Te encuentras en la páginas de Blogsperu, los resultados son los ultimos contenidos del blog. Este es un archivo temporal y puede no representar el contenido actual del mismo.

Comparte esta página:

Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-04-20T07:09:00.001-07:00
Cuando el 23 de abril del 2017, el Frente Nacional de Marine Le Pen conseguía su mejor resultado histórico con un 21,3% de los votos en la primera vuelta de las presidenciales francesas, muchos se preguntaron si no estaríamos en la antesala de un nuevo renacimiento en Occidente. Como recordareis, junio del 2016 ya había visto la marcha de Reino Unido de la Unión Europea con el arrollador triunfo del Brexit. Asimismo, en noviembre de ese mismo año el magnate Donald Trump se había impuesto de manera inobjetable a la Gran Ramera del Apocalipsis Hillary Clinton, en las elecciones presidenciales de los EE.UU. Es así como en pleno apogeo de los nacionalismos, Marine Le Pen se plantó en la segunda vuelta con unas expectativas mucho mayores que las de su padre, Jean Marie, en el 2002. Al fin y al cabo, el Frente Nacional venía de ganar las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 con la propia Le Pen como candidata. Los sondeos apuntaban a una ventaja del homosexual Emmanuel Macron (“casado” con un travesti) tal como se confirmó en el ballotage, que lamentablemente le permitió acceder al Eliseo. Si en el 2017, la ventaja entre Macron y Le Pen en la primera vuelta fue inferior a la que las estimaciones apuntan en el 2022 (2,71% por 4,6%) y la victoria del primero se dio en la segunda vuelta, cuando los votantes de otros partidos lo prefirieron a él ¿por qué deberíamos esperar ahora un triunfo nacionalista en Francia dentro de pocos días? ¿No es acaso una repetición de algo que ya ocurrió? En absoluto. Estos resultados vienen a confirmar una tendencia en Francia muy novedosa y colocan a Le Pen muy cerca del Elíseo. Mucho más que hace cinco años. Mucho más de lo que lo haya estado nunca. De entrada, considerar de forma aislada el número de votos conseguido por la Agrupación Nacional (antiguo Frente) es absurdo, como lo es su comparación con 2017. Entonces, no había un Eric Zemmour con el que competir y con el que compartir electorado. En realidad, el nacionalismo ha conseguido en esta primera vuelta más del 30% de los votos, un resultado absolutamente estratosférico... y superior a lo conseguido por Macron en solitario. Aunque es cierto que Zemmour ha podido movilizar a un electorado aún más a la derecha de Le Pen y que había dejado de votar al Frente Nacional por considerar que se había "aburguesado" -esa acusación se ha escuchado en los últimos años de voces tan importantes como Marion Maréchal o el propio Jean Marie Le Pen-, nadie puede dudar que, sin el polemista de por medio, Marine Le Pen habría ganado esta primera vuelta o habría estado muy cerca. Esto no es algo nuevo en la política francesa. Incluso en las pasadas elecciones locales y departamentales del 2020, relativamente recientes, se vio este fenómeno en varias circunscripciones: triunfo de la Agrupación Nacional en la primera vuelta y unión del resto de los partidos en torno al otro candidato en la segunda vuelta para alejar a la extrema derecha del poder. ¿Pasará eso mismo el 24 de abril, cuando los franceses vuelvan a las urnas para decidir su presidente para los próximos cinco años? Hay varios factores que nos invitan a pensar que ello no va a ocurrir. De entrada, el principal es que los partidos tradicionales han desaparecido, terminando en la ignominia. Entre el Partido Socialista de Anne Hidalgo y Los Republicanos de Valérie Pecresse han sumado apenas el 6,5% de los votos. No tienen un electorado al que movilizar en favor de la tradición republicana. Los defensores del continuismo en Francia han llegado justo al 50%. El otro 50% lo representan tres figuras que presentan propuestas alternativas, nacionalistas y contrarias a la Unión Europea: los citados Le Pen y Zemmour... más el veterano Jean-Luc Mélenchon, un comunista de la vieja guardia que ya llegó al 20% de los votos hace cinco años y este año se ha quedado prácticamente en los mismos números. De cara al ballotage, los votos del electorado de Mélenchon van a ser los decisivos para ambos candidatos. En el 2017, prácticamente todos se fueron al bando de Macron. ¿Repetirán sentido del voto en 2022? Las encuestas no lo ven tan claro y de hecho apuntan a una división absoluta. El votante de izquierdas que ha renunciado al Partido Socialista de toda la vida y ha abrazado al beligerante Mélenchon es un votante que no confía demasiado en el sistema ni en el estado tal y como está concebido. A lo largo de estos cinco años de presidencia de Macron se ha visto muchísimas protestas en la calle y gran malestar, sea en forma de 'chalecos amarillos', transportistas o manifestantes varios. La ideología de estos movimientos siempre ha sido difusa: un "ni de izquierdas ni de derechas" con participación de algunos sindicatos y un enemigo -el Gobierno, el Estado, Europa- en común. Es posible que muchos de esos votantes obreros de Mélenchon que no creen en el proyecto europeo y que ven con recelo las sanciones a Rusia por los efectos que pueden tener en la propia economía francesa, vean en Le Pen a una candidata que vaya a protegerles mejor que Macron, el gran enemigo durante estos cinco años. Se ha hablado mucho de las indudables simpatías de Marine Le Pen hacia Vladimir Putin. Desde las ayudas de bancos rusos a la financiación de su partido cuando el barco hacía aguas hasta sus elogios de los últimos años a su manera de entender la política. Sin embargo, se ha hablado muy poco de la tibieza que el entorno de Mélenchon ha mostrado durante años hacia el líder ruso. El discurso de La Francia Insumisa (LFI) ha sido durante tiempo similar al de muchos otros partidos nacionalistas en Europa y en el mundo: Rusia como garante de la lucha contra el imperialismo estadounidense, con el señor Putin como el líder en quien todos debemos confiar y un rechazo absoluto a que la OTAN incluyera a Ucrania por considerarlo una provocación. Es cierto que el propio Mélenchon ha adoptado una postura contraria a la intervención militar rusa en Ucrania, pero no está claro que su electorado tenga la misma concepción de lo que está pasando allí y de cómo puede afectarles. De hecho, no parece casualidad que, desde el inicio del conflicto y el anuncio de las sanciones contra Rusia por parte de la Unión Europea debido a presiones ejercidas por los EE.UU., los dos candidatos que más hayan crecido -casi cinco puntos cada uno en las encuestas- hayan sido Le Pen y Mélenchon, mientras que Macron ha visto cómo el apoyo que tenia ha ido bajando conforme avanza la situación en Ucrania y endurecía ridículamente su discurso, intentando emular al discapacitado físico y mental de Joe Biden. Por el contrario, Marine Le Pen ha sabido modular su discurso hacia una especie de término medio que puede resultar atractivo para el votante sin ideología clara. Esta misma semana aseguraba: "No quiero que los franceses salgan perjudicados de una guerra que no es nuestra". Obviamente, la candidata de la Agrupación Nacional va a insistir en ese sentido durante estas semanas: intentar captar el voto de los que rechazan las sanciones propuestas por la Unión Europea al gas y el petróleo rusos ya que los afecta económicamente. Aunque Francia no tiene una gran dependencia energética, el discurso nacionalista siempre vende. De paso, esta batalla le da a Le Pen un perfil social del que ha carecido otros años. Es cierto que su padre consiguió muy buenos resultados en ciudades como Marsella dentro de barrios obreros que veían con pánico la llegada de “inmigrantes” - terroristas en potencia - pero Marine siempre ha sido más moderada en ese sentido. Su Frente Nacional ha buscado durante años asemejarse a una derecha más tibia y menos agresiva... y lo ha hecho con éxito. La aparición de un Zemmour, marcadamente xenófobo e islamófobo a su derecha, ha conseguido que Le Pen parezca ahora incluso como moderada. Votar entonces al Frente (o Agrupación) Nacional ya no parece anatema, como se consiguió que se pensara erradamente en el 2002 o en el 2017. Le Pen ha conseguido así que su partido parezca una opción sería de gobierno. Ganó las europeas del 2015 y las del 2019. Estuvo en la segunda vuelta del 2017 y ha liderado los sondeos durante buena parte de estos cinco años. Aparte, ha conseguido aguantar las embestidas del decadente gaullismo por un lado y de Zemmour por el otro. En definitiva, ha establecido una personalidad y una voz propias. Si eso será suficiente para expulsar a Macron del Eliseo, está por ver. Quedarían por examinar las consecuencias de una victoria de Le Pen, tanto para Francia como para Europa como para Occidente en un momento crucial de su historia reciente. Con la candidata de Agrupación Nacional ganando los comicios, Francia saldría tanto de la Unión Europea como de la OTAN, restaurando además la tradicional amistad franco-rusa, hoy mal visto en el Eliseo. Ahora bien, eso significa que el votante quiere acabar con el actual statu quo, que representa tanto Macron como los partidos tradicionales. Esto queda demostrado cuando no la quiso en el referéndum del Brexit y tampoco en las elecciones estadounidenses de 2016. A ello debemos agregar que los dos años de la pandemia mundial del Coronavirus han dejado a todos un poco tocados y frustrados, ávidos de un verdadero cambio. Están enfadados con el establishment y quieren demostrarlo. Votar a Le Pen les parece por ello una buena opción a una Francia claudicante - desde el final de la II Guerra Mundial, solo dos “socialistas”, Mitterrand y Hollande, han llegado a la presidencia- y que ahora muestra un alto sentido nacionalista. También puede serlo para aquellos votantes sin candidato propio en la segunda vuelta. No cabe duda que estos días serán claves para saber dónde está el ciudadano francés y qué cabe esperar de él. Si quiere seguir vergonzosamente como hasta ahora, con su país sumiso a los deseos de los EE.UU. cuyos intereses no son los suyos o bien si prefiere recuperar su dignidad y acabar con este estado de cosas, haciéndolo saltar por los aires. De ellos depende que así sea :)
Etiquetas: [APPLE]  
Fecha Publicación: 2022-04-20T06:59:00.000-07:00
Aunque el Apple Watch Series 8 todavía está a tiempo de ver la luz, ya hay rumores que nos dan una buena idea de lo que podemos esperar. En primer lugar, tendremos el rediseño del formato, En efecto, muchos rumores sugerían que el Apple Watch Series 7 recibiría un gran rediseño -el mayor de la historia del Apple Watch- que acercaría el diseño al de los últimos modelos de iPhone y iPad, con lados más planos y un aspecto general más industrial. Los analistas más notables, como Ming-Chi Kuo, lo han señalado, y Jon Prosser ha dado un paso más al revelar una serie de renders 3D falsos que muestran un cambio significativo en el factor de forma basado en supuestas imágenes reales del wearable. Parecía ser una certeza antes del lanzamiento, pero como ahora sabemos, nunca sucedió. Es inusual que múltiples fuentes notables se equivoquen en algo tan grande, lo que lleva a muchos a creer que Apple podría seguir trabajando en el rediseño del Apple Watch, y que finalmente podríamos verlo presentado en el Series 8. Cabe destacar que el Apple Watch fundamentalmente, se ha mantenido igual desde el lanzamiento del primer Apple Watch allá por el 2015. En el Apple Watch Series 4 se redujeron los biseles y se amplió el espacio de la pantalla, lo que se mejoró aún más con el Series 7, pero se ha mantenido el mismo factor de forma cuadrado. Cambiar el diseño a algo más moderno sería una manera fácil no sólo de tentar a los que nunca han tenido un Apple Watch antes, sino también a los actuales propietarios que buscan algo nuevo y emocionante. Vale la pena señalar que el rediseño no es un hecho. De momento, @LeaksApplePro -un filtrador con un historial decente- sugiere lo contrario, compartiendo un render oficial de lo que se afirma que es el chasis del Apple Watch Series 8 con un único cambio: una nueva rejilla para el altavoz. Aunque es probable que mejore la calidad y el volumen general del altavoz integrado que se utiliza para las llamadas, Siri, las notificaciones y demás, no es un cambio enorme en comparación con el Series 7. También cabe destacar que Mark Gurman, que ha detallado varios aspectos del próximo Apple Watch, aún no ha mencionado ningún cambio en el diseño general. Si está al tanto de los componentes internos, es difícil imaginar que sus fuentes pasen por alto una revisión del diseño, por lo que el rediseño está lejos de estar confirmado en este momento. En cuanto al tamaño, Apple redujo los biseles del Apple Watch Series 7, lo que le permitió aumentar el espacio útil de la pantalla sin cambiar las dimensiones físicas, pero ¿qué pasa con aquellos que simplemente quieren una versión más grande del Apple Watch que los 45 mm disponibles actualmente? Puede que tengamos más suerte con el Series 8, según el analista Ross Young. El analista se ha lanzado a Twitter para insinuar la posibilidad de un Apple Watch Series 8 con una pantalla más grande, pero a diferencia de las actualizaciones anteriores, será un modelo completamente nuevo que se situará junto a las variantes existentes de 41 y 45 mm. No se trata de una predicción directa, ya que el tono de su tuit es poco habitual, pero es una idea intrigante y emocionante. Ross Young sólo ha hecho un puñado de predicciones relacionadas con Apple, opinando sobre los anteriores rumores del iPhone 13 y también sobre el MacBook Pro, pero tiene un impresionante historial sin una sola predicción incorrecta hasta ahora. Por ahora, es uno de los analistas más precisos en el ámbito de Apple, y vale la pena prestar atención a lo que tiene que decir, aunque hay que aplicar la habitual pizca de sal. Aunque no está confirmado, Mark Gurman de Bloomberg sugiere que Apple podría lanzar un Apple Watch orientado a los deportes extremos junto con el Series 8 a finales de este año. ¿Es posible que esta sea la tercera pantalla a la que se refería Ross Young? Sólo el tiempo lo dirá. En lo que respecta al sensor de glucosa en sangre, un informe de enero del 2021 de ETNews afirmo “que tanto Apple como Samsung se están preparando para incluir un sensor de glucosa en sangre en los próximos smartwatches, con el objetivo de poder alertar a los diabéticos cuando sus niveles de azúcar en sangre están bajando”. En lo que respecta al wearable de Apple, se ha sugerido que la compañía incluirá una solución de monitorización en la piel que no requiera un implante, ya que, según se informa, "se centrará en asegurar la fiabilidad y la estabilidad antes de la comercialización de la tecnología". Inicialmente se pensó que la tecnología podría aparecer en el Series 7, pero como ahora sabemos, no fue así. Así lo corrobora un informe de The Telegraph, que ha encontrado archivos de la SEC que confirman que Apple es actualmente el mayor cliente de Rockley Photonics, una empresa especializada en sensores que registran el azúcar en sangre, la presión arterial e incluso los niveles de alcohol. De hecho, Apple ha sido la mayor fuente de ingresos de la empresa durante los dos últimos años. Esto ya es interesante, pero cuando se combina con los comentarios rumoreados del director general de Rockley Photonics que sugieren que la tecnología estaría en los productos de consumo a partir del 2022, parece cada vez más probable que un monitor de azúcar en sangre -si no algo más avanzado- podría hacer su aparición en el próximo Apple Watch. Esto también coincide con un informe de DigiTimes de octubre del 2021, en el que las fuentes afirman que Apple ha dicho a los proveedores que empiecen a preparar los sensores infrarrojos de onda corta utilizados para medir los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, a pesar de todos esos rumores, Mark Gurman cree que no veremos ninguno de estos sensores a corto plazo, a pesar de que él mismo predijo que tendríamos sensores de temperatura corporal en junio del 2021, pero ello no ocurrió. En un boletín informativo de Power On de enero del 2022, Gurman se retractó de la posibilidad de contar con sensores de temperatura corporal, control de la glucosa en sangre y seguimiento de la presión sanguínea, y afirmó que "no esperes nada de esto pronto". La temperatura corporal estaba en la hoja de ruta de este año, pero las conversaciones al respecto se han ralentizado últimamente. Para la presión arterial faltan al menos dos o tres años, y no me sorprendería que el control de la glucosa no llegara hasta la segunda mitad de la década" aseveró. Es más, en una edición de febrero del 2022 del boletín informativo Power Up! de Bloomberg, Mark Gurman sugirió que el próximo Apple Watch incluirá "importantes actualizaciones en el seguimiento de la actividad" a pesar de la ausencia de "nuevos sensores de salud importantes". ¿Dónde está el engaño? No estamos muy seguros de cómo serán estas actualizaciones importantes, ya que Gurman -o cualquier otro filtrador- aún no ha publicado ningún detalle de la rumoreada actualización. Finalmente, en cuanto a su precio, esperamos que el Apple Watch Series 8 cueste más o menos lo mismo que el actual Apple Watch Series 7, que comienza en 399 € para la variante de 41 mm. Habrá que estar atentos a las últimas novedades y aquí lo tendréis :)
Etiquetas: [VIDEOGAME]  
Fecha Publicación: 2022-04-20T06:48:00.000-07:00
Como sabéis, el próximo videojuego de The Witcher es una realidad. Ciertamente se ha hecho de rogar demasiado en vista del éxito de The Witcher 3: Wild Hunt, donde ha dejado en pañales a sus precursores tanto a nivel de crítica como (sobre todo) a la hora de llegar mayor público que nunca... Sin olvidar su serie en Netflix y otras producciones que están ayudando a enriquecer la novela de Andrzej Sapkowski. En palabras de CD Projekt RED, dará pie al inicio de una nueva era para la saga del brujo Geralt de Rivia, así que vamos a repasar todo lo que sabemos hasta ahora del proyecto mientras vamos actualizando con cada detalle que salga a la luz. El estudio polaco, tras confirmar su desarrollo recientemente, no ha especificado fecha de lanzamiento ni tampoco una estimación sobre el año de salida. Y para colmo, tampoco las plataformas para las que saldrá, aunque sería bastante raro si no sale en PC, al igual que en PS5 y Xbox Series, lo que se da por descontado. Lo que ya parece casi imposible es que haga lo propio en Nintendo Switch, pese al más que digno port de The Witcher 3 sin recurrir a la nube. Salvo que The Witcher 4 utilice ahí la nube... Desde el lanzamiento de la tercera aventura de Geralt en el 2015, CD Projekt RED ha lanzado dos expansiones y varios spin-offs hasta que se centró con más ahínco en finalizar Cyberpunk 2077... y luego solucionar ese desaguisado con su reciente optimización con varios parches que (esta vez sí) lo arreglaron, ¡por fin! ¿El dato más importante de su desarrollo? Sin duda, el hecho de abandonar su motor REDengine para dar el salto hasta Unreal Engine 5, con lo que se inicia ya de paso una "alianza estratégica de varios años" con Epic Games. En palabras de su equipo, no solamente servirá para cubrir todo lo relativo a las licencias, sino a la parte más técnica del Unreal Engine 5 y las muy probables versiones futuras. Que CD Projekt RED esté colaborando estrechamente con Epic Games no significa, en cualquier caso, que se vaya a abandonar la tienda oficial del estudio polaco, la archiconocida GOG. De hecho, desde su cuenta oficial en Twitter se aseguró que no habrá exclusividad para ninguna tienda, en relación a las suspicacias por un trato de favor con Epic Games Store, en detrimento de Steam. Por otro lado, su director aseguró hace unos días que no habrá crunch en el estudio. Sin embargo, no hay que olvidar que con Cyberpunk 2077 dijeron que esa tónica cambiaría hasta que finalmente optaron por jornadas intensivas meses antes de su lanzamiento para poder terminarlo. Y ya se vio que salió con múltiples errores y su multijugador retrasado hasta nuevo aviso. Esperemos que cambien. En relación con Witcher 4, sin ninguna imagen del juego en acción, salvo un teaser con su famoso logo sobre la nieve, en este caso cambiado, al pasar del lobo a un lince, es difícil imaginar (por ahora) qué cambios traerá consigo este nuevo rumbo para la saga y cómo afectará a su jugabilidad. Porque seguramente cuente con múltiples mejoras, sin quedarse únicamente con las del apartado visual por el nuevo motor gráfico. Será mundo abierto, obviamente. Era de esperar, pero es que es uno de los pocos términos que ha mencionado CD Projekt RED tras anunciar esta entrega. Y si vemos el impacto que está teniendo Elden Ring en el mercado, quizás el estudio polaco tome nota para crear un mundo más vasto por mucho que nos impactase el visto en el 2015. Quizás opten por algo más vertical, en la línea de Cyberpunk 2077, con más zonas profundas y de complejidad superior. Nunca se sabe. Ojalá. Por lo pronto nos podemos aferrar al E3 2022, como primer evento de gran magnitud este año, para poder ver el primer material de The Witcher 4 (nombre provisional). Eso o esperar un pelín más hasta un nuevo evento propio de la saga, tal y como sucedió en la pasada WitcherCon 2021, donde vimos un adelanto de la serie estilo anime The Witcher: La Pesadilla del Lobo, por ejemplo. Y aún falta por salir la optimización de The Witcher 3: Wild Hunt en PS5 y Xbox Series, cuidado. Por cierto, al no haber ningún tráiler oficial de The Witcher 4, merece la pena revisionar este tráiler cinemático de la tercera entrega para fantasear con un estilo gráfico algo parecido a la hora de jugar teniendo en cuenta la potencia de los nuevos sistemas y del uso del Unreal Engine 5. Como se suele decir, soñar es gratis. Porque la otra alternativa realista es ponerse con la segunda temporada de la serie en Netflix :)
Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-04-13T07:59:00.002-07:00
Como recordareis, a raíz de un comentario improvisado del discapacitado físico y mental de Joe Biden sobre el presidente ruso Vladimir Putin ( "¡Por el amor de Dios, este hombre no puede permanecer en el poder!" ), que muchos creían que articulaba una política de cambio de régimen, el secretario de Estado Antony Blinken se vio obligado a emitir una aclaración pública. “Nosotros”, dijo cinicamete a los periodistas , “no tenemos una estrategia de cambio de régimen en Rusia ni en ningún otro lugar” lo que a todas luces es falso y los recientes sucesos en Pakistán lo confirman. En efecto, dígaselo a los partidarios del ex primer ministro de Pakistán, Imran Khan, quien el fin de semana pasado fue destituido del poder luego de una moción de censura en el parlamento paquistaní orquestada por los EE.UU., que se había vuelto cada vez más hostil con el ex primer ministro por su creciente acercamiento a Rusia y China, algo que Washington decidió detener de inmediato, buscando crear discordia entre ellos. Venga ya ¿eso es o no injerencia? Y de la más grosera podemos añadir. La crisis que derribó a Imran Khan dará forma a cómo Pakistán encajará en este nuevo orden mundial que está surgiendo como consecuencia de la incursión de Rusia en Ucrania. A ello debemos agregar que el corazón de la crisis paquistaní está el empeoramiento de las relaciones de ese país con los EE.UU. Esta relación siempre había tenido un elemento de tensión que se había encubierto mediante el mantenimiento de una alianza de conveniencia que surgió luego del operativo de bandera falsa en Nueva York 11 de septiembre, donde tanto Pakistán como EE. UU. “encontraron causa común” en la derrota del fundamentalismo islámico radical en los países vecinos, como Afganistán. Pero la incapacidad de la coalición liderada por EE.UU. para derrotar a los talibanes en Afganistán generó una creciente amargura dentro de Pakistán, creando las condiciones para el ascenso al poder de Imran Khan en el 2018. Khan fue apoyado por el ejército y los servicios de inteligencia paquistaníes para quienes como Khan, “la guerra eterna” en Afganistán, había desangrado el suelo paquistaní, provocando decenas de miles de muertes y disturbios internos. El agrio estado de las relaciones entre EE.UU. y Pakistán se manifestó plenamente luego de la vergonzosa huida de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán con la posterior victoria de los talibanes. Su punto más agudo fue cuando, en la víspera de la incursión rusa en Ucrania, Khan visitó Moscú para una reunión de alto perfil con el presidente ruso Vladimir Putin, un encuentro que había sido planeado meses antes de la decisión rusa de llevar a cabo su operación militar en Ucrania. Según una declaración hecha al Parlamento paquistaní en la víspera de su voto de censura, el Ministro de Relaciones Exteriores saliente, Shah Mahmood Qureshi, un aliado político cercano de Khan que se desempeña como vicepresidente del partido Pakistan Tehreek-e-Insaf de Khan ,“El asesor de seguridad nacional de los los EE.UU. [Jake Sullivan] se ha atrevido a llamara nuestro asesor de seguridad nacional [Moeed Yusuf] y le ordenó categóricamente que no siguiéramos con la gira por Rusia”. Desde el punto de vista pakistaní, el propósito de la delegación a Moscú era promover el diálogo y la diplomacia, siendo Pakistán una parte neutral en el conflicto entre Rusia y Ucrania, por lo que la ‘advertencia’ estadounidense fue rechazada: "¿En qué parte del mundo algún estado soberano recibe instrucciones de otros países y qué país independiente acepta tales instrucciones?" declaró Qureshi. Precisamente en el corazón del impulso de Khan para evitar un voto de censura en el Parlamento estaba su afirmación de que EE.UU. amenazó con “graves consecuencias” para Pakistán si Khan no era destituido de su cargo mediante una censura en la Asamblea. Según Khan, Donald Lu, subsecretario de Estado de la Oficina de Asuntos de Asia Meridional y Central, emitió esta advertencia al embajador de Pakistán en EE. UU., Asad Majeed Khan, el 7 de marzo del 2022. Imran Khan y sus aliados políticos utilizaron las acusaciones de interferencia estadounidense para justificar la desestimación de un voto de censura en la Asamblea Nacional, la cámara baja del parlamento pakistaní, donde, debido a las recientes deserciones, el partido oficialista había perdido el control mayoritario. El presidente de Pakistán, Arif Alvi, un estrecho aliado político de Khan, disolvió la Asamblea y convocó a nuevas elecciones en 90 días. Los opositores políticos cuestionaron la constitucionalidad de estas acciones y, posteriormente, el Tribunal Supremo de Pakistán escuchó el caso. Las teorías de conspiración de Khan con respecto a la interferencia de EE. UU. fueron discutidas por el presidente del Tribunal Supremo de Pakistán, Jamal Khan Mandokhail, quien cuestionó si Khan tenía derecho o no a discutir el motivo detrás del voto de censura, y señaló sospechosamente que la decisión de tener tal voto “se derivó únicamente del hecho que el partido de Khan había perdido su mayoría parlamentaria” lo cual no se ajusta a la verdad, porque Washington había estado sobornando a los legisladores para que votasen a favor de la censura. Como era de esperar, la Corte Suprema - en manos de sus enemigos políticos - finalmente falló en contra de Khan, allanando el camino para la moción de censura. Incluso con este contratiempo, Khan aún no había terminado con su intento de querer mantenerse en el poder. Al reconocer la realidad de que cualquier impugnación del fallo de la politizada Corte Suprema estaba condenada al fracaso, Khan buscó poner de su lado al poderoso ejército paquistaní y los servicios de inteligencia. Khan emitió órdenes para reemplazar al actual Jefe del Estado Mayor del Ejército, el General Qamar Javed Bajwa, con el exjefe de Inter-Services Intelligence (ISI), el Teniente General Faiz Hameed, quien había sido designado Comandante del Cuerpo de Peshawar en octubre del 2021. Khan había llegado al poder en 2018 gracias a una candidatura de un tercero que contaba con el apoyo del Ejército. Sin embargo, desde entonces, las relaciones entre él y su ejército se habían deteriorado, llegando a un punto culminante cuando, el año pasado, Khan se opuso al nombramiento del teniente general Nadeem Anjum, un acólito del general Bajwa, como nuevo jefe del ISI. Khan finalmente cedió, pero no sin antes provocar la ira de Bajwa, quien comenzó a hacer pronunciamientos públicos en los que criticaba las políticas de Khan hacia India y Afganistán. La animosidad entre Khan y Bajwa llegó a un punto crítico cuando, a fines de marzo del 2022, Bajwa le informó a Khan que el Ejército estaba adoptando una postura neutral sobre el tema del voto de censura y que el Ejército no estaba de acuerdo con la evaluación de Khan con respecto a los EE. UU. de injerencia en los asuntos de Pakistán. El último intento de Khan de reemplazar a Bajwa con su aliado Hameed fracasó , y Khan no tuvo más remedio que respetar las instrucciones de la Corte Suprema y permitir que procediera el voto de censura, lo que llevó a su destitución del cargo. La política pakistaní es un deporte rudo y violento que ha dejado a muchos de sus participantes encarcelados o muertos. El tumultuoso mandato de Khan como primer ministro no fue una excepción a esta regla. Muchos de los problemas de Khan se derivaron de su fracaso como político, lo que provocó dificultades económicas en Pakistán que socavaron su popularidad. Entonces, Khan optó por explotar su enfoque populista de gobernar utilizando el humillante colapso estadounidense en Afganistán para promulgar políticas que buscaban romper con la historia de Pakistán de inclinarse hacia Occidente y acercarlo a China. Estas políticas sin embargo, lo pusieron en desacuerdo con el Ejército y su oposición política, creando las condiciones ideales para la implementación de las tácticas clásicas de "un golpe de Estado blando" practicadas por los EE. UU. y que se basan en el uso de la presión económica por parte de Washington para lograr un resultado político interno favorable a sus intereses, por lo que afirmar que EE. UU. fue el único responsable de la caída de Imran Khan no está alejado de la realidad. Ignorar que EE. UU. no buscó explotar la agitación interna de Pakistán para sacar a Khan del poder - conociendo el negro historial de Washington en otros casos similares - es algo completamente absurdo. Utilizando el mecanismo del “golpe de Estado blando” trata de no ser obvio: está diseñado para explotar las fragilidades y debilidades políticas internas para producir un resultado que proteja a los EE.UU. sin que este aparezca ante la opinión pública como quien lo hizo. Atrás quedaron los días de abiertamente a los militares para lograr un cambio de régimen. Hoy en día se ejecuta utilizando la cínica herramienta de la "defensa de la democracia", respaldando las denominadas "revoluciones de colores" organizadas por la CIA para destituir a los gobiernos que han entrado en conflicto con los objetivos geopolíticos estadounidenses y atraerlos a su redil, tal como hicieron en el este de Europa tras el colapso de la Unión Soviética y el derrocamiento de las dictaduras comunistas en los países satélites de Moscú, quienes fueron “integrados” automáticamente a la OTAN, mientras que los rusos dada su extrema debilidad en esos momentos - ya que la propia integridad del país estaba en riesgo - no pudieron impedirlo. Si bien la moción de censura que destituyó a Imram Khan del poder en Pakistán no ha sido designada formalmente como una “revolución de colores”, logró el mismo resultado deseado por Washington para intentar alejarlo de la órbita china. Sin embargo, este acto no puede sembrar la discordia que espera entre Beijing e Islamabad, cuyas relaciones desde antaño han sido muy solidas, debido a que tienen un enemigo en común: India, que al igual que sus vecinos, es también una potencia nuclear. A ello debemos agregar que en los últimos años, EE. UU. ha comenzado a sentirse amenazado debido al ascenso mundial de China como una gran potencia mundial, así como su estrecha cooperación económica con varios países, incluido en aquellos que Washington considera como “su área de influencia natural”, lo que no ha caído nada bien en la Casa Blanca, por lo que está haciendo todos los esfuerzos posibles para obstaculizar los compromisos con China de todas las formas posibles. Y al igual que trata de “cercar” a Rusia en Europa, intenta hacer lo mismo con China en el Asia, buscando crearle problemas el Mar Meridional, enemistarlo con Australia y Japón, incentivando asimismo los afanes independentistas de Taiwán y buscando desestabilizarlo en el continente, en especial en asuntos relativos a Hong Kong, Tibet e Uiguristán, buscando promover “revoluciones democráticas” en aquellas regiones, pero la situación en China es muy distinta y así quisieran ponerlo en práctica, es imposible que tengan algún éxito. En el caso de Pakistán existe una situación no resuelta con la India y es Cachemira, por la cual se han ido a la guerra en reiteradas ocasiones y que los ha convertido en encarnizados enemigos. Y si los EE.UU. suponen que ahora va a tener ambos países como fieles “aliados” en su lucha contra China está completamente equivocado. Por lo visto, no conocen la historia. De momento ya han estallado violentas protestas en el país por el golpe y podría convertirse en un nuevo foco de inestabilidad en la ya de por si explosiva región :(
Etiquetas: [MOTOROLA]  
Fecha Publicación: 2022-04-13T07:57:00.001-07:00
Motorola vuelve a la carga para hacer llegar al nuevo Moto G52 en Europa para incluso tener esta vez el precio en euros y así hacernos una mejor idea de este nuevo móvil Android. De este nuevo móvil Android no hemos tenido apenas filtraciones por estos lares, aunque en febrero salió al mercado el nuevo Moto G51 5G acompañado del Moto G41. Con el nuevo Moto G52 estamos ante un terminal Android con 4G y algunas características bien destacables como sucede con su panel AMOLED. El chip Snapdragon 680 ya nos indica que nos hemos de olvidar con este móvil Android de la conexión de datos 4G. Un chip al que se le acompaña con sus 4 o 6 GB de memoria RAM y 128 o 256 GB en el almacenamiento interno según el modelo. Sí que se puede expandir con microSD hasta 1 TB. En la pantalla sí que nos vamos a una de calidad con el panel OLED para llegar a las 6,6" con resolución FHD y una tasa de refresco de 90 Hz. Es quizás uno de los elementos más llamativos del nuevo Moto G52. Mientras, en sus cámaras tenemos una configuración triple en la parte trasera para ser comandada por la principal de 50 Mpx, una angular de 8 Mpx y otro sensor del que desconocemos su objetivo real. Por su parte, en la frontal nos vamos a los 16 Mpx para esas selfies y vídeos de TikTok. Finalmente, nos quedamos con la batería de 5.000 mAh, algo común ya para la gama media de teléfonos Android, y una carga rápida de 30 W que no está nada mal. Otros detalles son su sensor de huellas, su Bluetooth 5.0 o su Dual SIM. En cuanto a su coste y disponibilidad, el nuevo Moto G52 estará a la venta en las próximas semanas en varios países en Europa a un precio de 249,99 euros. Habrá que ver el precio de modelos mayores en la configuración de la RAM y el almacenamiento interno :)
Etiquetas: [PASCUA]  
Fecha Publicación: 2022-04-13T07:37:00.001-07:00
Como sabéis, la muerte de Jesús en la cruz es uno de los acontecimientos más importantes de toda la historia. Si bien cada vez más investigadores han llegado a admitir que el fundador del Cristianismo fue un personaje histórico, crucificado por presiones de los judíos en Jerusalén y quienes a la postre son los únicos responsables de su muerte, sin embargo, apenas sabemos nada sobre Él. El resto se mueve en un enorme espacio en el que confluyen la fe, la historia y el misterio. Cada nuevo hallazgo arqueológico relacionado con ese momento es analizado a fondo. El descubrimiento en una tumba de aquella época del cadáver de un reo crucificado, que recibió sepultura en vez de dejar que se pudriese a la vista de todos como solía ser habitual, hace plausible el entierro de Jesús. Una inscripción hallada en Caesarea Maritima confirma la existencia de Poncio Pilatos como gobernador romano en época de Tiberio. Pero el relato bíblico sigue muy alejado de cualquier confirmación histórica. Una de las pocas certezas que comparten los historiadores es que la muerte de Jesús tuvo lugar durante la Pascua judía (Pésaj), en la que se conmemora la liberación de la esclavitud en Egipto y que es una de las fiestas más importantes del calendario hebreo. Como la Semana Santa cristiana, Pésaj depende de las fases lunares y el equinoccio de primavera. "Existe una conexión muy sólida entre la Pascua judía y la pasión", asegura Carl Savage, profesor de arqueología bíblica en la Universidad de Drew (EE.UU.) y que ha trabajado en diferentes yacimientos como Bethsaida, en Galilea. "Es muy plausible que ocurriese durante ese periodo, aunque incluso los propios Evangelios aportan calendarios ligeramente diferentes sobre los acontecimientos de la última semana de vida de Jesús", prosigue. Preguntado sobre las certezas históricas que rodean la muerte de Jesús, Douglas Boin, investigador de la Universidad de Saint Louis (EE.UU.), quien publicó un estudio sobre los cristianos bajo el imperio romano, titulado Coming Out Christian in the Roman World: How the Followers of Jesus Made a Place in Caesar's Empire, responde: "No muchas. Jesús fue ejecutado en la provincia romana de Judea por el prefecto de la provincia, Poncio Pilatos. Eso es todo. Incluso la fecha, probablemente en torno al 28 después de Cristo, es una suposición informada" aseveró. Muchos investigadores barajan la fecha del 14 de Nisán, esto es, el viernes 3 de abril. Pero ni siquiera los Evangelios se ponen de acuerdo: Marcos, Lucas y Mateo hablan de un día y Juan de otro. En su libro sobre Jesús escrito en el 2007, titulado Jesus of Nazareth, el papa Benedicto XVI apoyo la tesis de Juan, lo cual adelantaría un día la condena y la muerte. Pero son fuentes no cristianas, sobre todo Tácito, las que permiten establecer un calendario más o menos preciso. El historiador romano habla de la muerte en la cruz de una persona a la que su gente llamaba el Mesías bajo el reinado de Tiberio por el gobernador Poncio Pilatos. "Estas fechas son especialmente útiles para los historiadores", explica Savage. "El emperador Tiberio gobernó Roma entre el 14 y 37 d.C., sabemos que Jesús nació entre el 7 y 4 antes de la era cristiana al final del reinado de Herodes. Sabiendo que vivió unos 30 años, podemos fechar su muerte entre el 26 y el 28" aseveró. Flavio Josefo también habla de la condena de Cristo a la cruz por Pilatos, pero la autenticidad del pasaje, conocido como testimonium Flavianum, ha sido puesta en duda por numerosos eruditos. Como explica la historiadora Mireille Hadas-Lebel en su biografía Flavio Josefo, algunos estudiosos creen que todo el pasaje es falso, mientras que otros opinan que "algún piadoso lector cristiano de principios del siglo IV" agregó algunas frases. "Aquellos que hemos sido educados en la tradición católica imaginamos el recorrido a través de Jerusalén, el enfrentamiento con los líderes judíos, las palabras pronunciadas en la cruz", prosigue Boin. "Muchos de estos detalles provienen del relato de los autores de los Evangelios, que se guían por agendas teológicas. Como historiador los considero importantes, pero deben ser analizados con cautela" afirmó. "Ejemplos de ello son los sucesos ocurridos en el huerto de Getsemaní, la traición de Judas, la Última Cena, la negación de Pedro, Poncio Pilatos dando a elegir entre Barrabás y Jesús o lavándose las manos antes de entregarlo para su crucifixión. Todos estos episodios aún no están confirmados independientemenye y por lo tanto, podría existir alguna duda al respecto, pero dado el demoniaco comportamiento de los judíos con Jesús en todo momento, crece la certeza que si habrian sucedido. Por ello, aunque si bien no sabemos nada más allá de lo que cuentan los Evangelios, es plausible que hayan ocurrido", explica Carl Savage. "A ellos debemos agregar algunas cosas que aclaran algunas partes del relato bíblico. Por ejemplo, fue encontrado un hueso de talón con un clavo en una tumba del área de Jerusalén. Eso nos permite confirmar que la crucifixión era practicada como forma de ejecución en Judea en la época de Jesús. También que la forma de enterramiento descrita en los Evangelios coincide con evidencias históricas. Por lo tanto, estas evidencias nos permiten pensar en la muerte de Jesús como un evento real y no como una construcción teológica" expresó. “Sin embargo, la clave no está en cómo fue ejecutado, sino en el por qué y por quién. Las evidencias son claras: todo acusa a los pérfidos judíos del crimen que se negaba a reconocer la divinidad de Jesús" añadió. Por su parte, Paul Winter (1904-1969) escribe en su clásico On the Trial of Jesus, que "el tribunal judío no tenía autoridad para dictar y aplicar penas capitales, porque la ley romana se lo prohibía, y únicamente por ese motivo no pudo condenar a muerte a Jesús en el Sanedrín como querían, por lo que presionaron a Pilatos para que lo condene, amenazándolo con denunciarlo al Cesar por no castigar a un enemigo de Roma. El procurador temió que el Emperador pudiese creer esas mentiras y poner en riesgo su propia vida, por lo que tuvo que ceder entregándoles a un inocente" anotó. Para Douglas Boin, "aquellos testimonios interesados que tratan de exculpar a los judíos son una distracción que trata de lanzar a los historiadores por el camino equivocado de quienes son los responsables de ese deicidio". De nuevo existe un consenso entre los investigadores: si Jesús fue condenado a la cruz, tuvo que ser con falsas acusaciones de una serie de delitos que provocaban un método de ejecución tan extremo: sedición, desafío al poder de Roma, insurrección contra el Estado. “Y Pilatos a pesar de no encontrar ningún delito en el - como el mismo lo expreso - para librarse de los judíos que lo importunaban, al final tuvo que aplicar ese castigo a quien no lo merecía. El hecho de que Jesús fuese ejecutado junto con ladrones, con un letrero en lo alto de la cruz donde decía a modo de advertencia ‘Jesús Nazareno Rey de los Judíos’ fue para presentarlo como un rebelde al Imperio, intentando justificar su decisión” precisa Savage. Como era de esperar y como todo judío buscando falsificar la historia, Simon Sebag Montefiore falta a la verdad en su polémico libro acerca de la ciudad de las tres religiones, titulado Jerusalem: The Biography, al escribir: "Los Evangelios, escritos o enmendados luego de la destrucción del Templo en 70, acusan a los judíos y absuelven a los romanos, deseosos de mostrar su lealtad al imperio, cuando sabemos que los judíos no tuvieron nada que ver con su crucifixión”. Sin embargo, los cargos contra Jesús y el castigo en sí cuentan su propia historia y lo desmienten rotundamente: fue una conspiración judía de principio a fin. Por ese motivo, ellos fueron los únicos responsables de su muerte por lo que sobre ellos y sus descendientes cayo la maldición eterna: “Hay de aquel que entrego al hijo del Hombre - dijo Jesús a Pilatos - mas le vale no haber nacido”. (Mateo 26:24). Es más, cuando Pilatos entrego a Jesús para que sea crucificado, se lavo las manos y dijo “soy inocente de la sangre de este Justo” a lo cual diabólicamente los judíos contestaron a una sola voz estas siniestras palabras donde se condenaron a sí mismos: “Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos” (Mateo 27:25), convirtiéndose desde entonces en un pueblo maldito, despreciado y perseguido por los siglos de los siglos. Y es que la historia, no puede ni debe ocultarse. En cuanto al propio Jesús como personaje histórico, aun hay mucho por descubrir acerca de los primeros años de su vida, que - a diferencia de su muerte y resurrección - ha quedado envuelta en el misterio :(
Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-04-06T07:51:00.004-07:00
Fue el evento culminante de un viaje de cuatro días planeado en el último minuto con el propósito de unir a Europa en la causa de hacer frente a la incursión militar de Rusia en Ucrania. En efecto, hablando ante una multitud en Varsovia, el discapacitado físico y mental de Joe Biden, concluyó sus comentarios saliéndose del guión que le habían preparado. Luego de condenar lo que llamó la “brutalidad” de su homólogo ruso Vladimir Putin en Ucrania, Biden pronunció nueve palabras que, en un abrir y cerrar de ojos, hicieron discutible cualquier otra cosa que se haya logrado en este viaje: “Por el amor de Dios, este hombre [Putin] no puede permanecer en el poder”. Tras pronunciarlo, salió del lugar y se dirigió directamente al Air Force One, que estaba listo para llevarlo de regreso a los EE.UU. Antes de que su avión pudiera despegar, la Casa Blanca se esforzaba por contener el daño causado por la metedura de pata más reciente de Biden. “El punto del presidente”, explicó a la prensa un funcionario anónimo de la Casa Blanca, “fue que no se puede permitir que Putin ejerza poder sobre sus vecinos o la región. No estaba discutiendo el poder de Putin en Rusia, o el cambio de régimen”. Cuando Biden regresó a los EE. UU., se le preguntó si, de hecho, estaba pidiendo un cambio de régimen en Moscú. Biden ofreció una respuesta concisa de una palabra : “No”. Pero la declaración improvisada siguió atormentando a Biden, quien más tarde se vio obligado a ofrecer una explicación más detallada de su arrebato, diciéndole a la prensa: “Estaba expresando la indignación moral que sentí… [ante] las acciones de este hombre [es decir, , Putin] ”, dijo Biden . “No estaba entonces, ni lo estoy ahora, articulando un cambio de política”. Biden agregó más tarde que “Nadie cree que estaba hablando de derribar a Putin. Nadie cree eso” ante la sorpresa de los periodistas quienes obviamente a quien no le creyeron fue a él. Aparentemente, suficientes personas estaban preocupadas por ese mismo tema como para incitar a los diplomáticos en los EE. UU. y Europa a acelerarse para explicar lo contrario. El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, declaró que EE. UU. había declarado “repetidamente” que “no tenemos una estrategia de cambio de régimen en Rusia, ni en ningún otro lugar. Para nosotros, no se trata de un cambio de régimen”, explicó. “El pueblo ruso tiene que decidir quién quiere que lo dirija”. Desafortunadamente tanto para Blinken, la evidencia parece sugerir lo contrario. Según el periodista británico Niall Ferguson, se citó a un alto funcionario de la administración de Biden diciendo , antes del desliz de Biden, que luego de la incursión militar rusa en Ucrania, “el único final ahora es el final del régimen de Putin. Hasta entonces, todo el tiempo que Putin se quede, [Rusia] será un estado paria que nunca será bienvenido de nuevo a la comunidad de naciones”. Ni el sentimiento (es decir, Putin tiene que irse) ni el mecanismo de cambio de régimen (que el pueblo ruso lo obligará a salir) representan un nuevo pensamiento en términos del enfoque de Occidente hacia el actual gobierno ruso. De hecho, ambos son bien conocidos en Rusia. Según Michael McFaul, embajador de EE. UU. en Rusia de 2012 al 2014, el presidente ruso, Vladimir Putin, cree que EE. UU. trabaja arduamente para fomentar cambios de régimen en todo el mundo, incluso en Rusia, a través del vehículo de las llamadas “revoluciones de colores” organizados por la CIA. En el 2005, el propio McFaul escribió un artículo sobre los esfuerzos de EE. UU. para lograr un cambio de régimen en Rusia. Esta fue una de las razones por las que la decisión de Barack Hussein Obama de enviarlo a Moscú resultó tan impopular entre la parte rusa. El Kremlin acusó a los EE. UU. de participar en tales acciones desestabilizadoras luego de las elecciones a la Duma de diciembre del 2011, ganadas por un estrecho margen por el partido del entonces primer ministro Putin. En una reunión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, la exsecretaria de Estado de EE. UU. y Criminal de Guerra Hillary Clinton, tras las elecciones a la Duma del 2011, expresó hipócritamente su “seria preocupación por el resultado de las elecciones” y pidió una “investigación completa de todos los informes de fraude e intimidación”, y agregó: “El pueblo ruso, como la gente en todas partes, merece el derecho a que se escuchen sus voces y se cuenten sus votos. Y eso significa que merecen elecciones libres, justas y transparentes y líderes que les rindan cuentas”. Venga ya, la Gran Ramera del Apocalipsis pretendiendo darnos clases de moral. Como era obvio, el señor Putin, a su vez, acusó a la Clinton de dar “una señal” a los líderes de la oposición para emprender disturbios masivos para socavar las elecciones rusas. “[Sus agentes que fungen de “líderes de la oposición”] escucharon la señal y con el apoyo del Departamento de Estado de EE. UU. comenzaron a trabajar activamente”, dijo Putin luego de los comentarios de la Clinton . “Todos somos adultos aquí. Todos entendemos que los organizadores están actuando de acuerdo con un escenario bien conocido y en sus propios intereses políticos mercenarios” subrayo el líder ruso. Y no estaba equivocado. McFaul subrayó la preocupación de Putin por los comentarios de la Clinton. “Estaba realmente preocupado por esta movilización en su contra”, dijo McFaul más tarde , “y fue entonces cuando se volvió contra nosotros. Para Putin, esto confirmaba su teoría de la política exterior de los EE.UU.”. McFaul lo sabría, dado que fue el arquitecto de la llamada política de “reinicio de Rusia” emprendida por la administración de Barack Hussein Obama en el 2009. Sin embargo, el propósito real de esta política de reinicio fue el cambio de régimen: facilitar la empoderamiento del presidente Dmitry Medvedev, el ex primer ministro que había intercambiado lugares con Putin en el 2008 debido a que la Constitución rusa limitaba a Putin a dos mandatos consecutivos en el cargo (la Constitución ha sido enmendada desde entonces), para reemplazarlo permanentemente como presidente. Bajo la influencia de McFaul, la Casa Blanca limitó el contacto con Putin, poniendo toda su atención en Medvedev. Esta presión por impedir el regreso de Putin al Kremlin como presidente se extendió a Joe Biden, quien en ese momento era el vicepresidente de Obama. Durante un viaje a Moscú en marzo del 2011, Biden supuestamente instó a Putin a no buscar la reelección y le dijo a un grupo de líderes de la oposición rusa “que sería mejor para Rusia que Putin no se presentara a la reelección el próximo año”. “Al final de la reunión” , señaló en su blog Boris Nemtsov, un conocido agente de la CIA que se presentaba como una destacada figura de la oposición y que murió en un ajuste de cuentas en Moscú el 27 de febrero de 2015, “ Biden dijo a Putin que no se presentara a la presidencia en el 2012 porque eso sería malo para el país y para sí mismo”. Putin obviamente, ignoró el “consejo” de Biden y volvió a asumir la presidencia en las elecciones de marzo del 2012. De allí el odio que le tienen en la Casa Blanca. El gobierno ruso ha sostenido durante mucho tiempo que los servicios de inteligencia occidentales habían estado utilizando “la promoción de la democracia” como una burda fachada para intentar organizar una oposición política a Putin con el objetivo de destituirlo de su cargo, es decir, un cambio de régimen. Uno de los aspectos más públicos de este esfuerzo fue el descubrimiento por parte de Rusia del llamado Spy Rock (roca espía) utilizada por la agencia de inteligencia británica, MI6, para comunicarse con sus agentes en Moscú. Al mismo tiempo que este objeto (en realidad, un dispositivo electrónico encubierto utilizado para facilitar las comunicaciones) estaba en funcionamiento, los servicios de inteligencia rusos acusaban a los británicos de financiar en secreto a los grupos políticos de oposición rusos. Era de esperar que incidentes como el Spy Rock llevaron al gobierno ruso a tomar medidas enérgicas contra las organizaciones no gubernamentales (ONG) financiadas con fondos extranjeros, primero aprobando leyes que obligaban a los grupos que reciben fondos extranjeros que participan en actividades políticas a registrarse como " agentes extranjeros", antes de prohibirlos completamente si se consideraba que representaban una amenaza para el orden constitucional, la defensa o la seguridad de Rusia. La lista de organizaciones prohibidas incluía a la infame USAID, lo que llevó a la administración Obama a retirarse del Grupo de Trabajo de la Sociedad Civil de la Comisión Presidencial Bilateral EE.UU.-Rusia . Thomas Melia, el copresidente estadounidense del grupo, observó que “los recientes pasos tomados por el gobierno ruso para imponer restricciones a la sociedad civil… pusieron en duda seriamente si mantener ese mecanismo era útil o apropiado”. Sus sentimientos fueron compartidos por la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, quien dijo a la prensa que “el grupo de trabajo no estaba promoviendo la causa de la sociedad civil en Rusia”. Lo que no se mencionó es que lo que EE. UU. llama “promover la causa de la sociedad civil en Rusia” fue visto por Rusia como unos esfuerzos destinados a lograr un cambio de régimen a través de una “revolución de colores” financiada con fondos extranjeros y organizada por la CIA, tal como sucedió en los países de Europa del Este que tras derrocar a sus regímenes comunistas, automáticamente pasaban a formar parte de la OTAN… La jugada perfecta. Y la Rusia de Boris Yeltsin que por ese tiempo se encontraba muy debilitada, no pudo ni quiso impedirlo. Pero los tiempos han cambiado, ya que con Putin, su país ha vuelto a ser una gran potencia en todo sentido, para pesar de Washington, que tenía planes de dividirla y apoderarse de sus inmensas reservas de gas y petróleo existentes en Siberia, consideradas las más grandes del mundo. De allí sus repetidos intentos por desestabilizarla. Si bien los esfuerzos encubiertos de los EE. UU. y sus aliados occidentales para socavar y derrocar al gobierno de Putin facilitando la oposición política interna dentro de Rusia se detuvieron durante los cuatro años de la administración Trump, la elección de Biden en el 2020 y el advenimiento de la actual crisis de Ucrania, ha llevado a la ese enfermo mental a volver a comprometerse para intentar debilitar el control de Putin en el poder y, en última instancia, destituir al presidente ruso. Es más, la administración Biden se ha recurrido al artificio de hablar directamente al pueblo de Rusia para fomentar el malestar interno dentro de Rusia. “Sabemos que muchos de ustedes no quieren ser parte de esta guerra”, dijo recientemente el Secretario de Estado Antony Blinken, dirigiéndose al pueblo de Rusia. “Ustedes, como los ucranianos, como los estadounidenses, como la gente de todas partes, quieren las mismas cosas básicas: buenos trabajos, aire y agua limpios, la oportunidad de criar a sus hijos en vecindarios seguros, enviarlos a buenas escuelas, darles una vida mejor que tu tenias. ¿Cómo diablos la agresión no provocada del presidente Putin contra Ucrania lo ayuda a lograr cualquiera de estas cosas? No se dijo lo que Blinken esperaba que hiciera el pueblo ruso al respecto. Los comentarios de ese judío siguieron a los realizados por Biden en los días previos a la incursión militar rusa en Ucrania cuando, el 15 de febrero, cuando se dirigió directamente al pueblo ruso : “A los ciudadanos de Rusia: no sois nuestros enemigos”, dijo. “Y no creo que desee una guerra sangrienta y destructiva contra Ucrania, un país y un pueblo con el que comparte lazos tan profundos de familia, historia y cultura”. Entretanto, el Departamento de Estado se ha dedicado a enviar tuits en ruso alentando manifestaciones públicas contra la guerra. “La protesta abierta de los rusos contra el presidente Putin y su guerra es un acto muy valiente”, declara uno de esos tuits . “Como Biden, el pueblo de Rusia no es nuestro enemigo. Culpamos de esta guerra al presidente Putin, no a ellos” ... si, como no. ¿Y las armas químicas que su hijo preparaba para utilizarlas contra Rusia no afectarían a quienes considera hipócritamente que “no son sus enemigos”? La administración Biden se ha esforzado por asegurarse de que su programa de comunicación directa con el pueblo ruso para promover el descontento interno dentro de Rusia sea parte integral de una estrategia general para destituir a Putin de su cargo. El propio Biden subrayó en sus comentarios del 15 de febrero que “no buscamos desestabilizar a Rusia”. Pero algunos en la élite estadounidense están, de hecho, pidiendo la destitución de Putin del poder. "¿Hay un Brutus en Rusia?" El senador Lindsey Graham, un republicano (de Carolina del Sur) conocido por su enfermizo y demencial sentimiento antirruso, escribió en un tuit del 3 de marzo . “¿Hay un coronel Stauffenberg (un infame traidor alemán de la II Guerra Mundial) en el ejército ruso? La única forma en que esto termine es que alguien en Rusia elimine a este tipo. Le estarías haciendo a tu país, y al mundo, un gran servicio” escribió. Cuando se le pregunto por su tweet, Graham como era de esperar, se acobardó . “Él [Putin] necesita ser sacado del poder por el pueblo ruso. No estoy pidiendo invadir Rusia para eliminarlo. No estoy pidiendo enviar fuerzas terrestres estadounidenses a Ucrania para luchar contra el ejército ruso. Le pido al pueblo ruso que se levante y termine con este reino de terror” (?). La Casa Blanca de Biden se apresuró hipócritamente a rechazar el tuit de Graham del 3 de marzo. “No, no abogamos por matar al líder de un país extranjero o por un cambio de régimen”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki . “Esa no es la posición del gobierno de los EE.UU. y ciertamente no es una declaración que escucharía salir de la boca de cualquiera que trabaje en esta administración”. Hala ¿nos lo dice o nos lo cuenta? Pero luego, el propio Biden lo desmintió y expresó ese mismo sentimiento antirruso durante su discurso en Varsovia: “Por el amor de Dios, este hombre [Putin] no puede permanecer en el poder”. Simplemente no hay otra manera de darle la vuelta a esa afirmación. Así traten de negarlo posteriormente, está claro para todos que la política oficial de los EE.UU. es, y ha sido siempre desde el 2009, un cambio de régimen en Moscú, utilizando para ello a las que denomina “fuerzas democráticas” rusas, es decir, grupos terroristas a sueldo de la CIA que realicen disturbios masivos como en Ucrania para expulsar del poder al Presidente Putin. Pero ello para su pesar, es imposible que ocurra. El multitudinario mitin de más de 200.000 enfervorizados rusos que aplaudieron a rabiar a Putin recientemente en el estadio Luniski de Moscú proporcionándole su apoyo incondicional en su victoriosa campaña militar en Ucrania lo demuestra. Y como si ello no fuera suficiente, una encuesta de opinión de Levada (reconocido como agente extranjero por Moscú) mostró que el índice de aprobación del líder ruso superaba el 81% lo que por cierto, desafortunadamente es una mala noticia para Biden, Blinken, Graham y sus secuaces que abogan desesperadamente por un cambio de régimen en Rusia. Y enfrentados a la cruda realidad, se niegan a reconocer que las posibilidades de que sus deseos de cambio de régimen se cumplan en esta etapa del juego, son completamente nulas, ni aun fabricando operativos de bandera falsa como la masacre de civiles en Bucha, obra de terroristas ucranianos... Malditos Bastardos, a llorar al Potomac :)
Etiquetas: [SAMSUNG]  
Fecha Publicación: 2022-04-06T07:50:00.000-07:00
The Frame, el televisor 'Lifexstyle' de Samsung creado en colaboración con del diseñador Yves Béhar, sigue mejorando con los años. En efecto, tras recibir nuevas obras de arte y un accesorio para crear un mueble en la pared en el 2021, este año estrena una pantalla mate que hace que, ahora más que nunca, se parezca a un cuadro. Cuando The Frame está encendido, se comporta como cualquier otro TV QLED 4K pero, una vez apagado, en lugar del tradicional fondo negro muestra algunas de las más de 1.600 obras de arte incluidas. Además, se puede personalizar con marcos intercambiables para que combine con la decoración del hogar. Samsung The Frame 2022 conserva además todas las características del modelo del año pasado, como tecnología Quantum Dot, pero estrena una pantalla antirreflectante que promete llevar el "Modo Arte" al siguiente nivel. La compañía promete que las imágenes se verán como un cuadro en lienzo. El nuevo televisor será capaz, gracias a los sensores integrados, de ajustar el balance de blancos y el brillo de las imágenes en función de la iluminación ambiental. Con esta combinación de tecnologías, se debería poder apreciar un resultado más realista en este modelo que en el del año pasado. Asimismo, The Frame nos permite cargar nuestras fotos a través de un smartphone o vía USB. También tenemos una "opción mate" que nos permite añadir un lienzo mate detrás de las fotos u obras de arte. Podremos elegir entre 5 fondos mate y 16 colores para encontrar la combinación perfecta. Una función interesante es que el televisor encenderá su pantalla de forma automática para mostrar las obras de arte o las imágenes seleccionadas cuando estemos en una habitación. Pero se apagará automáticamente cuando salgamos de la habitación. Entre las otras características del nuevo modelo nos encontramos con un procesador QLED 4K, que se encarga de optimizar la imagen, el sonido y otras funciones, HDR 10+, Multi View, Object Tracking Sound, Dolby Atmos y compatibilidad de barras de sonido Q-Symphony. Además, el televisor llega con el sistema operativo Tizen, que nos permite instalar aplicaciones, acceder a diferentes servicios de streaming y recibir recomendaciones de contenidos personalizadas de acuerdo a nuestro historial de visualización. Podremos personalizar el televisor con hasta tres opciones de marcos: blanco, teca y marrón. También incluirá una montura "Slim Fit" para pegarlo a la pared y el cable "invisible". En cuanto a los tamaños, tendremos varios disponibles: 32", 43", 50", 55", 65" y 75". Los nuevos modelos ya aparecen en la página web de Samsung , pero los precios en Europa aún no están disponibles, por lo que debemos esperar. No obstante, si nos guiamos por los precios de los EE.UU. que comienzan desde los 999 dólares, vemos que no será nada barato :)
Etiquetas: [TELEVISION]  
Fecha Publicación: 2022-04-06T07:22:00.000-07:00
Estrenado el pasado 18 de marzo, la serie Krakowskie potwory (Monstruos de Cracovia, 2022) es uno de esos originales de Netflix que hacen que la plataforma se distinga de otras por su política de dispersión internacional. Si otras como Paranormal' se adentran en la mitología egipcia, este relato fantástico con tintes sobrenaturales se basa en leyendas eslavas para construir un complejo equivalente polaco a Buffy, Cazavampiros y Ragnarok. Dirigida por Kasia Adamik y Olga Chajdas, sus ocho episodios se adentran en el mundo del folklore tradicional polaco y lo combina con el mundo contemporáneo, mezclando deidades y criaturas con recuerdos, traumas, drogas y sexo con un tono oscuro que navega entre la típica serie fantástica dirigida a un público young adult y los experimentos más inusuales, llegando a niveles de excentricidad antológicos en su último capítulo, que visto sin saber nada de la serie puede ser equivalente a una terapia de electroshock. El mundo que presenta Krakowskie potwory es denso y en su construcción estipula que nuestro universo está ubicado en el centro exacto de un reino sobrenatural, dominado por fuerzas del bien que se oponen a eminencias demoníacas. Estas dos realidades están organizadas en una escala jerárquica muy rígida, que nos impide categóricamente intervenir a los humanos. El mundo material está suspendido entre dos polos opuestos, en constante lucha entre sí, pero lejos de nuestra existencia, dentro de un equilibrio de la justicia y el caos más absoluto. Pero nosotros no sabemos nada de esto hasta que conocemos a Alex, una estudiante de primer año en la facultad de medicina de Cracovia que a menudo tiene pesadillas y se despierta a las tres de la mañana. Su compañera de cuarto y amiga cercana, Mary, cree que tiene esquizofrenia e insiste en que visite a un terapeuta, sin embargo, obviamente es una humana especial, y su existencia va de la mano a una presencia angelical que puede desmoronar el rígido pacto de no injerencia en el que se basa el bienestar de todo el planeta. Este es el punto de partida que lleva a Alex y a otros personajes con habilidades extraordinarias a desentrañar la compleja jerarquía que domina los mundos del bien y del mal, cuando un demonio vengativo posee a un niño y pone en peligro la existencia en la tierra al desatar las fuerzas del mal. Krakowskie potwory explica todo esto a lo largo de unos cuantos episodios iníciales que no siguen una narrativa horizontal. Hay un constante picoteo entre las tramas a diferentes niveles que nunca acaban de comprimirse del todo. La serie tiene muchos toques de terror, pero se ajustaría más al nuevo subgénero de la fantasía urbana, que ha ganado mucha popularidad en las últimas décadas, tomando los seres clásicos del folclore como trolls, ogros, duendes, espectros y más, y los presenta en una metrópolis gris y realista, convergiendo con historias que van desde la aventura de acción moderna al drama, y dentro caben desde Border a Grimm o Underworld, pero en este caso no acaba de remar para un lugar concreto y da la sensación de que hay más ambición en la apuesta que una idea para articularla. Su buen punto de partida se va perdiendo en la escasez de foco y una sensación de gravedad que impregna los eventos más importantes, que va arrastrándose perezosamente a una conclusión válida pero que no acaba de cuajar todos los ingredientes previos, probablemente consecuencia de una narración poco estructurada a la que no ayuda un ritmo lento, por otra parte bastante común en estas aproximaciones al fantástico de Europa del Este y a veces le da una sensibilidad especial, diferente y refrescante. La serie tiene cosas en común con ficciones esotéricas pulp como The Dresden Files, pero sus extravagancias, a veces verdaderamente impactantes, la acercan más a rarezas como la trilogía rusa del 2004 Night Watch (Guardianes de la noche). Hay un arco general lleno de misterio centrado en el personaje de Alex, con un gran trabajo de Barbara Liberek, pero la historia también trata de enfocarse en la aparición de monstruos en la ciudad y un posible apocalipsis que parece estar conectado, pero nunca bailan acompasados. Krakowskie potwory tiene unos valores de producción más compactos que otras producciones de Netflix similares, y una combinación de CGI y efectos prácticos que dan vida a algunos diseños de criaturas reseñables, que junto a detalles como cadáveres con dos corazones e íncubos insaciables que corren por la ciudad sin bragas, dejan algún que otro detalle truculento que la elevan sobre productos más juveniles. No es un visionado imprescindible para amantes del género, pero los más atrevidos encontrarán una curiosidad espesa pero divergente :)
Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-03-30T06:23:00.003-07:00
Como sabéis, durante la administración de Donald Trump, la desnuclearización de Corea del Norte estuvo en lo más alto de la lista de prioridades de la política exterior de los EE.UU. Pero con el discapacitado físico y mental de Joe Biden, el problema norcoreano ha quedado relegado peligrosamente a un segundo plano debido a su enfermiza y demencial fobia antirrusa y antichina que no le permite ver la realidad. En efecto, la prueba reciente de un misil balístico intercontinental (ICBM) aparentemente capaz de alcanzar objetivos en territorio continental de los EE. UU. demuestra la locura de Biden de permitir que la diplomacia languidezca. La prueba de vuelo de Corea del Norte de un misil balístico intercontinental fabricado en el país el pasado jueves sirve como un claro recordatorio de que incluso cuando la comunidad internacional lucha con las consecuencias de la "operación militar especial" de Rusia en Ucrania con el objetivo de derrocar al régimen fascista de Kiev - impuesto en el 2014 mediante un golpe orquestado por la CIA y culpable de delitos de genocidio y crímenes de Lesa Humanidad - el mundo fuera de Europa sigue siendo un lugar muy peligroso, con el potencial de convertirse en aún más. El lanzamiento del misil balístico intercontinental Hwasong-17, que se presentó públicamente en un desfile militar en octubre del 2020 en Pyongyang y nuevamente en una exhibición de defensa en octubre del 2021, representa un gran avance en términos de capacidad militar de Corea del Norte. La prueba, que utilizó un lanzador móvil desde un sitio adyacente al Aeropuerto Internacional de Pyongyang, se llevó a cabo utilizando una trayectoria elevada que, según los medios estatales norcoreanos, hizo que el misil viajara 1.090 km (681 millas) durante 67 minutos, alcanzando una altitud de alrededor de 6.250 km (3.905 millas), antes de alcanzar con precisión su objetivo previsto en el Océano Pacífico frente a la costa de Japón. Los parámetros de vuelo de la prueba del misil le darían al Hwasong-17 un alcance demostrado de poco menos de 15 000 km (9 320 millas), más que suficiente para alcanzar cualquier objetivo en los Estados Unidos continentales. Según se informa, el dictador comunista norcoreano, Kim Jong-un, supervisó personalmente el lanzamiento del Hwasong-17, un misil que según agregó, se había desarrollado debido a “la inevitabilidad de la prolongada confrontación con los imperialistas estadounidenses, acompañada del peligro de un guerra nuclear.” Según los medios de comunicación estatales de su nación, es capaz de transportar múltiples ojivas nucleares, "cumplió exactamente con los requisitos de diseño " y se evaluó que estaba listo para operar "en condiciones y entornos de guerra". La prueba del jueves estuvo precedida por una serie de lanzamientos de misiles que parecían estar relacionados con la prueba de componentes individuales en preparación para la prueba a gran escala del misil. Si bien estas pruebas, que utilizaron el Hwasong-17 como refuerzo para lanzar satélites de reconocimiento militar , no lograron que el cohete volara a su rango potencial completo, sí sirvieron para validar su sistema de propulsión, así como su capacidad para separar una carga útil con precisión en el espacio: ambas tareas esenciales para un misil operativo con capacidad ICBM. Cabe precisar que Corea del Norte no ha podido lograr ninguna tracción diplomática significativa con la administración Biden, luego de cuatro años de compromiso directo sin precedentes pero, en última instancia, infructuoso con el propio presidente Trump, con quien incluso Kim tuvo un encuentro que los medios se encargaron de magnificar. Como parte de las conversaciones de desnuclearización ahora estancadas, en el 2018, Corea del Norte emprendió una moratoria autoimpuesta sobre las pruebas de misiles de largo alcance. Sin embargo, la reciente prueba ICBM es una clara demostración de que Pyongyong cree que la ventana diplomática que se había abierto con los EE. UU. bajo Trump ahora está cerrada y, como tal, estaba en consonancia con el objetivo de mejorar las capacidades de autodefensa de Corea del Norte que Kim había esbozado en su mensaje de fin de año a la nación. Si bien la administración Biden se había comprometido demagógicamente a una política construida en torno a un teórico “pivote del Pacífico” que colocaría el tema de Corea del Norte y, en particular, sus programas de armas nucleares y misiles balísticos, en primer plano. Sin embargo, tras la desastrosa retirada de Afganistán por parte del ejército estadounidense con el rabo entre las piernas para no caer en manos de los talibanes, junto con el aumento de las tensiones con Rusia por Ucrania, han impedido que este “pivote” haga la transición del papel a la acción. La conclusión importante de la prueba del Hwasong-17 es que Corea del Norte no solo se está preparando para la guerra, sino que intenta presionar a Occidente a reconocer su status de “potencia nuclear” lo cual es inaceptable desde todo punto de vista. Como recordareis, Kim, en su discurso de fin de año, el pasado diciembre , no solo enfatizó su descomunal fuerza militar, afirmando entre otras disparatadas frases “que se encuentra lista para enfrentar y vencer al enemigo” mientras no dice una sola palabra acerca de su fragilidad interna, debido a que su país sufre una aguda escasez de alimentos, como consecuencia de las devastadoras inundaciones que han paralizado la producción de arroz de Corea del Norte. Precisamente, la ONU estima que el país enfrenta un déficit de alimentos de casi 860.000 toneladas (780.179 toneladas), que solo podrá cubrirse con asistencia internacional. Ya en una ocasión anterior, millones de norcoreanos murieron de hambre y temen que esa situación se repita .Pero eso a Kim parece no querer importarle, ya que prefiere destinar los recursos del país no a la compra de alimentos, sino al desarrollo de misiles nucleares para sostener al oprobioso régimen comunista instaurado a sangre y fuego en 1948 al precio que fuera necesario. La prueba del misil, vista en este contexto, es un indicador importante de cómo Pyongyong busca avanzar militarmente en todo lo que pueda aprovechando la indecisión estadounidense “distraído” por los sucesos en Ucrania. Como tal, se ajusta a su práctica habitual, que es enviar señales amenazadoras a través de demostraciones de fuerza militar, resaltando el peligro que ello representa para el mundo en las manos de un demente, cuyo régimen se encuentra sometido a décadas de aislamiento y envuelto en continuas confrontaciones con Occidente. Si la respuesta de los EE. UU. y sus aliados a las pruebas del Hwasong-17 es otra ronda de sanciones económicas, - como se prevé - es posible que Kim Jong-un no tenga más remedio que intensificar sus acciones, muy probablemente en forma de nuevas pruebas de armas nucleares, buscando arrinconar a Biden con un ultimátum de que acepte “el derecho” de Corea del Norte a poseer armas nucleares, lo cual es inaceptable para los intereses estadounidenses. El problema principal hoy no solo es la beligerancia norcoreana, sino que las continuas provocaciones de Pyongyong dará “argumentos” a los halcones del Pentágono a actuar militarmente de una vez por todas contra ese paria internacional, quien en caso de estallar un conflicto, sabe que no estará solo ya que tendrá a China y Rusia de su lado, en estos convulsos tiempos en donde todo puede ocurrir :(
Etiquetas: [SAMSUNG]  
Fecha Publicación: 2022-03-30T06:22:00.006-07:00
Samsung quiere seguir compitiendo en el segmento medio, y acaba de lanzar la Samsung Galaxy M53 5G, la nueva apuesta por la familia A, la gama media más llamativa de la compañía. En efecto, los nuevos Galaxy A53 5G son una apuesta por la batería, cámara y versatilidad general, que llegan para competir en el segmento más reñido con buenas especificaciones y un diseño que, al menos en su parte trasera, se hace bastante juvenil y atractivo. Llega al mercado para reemplazar al Galaxy A52S 5G presentado a mediados del pasado año y para ello lleva su cámara principal a los 64 megapíxeles, además de optar por un presumible Exynos 1200 fabricado en 5 nanómetros y corriendo a 2,4GHz. El nuevo Galaxy A53 5G se parece al Galaxy A33 5G – lanzado junto con el - en muchas cosas, pero también encontramos diferencias entre ambos modelos. En la pantalla, por ejemplo, tenemos la misma Super AMOLED protegida por Gorilla Glass 5, aunque aquí el panel es perforado, la diagonal es de 6,5 pulgadas y el refresco es de 120Hz, acercándolo mucho más a las gamas altas del mercado. Para el procesador tenemos el mismo chip de ocho núcleos a 2,4GHz (presumiblemente un Exynos 1200) apoyado sobre 6GB/8GB en la RAM y 128GB/256GB en la memoria interna. De nuevo aparece la bandeja para microSD de hasta 1TB de capacidad para ampliar la memoria interna si nos apetece. La batería también es de 5.000 mAh con carga rápida de 25W y en el sistema encontramos Android 12 bajo One UI 4.1. Las cámaras también se separan, empezando por los 32 megapíxeles f/2.2 frontales. A la espalda, 64 megapíxeles f/1.8 (OIS) para la principal, una súper gran angular de 12 megapíxeles con lente f/2.2, un lector de profundidad de 5 megapíxeles con lente f/2.4 y una cámara macro con otros 5 megapíxeles y otra lente f/2.4. Para la conectividad, de nuevo hermanos gemelos. 5G, WiFi 5, Bluetooth 5.1, GPS y puerto USB tipo C para transferencia de archivos y carga. El modelo cuenta con lector de huellas dactilares y podemos sumergirlo (con precaución) gracias a su certificación IP67 contra polvo y agua. En cuanto a su coste y disponibilidad, el nuevo Samsung Galaxy A53 5G estará a la venta desde este 1 de abril, tanto la versión con 6GB/128GB como la superior de 8GB/256GB, a 448,99 euros y 509 euros, respectivamente :)
Etiquetas: [ANIMALIA]  
Fecha Publicación: 2022-03-30T06:22:00.002-07:00
Se trata de un perro que a primera vista causa respeto por su imponente aspecto y su característico morro curvado. A pesar de ello, los Bull Terrier son perros que, con un adiestramiento temprano y una sociabilización correcta desprenden cariño y son protectores con los suyos. Considerados en muchos lugares como PPP (Perros potencialmente peligrosos) como los Rottweiler y los Pitbull, arrastran una historia que hoy en día no coinciden la realidad. Esta raza se originó a partir del cruce de un english White terrier, un dálmata y un bulldog inglés, con predilección por los perros cuya genética agrupa a las tres razas. A pesar de esto, en la actualidad hay personas que prefieren a aquellos que representan a una de las tres razas. Su cría se popularizo a mediados del siglo XIX en Inglaterra y fue James Hinks, comerciante de animales quien comenzó a criar esta raza de forma permanente. A pesar de su complexión, James concibió esta raza como un animal doméstico, no como un perro de pelea. Utilizados para cazar ratas y tejones. No fue hasta su uso para peleas de perros cuando adquirió gran popularidad. Su actitud agresiva, su valentía y su perseverancia provocaban una gran impresión. En 1835 se promulgo la ley de crueldad contra los animales por el Parlamento del Reino Unido, prohibiéndose desde entonces las peleas, aunque lamentablemente estas siguen siendo llevadas a cabo de forma clandestina. Esto ha llevado a esta raza a ser incluida en la lista de perros potencialmente peligrosos (PPP). Uno de los aspectos más reconocibles de los Bull Terrier es la forma de su cráneo con ojos estrechos y una característica nariz. Las orejas son de tamaño pequeño, juntas y mirando hacia arriba. Su color siempre ha sido el blanco puro, aunque The Kennel Club ha reconocido otros colores. En la actualidad podemos encontrar Bull Terriers negros, tricolores o rojos. Su pelaje es brillante, con pelo corto y duro, desarrollando en invierno subpelo que le ofrece calidez durante esa fría estación. Con el paso del tiempo ha ido evolucionando su cría, cambiando tanto su tamaño como color, propiciando cambios en el estándar de la raza. De aspecto musculoso su físico es equilibrado, caracterizados por ser ágiles y veloces. En lo que se refiere a carácter, los Bull Terrier han sido considerados perros de gran agresividad por su participación en las peleas de perros. En la actualidad son diversos países quienes han incluido esta raza en la lista de perros potencialmente peligrosos e incluso su cría o tenencia esta siendo prohibida. Esta imagen difiere totalmente de la realidad del carácter de este perro ya que son completamente domésticos y perfectos para vivir en compañía de humanos, siempre y cuando reciban el trato que merecen. Su cariño, junto a la obediencia y el equilibrado temperamento lo hace un perro sociable, a pesar de que en ocasiones pueden ser muy testarudos. Esta testarudez les hace ser un poco dominantes y les cuesta realizar las órdenes cuando piensan que carecen de alguna utilidad. Es por eso necesario que reciba lo más pronto posible el adiestramiento necesario para acostumbrarlo a obedecer desde cachorro. La sociabilización es muy importante, consiguiendo ser un perro doméstico y un buen guardián, ya que defenderán a la familia con mucha energía. En este aspecto, se debe tener cuidado con perros de la misma raza ya que tienden al enfrentamiento si no se ha sociabilizado y educado desde sus primeros meses de vida. Los Bull Terrier son perros que requieren de una educación temprana y de la necesidad de sociabilizar con otros perros. A pesar de su valentía son perros tercos en ocasiones y que requieren de cierta firmeza en su educación. A cambio, pueden llegar a ser perros fieles a sus humanos y amistosos, aunque requieren de ejercicio físico diario para quemar toda su energía. Debemos ser conscientes de que tener un perro de la raza Bull Terrier estaremos ante situaciones poco comunes. El rechazo, las reacciones ante su presencia o que no seamos capaces de demostrar seguridad pueden suponer grandes problemas. De carácter muy fuerte tomará el control rápidamente si no se demuestra seguridad y firmeza, llegando a desarrollar comportamientos que pueden suponer un peligro. Depende de los dueños que ello no ocurra :)
Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-03-23T08:21:00.003-07:00
Como sabéis, las sanciones económicas han sido la piedra angular de la política estadounidense hacia Irán durante más de dos décadas. Resulta que, a medida que los EE. UU. avanza para levantar las sanciones contra esa nación al reincorporarse al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA),en el contexto actual con lo que sucede en Ucrania, la seguridad energética mundial ha demostrado ser más importante que la tan publicitada “amenaza nuclear iraní” esgrimida falsamente por Washington para aislar internacionalmente e intentar doblegar a su viejo enemigo, sin conseguirlo y ahora busca ofrecerle un ‘regalo’ envenenado a cambio de su petróleo. Pero Teherán no debe dejarse engañar por esta maniobra por parte de aquellos que buscan destruirla desde 1979, cuando la Revolución Iraní del Ayatollah Khomeini expulso del trono del Pavo Real al corrupto Sha Reza Phalevi, títere de los EE.UU. y de los sionistas, convirtiendo al país desde entonces en un permanente dolor de cabeza para Washington y sus aliados de la región. No importa si uno es demócrata o republicano, cuando se trata de usar sanciones económicas como arma, la política no importa. El caso de Irán y su programa nuclear se destaca como un claro ejemplo de ello. Bajo las administraciones de los Criminales de Guerra George W. Bush y Barack Hussein Obama por igual, EE. UU. usó la supuesta “amenaza” planteada por ese programa afirmando que es “de naturaleza militar” - pero que Irán lo utiliza con fines exclusivamente pacíficos - como justificación para imponer estrictas sanciones económicas aparentemente diseñadas para obligar al gobierno iraní a cesar su adquisición y uso de tecnología de enriquecimiento de uranio. En última instancia, esta política fracasó frente a la negativa de Irán a ceder en la cuestión de sus derechos bajo los términos del Tratado de No Proliferación para llevar a cabo un programa pacífico de energía nuclear que incluya todo el ciclo del combustible nuclear. Al construir un caso a favor de las sanciones como la única alternativa a la acción militar para eliminar la supuesta amenaza planteada por el programa, EE. UU. se había encajonado en una esquina donde, cuando las sanciones habían fracasado demostrablemente, la única opción que quedaba era una en la que EE. UU. no quería realizar. Este es el verdadero trasfondo del acuerdo nuclear firmado con Irán el 2015, conocido oficialmente como JCPOA. No fueron las sanciones estadounidenses las que llevaron a Teherán a la mesa de negociaciones. De hecho, fue el fracaso de estas sanciones lo que obligó a EE. UU. a retractarse de su posición política anterior, que era intolerante con toda la capacidad iraní de enriquecimiento de uranio. Para Irán, el JCPOA fue una situación en la que todos ganan: pudo mantener su programa de enriquecimiento de uranio, aunque con importantes restricciones temporales y bajo un estricto control del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que empleó un régimen intrusivo de inspección in situ, a cambio de que se levanten las sanciones estadounidenses e internacionales. Sin embargo y como era de esperar, el respiro de una existencia libre de sanciones para Irán duró poco. Había dos realidades integradas en el JCPOA que, desde una perspectiva estadounidense, siempre condenaron a que el acuerdo se cumpliera con éxito. Lo primero y más importante fueron las llamadas "cláusulas de extinción" que imponían restricciones estrictas al alcance y la escala del programa de enriquecimiento de uranio de Irán, incluidas limitaciones en el número y la calidad de las centrifugadoras que podía usar en este esfuerzo. A medida que madurara el JCPOA, estas cláusulas finalmente se levantarían, lo que permitiría a Irán instalar centrífugas más eficientes en mayor número. Dado que el propósito declarado del JCPOA era negar a Irán la llamada capacidad de "ruptura" (definida como el período que necesita Irán para producir suficiente material fisionable para la producción de un solo dispositivo nuclear en caso de que se eliminen todas las restricciones) en menos de un año, estaba claro que una vez que se levantaran las cláusulas de caducidad, este cálculo de desglose disminuiría significativamente, a un período de meses o incluso semanas. Aquí yacía la píldora venenosa del trato: EE. UU. continuaba manteniendo la farsa de que Irán “había estado operando un programa de armas nucleares que había sido suspendido en el 2003, pero que nunca había sido declarado por Teherán y, como tal, había seguido existiendo”. Si uno acepta esta falsa narrativa al pie de la letra (Irán niega haber tenido un programa de este tipo, y el OIEA no ha podido demostrar que haya existido), entonces la expiración de las cláusulas de extinción pondría a Irán en una vía rápida para adquirir un capacidad de armas nucleares. Esta fue la lógica que sustentó la admisión por parte de Obama, realizada en abril del 2015 durante una entrevista con la emisora estadounidense NPR, de que EE.UU. “reconsideraría” la viabilidad del JCPOA como instrumento de la política estadounidense en vísperas de la expiración de las cláusulas. En resumen, el JCPOA fue simplemente un marcador de posición, diseñado para ganar tiempo a Washington para encontrar una manera de presionar a Irán de que renuncie a lo que consagra el acuerdo: su programa de enriquecimiento de uranio. El otro defecto fatal del JCPOA fue que, desde la perspectiva estadounidense, carecía de la fuerza de un tratado formal. Incapaz de obtener la ratificación del acuerdo por parte del Senado. Obama lo promulgó a través de sus poderes ejecutivos inherentes, lo que significaba que cualquier administración sucesiva podría simplemente revocar la orden ejecutiva relevante y el JCPOA, desde la perspectiva de los EE. UU., ya no existiría. Esto es precisamente lo que sucedió cuando Donald Trump fue elegido presidente. En poco más de un año, citando la inteligencia israelí de que Irán “tenía un programa de armas nucleares no declarado y destacando el riesgo de permitir que Irán acceda a las tecnologías que podría poseer legalmente una vez que expiraran las cláusulas de extinción”, Trump simplemente se retiró del JCPOA, instituyendo una política de “máxima presión” a través de estrictas sanciones económicas dirigidas específicamente al sector energético de Irán. Citando la relación de mano a mano entre la economía iraní y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), la administración Trump calificó a esa entidad de organización “terrorista”, abriéndola a sanciones específicas. La decisión de abandonar el JCPOA no fue bien recibida ni por Irán ni por los demás miembros del acuerdo (Rusia, China, Francia, Reino Unido, Alemania y la Unión Europea). Tampoco lo fue la política estadounidense de máxima presión contra Irán, que empleó las llamadas “sanciones secundarias” contra cualquier nación o empresa que hiciera negocios con Irán. La tensión que causó la política en las relaciones de EE. UU. con sus aliados europeos, combinada con el deterioro de la seguridad en la región del Golfo Pérsico, llevó a la administración del discapacitado físico y mental de Joe Biden a comprometerse a reincorporarse al JCPOA lo antes posible después de llegar al poder a principios del 2021. Es así como las negociaciones entre los EE. UU. y las partes restantes del acuerdo nuclear con Irán se llevan a cabo desde hace casi un año. Lo que debería haber sido poco más que la firma de una orden ejecutiva que deshacía las acciones de Trump se convirtió en un aparente esfuerzo de Biden para renegociar el JCPOA que, entre otras cosas, extendió el plazo de las "cláusulas de extinción" y retuvo la característica no permanente de la participación estadounidense, es decir, ningún tratado vinculante, sino simplemente una renovación de los poderes ejecutivos que podrían ser rescindidos en cualquier momento. Pero para el otoño del 2021, las negociaciones se habían estancado y muchos observadores cuestionaban si se podría llegar a un acuerdo. Sin embargo, todo cambio de la noche a la mañana con el inicio el pasado 24 de febrero de la intervención militar de Rusia en Ucrania -para derrocar al régimen fascista impuesto por la CIA en un golpe de Estado en el 2014 - y entonces, el subterfugio de la “preocupación” de EE. UU. por la capacidad nuclear de Irán se disolvió frente a la brutal realidad económica impulsada por el desesperado esfuerzo liderado por EE. UU. para sancionar a Rusia por haberle arrebatado a su presa (a la cual observa impotente cómo es aplastada inmisericordemente por el victorioso ejército ruso), incluido su sector de energía de petróleo y gas. Es así como las preocupaciones sobre los suministros mundiales de petróleo convirtieron repentinamente al petróleo iraní, que EE.UU. había tratado de bloquear del mercado mundial a través de sanciones, en un activo geopolítico invaluable. La necesidad de introducir ese petróleo en la cadena mundial de suministro de energía tuvo el efecto de eliminar la mayoría, si no todas, las objeciones que los EE.UU. habían planteado con respecto a la renovación del JCPOA. Washington incluso ha endulzado su posición al estar abierto a revocar la etiqueta de "terrorista" de la Guardia Revolucionaria Islámica. Y, en una muestra final de su incapacidad, ha aceptado las demandas de Rusia de que cualquier interacción económica entre Moscú y Teherán protegida por el JCPOA no puede estar sujeta a la sanción dirigida por los EE.UU. a Rusia debido a su operativo militar especial en Ucrania. Esto todavía deja sobre la mesa el status temporal de cualquier compromiso de los EE.UU. con el acuerdo con Irán. Sin embargo, esto no es negociable: simplemente no hay forma de que Biden pueda obtener el JCPOA en su forma original a través del proceso de ratificación del Senado donde los republicanos se oponen al acuerdo. Demás está decir y es bueno recalcarlo, que Irán y las otras partes del acuerdo no deben hacerse ilusiones sobre los compromisos de EE.UU. en este sentido ya que se trata de otro engaño mas a los que nos tiene acostumbrados. Y es que llegará un momento en que el inquilino de la Casa Blanca, ya sea demócrata o republicano, se retire del JCPOA apenas la situación internacional cambie y volverá a su clásica retorica antiiraní una vez más. Ello debido a que las inconsistencias inherentes a la formulación de la política estadounidense de “que Irán tiene un programa de armas nucleares no declarado que se aceleraría una vez que expiren las cláusulas de extinción del JCPOA”, así como las presiones del poderoso lobby judío que sueña con destruir a Irán, lo exigirán. No es de extrañar por ello que esta burda maniobra de Washington de intentar “mejorar” sus relaciones con Teherán sea de una naturaleza puramente política, lo cual ha quedado expuesto por la rapidez con la que la que Biden está dispuesto a firmar un nuevo acuerdo nuclear con Irán y que podría aliviar las presiones sobre los precios del petróleo causadas por las sanciones aplicadas a Rusia, con lo cual busca crear las condiciones para mantener artificialmente bajo el precio de la gasolina en los surtidores en un período previo a las elecciones intermedias a finales de este año donde por cierto, se prevé una aplastante derrota de los demócratas, que supera cualquier preocupación genuina de querer resolver sus diferencias con Irán de una vez por todas. Ello no sucederá de ninguna manera. El odio estadounidense a los iraníes desde 1979, que represento la pérdida de su influencia estadounidense en dicho país petrolero, además de alteran profundamente sus planes de dominación en la región, mas la potencial “amenaza” que representan para los sionistas, supera cualquier acuerdo que pudieran alcanzar. Incluso si este se llegará a firmar, los analistas auguran que no tendría larga vida. Solo una guerra de agresión contra el país islámico podría solucionarlo, pero conociendo el grado de poderío de Irán - que tiene además a los rusos y chinos de su lado - ello no sucederá... A no dejarse engañar por los ofrecimientos de esa serpiente :)

Fecha Publicación: 2022-03-23T08:20:00.002-07:00
LG ha anunciado la actualización de su gama de televisores 2022, con el G2 OLED Evo como cabeza de cartel, que brinda una experiencia más grande y brillante que la que OLED ha brindado antes, hasta un enorme tamaño de 97 pulgadas, lo que lo convierte en el panel OLED de consumo más grande hasta la fecha. Pero el G2 OLED no se trata solo de ser grande, también se trata de ser brillante. La tecnología OLED Evo, como se presenta en el modelo G1 OLED Evo anterior , ha subido la apuesta con la introducción de un nuevo procesador Alpha 9 Gen 5, que LG dice que puede ofrecer su tecnología de marca registrada Brightness Booster para brindar aún más brillo a través de un calor mejorado disipación y un algoritmo más avanzado .Si el G1 OLED Evo ya no era lo suficientemente brillante, el G2 OLED logra dar un paso más allá, afirmando su importancia en el mercado donde sus competidores, como Samsung, están al acecho. Con un atractivo diseño empotrado en la pared, la forma súper delgada y la estética altamente considerada del G2 OLED lo convierten en una pantalla sobresaliente. También hay un bisel más delgado que la generación anterior, para brindar una experiencia de visualización aún más inmersiva, aunque todavía no está totalmente libre de bisel. Cabe precisar que nuestro sistema inteligente de TV favorito, webOS, también llega en la versión 22, presentando perfiles de usuario personales para experiencias de visualización personalizadas. Incluso está la introducción de LG Fitness, su primera plataforma de salud, con entrenamientos HIIT interactivos y programas de estiramiento disponibles. En cuanto a su coste, la sorpresa ha sido mayor por el exorbitante precio con el cual saldrá al mercado europeo a mediados de año: 25.000 €. Eso sí, este puede variar ligeramente en función de cada país, pero podemos suponer que este televisor premium de gran formato estará al alcance de solo unos cuantos privilegiados. Y ello ha decepcionado a muchos. Principalmente, porque los modelos OLED 4K de 77 y 83 pulgadas tienen un precio notablemente inferior. Obviamente, el G2 OLED de 97 pulgadas estará claramente enfocado a un nicho de mercado muy reducido y de gran poder adquisitivo. Sabemos que LG Display está rebajando de forma notable el coste de fabricación de sus paneles OLED, por lo que esperábamos una sorpresa con la versión más grande de su familia de Smart TV de diodos orgánicos emisores de luz. Ahora solo nos queda esperar para ver cómo le va ir en ventas de este televisor de gran formato y que no vayan a acabar siendo anecdóticas :)
Etiquetas: [NASA]  
Fecha Publicación: 2022-03-23T08:06:00.001-07:00
Se trata de uno de los objetos de la naturaleza más extraños que existen. Curvan el espacio y el tiempo formando una singularidad en la realidad misma. En ellos el tiempo se comporta de una forma extraña y, además, nada puede escapar de él si se cae dentro. Uno puede entender que, al atravesar cierta región del agujero llamado horizonte de eventos, el espacio y el tiempo se intercambian. Como no es posible moverse hacia el pasado, el destino irremediable es seguir avanzando hacia adentro del agujero. Por eso es extraño pensar que es posible extraer energía de un agujero negro, pero en realidad sí se puede. Eso sí, no puede ser de cualquier agujero. Debe ser de un agujero negro que rote. Cuando esto ocurre, hay una zona llamada “ergosfera”, donde todo es arrastrado por la rotación. Esta zona está fuera del horizonte de eventos, por lo tanto, en esa zona usted sería irremediablemente arrastrado por la rotación del agujero, pero sin caer dentro de él. Hace varios años atrás, el físico Roger Penrose descubrió algo extraordinario: que se puede robar energía a los agujeros negros. Imagine una partícula (una molécula, un átomo, un auto, lo que sea) moviéndose en la ergosfera de un agujero negro rotante. Esta partícula tendrá cierta energía debido a que tiene masa y a que se mueve con cierta velocidad. De repente se divide en dos partes. No importa por qué se dividió o el tamaño de las partes. Supongamos que una cae al agujero, mientras que la otra escapa (recuerde que están en la ergosfera y, por lo tanto, aún se puede escapar de él). Mediante la relatividad general es posible demostrar que, aunque el pedazo que cae tiene una energía positiva, para un observador que está muy lejos del agujero parecerá que la energía del pedazo se volvió negativa al caer dentro del agujero. Aquí es donde se manifiesta lo asombroso. La energía total debe conservarse, entonces, si el pedazo que cae adquiere energía negativa, ¡el que escapa tendrá una energía mayor a la de la partícula completa! Imagine ahora que pudiéramos enviar un objeto que se destruya en dos partes en la ergosfera, para luego recolectar el pedazo que escapó y así aprovechar esa energía extra que adquirió. Sería como usar al agujero como una gran fuente de energía. No hay nada raro detrás de este proceso. La energía extra del pedazo que escapa viene de la rotación del agujero negro, que disminuye la velocidad con la que rota a medida que los pedazos con gran energía escapan. Como la rotación del agujero es la rotación del espacio y del tiempo, entonces la energía robada por las partículas que escapan viene directamente de la curvatura del espacio y del tiempo. Todo esto suena muy bien. Pero, lamentablemente, el proceso de Penrose permite extraer muy poca energía de un agujero negro. ¿Cómo obtener más? Al respecto, Luca Comisso, de la Universidad de Columbia en Nueva York, responde nuestras inquietudes: “Usualmente los agujeros negros gigantes están rodeados de un tipo de materia llamado plasma. Esto es un estado de la materia que está ionizada y muy caliente, y que gira de forma turbulenta y poderosa alrededor de agujeros negros rotantes, a medida que se precipitan dentro de ellos. Estos plasmas se encuentran en estructuras llamadas discos de acreción, que giran alrededor de los agujeros negros. En estos discos, el plasma gira interactuando al mismo tiempo con campos electromagnéticos, de forma que se producen fenómenos muy energéticos. Uno de estos fenómenos es la reconexión magnética, que es (para no ahondar en más detalles) la transferencia de energía electromagnética a energía de movimiento del plasma” aseveró. ¿Es posible que la reconexión magnética dentro de estos plasmas permita extraer grandes cantidades de energía del agujero negro? La respuesta es sí. Cuando ocurre un proceso de reconexión magnética, dos grandes chorros de plasma son creados moviéndose a grandes velocidades en direcciones opuestas. En vez de pensar en el proceso de Penrose con dos pedazos de una partícula, pensemos ahora que tenemos estos dos gigantescos chorros de plasmas en la ergosfera, donde uno de ellos cae dentro del agujero, mientras que el otro escapa. En el trabajo realizado se demostró que, cuando esto ocurre, las cantidades de energía que adquiere el chorro de plasma que escapa son enormes, mayor a lo que el proceso de Penrose puede producir. Se ha calculado que a través de la reconexión magnética el proceso de obtención de energía alcanza una eficiencia mayor a lo que se produce en cualquier planta de energía en la Tierra. Este proceso tiene grandes posibilidades de afectar lo que ocurre en escenarios astrofísicos. Podría llegar a complementar la explicación de los grandes jets de materia que se observan saliendo de grandes agujeros negros. Así que sí se puede extraer energía de un agujero negro, y no poca. Por ahora, es necesario hacer más investigaciones para demostrar la robustez de este posible nuevo fenómeno. Eventualmente se podrá probar si este fenómeno pertenece a la familia de grandes eventos astrofísicos que ocurren en la naturaleza. Si en algún futuro lejano tuviéramos la tecnología adecuada, podríamos incluso usar los agujeros negros como una fuente de energía casi ilimitada para poder construir un nuevo tipo de civilización :)
Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-03-16T07:42:00.000-07:00
Tras el descubrimiento por parte de Rusia en Ucrania de una serie de biolaboratorios clandestinos que trabajan con patógenos altamente peligrosos, violando groseramente la prohibición de los programas de armas biológicas y que Iban a ser utilizados para una guerra bacteriológica por el régimen fascista de Kiev en complicidad con los EE.UU., salta a la luz la necesidad de acelerar la campaña militar desatada por el presidente ruso Vladimir Putin el pasado 24 de febrero para liberar al mundo de esta potencial amenaza. En efecto, toda la evidencia disponible apunta a que Kiev operaba en secreto estos biolaboratorios violando la Convención de Armas Biológicas y Toxicas. Pillados por sorpresa ante esta grave acusación, a EE.UU. no le quedo más que admitirlo, aunque claro, tratando de minimizar el hecho y tratar de ocultar su responsabilidad en ese delito. Así, cuando la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, compareció ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado el pasado 8 de marzo, se vio obligada a testificar sobre la implicación estadounidense en la fabricación de esas armas biológicas. Luego de pronunciar sus palabras de apertura, la veterana diplomática estadounidense tuvo que responder a las preguntas de los miembros del comité. “¿Ucrania tiene armas químicas o biológicas?” fue una de ellas. Nuland deliberadamente desvió la respuesta de la forma más patética posible. “Ucrania tiene instalaciones de investigación biológica que, de hecho, ahora estamos bastante ‘preocupados’ por las tropas rusas, que pueden estar tratando de controlarlos, por lo que estamos trabajando con los ucranianos sobre cómo podemos evitar que cualquiera de esos materiales de investigación caiga en las manos de las fuerzas rusas” tratando de ocultar las pruebas de la complicidad de Washington en los planes criminales de Kiev. La incomodidad de Nuland al responder esa pregunta salto rápidamente a la vista, que los senadores insistieron en ello: “¿Seguro que sabe que los medios de comunicación rusos ya están difundiendo todo tipo de información sobre cómo han destapado un complot de los ucranianos para lanzar armas biológicas contra su país en coordinación con la OTAN?” repreguntaron y Nuland tuvo que admitirlo.“Si hay un incidente con armas biológicas o químicas o un ataque dentro de Ucrania, ¿tiene alguna duda de que el 100% serían los rusos detrás de esto?” insistieron. Como era previsible, de una forma cínica y cobarde, la susodicha respondió: “No tengo ninguna duda de ello. Y, de hecho, es una técnica rusa clásica culpar al otro por lo que está planeando hacer él mismo”. Pero lo que no fijo es el grado de implicación de los EE.UU. en esas “investigaciones”. Pero, Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, anunció que “Nosotros [Rusia] confirmamos que, durante la operación militar especial en Ucrania, se descubrió que el régimen de Kiev había estado ocultando rastros de un programa biológico militar implementado con fondos del Departamento de Defensa de los Estados Unidos”. Según Zakharova, el Ministerio de Salud de Ucrania, el 24 de febrero, el primer día de la ofensiva rusa, había ordenado a todos los laboratorios biológicos ucranianos que erradicaran urgentemente las reservas almacenadas de patógenos altamente peligrosos de peste, ántrax, fiebre del conejo, cólera y otras enfermedades letales. Dijo que la documentación sobre la erradicación urgente de los patógenos fue recibida de empleados de laboratorios ucranianos, quienes por cierto no tuvieron tiempo de destruirlos y cayeron en manos de los rusos, quedando al descubierto el siniestro operativo. Si bien Zakharova señaló que el Ministerio de Defensa ruso estaba trabajando más para evaluar completamente los documentos en cuestión, agrego que Rusia pudo concluir que los componentes de las armas biológicas se estaban desarrollando en laboratorios ucranianos en las proximidades directas del territorio ruso. “Se ordenó la erradicación urgente de patógenos altamente peligrosos el mismo 24 de febrero para evitar exponer una violación del Artículo I de la Convención de Armas Biológicas y Toxínicas (BTWC) por parte de Ucrania y Estados Unidos” aseveró. Por cierto, el Artículo I de la CABT establece que “Cada Estado Parte de esta Convención se compromete a nunca, bajo ninguna circunstancia, desarrollar, producir, almacenar o adquirir o retener de otro modo: 1- agentes microbianos u otros agentes biológicos, o toxinas cualquiera que sea su origen o método de producción, de tipos y en cantidades que no tengan justificación para fines profilácticos, protectores u otros fines pacíficos; 2.- armas, equipos o medios vectores diseñados para utilizar dichos agentes o toxinas con fines hostiles o en un conflicto armado" lo cual estaba siendo violado flagrantemente por Ucrania y los EE.UU. Anteriormente, la embajada estadounidense en Kiev había publicado una información relacionada con lo que describió como un “Programa de Reducción de Amenazas Biológicas”, una colaboración entre el Departamento de Defensa de EE. UU. y el gobierno de Ucrania. Según estos datos, “El programa [de reducción de amenazas biológicas] cumple su misión de reducción de amenazas biológicas a través del desarrollo de una cultura de gestión de riesgos biológicos; asociaciones internacionales de investigación; y la capacidad de los socios para mejorar las medidas de bioseguridad, bioseguridad y biovigilancia”. Según la embajada de los EE.UU. “las prioridades del Programa de Reducción de Amenazas Biológicas en Ucrania son consolidar y proteger los patógenos y las toxinas de interés para la seguridad y continuar garantizando que Ucrania pueda detectar e informar brotes causados por patógenos peligrosos antes de que representen amenazas para la seguridad o la estabilidad”. Todo esto suena aparentemente inocuo, sin embargo, se tiene plena certeza que los programas biológicos dirigidos por la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa tienen un propósito más nefasto. La periodista de investigación búlgara, Dilyana Gaytandzhieva, ha realizado una extensa investigación sobre este tema. “El ejército de los EE. UU. produce regularmente virus, bacterias y toxinas mortales en violación directa de la Convención de la ONU sobre la prohibición de las armas biológicas. Cientos de miles de personas inconscientes están sistemáticamente expuestas a patógenos peligrosos y otras enfermedades incurables. Los científicos de la guerra biológica que utilizan la tapadera diplomática prueban los virus creados por el hombre en los laboratorios biológicos del Pentágono en 25 países de todo el mundo”, afirmó . Como podeis imaginar y al verse descubiertos, el trabajo de Gaytandzhieva ha sido desestimado por los EE.UU. como 'propaganda’. Pero el hecho ineludible es que EE. UU. no tiene antecedentes limpios en lo que respecta al cumplimiento de la CABT. Desde siempre, Washington ha utilizado la llamada "biodefensa" violando por completo, las disposiciones de la CABT en el pasado. El ejemplo más flagrante de esto fue el "Proyecto Clear Vision" dirigido por la CIA, que desde 1997 hasta el 2000 buscó realizar ingeniería inversa y posteriormente probar una "bomba" de la era soviética diseñada para dispersar agentes biológicos, incluido el ántrax. Hubo un debate dentro de la administración Clinton sobre si "Clear Vision" violaba la BTWC, lo que llevó a que el programa se detuviera ese año. Sin embargo, desesperados al verse descubiertos en su infame labor en Ucrania, trataron de minimizar su responsabilidad: “No hay necesidad de preocuparse por tal malversación en los biolaboratorios en Ucrania”, dijo recientemente a los periodistas el director del Programa Cooperativo de Reducción de Amenazas, Robert Pope. "Lo que tenemos hoy... son pequeñas cantidades de varios patógenos que, en general, son cosas que se recolectan de su entorno y que necesitan para la investigación para poder vigilar legítimamente la enfermedad y desarrollar vacunas". Según Pope, los ucranianos tenían “más patógenos en más lugares de los que recomendamos”, y agregó que su organización había estado ayudando a los investigadores ucranianos a organizar sus colecciones congeladas de patógenos con miras a preservar la información genética mediante la secuenciación antes de destruir las muestras vivas. “Todo eso, obviamente, se ha descarrilado aquí con los eventos recientes”, dijo. La mayor preocupación de Pope era que si estos biolaboratorios perdían energía eléctrica durante un tiempo prolongado, las muestras congeladas se descongelarían. “Si el sistema de ventilación está dañado, o el edificio mismo está dañado, y estos patógenos a temperatura ambiente ahora pueden escapar de la instalación, entonces pueden ser potencialmente infecciosos en la región alrededor de la instalación”, dijo. Expresó su esperanza de que las instalaciones no fueran atacadas deliberadamente. “Creo que los rusos saben lo suficiente sobre los tipos de patógenos que se almacenan en los laboratorios de investigación biológica, por lo que no creo que apunten deliberadamente a un laboratorio. Pero lo que sí me preocupa es que se descubra el papel de los EE.UU. en esta trama” indicó. Pope quiso pintar una imagen “benigna” de los tipos de patógenos almacenados en las instalaciones que supervisaba, pero dejó una pista sobre el potencial de algo mucho más preocupante. Si bien señaló que muchos de los laboratorios biológicos en Ucrania eran de nueva construcción, “otros se remontan a la era soviética y al programa de armas biológicas del país. Algunos de estos laboratorios más antiguos, dijo Pope, podrían contener cepas de patógenos que se remontan a los programas de guerra biológica soviéticos. "Los científicos son científicos, no me sorprendería si algunas de estas colecciones de cepas en algunos de estos laboratorios todavía tienen cepas de patógenos que se remontan a los orígenes de ese programa" argumentó. Si este es el caso, entonces los laboratorios ucranianos bien podrían ser el depósito de Anthrax 836 , una cepa extremadamente mortal de esa enfermedad desarrollada específicamente para ser entregada en ojivas montadas en misiles balísticos intercontinentales SS-18 que operaban desde Ucrania. Pero lo que no dijo Pope, es que todas estas armas biológicas deberían haber sido destruidas inmediatamente o entregadas a los rusos tal como ocurrió con el arsenal nuclear existente en su territorio tras la independencia del país... pero no lo hicieron y los mantuvieron ocultos con siniestros propósitos. Esto coloca a los laboratorios y a la misma Ucrania en violación directa de la Convención de Armas Biológicas, que prohíbe la adquisición o retención de patógenos “que no tengan justificación para fines profilácticos, protectores u otros fines pacíficos”. Como sabéis, el Anthrax 836 y otras armas biológicas similares de la era soviética ya no existen. Como tal, no hay necesidad de realizar investigaciones diseñadas para defenderse de cualquier posible exposición a dichos agentes. La única explicación posible para la retención de patógenos de guerra biológica de la era soviética, sería mantenerlos para algún futuro programa de guerra biológica, o como fuente para operaciones encubiertas que buscan vincular falsamente a una nación objetivo, como Rusia, con actividades ilegales y “justificar” un ataque, tal lo hicieron en Irak. Si el Congreso estadounidense hubiera estado haciendo su trabajo, en lugar de promover la demencial propaganda antirrusa, podría haber -de hecho, debería haber- presionado a Victoria Nuland con respecto a lo que realmente estaba sucediendo en los laboratorios biológicos en Ucrania y contra quienes estaba destinada. No es de extrañar que el régimen fascista de Kiev en su odio homicida a la población rusoparlante del este del país, al cual desde el 2014 ha sido víctima de asesinatos masivos, pensaba utilizar utilizarlo con ellos para exterminarlos completamente, como es su sueño desde que asaltaron el poder con apoyo de la CIA. Sin embargo, sus criminales planes han quedado completamente desbaratados. Y es que como tal ha quedado demostrado, Rusia descubrió en Ucrania lo que EE.UU. nunca pudo hallar en Irak: Armas biológicas. Por lo que, al lanzar Rusia el pasado 24 de febrero un operativo militar especial en Ucrania estaba más que justificado, ya que esa nación estaba en posesión de esa clase de sustancias prohibidas. Y por lo tanto, tenía que ser detenido de inmediato. Por cierto, hay que tener mucho cuidado con esta clase de gente que al saberse perdidos, son capaces de realizar ataques químicos y culpar de ello a Rusia. Llama la atención que esta grave denuncia ha sido silenciada por aquellos medios de desinformación que por el contrario, se dedicaron a amplificar un operativo de falsa bandera acerca de un bombardeo del hospital de Mauripol, cuando lo cierto es que este hacia mucho había sido abandonado y escondía en su interior a grupos terroristas, que fueron liquidados por los rusos. Asimismo, la “mujer embarazada” que apareció entre los escombros “bañada en sangre” fue en realidad parte de un montaje ya que la susodicha era una conocida influencer ucraniana que se prestó a ese juego, tal como lo confeso ella misma posteriormente, por lo que ha ido acusada de “traidora” por los mismos que la encumbraron antes como “victima”. Como podéis notar, la verdad siempre sale a la luz y por más campañas propagandísticas antirrusas que hagan, no podrán detener lo inevitable, que es la caída de ese régimen asesino de Kiev, que terminara bañado en su propia sangre... Larga vida a la Santa Rusia :)
Etiquetas: [CANON]  
Fecha Publicación: 2022-03-16T07:29:00.000-07:00
Era un secreto a voces desde hacía algunos días, y hoy ya es oficial. En efecto, Canon acaba de presentar la nueva EOS R5 C, una versión de la R5 original concebida para convivir dentro del catálogo Cinema EOS de la firma. Un movimiento que recuerda mucho al que hizo Canon en su día convirtiendo la primera versión de su potente 1D X en la 1D C. Así la nueva cámara hereda el sensor, el enfoque y la mayoría de las prestaciones de la R5, pero viene armada con un sistema de refrigeración activa situado detrás de la pantalla. Gracias a este ventilador, la EOS R5 C puede grabar vídeo en 8K RAW y en 4K con sobremuestreo sin ninguna limitación de tiempo por calentamiento. A pesar de que este sistema de ventilación aumenta en grosor de la cámara de forma más que evidente, la EOS R5 C pesa 680 gramos, tan solo 30 gramos más que la R5. No es necesario recordar que la limitación de grabación por calentamiento en la EOS R5 fue una de las polémicas más sonadas del sector en los últimos años, dando lugar a muchas críticas feroces en incluso a numerosas teorías que aseguraban que la limitación era artificial. Es importante destacar que la nueva cámara hereda todas las capacidades fotográficas de la R5, lo que la convierte en una de las cámaras híbridas más potentes del actual escaparate. Canon de hecho la presenta como su primera cámara Cinema EOS híbrida. Buena muestra de ello es que la R5 C estrena un interruptor que permite alternar fácilmente entre foto y vídeo, y cuenta con menús totalmente diferenciados para ambos modos. También cuenta como novedad con una conexión para time code así como con una buena colección de botones personalizables. Al igual que la R5, la nueva Canon EOS R5 C permite grabar internamente en tarjetas CFexpress vídeo en formato Cinema RAW Light de 12 bits con resolución 8K (8192 x 4320 píxeles) a 24, 25, 30, 50 y 60 fotogramas por segundo, todo ello con un flujo máximo de 2600 Mbps. Para alcanzar los 50 y 60 fps, eso sí, la cámara tendrá que estar alimentada externamente. Además la cámara incluye la posibilidad de grabar en tres tipos de RAW con distintas compresiones (alta calidad, estándar y ligero) así como reducir la resolución a 5.9K y 2.9K usando un recorte del sensor equivalente a Super35 y Super16. Mientras que externamente podemos grabar en ProRes RAW externamente a través de HDMI con un grabador Atomos Ninja V. La EOS R5 C también incorpora como novedad el códec XF-AVC con 10 bits y compresión 4:2:2 habitual en el catálogo de cine y vídeo de la marca, y se añade el perfil logarítmico C-Log3. Además de la grabación en 8K también será posible grabar en 4K HQ con sobremuestreo de todo el sensor hasta 60 fps, y en 4K normal con velocidades de hasta 120 fotogramas por segundo. Todo ello, insistimos, sin limitación por calentamiento. La cámara cuenta con el mismo sistema de enfoque Dual Pixel AF de la R5, aunque eso sí pierde por el camino es estabilizador en el cuerpo, así que se conforma con un estabilizador digital como el de la Canon C70 que trabaja conjuntamente con el estabilizador de los objetivos. En cuanto a su coste y disponibilidad, el nuevo Canon EOS R5 C ya se encuentra a la venta por €5082 solo el cuerpo :)
Etiquetas: [VIDEOGAME]  
Fecha Publicación: 2022-03-16T07:22:00.000-07:00
Creative Assembly glorifica su propia fórmula de gran estrategia desatando un brutal y sobrecogedor Apocalipsis en el universo Warhammer Fantasy. Y, en el proceso, convierte a Total War: WARHAMMER III en su mejor juego jamás hecho. Consagrando la trilogía Total War: WARHAMMER como su gran obra maestra. En efecto, las gloriosas batallas multitudinarias de Total War: WARHAMMER se enfrentan a su propio clímax en un broche de trilogía intachable que eleva la epicidad y brutalidad de las dos anteriores entregas a un nivel al que ningún otro juego de estrategia ha llegado. Creative Assembly se desentiende de la estrategia histórica que tan bien se le da y va más allá de los límites de la fantasía para arrastrarnos a su dantesca visión del infierno. Cimentando todo lo aprendido en los dos Total War: WARHAMMER anteriores y sus expansiones, llevando al jugador a nuevas experiencias. Cerrando una etapa y dejándola en su punto más alto. Porque Total War: WARHAMMER III es la entrega más ambiciosa y brutal de la trilogía. Una cita absolutamente obligada para todos aquellos que se quedaron fascinados o directamente rendidos ante la excelencia de las dos primeras entregas. Y lo mejor es que su manera de aportar novedad ni contradice lo que ya había en ellas. Uno de los máximos aciertos de Total War: WARHAMMER III es cómo da un mayor valor a la trilogía en su conjunto. Y es que la fórmula no ha cambiado, pero el contenido que se nos pone por delante es completamente nuevo y el tono en general es muchísimo más épico. En Total War: WARHAMMER III estamos liderando a ríos de unidades, mortales o demoníacas, en una guerra apoteósica que transcurre en el confín entre los mundos. Lo cual, sumado al alucinante nivel de detalle puesto en las unidades y a la desmesurada ambición puesta en el proyecto, se traduce en batallas genuinamente apocalípticas. Pero lo mejor es que Total War: WARHAMMER III logra todos sus objetivos y consolida las enormes expectativas generadas sin que los apasionados por la serie de estrategia o la licencia de Warhammer Fantasy se queden al margen. Creative Assembly conserva intacta la gran premisa sobre la que se inició esta colaboración de ensueño: ofrecer una experiencia 100% Total War y 100% Warhammer. Se mire como se mire, adentrarse en el Reino del Caos es una locura. Estamos hablando de una dimensión constantemente sometida a toda clase de terrores y una incesante corrupción demoníaca. A su lado, Mordor parece un parque infantil. Una tierra maldita y hostil que estaba destinada a servir de escenario para que el destino del mundo se decidiese. A diferencia de otras sagas de estrategia, Creative Assembly expande los contenidos de Total War: WARHAMMER y Total War: WARHAMMER II aportando al jugador diferentes facciones y contenidos, pero reteniendo la premisa de ofrecer batallas multitudinarias en tiempo real en escenarios ricos en detalles y matices. Quizás, los paisajes de Total War: WARHAMMER III sean los más austeros, pero desprenden su propia identidad. Y lo que es más importante: transmiten perfectamente la crudeza y la escala de las circunstancias. Dicho lo cual, y pese a que se trata del broche de la trilogía, no necesitarás haber pasado por las otras dos entregas para sumergirte de lleno en la experiencia. Total War: WARHAMMER III sabe cómo dar la bienvenida a todo el mundo. Ya disponible en PC games y Xbox a un precio de €54.99. Prepárate para disfrutar de esta gran experiencia y conquista tus demonios :)
Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-03-09T06:45:00.000-08:00
Con la liberación de Ucrania por el ejército ruso que avanza según lo programado y con el régimen golpista instaurado por la CIA en el 2014 que vive sus horas de agonía, pareciera que ese judío cobarde de Volodymir Zelensky vive en un mundo paralelo y desde su cómodo refugio en la embajada estadounidense en Polonia nos cuenta una ridícula historia similar a las que narraba cuando era un cómico callejero que hacía reír a la gente por unos centavos para llevarse un pan a la boca, con la diferencia de que ahora no es una comedia la que está viviendo el país por culpa suya, sino una tragedia, con el agravante que exige a los ucranianos que se ofrezcan como ‘escudos humanos’, mientras el muy miserable fue el primero en escapar. Venga ya, ¿Qué se podía esperar de una rata sionista? Lo cierto es que el líder ruso Vladimir Putin no tenía más remedio que reconocer a las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk ante el inminente ataque con armas bacteriológicas que estaba preparando el régimen golpista de Kiev con el apoyo e Washington. Al hacerlo, Moscú estaba brindando a dichos territorios rusófonos una garantía de seguridad crítica que los salvo de ser víctimas de un nuevo genocidio respaldado por EE.UU. y la OTAN, el cual se iba a iniciar a principios de marzo con la entrada de las tropas de la alianza desde Polonia si Moscú protestaba, pero Rusia se les adelantó e ingresaron primero, dejándolos descolocados y fuera de sí porque la presa se les había escapado de sus manos, negándose cobardemente a intervenir para no enfrentarse a los rusos que les habían ganado la partida, dejando abandonado al cómico “presidente” a su suerte tal como hicieron con el dictador Mijaíl Saakashvili en Georgia en el 2008, donde como recordareis, EE.UU. lo incentivo para provocar de forma suicida a los rusos, quienes como podéis imaginar, aplastaron a los georgianos sin contemplaciones y dividieron el país, mientras los estadounidenses no movieron un dedo por sus “aliados” ya que dejaron de serles útiles para sus planes. Hoy por lo visto, se repite la historia. Como sabéis, el operativo militar especial montado por Rusia en Ucrania se hizo necesario debido a la creciente ofensiva proveniente del régimen de Kiev respaldado por la OTAN. Desde semanas atrás, miles de morteros y proyectiles disparadas por los fascistas han golpeado las autoproclamadas repúblicas de Donbáss. Muchas de estas fuerzas son partidarias abiertas de las creencias que ven a los rusos étnicos en Donbáss como Untermenschen (subhumanos) y que merecen ser exterminados. Si aún no lo sabe, ha estado leyendo demasiada desinformación de los medios occidentales. Moscú se había apegado a un proceso político durante casi siete años para darle una oportunidad a la paz en Ucrania. Pero el llamado Acuerdo de Minsk nunca fue implementado por el régimen de Kiev a pesar de ser signatario de un acuerdo internacional legalmente vinculante. Las regiones disidentes de Donetsk y Lugansk no recibieron la autonomía que exigía el acuerdo de Minsk del 2015. En cambio, las poblaciones de esas regiones han estado bajo un ataque implacable durante todos estos años por parte de los golpistas ucranianos. La negación de derechos políticos y humanos a Donbáss, como el uso autorizado del idioma ruso, por parte de Kiev y su continua hostilidad militar, así como el asesinato en masa de los rusoparlantes que terminaron en fosas comunes ante el silencio cómplice de Occidente, fue a no dudarlo una campaña sistemática de genocidio. Envalentonado por la avalancha de armamento proporcionado por los EE.UU. y la OTAN, así como por la ceguera europea ante las multiples violaciones de los acuerdos de Minsk , el régimen de Kiev creyéndose impune por sus monstruosos crímenes, había repudiado abiertamente cualquier proceso de paz y seguía adelante con su campaña de “limpieza étnica” tanto por parte del ejercito ucraniano como de grupos paramilitares ultranacionalistas como el Batallón Azov y Právy Sektor, culpables de las mas espantosas matanzas. Pero a pesar de estos terribles sufrimientos, los separatistas pudieron imponerse expulsando a los criminales y declarando la independencia de sus territorios, solicitando de inmediato la ayuda rusa, que no tardo en llegar, cambiando la situación para ellos. Era evidente que la escalada de violencia en Donbáss condujo a un baño de sangre desde el 2014. Sin embargo los asesinos se reorganizaron y se prepararon para atacar con mayor contundencia “amparados” por la OTAN. Ante el inminente peligro, hasta 50.000 civiles huyeron de la región a través de la frontera rusa. Se declaró asimismo un estado de emergencia en las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk debido a la extrema hostilidad y coacción del poder cortado por actos de terrorismo auspiciados por los EE.UU. y el apoyo de la OTAN. A todo ello, el vergonzoso silencio de los medios occidentales ante esa masacre organizada por Kiev durante todos estos años demostró abiertamente su complicidad de esos crímenes. Es fácil a uno ser cínico sobre la base de la desinformación y la ignorancia. No es de sorprender por ello que ahora los gobiernos y esos medios de desinformación ataquen sin cesar al presidente de Rusia por reconocer la independencia de las repúblicas de Donbáss y haber ordenado un operativo militar especial en Ucrania para salvar a los rusoparlantes de una muerte segura, desmilitarizar el país y castigar severamente a los responsables de ese genocidio. Desde entonces, Moscú fue acusado falazmente de utilizar dicho reconocimiento y enviar tropas rusas de mantenimiento de la paz “como una puerta trasera para una invasión”. En efecto y durante meses, EE.UU. y sus aliados han estado alegando hasta el paroxismo que Rusia planeaba “invadir de forma inminentemente” Ucrania. Moscú siempre había refutado las afirmaciones como acusaciones sin sentido. Ahora con la entrada de las tropas rusas en la región, al parecer Occidente puede afirmar que sus afirmaciones sobre los planes de invasión “eran ciertas”, aunque bajo el pretexto de que Moscú reconoce lo que antes era territorio ucraniano como repúblicas independientes. Esa visión distorsionada fue posible ya que prefirieron ignorar la realidad del conflicto en Ucrania y las terribles condiciones humanitarias en Donbáss, cubriendo los crímenes cometidos por Kiev con un manto de silencio. Los medios occidentales nunca informaron sobre la terrible situación que allí se vivía con objetividad o preocupación justa. Jamás hubo una portada ni mucho menos les dedicaron un minuto en sus telediarios al inenarrable sufrimiento que padecían las minorías rusófonas a manos de los golpistas. Simplemente los ignoraron de una manera perversa. Habían mantenido continuamente la narrativa propagandística distorsionada de que Rusia estaba “apoyando una rebelión sangrienta” en Donbáss como una guerra indirecta contra Ucrania. La verdad es que el régimen fascista de Kiev llegó al poder a través de un golpe de estado en el 2014 organizado por la CIA - apoyado entusiastamente por la OTAN - derrocando al presidente legitimo Viktor Yanukóvich y colocando a un títere en su lugar. Desde entonces, el régimen colaboracionista ha estado dominado por facciones ultranacionalistas que inmediatamente recurrieron a una agresión criminal contra las minorías rusófonas de Crimea y Donbáss, buscando exterminarlas completamente de la forma más rápida posible. Pero afortunadamente la rebelión de esas provincias con el apoyo ruso a sus combatientes impidió que lograsen sus viles propósitos, estallando una larga y sangrienta guerra. Afortunadamente, Crimea pudo escapar de ese trágico destino, a través de un referéndum en el 2014 y reunificarse voluntariamente con Rusia, de la cual había sido parte hasta 1954 cuando el dictador comunista soviético de origen ucraniano, Nikita Jruschov lo “regalo” a Ucrania. Es por ese motivo que el presidente ruso Vladimir Putin ante el golpe fascista ocurrido en Kiev, declaro nulo y sin valor legal esa cesión, posibilitando que regrese a la Madre Patria para algarabía de sus habitantes, quienes lo apoyaron unánimemente en la consulta. Pero en los medios occidentales eso se presento falsamente como 'una anexión ilegal' cuando en realidad para quien sabe de historia, nunca ha sido así. Pero desafortunadamente, el Donbáss tuvo que soportar casi ocho años de una brutal agresión y el asesinato en masa de gran parte de sus habitantes a manos de Kiev, que se negaba a cumplir los Acuerdos de Minsk, que lo obligaba a proteger a las minorías rusófonas del este del país. Los que pudieron resistir a ese genocidio durante todos estos años, estaban conscientes de lo que se venía y se prepararon para una nueva y devastadora ofensiva que iba a ser lanzada por los ucranianos en los próximos días, en el cual iban a ser utilizadas armas químicas contra ellos y ante esa terrible amenaza, Rusia no tuvo más remedio que intervenir para salvarlos de su desaparición. Esto fue distorsionado y vilipendiado por los medios occidentales como “una invasión rusa que estaba socavando la soberanía e integridad territorial de Ucrania”. Pero tal ridículo argumento es claramente indefendible debido a la ignorancia o indiferencia de los medios occidentales sobre la realidad de lo que ha estado sucediendo en Ucrania durante los últimos ocho años y en particular en el Donbáss. Para nadie es un secreto que los gobiernos y medios occidentales han estado apoyando a un régimen genocida cuyas fuerzas están armadas y entrenadas por los EE.UU. y la OTAN para llevar a cabo una guerra de exterminio. Había que detener ese ultraje. La valiente decisión del presidente ruso de reconocer las repúblicas de Donbáss fue una necesidad para desbaratar sus planes criminales. Ahora que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk cuentan con el apoyo total de Rusia y sus fuerzas armadas, el régimen colaboracionista de Kiev y sus patrocinadores de la OTAN ahora no saben qué hacer. No tendría que ser así si los EE.UU. y sus lacayos europeos no hubieran interferido en Ucrania y envalentonado a un maldito judío - quien ahora es presentado grotescamente como una “víctima” - para desatar una sangrienta guerra civil. Pero dado que eso había sucedido, lo mejor que podía hacer el señor Putin era actuar inmediatamente para proteger a quienes verdaderamente lo merecen y castigar ejemplarmente a los criminales por todo el sufrimiento que han causado. No habrá piedad para esos miserables y terminaran bañados en su propia sangre. Si al final, una vez que termine todo esto, los ucranianos deciden voluntariamente volver a ser parte de Rusia como lo fueron durante siglos, nada ni nadie podrá impedirlo. Allá aquellos, cuyos aullidos de condena escuchamos en Occidente pero que no atreven a enfrentarse militarmente a los rusos - limitándose a unas ridículas sanciones y al bloqueo de sus medios de comunicación como RT y Sputnik - demostrando de esa manera su impotencia y su fracaso... Larga vida a la Santa Rusia :)
Etiquetas: [APPLE]  
Fecha Publicación: 2022-03-09T06:39:00.000-08:00
Presentado por Apple en su evento realizado este martes 8, la tablet de referencia de Apple se renueva y alcanza la quinta generación con diseño continuista, pero con el potente procesador M1, conectividad 5G, una nueva cámara para Center Stage en Face Time y más. Apple asegura que el chip M1 del nuevo iPad Air ofrecerá una experiencia equilibrada entre rendimiento y eficiencia energética. Los 8 núcleos de la CPU, según la compañía, son un 60% más rápidos que los del chip A14. Los de Cupertino remarcan, además, las capacidades gráficas de su nueva tablet. Según indican, los 8 núcleos del chip ofrecerán un rendimiento gráfico hasta dos veces superior en comparación al iPad Air 2020. El iPad Air también se pone al día en el apartado conectividad. La renovación de la tablet llega con compatibilidad con redes 5G (con velocidades máximas estimadas en 3,5 Gbps), eSIM y Wi-Fi 6. Asimismo, la conexión por cable también da un paso hacia adelante en relación a la generación anterior. El nuevo puerto USB-C promete ser dos veces más rápido que el del iPad Air 2020, con trasferencias de hasta 10 Gbps. Respecto de los accesorios compatibles, la tableta le da la bienvenida al teclado completo de tamaño estándar Smart Keyboard Folio, así como también al soporte para el Apple Pencil de segunda generación. En el frente de la tablet encontramos con la pantalla Liquid Retina de 10,9, con características como True Tone, gama cromática amplia (P3) y película antirreflectante. El botón superior, por su parte, tiene Touch ID integrado.La cámara frontal también recibe una mejora. Pasa de los 7 MP de la generación anterior a 12 MP con Center Stage. La cámara trasera conserva los 12 MP tradicionales y promete capturar fotos nítidas y grabar vídeo a 4K. En cuanto a su precio y disponibilidad, el nuevo iPad Air 2022 llega en cinco colores y tiene un precio inicial de 679 euros. Se podrá reservar desde este mismo viernes y estará disponible a partir del 18 de marzo :)
Etiquetas: [SUKHOI]  
Fecha Publicación: 2022-03-09T06:35:00.000-08:00
Ante la amenaza que los EE.UU. y la OTAN representan para el mundo, y debido a sus continuas provocaciones contra Rusia, incentivando al régimen fascista de Kiev a exterminar completamente a la población rusoparlante en Dombáss - que se rebelaron tras el golpe organizado por la CIA en el 2014 - obligando al presidente ruso Vladimir Putin a realizar un operativo militar especial en Ucrania para impedir que se consuma ese genocidio y castigar ejemplarmente a sus autores, así como evitar que en dicho territorio se instalen misiles nucleares que apuntasen a su país, cabe recordar que Rusia posee en su arsenal una poderosa arma que podría arrasar un país del tamaño de Francia, ya que es 2.000 veces más destructivo que la bomba de Hiroshima. Nos referimos al RS-28 Sarmat (conocido como Satán 2 en la terminología de la OTAN). Fue en el 2016 cuando el gobierno ruso mostró las imágenes del nuevo modelo de sus fuerzas nucleares, que ese mismo año entró en proceso de creación, para pasar en el 2018 a fase de pruebas. En esa ocasión y bajo la dirección del Ministerio de Defensa ruso, se lanzaron dos ejemplares como prueba en ocasiones distintas desde el cosmódromo de Plesetsk, en la provincia septentrional de Arkhangelsk, cerca del Círculo Polar Ártico. A inicios del 2020 el gobierno ruso reporto que el dispositivo ya había entrado en una fase activa, convirtiéndose en una de las más poderosas en su arsenal. Esta nueva arma no sólo fue catalogada de invulnerable y casi fantasmagórica por la virtud de ser inubicable, sino que también revelaron que su capacidad no se merma si la zona de impacto tiene mayor distancia. Este misil de 40 megatones, que llegó para sustituir a otro de nombre Voyevoda (Satán 1 para la OTAN), puede destruir un territorio del tamaño de Texas, Francia o bien toda la costa este de los EE.UU., y arrasarlo completamente. Es capaz de llevar hasta 10 cabezas nucleares pesadas o 16 ligeras. Estas podrían ser combinadas para incluir contramedidas electrónicas a fin de esquivar el escudo antimisiles. Además, tendría un radio de acción de 10.000 kilómetros en cuestión de segundos, una velocidad supersónica de 24.500 kilómetros por hora y funciona solo con combustible líquido. Ya en el 2018, el presidente ruso había indicado que el misil iba a estar equipado con una amplia gama de ojivas nucleares de alto rendimiento, incluidas las hipersónicas, y los sistemas más modernos de penetración de defensa antimisiles. Debido a sus características, ningún sistema de defensa antimisiles, ni siquiera los futuros, sería un obstáculo para él. Es prácticamente invencible” agrego. Y vaya tiene razón, ya que ni los EE.UU. ni la OTAN poseen un arma equivalente. Si bien en abril del año pasado, Vladimir Putin indicó que el RS-28 Sarmat estaría operando en los últimos meses del 2022, pero debido a la situación actual, se habría decidido adelantar su puesta en servicio. “Los avanzados sistemas de misiles de alcance intercontinental Avangard y los láseres de combate Peresvet ya se han puesto en servicio operacional, mientras que el primer regimiento totalmente equipado con misiles balísticos intercontinentales pesados Sarmat entrará en servicio a fines del 2022, según lo previsto”, detalló en ese momento durante su discurso anual en la Asamblea Federal de Rusia. Hoy se sabe que ya se encuentran listos para entrar en acción. Una razón de más para que los EE.UU. y la OTAN lo piensen muy bien antes de que sea demasiado tarde para ellos :)
Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-03-02T06:42:00.006-08:00
“Vladimir Putin se ha vuelto loco”… “Es la reencarnación de Hitler que busca destruir a la humanidad”… “La invasión de la pacifica e inocente Ucrania es solo el comienzo”… “Luego seguirá el resto de Europa”… Al menos eso es lo que los líderes de Occidente y su vomitiva prensa adiestrada hasta la nausea quieren que creas. Según su disparatada narrativa - completamente fuera de la realidad - “Putin se encuentra aislado, solo, confundido y enojado por el desastre militar que Rusia está experimentando en Ucrania (?), por lo que ha arremetido furiosamente, amenazando al mundo entero con la aniquilación nuclear”. Venga ya ¿Se puede ser tan idiota y creer esas mentiras repetidas hasta el infinito cuando es EE.UU. y la OTAN quienes han provocado para que se llegue a esta situación, al incitar el régimen fascista ucraniano - instaurado por un golpe patrocinado por la CIA en el 2014 - para que extermine en masa a la población rusoparlante del este del país y que lo ha venido haciendo durante 8 años desconociendo groseramente el Acuerdo de Minsk que había firmado, donde se especificaba que debía proteger a esa minoría pero que en la práctica hizo todo lo contrario, creyendo que Rusia al final no le iba a hacer pagar por sus abominables crímenes? Ha llegado el momento que responda por ello y ya lo está haciendo con su sangre. Los verdugos no pueden ahora dárselas de “victimas” que eso no cuela. Es por ello al ver a sus colaboracionistas en fuga - con el cobarde judío de Volodymir Zelensky en primer lugar - la OTAN ha incrementado sus tropas en el flanco oriental, lo que ha motivado la inmediata respuesta rusa. En efecto, en una reunión con sus principales generales el domingo, el presidente ruso anunció : “Ordeno al ministro de defensa y al jefe del estado mayor general de las fuerzas armadas rusas que pongan las fuerzas de disuasión del ejército ruso en un modo especial de servicio de combate.” El motivo de esta acción, señaló Putin , se centró en el hecho de que “los países occidentales no solo están tomando medidas hostiles contra nuestro país en la esfera económica, sino que altos funcionarios de los principales miembros de la OTAN hicieron declaraciones agresivas con respecto a Rusia” en relación con la situación actual en Ucrania. Cabe precisar ante todo que las “fuerzas de disuasión” de las que habló Putin se refieren al arsenal nuclear ruso que podrían ser utilizados en cualquier momento si la situación lo amerita, con mayor razón tras las altisonantes declaraciones antirrusas tanto del discapacitado físico y mental de Joe Biden como de sus lacayos europeos, Boris Johnson, Olaf Scholz y Emmanuel Macron. Vamos, el borracho, el impotente y el homosexual... menuda banda de jetas. Lo que hizo resonar aún más las palabras del presidente ruso fue que el jueves pasado, al anunciar el inicio de la “operación militar especial” de Rusia contra Ucrania, cuando declaró que “nadie debe tener dudas de que un ataque directo a nuestro país llevará a la destrucción y horribles consecuencias para cualquier potencial agresor”. Hizo hincapié en que Rusia es “una de las potencias nucleares más potentes y también tiene absoluta ventaja en una gama de armas de última generación que no posee Occidente como los indetectables misiles hipersónicos y que son imposibles de neutralizar”. Sin embargo, cuando el líder ruso emitió esa advertencia, The Washington Post la describió como “vacía, un simple acto de mostrar los colmillos”. El Pentágono, por su parte, involucrado como estaba en su propia revisión de la postura nuclear de EE. UU. diseñada para abordar ataques como este, parecía desconcertado, y un funcionario que prefirió el anonimato señaló que los responsables políticos de EE. UU. “no ven una amenaza mayor en ese sentido”. Pero vaya que se equivocaron. Es entonces cuando la OTAN, que se encuentra en el centro de la crisis actual, emitió un comunicado en el que señaló que: “Las acciones de Rusia representan una seria amenaza para la seguridad euroatlántica y tendrán consecuencias geoestratégicas. La OTAN continuará tomando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad y defensa de todos los aliados. Estamos desplegando fuerzas defensivas terrestres y aéreas adicionales en la parte este de la Alianza, así como activos marítimos adicionales. Hemos aumentado la preparación de nuestras fuerzas para responder a todas las contingencias”. Sin embargo, oculto casi al final de esta absurda declaración, había un pasaje que, cuando se examina de cerca, apuntala el razonamiento detrás de la flexión nuclear de Putin. “Hemos realizado consultas en virtud del artículo 4 del Tratado de Washington y hemos decidido, de acuerdo con nuestra planificación defensiva para proteger a todos los aliados, tomar medidas adicionales para fortalecer aún más la disuasión y la defensa en toda la Alianza”. Según el Artículo 4 , los miembros pueden traer cualquier tema de preocupación, especialmente relacionado con la seguridad de un país miembro, a la mesa de discusión dentro del Consejo del Atlántico Norte. Los miembros de la OTAN Estonia, Letonia, Lituania y Polonia desencadenaron la consulta del Artículo 4 tras el operativo ruso en Ucrania. En una declaración emitida el viernes, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, amplió la declaración inicial de la OTAN y declaró “que la OTAN se comprometió a proteger y defender a todos sus aliados, incluida Ucrania” lo cual es algo ridículo ya que este último país no es miembro de la agresiva alianza militar. Hay que destacar tres puntos de declaración. Primero, al invocar el Artículo IV, la OTAN se estaba posicionando para una potencial acción militar ofensiva; sus criminales intervenciones militares anteriores contra Serbia en 1999, Afganistán en el 2001, Irak en el 2004 y Libia en el 2011 se realizaron bajo el Artículo IV de la Carta de la OTAN. Visto así, la premisa de que la OTAN “es una organización exclusivamente defensiva, comprometida con la promesa de la autodefensa colectiva” como repiten hasta la saciedad, es totalmente infundada. En segundo lugar, mientras que las protecciones del Artículo V (defensa colectiva) solo se extienden a los miembros reales de la OTAN, lo que no es Ucrania, el Artículo IV permite que “el paraguas de la protección” de la OTAN se extienda a aquellos países que no son miembros y a quienes la alianza considera aliados, una categoría donde Stoltenberg colocó grotescamente a Ucrania. Finalmente, la ridícula mención de Stoltenberg de Ucrania “como aliado de la OTAN” se produjo al mismo tiempo que anunció la activación y el despliegue de la Fuerza de Respuesta de la OTAN de 40.000 efectivos , algunos de los cuales se desplegarían en el flanco oriental de la OTAN, lindando con Ucrania. La activación de la Fuerza de Respuesta no tiene precedentes en la historia de la OTAN, un hecho que subraya la seriedad que una nación como Rusia podría otorgar a la acción. Vistos así, los comentarios del presidente ruso del pasado jueves fueron mesurados, sensatos y responsables. Por cierto, desde que comenzaron las consultas del Artículo IV, los miembros de la OTAN han comenzado a proporcionar a Ucrania ayuda militar letal, con la promesa de otorgarle más en los próximos días y semanas. Estos envíos solo pueden acceder a Ucrania a través de una ruta terrestre que requiere transbordo a través de miembros de la OTAN, incluidos Rumania y Polonia. No hace falta decir que cualquier vehículo que transporte equipo militar letal a una zona de guerra es un objetivo legítimo según el derecho internacional; esto se aplicaría en su totalidad a cualquier envío o entrega afiliada a la OTAN realizada por un miembro de la OTAN por su propia voluntad. ¿Qué sucede cuando Rusia comience a atacar las entregas de armas de la OTAN, la UE, los EE. UU. y los Aliados cuando llegan a suelo ucraniano? ¿Creará la OTAN, actuando en virtud del Artículo IV, una zona de amortiguamiento en Ucrania, utilizando la Fuerza de Respuesta nunca antes movilizada? Uno sigue naturalmente al otro... El escenario se vuelve aún más grave si la UE cumple su amenaza de proporcionar a Ucrania aviones y pilotos para luchar contra los rusos. ¿Cómo se desplegarían en Ucrania? ¿Qué sucede cuando Rusia comienza en todo su derecho a derribar estos aviones tan pronto como ingresan al espacio aéreo ucraniano? ¿Puede crear la OTAN arbitrariamente una zona de exclusión aérea sobre el oeste de Ucrania cuando no tiene derecho alguno a ello? ¿Qué sucede si se combina una zona de exclusión aérea (que muchos funcionarios occidentales están promoviendo) con el despliegue de la Fuerza de Respuesta para crear un territorio de facto de la OTAN en el oeste de Ucrania? ¿Qué pasa si el régimen colaboracionista ucraniano se establece en la ciudad de Lvov, operando bajo la protección de este “paraguas aéreo y terrestre”? No cabe duda que Rusia puede aplastarlos sin contemplaciones ya que ese territorio no es parte de la OTAN. Como recordareis, en junio del 2020, Rusia publicó un nuevo documento, titulado "Sobre los principios básicos de la política estatal de la Federación Rusa sobre disuasión nuclear", donde describe las amenazas y circunstancias que podrían conducir al uso de armas nucleares. Si bien este documento declaró que Rusia “considera las armas nucleares exclusivamente como un medio de disuasión”, describió varios escenarios en los que Moscú recurriría al uso de armas nucleares si la disuasión fallara. Si bien el documento de política nuclear de Rusia no solicitaba el uso preventivo de armas nucleares durante los conflictos convencionales, sí declaraba que “en caso de un conflicto militar, esta política prevé la prevención de una escalada de acciones militares y su terminación bajo condiciones que sean aceptables para Rusia y/o sus aliados”. En resumen, Rusia podría advertir que podría usar sus armas nucleares para disuadir una agresión proveniente de la OTAN cuando la existencia misma del estado se encuentre en peligro. Al definir las preocupaciones de seguridad nacional de Rusia tanto para los EE. UU. como para la alianza atlántica en diciembre pasado, Putin fue muy claro sobre su posición en lo que respecta a la membresía de Ucrania en la OTAN. En un par de borradores de documentos del tratado, el líder ruso exigió que la OTAN proporcione garantías por escrito de que detendrá su expansión al este de Europa y asegurará a Rusia que ni a Ucrania ni a Georgia nunca se les ofrecerá ser miembros de la alianza. En efecto, en un discurso pronunciado luego de que fueron entregadas las demandas de Rusia , Putin declaró que “si EE.UU. y sus aliados continúan con su postura obviamente agresiva, Rusia tomaría medidas de represalia apropiadas, ya que tiene todo el derecho a hacerlo.” La advertencia es clara. En resumen, el presidente ruso dejó en claro que, cuando se trataba del tema de la membresía de Ucrania en la OTAN, el estacionamiento de misiles estadounidenses en Polonia y Rumania y los despliegues de la OTAN en Europa del Este, Rusia sentía que su propia existencia estaba siendo amenazada y por lo tanto debía actuar en consecuencia. Es así como la operación militar especial rusa en Ucrania, vista desde la perspectiva de Rusia y su liderazgo, fue el resultado de una prolongada intrusión de la OTAN en los intereses legítimos de seguridad nacional del Estado y el pueblo rusos. Occidente, sin embargo, ha interpretado la incursión militar como poco más que la acción irracional de un líder enojado “que busca desesperadamente relevancia en un mundo que se escapa de su control” cuando es todo lo contrario. La desconexión entre estas dos narrativas podría resultar fatal para el mundo. Al minimizar la amenaza que Rusia percibe perfectamente, tanto de una OTAN en expansión como de la provisión de asistencia militar letal al régimen golpista de Ucrania mientras Rusia participa en operaciones militares que considera críticas para su seguridad nacional, EE.UU. y la OTAN corren el riesgo de no comprender la gravedad mortal de las instrucciones de Putin a sus líderes militares con respecto a la elevación del nivel de preparación por parte de las fuerzas nucleares estratégicas de Rusia. Pero lejos de reflejar el capricho irracional de un hombre desesperado como quieren presentarlo en Occidente, las órdenes de Putin reflejaron la extensión lógica de una postura de seguridad nacional rusa concertada durante años, donde la oposición geopolítica a la expansión de la OTAN en Ucrania estaba casada con una postura nuclear estratégica. No es de extrañar por ello que cada declaración que Putin ha hecho en el transcurso de esta crisis ha estado ligada a esta política. Si EE.UU. y la OTAN de una manera suicida se niegan a aceptar la legitimidad de las preocupaciones rusas, descartando la estrategia de seguridad nacional de una nación que ha sido rodeado por tropas agresivas de la OTAN representa un peligroso desprecio por la realidad, cuyas consecuencias podrían resultar fatales para el mundo. El presidente Putin se ha quejado a menudo de que Occidente no lo escucha cuando habla de temas que Rusia considera de importancia crítica para su seguridad nacional, pero Occidente ¿es capaz de comprender la gravedad de la situación que ellos han generado incentivando al régimen fascista ucraniano para provocar a Rusia como lo hicieron con Georgia en su momento y luego lo abandonaron a su suerte? Por lo visto hasta ahora, la respuesta parece ser no. Si la situación se agrava será por culpa exclusiva de la OTAN y será tarde para lamentarse. Ahora están cosechando lo que han sembrado con su demencial fobía antirrusa. Ellos son los verdaderos enemigos de la humanidad :(
Etiquetas: [MOTOROLA]  
Fecha Publicación: 2022-03-02T06:39:00.003-08:00
Como era de suponer, Motorola no ha querido quedarse atrás y ha desvelado cuál será su apuesta internacional durante el 2022: el Motorola Edge 30 Pro. Con la máxima potencia por bandera, y cargado de especificaciones en su interior, el móvil parte bien armado y con un precio que no se hace exagerado para el segmento premium. Como recordareis, el primer Motorola Edge fue un teléfono que apostó por la pantalla OLED en cascada como signo distintivo; un signo que la marca ha ido suavizando en posteriores versiones para así convertir a la familia "Edge" en la más potente del catálogo. Así que, tras la presentación del Motorola Edge X30 en China, esperábamos que la compañía internacionalizase el teléfono para poder acceder a él. Ya lo tenemos; con algunos cambios. El móvil parte de serie con un excelente hardware, al menos sobre el papel: se nota que Motorola (o Lenovo) quiere competir de tú a tú con lo más granado de la gama premium. El SoC elegido tiene mucho que ver, el Snapdragon 8 Gen 1 destaca con luz propia en el interior del Motorola Edge 30 Pro. Aparte del SoC más potente de Qualcomm para este 2022, el móvil se acompaña de 12 GB de memoria RAM LPDDR5 y de 256 GB de almacenamiento (para la versión europea, en otros mercados hay variaciones). La pantalla elegida se basa en un panel pOLED de 6,7 pulgadas con tasa de refresco de 120 Hz y bordes rectos. Poco queda del "Edge" que motivó el arranque de la familia. Por detrás se observa un módulo triple trasero en forma rectangular donde Motorola apuesta todo por los 50 megapíxeles para las imágenes obtenidos: tanto en la cámara principal como en el gran angular. Destaca un tercer sensor para capturar la profundidad afinando en el modo retrato. Y por delante, el Motorola Edge 30 Pro hace gala de una cámara de 60 megapíxeles bajo un agujero superior central practicado en la pantalla. El Motorola Edge 30 Pro se completa con una batería de 4.800 mAh con cargador incluido de 68 W, no pierde la carga inalámbrica (15 W), ofrece doble altavoz estéreo, el pertinente 5G, NFC, incluye certificación IP52 y lector de huellas bajo la pantalla. Por cierto, la versión elegida para salir al mercado es la última estable disponible: Android 12. Motorola no se caracteriza por personalizar en exceso el software, por lo que el aspecto de la capa es suficientemente limpio; sin incluir un exceso de "bloatware" más allá de las apps propias de la marca. En cuanto a su cote y disponibilidad, el nuevo Motorola Edge 30 Pro ya está a la venta en Europa. Su precio es de 799,99 euros con dos colores a elegir: azul (Cosmos Blue) y blanco (Stardust White) :)
Etiquetas: [PLANETA VIVO]  
Fecha Publicación: 2022-03-02T06:39:00.001-08:00
Como dinosaurio famoso que es, al Tyrannosaurus rex se le ha representado decenas de veces en novelas, cómics y películas, en unas ocasiones más acertadas que otras. Pero, sin duda alguna, la encarnación de este dinosaurio que ha pasado a la historia ha sido la de una película hollywoodense de triste recordación y sus insoportables secuelas. Lamentablemente, esta mala fama ha hecho que licencias cinematográficas hayan traspasado al conocimiento general como si se tratase de datos científicos. Hoy, vamos a separar la ficción de la realidad. Ante todo, cabe precisar que el Tyrannosaurus rex forma parte del grupo de los dinosaurios terópodos, al que pertenecen todos los dinosaurios carnívoros, incluidas las aves. De hecho, al lado de otros grandes dinosaurios carnívoros, como Spinosaurus o Carnotaurus, el Tyrannosaurus está más cercanamente emparentado con las aves. Vivió hace unos 68-66 millones de años, a finales del Cretácico, conviviendo con otros dinosaurios como los Triceratops, Ankylosaurus, Pachycephalosaurus o Alamosaurus. Es un dinosaurio que da nombre a toda una familia, los tiranosáuridos, a la que también pertenecen Gorgosaurus, Tarbosaurus o Albertosaurus. Como ellos, y en claro contraste con otros grupos de dinosaurios terópodos, el Tyrannosaurus tenía brazos muy cortos con solo 2 dedos. A pesar de este reducido tamaño, los huesos de sus brazos muestran unas inserciones musculares muy desarrolladas, señal de que tendría mucha fuerza. En contraposición con unos brazos tan pequeños, sus mandíbulas lo compensaban: el Tyrannosaurus rex tenía un cráneo enorme armado con dientes muy robustos. A diferencia de los dientes de la mayoría de los terópodos, que se parecen a cuchillos, afilados y aplanados, los dientes de los tiranosáuridos son muy gruesos. Se han hecho estudios de biomecánica, y se ha visto que estas mandíbulas armadas con semejantes dientes eran capaces de ejercer una fuerza de mordida de un mínimo de 4 toneladas, capaces de triturar huesos y desgarrar carne de sus presas de un solo bocado. Los huesos del cráneo y las vértebras y costillas de su cuello muestran unas inserciones musculares muy fuertes, mayores que las de los demás dinosaurios terópodos. De manera que habría sido capaz de arrancar grandes pedazos de sus presas con cada bocado. Sus patas traseras muestran una buena adaptación a la carrera. Sin embargo, se han hecho estudios de biomecánica en los que se propone que los huesos de las piernas de un tiranosaurio adulto, pesando entre 7 y 9 toneladas, sufrirían mucho al correr. Posiblemente su desplazamiento rápido sería andando lo más rápido posible, sin llegar a suspenderse en el aire, y no podrían superar los 18 km/hora. Sin embargo, estas adaptaciones en los huesos de sus pies y la anatomía de las patas de los tiranosaurios más jóvenes sugieren que sí que pudieron ser buenos corredores en su juventud. El primer ejemplar fue descrito por el paleontólogo norteamericano Henry Fairfield Osborn en 1905. Desde entonces conocemos más de 30 ejemplares, unos más completos que otros, y gracias a esto podemos conocer la variabilidad de esta especie, que podía llegar a alcanzar los 13 metros de longitud, las 9 toneladas de peso, y del que tenemos muchos estudios de su paleobiología. Gracias a su popularización, y a su constante presencia en las películas, muchas de las características de este dinosaurio han pasado a ser de conocimiento general, en unas ocasiones con más acierto que otras. Por ejemplo, en una de esas películas hay constantes referencias a que su visión se basa en el movimiento: se menciona tanto en plena excavación, al hablar de los raptores, como luego en el momento en el que escapa de su recinto. Y en las secuelas se mantiene esta idea una y otra vez. Esta idea nace en las novelas de Michael Crichton, donde se habla de teorías que están vigentes en aquel mundo. En estas novelas, el paleontólogo John Roxton estudió moldes internos de la cavidad craneal del Tyrannosaurus y concluyó que guardaban mucha semejanza con los cerebros de algunos anfibios y, por lo tanto, concluyó que su visión estaba adaptada al movimiento. Esta teoría, lanzada dentro del universo de las novelas, nos llega a las películas, donde se hace mención a esto constantemente. Y esa es la única razón por la que se habla de la visión del tiranosaurio adaptada al movimiento, no se basa en teorías científicas del mundo real, basadas en datos de los fósiles reales. De hecho, en las novelas los protagonistas son capaces de contrastar esta hipótesis en el campo, o mejor dicho, en las islas, y concluyen que es falsa. Pero esta contrastación de la teoría en las novelas no llega a verse en las películas. Respecto a su aspecto, en las películas se muestra a los tiranosaurios como completamente escamosos. Existen impresiones de la piel fósil de Tyrannosaurus rex, en los que efectivamente se observan escamas. Pero todo este debate viene por su ascendencia: los tiranosáuridos están más o menos emparentados con las aves, y sus parientes tienen plumas primitivas semejantes a filamentos. De ahí, que digamos que por familia le tocaría estar emplumado y por eso veréis reconstrucciones con algunas plumillas sueltas, que a simple vista pueden parecerse más a pelo que a plumas totalmente desarrolladas. En general, las particularidades de los tiranosaurios de aquella infame película pueden explicarse dentro de la ficción: los dinosaurios que ellos llevan años clonando no tienen un ADN puro y, si lo tuvieran, su aspecto sería muy diferente… Como podéis notar, no debemos guiarnos por las disparatadas ideas sugeridas en ciertas películas que no se basan en la realidad, pero que lamentablemente, lo repiten en sus sagas una y otra vez :(
Etiquetas: [SINTESIS]  
Fecha Publicación: 2022-02-23T06:10:00.004-08:00
En su discurso ante la conferencia de seguridad de Munich el 19 de febrero del 2022, el cómico callejero reconvertido en “presidente ucraniano” Volodymyr Zelensky planteó la cuestión del Memorando de Budapest de 1994 "Sobre garantías de seguridad en relación con la adhesión de Ucrania al Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares". “Desde el 2014”, dijo Zelensky “Ucrania ha hecho tres intentos de convocar consultas con los estados garantes del Memorándum de Budapest. Tres intentos fallidos. Hoy Ucrania hará el cuarto intento. Y haré mi primer intento como presidente” dijo aquel que se ganaba la vida en las calles vestido de payaso por unas monedas, antes de ser inexplicablemente elegido en unos cuestionados comicios. En esta coyuntura, Zelensky indicó que estaba preparado para cambiar la naturaleza del juego. “Pero tanto Ucrania como yo estamos haciendo esto por última vez”, amenazó. “He iniciado consultas en el marco del Memorándum de Budapest. El ministro de Relaciones Exteriores recibió instrucciones de convocarlos. Si no vuelven a tener lugar o no dan como resultado decisiones concretas para garantizar la seguridad de nuestro Estado, Ucrania tendrá todo el derecho a creer que el Memorándum de Budapest no está funcionando y que todas las decisiones del paquete de 1994 han sido cuestionadas” aseveró. Cabe precisar que 'el paquete de decisiones de 1994' al que se refiere Zelensky sugiere un vínculo entre la decisión de Ucrania de unirse al Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) como un estado no nuclear y las garantías de seguridad codificadas en el Memorando de Budapest de 1994 , especialmente las proporcionadas por Rusia, entre otras cosas, “ respetar la Independencia y Soberanía y las fronteras existentes de Ucrania ”. La noción de que las obligaciones de Ucrania en virtud del TNP y las obligaciones de Rusia en virtud del Acuerdo de Budapest de 1994 son una “decisión global” se contradice con la propia historia de Ucrania con respecto a las armas nucleares en el contexto postsoviético. En su Declaración de Soberanía del 16 de julio de 1990 , Ucrania se comprometió a “no aceptar, producir ni adquirir armas nucleares.” Tras el derrocamiento de la dictadura comunista y la disolución de la Unión Soviética, la Comunidad de Estados Independientes (CEI) firmó el Acuerdo de Minsk el 30 de diciembre de 1991, el cual otorgó al gobierno ruso la responsabilidad de todas las armas nucleares, con la advertencia de que mientras las armas nucleares permanecieran en el suelo de las partes no nucleares (Bielorrusia, Kazajstán y Ucrania), esos países tendrían derecho a vetar su uso. Ucrania firmó el Protocolo de Lisboa el 23 de mayo de 1992 , donde acordó devolver todas las armas nucleares en su territorio a Rusia. Sin embargo, en ese momento, la situación socioeconómica dentro de Ucrania se había deteriorado hasta el punto de que sus funcionarios electos buscaban cualquier potencial para monetizar la infraestructura de la era soviética de Ucrania. Las armas nucleares no fueron excluidas. Envalentonado por los argumentos presentados por académicos occidentales como John Mearsheimer, quien argumentó que Ucrania debería mantener su propia disuasión nuclear independiente , el parlamento ucraniano se resistió a entregar sus armas nucleares a Rusia, en la creencia de que un estatus especial para Ucrania como país temporal estado nuclear le proporcionaría una mayor influencia a la hora de ser compensado por aquello que estaba siendo llamado a entregar. El deseo ucraniano de retener las armas nucleares no tenía nada que ver con la seguridad, sino que tomó la forma de un chantaje nuclear. En resumen, fue una estafa. Y funcionó: EE.UU. proporcionó a Ucrania 175 millones de dólares para desmantelar sus armas nucleares y más de 300 millones de dólares en ayuda económica adicional vinculada al compromiso de Ucrania con el desarme nuclear. El Memorándum de Budapest de 1994 debe verse así como una extensión de esta estafa. La realidad, sin embargo, es que Ucrania estaba jugando al póquer con fichas que no poseía. Si bien Ucrania asumió el control administrativo sobre cientos de antiguos misiles balísticos con armas nucleares soviéticos, las Fuerzas Nucleares Estratégicas de Rusia retuvieron el control operativo total. Como señaló Vilen Tymoshchuk, un coronel estacionado en Ucrania con el 43º Ejército de Misiles : “Ni el presidente de Ucrania ni nadie en ese país podría haber tenido ninguna influencia en los lanzamientos de misiles [nucleares] porque los códigos de lanzamiento habrían tenido que salir únicamente del Puesto de Mando Central ubicado en Rusia.” Esta realidad escapa a aquellos en Ucrania que han abrazado la noción romántica de que su país se convierta en una potencia nuclear. Luego de que Rusia reabsorbiera a Crimea en su territorio en el 2014, los funcionarios ucranianos comenzaron a articular que Ucrania “tenía el derecho moral y legal de reanudar su estatus como estado con armas nucleares”, ignorando el hecho de que Ucrania nunca tuvo tal estatus, ni en la práctica ni en la teoría. Recientemente, el año pasado, el embajador de Ucrania en Alemania, Andriy Melnyk, vinculó la adquisición de armas nucleares por parte de Ucrania a la membresía de la OTAN. “¿De qué otra manera podemos garantizar nuestra defensa?” afirmo. Pero Zelensky, Melnyk y los demás defensores de las armas nucleares en Ucrania están empoderados por dos nociones fuera de lugar. Primero, que de alguna manera Ucrania tuvo, en algún momento, derecho a poseer armas nucleares. Este nunca fue el caso. Como señaló Leonid Kravchuk, el líder ucraniano en el momento del colapso de la Unión Soviética: “Ellos (EE.UU.) dijeron que apoyarían toda clase de sanciones así como el bloqueo de Ucrania en caso Kiev no quiera deshacerse de ese arsenal: estas fueron las palabras que usaron sin rodeos” admitió. Volodymyr Lytvyn, expresidente del parlamento ucraniano, reforzó este punto: “Si Ucrania no hubiera renunciado a sus armas nucleares, nadie la habría reconocido.” En segundo lugar, cualquier intento de Ucrania de adquirir armas nucleares requeriría que se retirara del TNP, un acto que lo convertiría en un estado paria similar a Corea del Norte. Sin embargo, a diferencia de Corea del Norte, Ucrania carece de una infraestructura nuclear capaz de producir un dispositivo nuclear o el material fisionable necesario para convertir dicho dispositivo en un arma entregable. Si Ucrania intentara adquirir tal capacidad, estaría sujeta a aislamiento político, sanciones económicas y, en última instancia, destrucción militar. Zelensky, al igual que el resto de Ucrania, lo sabe muy bien. Las amenazas de abandonar el TNP no son reales, sino más bien una extensión de la estafa nuclear original que comenzó en 1992. Esta vez, Ucrania busca usar su condición de parte agraviada para tratar de endulzar la situación. Una multitud de 'expertos' antirrusos lo alientan a hacerlo, y utilizan su acceso a los medios y políticos occidentales para imponer la noción de que Ucrania es víctima de la violación por parte de Rusia del Memorando de Budapest de 1994. “Ahora estamos lidiando con algo muy diferente ”, escribió recientemente Anne Applebaum en The Atlantic, “gente que no está interesada en tratados y documentos, gente que solo respeta el poder duro. Rusia está violando el Memorándum de Budapest, firmado en 1994, que garantiza la seguridad de Ucrania. ¿Alguna vez escuchaste a Putin hablar de eso? Obviamente que no”. “Él líder ruso ya ha violado numerosos tratados y acuerdos europeos que Moscú firmó en el pasado”, testificó recientemente el ex embajador de EE. UU. en Rusia, Michael McFaul , ante el Congreso de EE. UU. “Debemos ofrecer garantías a Ucrania. ¿Por qué alguien en Kiev, Bruselas o Washington debería creer que Putin será más sincero esta vez? ” Demás esta recordar que Applebaum y McFaul son parte de una multitud de antiguos críticos de Putin disfrazados de los llamados "expertos rusos" que buscan ofuscar la historia en nombre de promulgar una narrativa engañosa y legalmente defectuosa con respecto al Memorando de Budapest de 1994. Como cualquier argumento importante, hay dos lados de la historia. Applebaum y McFaul, simplemente quieren que uno crea que el otro lado de la historia simplemente no existe. Pero para su desilusión, si existe. Como explicó el vicecanciller ruso, Sergei Ryabkov , en diciembre del año pasado, Rusia cree que ha cumplido con sus obligaciones en virtud del Memorándum de Budapest de 1994. “El Memorándum se refiere a las garantías de seguridad para Ucrania como estado no nuclear en el sentido del TNP (Tratado de No Proliferación). Y desde este punto de vista, se han prestado y observado todas las garantías” indicó. Sin embargo, como observó el famoso locutor de radio estadounidense, Paul Harvey, estaba “el resto de la historia”. Como señaló Ryabkov, “Pero el Memorándum de Budapest no hace la más mínima mención de los golpes en Ucrania o acciones posteriores, o la posibilidad de que parte de la población, que vivía dentro de las fronteras de Ucrania en ese momento, decida si debe continuar, vivir allí o regresar a la Federación Rusa ”. Aquí vemos una interesante yuxtaposición de dos principios fundamentales del derecho internacional. Al modificar su decisión de unirse al TNP, Ucrania está obligada por el principio de pacta sunt servanda: se deben cumplir los acuerdos. Ucrania tomó la decisión de unirse al TNP antes e independientemente del Memorándum de Budapest de 1994. Nada sobre sus alegaciones de incumplimiento ruso de ese acuerdo podría legitimar una decisión de retirarse de una obligación tan fundamental del tratado, y hacerlo certificaría a Ucrania como un estado paria, independientemente de las tonterías vendidas por rusófobos como Anne Applebaum y Michael McFaul. Rusia, por otro lado, ha defendido la clausula rebus sic stantibus, la doctrina legal que permite que un contrato o tratado se vuelva inaplicable debido a un cambio fundamental de circunstancias. Desde la perspectiva de Rusia, el llamado Euromaidan de febrero del 2014 organizado por la CIA en Ucrania constituye un cambio de circunstancias tan fundamental, con el gobierno colaboracionista que surgió en ese país tras el golpe respaldado por Estados Unidos los EE.UU. que posee un carácter fundamentalmente diferente del que reemplazó para hacer cualquier acuerdo nulo y sin efecto. El argumento de Rusia se ve reforzado por el hecho de que el Memorándum de Budapest de 1994 no es un tratado, sino más bien un acuerdo, a diferencia, por ejemplo, del TNP, al que Ucrania está obligada por una obligación de tratado completamente separada estructural y legalmente del citado memorándum. Zelensky puede llorar todo lo que quiera por lo que él cree que es la perfidia de Rusia en lo que respecta a Crimea y el Memorándum de Budapest de 1994. La realidad indiscutible, sin embargo, es que el cómico “presidente” ucraniano está equivocado, tanto de hecho como de derecho, en este tema, y cualquier esfuerzo por parte de Ucrania para agravar este error de tergiversación histórica al actuar de una manera que obvió sus obligaciones del tratado en virtud del NPT equivaldría a tomar una píldora suicida (Por cierto, no es de extrañar que ante la amenaza de genocidio que pendía sobre la población rusoparlante de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, el presidente ruso Vladimir Putin accedió a sus justas exigencias y reconoció la independencia de ambas, ordenando inmediatamente a las fuerzas rusas que aseguren la paz en Donbass... A ver si los fascistas de Kiev y sus secuaces de los EE.UU. y la OTAN se atreven ahora a hacer algo. Venga ya ¿Aquellos que escaparon hace poco de Afganistán con el rabo entre las piernas creen que podran enfrentarse a los rusos? Por favor ) :)