Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.
Visite MagicTech

Comparte esta página:


Fecha Publicación: Mon, 06 Jul 2020 20:23:00 +0000
Google, empresa especializada en productos y servicios relacionados con Internet, pone a disposición distintas herramientas agrupadas en un paquete denominado G Suite, la cual facilita el trabajo en equipo. Además de las soluciones para empresas, Google pone a disposición su edición G Suite for Education, este plan tiene la mayoría de características del plan Business, pero es gratuito para escuelas, facultades y universidades. El artículo publicado da un vistazo general de las herramientas que G Suite for Education proporciona como ayuda a la enseñanza a distancia. #educaciondigital




Etiquetas: [Ciencia]  [Informática]  [Noticias]  [Tecnología]  
Fecha Publicación: Mon, 11 Mar 2019 04:18:00 +0000

Gran parte de nuestro progreso como seres humanos se ha debido a nuestra capacidad de comunicarnos y de transmitir conocimiento. Casi todas las especies poseen un sistema propio de comunicación, las abejas, por ejemplo, utilizan movimientos en forma de complejas danzas para mostrar la ubicación de sus alimentos, pero somos nosotros, los seres humanos, la especie que mejor lo ha desarrollado, evolucionando junto a la humanidad. Nuestros primeros ancestros seguramente transmitieron sus conocimientos en base a señas, gruñidos y dibujos, antes de poder desarrollar un lenguaje.





La capacidad de transmitir información mediante un código común nos brindó una ventaja evolutiva pues no sólo nos permitió sustentar las necesidades básicas de alimentación sino, que también una forma de comunicar experiencias, conocimientos, testimonios, miedos y anhelos de generación en generación.





La fuente de noticias en los primeros años de nuestra historia fue seguramente el lenguaje hablado. Nacieron así los pregoneros, encargados de hacer público lo que se quería dar a conocer a la población. La información hablada es susceptible de ser tergiversada con facilidad, sin un registro, no debe haber sido fácil separar información real de invenciones, mitos y leyendas.








Acme Telephoto - The Gastonia Daily Gazette (North Carolina),

November 3, 1938 (page 8)

Siempre hemos sido bastante crédulos respecto a la información y pocas veces nos detenemos a cuestionar lo que nos dicen o leemos. La noche del 30 de octubre de 1938, en estados unidos, la CBS transmitió una narración sobre la invasión de criaturas asesinas extraterrestres. A pesar de que la emisora había anunciado que se trataría de un radioteatro de “La guerra de los mundos” de H. G. Wells, el locutor pensó que tal adaptación contada en forma de noticia de última hora impactaría más a la audiencia, y así lo hizo, muchísimas personas pensaron que lo narrado era una noticia real y que estaba sucediendo en esos momentos, generando pánico.






Cuando era niño, sabía que podía confiar en aquello que se encontraba escrito en un libro regalado por mi madre o en el periódico que llevaba a casa mi padre. Me habían enseñado que se puede dudar de lo que se escucha, pero la palabra escrita siempre te llevará más cerca de la verdad y que, en lo posible, es bueno consultar más de un libro (fuente). En esa época, los errores e incertidumbres solían ser anecdóticos e involuntarios, al fin y al cabo, los editores cuidaban su reputación y al detectar un error, era corregido en una "fe de erratas" o bien en la "fe de errores".





En mis tiempos de estudiante escolar, conseguir información no era tan sencillo como ahora, había que saber buscar en los índices y en las fichas de la biblioteca. Si teníamos suerte, podíamos encontrar lo que queríamos preguntando a los bibliotecarios, muchas veces ellos parecían conocerse todos los libros. Pero lo realmente difícil era encontrar publicaciones sobre ciencia y tecnología moderna y ésa era una de las razones por las cuales me encantaba un programa que transmitía una radio de aquel entonces, creo que se llamaba "el mundo de la ciencia" o "la ciencia al día", del servicio latinoamericano de la BBC, justo antes de ir al colegio. El conocimiento adquirido era como un pequeño tesoro que podía crecer día a día.





La llegada del Internet y de los buscadores me pareció maravillosa, el "hambre" de información podía ser saciado con facilidad. Sin embargo, las habilidades adquiridas en la biblioteca aún servían. Para encontrar información de calidad, se necesita saber escribir las palabras más relevantes sobre el tema. Al principio era sencillo, pues los principales publicadores eran organizaciones académicas o gente con experiencia en su campo con ganas de compartir sus conocimientos, encontrarse con datos irrelevantes o falsos era casi cuestión de "mala suerte".





El Internet siguió creciendo, y la información disponible a multiplicarse, los buscadores (indizadores) de información se hacían más inteligentes. La computación personal se hizo casi omnipresente y era más fácil encontrar información, hasta el punto de hacerse trivial. A su vez, se hizo también asequible la generación de contenidos, cualquiera podía divulgar sus conocimientos o ideas y sin ningún tipo de filtro. Llegaba la era de la democratización de la información. Debo confesar que mis visitas a las bibliotecas se redujeron drásticamente cuando descubrí los PDF. A diferencia de aquellas personas que sienten cariño por el formato de un libro clásico y el placer de pasar las hojas, a mí lo que me hipnotiza es la información que contienen y me es irrelevante el formato en el que la consuma. Me sigue pareciendo maravilloso poder tener un mundo de respuestas al alcance de mis dedos con un celular inteligente conectado a la red de redes.





¿Qué sucedería con los diamantes o el oro si se hallaran fácilmente, o fuera posible que cualquiera los fabricara? La respuesta a esa pregunta sería seguramente que perderían su valor. Pues eso mismo pasó con la información y el conocimiento, se ha devaluado a la vista del común de las personas. Debe ser un reto para un maestro de escuela actual, presentar información a los alumnos de forma que se diferencie de lo que los últimos podrían encontrar en el Internet. Sin embargo, esa misma democratización de la información, tanto en lo que respecta al consumo como a la generación de contenidos, ha hecho que encontrar datos de calidad vuelva a ser difícil. El gran problema es que la gente no lo sabe, no tiene real conciencia de ello o simplemente no se esfuerza.





De lo último se aprovechan actualmente algunos sitios web para divulgar noticias falsas (Fake news en inglés), muchos de ellos obtienen ganancias gracias a la publicidad que sus lectores ven cuando ingresan a sus páginas web, por lo cual, asegurarse un gran volumen de visitas es importante, no importando el método por el cual se atrae la atención. Los temas son variados, desde políticos hasta noticias alarmistas. Para dar la impresión de sitios serios, adoptan formatos de diarios y crean páginas similares donde publican la misma noticia, haciendose referencias mutuas y circulares. Lamentablemente el objetivo se cumple, y mucha gente lee la noticia y no se esfuerza en comprobar su veracidad mínimamente. Lee el impresionante título, un par de líneas y le da al botón compartir, haciendo que ese contenido se distribuya entre sus familiares y demás conocidos.





Además, las "fake news" son cíclicas, cada cierto tiempo, cuando la gente se olvida del tema, alguna página vuelve a sacar noticias como que el pollo (uno de los alimentos más importantes en el mundo) causa enfermedades o contiene algún veneno. Para ello realizan falsas afirmaciones citando organismos como la FDA e interpretando de forma antojadiza informes y resultados de investigaciones. A veces es sencillo identificar estas noticias falsas, debido a que no colocan ninguna fuente confiable. Otras veces es más difícil, pues algunos medios de prensa tradicionales, necesitados también de visitas, hacen eco de estas noticias falsas y llegan a citar informes reales, pero cuando se leen estos informes, que suelen estar en idioma inglés, se puede deducir que no tiene que ver con la noticia alarmista que se publica.





Algunas veces trato de darme un poco de tiempo en intentar "corregir" estas noticias entre mis conocidos más cercanos. Otras veces siento que es una batalla casi perdida.





Separando la paja del trigo





Las noticias falsas evolucionan como lo hacen los medios con los que la humanidad se comunica, siendo para la generación de transición, la que se encuentra en el surgimiento de un nuevo medio, muy difícil identificar. Así, por ejemplo, mi generación que ha vivido la transición de internet a ser uno de los medios principales de divulgación de noticias, encuentra difícil desconfiar de lo que se publica en ella. Las nuevas generaciones se enfrentan a una nueva forma de “fake news” mediante la generación de videos falsos en donde se ve a una personalidad o un reportero de noticias narrar información completamente inventada, con su voz y gestos característicos.





Un artículo de la revista “Muy Interesante” edición española, publica que en el MIT se analizaron 126000 historias descubriendo que las noticias falsas se difunden significativamente más rápido, más lejos y más ampliamente que la verdad.





La solución a largo plazo para este nuevo tipo de problema puede que se encuentre en la escuela. Debe replantearse su rol educativo, y desarrollar en sus alumnos las habilidades necesarias para identificar correctamente la información de calidad. Esta es una gran oportunidad para revalorizar el conocimiento. Ya no se trata de simplemente impartir información que se puede encontrar en la red, sino de enseñar a los alumnos la forma correcta de encontrar esos conocimientos y valorarlos adecuadamente, aprender a descartar lo que es simplemente basura. Para esto se necesitan profesores preparados que sean capaces de generar sus casos de estudio y con conocimiento previo, plantear temas a sus alumnos, para que en la clase siguiente se abra un debate y ayude a identificar, cuáles son las fuentes de confianza y como se puede identificar una información falsa.





En la medida en que la gente tome conciencia de que la información fidedigna no es actualmente sencilla de encontrar, empezará a valorar nuevamente este conocimiento y dejará de consumir información "chatarra". La prensa volverá a tener más cuidado con lo que publica y aquellos con datos de calidad tendrán mayor preferencia lo que finalmente repercutirá en sus ingresos.





¿Y en el corto plazo que podemos hacer? Pues no publiques información de la cual no te has asegurado que es cierta, si no te das el trabajo de contrastarla y verificarla, simplemente déjala donde la encontraste.



Publicado en Linkedin