijo: "Dejémoslo en manos de la Virgen". Y así lo hicimos. A los pocos días, pude comprobar una vez más eso que tanto le gustaba decir al padre Morales: "La Inmaculada nunca falla". Mi tutor de la universidad había logrado una entrevista con la Fundación de una empresa. Al día siguiente de la entrevista me llamaron para empezar a trabajar. A fecha de hoy sigo estando con ellos.  

Quiero que María corone estas reflexiones, porque ella vivió como nadie las bienaventuranzas de Jesús. Ella es la que se estremecía de gozo en la presencia de Dios, la que conservaba todo en su corazón y se dejó atravesar por la espada. Es la santa entre los santos, la más bendita, la que nos enseña el camino de la santidad y nos acompaña. Ella no acepta que nos quedemos caídos y a veces nos lleva en sus brazos sin juzgarnos. Conversar con ella nos consuela, nos libera y nos santifica…(n.176).

6.   Ya de regreso en Perú, estuve cerca de 2 años hasta que la providencia divina dispuso que regresase a España en el 2015 para culminar la última etapa de mis estudios… para eso y para alguna otra cosa más. Precisamente ese año en la Iglesia se produciría un hecho histórico, el Papa Francisco había anunciado un Año Jubilar, el Año Jubilar de la Misericordia. Fue como un llamado a plantearse realmente… ¿Tanto me ama Dios siendo yo tan miserable? ¿Será posible que Dios llame a alguien como yo para una entrega total y exclusiva? Y ese mismo año, el 8 de diciembre, se abrieron para mí las puertas de la Misericordia.

"Te amo tal cual eres"… son las palabras que me dirigió Dios de manera personal y que dirige a todo aquel que se le acerca. En el Año Jubilar de la Misericordia contemplamos lo esencial de Dios, lo medular del mensaje evangélico… Dios no se cansa de perdonar, es más, se siente realizado al hacerlo… nos busca para regalarnos su Misericordia y abrió sus entrañas para dárnosla. Muchas veces pecamos de baja autoestima, la Misericordia de Dios es el mejor antídoto…y si, efectivamente, a ti también te llama Dios, sin duda, a consagrarte a Él para toda la vida.

La misericordia tiene dos aspectos: es dar, ayudar, servir a los otros, y también perdonar, comprender. Mateo lo resume en una regla de oro: «Todo lo que queráis que haga la gente con vosotros, hacedlo vosotros con ella»…. Dar y perdonar es intentar reproducir en nuestras vidas un pequeño reflejo de la perfección de Dios, que da y perdona sobreabundantemente. Por tal razón, en el evangelio de Lucas ya no escuchamos el «sed perfectos» (Mt 5,48) sino «sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso…(n.80)»

7.   "Soy un milagro de la Virgen". Por todo esto que voy contando, mirando lo que fui y lo que soy, puedo decir sin lugar a equivocarme, que soy un milagro de la Virgen, ha sido Ella quien me ha conducido y me sigue conduciendo hacia su Hijo.

Llegados a este punto, traigo a mi memoria las figuras de nuestros queridos Manolo y Vicente, verdaderos ejemplos de dejarse hacer en manos de la Virgen, y que ya gozan de la presencia de Dios en el cielo. Sus vidas nos inspiran a seguir sus huellas y aumenta en nosotros ese ardor por una entrega a Dios en lo oculto, en la sencillez de la vida ordinaria, en lo que ellos fueron maestros aventajados.

Para ir terminado quisiera destacar algo que quizá haya pasado desapercibido por muchos. Y es que todos, absolutamente todos los que hemos venido esta noche, hemos respondido, consciente o inconscientemente, al llamamiento de la Inmaculada. Ella nos ha convocado y no lo ha hecho sin motivo. Que sepamos descubrir en nuestra vida ordinaria los diversos llamados que Ella nos hace para ser santos en el mundo de hoy.

Ojalá puedas reconocer cuál es esa palabra, ese mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo con tu vida. Déjate transformar, déjate renovar por el Espíritu, para que eso sea posible, y así tu preciosa misión no se malogrará. El Señor la cumplirá también en medio de tus errores y malos momentos, con tal que no abandones el camino del amor y estés siempre abierto a su acción sobrenatural que purifica e ilumina (n.24).

8.   Todos llamados a la santidad. Precisamente esta es la idea que nos sugiere el Papa Francisco en el saludo que nos hace a todos los que hoy participamos en la Vigilia de la Inmaculada, aquí en Perú y en diversas partes del mundo. El Papa nos dice en este saludo que "la relación con María Inmaculada, nos enseña el camino de la santidad y que la actuación exterior sólo es eficaz si rezuma interioridad" y nos "exhorta a un decidido empeño por responder a la llamada a la santidad, pues solo los santos son los verdaderos misioneros que transmiten, con su vida, la belleza y atracción de Jesucristo. Y termina diciendo que "nos anima a buscar "alma a alma" con olvido de sí mismos, para contagiar la alegría del Evangelio en los corazones".

No quisiera terminar sin decir que quien mejor ha encarnado y encarna lo que nos pide el Papa es Abelardo de Armas, un hombre consagrado a la formación de los jóvenes y gran impulsor de estas Vigilias en España, que, a pesar de estar postrado en una cama, sin valerse ya por sí mismo en nada, sigue siendo signo de esperanza y de misericordia para muchos. A él le dedico mis últimas palabras. Gracias.

 



[1] Éder Falcón Roque. Alocución en la Vigilia de la Inmaculada, 7 diciembre 2018, templo santuario del Corazón Inmaculado de María, Magdalena del Mar, Lima


Fecha Publicación: 2018-12-08T02:57:00.000-08:00

P. Esteban PUIG T., Aurora en América (María, estrella de la primera y de la nueva evangelización) (Ediciones Paulinas, Lima, 2016, pp.151)

 

La obra se publicó en una primera versión en la  USAT (Chiclayo, Perú, 2002, 145 pp) y se puede consultar en el repositoriohttp://alicia.concytec.gob.pe/vufind/Record/UDEP_0efe9bdedcbe2754e1214f5df2d8c4b9/Details

https://www.facebook.com/sharer/sharer.php?u=https%3A%2F%2Fpirhua.udep.edu.pe%2Fhandle%2F11042%2F2308

 Presenta en portada la imagen de "Nuestra Señora de la Evangelización" de Roque Balduque y que regaló Carlos I a la Catedral de Lima; en la anterior era Nuestra Señora de Copacabana de Lima.

Se prescinde también de la cordial dedicatoria "con amor filial a la siempre Virgen Santa María, Madre y evangelizadora de América" así como del obligado y preciado prólogo de Monseñor Jesús Moliné, en aquel momento obispo de Chiclayo y gran canciller de la universidad editora. En su lugar figura la delicada figura de Nuestra Señora de Guadalupe con sus elocuentes palabras: "¿No estoy aquí yo, que soy tu Madre?".

En la introducción se da cuenta del modo más coherente, según la teología, la historia y el sentido común, que si "María es la Estrella matutina que precede al Sol que es Cristo… convirtiéndose en "el prototipo de la presencia viva de la mujer en la inculturación del evangelio" (p.7) así sucederá en la aurora de la evangelización americana y a lo largo de toda su historia.

Destaca el autor cómo "el amor singular de Madre para con los hijos latinoamericanos, posee matices y rasgos maternales muy característicos y entrañables. Siempre que se aparece o se manifiesta, se dirige a sus hijos con palabras y hechos llenos de profunda ternura. Sus manifestaciones y palabras llegan a lo hondo del corazón porque van impregnadas de cariño" (p.7)

Como preámbulo se inserta la descripción de la Virgen del Pilar, a la que pone fecha exacta dos de enero del 40, y que recoge la tradición según la cual la Virgen María, estando aún viviendo en Jerusalén, se presenta (no se "aparece") en carne mortal al apóstol Santiago, en Zaragoza, y pide levantar una Iglesia para dispensar sus favores.

El P. Esteban señala la feliz coincidencia entre la celebración de la fiesta del 12 de octubre desde tiempo inmemorial y la llegada al Nuevo Mundo de la nao Santa María. Del mismo modo, Nuestra Señora de Guadalupe, en México, se hace presente en la tilma de Juan Diego y manda construir un templo "para allí demostrar todo su amor".

Los destinatarios de sus palabras y de su mensaje son almas francas, sencillas, humildes, pobres, sin dobleces, muy buenas... ¡niños al fin! Todos los que recibieron estas "visitas" de María fueron auténticos evangelizadores enamorados de la Virgen. Se registran sus nombres: Guatícaba, bautizado con el nombre de Juan Mateo, de la República Dominicana, mártir en 1496 Los mexicanos Cristóbal (1527), Antonio (1529) y Juan (1539) oriundos de México, San Juan Diego (1531) el vidente de Guadalupe; Gregorio López, 1596, Sebastián Aparicio, "santo carretero", 1600, el "Negrito" Manuel de Argentina, Beata Mariana de Jesús (1645) "azucena de Quito", Tito Cusi Yupanqui, Sebastián Quimichu, en Perú...

En América surgieron advocaciones propias de cada país, en el modo y manera más fiel a su identidad específica y culturas ancestrales, como lo muestran sus bellos y armoniosos nombres: Guadalupana, Aparecida, Suyapa, Coromoto, Treinta y Tres, Cobre, Cocharcas, Luján, Chiquinquirá...Esto le hará constituir un principio de identificación, unificación y surgimiento de la Patria amada. A Ella acudirán para reafirmar sus valores cuando están amenazados por intereses malsanos que quieran arrancarle el timbre de gloria de cristiana y católica. De ahí que por ejemplo Argentina o Cuba hasta en su misma bandera patria el color azul se deba al manto azul de la Virgen. "María es la Patrona, la Guardiana, la Mariscala, la que vigoriza la raíz de la unidad nacional en su identidad y en su destino" (p.151)

María, Madre de Jesús y Madre nuestra "viene a ser como el nudo de seda que ata, fuertemente, sin apretaduras subyugantes, la cultura hispánica con la autóctona y la africana originando la cultura mestiza, hija vigorosa y espléndida del feliz entramado entre América, África y Europa" (p.11).

Entre las numerosas advocaciones se ha privilegiado las narraciones más clásicas y documentadas.

De forma didáctica, se presentan las naciones dispuestas en orden alfabético. En primer lugar, Argentina, con Nuestra Señora de Luján. De la que se ofrece una foto de su imagen (en blanco y negro en cada capítulo y una selección a todo color en las páginas centrales), la historia de la advocación y su culto, seguido de una síntesis de la historia de la iglesia de la nación y de la bibliografía usada que se brinda un texto. Lo mismo se hará con los veinte países restantes: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República dominicana-Santo Domingo, Uruguay y Venezuela.

Si tuviésemos que seleccionar algunos relatos emocionantes estaría el de la Virgen de Copacabana y su devoto y escultor Francisco Tito Yupanqui, a punto de ser declarado siervo de Dios, la de Guadalupe con una espléndida síntesis del relato y retrato de Juan Diego, y para el caso peruano, Nuestra Señora de Copacabana de Lima con la que "se llenaron dos cálices de aquel sobrenatural licor (sudor)" –en frase de Santo Toribio, y Nuestra Señora de Cocharcas, "más bella que la flor de Amancay" y el indio Sebastián Quimichu, según el relato de Pedro Guillén en 1625 y el bello librito de Monseñor Enrique Pélach i Feliu.

Se añade en esta edición la entrañable advocación arequipeña de "Nuestra Señora de la Candelaria de Chapi" con un tierno subtítulo proveniente del habla popular "la Mamita de los lonccos" y que concluye con una bellísima oración en ese lenguaje (pp.120-123).

Culmina con un argumento lógico contundente: "Dios quiera y la Virgen María, Estrella de la Primera evangelización, sea también, impostergablemente, la de la Nueva Evangelización renovada" (p.151).

Agradecemos a su autor el gesto de editar y actualizar con leves retoques esta obra agotada a la que deseamos –gracias a la presencia planetaria de Paulinas- una difusión universal de lo más auténtico del genio latinoamericano surgido al calor de Aparecida del que el Papa Francisco es el mejor representante.

 

José Antonio Benito


Fecha Publicación: 2018-12-07T10:08:00.000-08:00

TESINA EN EL IESP CEPEA SOBRE INFLUENCIA DEL PROGRAMA "BÁLSAMO CATÓLICO CON EL PADRE CARLOS ROSELL" EN LA RED SOCIAL DE YOUTUBE, AÑO 2017

 El pasado 6 de diciembre FREDDIE ARMANDO ROMERO PAREDES presentó su proyecto de Investigación por el que se la concedido el Título Profesional Técnico de Ciencias de la Comunicación

La tesina profundiza el mensaje y la influencia en la vida cotidiana de la feligresía gracias al programa "Bálsamo Católico con el Padre Carlos Rosell" que se graba y cuelga en YouTube en el canal de Freddie Armando Romero Paredes.

La producción destaca en el acercamiento a Dios, donde se establece diversas formas de amor al prójimo mediante la cultura de valores a través de enseñanzas, moralejas y principios establecidos por Jesucristo, la Virgen María y los santos reconocidos oficialmente por la iglesia católica.

Cuando el programa "Bálsamo Católico", apareció en el 17 de abril del 2014, solamente tenía 700 seguidores. Pero en los años posteriores, tras realizar algunos cambios al formato con ayuda del Padre Carlos Rosell de Almeida y el Padre Augusto Sakihama, sumó más seguidores en el 2017 y en lo que va del año 2018 ya nos ven 1044 personas.

El programa católico le permitió al autor tomar conciencia de la vida que estaba llevando, reivindicándose con su religión católica y dar comienzo a una nueva vida en la que estuviese presente Dios, "el cual comparto como productor con el conductor, Padre Rosell, para dejar una huella en los seguidores de Twitter en el mundo".

En uno de los apéndices (n. II), incluye la entrevista que me hizo el autor para su trabajo:

Entrevista. Por Freddie Armando Romero Paredes

José Antonio Benito Rodríguez: "Resulta como le sucedía a don Quijote con el Bálsamo Fierabras que era un reconstituyente, una energía que te ayuda a caminar"

 

Conversamos con José Antonio Benito Rodríguez sobre Evangelización. Benito Rodríguez es, actualmente, director del Instituto de Estudios Toribianos y decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica San José. Él es, además, bloguero en jabenito.blogspot.com, historiador, conductor de programas en Pax Televisión y Radio María y miembro de Cruzados de Santa María y de la Milicia de Santa María. Asimismo, José Antonio ha escrito libros como "Señor de los Milagros, Identidad de un Pueblo" y "Francisco, el Papa de Todos", los cuales se pueden encontrar en las Librerías Paulinas.

 

1.      ¿Cómo ayuda el Bálsamo Católico en la evangelización?

 

Creo que lo más importante es que busca lo palpitante, lo actual y va al lugar de los hechos. Ayuda a que la evangelización sea efectiva, sea rápida y pueda ser incluso global y hasta planetaria.

 

2.      ¿Qué efecto tiene el Bálsamo Católico en los que escuchan y ven los videos?

 

Para decirte algo muy concreto, a mí me encantaría escuchar directamente al Padre Carlos Rosell por sus cualidades, por lo bien que lo prepara, cómo llega; pero, me da pena no poder estar. Gracias al Bálsamo Católico, todos los que estamos en Lima podemos escucharle, estar presente y no solamente los de Lima, sino que puede llegar a todo el mundo. Claro, para eso hace falta que alguien vaya allá directamente. Y el Bálsamo Católico, como bien dice su título, resulta como le sucedía a don Quijote con el Bálsamo Fierabras que era un reconstituyente, una energía que te ayuda a caminar. Entonces, el Bálsamo Católico te lleva y te hace estar presente junto a esta persona como lo es el Padre Carlos Rosell fundamentalmente. Y lo mismo sucede con otras personas a las que se está grabando.

 

3.      ¿Crees que el Bálsamo Católico es un buen aliciente para los enfermos, desanimados y atribulados?

 

No solamente lo creo, sino que lo experimento. Y no solamente para los enfermos y atribulados, sino que para los que aparentemente estamos bien; pero, sobre todo deberíamos estar mejor porque un bálsamo no solamente cura, sino que también es como un reconstituyente que te fortalece. Entonces, el bálsamo es el que te da energías físicas; el Bálsamo Católico te da energías espirituales. En definitiva lo que el Papa Francisco quiere es que se combata la asedia, que se combata la tristeza, que se combata la indiferencia, que se combata la atonía. Y el Bálsamo Católico justamente responde a esa petición del Papa porque te da vitaminas, te da energías, te ayuda a caminar con lo que llamaban los teólogos, la parrecilla. O sea, el entusiasmo por la evangelización.

4.      ¿Crees que casos como el Bálsamo Católico y el Correo Mariano se deben repetir y multiplicar en el mundo católico, en el mundo actual?

 

Gracias a Dios hay más iniciativas. Has citado el Correo Mariano, el Bálsamo. Pero, por ejemplo, Catholic Link, Aleteia, Infocatólico, también ACIPRENSA, Zenit. Gracias a Dios se van multiplicando estas agencias que tienen ese cometido de facilitar, de multiplicar la evangelización. El mayor número, pero de la mejor manera y con el evangelio integral.

 

5.      ¿Qué es evangelización y cuál es la importancia de evangelizar?

 

Es llevar el evangelio a los demás, esto es la "Buena Nueva", anunciar a Cristo y la importancia es decisiva porque es ayudar a que todo ser humano se encuentre con Cristo que es la buena noticia, que es Dios hecho hombre y es el hombre Dios.

 

6.      ¿Cómo se origina la evangelización?

 

La evangelización se origina por la aceptación del evangelio, por la recepción de la "Buena Nueva", por la conversión en Cristo, por recibir la alegría más grande que puede haber por ser hijo de Dios.

 

7.      ¿Cuáles son las etapas o períodos de la evangelización? ¿Cuáles han sido los momentos de crisis y apogeo?

 

Hay grandes momentos en la historia de la evangelización de la iglesia. La antigua que tiene que ver con el momento de los mártires, ese momento también de los grandes padres de la iglesia, la edad media que es cuando se construye la cristiandad, sobre todo en torno a Europa. Luego ya pasaríamos a la edad moderna, donde en torno al renacimiento van a surgir grandes órdenes como la Compañía de Jesús, y se abren las fronteras sobre todo para la evangelización de América, Asia con Francisco Javier. Luego, tendríamos la etapa contemporánea, a partir del siglo XVIII, después de la expulsión de la Compañía de Jesús de varios lugares, donde estaban los dominios de España, Hispanoamérica, y tiene que haber un reajuste, una readaptación para ser sustituidos por los franciscanos, también por otras órdenes, por los diocesanos. Ya en el siglo XIX vuelve a surgir la Compañía de Jesús. El siglo XIX es cuando tiene que enfrentar las ideologías, el liberalismo, el marxismo, el cientifismo. El Concilio Vaticano I va a dar respuesta a toda esta problemática. Y el siglo XX, lo más importante es el Concilio Vaticano II y es un momento en que la iglesia va a llevar el evangelio a todo el mundo.

 

8.      ¿Cuáles han sido los tipos de evangelización?

 

Podemos decir que por una parte, relacionado con el ser humano, evangelización para niños, para jóvenes, para adultos, para ancianos, para mujeres, o sea es una evangelización personalizada. También podemos hablar de una evangelización, diríamos desde la cabeza, desde la jerarquía. Y luego, también, otro tipo de evangelización, podríamos decir capilarmente, de tú a tú, de alma a alma. Otro tipo de evangelización es impositivo. Y otro tipo de evangelización puede ser inculturado, o sea, que uno tiene muy en cuenta a las culturas a las que va evangelizar. Entonces, busca lo más positivo de todas las culturas, se adapta a ellas en lo que tienen de positivo y es como un puente para llevar a Cristo.

 

9.      ¿Qué misiones de evangelización se han emprendido en el Perú y en el mundo?

 

En el Perú, desde un primer momento, las órdenes religiosas buscaron el llevar lo específico del cristianismo; pero, con el carisma propio de las órdenes. Los franciscanos, la pobreza; los dominicos, sobre todo la predicación; los mercedarios, la redención de cautivos; los agustinos, sobre todo el cultivo de la liturgia; los jesuitas, sobre todo a través de los ejercicios espirituales. La evangelización en las doctrinas. Y en el mundo, tanto como los carismas que han ido surgiendo de las distintas órdenes, de los distintos movimientos. El espíritu santo ha suscitado miles de carismas que enfatizan algunos de los puntos clave del evangelio como pueden ser virtudes, como pueden ser aspectos importantes como los laicos enfatizan sobre todo la profesión, no separarse del mundo, sino que buscan sobre todo es hacer de puentes entre el mundo y la iglesia, y, la iglesia y el mundo.  Son el corazón de la iglesia en el mundo y el corazón del mundo en la iglesia.

 

10.  ¿Qué razón de ser tienen los santorales como medio de evangelización?

 

Presentar a los santos como evangelios vivos en el aquí y en el ahora. La palabra de Dios es el evangelio hecho carne en una persona, en el santo.

 

11.  ¿Qué razón de ser tienen las festividades como medio de evangelización?

 

Celebrar festivamente un santo, celebrar festivamente una advocación mariana o también un santuario, algo particular de Cristo, una misión. Por ejemplo: el Señor de los Milagros, lo que se tiene en cuenta es sobre todo la misericordia de Dios en un pueblo concreto como es el pueblo peruano. Eso hace que a través de su cultura, a través de sus modos de ser se acercan a Cristo de una manera familiar y con todos los ingredientes tanto en la comida, tanto en la música, tanto en la forma de vestir. De alguna manera es vivir con alegría, festivamente un hecho significativo, una advocación o también un santo.

 

12.  ¿Qué razón de ser tienen los ritos y ceremonias como medio de evangelización?

 

Adaptarse a las particularidades, a los modos culturales que son propios de una sociedad. Y eso ayuda a que el cristianismo se haga como más vivo, se haga más familiar, se haga más carne.

 

13.  ¿Qué rol cumple el Vaticano o Santa Sede en el proceso de evangelización?

 

Es la autoridad, es el centro, es quien regula la evangelización, quien anima, quien encauza, viene a ser también el alma, el árbitro, recoge también todas las inquietudes y ayuda a que se beneficie el mayor bien al mayor número.

 

14.  ¿Qué rol cumplen las diócesis en el proceso de evangelización?

 

Es el territorio que se encomienda a un obispo. Entonces, ayuda mucho la planificación particular de esa geografía, de esa jurisdicción y, sobre todo, ayuda a hacer memoria de lo que se ha vivido en esa diócesis. Hay un plan pastoral que sirve como programa, sirve también para ir aplicando a una zona territorial, jurisdiccional, concreta que está presidida por un obispo.

 

15.  ¿Qué rol cumplen las parroquias en el proceso de evangelización?

 

La parroquia viene a ser como una comunidad dentro de una comunidad mayor que es la diócesis. En este sentido ayuda a que todas las personas vivan la fe de una manera mucho más familiar, de una manera más cordial.

 

16.  ¿Cuál es la situación actual de la evangelización en el Perú?

 

Pienso que está viviendo una mayoría de edad. Como ha dicho el Papa, el Perú es una tierra ensantada, ha sido evangelizada por santos y los tenemos como modelos no solamente en la época del virreinato, sino también en la época actual. Y se va logrando una evangelización mucho más en profundidad. Ya tenemos incluso órdenes religiosas, movimientos que han brotado aquí en el Perú, que tienen vocaciones y que, incluso, están dando frutos apostólicos en otras diócesis, fuera incluso del Perú. Entonces, yo pienso que es un momento muy rico de madurez y que se está abriendo a otras realidades que quizás todavía no ha llegado como pueden ser institutos seculares, movimientos laicales. Y pienso que es un desafío, que estos grupos sean más responsables y sean todavía más protagonistas.

 

17.  ¿A qué se debe la existencia de cristianos perseguidos?

 

Se debe en principio al mal en el mundo, al diablo que mete esta cizaña, a la falta de respeto todavía como una consecuencia del pecado original y de alguna manera es el misterio de la cruz que nos tiene que animar a ser co - redentores con Cristo.

 

18.  ¿Cómo el mundo y la iglesia católica con el Papa a la cabeza pueden ayudar a los cristianos perseguidos?

 

En primer lugar, con la oración; en segundo lugar, dando a conocer la cruz que están viviendo; en tercer lugar, también a través de donativos podemos ayudarle; cuarta, podemos también escribirles, podemos hacer campañas de ayuda, también podemos hacer manifestaciones en contra de estados que están persiguiendo, luchando por los derechos humanos y, sobre todo, vivir ese martirio como ellos en nuestra tarea cotidiana.

 

19.  ¿Tenemos que esperar a que los cristianos perseguidos pasen por el martirio para luego ser canonizados?

 Con la oración ayudamos a los cristianos perseguidos. En segundo lugar, luchar para que se respeten los derechos humanos donde están siendo perseguidos porque es intolerable que en la actualidad se persiga por motivos ideológicos, por motivos de fe, sobre todo cuando hay una declaración de derechos humanos que lo debe respetar. Y los que han vivido el martirio, por una parte, respetar; por otra parte, introducir la causa para que sean declarados mártires y en la medida de lo posible sirvan como modelo para todos nosotros. Como decía Tertuliano, los mártires son semillas de nuevos cristianos. Y tienen que darnos a nosotros unas pautas, pues como decía San Francisco, si ellos lo hicieron, yo también tengo que hacerlo. Tengo que ser mártir en mi vida para que la cruz sea una cruz gloriosa.


Fecha Publicación: 2018-12-07T04:37:00.000-08:00

e (Paulinas, Lima, 2018, 142 pp)  

 

El autor tiene la virtud de darnos lo mejor del mensaje de Fátima, libando sus más valiosas esencias como son los escritos de la Hermana Lucía, las biografías más completas y los mensajes de los papas, actualizándolo todo después de la canonización de los dos pastorcillos Jacinta y Francisco y la partida para el cielo de Lucía.

Y, como es costumbre, en el autor, conjuga su saber teológico, la vivencia espiritual, el celo  pastoral y su gracia inigualable en el decir. Con toda hondura sin perder en sencillez y belleza. Vamos, que hay que leerlo, saborearlo, orarlo, para vivirlo.


Fecha Publicación: 2018-11-30T12:55:00.001-08:00

Simón Bolívar y Palacios

Imagen
Simón Bolívar y Palacios
Biografía

Bolívar y Palacios, Simón. El Libertador. Caracas (Venezuela), 24.VII.1783 – Santa Marta (Colombia), 17.XII.1830. Político independentista, libertador.

Político criollo venezolano propulsor de la independencia política y de la unión de todas las naciones de la América española bajo sistema constitucional. Desciende de una familia española instalada en Venezuela en el último tercio del siglo XVI. En el siglo XVIII, los Bolívar adquieren un fuerte arraigo, pues cuando nace Simón cuenta con ciento treinta antepasados conocidos. Los Bolívar son, pues, criollos acomodados en la sociedad provincial venezolana, ricos y poderosos en sus plantaciones de cacao, con indios de encomienda y esclavos negros. El padre de Simón Bolívar fue Juan Vicente de Bolívar y Ponte, coronel del Batallón de Milicias de Blancos Voluntarios de los Valles de Aragua, que contrajo matrimonio con Concepción Palacios y Blanco, de cuya unión nacieron cuatro hijos: María Antonia, Juana, Juan Vicente y Simón. Quedaron huérfanos de padre el 19 de enero de 1786 y de madre el 6 de julio de 1792. Los cuatro quedaron bajo tutoría de su abuelo materno, Feliciano Palacios y Sojo y, de modo particular, Simón quedó bajo el cuidado de su tío, adinerado sacerdote, Juan Félix de Aristeguieta y Bolívar, que en su testamento dejó a Simón toda su inmensa fortuna. Es de destacar en la biografía de Bolívar la inexistencia de vida familiar; fueron sus tutores quienes se ocuparon de su educación que por epistolario de Bolívar se sabe que fueron el agustino fray Francisco de Andújar, el eminente humanista Andrés Bello y su verdadero maestro y mentor Simón Carreño Rodríguez, que fue uno de los empleados del abuelo y tutor de Simón. En la hacienda "San Mateo", Carreño Rodríguez llevó a cabo la etapa educativa más decisiva de Simón Bolívar, en los principios de la Ilustración, sobre todo tomados del Emilio de Jean Jacob Rousseau, hasta consolidar la personalidad de Simón Bolívar, que en esa época ingresó en las milicias de los valles de Aragua consiguiendo en un año el grado de subteniente.

La formación de Simón Bolívar alcanzó máxima dimensión con su viaje a las grandes potencias del mundo occidental: España, Francia, Italia, Inglaterra y Estados Unidos, en donde conoció una considerable variedad de ideologías políticas en un momento histórico en que las relaciones internacionales adquirían una nueva estatura como consecuencia de la tensa década 1773-1783 en la que, el año en que nace Simón Bolívar, se produjo la conjunción de comercio, guerra, diplomacia, en la que irrumpe la fuerte tensión intelectual gran colonialismo-descolonización que, en el orden político internacional, se corresponde con el doble término revolución-restauración (1776-1815) cuya doble onda long run tanto influyó en el pensamiento, comportamiento y acción históricos de Simón Bolívar. Los viajes —fueron tres— maduraron la personalidad política del criollo caraqueño desde el punto de vista político, intelectual, republicano, haciéndole decididamente partidario de las metas y caminos revolucionarios, de modo particular cuando quedó viudo de su joven esposa española María Teresa Rodríguez del Toro y Alaysa, con la que contrajo matrimonio el 15 de mayo de 1802 y de la que quedó viudo el 22 de enero de 1803. Este hecho fue determinante en la decisión final de Bolívar de romper con España, llevándole por el camino de la ruptura, sellada en el juramento del monte sacro de Roma que, a su vez, está inspirado en la estética revolucionaria del pintor David y muy concretamente en el cuadro El juramento de los Horacios.

Bolívar regresa a Caracas en 1807, a una sociedad criolla venezolana, que se asentaba en una estructura básica de cabildos, ayuntamientos y regimientos locales con una marcada pauta de fragmentación localista, y en la que había anidado el movimiento revolucionario. Bolívar se unió al movimiento de independencia seducido por la figura del "precursor" Francisco de Miranda que era, en realidad, un eslabón más de la cadena de revueltas que se dieron durante el siglo XVIII: Andresote (1730-1733); en 1740 el levantamiento de Juan Francisco de León; en 1781 la insurrección de los comuneros de Mérida; en 1795 la del mulato José Leonardo Chirinos y a finales de siglo la conspiración de Gual y España. Junto a intereses económicos, se defienden los principios de tolerancia, libertad, igualdad y fraternidad. Además, tienen incidencia los cambios que, desde España, se hacen con la idea de dar otra dimensión al dominio americano, lo cual ocurre en una doble vertiente: si durante la monarquía austriaca hubo una sujeción patrimonial a la Corona ampliamente sustentada por las universidades en las que, principalmente, enseñaban jesuitas y dominicos; en el siglo XVIII esta idea continuó con los Borbones, aunque con un sesgo liberal; las reformas de Carlos III concibieron las posesiones ultramarinas como un sector productivo cuyo principal fin era de subordinación a la metrópoli, objetivo logrado a través de una intensa labor reformista. Y es en este sistema productivo donde se configura el oleaje revolucionario, pues en América estaba controlado por los hacendados criollos propietarios de grandes plantaciones de cacao y café, "mantuanos" y "grandes cacaos", que ante la presión de España se situaron a favor de la revolución, lo que tuvo como respuesta que la población india y negra buscara el amparo en las instituciones españolas, lo que provocó una distensión en la sociedad americana y dificultó la posibilidad de reclutar más indígenas y negros para la causa revolucionaria. Quien sí tuvo posibilidad de hacerlo fue el asturiano José Tomás Boves que llegó a reclutar un formidable ejército de "llaneros". Bolívar reconoce este factor social en la Carta de Jamaica (1815), en la que explica la derrota inflingida por Boves en su primera intervención bélica en la guerra de independencia: "Seguramente la unión es lo que nos falta para completar la obra de regeneración".

La decisión e intervención de Bolívar en el discurso de la Independencia tiene dos etapas; una, en la que todavía no tiene formado un proyecto intelectual, consistente en conseguir para la América española peso en la política internacional. El proyecto bolivariano cristaliza en un esquema categorial que para el historiador venezolano Carrera Damas se estructura en tres niveles: primero "independencia", seguida de una "integración" multiterritorial para salir de la estrechez provincialista y lograr una ecuanimidad continental que condujese a un nuevo "orden constitucional".

Este proyecto adquiere consistencia mediante la interacción de tres factores históricos que obligan a Bolívar a entrar en un proceso de reflexión que condujo al esquema categorial señalado anteriormente, construido por Carrera Damas. Para comprender el esquema histórico de Bolívar hay que señalar dos etapas, separadas por el año 1815. Entre 1807 —fecha de su regreso a Caracas— y el año 1815, los acontecimientos son muy significativos para la incorporación de Bolívar al movimiento de independencia. Se centra en la acción revolucionaria de la burguesía criolla venezolana que había conseguido desarrollar —de modo especial en Caracas— un clima intelectual de opinión que reclamaba la formación de una Junta para proveer el nacimiento de la Primera República, como ha explicado en sus estudios el historiador venezolano Carracciolo Parra Pérez.

El 9 de julio de 1810 la Junta enviaba las misiones al mundo anglosajón: Simón Bolívar, Andrés Bello y Luis López Méndez, a Londres; Juan Vicente Bolívar y Tomás Orea, a Estados Unidos. Para participar y presidir esta misión, Bolívar sufragó los gastos del viaje con la esperanza de conseguir la reincorporación de Francisco de Miranda, instalado en Londres a finales de 1784. Tras un largo viaje por Europa, regresó a la capital del Támesis en junio de 1789, donde mantuvo una serie de entrevistas con William Pitt en el transcurso de las cuales proporcionó al primer ministro británico importante información sobre población, fortificaciones, estado de la marina, de las fuerzas regulares del ejército, las milicias provinciales, de las provincias americanas "sujetas a una opresión infame".

En el viaje a Inglaterra, Bolívar consiguió la promesa de Miranda de regresar a Venezuela, lo cual no fue muy del agrado del prudente conservadurismo de la Junta, vencido por el radicalismo bolivariano, mediante la presión ejercida desde la Sociedad Patriótica que se inclinó abiertamente hacia el federalismo de la Primera República. Una comisión integrada por Germán Roscio, Fernando Toro y Francisco Isnardi, redactó la Declaración de Independencia de la Confederación Americana de Venezuela, aprobada en diciembre de 1811. El federalismo condujo a discrepancias, disensiones y violentos levantamientos contra la República, en el oriente y occidente de Venezuela. La guerra civil termina con un tremendo fenómeno sísmico que asoló la región, destruyó varias ciudades y sembró el miedo en la población, mientras se producía una reacción del ejército español dirigido por el general Domingo Monteverde desde Coro, que avanzó por territorio venezolano recibiendo la adhesión de muchos pueblos. Bolívar perdió la plaza de Puerto Cabello y solicitó urgente apoyo a Miranda que no pudo dárselo. Caído el prestigio de Miranda, es el propio Bolívar quien lo hace prisionero, lo entrega en La Guayra al comandante del puerto y obtiene salvoconducto de Monteverde para regresar a Caracas, pero se dirige a Cartagena de Indias (en Nueva Granada) e inicia un desesperado intento de reunir un ejército. Con el Decreto de Guerra a Muerte comienza lo que se ha llamado la Campaña Admirable que es, en realidad, el comienzo de la Segunda República, centrada de una manera total en la figura, la voluntad y el pensamiento constitucionalista de Simón Bolívar y una inevitable guerra social pues, el enfrentamiento armado entre patriotas y realistas puso en movimiento importantes masas que, hasta entonces, estaban adormecidas o controladas en sus respectivos quehaceres. El carácter social de la guerra adquirió una gran ferocidad por el levantamiento de las montoneras de los Llanos de Venezuela, bajo el impulso del asturiano José Tomás Boves. A partir de 1813, la terrible caballería de los llaneros supuso el final de la Segunda República de Bolívar.

Las tropas de Bolívar quedan destruidas en el choque con los llaneros que obtienen una decisiva victoria en La Puerta, mientras un segundo choque en Aragua destroza los restos del ejército republicano mandado conjuntamente por Bolívar y Mariño, que se ven obligados a huir en un pequeño velero a la isla Margarita, desde donde Bolívar se dirige a Cartagena de Indias. En julio de 1814 los llaneros de Boves y Morales entran en Caracas, sometida al saqueo y el terror. En las batallas de la Sabana del Salado y Urica se consuma la destrucción final del ejército revolucionario, pero en la última muere Boves de un lanzazo.

Comenzaba un repliegue para los independentistas. En año 1814 es el del regreso al trono de España de Fernando VII. Pronto se organizó una expedición integrada por diez mil quinientos soldados en cuarenta y dos buques de transporte y dieciocho navíos de guerra, a cuyo frente figuraba el general Pablo Morillo. Bolívar renuncia a su mando y, en mayo de 1815, se exilia a Kingston, en la isla inglesa de Jamaica.

La estancia de Bolívar en Jamaica supuso, ante todo, una etapa de reflexión que se pone de manifiesto en un proyecto constitucional junto con un lineamiento de revolución continental, como puede apreciarse en el importante documento —eminentemente político— que es la Carta de Jamaica donde aparece el enérgico optimismo contestatario, junto a una poderosa llamarada profética en la que su pensamiento abandona, de hecho, el provincialismo para adquirir una visión continental, erigiéndose en el principal defensor de la soberanía hispanoamericana; el gran acto de cooperación y colaboración que se había alcanzado en Cádiz con la Constitución de 1812, frente al intento de Fernando VII de reconstruir el antiguo edificio absolutista.

En 1815 en la mente de Bolívar germinó la idea de cambiar de modo radical las bases sociales de la revolución de independencia. En la Carta de Jamaica (1815) y el Discurso de Angostura (1819) puede advertirse la teoría de la ruptura sin ninguna clase de entendimiento y la formulación de un Estado republicano de ámbito continental, sin duda inspirado en el modelo norteamericano de 1787. En todo caso, ambos documentos constituyen la expresión, de una potente energía política, de alcanzar como meta última la Independencia. El Discurso de Angostura es el documento de teoría constitucional de mayor densidad escrito por Bolívar. Inicia una línea que ya no se interrumpe y que, como advierte Carrera Damas, debe ser puesto en relación explicativa con el Mensaje al Congreso Constituyente de Bolivia (25 de mayo de 1826) y elMensaje a la Convención de Ocaña (29 de febrero de 1828).

Se trata de una línea de pensamiento teórico simultánea con el desarrollo de la campaña continental que ofrece hitos muy característicos desde los Andes a Carabobo: Congreso Constituyente de la Villa del Rosario de Cúcuta; campaña sobre el virreinato de Perú; Pichincha, Conferencia de Guayaquil, con San Martín, hasta culminar el proyecto andino con la creación de Bolivia y las dos decisivas batallas de Junín y Ayacucho. La pasión política de Bolívar se ha explayado desde 1815 a 1824 en la doble empresa militar y constitucional de la vida nueva que quiso crear en la América española.

Al final de su vida, enfrentado con la realidad social, las ambiciones personalistas, tanto populares como elitistas, produjeron la entrada de Bolívar en una espiral de frustración que en su ideología política personal giraba en torno a una doble cuestión: por una parte, la Constitución de Bolivia que el 16 de agosto de 1826 consiguió fuese adoptada por Perú. Era una carta constituyente fuerte que, sin violar las tres unidades, revocaba desde la esclavitud para abajo, todos los privilegios, reforzando el poder presidencial. En ello se contiene el pensamiento republicano del Libertador, que no era el mismo de toda la opinión hispanoamericana. También el prestigio militar se resentía. El levantamiento de Páez contra el orden impuesto en Venezuela por Bolívar se había unido al rechazo de la unión con Colombia y existía un fondo permanente de tensión y antagonismo entre militares y civiles. Páez se hizo portavoz del descontento y convocó (6 de enero de 1826) una conferencia populista en el monasterio de San Francisco, creando una fuerte tensión con las instituciones gubernamentales —Congreso y Cabildo— pues ello suponía la violación de la constitución de Cúcuta y la inevitable toma por Páez del mando militar en la ciudad de Valencia. La segunda cuestión fue la convocatoria de la Asamblea de Panamá (1826) para conseguir la unión continental que debía mantenerse entre las repúblicas mediante una Confederación. La unión era para Bolívar el mejor remedio contra la anarquía. No consiguió, tras la convocatoria, respuesta unánime, quedando reducida la participación a Colombia, México, Perú, Chile y las Provincias Unidas de Centroamérica. El resultado principal de la Asamblea de Panamá fue demostrar la posibilidad de contraste de opiniones políticas, de modo que pudiesen fortalecer los vínculos y relaciones fraternales de las naciones que van apareciendo en el tejido histórico de Iberoamérica.

El edificio pensado por Bolívar concluyó cuando acabó la guerra. Ruptura con Páez, con Santander, con la aristocracia limeña que consiguió la anulación de la Constitución bolivariana. El edificio republicano construido por el Libertador se resquebrajaba. Los intentos por mantenerlo fracasaron en la Convención de Ocaña, donde la oposición que, sin serlo, se llamaba democrática, caracterizaba el otro polo, representado por Bolívar, la dictadura. El pronunciamiento de Bogotá hizo que Bolívar asumiese plenos poderes, prácticamente dictatoriales, lo que condujo a la rebelión colombiana contra su dictadura pretoriana. A ello se añadió la invasión del ejército peruano del general-presidente La Mar; la rebelión del general de su máxima confianza, José María Córdoba, como consecuencia del rencor. Bolívar, ya gravemente enfermo, presentó su dimisión ante el Congreso colombiano e inició su retirada con la idea de hacer un último viaje a Europa, cosa que tampoco pudo cumplir. Acompañado de un reducido número de amigos y ayudantes inició el lento descenso del río Magdalena recibiendo constantemente noticias de la fragmentación de la América española, la muerte de su más directo colaborador en la guerra, el general Sucre, y la disidencia de Venezuela, minaron más, si cabe, su delicada salud. A las doce de la mañana del día 17 de diciembre de 1830 murió en la finca de recreo del hidalgo español Joaquín de Mier en San Pedro Alejandrino, cura de Santa Marta.

 

Obras de ~: Colección de documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú, Simón Bolívar, para servir a la historia de la independencia de Suramérica 1826-1830, compilada por Cristóbal de Mendoza, Francisco Javier Yanes y Antonio Leocadio Guzmán, Caracas, Imprenta de G. F. Devisme, 1826, 22 vols.; Documentos para la historia de la vida pública del Libertador de Colombia, Perú y Bolivia, compilada por José Félix Blanco y Ramón Azpurcía, Caracas, 1875- 1877, 14 vols.; Simón Bolívar, obras completas, comp. y notas de V. Lecuna, con E. Barret de Nazaris, La Habana, Editorial Lex, 1947;Discursos, proclamas y epistolario político, ed., pról. y notas de M. Hernández Sánchez-Barba, Madrid, Editora Nacional, 1975; Obras completas, Caracas, Universidad Simón Rodríguez, 1975; Doctrina del Libertador, pról. de A. Mijares (compil.), notas y cronología de M. Pérez Vila, Caracas, Ayacucho, 1976; Simón Bolívar fundamental, compil. por G. Carrera Damas, Caracas, Monte Ávila Editores, 1992-1993.

 

Bibl.: M. André, Bolívar y la democracia, Barcelona, Araluce, 1924; L. Perú de Lacroix, Diario de Bucaramanga, estudio crítico y reproducción literalísima del manuscrito original de L. Luis Perú de Lacroix; con toda clase de aclaraciones para discernir su valor histórico por monseñor Nicolás E. Navarro, Caracas, Tipografía Americana, 1935; S. de Madariaga, Bolívar, México, Hermes, 1951, 2 vols.; F. Cuevas Cancino,Bolívar, el ideal panamericano del Libertador, México, Fondo de Cultura Económica, 1951; D. F. O'Leary,Memorias del General O'Leary, pról. de N. E. Navarro, Caracas, Imprenta Nacional, 1952, 6 vols.; F. A. Encina,Bolívar y la independencia de la América Española, Santiago de Chile, Nascimento, 1954; J. L. Busaniche,Bolívar visto por sus contemporáneos, México, Fondo de Cultura Económica, 1960; M. Hernández Sánchez-Barba, Historia Universal de América, Madrid, Guadarrama, 1962, 2 vols.; D. Bushnell (ed.), The Libertator Simón Bolívar Man and Image, New Cork, A. Knopf, 1970; E. Colombres Marmol, La entrevista de Guayaquil. Hacia su esclarecimiento, Buenos Aires, Eudeba, 1972; F. de la Barra, La Campaña de Junín y Ayacucho,Lima, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, 1974; I. Lieano, Bolívar,Caracas, Ministerio de Educación, 1974; J. Lynch, Las revoluciones hispanoamericanas 1808-1826, Barcelona, Ariel, 1976; L. Zea, Simón Bolívar. Integración de la libertad, México, Edicol, 1980; J. L. Salcedo-Bastardo,Visión y revisión de Bolívar, Caracas, Monte Ávila, 1981; N. Martínez Díaz, Simón Bolívar, Madrid, Arlanza, 2003; G. Carrera Damas, "Génesis teórica y práctica del proyecto americano de Simón Bolívar", en Historia General de América Latina, t. V, Crisis estructural de Sociedades implantadas, Paris, Unesco, 2003; A. Hernández Ruigómez, Simón Bolívar, Madrid, Dastin Expat, 2004; M. Hernández Sánchez-Barba, Simón Bolívar. Una pasión política, Barcelona, Ariel, 2004.

 

Mario Hernández Sánchez-Barba


Fecha Publicación: 2018-11-28T04:15:00.001-08:00

 

 

Mesa redonda "Un jesuita glocal: Samuel Fritz" el 27 de noviembre en el Centro Cultural de la Universidad San Marcos

Pude asistir al evento y salí muy complacido. Nada más llegar me encontré con el Dr. Aristóteles Alvarez (Autor de "En busca de la memoria perdida: Samuel Fritz y la Fundación de Yurimaguas").quien tuvo la generosidad de obsequiarme su libro y contarme cómo se gestó y publicó la obra, que cuenta con un sencillo y profundo prólogo del P. Armando Nieto, quien también leyó y asesoró la obra.
Seguidamente escuché las ponencias magníficas y que nos dispusieron para aprovechar la estupenda muestra que ubica y pone de relieve la gran obra de este misionero jesuita checo que, a fuer de santo, confeccionó un mapa significativo para adentrarnos en la Amazonía, quiso con toda el alma a los yurimaguas y sembró el Evangelio, ciencia y humanismo en un lugar de frontera. Con razón le dedican un busto en su patria natal, su patria de adopción y, ojalá, como manifestó el embajador de Checoslovaquia en el Perú, lo tengamos en un parque de Lima.
Bien por la UNMSM, la Compañía de Jesús en el Perú, la Embajada de Checoslovaquia, las autoridades de Yurimaguas, por unirse para darnos a conocer este gigante olvidado.

 

Samuel Fritz (1654-1725)
Fue un jesuita bohemio, nacido en la ciudad de Trutnov. Hacia 1684 llega a Quito. Desde entonces se dedicó a la población de los Omaguas, Yurimaguas, Aizuares, Ibanomas y otras naciones en el río Amazonas entre los ríos Napo y Negro. En sus múltiples incursiones llegó hasta la desembocadura del Rio Marañón en el Océano Atlántico, realizando el primer mapa de toda esa región. Fritz es un ejemplo de la globalización jesuita del siglo XVII, a su vez que del enraizamiento en una realidad local, la de la región amazónica.

Ponentes
·        Bohumir Jansky (Facultad de Ciencias Naturales, Universidad Carolina de Praga, República Checa).
·        Simona Binková (Centro de Estudios Ibero-Americanos, Universidad Carolina de Praga, República Checa).
·        Jaime Regan SJ (UNMSM, Investigador del CAAAP).
·        Iván Lucero SJ (Director de la Biblioteca Arturo Espinosa Pollit, Quito, Ecuador).
·        Aristóteles Alvarez (Autor de "En busca de la memoria perdida: Samuel Fritz y la Fundación de Yurimaguas").
El día 27 de noviembre en el Centro Cultural de la Universidad San Marcos, antiguo noviciado jesuita, a las 5:30 pm. El ingreso es libre.
SAMUEL FRITZ (1654-1725) DEFENSOR DE LA PERUANIDAD EN EL TERRITORIO AMAZÓNICO
Alma Mater     1997;  (13 - 14) : 29 - 33
Luis Hernán Ramírez
Samuel Fritz nació, de padres nobles, en Trautenau (Bohemia) el 15 de junio de 1654. Iniciado en ciencias humanas y filosofía fue admitido en la Compañía de
Jesús en 1673 donde estudió Teología con tanto lucimiento que sus superiores le destinaban, desde el principio, para altos cargos dentro de la orden. Después de su ordenación religiosa, Fritz se consagró a las matemáticas y a sus aplicaciones en la medición de las dimensiones terrestres.
En 1684 fue destinado a América conjuntamente con el padre Enrique Richter. De tránsito a su destino estuvo en Madrid, Cádiz, Cartagena de Indias, Bogotá y Quito. Tras una corta temporada en esta última ciudad (1685) se internó a las misiones de Maynas en el Marañón y siguiendo por la corriente de este río, bajó hasta alcanzar la tierra de los Omaguas. Desde entonces y durante cuatro décadas Samuel Fritz fue el gran evangelizador de los omaguas, cocanas, mamás y otras naciones indias en esas boscosas y apartadas regiones de América. Para congregar a los nativos y atraerlos a sus prédicas, el padre Fritz estudió detenidamente la vida y las costumbres de los habitantes autóctonos de la región y aprendió sus lenguas.
Hombre de múltiples actividades: herrero, albañil, carpintero y ebanista, cartógrafo y navegante, misionero y colonizador, el padre Fritz, entendía también de escultura, pintura y arquitectura; construyó altares y pintó imágenes religiosas para sus misiones; sin más instrumento que una canoa india y las estrellas, trazó el mapa de la Amazonía en el que señala la laguna de Lauricocha, en el centro del Perú como el origen más remoto del caudaloso Amazonas. Fue hacia el año 1687, que, con motivo de las querellas entre franciscanos de Lima y jesuitas de Quito por la misión en el pueblo de San Miguel de los Cunibos, la Audiencia de Lima solicitó a las órdenes religiosas en pugna, mapas de la región a fin de sancionar con acierto el diferendo; para este requerimiento el padre Fritz proyectó la mencionada carta guiándose por la relación del padre Cristóbal de Acuña (1640); su confección y revisión le llevó años y años de trabajo hasta que, con el título de Mapa geográfico del río Marañón o Amazonas hecho por el Padre Samuel Fritz de la Compañía de Jesús, misionero en el mismo río Amazonas año 1691, se publicó en Quito el año 1707 por Juan de Narváez y más tarde, fue reproducido por La Condamine en su monumental obra sobre su Viaje a la América Meridioval(1Fritz, un viajero infatigable, navegó el Huallaga, el Marañón y el Amazonas fundando en su recorrido, a orillas de estos ríos y en los cursos bajos de sus afluentes, hasta cuarenta pueblos reuniendo a más de cuarenta mil indios omaguas y de otras tribus vecinas. En todas partes fue recibido con entusiasmo y afecto. El primer pueblo que fundó en 1686, como su primer y principal estación misionera, es el de San Joaquín, llamado así porque al pasar por Madrid la Duquesa de Arcos y Aveiro le obsequió un hermoso lienzo de este santo para servir a la catequización de los indígenas de América. A principios de 1689 Fritz navegó el curso bajo del Huallaga y sobre este río, en el lugar donde fluye el Paranapura, fundó la ciudad de Ibrimaguas bajo la advocación de la Virgen de las Nieves, en febrero de 1689.

Fatigado por el excesivo trabajo y con la salud quebrantada, enfermo de calenturas y de hidropesía, bajó por el Amazonas a curarse en Belem do Para en 1689 y aprovechó la ocasión para observar y delimitar la parte del río que le faltaba en la confección de su carta. El gobernador, Arturo Sa de Menezes, creyendo, sin ningún fundamento, que el padre Fritz era espía de los españoles y que la enfermedad del misionero podría ser sólo una treta que le permitiera reconocer el Amazonas brasilero, ordenó su encarcelamiento comunicando el hecho al Rey de Portugal, quien, hasta 1691, no resolvió el caso. Después de casi dos años de cautiverio se le permitió volver a sus misiones de Maynas, pero escoltado por un oficial y varios soldados portugueses. El 13 de octubre de 1691, estuvo de nuevo en Yurimaguas y presentó un detallado informe sobre las pretensiones de los portugueses y los avances de éstos dentro de territorios que no les pertenecían, informó del caso al gobernador de Maynas Don Jerónimo Vaca Ebans que por entonces se hallaba en la ciudad de Lagunas quien le sugirió que era mejor viajar a Lima y poner tan importante asunto en manos del propio virrey. Fue así como a principios de 1692 Samuel Fritz se encaminó hacia Lima por la ruta de Moyobamba, Chachapoyas, Cajamarca, Trujillo llevando su mapa y la información de sus exploraciones y de las invasiones portuguesas.

Fritz se presentó en la capital del Virreinato el 2 de julio de 1692 como un personaje desconcertante. Según descripción de Juan Broinley era alto, enjuto de cuerpo, de color bermejo y luengas barbas blancas; vestía una sotana hecha de hilos de palma con unas rústicas alpargatas en los pies; portaba una tosca cruz de madera de chonta selvática y le acompañaban unos indígenas amazónicos con vestidos y adornos típicos(2). El padre Fritz pronunció en Lima varios sermones en los que daba cuenta de sus tareas evangelizadoras y expuso sus conocimientos de la región donde desenvolvía su ministerio.

Samuel Fritz escribió en Lima un opúsculo Apuntes acerca de la línea de demarcación entre las conquistas de España y Portugal en el río Marañón, con el objeto de reforzar su informe al Virrey. Estos Apuntes fueron publicados por otro misionero jesuita en la selva peruana, Pablo Maroni(3).

Samuel Fritz alcanzó a entrevistarse con el Virrey Don Melchor Portacarrero de la Vega, Conde de la Monclova, solicitándole el apoyo indispensable que garantice y consolide la jurisdicción del Virreinato del Perú sobre los territorios amazónicos frente a las pretensiones colonizadoras de los lusitanos. Fritz redactó un Memorial(4)dirigido al Virrey relatando sus dificultades con las autoridades de Pará y reclamando la necesidad de aplicar una política más firme en las posesiones españolas fronterizas de la selva capaz de garantizar el dominio de la Corona Española y la actividad misionera. Acompañó al Memorial el primer diseño de su mapa del Amazonas y sus afluentes. El memorial y las peticiones de Samuel Fritz tuvieron una respuesta amistosa y favorable de parte del Fiscal Real, que a la sazón era Don Matías Lagúnez, pero el virrey Conde de la Monclova no sólo no entendió ni acogió sus demandas, sino que se inclinó a pensar que todo lo pintado en el mapa y lo escrito en el memorial era más el exagerado entusiasmo del misionero que la realidad y así lo comunicó al rey de España.
Las dotes persuasivas de Fritz se estrellaron, una vez más, contra la incomprensión y la falta de ayuda de las autoridades coloniales. Sin desalientos ni amarguras volvió a la selva. Al salir de Lima, en mayo de 1693, tomó el camino de la sierra y de Huánuco para cerciorarse del origen del Marañón. Siguiendo el curso de este río llegó a Jaén de Bracamoros y al Pongo de Manseriche. De allí navegó hasta sus misiones y arribó a San Joaquín en agosto de ese año retomando su labor evangelizadora y científica entre los omaguas del Huallaga, Marañón y Amazonas en cuyas riberas y bajo su dirección personal se conformaron nuevos y numerosos pueblos. El padre Samuel Fritz, establecido otra vez en Yurimaguas en 1695, dedicó su tiempo a escribir gramáticas y vocabularios de las lenguas de los omaguas y de los Jeberos, pero pronto debió enfrentar nuevas dificultades; todas estas aldeas eran sucesivamente abatidas y saqueadas por grupos armados de "bandeirantes" y esclavistas portugueses que, penetrando en los dominios del Virreinato Peruano, dejaron arrasados estos pequeños y florecientes caseríos.

Ante este avance y atropello de los portugueses, el padre Fritz solicitó a las autoridades de Lima defender nuestra Amazonía de ocupaciones extrañas. Ante la indiferencia de la administración colonial, el religioso, vencido y sin fuerzas, vio pasar a poder de la colonia portuguesa de Brasil varios territorios ganados para la peruanidad.

A fines de 1700, Fritz volvió a Quito por la vía del Napo llevando desde Yurimaguas un grupo de veintitrés nativos bautizados que fueron confirmados por el obispo Sancho de Figueroa sirviendo de padrino el Presidente de la Audiencia y con la asistencia de los notables de la ciudad y numeroso público. Fritz negoció en Quito, aparte de limosnas para sus misiones, una provisión de la Real Audiencia en la que se ordena al Gobernador de Maynas enviar cada año tropas de visita a las misiones para resguardo y protección de los misioneros. Abandonó Quito llevando consigo nuevos sacerdotes para Maynas y Omaguas. Al llegar allí el padre Fritz encontró que el cacique Payoreva, al frente de algunos omaguas, camaris, pebas y ticunas, se había rebelado contra los misioneros quemando las iglesias; Fritz solicitó, conforme a la provisión de la Audiencia de Quito, apoyo militar al Gobernador de Maynas quien envió un contingente de veinte soldados para apaciguar la rebelión. El cacique Payoreva fue apresado y enviado a Borja pero en 1702, huyó de su prisión y se fue con los portugueses a Belem do Pará.

En 1704, Samuel Fritz fue nombrado Superior de las misiones de Maynas y se estableció en Lagunas, sede de esas misiones. El año de 1707 hizo un viaje a Quito para traer nuevos misioneros a la selva. Fue el año de la publicación de su mapa y de la descripción Del Gran Río Amazonas con las misiones de la Compañía dedicados al Rey de España por intermedio de la Audiencia de Quito. En 1712 fue relevado de su cargo de Superior de las misiones por el padre Gregorio, de Bobadilla y se retiró al pueblo de Jeberos como simple párroco. Allí murió el 25 de marzo de 1725 a los 71 años de edad, cuarenta de los cuales pasó en la selva amazónica.

Murió víctima de un tormento singular, de las niguas que se apoderaron de todo su cuerpo. Se le encontró muerto una mañana, tendido en el suelo. En un ataúd que él mismo fabricó, con madera de la selva escogida y cortada por él, fue enterrado en el altar de la iglesia de Jeberos que él también construyó. Fue venerado como un santo por todas las gentes del lugar y de los pueblos vecinos. En un terremoto de 1766 cayó la Iglesia y cuando el misionero, que entonces estuvo a cargo de la Iglesia, removió los escombros, encontró sólo el ataúd con los zapatos y las vestiduras; todo lo demás, carne y huesos, fueron devorados por unashormigas carnívoras(5).

El padre Samuel Fritz dejó escrito un Diario de sus viajes y exploraciones que permaneció inédito en Evora (Portugal) hasta su publicación parcial a fines del siglo pasado por Marcos Jiménez de la Espada quien lo recogió en su Noticias Auténticas del Río Marañón, (Madrid: 1890) también apareció parte del Diario de Fritz en el tomo XXIII del Boletín de la Sociedad Geográfica de Madrid (1889-1892). El Diario fue traducido al portugués por Rodolfo García (o Diario de P. Samuel Fritz. Río de Janeiro: 1918) y al inglés por D. Edrnundson (Journal of the Travels and Labours of S. F. in the River Amazonas. London: 1922).

El padre Samuel Fritz es el primer defensor de la peruanidad de las tierras amazónicas. Organizó, él solo, una tenaz campaña de defensa de los derechos territoriales del Virreinato de Lima sobre esta región frente al sistemático avance portugués que lentamente cercenaba grandes extensiones de selva sobrepasando los límites establecidos por el Tratado de Tordesillas. Estuardo Núñez, acucioso investigador de los científicos y
viajeros que han pasado por el Perú, juzgó así el trabajo de este jesuita en nuestra selva:

"La obra de Fritz constituye uno de los primeros experimentos de la aplicación de la ciencia alemana a la realidad del Perú amazónico. Al mismo tiempo, revela el fervor de un hombre puro y sabio, entregado a la obra de la culturización y sensible en medir la trascendencia de la labor colonizadora de los españoles americanos en las selvas orientales. Su admirable visión histórica vislumbra los riesgos de descuidar la delimitación entre los dominios de España y Portugal en el Amazonas. Fritz desplegó y orientó su acción y la de otros integrantes de su orden para consolidar, gracias a la evangelización, la colonización y el conocimiento científico, la jurisdicción del virreinato peruano"(6).
   
(1) El mapa de Fritz, es el tercero que se hizo sobre la región Amazónica, anteriores son los mapas de G. Sanson (geógrafo del Rey) de 1680 y de E. Richter (mapa del Ucayali) de 1690. El más completo y moderno es el confeccionado por el padre jesuita Luis Carrés publicado en 1900 en el Atlas Geograficus Societatis Jesu N° 33. Provincia Toletanae; para trazarlo, consultó todos los mapas enviados a Roma al Superior General. El mapa de Carrés comprende las provincias jesuitas de Maynas y Moxos (Perú y Bolivia).

(2) Cf. Juan Bromley "La ciudad de Lima durante el gobierno del Conde de la Monclova". En: Revista Histórica XXII. Lima: pp. 122 - 155. 1955 - 56.

(3) Pablo Maroni "Noticias auténticas del famoso río Marañón". En: Monumenta Amazónica. B - 4. Iquitos: IIAPCETA pp. 332 - 335. 1988.

(4) El Memorial dirigido al virrey, con el título de El gran Río Amazonas con los misioneros de la Compañía, apareció en Quito junto con la edición del mapa amazónico en 1701 y con una descripción de él. Ambos, mapa y descripción fueron publicados después en el tomo XII de una colección de escritos instructivos y curiosos: Lettres edificiantes et curieuses écrites des misiones étrangères par quelques de la Compagne de Jesús. París: 1717, 12 vols. Parcialmente el Memorial está transcrito en MARONI, Pablo Ob. cit. pp. 328-330.

(5) Cf. José Jouanen Historia de la Compañía de Jesús en la antigua provincia de Quito. Tomo II. Quito: Editorial Ecuatoriana. p. 408. 1941.

(6) Cf. Estuardo Núñez "La obra colonizadora del jesuita alemán Samuel Fritz en el Amazonas". En: Boletín Cultural Peruano. N° 17. Lima: Ministerio de Relaciones Exteriores julio de 1965. pp. 21 – 24
SAMUEL FRITZ, HUELLAS CHECAS A ORILLAS DEL AMAZONAS

 28-06-2003

Samuel Fritz, misionero checo, pasó más de cuarenta años de su vida entre las tribus indias a orillas del Amazonas. En el Nuevo Mundo fue altamente valorado, señalándolo el historiador ecuatoriano Octavio Latorre como "gigante entre los gigantes", y en su tierra natal casi desconocido.
Samuel Fritz, como uno de los primeros europeos, navegó a lo largo de todo el curso del Amazonas hasta su desembocadura y confeccionó el primer mapa detallado de éste, el río más largo del mundo, determinando como su fuente el lago Lauricocha, en Los Andes, dato este que fue considerado válido hasta mediados del siglo veinte. En la República Checa el nombre de Samuel Fritz empieza a descubrirse y a conocerse poco a poco. 
Samuel Fritz nació en la ciudad de Trutnov, en el extremo nororiental de Bohemia, el 9 de abril de 1654. Desde el fin de la Guerra de los Treinta Años habían transcurrido sólo seis años. 
Sobre la niñez de Samuel Fritz no sabemos nada. Tampoco podemos decir con exactitud si era de origen checo o de origen alemán. 
Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que en la primavera de 1672, a sus 18 años, se matriculó en la Facultad de Filosofía de Praga. Y un año más tarde se convirtió en miembro de la Compañía de Jesús. 
Después de graduarse, Samuel Fritz se fue de Praga a Moravia para enseñar el latín. En 1679 pasó a ser vicerrector del colegio jesuita en Brno. Pero su carrera pedagógica pronto terminó. En 1680 Fritz empezó a estudiar teología en la Universidad de Olomouc. 
En el último año de sus estudios decidió partir como misionero para América del Sur. El 3 de junio de 1683 mandó al general de la Orden jesuita en Roma su primera solicitud para ser enviado a Chile. Recibió una respuesta negativa, envió una segunda solicitud y esta vez fue más exitoso. Y en noviembre pudo empezar a prepararse para el largo viaje. 
El trayecto llevó a los futuros misioneros primero al puerto de Génova. Fritz llegó el 10 de diciembre. Tuvo que esperar unos días por un barco inglés que lo trasladaría a Sevilla. En España el misionero tuvo que esperar varios meses. Había que pasar por numerosos controles, arreglar asuntos administrativos y estudiar ... 
Por fin, el 24 de septiembre de 1684 a las once de la noche la expedición naval española levanta anclas y abandona el puerto de Cádiz. Nunca más Samuel Fritz volvería a ver Europa. 
Las condiciones para los viajeros eran desastrosas a pesar del alto coste del viaje. Faltaba agua potable y comida, los viajeros tenían que pasar dos meses en buques repletos antes de desembarcarse en Cartagena, en Colombia. Después de un corto descanso los misioneros abandonaron a mediados de diciembre Cartagena y se dirigieron a Quito, a dos mil kilómetros de distancia caminando primero a lo largo del río Magdalena hasta sus fuentes y luego por los pasos y valles de Los Andes. 
A Quito llegaron después de nueve meses, en agosto de 1685. Al recuperarse un poco y reunir todo lo necesario para el trabajo en la misión Samuel Fritz continuó su peregrinación, siendo su destino La Laguna, sede de los superiores de los misioneros jesuitas en la provincia Maynas, situada en el Alto Marañón. 
Samuel Fritz fue encargado de la tribu de los Omaguas, una de las etnias más numerosas y temidas en el Amazonas. Los portugueses los denominaban en tono de burla Cambebas o Canga-pevas, o sea "cabezas aplastadas". Los Omaguas tenían una estatura mediana, la piel más oscura que los indígenas montañeses, y eran muy curiosos y parlanchines. 
Pero Samuel Fritz no quería conformarse sólo con la labor misionera entre los Omaguas. A principios de 1689 se ocupó también de la tribu de los Yurimaguas que vivían en la desembocadura del Río Negro en el Amazonas. 
El aspecto carismático del misionero despertaba interés en todas partes donde aparecía. Según descripciones de la época, Samuel Fritz era muy alto, algunas fuentes indican que medía un metro noventa, era flaco, tenía el pelo rojizo y llevaba barba. 
"Algunos me llamaban santo o hijo de Dios, otros me consideraban un Diablo. Algunos, debido a la cruz que llevaba, decían que había venido el patriarca o el mesías, otros afirmaban que era un embajador de Persia. Los negros de Pará pensaban que yo sería su liberador", escribió Fritz en su diario. 
Por entonces el Padre Fritz ya estaba muy enfermo pero a pesar de ello no descansaba y realizaba en sus recorridos por el Amazonas mediciones cartográficas. Aparte de un reloj solar disponía sólo de una brújula y de un pequeño hemiciclo de madera. 
Pero la enfermedad era cada vez más agobiante y al final Samuel Fritz ya ni podía caminar. Para regresar a su misión no le quedaba ni tiempo ni fuerzas, tuvo que buscar ayuda médica en territorio portugués. Encontró refugio en un colegio jesuita en Pará, ciudad situada en la desembocadura del Amazonas en el Atlántico. Cuando al cabo de dos meses se recuperó de la enfermedad y quiso volver a La Laguna los portugueses le impidieron abandonar la ciudad considerándolo espía. 
Transcurrieron dos largos años hasta que Samuel Fritz, en 1691, se vio otra vez libre. Emprendió un camino de regreso largo 5 mil kilómetros. Tras ello, de su misión partió a Lima para pedir audiencia al virrey de España. Atravesó así todo el continente, desde el Atlántico hasta el Pacífico, como uno de los primeros europeos. 
En Lima Fritz informó detalladamente al virrey sobre la peligrosa situación existente en Amazonia, en la frontera español-portuguesa, solicitando para las misiones ayuda militar ante los portugueses. 
Pero sus advertencias resultaron vanas. Fritz decidió regresar a su misión y en el camino midió con mucho esmero el curso superior del Marañón. Para dar más exactitud a su labor buscó la fuente del Marañón. En mayo de 1693 alcanzó la orilla del lago Lauricocha que señaló como el principio de dicho río y de todo el Amazonas. Este dato figuró en los mapas y manuales geográficos hasta el año 1943. 
Al volver a la misión Fritz tuvo que afrontar repetidas veces ataques de los portugueses pero también ataques y rebeliones de los indios. Una vez asaltaron su pueblo los Caumários. 
El misionero escribió en su diario: "Al tumulto del combate, de los gritos de mujeres y niños me lancé también yo con la cruz en la mano para luchar con mis protegidos o para morir por ellos. Ordené dejar sonar todas las campanas. Y como chocaron con resistencia, a pesar de que sólo unos pocos Omaguas estaban entonces en el pueblo, y probablemente también debido al tañido de las campanas que hasta entonces no habían escuchado, los Caumários batieron en retirada. Esa noche, todo el pueblo durmió en mi casa a mi alrededor ..." 
En 1707 Samuel Fritz volvió a visitar Quito y trajo consigo su mapa del Amazonas. El jesuita Juan de Nárvaez se encargó de reproducirlo en cobre y el mismo año el primer mapa detallado del Amazonas vio la luz. Su copia fue enviada a España al rey Felipe V. 
Samuel Fritz pasó la etapa final de su vida en la misión jesuita de Jéberos, en el Alto Marañón. En el pueblo construyó una iglesia y una casa que, a pesar de su enfermedad, adornó él mismo. Es que Samuel Fritz, además de misionero y defensor de los derechos de los indios, era también un hábil constructor y carpintero. 
El Padre Samuel Fritz murió en la primavera de 1723 debido a una infección provocada por la pulga Nigua. 

En abril de 2000 Kamila Simková Broulová y su marido Vladimír Simek partieron en una expedición tras las huellas del misionero checo Samuel Fritz a orillas del río Amazonas. Fruto de sus investigaciones son varias exposiciones, un documental y un libro. ¿Qué significa para ellos la figura de Samuel Fritz? 
"Para mí personalmente significa mucho. Casi siete años nos acompaña a mí y a mi marido porque siete años o más de siete años nos interesamos por su vida y por su obra. En mi opinión el Padre Fritz fue una personalidad muy grande, si se puede decir así. No sólo por su obra cartográfica sino también por sus cualidades humanas. Y puede servir de ejemplo para la gente actual, no es sólo historia. El Padre Samuel Fritz tiene algo que decir también a los que vivimos en este siglo", opina Kamila Simkova. 


Autor es el magistrado Aristóteles Álvarez López
La segunda edición del libro "En Busca de la Memoria Perdida"- Samuel Fritz y la Fundación de Yurimaguas, se presentará oficialmente el 02 de octubre del 2015 como parte del aniversario 109 de la Corte Superior de Justicia de Loreto. En esta presentación que se realizará en el auditorio de la CSJLO,  participarán como panelistas el doctor Roger Cabrera Paredes ex presidente de la Corte Superior de Justicia de Loreto, el historiador y antropólogo Santiago Rivas Panduro y el periodista e historiador Luis Tafur Rengifo.
El libro en su presentación en la página 13 dice, Kamila Simková y Vladimir Simek llegaron a Iquitos un cálido día del año 2000. Kamila, era una eminente geógrafa de la Universidad de Praga, Vladimir, un destacado cámara de la televisión checa. Traían una extraña misión, rescatar "la memoria perdida" del P. Samuel Fritz, nacido en Trutnov (República checa) y fallecido en 1724 en un remoto rincón de la selva, a orillas del río Aipena, llamado Jeberos. Más de tres siglos de olvido habían caído como una sombra de plomo sobre una de las figuras más brillantes y multifacéticas de la historia de las misiones en la Amazonía. Querían seguir la corriente desde las alturas congeladas donde nace el Amazonas hasta la plaza de la pequeña ciudad donde nació, y dar un grito que remeciera la conciencia de la sociedad somnolienta.
La aventura compleja de la vida de Fritz es por demás vertiginosa, después de haber entrado en la Compañía de Jesús es enviado al Colegio de Quito, desde donde  parte para hacerse cargo de los Omaguas. Erige la capilla Nuestra Señora de las Nieves junto al rumor del Huallaga; funda Yurimaguas y otros pueblos de la misma raíz étnica. Por si esto fuera poco su espíritu inquieto en 1869 lo lleva a Pará donde llega un once de setiembre. Bajo sospecha de espionaje de la corona española es detenido por orden del gobernador del Marañón durante 22 largos meses. Infatigable y erudito cosmógrafo, en estos viajes recoge toda experiencia del tiempo para trazar detalladamente el primer mapa  del Amazonas que constituye una aproximación, en 1691. En 1693 de viaje a Lima, tiene los elementos suficientes para hacer el trazado definitivo del cauce más ancho, profundo, caudaloso y prolongado de los ríos de la tierra.
Después de haber fundado pueblos y reducciones en 1714, se vuelve misionero teniendo como base a Xeberos, donde muere el 18 de marzo de 1724. Entre tantas cosas que nos dejó, quedaría de él un legado para la historia de Loreto; a partir de sus informaciones fronterizas, el gobernador de Maynas elaboraría un documento que daría pié a la formulación de la Cédula Real de Carlos IV que el 15 de julio del 1802 anexionaría los territorios de Maynas, hasta entonces pertenecientes a la audiencia de Quito, del Virreinato de Nueva Granada, al Virreinato del Perú.


Fecha Publicación: 2018-11-27T10:21:00.000-08:00

LA OBRA DE ESPAÑA Y LA IGLESIA EN AMÉRICA. TOMA Y DACA SOBRE LOS TÓPICOS DE SIEMPRE

 

Allá por 1992, cansado de leer y escuchar tópicos y opiniones acerca de la obra de España y de la Iglesia, redacté unos apuntes con el ánimo de convertirlos en un libro que nunca termino de escribir. En espera de poder hacerlo en algún momento, les comparto lo que he ido anotando de momento. Seguro que con sus aportes y la nueva bibliografía que nunca falta, antes del 2021 lo tengo listo. Cualquier sugerencia, a mi correo joseantoniobenito1@gmail.com. Gracias.

 

1. Antes que Colón llegaron otros

 

Cierto. Se comprueba con los restos de embarcaciones foráneas hallados en Guanahaní, San Salvador o la actual Wattling. Pero, como el profesor Demetrio Ramos ha señalado, lo difícil no era llegar sino salir y volver como lo hizo Castilla.

Los vikingos llegaron a Windland o "tierra de los vientos" como también llegaron los gallegos y los vascos a la "Terra dos Bacallaos", pero no lo anunciaron para que nadie les quitase la pesca. Ninguno de ellos mantuvo contactos con los esquimales -los skraelinger de las sagas vikingas-; no se apercibieron de haber llegado a algo distinto, no lo comunicaron y no variaron las concepciones geográficas medievales del S. XI. El Descubrimiento de Colón dará un giro copernicano a la geografía e historia universal.

 

2. Pero, ¿no es verdad que fue un "protonauta" que entregó su secreto a Colón? ¿Colón no iba a descubrir sino a verificar?

 

Esta teoría no es nueva. A título de ejemplo, en la obra de Lope de Vega El Nuevo Mundo descubierto por Colón se recoge como cierta. En la actualidad, se apoya en la tesis de uno de los mejores americanistas don Juan Manzano. Según ella, hay un previo conocimiento de América. Esta idea se complica en los mismos días de Colón: el protonauta se llama Alonso Sánchez de Huelva y muere en casa de Colón o de su suegro; le comunica la noticia y Colón se informa de la existencia de tierra al otro lado del océano. Colón tendría noticias directas, aparte de las proporcionadas por el protonauta. Manzano sostiene que tuvo las vivencias que Colón adquirió en tres viajes; el protonauta ha entrado por las Antillas Menores al igual que hará Colón ante la sorpresa de sus compañeros; el protonauta conoció Cumaná y Paria, Tierra Firme, y se lo comunicó a Colón; ha vivido experiencias semejantes en el 2º y tercer viaje y acertó a regresar por el sitio adecuado.

 

3. Digamos "encuentro" para no herir susceptibilidades

 

Como denominación ideologizada puede servir, pero los especialistas en el tema prefieren el término clásico. Así lo revela el XVII Congreso Mundial de Historia celebrado en Madrid, del 26 de agosto al 2 de septiembre de 199O. Su coordinador, el mexicano Ernesto de la Torre Villar, en su informe El descubrimiento de América por los europeos y sus consecuencias, concluyó: "El término 'descubrimiento, que es el que tiene mayor trayectoria y una acepción libre de toda implicación política, fue puesto en tela de juicio y para sustituirlo fueron propuestos otros, como los de invención, 'encubrimiento', 'encuentro de dos mundos' y algunos más. Estos términos no satisfacen la realidad de lo acaecido y son, o derivaciones de una filosofía histórica 'sui generis, o deseos de encubrir las palabras con un sentido que tiene más de novelería que de una real interpretación histórica".

Más reciente aún, el Congreso sobre el Descubrimiento de diciembre de 1991, organizado por la Real Academia de la Historia de España junto con sus colegas de América, ha puesto de manifiesto la consagración del término por encima de todas las presiones ideologizantes y políticas.

F. Morales Padrón: "Me parecen vergonzantes las actitudes de intentar suplantar el vocablo descubrimiento por la palabra encuentro...Desde el punto de vista de las ciencias americanistas, descubrimiento geográfico es el encuentro, el hallazgo, el desvelamiento, desde una realidad cultural, de otra realidad cultural, de otra realidad que estaba oculta para aquella primera realidad. Pero no sólo es descubrimiento el encuentro, sino que, además, implica y lleva consigo descripción, transmisión y trascendencia".

¿Por qué no utilizamos este mismo vocablo para el descubrimiento del Polo Norte o Australia? O ¿es que hay algo malo en decir que Fleming descubrió la penicilina?

 

4. Colón era un pobre ambicioso que sólo iba a por el oro

 

Sobre el Almirante se han escrito numerosos trabajos. El misterio de su patria sigue siendo una incógnita. Aparte de Génova, la más probable, le han salido nuevas cunas en Galicia, Cataluña, Baleares...

 A caballo entre la Edad Media de la que toma su ideal cruzado de la geografía que revela hasta en su firma "el portador de Cristo"; al mismo tiempo era un hombre moderno, renacentista, un hombre que busca inmortalizarse, que busca ambiciosamente el oro, que lleva su mundo y por eso choca con Roldán, líder de los castellanos forjados en la tradición repobladora de la Reconquista y en el reparto distributivo de la riqueza sin privilegios por el hecho de ser jefe. Su mentalidad esclavista chocó también con la de la Reina Isabel que le ordenará dar libertad a los "indios, mis súbditos".

Pero Colón era hombre de su tiempo y debemos acercarnos a su personalidad desde la clave de encontrarse en ese recodo histórico. Así nos lo describe uno de sus mejores biógrafos VERLINDEN: "Era un espíritu religioso, de una piedad y un misticismo completamente medievales. Pero nosotros sabemos que era además un hombre moderno, lleno de voluntad y de ambición, en un mundo en vía de rápido cambio"

 

5. ¿Beneficioso o nocivo el Descubrimiento?

 

A medida que entramos de lleno en 1992 se orquestan grupos "en contra del V Centenario", "año de luto" porque como señalara el Premio Nobel, Pérez Esquivel "no hay nada que conmemorar. Es el aniversario de una hecatombe, de la destrucción de América por España y Portugal. Los pueblos 'latinoamericanos 'no han hecho desde entonces sino luchar por salvar la supervivencia de sus raíces, contra la opresión de la raza conquistadora".

Con cierta ironía, Ernesto de la Torre, en el XVII Congreso Internacional de Ciencias Históricas, concluiría: "Si la palabra 'descubrimiento 'como se ha pensado, va unida a los conceptos 'conquista', 'sujeción violenta ', 'dominación'-cosa que ni el P. Las Casas llegó a relacionar-, podría emplearse, como ya lo hacen varias instituciones, la frase: recordación del primer viaje colombino, el cual es indudable que ocurrió hace quinientos años".

Lo cierto es que a partir de 1492 la historia europea y mundial cambió radicalmente. En el aspecto político se desarrollará un nuevo sistema de equilibrio mundial; en el socioeconómico hay que considerar la llegada masiva de metales preciosos, la incorporación de nuevas especies a la agricultura y ganadería (patata, maíz, pimiento, vainilla, ...); en el demográfico, emigraciones como nunca se habían dado en la historia; en lo cultural se revisan las viejas teorías geográficas e históricas dando paso a una visión histórica más universal, se ponen las bases del Derecho Internacional, se inician los estudios antropológicos en los pueblos indígenas, la literatura genera crónicas y descripciones de gran calidad así como la aparición de nuevos vocablos (canoa, cacique...); en el aspecto religioso nos encontramos con un despliegue misionero sin precedente, se amplía la cristiandad con la incorporación de nuevos pueblos a la Iglesia, se perfeccionan los métodos pastorales con el afán de mejorar al hombre- catecismos, encomiendas, hospitales, reducciones...Si lo miramos desde el punto de vista americano, Europa ayudará a quitar las limitaciones del hierro, la rueda y sus aplicaciones, el conocimiento de los cuadrúpedos domesticados, la escritura, sus hábitos primitivos( poligamia, alcoholismo, canibalismo, superstición...), su cultura cerrada por el aislamiento geográfico y con un retraso de unos 4.OOO años con respecto a Occidente.

León XIII, en la carta con motivo del IV Centenario de 1892, llegará a decir que es "el hecho de por sí más grande y maravilloso entre los hechos humanos". Juan Pablo II dirá que "era el prorrumpir vigoroso de la universalidad querida por Cristo [...]" con la que "se echan las bases de la cultura latinoamericana y de su real sustrato católico" (Puebla 412)

Casi con las mismas palabras nos lo manifestaba el célebre y reciente Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, declarándose partidario de la celebración del V Centenario "porque amplió la visión del hombre. El hombre estaba limitado. El continente americano ignoraba que había otro continente, y el viejo mundo también ignoraba la existencia del continente americano. El gran problema teológico del siglo XVI fue que los evangelios dicen que los apóstoles tienen que ir a evangelizar todo el mundo conocido, entonces cuando los españoles descubren este continente se dan cuenta de que parte de la humanidad había sido sustraída a los evangelios. Bueno, es la gran ventaja, que de pronto el mundo adquiere su unidad gracias a la expansión europea, fundamentalmente de España".

 

5. Tabla rasa de sus culturas o ecocidio

 

En la Segunda Guerra Mundial se destruyó la abadía de Montecasino, con la invasión napoleónica en España numerosos documentos de Simancas fueron quemados, en nuestra Guerra de 1936 se pulverizaron abundantes obras de arte.

Es verdad que se destruyeron obras de interés cultural de las civilizaciones prehispánicas. Pero no se hizo obedeciendo a una mentalidad excavadora de aniquilamiento sino porque expresaba unos valores que a juicio de los europeos de ese momento se oponían al Derecho Natural o al Evangelio. Si no se destruían las cruces, los adoratorios, la superstición -probablemente- seguiría. Pensaban que el mayor delito era la herejía y el mayor mal la infidelidad. Un historiador peruano -F.de Armas- nos lo pone de manifiesto al describir la cultura incaica:

El prototipo universal de los misioneros, san Francisco Javier, cuenta la satisfacción que sentía cuando los mismos autóctonos destruían sus ídolos.

Pero si esto es realidad en un primer momento, no es menos cierto que si hoy conocemos la cultura prehispánica en parte se lo debemos a la paciente labor de los misioneros. Ahí están Bernardino de Sahagún, P. Acosta...Ellos serán los más firmes promotores de velar por el respeto y salvaguarda de su cultura siempre que no atentase con los principios básicos de la fe y la ley natural.

Modelo de inculturación fueron las Reducciones guaraníes, puestas de moda -aunque con distorsiones malévolas- por la película de "La Misión".

 

6. La pretendida "crueldad" de los conquistadores

 

Aunque se conocen mejor sus hechos militares que su mundo social, interesa aproximarnos por dentro a los protagonistas de este primer encuentro entre españoles e indígenas que lleva consigo descubrimiento, conquista, poblamiento, civilización. Así lo expresa el cronista F. López de Gómara: "Quien no poblare, no hará conquista; y no conquistando la tierra, no se convertirá la gente; así que, la máxima del conquistador ha de ser poblar." Razón han tenido los académicos de la Historia (Madrid-Sevilla, diciembre 1991) en cambiar la palabra "conquista" por "asentamiento" ya que no se dan grandes combates ni guerras entre españoles e indios.

 

a) El "alma cristiana" de los conquistadores

"Aunque, como hombre, fuese pecador - dice J.  Mendieta de Cortés- tenía fe y obras de buen cristiano".

Esta cita es válida para todos.

* Ortodoxia. El conquistador nunca pone en duda sus creencias en el más allá; la herejía le repugna.

* Providencialismo. Dios mueve las acciones de todos los hombres, especialmente en los trances difíciles. A Dios atribuyen los favores y victorias. Les libra de los peligros. Creen en el milagro.

* Confianza y esperanza en Dios, no por sus méritos personales sino por el fin que persiguen de servir a Dios y al rey.

* Apostolado. Sobrevive en ellos el alma del cruzado medieval. Sienten la responsabilidad de preparar el camino al misionero o de ser él mismo el evangelizador: Una forma concreta fue destruir los ídolos, aun a costa de su propia vida, como acto de servicio a los indios al quitar un culto en el que el sacrificio humano era habitual. 

Cortés dijo a Moctezuma, después de de haberle anunciado la fe cristiana, que "el tiempo andando, enviarían unos hombres que entre nosotros viven muy santamente, mejores que nosotros, para que se lo den a entender".

 

b) Sus defectos

La conquista puso al rojo vivo todas las virtudes y defectos de los hombres de España. No faltaron desalmados como Nuño de Guzmán o Lope de Aguirre, luchas intestinas azuzadas por la envidia como entre la familia Almagro y Pizarro, individualismos personalistas, codicia de oro y de mujeres indígenas, injusticias cuando no había estabilidad política...pero fue la excepción.

El fuerte legalismo de cada acción con la consiguiente repercusión social en España, unido a la total libertad de expresión frenaron y corrigieron tales conductas encauzándolas en otra lucha superior: la lucha por la justicia.

El profesor L. Mijares ha dejado constancia que la empresa americana fue protagonizada por el mundo juvenil, especialmente por el grupo social de los hidalgos. Si nos fijamos en sus valores F. Morales Padrón señala que la conquista puso al rojo vivo los defectos y valores de nuestra civilización. Nadie como Bernal supo sintetizar sus motivaciones: "servir al Rey, por hallar riquezas y por Dios nuestro Señor".

El origen de Hispanoamérica en nada se parece al de Norteamérica (grupo de protestantes puritanos que piden permiso al Rey para vivir libremente sus creencias fuera de Inglaterra) o al de Australia (penados de guerra)

En Castilla se hacía una fuerte selección en la Casa de Contratación de Sevilla impidiendo en casi todos los momentos la partida de herejes y malhechores.

 

7. En busca de Eldorado

 

El móvil de muchos fue la ilusión, el oro. Los indios disfrutan de forma ingenua ante la ambición y codicia de los españoles por este elemento. Desde el encuentro con Atahualpa hasta el final de la explotación minera en Potosí hay una búsqueda constante de tesoros. Sin embargo, no hay que olvidar que las 7 ciudades de Cibola, Biminí, Eldorado, tres de las más importantes aventuras, apenas reportaron ventajas económicas. Si se sacó oro de allí no fue solamente por el medro personal sino muchas veces por la necesidad de la Corona que lo destinó a las Guerras contra infieles en Europa o a la construcción de los monumentos renacentistas y barrocos que hoy admiramos.

No tiene sentido el que en virtud del V Centenario se pida a España que salde su deuda pagando miles de millones que "robó a los indios". Por la misma razón deberíamos ir a Roma para pedir cuenta de su "expolio" en Galicia y por toda la ruta de la plata.

 

8. La encomienda ¿Invención del diablo o armazón de América?

 

Se ha hablado de esclavitud encubierta, de sometimiento del indígena...Pudo darse, nadie lo duda. La intención era bien otra. Se trataba de regular unas relaciones entre los indios encomendados y el señor encomendero por las cuales, aquellos se comprometían a trabajar con un sueldo recibiendo a cambio la alimentación y la educación humana y cristiana de los castellanos. El máximo especialista de esta institución indiana, Silvio Zavala, llega a decir: " En los señoríos y encomiendas de América se observa una protección de la propiedad de los indios que va más allá de los derechos limitados que reconocía la Europa medieval a los campesinos (y que seguían vigentes en la época de la conquista americana"

 

9. La mita

 

Era el servicio obligatorio que debían efectuar los indios por turno para cubrir necesidades públicas de primer orden como en los tambos o posadas, chasquis o correos, obrajes y sobre todo en la minería. Guillermo Lohmann Villena en su trabajo sobre las minas de Huancavelica deja bien claro que se trata de un verdadero código de legislación obrera protectora, con salario legal elevado, duración limitada del trabajo, magistratura específica, responsabilizarían sistemática a los contratistas en casos de accidentes de trabajo, hospitalización y medicación laboral gratuitas, que el virrey Toledo y sus consejeros procuraron poner en práctica, desde 1574, al servicio de indios mineros.

Bakewell y Cook han puesto de relieve que el ofrecimiento voluntario de mano de obra coexistió con la mita de Potosí y que constituyó el mayor contingente de la fuerza de trabajo en esas minas. Gran parte de los obreros acudía espontáneamente a la mina atraída por los altos solarios. Cook ha demostrado que los indios lograron participar activamente en la explotación y que se alcanzó el máximo rendimiento industrial sin mengua de las más rigurosas medidas de protección al personal. Spalding ha revelado la posibilidad de ascenso social de los supuestos parias.

 

10. La cruz y la espada; ¿la fe a golpe de mandoble?

 

A nadie se obliga a convertirse. Nunca hemos de olvidar que son hijos de su tiempo. Que los ocho siglos de Reconquista pesan fuerte. Que hubo muchos casos de sacerdotes que actuaron como soldados en combates frente a los indios; del mismo modo que muchos conquistadores se hicieron religiosos. No nos extraña, conocemos esa institución que conjuga ambas funciones aparentemente contradictorias: mitad monje, mitad soldado; son las Ordenes Militares.

Nunca en la conquista hubo masacre, sí actos personales de crueldad. Pero no hay que olvidar que era lo común entre los europeos de la época y lógicamente de los españoles. Hoy nos sorprendemos con la dureza de los capitanes de hueste por aparentes nimiedades. Cortés desnarigó a un soldado por robar unas mantas.

Hubo hombres como el P. Las Casas, partidarios de la evangelización pacífica, sin protección; otro sistema, el protegido; y un tercero que abogaban por conquistar primero y luego evangelizar. ¿Qué habría pasado con la predicación de Javier y Cosme de Torres si la China hubiese sido conquistada por Portugal? Quizá ese gigante fuese cristiano.

Los indios a veces se burlaban de los misioneros. El gesto de Cortés en San Juan de Ulúa, al recibir a los Doce Apóstoles Franciscanos, demostró a los indios que los misioneros eran más que los conquistadores; si los indios respetaban a los españoles por su fuerza armada, habían aprendido que los soldados rendían vasallaje a los "soldados de Dios", los misioneros.

Gracias al esfuerzo mancomunado de unos y otros, en menos de un siglo, América era cristiana. Los planes de evangelización pacífica, en teoría los más perfectos, no cuajaron en América; en los sitios en que se puso en práctica todavía no ha penetrado el Evangelio con tanta fuerza.

 

11. Las Indias no eran "colonias"

 

En toda la documentación indiana nunca se menciona esta palabra. Se habla de reinos, provincias, nunca de factorías comerciales. Además, España no podía contar con manufacturas industriales para abastecer a América; los mercaderes de Sevilla compraban en Flandes, Francia e Inglaterra. Se puede hablar de un período colonial siempre que por ello se entienda la fundación de pueblos y el desarrollo de la actividad agraria por los asentados en el siglo XVI. Políticamente fue provincia, reino como los nuevos reinos peninsulares que se incorporaban durante la Reconquista.  Así lo dejó bien claro Ricardo Levene, fundador del Derecho Indiano, en su obra "Las Indias no fueron colonias" "porque -entre otros fundamentos- fueron incorporadas a la Corona de Castilla y León, conforme a la concesión pontificia y a las inspiraciones de los Reyes Católicos, y no podían ser enajenadas; porque sus naturales eran iguales en derecho a los españoles europeos"

 

12. "La ley se acata, pero no se cumple"

 

El millón de leyes no fue papel mojado. El tomar los reales despachos, besarlos, ponerlos sobre la cabeza y luego sepultarlos en el arca de tres llaves, no era un puro trámite. Las leyes son reflejo de las acciones de conquista o gobierno; todas abundan en el buen trato de los indios; su aplicación dependía del gobierno cercano, delegando en la prudencia del virrey su ejecución. Tal fue el caso de las Leyes Nuevas de 1544 que causó la muerte del primer virrey de Perú, Nuño de Vela, y las endémicas guerras civiles; en Nueva España, sin embargo, se gozó de paz gracias a la pericia de su virrey Tello de Sandoval que consideró oportuno una aplicación gradual y prudente de tales medidas reales.

 

13. La Inquisición ¿culpable del retraso cultural?

 

Nada menos que el culto Mario Vargas Llosa, experta en "El País", 26.II.84) "La colonia[...]significó el oscurantismo religioso, la Inquisición, una censura que llegó a prohibir un género literario -la novela- y la persecución del impío y del hereje, lo que quería decir en muchos casos, simplemente, la del que se atrevía a pensar". Debería saber que tal Institución no ejercía jurisdicción alguna sobre los indios en virtud de considerarles "miserables" "nuevas plantas en la fe", en proceso de adultez; tan sólo velaba por la ortodoxia de la fe y la ortopraxis en la moral; no celebró más de un centenar de procesos en doscientos cincuenta años.

Sobre el retraso cultural habría que invitar a leer las obras de los norteamericanos Lewis Hank, Irving A. Leonard o PhD. W. Powell o si lo prefiere de un paisano tan culto como G. Lohmann Villena y comprobaría que, aunque se controló el paso de libros heréticos o contrarios a la cosmovisión de la política imperante; de igual modo se evitó que los libros de caballerías distrajesen al indio. Sobre la "osadía del pensar" habría que preguntarle qué hicieron los autores de miles de libros que criticaron el sistema y fueron impresos. Descargar la culpa de todos los males sobre España cuando llevan más de 15O años de vida independiente o republicana causa estupor cuando no extrañeza.

Pereyra no dudará en afirmar que "El Tribunal de la Fe salvó al Nuevo Mundo de profundas desviaciones en las costumbres, impidió que se propagasen algunos extravíos mentales tan peligrosos como el molinismo y el iluminismo, se opuso con firmeza a todas las supersticiones"

 

14. ¿Quién despobló América? En torno al genocidio

 

Todos estamos de acuerdo que hubo pérdidas humanas. Pero ¿cuál fue la causa? ¿Obedeció a una política sistemática genocida? Si examinamos el casi millón de leyes que España promulgó nos muestra completamente lo contrario. Las leyes eran más duras para los españoles que para los propios indios. Muy elocuente es la Real Cédula de 158O: "Más se debe entender y mirar en estas Indias el bien común de los indios que de los españoles, porque los indios son los propios naturales de ellas y los españoles advenedizos". Sin descartar algunas muertes debidas a malos tratos, señalamos varias causas de estas muertes: El contacto de pueblos y civilizaciones de cultura desigual que lleva a provocar un efecto psíquico disolvente(Darwin) en la inferior; la viruela y el sarampión en una población sin inmunidad biológica y que ocasionó la muerte tanto de indios como de españoles; las terribles hambrunas por falta de dieta apropiada; trabajos a los que no estaban acostumbrados los indios; alcoholismo endémico; resquebrajamiento moral del indio ante la derrota que le lleva a veces al suicidio; venganzas colectivas entre pueblos indios; mestizaje (por cada nuevo mestizo un indio menos); la guerra y los efectos de la conquista.

 

15. ¿Qué nombre le pondremos? Hispanoamérica, Iberoamérica, Latinoamérica

 

J.A. Calderón Quijano en su obra Toponimia española en el Nuevo Mundo (Sevilla 1988), uno de los máximos especialistas en el tema, se decanta por el término "Hispanoamérica" frente a los surgidos como producto de un imperialismo económico (Panamérica), ideológico (Latinoamérica), racial (Indoamérica), negación del panamericanismo (panhispanismo), utilitario (Interamérica). De origen cultural estarían los de Hispanoamérica: cultura española (tesis); Lusoamérica: negación portuguesa (antítesis); Iberoamérica: deseo de buscar la paz eufónica y semántica con Portugal (síntesis), como fruto de la proyección peninsular conjunta. Hispanoamérica es un "concepto espiritual, cultural, sociopolítico, étnico y lingüístico perfectamente claro y preciso, que engloba a todos los pueblos hispanos, hoy naciones, situados en el Nuevo Mundo, con raíz aborigen varia y diferente y que están aglutinados por lo español o hispánico, que les da unidad en su mentalidad, forma de vida e idiosincrasia"

John L. Phelan pone de manifiesto cómo el término comenzó a utilizarse con Napoleón III en su intento de establecer una monarquía en México, cuyo titular el archiduque Maximiliano José de Austria sería proclamado emperador. Su máximo apologista sería Michel Chevalier allá por 183O.

No deja de resultar paradójico que autores como M.E. Rodríguez de Magisal explicar "América Latina como una unidad" deba empezar por decir que se refieren a "la América de origen española".

Así las cosas, es evidente que el término "Latinoamérica" ha desbancado al de "Hispanoamérica". F. Miró Quesada C., director del más prestigioso periódico peruano, El Comercio, afirma que allá prefieren ser llamados "latinoamericanos". Tal vez si algún día se lograse esta unión de los americanos de habla hispana con España, la mayoría cambiaría de opinión y aceptaría llamarse "hispanoamericana" (M. Buge) pues "no bastan ni el buen deseo, ni la justificación teórica para cambiar una palabra que se ha impuesto en una gran comunidad humana. Es necesario un proceso histórico, que a veces puede ser muy complejo y cuya culminación está siempre en peligro de frustarse".

 

16. Pobre América española frente a la América anglosajona

 

En primer lugar, habría que recordar que todo el sur de los Estados Unidos fue descubierto, conquistado y civilizado por España. Que el primer europeo que llegó a lo que hoy son los Estados Unidos fue Juan Ponce de León en 1513 a La Florida, que el primero en atravesar el territorio de Oeste a Este fue otro español Alvar Núñez Cabeza de Vaca, que otro español, Fray Junípero Serra, fundó todo el rosario de ciudades de California y que hoy figura con todos los honores en el Capitolio de los Estados Unidos junto a los padres de la patria, que B.Gálvez, gobernador de Pensacola ayudó a la independencia de los Estados Unidos, que un español, el P. Segundo Llorente fue el primer diputado por Alaska como estado de la Unión.

Desde 1824 han pasado muchos años para imputar todos los males a España. Habría que comparar cuál era el estado de las naciones al filo del S. XVIII. También deberíamos comparar otros parámetros además de los económicos. ¿Qué medios se han aplicado en Estados Unidos y qué medios en el Sur? En el Norte, como ha señalado S.de Madariaga, "los indios son pieza de museo, en el sur la matriz de un pueblo"; en el Norte- en palabras de J. Marías hubo un trasplante de europeos y se quitó de en medio todo lo que estorbaba, en ese caso los indios; en el Sur, hubo un injerto, de tal forma que hoy Hispanoamérica se ha convertido en el continente del mestizaje. Norteamérica no tiene resuelta la convivencia entre razas distintas y sigue marginando las minorías étnicas como la de los negros, los judíos, los hispanics. El Norte, al independizarse federó las colonias; el Sur, que gozaba de unidad, se desunió y perdió en microestados. El primero lo hizo sobre todo por motivaciones económicas, el segundo por razones profundamente humanas, la más importante, sin duda, la crisis de España, su pérdida de identidad que le colocó en manos de Francia; los reinos ultramarinos iniciaron su lucha por la supervivencia y emancipación para no caer en manos del gobierno bonapartista.

Si es evidente la superioridad de los Estados Unidos, mayor es su responsabilidad. Sin embargo, parece muy interesada en perpetuar los problemas. La política de Monroe "América para los americanos" más bien era "para los norteamericanos"; la OEA es un sutil subterfugio para intervenir sin impedimentos de otras potencias; su apoyo masivo a las sectas en Hispanoamérica se debe en gran medida a su afán por introducir y afianzar su imperialismo económico.

¿Que Inglaterra acometió una política capitalista, más pragmática que España? Evidente. Y si no que se lo pregunten a sus piratas. En España se les apresaba como delincuentes, en el Reino Unido se les armaba caballeros de la reina Isabel.

¿Quién se enriqueció con el oro y la plata americana? Parte fue para sufragar las guerras europeas, casi siempre religiosas, de los monarcas españoles; parte para financiar los monumentos del Renacimiento y del Barroco... Puede decirse que benefició a Europa y que España perdió la gran ocasión. Pero también cuentan los ideales como el de Felipe II que estaba dispuesto a no abandonar Filipinas, aunque no obtuviese ningún beneficio económico si a cambio salía favorecida la causa misionera.

 

 

17. ¿Madre Patria o madrasta aprovechada? El desgarrón de la Emancipación

 

Aunque en los himnos de las repúblicas hispanoamericanas figuren letras contra "el yugo español", es mayoritaria la aceptación de España como "Madre" (ahora se prefiere "hermana") Patria, pero nunca madrasta como pudo señalar con desdén el cantante Serrat tras su gira por esas tierras.

"La primera realidad que las mismas guerras han dejado ha sido la de la relación íntima e indisoluble entre americanos y españoles" apunta Demetrio Ramos.

España indujo a Hispanoamérica un complejo de culpabilidad de la cual no se ha liberado pues no acepta su pasado. De aquí que tras la emancipación se sucediese una secuela de inestabilidad interna casi crónica manifestada en el caudillaje, las crisis liberales y las revoluciones, así como en la falta de identificación psicológica con su respectiva nación por parte de la mayoría indígena. Al mismo tiempo, la desunión y la debilidad frente al exterior, luchando entre un pasado que se negaba y un futuro que miraba a otras potencias como USA, Francia, Inglaterra.

Por encima de todo programa político y económico está el empeño en lograr la identidad cultural colectiva. "La gran gloria de España es la cultura criolla". Jaime Eyzaguirre nos da la solución: "Contra un indigenismo o romántico y marxista, contra un panamericanismo y sin alma, cabe, pues, oponer la confiada afirmación del patrimonio hispanoamericano"

 

18. ¿Racismo o mestizaje?

 

El documento emanado de la comisión "Justicia et Pax", titulado La Iglesia ante el racismo cita el caso español y portugués como el origen del racismo. Intervenciones de prelados e intelectuales españoles han llevado a la comisión vaticana a matizar su estudio. Si por racismo se entiende -son palabras del documento- "exasperación de la diferencia concebida científica o ideológicamente como superioridad de una raza sobre otra", nunca se dio en Hispanoamérica. Ya en el tercer viaje de Colón, 1497, vuelven dos españoles casados con indígenas. La mayor parte de los conquistadores tiene hijos mestizos; tanto que el siglo XVII será protagonizado por los mestizos; bastan a título de ejemplo los descendientes de Cortés, el Inca Garcilaso...

José de la Riva-Agüero y Osma, el gran polígrafo del Perú, sentenció: "No conozco afirmación más injuriosa para el peruanismo que aquella de ser inasimilables sus dos razas esenciales, la hispana y la india. Si tal fuera, el Perú resultaría un aborto. Y esperamos y constatamos que no lo es, por los tipos humanos que ha producido, desde Garcilaso hasta nuestros días, mestizos insignes de sangre y de alma".

En esta misma línea, el gran peruanista, José Antonio del Busto Duthurburu, recogió tres de sus artículos en Tres ensayos peruanistas. El primero, Perú esencial, nos ofrece su "visión peruanista del Perú", a través de la realidad histórica del Perú en tres dimensiones: como patria (nacida hace 15.000 años con el ingreso de los primeros cazadores nómadas a nuestro territorio), nación (surgida en el siglo XVI con los primeros mestizos, especialmente con Garcilaso) y estado (libre y soberano desde el 28 de julio de 1821 con la Independencia). Su determinación de autonomía le convierte en país "independiente, uninacional, pluricultural, multilingüe y mestizo".

El segundo, el más extenso, El mestizaje en el Perú, nos brinda la lección inaugural del año académico de 1992 en la Universidad de Piura. Lo fundamenta en dos realidades incontrovertibles: el mismo nombre "Perú" ("de unos indios que pronunciaron mal y de unos españoles que oyeron peor, nació el nombre de mi patria") y su población (75% mestiza). Desarrolla su aserto en dos rubros, el mestizaje racial y el cultural. Sobre el primero, distingue lo que denomina ingredientes mayores (la raza cobriza o americana y la blanca o europea) y los menores (negra o africana, amarilla o asiática y aceitunada u oceaniana); si en la segunda mitad del siglo XIX, Perú fue un mosaico racial, hoy, en aras de un mestizaje, propende a una raza común; aunque reconoce que no hay ni discriminación ni segregación racial, reconoce la existencia de un prejuicio racial, fundado en que hay descendientes de esas razas con mayor cultura, mayor riqueza, mayor poder o, con falsa apreciación, mayor belleza. El segundo rubro, mestizaje o fusión cultural, está poderosamente desarrollado en la comida, el vestido, la habitación, la música, la danza, la pintura, la literatura, la artesanía y la religión. Representante de la comida mestiza es el cebiche, con pescado, ají, camote y choclo del Nuevo Mundo, y el limón, la cebolla y la lechuga del Viejo Mundo. En la literatura descuella, singular y señera, la figura de Garcilaso, quien en su feliz dedicatoria de "Comentarios Reales" acuñó el mestizaje:" A los Yndios, Mestizos y Criollos de los Reynos y Provincias del Grande y Riquísimo Ymperio del Perú, el Inca Garcilaso de la Vega, su hermano, compatriota y paysano, salud y felicidad". En la conclusión define con lucidez su aserto: "La cultura occidental, a la que pertenecemos por descender de europeos, nos acerca y hace iguales a los demás países occidentales: la cultura andina, a la que también pertenecemos por descender de indios, nos singulariza y diferencia de los demás países de la tierra. En términos de filosofía aristotélica, la cultura occidental es el género próximo y la cultura andina la diferencia específica. Una nos iguala, otra nos hace únicos. El ideal es integrar la universalidad sin perder la singularidad" (p.46).

El último del artículo se titula En torno al monumento a Pizarro y fue publicado en el diario "El Comercio" el 29 de abril de 1997. Son reflexiones acerca de la polémica del monumento ecuestre de Francisco Pizarro. El Dr. Del Busto, uno de los máximos especialistas en el estudio de Pizarro, reconoce que el extremeño "no nos conquistó a nosotros, sino a los hombres del incario que son nuestros antepasados cobrizos. Nosotros descendemos de los vencidos y de los vencedores, pero no somos vencedores ni vencidos. Somos el resultado de ese encuentro. Podemos ser indigenistas e hispanistas, pero por encima de todo debemos ser peruanistas. El peruanismo une, cicatriza; el indigenismo y el hispanismo mal entendidos dividen, descuartizan. Nuestra obligación es integrarnos, no desintegrarnos".

 

 

19. La leyenda negra que perdura

La leyenda negra antiespañola nace de la propaganda que se ha formado por siglos sobre la identidad, costumbres e instituciones españolas, denigrándolas profundamente usando en muchos casos la exageración o la calumnia sistemática, desvalorizando sus ricas manifestaciones culturales y artísticas: propaganda que se forjó en los países europeos enemigos del reino de España y después en la propia España y países hispanoamericanos.

Basta con hojear las novelas del XIX y del XX, contemplar los cuadros de Rivera y Orozco, escuchar los himnos nacionales de las repúblicas, ver los libros de texto para escolares...Hoy se ve reforzada por las sectas religiosas y hasta algunos sectores de la Iglesia Católica.

Creemos que el sentido común se impondrá como en el caso de O. Paz, Elliot, E. Sábato. Este último escribía en El País (2.I.91): "Si la leyenda negra fuera una verdad absoluta, los descendientes de aquellos indígenas avasallados deberían mantener atávicos resentimientos contra España, y no sólo no es así, sino que dos de los más grandes poetas de la lengua castellana de todos los tiempos, mestizos, cantaron a España en poemas inmortales: Rubén Darío en Nicaragua y César Vallejo en Perú".

 

 

20. Menos mal que fue el P. Las Casas

 

En ocasiones y con un insoportable irenismo, se concluye con talante de diálogo: "bueno, hay que reconocer que hubo misioneros como el P. Las Casas que denunció los abusos". O sea, que lo único bueno fue que como los conquistadores suministraron tal cantidad de desmanes que menos mal que alguien se dio cuenta...

Misioneros hubo que denunciaron con más fuerza si cabe los atropellos; tal fue el caso de Montesinos, Motolinía, vasco de Quiroga, Toribio de Mogrovejo... Pero superaron la visión daltónica de fray Bartolomé. Este creía salvarse denunciando a los españoles y protegiendo a los indios. Se convirtió en una especie de Jeremías del Nuevo Mundo. Pese a ser sevillano, toda su crítica es amarga, le falta el sentido de lo positivo, del buen humor. Nadie discute su buena intención, nadie quita sus logros como llegar al mismo emperador suscitándole la duda de la legitimidad de la empresa, incluso estar dispuesto a abandonar la empresa si la Junta de Sabios dictaminaba en contra. Las Leyes Nuevas de 1544 en parte son obra suya; la desaparición del término "conquista" por "pacificación" también.

 

21. Los conquistadores y los misioneros: Una historia de malos y buenos

 

Hora es ya de superar la puritana dialéctica que manda al infierno a todos los conquistadores y premia celestialmente a todos los misioneros. Pero justo es poner las cosas en su sitio. Hubo conquistadores como Cortés y Pizarro con una conciencia clara de evangelización y dar buen trato a los indios; una obra extraordinaria Los laicos en la cristianización de América de G. Guarda, lo evidencia. Y también hubo misioneros, los menos, que se aprovecharon de los indios; los cánones conciliares y sinodales, tan frecuentes, nos revelan este dato. Soldados hubo que se hicieron religiosos; y religiosos hubo que no dudaron en defender con la espada las poblaciones atacadas por los indios. No es cierta la enemistad perpetua entre unos y otros. La norma fue el buen entendimiento arbitrado por los funcionarios reales.

 

22.  De la "conquista espiritual" a la imposición política

 

Se viene a decir que el Estado misional configuraba solamente una fachada de evangelización pues en la práctica enmascaraba intereses políticos y económicos. La "Iglesia colonial" se contentó con acometer una campaña de represión religiosa, cultural y mental para exterminar la idolatría. " Ante el sencillo y lógico razonamiento del indígena, se impone la brutal sutileza de la complicada escolástica". El resultado de esta interacción de elementos de la civilización occidental desfigurados y nativos realzados ha dado un sincretismo que mezcló elementos dispares sin tener en cuenta su esencia.

E. Dussel y sus colaboradores pretenden redactar una historia de la Iglesia con sentido ecuménico y comprometido con los oprimidos. En realidad, la historia se ideologiza poniéndola al servicio de la falsa teología de la liberación. Antonio García, catedrático de Historia del Derecho en la Pontificia de Salamanca, le dijo a su autor que él prefería una "historia comprometida con la verdad".

Hoy no entendemos la relación Iglesia-Estado en el régimen de Patronato. Pero en un momento en que no existía "Propaganda Fide", la Iglesia ve con buenos ojos que unos Reyes sean "patrones" de nuevas iglesias. El Estado se comprometía a pagar todos los pasajes de los misioneros, así como su manutención; protegía e impulsaba la evangelización. Los roces entre la Santa Sede y la Corona no fueron de tipo "dogmático" sino un excesivo paternalismo estatal que ahogaba en ocasiones la legítima actuación de la Iglesia y que desembocó en tiempos de Carlos III en la injusta expulsión de los Jesuitas.

Si el balance de su gestión se mide por sus frutos culturales (creación de colegios y universidades, impresión de libros, construcción de monumentos...) y espirituales (la mitad de los católicos del mundo viven allá, santuarios, diócesis creadas, santos...), los resultados están a la vista.

 

23. La visión de los "vencidos". 500 años de "resistencia"

 

Se ha puesto de moda el estudio de la "autoimagen de los pueblos colonizados", como dice Lohmann "ha surgido el afán de forjar una ficción de los vencidos que repare ideológicamente el sonrojo de haber cedido el campo a unos puñados de conquistadores". Para ello, se confrontan los testimonios. Varias revistas misionales como "Antena Misionera" o de ayuda solidaria como "Manos Unidas" se hacen eco de esta actitud. Tal punto de vista, complementario en principio, se ha convertido en un enfoque opuesto y reivindicatorio. Su paradigma sería el Inca Garcilaso quien en sus "Comentarios Reales" pretende "encumbrar el régimen arcaico comparando positivamente sus códigos de honor con los de los españoles"

Algunas agrupaciones como "Arco Iris" intentan un eclecticismo que les lleva a intentar reconstruir el mundo trastornado por la Conquista, también el desorden "ecológico" producido. Se estudia todo el movimiento indígena, las rebeliones, las luchas armadas...La sustentación ideal de esta oposición en el antiguo Imperio del Tahuantinsuyo radicaría en el mito de Inkarrí, mezcla de movimiento mesiánico con rastros de escatología europea, en la que el soberano prehispánico se identifica con un arquetipo como Cristo; vencido por los invasores españoles, llegará sin embargo un tiempo en que volverá a reinar. En el antiguo Teotihuacán el arquetipo vendría dado por el retorno del auténtico Quetzalcóatl.

 

El 12 de octubre de 1991 se detuvo a varios indígenas en Sevilla por sus actividades en contra del V Centenario. Aunque hubo "resistencia" por parte de los chichimecas, caribes, araucanos, "la actitud normal fue...la aceptación. Incluso el mítico Inca Túpac Amaru, que encabezó una revuelta campesina en Perú, en 1780, se propuso tan sólo crear un Estado inca autónomo dentro de la monarquía española" (F. Fernández Armesto The Economist 2.XII.91)

Se ha difundido mucho un artículo del jesuita asesinado en El Salvador y que titulaba "El encubrimiento". Algunas revistas agotan su indigenismo con citar reiteradamente a Mons. Pedro Casaldáliga. Hay que discernir siempre entre los hechos históricos aludidos -silenciadores de la labor acometida por la Corona y la Iglesia de protección del indio- y su deseo de transformar las estructuras injustas actuales. Este último ofrece la anécdota de aquel indiecito que le comenta al misionero: "Padre, ya soy un poquito cristiano, ya aprendí a mentir". Me recuerda al prólogo de un libro para escolares de Alán García, expresidente de Perú: "En el principio de nuestra historia nadie mentía, nadie robaba, nadie estaba ocioso 'ama lulla, ama sua, ama quella'". ¿Por qué no se cita la Real Cédula dada en Valladolid en 1580 por Felipe II? "Más se debe entender y mirar en estas Indias el bien común de los indios que de los españoles porque los indios son los propios naturales de ellas y los españoles advenedizos". No había resistencia tampoco en la legislación protectora de tantos conquistadores y virreyes. Qué decir de aquellos indios que en masa pedían el bautismo en México o los que en Perú salían a recibir a Toribio de Mogrovejo como su verdadero padre y protector. O la de los tlaxcaltecas que impidieron que saliese de Michoacán el venerado cuerpo de Tata (Padrecito) vasco de Quiroga. En estos dos protagonistas encontramos dos modelos para luchar por la promoción de los 40 millones de indígenas que malviven en Hispanoamérica.

 

24. ¿Se arrinconó a los criollos?

 

Fue el fundamento de los insurgentes en el movimiento de la emancipación. Se echaba en cara a España la postergación de los criollos para los cargos públicos. Es de sentido común la pugna existente en todas las sociedades entre el autóctono y el foráneo. Pero nunca se discriminó. Ahí está la institución eclesial en la que los criollos ocupan un lugar selecto, como se ve en la solución de la "alternativa" en las Ordenes Religiosas; los criollos, herederos del grupo de conquistadores y encomenderos, al no acceder a tales cargos, sienten cierto complejo de inferioridad y tienden a diluirse dentro de otros sectores sociales

Sobre la separación entre españoles e indios, Mörner ha razonado la política real que propició el aislamiento de los aborígenes de quienes no lo fuesen por motivaciones humanitarias.

 

25. Isabel la Católica y el Nuevo Mundo

 

Al saber que Colón había hecho algunos esclavos dijo:" ¿Quién es el Almirante para hacer esclavos a los que son mis súbditos?" Y recoge uno a uno a los indios vendidos en Sevilla y de nuevo, puestos en libertad, vuelven para las Indias. Hay Cédula Real de 2 de diciembre de 1501 por la que ordena a Cristóbal Guerra reduzca a prisión a Colón con incautación del dinero percibido. Este gesto le vale el siguiente comentario al actual presidente de la Real Academia de la Historia, A. Rumeu de Armas: "En un mundo de oprobio y servidumbre, ella inclinó la balanza por el triunfo de la libertad humana". Le recomiendo la lectura de su libro La política indigenista de Isabel la Católica

Su último pensamiento irá para el Nuevo Mundo, la promoción humana y evangelización de los indios, sus hijos. Navarrete recoge en el documento 128 de su "Colección de los viajes..." T.LXXV el sentir de la Reina: "Habíamos mandado que los indios [...] fuesen libres y no sujetos a servidumbre". En el Codicilo de su Testamento, en su agonía en Medina del Campo, recuerda su interés y ordena que los naturales "no resciban agravio alguno en sus personas ni bienes, mas manden que sean bien e justamente tratados".

Baste recordar que el polémico P. Las Casas se refiera a su persona como "la sancta reyna doña Ysabel". Si nos acercamos a alguna del millón de leyes que promulgó España para Indias, o a cualquiera de los cánones de concilios y sínodos, veremos que muchos de ellos nos remiten al precedente sentado por la cláusula testamentaria de la reina Isabel.

De la trascendencia pública de su perfil moral nos habla W. Irving: "Es admirable la íntima dependencia que la felicidad de las naciones tiene, a veces, de las virtudes de ciertos individuos [...] Fue el suyo uno de los más puros espíritus que jamás gobernaron la suerte de las naciones". Ella puso los cimientos del Siglo de Oro de España llegando al "mayor empinamiento que jamás había conocido"(Bernáldez) y que tantos beneficios proporcionó a la Humanidad. El profesor Luis Suárez Fernández, máximo especialista en el tema, acaba de recordárnoslo en su monumental enciclopedia sobre los Reyes Católicos.

 

26. ¿Que fue antes la hispanización o la evangelización?

 

En 1596, el Consejo de Indias redactó una Cédula en la que urgía la castellanización de los indios. Felipe II la rechazó en los siguientes términos: "No parece conveniente apremiarlos a que dejen su lengua natural, mas se podrán poner maestros para los que voluntariamente quisieren aprender la castellana".

Baste recordar que existen gramáticas en lengua vernácula desde los primeros momentos de la evangelización. Padres, como el jesuita Barzana, llegaron a dominar 13 lenguas indígenas. El arzobispo Mogrovejo crea cátedras de quechua en Lima e impone multa a los párrocos de indios que en el plazo de 3 años no aprendan la lengua de los naturales.

Gregorio Salvador en su conferencia "El español: vehículo de comunicación y cultura" en unas Jornadas celebradas en Roma (Ver ACEPRENSA 7.II.1990) recuerda que hacia 1800 sólo 3 millones hablaban el español. Fueron las Repúblicas independientes las que emprendieron una política de hispanización para aplicar las ideas del Abbé Gregoire que había proclamado en la Asamblea Francesa que los ideales revolucionarios sólo se harían efectivos con una enseñanza unitaria en una lengua común.

 

27. A la caza de un chivo expiatorio o ¿quién tiene la culpa?

 

Nadie duda del subdesarrollo de Hispanoamérica. Hay que buscar un culpable, una cabeza de turco. Ahora sí, ahora se da cabida a España en el carnet de identidad de todas las repúblicas; ella fue la caja maléfica de Pandora que propagó los males del viejo continente por el virgen e idílico nuevo mundo.

¿Qué identidad buscar, pues? Uslar Pietri pone las cosas en su sitio con su habitual amplitud de miras. Destaca tres protagonistas: los iberos, los indios y los africanos. Pero -como indica Sábato- "sin duda sería la cultura ibérica la dominante, desde el momento en que esas tres sangres entraron en esos complejísimos procesos de la fusión y el mestizaje, dejando de ser lo que habían sido, en usos y costumbres, religión, alimentos e idioma, produciendo un nuevo hecho cultural originalísimo".  El The Economist de 21-XII-91 denunciaba esa "anacrónica indignación contra los legisladores y administradores del pasado" como "evasión de los problemas del presente. ¡El grito de M. Vargas Llosa '!  nosotros somos los conquistadores ¡' pone la responsabilidad donde corresponde, con las élites de hoy".

Se impone sacudir ese "complejo de inferioridad" de las repúblicas americanas que no aceptan el haber sido engendradas por tales progenitores. Sólo se curará evitando el daltonismo histórico que hoy nos ciega. El múltiple congreso celebrado con motivo del V Centenario pone en evidencia el testimonio del presidente de la Comisión Ejecutiva del Congreso del Descubrimiento, A. Rumeu de Armas: "La Academia se siente solidaria y orgullosa con la empresa heroica del descubrimiento y exploración de América, y valora en su justa medida el complejo proceso de hispanización del Nuevo Mundo, con un saldo positivo indudable en cuanto a los problemas planteados y las soluciones arbitradas"

 

28. La condición jurídica de los indios. ¿Sin alma ni libertad?

 

Rige el Derecho castellano salvo en contadas excepciones. Por la Real Cédula de 20.VI.1500 se condenan las actividades esclavistas de Colón. La actitud indigenista de la reina Isabel la Católica reflejada en su Testamento no deja lugar a equívoco: los indios son súbditos de Castilla por lo que gozan de los mismos derechos. Sólo podían ser esclavizados los capturados en guerra justa. Por fin, las Leyes Nuevas de 1542 permiten tan sólo la esclavitud de los caribes, araucanos y mindanaos por su actitud beligerante contra España.

Existen tres diferencias entre el indio y el esclavo. Aquél no es vasallo del encomendero sino del rey; el encomendero tenía sobre el indio derechos no enajenables (no lo podía vender); el indio podía tener bienes propios.

La legislación hispanoamericana descansa en el principio de protección en virtud de su carácter de "personas miserables" y que necesitan de ayuda. La R.C. de 19.XII.1593 manda castigar "con mayor rigor a los españoles que injuriaren, ofendieren o maltrataren a los indios, que si los mismos delitos se cometieren contra los mismos españoles". A tal efecto se le dan privilegios jurídicos, económicos, matrimoniales y espirituales tales como no cobrar los diezmos completos, la exención de ayuno y de la excomunión... Dos aspectos concretos los tenemos en el respeto de la institución de los caciques o curacas, señores de los indios, cuya autoridad se mantuvo durante siglos allí donde estaba consolidada y la creación del cargo de protector de indios dado generalmente a los obispos y con la misión de velar por el buen trato y defensa de los indígenas, procurando el exacto cumplimiento de las leyes (había un protector general en cada territorio importante y protectores delegados en distritos y partidos).

A la luz de estas consideraciones, plantearse -como algunos piensa- la cuestión de si los tratadistas españoles consideraron a los indios como seres dotados de alma, carece de sentido.

 

29. ¿Y la trata de negros?

 

Los negros constituyeron pronto una minoría importante, sobre todo en el área del Caribe. Unos eran esclavos -los recién llegados- comprados por las Compañías holandesas, genovesas, portuguesas o inglesas mediante el sistema de "asientos"; otros muchos habían conseguido la liberación por concesión de los dueños o declarándose fugitivos. Aunque España no traficase, tampoco lo impide. La mentalidad de la época no se lo cuestiona. La legislación española prohíbe que se les maltrate, favorece la libertad matrimonial y admite su emancipación en metálico.

 El P Las Casas, en un primer momento, fue partidario de sustituir a los "débiles" indios por los "fuertes" negros; pero más adelante reaccionó y en su "Brevísima relación de la destrucción de África" se convierte en el pionero de los defensores de sus derechos.

Más importante es la labor de los apóstoles de los negros Sandoval y san Pedro Claver que con su dedicación en Cartagena de Indias redimieron una raza convirtiéndose en "esclavos de los esclavos"; lo mismo sucedió con el P. Francisco del Castillo en Lima; la formación de la hermandad del Señor de los Milagros, compuesta en su mayoría por negros o afrodescendientes en el Perú. De igual modo sucedió con los padres capuchinos, quienes seguirán el modelo de su padre de san Francisco en el encuentro con el sultán Melek-el-Kamel; el historiador Miguel Anxo Pena recuerda que ya en 1585 hay Capuchinos próximos al mundo de la esclavitud, en concreto la de esclavos cristianos en manos de musulmanes, los religiosos se entregan a la tarea de rescatarlos y atenderlos espiritualmente; desde la llegada de los mi sioneros a las costas de África la realidad de la esclavitud se hace patente, y de manera práctica los Capuchinos comienzan a luchar contra la misma.

 

30. Una celebración sin "triunfalismos"

 

Suele citarse este término del Papa para cercenar toda iniciativa encaminada a recordar 1492. Pero Juan Pablo II, a renglón seguido, escribe "y sin complejos".

Desde que Alejandro VI, primer Papa desde 1492, concediese mediante las Bulas

Pontificias la autorización para evangelizar el Nuevo Mundo, no hay un sólo documento papal crítico sobre la obra de España en América. Lo recoge muy bien Juan Terradas Soler en La conquista y la colonización de América vistas desde Roma. Juan Pablo II ha querido celebrar la efeméride con "la novena de la esperanza" para una "cita a la que la Iglesia no puede faltar". En sus viajes a España no ha olvidado nunca "dar las gracias por su labor en América".

Los obispos de USA lanzaron su pastoral "Herencia y esperanza. Evangelización en los Estados Unidos" en noviembre de 1990 para disponer a su pueblo a la celebración del V

Centenario.

El episcopado reunido en el CELAM ha lanzado numerosos comunicados sobre la celebración del V Centenario desde la "humildad de la verdad", "gratitud a Dios por la vocación católica de América Latina", el espíritu de fidelidad a nuestro pasado de fe, la mirada a los desafíos del presente y la atención a los retos del futuro. Medellín, Puebla y Santo Domingo serán firmes hitos para la nueva evangelización de América. Con el deseo de clarificar científicamente el estado cultural, el mismo CELAM ha realizado una profunda investigación entre los descendientes de las más representativas etnias indígenas en la que sale un balance favorable, lejos de todo revanchismo. En la EXPO'92 -ha manifestado Mons. Tagliaferri- el edificio del Vaticano "presentará el innegable aporte de la Iglesia al nacimiento, desarrollo y realización del Nuevo Mundo mediante su tarea evangelizadora".

 

EPÍLOGO: GRACIAS, ESPAÑA, POR TU OBRA EN AMÉRICA (Les comparto el artículo publicado en ESTAR, Madrid, octubre 2018)

Lo primero que me vino a la mente al pedirme un artículo como figura en el título, fue el Pilar de Zaragoza y la presencia del Papa San Juan Pablo II el 10 de octubre de 1984 tan sólo para dar gracias a España por su obra en América. ¡Cómo recuerdo la acogida brindada por los maños a cuantos tuvimos la suerte de acompañar a nuestro querido Pontífice! Gloso sus mensajes y comparto algunos ejemplos reales que demuestran su verdad.

Sus palabras sonaron rotundas y precisas para una España solidaria y misionera:

Me urgía reconocer y agradecer ante toda la Iglesia vuestro pasado evangelizador. Era un acto de justicia cristiana e histórica. Pero me urge también estimular vuestra capacidad misionera de cara al futuro. "Recordad siempre —como os dije hace dos años— que el espíritu misionero de una determinada porción de la Iglesia es la medida exacta de su vitalidad y de su autenticidad Es lo que esta tarde os repito con intensidad nueva.

Al día siguiente, jueves 11 de octubre en Santo Domingo, como pórtico al inicio del novenario por los 500 años, Juan Pablo II, reiteró su gratitud y su llamamiento a una renovada misión:

Todos vosotros que constituís esta Iglesia, deseáis conmemorar esa fecha con profunda gratitud al Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, al Dios que es amor y verdad… ¡Qué profundo estupor produce todavía hoy la gesta de aquellos mensajeros de la fe! Siendo pocos para tan inmenso territorio, sin los medios modernos de transporte y comunicación, con pocos recursos médicos, van cruzando imponentes cordilleras, ríos, selvas, tierras áridas e inhóspitas, planicies pantanosas y altiplanos que van del Colorado y la Florida, a México y Canadá; de las cuencas del Orinoco y del Magdalena, al Amazonas; de la Pampa, al Arauco. ¡Una verdadera epopeya de fe, de servicio a la evangelización, de confianza en la fuerza de la cruz de Cristo!

EL TESTAMENTO LIBERADOR DE LA REINA ISABEL

Al saber la Reina Isabel La Católica que Colón había hecho algunos esclavos dijo:" ¿Quién es el Almirante para hacer esclavos a los que son mis súbditos?" Y recoge uno a uno a los indios vendidos en Sevilla y de nuevo, puestos en libertad, vuelven para las Indias, de acuerdo a la Real Cédula de 2 de diciembre de 1501 por la que ordena a Cristóbal Guerra reduzca a prisión a Colón con incautación del dinero percibido. En su Testamento escribe: "nuestra principal intención fue de procurar de inducir e traer los pueblos de las Indias e los convertir a nuestra santa fe católica para instruir a los vecinos y moradores de ellas en la fe y enseñarlos buenas costumbres".  En el Codicilo de su Testamento, en su agonía en Medina del Campo, recuerda su interés y ordena que los naturales "no reciban agravio alguno en sus personas ni bienes, mas manden que sean bien e justamente tratados".

Si nos acercamos a alguna de las cerca del millón de leyes que promulgó España para Indias, o a cualquiera de los cánones de concilios y sínodos, veremos que muchos de ellos nos remiten al precedente sentado por la cláusula testamentaria de la reina Isabel. Basta recordar que la actual Universidad Nacional Mayor de san Marcos de Lima, de 1551, decana de América, ostenta entre los precedentes jurídicos de su Estatuto el testamento isabelino.

LA PRIMERA GLOBALIZACIÓN

Gracias a España, dos continentes ignorados, con historias distintas, comienzan a interactuar en una fecunda simbiosis. A partir de 1492 la historia europea y mundial cambió radicalmente. En el aspecto político se desarrollará un nuevo sistema de equilibrio mundial; en el socioeconómico hay que considerar la llegada masiva de metales preciosos, la incorporación de nuevas especies a la agricultura y ganadería (patata, maíz, pimiento, vainilla, ...); en el demográfico, emigraciones como nunca se habían dado en la historia; en lo cultural se revisan las viejas teorías geográficas e históricas dando paso a una visión histórica más universal, se ponen las bases del Derecho Internacional, se inician los estudios antropológicos en los pueblos indígenas, la literatura genera crónicas y descripciones de gran calidad así como la aparición de nuevos vocablos (canoa, cacique...); en el aspecto religioso nos encontramos con un despliegue misionero sin precedente, se amplía la cristiandad con la incorporación de nuevos pueblos a la Iglesia, se perfeccionan los métodos pastorales con el afán de mejorar al hombre- catecismos, encomiendas, hospitales, reducciones...

Si lo miramos desde el punto de vista americano, Europa ayudará a quitar las limitaciones del hierro, la rueda y sus aplicaciones, el conocimiento de los cuadrúpedos domesticados, la escritura, sus hábitos primitivos (poligamia, alcoholismo, canibalismo, superstición...), su cultura cerrada por el aislamiento geográfico y con un retraso de unos 4.000 años con respecto a Occidente.

León XIII, en la carta con motivo del IV Centenario de 1892, llegará a decir que es "el hecho de por sí más grande y maravilloso entre los hechos humanos". Juan Pablo II dirá que "era el prorrumpir vigoroso de la universalidad querida por Cristo [...]" con la que "se echan las bases de la cultura latinoamericana y de su real sustrato católico" (Puebla 412). El Papa Francisco, argentino, primer papa nacido en América, que habla en español, es el fruto más sazonado de esta empresa.

CORTÉS Y PIZARRO, HUMANOS Y CRISTIANOS

Aunque sus figuras siguen siendo polémicas y, en el caso de Pizarro, Lima misma ha ido arrinconando su imponente estatua ecuestre de la Plaza de Armas al Parque de la Cultura, tanto México como el Perú le agradecen por su "conquista" que sin ocultar el drama del primer encuentro violento con llevó la obra de "poblar" y civilizar. Como escribió el mejor biógrafo de Pizarro, José Antonio del Busto, gracias a él tuvo lugar el descubrimiento del Amazonas, el hallazgo del lago Titicaca, llegó la sangre europea, la lengua castellana o española, el Derecho Romano, la inserción en la Historia universal y propició un Perú más extenso que el de los incas; aunque no creó el nombre de Perú, sin embargo  lo entronizó y difundió, vino en busca de botín pero trajo lo que él no poseía: letras, ciencias, leyes, artes.. Ayudó a implantar la religión cristiana y el nuevo mundo de valores. Hoy los mexicanos y los peruanos ni son conquistados ni conquistadores, pero sí que son "descendientes" de unos y otros, con nuevos ingredientes procedentes de África, Asia…pero con la presencia de lo autóctono, el enriquecimiento de lo español (especialmente la lengua y la religión), y la síntesis viviente de lo mejor de "todas las sangres", para lograr en el caso del Perú, la "peruanidad" (Víctor A. Belaunde).

 

UNA SELECCIÓN PARA EL MUNDIAL DE LA SOLIDARIDAD

Más allá de leyes, libros, obras, me gustaría presentarles las personas. Todos españoles, migrantes inquietos, unos en pos de dinero, fama, pero ¡cuántos! Para ganar almas para Dios. Ahí están los miles de cartas que piden ir a Indias, a América, para proclamar la Buena Nueva. ¡Cuántas selecciones de misioneros se fueron preparando para "jugar" su mundial de la solidaridad, y supieron golear como Fray Antonio de MONTESINOS, quien en 1511 supo denunciar los atropellos de los encomenderos en La Española,  Vasco de QUIROGA, abogado nombrado obispo de Michoacán a los 60 años quien creó los hospitales-pueblos "Santa Fe" para 30.000 indios,  P. Francisco de VITORIA, dominico que desde la Universidad de Salamanca, en 1539, escribe las Relectio de Indiis fundamentando el derecho de gentes, desde la libertad natural e igualdad jurídica de todos los hombres, el P. José de ACOSTA, el civilizador, .provincial de los jesuitas del Perú,  autor de la obra De cómo hay que procurar la salvación de los indios (gran manual para evangelizar respetando su cultura y ayudándoles en su promoción humana), SAN PEDRO CLAVER, el apóstol de los negros, quien bautizó a más de 300.000 negros, redimiendo para Cristo toda una raza, Toribio de MOGROVEJO, quien recorre más de 40.000 km. a pie o en mula, convoca sínodos y concilios, confirma cerca del millón de indios y criollos (santa Rosa de Lima, san Martín de Porres),  Junípero SERRA, evangelizador de California, murió en Monterrey en 1784; su estatua figura en la "sala de la fama" del Capitolio de Washington.

Acabo de leer un gran libro sobre el Venerable P. Alonso de Barzana, misionero discípulo de San Juan de Ávila, quien llegó a hablar doce lenguas, evangelizador de Túpac Amaru I. En carta a su amigo P. Ignacio del Castillo, desde Río de la Plata, 26 de julio de 1593, compendiará su aventura apostólica a lo san Francisco Javier: Si quiere Vuestra Reverencia saber mi vida, en una palabra, es que vine con deseo de España de tornarme indio, y he salido con ello.

¡Qué forma tan bella de decir que a ejemplo de Jesús "se hizo carne y habitó entre nosotros"! Esta es la fuerza del amor que llega incluso a olvidar lo más sagrado de uno para darse del todo en la misión. Como escribió un gran biblista de nuestro tiempo, extremeño y, también, americanizado, el P. Manuel Díaz Mateos, referido al Señor: "tan humano, sólo Dios". Salvando, las diferencias, tan americana, sólo España. Con razón Julián Marías se valía del término injerto al referirse a la obra de España en América para diferenciarla del mero trasplante de Inglaterra con Estados Unidos.

(Foto: Me encanta la fachada de San Esteban, el convento que acogió a Colón para conversar sobre su proyecto y el lugar donde se formaron legiones de misioneros para América o enseñaron maestros como Vitoria. ¡Mi Salamanca!)

UN BUEN ENLACE SOBRE LA MATERIA:

https://www.religionenlibertad.com/cultura/59869/octubre-que-aporto-espana-america-repasamos-siglos.html